reflexión

Twitter, el secreto de su éxito
Luego del debut de Twitter en la Bolsa, el futuro de la red social está en conservar sus objetivos y el interés de los usuarios.

Por Eduardo Arriagada

T

witter es incomprensible. La mayoría lo prueba, se acerca, se aleja, pregunta, lee, pide opiniones y se decepciona. La gente lo percibe como un espacio superficial, con mensajes cortos, llenos de errores y contenidos irrelevantes. Sin embargo, Twitter, una empresa que no ha conseguido nunca rentabilidad y que perdió 300 millones en los últimos tres años, tuvo una envidiable apertura en Wall Street. El día de su debut, el valor de la acción terminó en 45 dólares, lo que significa que el mercado multiplicó por 22 sus ventas actuales. En su momento, en el debut de Facebook sólo se multiplicaron por 10. ¿Por qué los inversionistas consideran que una compañía que apenas promete tener utilidades en 2015 se valora en 31,000 millones de dólares? Twitter parece una experiencia difícil para el usuario. La clave no aparece hasta que la plataforma se usa correctamente. Por eso, es difícil entender por qué a pesar de su enorme tasa de abandono, y con un gran número de usuarios que apenas escriben en la red social, el simple hecho de ser una herramienta natural para el entorno móvil y estar conectada con internet en tiempo real basta para asegurar su éxito. No deja de sorprenderme que todavía hay usuarios intensivos del espacio que se asombran al oír tips de uso de Twitter que ya se han dicho otros cientos de veces. Por ejemplo, es esencial no seguir a quienes te siguen, la experiencia en Twitter será útil sólo si nos limitamos a seguir a gente que tuitee cosas verdaderamente interesantes. Debemos usarlo para que nos haga la vida más fácil: que no perdamos el tiempo, que hagamos mejor nuestro trabajo. Algunos olvidan que no existe ‘una experiencia de Twitter’, cada uno

Twitter sólo será útil si nos limitamos a seguir a gente que tuitee cosas interesantes.

condiciona su experiencia personal al definir a quién sigue y a quién no. La razón de que muchos sigan a cualquiera que los siga tiene que ver con esa necesidad imperiosa de aumentar su audiencia. De este modo, la red sólo nos hace más visibles, pero no nos hace más interesantes. La única manera de conseguir una audiencia relevante es aportando contenidos interesantes y convirtiendo ese grupo en una especie de comunidad que platique. La buena experiencia exige trabajar en a quién seguimos y en cómo construir una audiencia de seguidores compartiendo contenido interesante. Si no se comprende esto, es explicable por qué muchos siguen mirando con burla a quienes todavía creemos que tener en la palma de la mano un servicio que nos mantiene siempre conectados tiene gran valor. Soy de los que apuesto por que Twitter nunca tendrá la masividad de Facebook. Seguirá siendo el espacio de los millones de ‘líderes de opinión’ de cada familia o cada oficina, los que siempre han seguido las noticias, más que el resto, con el objetivo inconsciente de mantener la atención de su propia red social. De hecho, esta relación íntima entre Twitter y las noticias es otra de las razones que explican la importancia que las agencias publicitarias le dan a su futuro. Como Twitter no será universal, sus gestores han entendido que el proyecto sólo será muy rentable si, en vez de tratar de ‘cazar’ a nuevos tuiteros, siguen enfocados en mejorar la experiencia de los usuarios actuales para que se comprometan todavía más en la red. Una persona que sabe dijo sobre la salida de Twitter a la Bolsa: “Su futuro depende de que la dejen seguir siendo Twitter”.
Comentarios: opinion@expansion.com.mx

El autor es periodista, consultor de medios y profesor de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica de Chile.

6 - 19 de diciembre, 2013 | EXPANSIO ´ N | 73

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful