Jan 8

TRUCHAS AGONIZANDO PARA OBTENER UNA BUENA FOTO
Me pasan amablemente este artículo para difundirlo. Creo que intentar salvar las truchas que pescamos de morir en el intento de hacerles una foto, y contar a todo el mundo la forma de hacerlo, es muy buen rollo; de manera que aquí lo tenéis. Gracias a Tormes Fly Fishing y Carlos Cid. Artículo original “Trout Dying To Get a Good Photo” escrito por Tony Bishop. Traducido al castellano por Carlos Cid. Todos deberíamos conocer las reglas básicas para liberar una trucha de forma que tenga las mayores posibilidades de sobrevivir, pero hay una regla que casi nunca se incluye en los artículos sobre la forma correcta de realizar la suelta. Así que ya has metido la trucha en la sacadera tan rápido como te ha sido posible para reducir el stress del animal y estas a punto de sacarla de la malla para tomar unas fotos en plan “sujeta-y-sonríe” (1) antes de liberarla. Pero este “sujeta-y-sonríe” suele convertirse con demasiada frecuencia en un “sujeta-y-mata” y la supervivencia de la trucha se supeditará a por dónde y cómo agarres al pez.

Echa un vistazo a la ilustración anatómica de arriba en la que se muestra la estructura interna y los órganos de una trucha. Presta especial atención al lugar en el que se encuentra el corazón (marcado en rojo) – por debajo y entre las branquias y el hígado, justo sobre las aletas pectorales. Estos tres órganos, el corazón, las branquias y el hígado, son susceptibles de ser dañados con facilidad, aunque no siempre este daño es obvio, excepto que sea tan severo que lleve a la muerte inmediata del animal. Un pez al que se le ha sometido a presión externa sobre el corazón y otros órganos puede que salga nadando tras la suelta, pero posiblemente morirá al poco rato. Agarrar a un pez por la zona pectoral haciendo fuerza hacia el interior del cuerpo, estrujándolo, comprimirá el corazón y puede que también el hígado y las branquias. El resultado para el pez no va a ser nada positivo, incluso si consigue irse nadado tras la suelta. Así que echemos un vistazo a la galería de fotos de “sujeta-y-mata” que podemos encontrar en la web o en las revistas. Se ha eliminado aquella parte de la foto que permite identificar a la persona sujetando el pez. Debo aclarar que alguno de estos peces, quizá todos, no fuesen liberados; no sabría decir.

Esta forma de asir la trucha, aun no siendo letal, causará stress en el corazón. Debemos evitar estrujar en esta zona. Tenemos que procurar no causar sobre el animal stress adicional al que ya ha supuesto la pelea hasta tenerlo en la sacadera. Causar más stress en el corazón o en otros órganos incrementa la probabilidad de muerte del pez.

Este pez tiene pocas o ninguna posibilidad de sobrevivir. Ya está en muy malas condiciones, y el simple hecho de levantar el pez por detrás de las aletas pectorales implica que la cabeza está generando presión sobre el corazón.

Una vez más un agarre tan malo que seguramente cause daño en el corazón del pez reduciendo sus posibilidades de supervivencia.

Dos peces que seguramente sufran daños debido a la sujeción en forma de tenaza en la zona del corazón.

Y el peor ejemplo de “sujeta-y-mata”. Prácticamente seguro que cause un daño letal al corazón, hígado y branquias.

El agarre “a la inglesa” - ¡También un asesino!

Aquellos que sigan las revistas y sitios web sobre pesca de salmónidos en el Reino Unido habrán notado que con mucha

frecuencia la trucha se sujeta de la forma que se muestra en la foto de arriba. He dado una batida rápida por los últimos números de las revistas más vendidas y por páginas web y estimo que grosso modo más de un 70% de los peces son sujetados por el agarre que yo llamo “a la inglesa”. Entiendo que los peces se sujetan de esta manera para mostrar que son peces con sus aletas intactas (salvajes) y no peces repoblados. La mayoría de la pesca a mosca en el Reino Unido se practica en los cursos medios de los ríos sobre poblaciones de trucha procedentes de repoblaciones controladas. Muchas (¿todas?) de estas truchas tienen su cola y aletas dañadas por otros peces y por las paredes de hormigón de las balsas. Así que para demostrar el hecho de que el pez tiene sus aletas y su cola intactas necesitas un agarre que haga justamente eso. Este agarre, que he dado en llamar el agarre “a la inglesa” es genial para mostrar las aletas y la cola del pez, pero ¿es bueno para el pez? ¡Para nada! El agarre a la inglesa significa que la cola del pez no se sujeta de forma firme, así que el que la está agarrando debe ejercer presión en la zona del corazón como se muestra en la foto. Si el pez aún se revuelve, la presión en la zona del corazón se hará aún mayor, dado que la sujeción en la zona de la cola es muy endeble. Es decir, más malas noticias para el corazón y otros órganos. Este tipo de sujeción no se usa únicamente en el Reino Unido, en la red es posible ver fotos de “sujeta-y-mata” a todo lo largo y ancho del mundo, aunque parece que la práctica está más extendida en el Reino Unido. Esta práctica debe pararse. Las revistas y páginas web especializadas deben dejar de publicar fotos en los que los peces son sujetados con agarres dañinos.

La forma en que debería hacerse…

La forma correcta de sujetar un pez cerca de la cabeza. La trucha se sujeta con los dedos paralelos al costado del pez, como para mecerla, no pinzándola como con unas garras o estrujando esta área tan vulnerable. La cola se sujeta de forma firme; con el pulgar y el índice aprisionando completamente la articulación al comienzo de la cola. De esta forma, si el pez comienza a dar sacudidas, se puede controlar desde la cola que es menos vulnerable y no hay necesidad de estrujar el área del corazón. La dura realidad de sujetar a un pez fuera del agua Sin paños calientes, con total seguridad levantar una trucha fuera del agua para tomar una foto incrementará de forma dramática el stress y el daño físico que ya le hemos causado durante la pelea. Esto ocurre incluso cuando manipulamos al pez con todo el cuidado del mundo y seguimos al pie de la letra todas las reglas para liberarlo. Si realmente estas concienciado de que hay que soltar a las truchas con las máximas posibilidades de supervivencia, nunca deberías sacar a una trucha por completo fuera del agua.

(1) El término original en inglés “grip-and-grin” no tiene una traducción directa, pero se refiere al tipo de fotos en los que alguien hace una entrega de un cheque a otro y ambos sujetan el cheque, se dan la mano y sonríen a la cámara.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful