Está en la página 1de 5

“Cosecha”

Óleo sobre tela

Sergio Ávalos Félix


PINTOR Y ESCULTOR SONORENSE
En Busca del Tiempo Perdido
Por Enrique Rodríguez Z.

"Que la revolución europea


occidental, casi mundial de
1968 ha fracasado políticamente
lo sabemos todos. Pero triunfó
y no volverá atrás por lo que
concierne a las costumbres,
a la relación entre los sexos,
a la crisis aguda de la familia"
Fernando Braudel
1982

Originario de Cananea Sonora, el Pintor Sergio


Ávalos Félix perteneció a la generación de los
"azules"; grupo universitario que a finales de los
sesentas (1968) y principios de los años setentas
hicieron del activismo estudiantil un instrumento
para demandar la participación democrática en los
órganos de gobierno de la Universidad de Sonora,
eran tiempos en los que la exigencia por el co-
gobierno que incluía la paridad de Maestros y
Estudiantes en los Consejos Directivos,
escandalizaba a los sectores conservadores de la
sociedad sonorense.
Alumno de escultura con el maestro Ciro Sotelo y de
Dibujo y Pintura con el Pintor Héctor Martínez
Arteche, la apariencia estudiantil de Sergio Ávalos
era muy lejana a la de los "mafufos" descripción
peyorativa con la que algunos periodistas de la
época trataban de desprestigiar al movimiento
estudiantil; extremadamente respetuoso y educado
en su forma de ser y comunicarse con sus
compañeros y maestros, Ávalos Félix era la voz
ecuánime y reflexiva en el "comité de lucha" de la
Academia de Artes Plásticas integrado entonces por
los estudiantes Fernando Cansino actualmente
maestro en la Universidad Veracruzana, José Ramón
García residente en Berkeley California y activista
cultural de grupos hispanos en ese Estado, Lino
Álvarez, ahora maestro de cerámica en Melbourne,
Australia y Sergio Serrano.
Como estudiante de escultura, Sergio Ávalos fue el
primer alumno en realizar una escultura
monumental, un desnudo que durante algunos
meses trabajó con esmero en consulta directa con
la modelo de la Academia de Artes Plásticas de la
Universidad de Sonora, esta figura junto con otra
más pequeña que representaba a Ghandi,
modelada por José Ramón García, serían
financiadas en los gastos de acabado por las
autoridades universitarias, la finalidad era colocar
estas esculturas en los jardines universitarios, el
molde de una de las esculturas fue destruido y otro
extraviado en un acto vandálico que el "comité de
lucha" atribuyó a miembros del pentatlón
universitario que tenía su sede en los bajos del
Museo y Biblioteca , el hecho ocasionó un
enfrentamiento entre los dos grupos que concluyó
con la salida del pentatlón de las instalaciones del
Museo. Eran tiempos de extrema agitación política;
en la Universidad de Sonora se hablaba de cambiar
la ley universitaria para sustituirla por otra que
elaboraría la "Comisión Mixta".
En 1973, año en el que el Congreso del Estado
aprueba la Ley 103, que regiría la vida universitaria
los siguientes veinte años, Sergio Ávalos se traslada
a la capital del país a estudiar arquitectura, pero
cambia de decisión e ingresa a la Escuela Nacional
de Artes Plásticas de la UNAM (San Carlos) poco
tiempo después de terminar su carrera, Ávalos Félix
participa en grupos de acción política que viajan por
todo el país organizando pequeñas comunidades de
campesinos asesorándolos en aspectos de
producción, distribución y defensa de derechos
agrarios, esto le permite conocer de cerca los
problemas del medio rural, lo que marcaría
temáticamente su producción plástica, orientándola
hacia un enfoque sociopolítico, por lo que se
interesó por la expresión pictórica plástica-mural e
ingresa entonces a la División de Estudios de
Posgrado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas
con los maestros José Salat Figols y el maestro José
de Santiago, actual director de la ENAP-UNAM
Xochimilco.
Actualmente tiene su Estudio-Taller en el Estado de
Puebla y radica en la ciudad de México en la que
difunde su actividad artística y expone también en
varias Salas del interior de la república.
En 1991 fundó con otros cinco artistas el grupo "6
de las Artes Plásticas" y empieza una nueva fase de
su producción enmarcada por la visión colectiva, no
exenta de las contradicciones y diferencias de todos
los grupos.
Su colección pictórica "En Busca del Tiempo
Perdido" caracterizada por un marcado
expresionismo en la solución gráfica de las
imágenes, enfatizado por los altos contrastes del
color y las texturas que funcionan más con sentido
escultórico que pictórico, va dirigida en mayor
proporción al aspecto sensorial del tacto, con
escasas matizaciones lumínicas que obliga a la
lectura de los volúmenes como una forma de
relieve cromático de fuerte dramatismo, forma
singular de instrumentar la "Búsqueda del Tiempo
Perdido" parafraseando al escritor Marcel Proust, en
la mirada retrospectiva y personal a 20 años
pasados, vuelta al origen para revalorar al presente
y el transcurrir del tiempo que señala caminos.
ENRIQUE RODRÍGUEZ Z.
Pintor y Escultor
Lic. en Arte y Especialista en Políticas Culturales (UAM)
Autor del libro “Cien Años de la Plástica Sonorense”