Está en la página 1de 4

Historia de la cultura china

a historia de China, como cronología de una de las civilizaciones más antiguas del mundo con continuidad hasta la actualidad, tiene sus orígenes en la cuenca del río Amarillo, donde surgieron las primeras dinastías Xia, Shang y Zohu. La existencia de documentos escritos hace cerca de 3500 años han permitido el desarrollo en China de una tradición historiográfica muy precisa, que ofrece una narración continua desde las primeras dinastías hasta la edad contemporánea. La cultura china, según el mito, se inaugura con los tres emperadores originarios: Fuxi, Shennong y finalmente el Emperador Amarillo Huang, este último considerado como el verdadero creador de la cultura. Sin embargo, no existen registros históricos que demuestren la existencia real de estas personalidades, las que de acuerdo con la transmisión oral de generación en generación, habrían vivido hace unos 5000 a 6000 años.

La enorme extensión geográfica del estado actual de la República Popular China hace que, inevitablemente, la historia de todo este territorio abarque, en sentido amplio, a un gran número de pueblos y civilizaciones. Sin embargo, el hilo conductor de la narración tradicional de la historia china se centra, en un sentido más restringido, en el grupo étnico de los chinos, y está íntimamente asociada a la evolución de la lengua china y su sistema de escritura basado en los caracteres. Esta continuidad cultural y lingüística es la que permite establecer una línea expositiva de la historia de la civilización china, que, tanto desde los textos más antiguos del I milenio a. C., como desde los clásicos confucianos, pasando por las grandes historias dinásticas promovidas por los emperadores, ha continuado hasta el presente. Los descubrimientos arqueológicos del siglo XX, muy en especial los de los huesos oraculares, que recogen las primeras manifestaciones escritas en lengua china, han contribuido en las últimas décadas a un conocimiento mucho más detallado de los orígenes de la civilización china.

La narración tradicional china de la historia se basa en el llamado ciclo dinástico, mediante el cual los acontecimientos históricos se explican como el resultado de sucesivas dinastías de reyes y emperadores que pasan por etapas alternas de auge y declive. Este modelo del ciclo dinástico ha sido criticado por muchos autores 1 por dos razones fundamentales: En primer lugar, por su simplismo, ya que el modelo adopta un patrón recurrente según el cual los primeros emperadores son heroicos y virtuosos, mientras que los últimos son débiles y corruptos. Esta visión está sin duda influida por la interpretación de las propias dinastías reinantes, que encontraban en la degradación de la dinastía precedente una legitimación de su propio ascenso al poder. En segundo lugar, el modelo dinástico ha sido también criticado por presentar una visión nacionalista artificial, pues lo que en una interpretación alternativa podría verse como una sucesión de diferentes estados y civilizaciones en un mismo territorio, aparece como una mera alternancia de regímenes de gobierno en el marco imperturbable de una entidad nacional única.

Tiempos antiguos (desde la remota antigüedad hasta 1840)

China es uno de los países con más antigua civilización en el mundo, y su historia constada por escrito se puede remontar a 4,000 años atrás.

El Homo yuanmounensis, el antropopiteco más antiguo conocido en el territorio del país, vivió hace unos 1.700.000 años en Yuanmou, en la provincia suroeste de Yunnan. El Homo pekinensis, que vivió en la región de Zhoukoudian, en Beijing, ya sabía caminar erguido, fabricar y usar instrumentos sencillos, emplear el fuego, y tenía características básicas del ser humano.

Hacia el siglo XXI a.n.e., con la aparición de su primera dinastía, Xia, China entró en la

la Gran Muralla
la Gran Muralla

sociedad esclavista, terminando así el largo período de sociedad primitiva. La siguieron las dinastías Shang (siglo XVII-XI a.n.e. aprox.) y Zhou del Oeste (siglo XI-770 a.n.e. aprox.), en las que se desarrolló el esclavismo. El siguiente Período de Primavera y Otoño y el Período de los Reinos Combatientes son considerados como transición de la sociedad esclavista a la feudal.

En el año 221 a.n.e. Qin Shi Huang, primer emperador chino, puso fin a las posesiones de feudos por los dignatarios que habían reinado en el anterior Período de los Reinos Combatientes, y fundó un

estado feudal, pluriétnico unificado, y de poder centralizado. El primer emperador unificó las letras, la unidad de medida y la moneda, y estableció el sistema de prefecturas y distritos.

A partir de la dinastía Qin, China pasó un largo período de feudalismo, de unos 2,000 años, en el

que transcurrieron sucesivamente las dinastías Han del Oeste, Han del Este, Tres Reinos (Wei, Shu y Wu), Jin del Oeste, Jin del Este, las Dinastías del Sur y del Norte, Sui, Tang, Las Cinco

Dinastías, Song del Norte, Song del Sur, Yuan, Ming y Qing .

Época moderna (1840-1919)

La Guerra del Opio de 1840 marcó un viraje en la historia china. Siendo corrupta e incapaz, la corte Qing buscó una y otra vez la reconciliación con los agresores extranjeros, y firmó con el Gobierno de Inglaterra el desigual y humillador "Tratado de Nanjing", con lo que China caminó paso a paso a la sociedad semicolonial y semifeudal.

Después de la Guerra del Opio, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Rusia, Japón y otras

potencias occidentales obligaron al gobierno Qing firmar tratados desiguales y se apoderaron por

la fuerza de "cesiones", y delimitaron "esferas de influencia", desatando en loco oleaje el reparto

de China.

Sun Yat-sen
Sun Yat-sen

En 1911, Sun Yat-sen dirigió una revolución democrática burguesa que derrocó la dominación de la dinastía Qing, dando término a la monarquía que había durado más de dos mil años en China.

República Popular China (desde 1949)

El primero de octubre de 1949, se fundó la República Popular China, con Mao Zedong, como

presidente y Zhou Enlai, primer ministro,

En los primeros años de la nueva república, se dedicó al reestablecimiento de la economía

El primero de octubre de 1949, el presidente Mao Zedong proclamó la fundación de la
El primero de octubre de 1949, el
presidente Mao Zedong proclamó la
fundación de la República Popular
China

nacional. Se construyó un grupo de industrias básicas no existentes en el pasado e indispensables para la industrialización estatal, incluyendo la fabricación de aviones y automóviles, maquinaria pesada y de precisión,equipos de generación eléctrica, siderurgia e instalaciones para minas, así como acero de alta categoría, fundición de metales no ferrosos, etc. Se estableció el sistema de la propiedad pública de los medios de producción, y se cumplió la transformación socialista.

Durante el período de 1957 a 1966, la industria, la

agricultura, la ciencia y la tecnología consiguieron grandes avances, pese a que el partido y el gobierno cometieron graves fallas en el principio de orientación, poniendo en grandes dificultades la economía nacional en ciertos años.

La "revolución cultural", que transcurrió entre el mayo de 1966 y octubre de 1976, causó a la economía nacional los más graves tropiezos y pérdidas conocidos desde 1949.

En octubre de 1976, se terminó la "revolución cultural" con el aplastamiento de la banda de los cuatro, encabezada por Jiang Qing, que se aprovechó de los errores cometidos por Mao Zedong en las postrimerías de su vida y realizó una gran cantidad de actividades perjudiciales para el Estado y el pueblo.

A fines de 1978 el Partido Comunista de China convocó la III Sesión Plenaria de su XI Comité

Central, en la que se aprobó la política de reforma y apetura al exterior, formulada por Deng Xiaoping. Durante los últimos y tantos años, el país ha experimentado profundos cambios. La economía de China ha tenido el desarrollo más rápido en el mundo, y la integridad de su potencia nacional se ha reforzado notablemente. Este último período es el mejor desde la fundación de la república.