Está en la página 1de 2

Yetti Virginia Peña Méndez

2007-0036

LA CRISIS INTERNACIONAL Y LOS DESAFÍOS DEL DESARROLLO: TRES MIRADAS. A lo largo de la historia, el capitalismo se ha sobrepuesto a una serie de crisis que han provocado gran incertidumbre en la economía internacional. Como ejemplo tenemos la ocurrida en 1929, conocida como la “Gran depresión”, caracterizada principalmente por el desplome de la Bolsa de Valores de Nueva York, y la “Crisis del punto com”, provocada por la sobrevalorización de las empresas de tecnología debido a su crecimiento. Sin embargo, ninguna de éstas se equipara a la más reciente de nuestros días: La Crisis Financiera de 2008. La crisis económica mundial originada en Estados Unidos a finales del 2008 ha puesto en “cuidados intensivos” al sistema capitalista, evidenciando la inviabilidad de su subsistencia como forma de vida y dejando huellas indelebles en términos de aumento del desempleo y la pobreza. En este sentido, una serie de malas decisiones fueron tomadas a lo largo de muchos años, las cuales contribuyeron a la implosión del sistema financiero internacional, resquebrajando los paradigmas político-económicos del libre mercado, impuestos desde la década de los 90. Muchos achacan el estallido de esta crisis a la burbuja especulativa producto de las dificultades hipotecarias y financieras. Pero esto es totalmente falso, ya que el problema hipotecario fue una de las consecuencias y no una de las causas de la crisis actual; su verdadero origen radica en varias causas que se fueron acumulando durante años y entre las que destacan las siguientes: 1) el sostenimiento durante varios años de una política monetaria errónea por parte de la Reserva Federal; 2) el aumento del apalancamiento de la banca de inversión; 3) las bajas impositivas a las empresas y a las ganancias de capital que distorsionaron los incentivos al ahorro, aumentando peligrosamente el déficit fiscal, y 4) la estructura de compensaciones a los ejecutivos en las empresas públicas en la forma de "opciones sobre acciones", que se transformó en un incentivo para presentar resultados manipulados. Si bien es cierto que el ojo del huracán de esta crisis se situó en los países más avanzados(especialmente en Estados Unidos), las economías emergentes de América Latina también experimentaron, aunque en menor proporción, la contracción de su actividad económica. Ello se debió, en gran parte, al aumento de la aversión al riesgo por parte de los inversionistas, como consecuencia del proceso de desapalancamiento en el sistema bancario internacional. Bajo esa premisa, se puede afirmar que las repercusiones de la recesión en América Latina han sido a nivel comercial más que financiero. En otras palabras, el declive de la actividad económica de los países desarrollados ha afectado severamente la demanda por los productos que exporta la región; el descenso del Producto Interno Bruto(PIB) en 1.9% luego de varios años consecutivos de crecimiento sostenido es una muestra de ello. Asimismo, la tasa de desempleo se incrementó a un 9%, agravando los niveles de pobreza de los países de la región e impidiendo el cumplimiento de los “Objetivos del Milenio”.

lo cual se reflejó en niveles reducidos de déficit fiscal. con el paso del tiempo. lo cual aumentó el margen de maniobra del gobierno para estabilizar los mercados privados y los altos niveles de reservas internacionales. lo que les ha permitido amortiguar este “shock” de una manera eficiente. lograr una fuerte recuperación económica. estas economías emergentes de América Latina coincidieron en dos factores que han sido neurálgicos para afrontar con éxito la recesión: la fuerte reducción del endeudamiento externo. a pesar de esto. las lecciones de anteriores crisis han permitido a las autoridades reaccionar con cierta celeridad. aplicando políticas económicas prudentes y acertadas. a fin de evitar que ésta se prolongue y.No obstante a lo anterior. altos niveles de reservas internacionales. las políticas económicas aplicadas difieren de un país a otro. los países industrializados han adoptado políticas tendentes a reconfigurar el sistema financiero internacional. Pero. persisten importantes retos sobre cómo establecer un liderazgo compartido para dotar de mejores reglas a la globalización financiera. Es decir. Aún así. En ese mismo orden de ideas. orientado a lograr una mayor fluidez de los procesos de financiación. a pesar de que aún quedan residuos de esta crisis. y una menor vulnerabilidad a la volatilidad de los flujos de capital. En ese sentido. el manejo macroeconómico responsable ha sido ciertamente una característica en la mayoría de los países de la región. Por último. esta crisis ha encontrado a los países de América Latina en una mejor posición. pues los efectos de la crisis y los recursos para implementar dichas medidas también son distintos. .