Está en la página 1de 2

La Sociedad Infantil

-el infantilismo como método de gobierno-

Comenzaron con Reader Digest , predigeriendo las lecturas


« engorosas » de los clàsicos, a comienzos del siglo pasado1, y ahora
nos tienen embobados viendo en un ecran, las competencias de
mujeres con mucho calor, y cada vez menos ropa, cuando no, los
chismes baratos de un grupo de tarados, reunidos en un lugar repleto
de cámaras...

Les enseñaron a nuestras abuelas a cambiar la educación de


sus hijos – y entre ellos, de nuestras futuras élites- por un laburo de
dos mangos, y hoy le enseñan a nuestras mujeres que la vida es una
teleserie, y a nuestros niños, que asesinar es un juego, robar el
método más rápido para obtener el objeto publicitado de sus
caprichos, y porearse, el más veloz expediente para escapar de una
realidad ratera, imaginándose un héroe...

Debutaron con los deportes, las diversiones y los clubes


sociales, para alejarnos de la disciplina y los rigores ineludibles al
aprendizaje de todo Arte. Y ahora, nos tienen amontonados como
bestias en estadios y mega-podios, palpitando tras una pelota de
distintos tamaños, o revolcándonos en ritmos frenéticos, « en un
mismo lodo, todos manoseados »...
Ayer, nos enrolaban en luchas sociales y politicas fratricidas.
Hoy, se mofan públicamente hasta lo infame de nuestras « putas
políticas », y a ellas, no les queda sino sonreír imbecilmente, para no
erizar los colmillos de esa bestia susceptible llamada :
« electorado »...

Ayer, nos mentían sobre la Historia.


Hoy, la Historia es una farsa, y a nadie le interesa siquiera lo que
ocurrió hace dos dias...

Ayer, nos estremecían con causas perdidas.


Hoy, cualquier boludez es noticia, y mucho mejor si es drama...

La INFANTILOCRACIA ha logrado su meta :


- volvernos imbéciles, « Simples de espíritu », bulímicos de lo soez, lo
vano y lo fútil...

¿Resultados de dicha regresión ?


1. Pocos, raros son los sobrevivientes de semejante hecatombe,
capaces siquiera de exprezarse sin faltas de ortografía
(textualmente : recta escritura) y con un vocabulario levemente
superior a la chatografía reinante2, y cada día más excepcionales,

1
1922
2
Basura linguística nacida del “Chat” -mensagería instantánea en la
internet- y tan chata como él...
aquellos que logran concebir ideas propias, que no sean un quimo
de citas de alguna enciclopedia online...
2. Hoy, el grueso de nuestra sociedad está formateado y programado
para creer y tragarse virtualmente cualquier cosa, y para vibrar,
llorar, o reír, según toquen sus correspondientes cuerdas de la
pasión bruta, el humanismo cebollero, o la comicidad grosera,
todas científicamente prediseñadas...
3. La mente del homo urbanus moderno es incapaz de focalizarse en
un tema complejo –excepto en lo laboral, y todavía, con abismales
excepciones- y profundizar nada, tal como si fuera la vulgar
pantalla de algún control remoto vuelto loco, en un zapping
incesante e insensato...
4. Una mente sin memoria, impactada continuamente con imágenes
que sólo buscan la sensación vulgar, bruta, y cada vez menos
capaces de lograr la emoción profunda –ya no digamos la
reflexión, imposible aquí- ; y en tal aspecto, conduciéndonos a un
nivel aún anterior al infantilismo : el nivel apático del completo
idiota...

¿Muy tarde para reaccionar ?

Hace poco, un amigo me decía que es más peligroso el imbécil, que


aquel que obra mal a sabiendas... Muy cierto, y eso, poraue el imbécil
obra convencido de que va bien, por lo que la Sociedad Infantil
desgraciadamente parece no tener remedio. Asi que si me permiten
un humilde consejo, Ustedes, los sobrevivientes que han llegado
hasta esta página : no pierdan tiempo con ello, y construyan desde
hoy, la Sociedad Profunda, comenzando en vuestro for interno,
ejerciendo vuestro espíritu en los grandes debates de la Historia del
Pensamiento, la creación de grandes obras artísticas y épicas,
disciplinando vuestros Cuerpo, Alma y Espíritu en las diversas Artes,
mientras el vulgo sigue fatalmente su caída en lo grosero, lo burdo, y
lo vil...
Y si hallaís manana algún Alma debatiéndose por salir del fango,
tiéndanle una percha, y que por su propio esfuerzo, se alze a la altura
que su potencial requiere para florecer.
Como casi en todo lo que dice relación con el crecimiento personal,
luchar hoy y sobrevivir a la Sociedad Infantil es un combate secreto,
íntimo como el amante en el Amor, silencioso como la maduración
interior, y lento como las obras profundas...
Tomen la Infantilocracia como un obstáculo a superar, y que ayudará
a su crecimiento individual, sin olvidar nunca que ese jamás ha sido el
Objetivo de los que la manejan, y que -por ende- tarde o temprano,
darán con sus cabecillas.
Pero no Os preocupeís en demasía : el problema de gobernar
imbéciles, es que es contagioso...

Christian Talarico .