Está en la página 1de 4

Peregrinos

Acrílico

Manuel Romo Rodríguez


Pintor
El Ciclo Vital del Pintor Manuel Romo Rodríguez

Manuel Romo pertenece a la primera generación


perdurable y actuante de pintores sonorenses
formada en la Academia de Artes Plásticas de la
Universidad de Sonora; generación integrada por
Mario Moreno Zazueta, Martha Peterson, Roberto
Peña Dessens y Gustavo Ozuna González, pintores
de desarrollos paralelos pero diversos en sus
personalidades artísticas.
Esta generación de artistas sonorenses es la
primera que rebasa los linderos del academicismo y
la ingenuidad pictórica hasta emerger con voz
propia con una obra singular y propositiva. La obra
artística de Manuel Romo destaca entre ellos por su
fuerte contenido humanista.
En su primera etapa de rigurosa formación
académica, Manuel Romo realiza paisajes y
bodegones con las densidades cromáticas que
definirán su personalidad pictórica, viene después
un período de composiciones estructuralistas en el
que las texturas, las transparencias y el manejo de
la luz enriquecen su paleta y sus posibilidades en el
manejo de las atmósferas y el claroscuro; empieza
en ese tiempo a realizar sus primeros grabados con
características definidas por aspectos existenciales
como la religión, la maternidad y los grupos
humanos.
Sus primeros interrogantes pictóricos sobre la
muerte se evidencian en cuadros como “Tras la
Apariencia” en el que la sangre se derrama sobre el
lienzo, emergiendo de pequeños tubos adheridos en
la superficie que a manera de arterias rotas dejan
escapar la vida. Otro cuadro de fuerte dramatismo
es “La Puerta Falsa”, en esta obra hay una pequeña
navaja de rasurar que con su agresivo brillo
metálico es la llave que abre la puerta a un torrente
de rojos y magentas contrastados con las
texturaciones grises que sugieren la ausencia.
El proceso productivo de Romo lo lleva a realizar lo
que sería su más importante serie pictórica “Los
Anacrónicos” serie presentada el 19 de septiembre
de 1990 en el Kiosco del Arte bajo los auspicios de
la Asociación Sonorense de Artes Plásticas; esa
misma serie es expuesta el 14 de junio de 1991 en
el Museo de Antropología de Jalapa, Veracruz, con el
patrocinio de la Universidad Veracruzana y el
Instituto Sonorense de Cultura; para el catálogo de
presentación de esa exposición escribí: “En la obra
pictórica de Manuel Romo Rodríguez se encuentra
cierta nostalgia hacia aquella supuesta plenitud de
la vida en el pasado, las imágenes sin edad y sin
memoria, la afirmación del tiempo circular que
borra toda posibilidad a la apariencia de
modernidad del presente y por supuesto el conflicto
ontológico entre el ente y el ser, que no tiene su
explicación en un determinado periodo histórico
sino en la cotidianidad del hoy que brutalmente nos
revela que nada ha pasado, que todo es anacrónico,
que todo ha sido igual y que en un determinado
momento; las vestimentas, las modas, las
costumbres, la tecnología y el drama humano son el
disfraz y el cerco de las fronteras del tiempo.”

Enrique Rodríguez Z