Está en la página 1de 3

29 de Diciembre, 2007

Opinión de las elecciones en El Salvador en el 2009

El año 2009 traerá nuevas oportunidades en El Salvador. El liderazgo del FMLN ha


seleccionado a una persona fuera del partido para que sea su candidato para Presidente.
El señor Mauricio Funes, un periodista, es la persona quien contestara la posición
mantenida por el partido Arena en los previos cuatro periodos presidenciales en El
Salvador. Mauricio Funes estudio en Universidad Centroamericana (UCA).

Después de la reciente guerra civil, la situación para la gran mayoría de la gente en el país
no ha mejorado. Pobreza, desempleo, y crimen han ido empeorando. Por un lado un
pequeño grupo de inversionistas ha sido favorecido de las remesas que los salvadoreños
han estado mandando de los Estados Unidos a sus familiares. Las remesas han llegado a
superar los 2 mil millones de dólares al año llegando a ser uno de los más grande
reesfuerzos económicos para la sociedad.

El partido de Arena ha constantemente asegurado a los salvadoreños que si el FMLN


gana las elecciones presidenciales, el Gobierno de los Estados Unidos implementara
represarías en contra de dicho evento, y que los salvadoreños que viven en los Estados
Unidos serán penalizados al no permitirles mandar las muy necesitadas remesas a sus
familiares. Alguien no se podría imaginar como tal intimidación podría tener efecto, pero
lo hace. Mis padres, por ejemplo, creen que lo que Arena esta diciendo es verdadero.
Ellos van mas lejos pensando que si la oposición en El Salvador gana las elecciones
presidenciales sus casas y sus propiedades serán confiscadas por los “comunistas.” Esta
es una creencia que data desde cuando los campesinos se levantaron en 1932 en El
Salvador. Arena usa esta herramienta ideológica porque el miedo a los “comunistas” esta
impregnado en la psique de los salvadoreños.

La vida política de El Salvador ha sido directamente influenciada por la política del


Gobierno de los Estados Unidos, y así ha interferido en la autodeterminación del pueblo
Salvadoreño. El Gobierno de los Estados Unidos ha apoyado a partidos de derecha,
gobiernos, y dictaduras militares por muchas décadas. De nuevo, usando el miedo como
una excusa que los “comunistas” se iban a tomar el continente, en los 1980s, El Salvador
se convirtió en la línea divisoria en la cual el Gobierno de los Estados Unidos detendría a
los “comunistas” de acuerdo con Ronald Reagan. Ahora, los Estados Unidos se han
aliado con los comunistas en la China y con países ex comunistas que fueron parte de la
desmantelada Unión Soviética como Rusia, por ejemplo. No hay Guerra Fría. Como
resultado de esto, en las elecciones del 2009 en El Salvador, el Gobierno de los Estados
Unidos ya no podrá usar esa excusa. Se termino. El comunismo ha muerto como sistema.
El capitalismo reina. Sin embargo, en El Salvador el sistema económico todavía es seudo-
feudalista donde un pequeño grupo poderoso de intereses han tenido el control de los
recursos del país. Se le dará la oportunidad a que El Salvador prospere y que participe en
la economía mundial? De acuerdo con el Señor Funes, el FMLN ha acordado respetar el
mercado libre y permitir la competencia, como al mismo tiempo desarrollar programas a
beneficio de las grandes mayorías del pueblo que es de escasa educación. El índice de
alfabetismo era aproximadamente el 80% en el 2005 de acuerdo al Reporte Humano de
las Naciones Unidas. La educación y el desarrollo económico requieren atención
inmediata en El Salvador.

Es increíble que en el siglo XXI estemos observando aún las injusticias cometidas en
contra de los indígenas en el continente Americano. La Civilización Maya a la cual los
salvadoreños pertenecían fue destruida en el país. Aparte de esta injusticia, la tierra que
pertenecía a esta gente indígena fue arrebatada por la fuerza. Los verdaderos herederos y
dueños de la tierra ahora son los pobres. Los salvadoreños tienen el derecho de disfrutar
de los frutos de la tierra, pero este derecho humano básico ha sido negado por un pequeño
grupo que no ve el valor de compartir los recursos con los demás. Este egoísmo ha
continuado por mucho tiempo. Este es un pecado que ha llegado al corazón de Dios en
esta tierra de injusticia.

Pero hay una esperanza que finalmente el cambio llegue a El Salvador. Si el pueblo de El
Salvador se une y elige al señor Funes como Presidente, la situación probablemente
mejorará. Perece ser que el señor Funes, a través del tiempo, se ha ganado el respeto del
pueblo cuando ejercía su trabajo como periodista confrontando a los poderosos en el país.
Sin embargo, esto no es suficiente. El señor Funes y el liderazgo del FMLN tienen que
garantizar la libertad de expresión, los derechos humanos, un libre mercado, y sobretodo
la democracia.

Es importante notar que El Salvador tiene un gran potencial para el desarrollo y progreso
considerando que cerca de 2 millones de salvadoreños viven en los Estados Unidos que
han prosperado y que proveen apoyo económico a la sociedad. Al mismo tiempo,
numerosos salvadoreños se han convertidos en profesionales en diversas ramas y ellos
podrían proveer apoyo técnico y logístico a sus hermanos y hermanas. Este es el tiempo
de la unidad. Los salvadoreños deben asumir este reto. Sus aspiraciones deberán ser
pronunciadas. Los vientos de cambios están presentes. El momento de cambio se
cumplirá cuando todos los salvadoreños participen en todas las esquinas del planeta para
que sea una realidad. Todos los salvadoreños deberán apelar para obtener el derecho al
voto en las elecciones del 2009 en donde nos encontremos. El derecho al voto es
imperativo.

Las iglesias y grupos religiosos tendrán un papel que jugar en las próximas elecciones.
Los valores Cristianos nos llaman a una expresión práctica del Evangelio en El Salvador.
Las enseñanzas de Monseñor Oscar Romero están ahora resonando y haciendo eco en
todas partes. Los sin voz ahora tienen voz. Todos los cristianos del mundo deben
escuchar y poner atención al llamado de justicia en El Salvador. Las iglesias locales se
deberían unir bajo el eslogan de paz y justicia. El cuerpo de Cristo se debe de unir. Todos
somos invitados a la mesa del Señor. Cuando uno de los más “pequeñitos” es excluido,
todos sufrimos. Las aspiraciones de los salvadoreños y sus necesidades espirituales
deberán ser atendidas también. Los grupos religiosos ya no pueden echar la vista al otro
lado. Hacer eso es un pecado.

Personalmente, yo estoy muy entusiasmado con el candidato seleccionado por el


liderazgo de FMLN para las elecciones presidenciales en el 2009 en El Salvador.
Esperanza es la palabra clave para mí. La campaña electoral será muy difícil ya que el
partido de Arena tiene el apoyo económico del pequeño grupo poderoso en el país que
controla todo. La guerra ideológica también jugara un papel muy importante. Arena va ha
insistir que el FMLN tiene una ideología comunista, y que el FMLN quiere instalar un
regime autoritario en el país. Los comerciantes pequeños en El Salvador al lado de otros
sectores que se beneficien de una competencia libre podrían jugar un papel crucial en
decidir el destino del país, y así contra atacar las posiciones de Arena.

El voto popular al final determinará el futuro de El Salvador. Si el señor Funes gana las
próximas elecciones presidenciales, todos los salvadoreños tendremos la oportunidad de
ver a nuestro país desarrollarse en una democracia del pueblo para el pueblo en todos los
aspectos de la sociedad. Mi esperanza es que esto se convierta en una realidad con la
ayuda de Dios.

Miguel A. Hernández
_______________________________________________________________________
Miguel A. Hernández nació El Salvador y vive en la Ciudad de Nueva York. El ha
residido en los Estados Unidos desde 1977 y se nacionalizó en ese país. Master de
Ingeniería Eléctrica: Polytechnic University, Nueva York. Certificados de Teología: The
Newark School of Theology, New Jersey. Email: miguel_h92@yahoo.com