Está en la página 1de 12

0213-0599/03/19.

6/253
ANALES DE PSIQUIATRIA AN. PSIQUIATRIA (Madrid)
Copyright © 2003 ARAN EDICIONES, S. L. Vol. 19. N.º 6, pp. 253-264, 2003

Fibromialgia: una enfermedad reumatológica con alta


comorbilidad psicopatológica
E. NAVAS COLLADO, J. J. MUÑOZ GARCÍA1, L. C. GARCÍA MOJA2

Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos I. Facultad de Psicología.


Universidad Complutense. Madrid. 1Servicio de Psiquiatría. Hospital General Yagüe. Burgos. 2Unidad de
Salud Mental de Atención Primaria. C. S. Las Torres. Burgos

RESUMEN ABSTRACT

La fibromialgia es una enfermedad crónica que pro- The fibromyalgia is a chronic disease that produces
duce dolor en múltiples localizaciones del cuerpo y can- pain in multiple locations of the body and generalized
sancio generalizado. Las manifestaciones clínicas más weariness. The more frequent clinic demonstrations are
frecuentes se agrupan en síntomas de diversa índole. grouped in various symptoms.
Los estudios de prevalencia no arrojan cifras muy Prevalence studies do not show very clear due to the
claras debido a la falta de especificidad y sensibilidad fact numbers the lack of specific and sensitive criterios
de los criterios aplicados en la evaluación. Tampoco se in the evaluation. It has not been established an etiologi-
ha establecido un factor etiológico capaz de explicar el cal factor that explain the syndrome. A set of factors are
síndrome. Pese a esto, un conjunto de factores predispo- located in the base of the pathology and it is discussed
nentes y precipitantes se sitúan en la base del entendi- the role of psychological factors.
miento de la patología, discutiéndose el papel de los The establishment of an adequate diagnosis is going
factores de naturaleza psicológica. to be the base for an effective treatment that will include
El establecimiento de un diagnóstico adecuado va a psychological, pharmacological and environmental
ser la base para un tratamiento eficaz en el que será aspects.
necesario considerar aspectos psicológicos, farmacoló-
gicos y ambientales.

PALABRAS CLAVE: Fibromialgia. Factores explicati- KEY WORDS: Fibromyalgia. Explanatory factors.
vos. Diagnóstico. Tratamiento. Diagnostic. Treatment.

INTRODUCCIÓN analíticas positivas de diagnóstico de esta patolo-


gía. En este contexto, los pacientes son reiterada-
Cada vez son más frecuentes en las Unidades de mente etiquetados por la medicina oficial como
Salud Mental las consultas de pacientes que pade- enfermos funcionales o psiquiátricos en el mejor
cen enfermedades crónicas con dolor, junto a las de los casos.
que coexisten alteraciones emocionales de tipo La fibromialgia se caracteriza por dolor músculo-
ansioso-depresivo. La patología suele ser de tipo esquelético generalizado con frecuentes alteraciones
reumático (artritis reumatoide, artrosis, etc.) desta- emocionales, uniéndose una heterogénea sintomato-
cando el diagnóstico de fibromialgia. logía de predominio desigual de acuerdo a diversos
Actualmente, la medicina genera una región de factores poco definidos. Estas características dificul-
pacientes incomprendidos que reclaman el recono- tan el abordaje emocional de la problemática. Tam-
cimiento de sus dolencias, así como un remedio poco resulta sencillo establecer una relación terapéu-
eficaz para las mismas. Esta incomprensión deriva tica adecuada, ya que se trata de personas situadas,
de la falta de una etiología concreta y de pruebas en la mayoría de los casos, en plena actividad labo-
ral, con la incapacidad laboral transitoria y, en oca-
siones, en trámites de una invalidez, sintiéndose aco-
Correspondencia: Juan Jesús Muñoz García. Servicio de Psiquiatría. sados por su entorno de trabajo, por la inspección
Hospital General Yagüe. Avda. Cid Campeador, 95- 09005 Burgos. e-
mail: juanjesusmunoz@yahoo.es médica o por las compañías de seguros.

45
254 E. NAVAS COLLADO ET AL. AN. PSIQUIATRIA

El especialista de salud mental intentará ayudar dolor de etiología desconocida que se caracteriza
al paciente a reorientar y reformular sus objetivos y por molestias musculoesqueléticas difusas cróni-
expectativas, manteniendo sus relaciones interper- cas, rigidez matutina, sueño no reparador y fatiga,
sonales y actividades, y proponiendo la reincorpo- asociándose con frecuencia a cefaleas, síndrome de
ración laboral. fatiga crónica, colon irritable, fenómeno de Ray-
Aunque la respuesta exacta a la fibromialgia no naud, síndrome seco y trastornos emocionales (5).
se conoce, la aproximación a la verdad vendrá de La manifestación clínica fundamental es el
la mano de una disciplina emergente denominada dolor global, difuso y generalizado de tipo mus-
psiconeuroendocrinoinmunología. A través de sus cular (6), aunque algunos pacientes también se
aportaciones, la Medicina Psicosomática se recon- quejan de dolor articular. Además, presentan
cilia con la Medicina Científico-Natural, permi- otros síntomas secundarios como el cansancio o
tiendo comprender, a través de los factores predis- fatiga (del 75 al 90%), haciendo imposible la
ponentes y precipitantes, los mecanismos por los realización de las tareas cotidianas. Más elevado
que el estrés se traduce en una susceptibilidad al es el porcentaje de pacientes que presentan tras-
padecimiento de determinadas enfermedades, tales tornos del sueño (del 80 al 100%). En menor
como la fibromialgia. cuantía aparecen síntomas como la tumefacción
difusa de las manos y parestesias nocturnas (del
26 al 74%). (7). No hay que olvidar síntomas
DELIMITACIÓN CONCEPTUAL DE LA FIBROMIALGIA como el fenómeno de Raynaud y la sequedad
bucal (10 al 15%) (8), el colon irritable (70%)
HISTORIA DEL CONCEPTO DE FIBROMIALGIA (9), cefaleas tensionales (40%) (10), dismeno-
rreas primarias (12%), síndrome de piernas
En 1904 Sir William Gowers propuso el nombre inquietas, vejiga irritable, hiperlaxitud articular,
de fibrositis para el dolor de tipo muscular debido bruxismo, dificultades en la atención y/o con-
a la inflamación del tejido fibroso. En el mismo centración, problemas de memoria y confusión
año, Stockman publicó 7 casos de pacientes que al hablar o escribir (11).
presentaban la fibrositis, confirmando mediante Por otra parte, los problemas emocionales ansio-
biopsias la inflamación de los septos fibrosos intra- sos y depresivos son muy frecuentes, llegándose a
musculares (1). concluir que la fibromialgia implica una afectación
En la década de los 60 Moldfosky comprueba tanto física como psicológica (12). Al comparar
que en estos pacientes había una alteración de la pacientes con fibromialgia primaria y pacientes
fase IV del sueño por ondas alfa, estableciéndose con artritis reumatoide se ha obtenido que el 71%
el primer dato específico de laboratorio (2). Hasta de los pacientes fibromiálgicos muestran síntomas
1976 no aparece el término fibromialgia, sustitu- depresivos, frente al 14% de los pacientes con
yendo al de fibrositis al no haber ninguna eviden- artritis reumatoide (13). Han aparecido resultados
cia de inflamación. A partir de este momento se similares en otros estudios, hallándose menor
estudia la posible psicologización de la enferme- comorbilidad para los trastornos de ansiedad (alre-
dad (3). Posteriormente se define el síndrome de dedor del 26%). En cualquier caso, los resultados
fibromialgia (SFM) (4) requiriéndose para el diag- están abiertos a un debate continuo, ya que han
nóstico la presencia de puntos dolorosos a la pre- aparecido tasas asignadas del 34% para pacientes
sión profunda, describiendo 14 de estos puntos. que refieren depresión autovalorada y entre el 48 y
Así, comenzaron a realizarse diagnósticos más el 72% en la ansiedad (16). Asimismo, se ha criti-
precisos y se dio un impulso para atraer de nuevo cado el que la incidencia de la depresión sea mayor
la atención de los investigadores. Pese a estos en la fibromialgia, apareciendo valores similares
aspectos positivos, hay cierto escepticismo acerca en la artritis reumatoide, aunque más que en las
del valor clínico de estos puntos dolorosos, al no personas sanas (14,16).
ser muy fiables y cuantificables, estableciendo, Las manifestaciones clínicas más frecuentes en
como criterio más preciso, la presencia de celulitis la fibromialgia pueden agruparse en síntomas neu-
dolorosa (1). rológicos, cognitivos, sensoriales, cardiacos, pul-
monares, gastrointestinales, genitourinarios y mis-
celáneos (17) (Tabla I).
DEFINICIÓN Y MANIFESTACIÓN CLÍNICA DE LA Con respecto a los síntomas de la fibromialgia
FIBROMIALGIA en la infancia, se han distinguido los fundamenta-
les o cardinales y los que aparecen de forma varia-
La fibromialgia es una enfermedad crónica que ble. Los síntomas cardinales serían el dolor cróni-
ocasiona, a quien la padece, dolor en múltiples co, el cansancio al levantarse y las alteraciones del
localizaciones del cuerpo y un cansancio generali- sueño, mientras que los variables incluyen la rigi-
zado. Se trata de un trastorno de la modulación del dez, las parestesias, las cefaleas, la ansiedad y la
46
Vol. 19. N.º 6, 2003 FIBROMIALGIA: UNA ENFERMEDAD REUMATOLÓGICA CON ALTA COMORBILIDAD PSICOPATOLÓGICA 255

TABLA I TABLA II

MANIFESTACIONES CLÍNICAS EN EL SFM PROBABILIDAD DE APARICIÓN DE LAS


MANIFESTACIONES CLÍNICAS EN EL SFM
Neurológicos
Parestesias: entumecimiento u hormigueo Síntomas cardinales de la fibromialgia en la infancia
Dolores de cabeza: tensión y jaqueca Dolor crónico generalizado: 100%
Inflamación neurogénica: sensación de inflamación (sar- Cansancio al levantarse: 100%
pullido, prurito, inflamación) iniciada por los nervios Alteraciones del sueño: 67%
Cognitivos Otros síntomas variables
Dificultad para la concentración y la memoria reciente
Fatiga general: 91%
Sensoriales Rigidez: 79%
Auditivos: pérdida de la audición de baja frecuencia y Tumefacción subjetiva: 61%
neurosensorial, disminución del umbral de tolerancia Cefaleas: 54%
del dolor para los sonidos Parestesias: 36%
Vestibular: nistagmo exagerado, mareos, vértigo Ansiedad: 70%
Oculares: fatigabilidad de los músculos oculares Depresión: 55%
Cardiacos/ pulmonares Colon irritable: 27%
Prolapso de la válvula mitral (75% de los pacientes con
fibromialgia), sin alteración orgánica
Palpitaciones del corazón cial de los síntomas, defectuosa calidad del sueño,
Dolor torácico, no de origen cardiaco los esfuerzos físicos, la fatiga, el frío, la humedad,
Tono anormal de los músculos lisos que rodean los bron- los cambios climáticos, el estrés y posturas mante-
quiolos de los pulmones nidas en el tiempo son factores que agravan el
dolor y los trastornos psiquiátricos asociados. En
Gastrointestinales
cambio, una circunstancia asociada a buena evolu-
Pirosis
ción sería la edad temprana de aparición de los sín-
Síndrome de colon irritable
tomas (19).
Dismotilidad esofágica
El pronóstico de la fibromialgia es malo como
Genitourinarios consecuencia de la persistencia o cronicidad del
Menstruación dolorosa dolor y su incapacidad. Alrededor del 60% de los
Aumento de la frecuencia y la urgencia para orinar enfermos seguirían padeciendo los síntomas cen-
Aumento en la incidencia de cistitis intersticial trales, pese a que el 85% estaría bajo medicación.
Inflamación del vestíbulo de la vulva o vulvodinia Un porcentaje muy bajo (5%) presentaría una
Misceláneos remisión completa de sus síntomas (15,16).
Hipermovilidad de las articulaciones Respecto la evolución del SFM en niños, se ha
Disfunción de la articulación temporomandibular encontrado que el 61% de los niños diagnosticados
Dolores de arco plantar o del talón de fibromialgia no mejoran (18). Como puede
apreciarse, estas tasas serían similares a las obteni-
das en los adultos (20).
depresión entre otros. Los síntomas que aparecen
de forma variable incluyen la rigidez, las pareste-
sias, las cefaleas la ansiedad y la depresión entre EPIDEMIOLOGÍA
otros (18) (Tabla II).
Resulta muy difícil precisar la prevalencia real
del SFM, ya que en muchos de los estudios se ha
aplicado una evaluación subjetiva en la sensibili-
EVOLUCIÓN Y PRONÓSTICO DE LA FIBROMIALGIA dad a la palpación, ha aparecido una localización
imprecisa de los puntos y ha habido falta de
El seguimiento a largo plazo del SFM ha demos- especificidad y sensibilidad de los criterios, obte-
trado que se trata de un síndrome crónico y benig- niéndose unos datos mezclados con los de otros
no, aunque sus síntomas pueden variar de severi- problemas musculoesqueletales (4). Más allá de
dad a lo largo del tiempo. Con el término benigno estas críticas vertidas sobre los datos epidemioló-
se hace énfasis en que no va a causar una destruc- gicos, el porcentaje de individuos que presentan el
ción esquelética ni va a producir deformaciones SFM no ha variado cronológicamente en las dife-
(15). rentes investigaciones.
Diversos factores específicos han sido asociados La fibromialgia se detecta entre un 2-6% en el
a una mala evolución del trastorno: severidad ini- nivel primario de salud, entre un 5-8% en el ámbito
47
256 E. NAVAS COLLADO ET AL. AN. PSIQUIATRIA

hospitalario, y entre un 10-20% serían pacientes ETIOLOGÍA DE LA FIBROMIALGIA


atendidos por los reumatólogos. De estos pacien-
tes, serían mujeres entre un 73-84% (1). Todavía no se ha encontrado un factor etiológico
Utilizando los criterios del Colegio America- capaz de explicar la envergadura del SFM. Esto ha
no de Reumatología (CAR) de 1990 se han obte- dado lugar a una creciente investigación de distin-
nido resultados similares (21), cifrando entre un tas especialidades sanitarias, incrementándose las
2-3% las personas que padecen fibromialgia en investigaciones y llegando a avances importantes
una consulta de medicina general. Sin embargo, (26).
y como ya ha sido comentado anteriormente, en
esta cifra promedio habría que dar un peso
mayor a las mujeres (3,4%) frente a los hombres FACTORES PREDISPONENTES
(0,5%), incrementándose los valores con la edad
y llegando a un 7% en las mujeres de 69-70 años Los estudios pueden agruparse en dos grandes
(22). bloques de factores cuya presencia aumenta la pro-
En España se realizó un análisis de casos del babilidad de aparición del SFM:
SFM, diagnosticados en una consulta externa de 1. Factores biológicos: en el campo de la fisio-
Reumatología. Del total de 673 pacientes, 70 patología se han detectado dos posibles mecanis-
(10,4%) fueron diagnosticados como SFM, de los mos desencadenantes de la enfermedad:
cuales 19 (27,1%) se consideraba primario —Mecanismos centrales:
(SFMP) y 51 (72,8%) aparecía junto a otra patolo- • En la percepción del dolor se produce una
gía asociada. La edad media fue entre 11,69 y hipervigilancia a estímulos dolorosos que coincide
46,01 años. Sesenta y seis casos (94,3%) eran con niveles alterados de sustancia P en el líquido
mujeres. El tiempo de evolución fue menor de un cefalorraquídeo; sin embargo, no se ha encontrado
año en 9 pacientes (12,9%), entre 1 y 5 años en 14 una correlación entre la sustancia P y la intensidad
(20%), de cinco a diez años en 14 (20%), y de más del dolor así como con otros péptidos antinoci-
de diez años en un 33 (47,1%) (4). Se estima que la ceptivos (28). La intensidad del dolor se describe
prevalencia se sitúa entre 800.000 y 1,4 millones ampliamente existiendo una anormal percepción
de españoles con SFM (23,24). del dolor. Se produciría una alteración en la per-
En cuanto al SFM en la infancia se ha concluido cepción del dolor consistente en una disminución
que las características clínicas son semejantes a las del umbral, aumento de los receptores y un aumen-
de los adultos y una prevalencia similar a la de los to de estímulos dolorosos (1).
adultos (2,74%). Los datos infantiles no registran • Desequilibrio de los receptores NMDA medu-
diferencias significativas con respecto a los de los lares, que podrían dar lugar a la alodinia, se perci-
adultos (18). be como una presión dolorosa, que es típica del
La prevalencia según género en la infancia es SFM (2).
más frecuente en las niñas entre los 13 y 15 • Alteraciones del ritmo del sueño (60-90%): las
años, siendo más difícil en menores de cinco ondas alfa no desaparecen durante la fase IV del
años. El pronóstico a largo plazo en la población sueño lento cuando deberían predominar las ondas
juvenil no se conoce, apareciendo frecuentes delta. Este cuadro no es sólo típico del SFM sino
mejorías y recaídas de forma intermitente. Ade- que aparece también en la artritis reumatoide, dis-
más, se incide en la naturaleza benigna del pro- trés emocional por accidentes automovilísticos o
ceso, evitando atribuirlo a disfunciones psicoló- laborales, enfermedades febriles y síndromes post-
gicas (25). víricos (2). Las anormalidad en el patrón de sueño
Por otro lado, los estudios sobre las caracterís- no queda clara, habiendo resultados a favor de una
ticas demográficas no ofrecen un consenso en sus normalidad del sueño en pacientes fibromiálgicos
datos. Unos datos encuentran mayor probabilidad así como un patrón anormal en personas “sanas”
de aparición del SFM en casados con un nivel que se asemejaría a la forma anómala característica
socioeconómico medio, mientras que otros estu- del SFM (17). Más clara parece la relación entre la
dios encuentran una mayor prevalencia en perso- apnea del sueño y la fibromialgia (29).
nas divorciadas (siendo tres veces mayor que en la —Mecanismos periféricos:
población casada), con escasos recursos econó- • Alteraciones de las aminas biogénicas como la
micos, con niveles educativos bajos y de raza blan- serotonina junto con su precursor el 5-hidroxitrip-
ca (26). tofano. Estudios recientes demuestran que los
Finalmente, comentar que la media de duración niveles de este aminoácido, tanto séricos como
de la enfermedad antes de buscar consejo especia- plasmáticos, son menores en los pacientes con
lizado es de 6 a 7 años, complicándose mucho el fibromialgia con respecto a los controles. La sero-
tratamiento, ya que con los años tiende a cronifi- tonina es necesaria para el control del dolor y la
carse (16). facilitación de un sueño reparador (7,22).
48
Vol. 19. N.º 6, 2003 FIBROMIALGIA: UNA ENFERMEDAD REUMATOLÓGICA CON ALTA COMORBILIDAD PSICOPATOLÓGICA 257

• La norepinefrina ha mostrado incrementos en como abusos sexuales o físicos, alcoholismos,


pacientes con SFM (30). adicción a las drogas y su relación con tres tipos de
• En cuanto a los factores endocrinos, se han dolor crónico (dolor facial, dolor miofacial y la
encontrado bajos niveles de somatomedina C (pre- fibromialgia), se encontró una prevalencia de abu-
cursora de la hormona del crecimiento que es pro- sos excesivos en el 48% de los pacientes con dolor,
ducida en la fase IV del sueño lento) (31). También distinguiéndose el 64,7% en la fibromialgia, el
se ha evidenciado alteración de la prolactina, aun- 61,9% en el dolor miofacial, el 50% en el dolor
que los niveles de otros oligopéptidos neurotrans- facial, y el 48,3% en otro tipo de dolor. Acerca del
misores (p. e.: betaendorfinas) son normales (32). alcoholismo, todos los grupos tenían una historia
• El dolor de los pacientes fibromiálgicos irradia de alcoholismo familiar (38%) y una historia de
con más fuerza tras la inyección de cloruro sódico abusos de drogas entre el 5,8 y el 19,1%). También
en comparación con los pacientes sanos (26). se ha investigado la relación entre el estado físico
• Alteraciones musculares: en las biopsias mus- de salud con haber padecido un abuso sexual o
culares sólo se han encontrado factores inespecífi- padecer depresión, no encontrando justificación de
cos, propios de las personas sedentarias que no tie- estas dos variables en la determinación de una
nen un entrenamiento muscular habitual (33-35). mala salud. (44). Quizá sea necesaria la realización
En este sentido, se han observado alteraciones en de estudios longitudinales largos y costosos para
la relajación muscular (36,37), en la fuerza (38), en poder lograr el control de todas las variables rele-
la resistencia (39) y alteraciones en la microcircu- vantes y así establecer una relación causal entre los
lación (16). Otros factores serían las fibras rasga- abusos sexuales y/o físicos y la fibromialgia (45)
das (por alteración mitocondrial), la hipoxia, los —Los problemas emocionales, como la ansie-
trastornos de la microcirculación, las alteraciones dad y la depresión son muy frecuentes en los
del ATP, el engrosamiento del endotelio, el aumen- pacientes con SFM (13). En la Universidad de Ali-
to de los capilares y el déficit de la presión de oxí- cante se llevó a cabo un estudio consistente en
geno (2,40,41). revisar las investigaciones que se habían hecho
• Alteraciones del sistema nervioso periférico: entre los años 1980-1991, respecto a la causalidad
se ha constatado una mayor respuesta vasocons- psicológica en la fibromialgia. Los estudios que
trictora digital al frío. También se han encontrado utilizaban el Inventario de Personalidad Multifási-
altos niveles en los receptores plaquetarios alfa 2 co de Minesotta (MMPI) concluían que había dife-
argumentando estos hallazgos la existencia del rencias significativas entre los pacientes con fibro-
fenómeno de Raynaud que aparece entre un 30 y mialgia y el grupo de control en los rasgos de
un 60% en los pacientes de SFM (31). histeria, hipocondríasis y psicastenia. Otras inves-
• El estrés produce una alteración a nivel neuro- tigaciones concluyen que no existen datos objeti-
endocrino. En la fibromialgia parece existir una vos que apoyen la existencia de un perfil psicológi-
reactividad anormal en el eje hipotálamo-hipófisis- co en la fibromialgia. La principal conclusión fue
suprarrenal presentando una acentuación de la hor- que aunque existiese apoyo empírico para la pre-
mona corticotropa (ACTH), bajos niveles de corti- sencia de problema psicológicos en el síndrome,
sol, así como un déficit de la hormona de éstos no tendrían por qué ser parte integrante del
crecimiento (42). mismo, ni tendrían que ocurrir siempre, ni de la
2. Factores psicológicos en la fibromialgia. misma forma en todos los enfermos (43).
El estudio de los factores psicológicos en la En cualquier caso, al clasificar los trastornos
fibromialgia es necesario por varias razones: a) la afectivos de acuerdo a su prevalencia familiar ha
ineficacia parcial de muchos tratamientos emplea- aparecido un nivel mayor en los pacientes con
dos en su curación; b) las diferentes y distantes fibromialgia (71%) en comparación con los de
etiologías que se exponen; y c) la importancia de artritis reumatoide (13%) y el grupo control (12%).
los factores psicológicos en la modulación y man- De ello se deriva el pensar que un historial de
tenimiento del dolor (43). Los principales factores desorden afectivo mayor, ya sea personal o fami-
serían: liar, puede desarrollar o predisponer a algunos
—Eventos traumáticos en la infancia (malos tra- individuos a desarrollar fibromialgia, aunque no se
tos en la infancia y otros eventos estresantes): se ha establece cuál es la relación (13).
demostrado una asociación entre casos de abusos Con respecto a la ansiedad, al comparar pacien-
sexuales y el padecimiento de fibromialgia, aunque tes con fibromialgia con los de artritis reumatoide
no se ha probado una relación causal entre ambas se encontró que los últimos tenían una mayor pre-
(40). Se especula con la posibilidad de que el valencia de trastornos de ansiedad de larga evolu-
estrés psicológico resultado del abuso sexual y/o ción (46). Habría relación entre la fibromialgia y
físico puede representar un rol etiológico en el sín- altos niveles de indefensión, ansiedad, alexitimia,
drome de dolor de los fibromiálgicos. Al examinar altos niveles de disociación afectiva-autonómica,
la relación entre eventos traumáticos en la niñez, aunque los síntomas se atribuyen a causas somáti-
49
258 E. NAVAS COLLADO ET AL. AN. PSIQUIATRIA

cas y no tanto a causas psicológicas (47). En cual- FACTORES PRECIPITANTES


quier caso, se considera que la fibromialgia
aumenta la probabilidad de presentar rasgos neuró- Destacan varios factores desencadenantes del
ticos, ansiedad, depresión e hipocondriasis (48). SFM, si bien no se ha podido establecer una rela-
La alta comorbilidad entre la depresión, ansie- ción causa-efecto:
dad y SFM ha llevado a diferentes autores a la —Las infecciones víricas pueden precipitar la
necesidad de explicitar las diferencias existentes aparición del SFM. Esto ocurre con la enfermedad
entre dichas patologías. Así, mientras que la fibro- de Lyme (16), la infección por VIH (51), el virus
mialgia se refiere a un dolor generalizado y difuso, C, enfermedades víricas no filiadas y pacientes que
la ansiedad se caracteriza por un dolor regional han sufrido una infección por Parvovirus (52).
(cabeza, cuello, espalda, etc.), donde los puntos —Genéticos: se han documentado “casos fami-
dolorosos serían más inespecíficos y cambiantes liares de SFM”. En un estudio de 20 núcleos fami-
(como en los reumatismos psíquicos). En la depre- liares se encontró que los factores genéticos inte-
sión, los síntomas dolorosos serían más regionales ractuaban con los factores de aprendizaje en el
y localizados (cabeza, pecho, hombros, espalda,...) caso de los pacientes con fibromialgia (9).
y los puntos dolorosos a la presión no serían tan —Las alteraciones de tipo emocional son deter-
conscientes como en el SFM. Asimismo, los tras- minantes en el desencadenamiento y mantenimien-
tornos funcionales en la depresión son más abun- to del SFM, encontrándose porcentajes elevados de
dantes y frecuentes (trastornos gastrointestinales, ansiedad, estrés, hipocondriasis y depresión cuan-
circulatorios, genitourinarios, la pérdida de apetito do se emplean cuestionarios de evaluación psicoló-
y de peso) (3). gica (SCL-90, MMPI, STAI, etc.) y elevados nive-
—En lo referente a la personalidad se establece les en la incapacidad funcional (SF-36) (43).
que el perfil de personalidad del paciente con —Estrés crónico emocional o físico: el papel del
fibromialgia se corresponde con una persona per- estrés es fundamental en la fibromialgia. Hace
feccionista, exigente consigo misma y con el referencia a un suceso físico estresante (choque de
ambiente que le rodea, con niveles altos de insatis- automóvil, una caída, una lesión por la tensión
facción y tendencia a ser excesivamente metódico repetitiva, etc.). Se produce cuando ocurre una
en el comportamiento cotidiano. Otra característi- alteración en el funcionamiento normal de las per-
ca de los pacientes con fibromialgia es la de vivir sonas por la acción de algún agente externo o inter-
en un hogar con reglas de conducta muy estrictas no. En estas circunstancias, el organismo reacciona
determinando una personalidad marcada por una realizando un esfuerzo extraordinario para contra-
afrontamiento sumiso (49). En la misma línea, se rrestar el desequilibrio. En este sentido, se ha mos-
sitúan otros estudios que describen a la persona trado cómo la mayoría de las personas que desarro-
con fibromialgia como perfeccionista, omnipoten- llaban daños tensionales repetitivos antecesores de
te, vergonzosa, con culpa, agresión inhibida y bajo fibromialgia, habían sufrido sucesos emocionales
nivel de percepción de apoyo social (50). estresantes (muerte de un ser querido, divorcio,
Finalmente, un estudio reciente establece un pérdida de empleo, enfermedad grave, abusos
perfil prototípico del paciente fibromiálgico. Sería sexuales, etc.). Las situaciones de estrés físico o
el de una mujer con diferencias significativas en emocional actuarían como desencandenantes en
los rasgos de neurotismo y psicoticismo, con ten- personas “predispuestas” (24).
dencia a la introversión, dificultad para reconocer Otro punto de vista es el que considera a los
sus errores y debilidades, un grado de depresión eventos graves de la vida como no indicativos de
moderado y diferencias significativas en variables estrés en contraposición con los sucesos menos
vinculadas a la calidad de vida (falta de energía, importantes pero que ocurren diariamente. Se han
dolor, reactividad emocional, alteraciones del sue- encontrado diferencias en los acontecimientos dia-
ño, aislamiento social, falta de movilidad física) rios estresantes a favor los pacientes fibromiálgi-
(46). cos (43,53,54). Al estudiar la ocurrencia de even-
Aunque la investigación con variables psicoló- tos positivos y negativos en la vida de mujeres con
gicas es relativamente reciente, hay un buen fibromialgia, se ha encontrado que obtienen dife-
número de estudios, si bien habría intentar con- rencias significativas en la ocurrencia de eventos
trolar aspectos que afectan a la validez de los mis- negativos durante la niñez y la adolescencia (apro-
mos: a) la utilización de instrumentos validados ximadamente el 50%) en comparación con las
sólo para enfermos psiquiátricos; b) la variabili- mujeres sanas (aproximadamente el 25%) (55).
dad de la muestras de enfermos y controles; y c) Finalmente, es conveniente señalar que los suce-
sesgos en la utilización de las muestras, métodos sos positivos (uplifts) y los sucesos negativos
estadísticos empleados, ausencia de investigacio- (hassles) interrelacionan tanto en los pacientes con
nes en los factores comportamentales, sociales y fibromialgia como en los pacientes con artritis reu-
cognitivos (43). matoide (56).
50
Vol. 19. N.º 6, 2003 FIBROMIALGIA: UNA ENFERMEDAD REUMATOLÓGICA CON ALTA COMORBILIDAD PSICOPATOLÓGICA 259

—Calidad de vida: se ha encontrado evidencia Sin embargo, la depresión mayor a menudo prece-
de un deterioro notable en la calidad de vida de los de la aparición del síndrome, no explicándose el
pacientes fibromiálgicos (57). Al comparar una mayor porcentaje de trastornos afectivos en fami-
muestra de pacientes que tenían fibromialgia y liares por esta hipótesis. Además, otros cuadros de
sujetos sanos se obtuvo que los pacientes de fibro- dolor crónico como la artritis reumatoide no
mialgia tenían un peor funcionamiento físico y poseen el grado de psicopatología del SFM (61).
personal, así como más dolor corporal (46). En En esta línea, se ha encontrado que sólo el 31% de
otro estudio se examinó el rol de las habilidades los pacientes ambulatorios tenían una “alteración
emocionales en la regulación del dolor y la rela- psicológica”, un 33% tenía un perfil psicológico
ción con la calidad de vida. Los resultados mostra- normal y el 36% presentaban alteraciones pareci-
ron que los pacientes con fibromialgia registraban das a las que presentan otros enfermos de dolor
diferencias significativas en cuanto al dolor, ansie- crónico (14). Podría decirse que aunque los facto-
dad y depresión, evidenciando que la regulación res psicológicos son importantes en algunos
emocional está únicamente asociada al distrés pacientes, la presencia de una condición psicopato-
psicológico y a la inhabilidad del pacientes con lógica no es necesaria para la presencia de fibro-
fibromialgia (58). Además de relacionar la fibro- mialgia (62), explicándose por:
mialgia con una baja salud física o emocional y • Un trastorno psiquiátrico subyacente: el papel
peor calidad de vida, se ha encontrado que las desempeñado por la somatización y la conducta
mujeres que la padecen usan más frecuentemente anómala de enfermedad, o por las situaciones
estrategias de evitación (59). estresantes.
—Falta de apoyo social: es una variable que • Procesos anómalos de índole psicofisiológica:
interfiere en el padecimiento del dolor. Se ha tensión muscular, alteraciones del sueño, etc.
encontrado que los enfermos con fibromialgia per- —El SFM y la psicopatología son trastornos
ciben más cantidad de apoyo y se sienten más relacionados que parten de una etiología común.
satisfechos con la red social familiar, mientras que Así, el déficit en serotonina conformaría un espec-
los enfermos con artritis reumatoide perciben más tro de alteraciones afectivas (SFM, migraña, colon
apoyo de la red social general y, finalmente, los irritable, pánico, depresión mayor) (45). Los datos
enfermos con artrosis informan de más apoyo de la apuntan apoyan la idea de una enfermedad psiquiá-
red general aunque mayor satisfacción con la red trica no intrínsecamente asociada con el SFM (63).
familiar (43). A modo de conclusión, aunque la mayoría de los
Se ha desarrollado un modelo explicativo de autores concluyen que la psicopatología del
factores psicosociales que contribuyen a fomentar paciente se trata más de una consecuencia del
el dolor en el SFM. Los resultados ofrecen que el dolor crónico que una causa del mismo, habría que
apoyo social percibido, la autoeficacia, el afronta- señalar que la mayoría de los trastornos crónicos
miento activo, el locus de control interno y la per- acarrean complicaciones psicológicas en las que es
cepción de apoyo social están relacionados con la indiferente considerar si son “derivadas de...” u
enfermedad (60). “origen de...”(5).

RELACIONES DE CAUSALIDAD ENTRE LA DIAGNÓSTICO DE LA FIBROMIALGIA


PSICOPATOLOGÍA Y LA FIBROMIALGIA
El diagnóstico de fibromialgia data del año 1981
Diversas teorías han explicado la relación entre estableciéndose unos criterios para su correcta
el SFM y la existencia de psicopatología en el identificación (10). En 1990, fueron modificados y
paciente. La problemática radica en si existen unos sustituidos por los criterios del CAR, que caracte-
antecedentes psicológicos desencadenantes de rizaron al SFM por un dolor generalizado así como
manifestaciones orgánicas, o bien su consideración determinados puntos hipersensibles y alodinia,
como un correlato psíquico y necesario de unos durante al menos tres meses (26). Estos criterios
cuadros de dolor y cansancio generalizados, cuyo tienen un 88,4% de sensibilidad y un 81,1% de
elemento personal sería la vivencia de la/el afecta- especificidad (8) y una precisión de un 85% para el
do sobre sus limitaciones funcionales respecto a diagnóstico del SFM (26) (Tabla III).
estados previos a la aparición de la enfermedad. La clasificación de la fibromialgia como enfer-
Vendría a ser algo así como la eterna discusión de medad médica está condicionada por el hecho de
si existe antes el huevo o la gallina (5). Existen dos que la reumatología es una de las últimas especiali-
vertientes explicativas bien diferenciadas: dades médicas en integrarse en el dispositivo asis-
—La psicopatología en el SFM es el resultado tencial público, siendo usual que a los afectados
inespecífico de una enfermedad dolorosa crónica, les atiendan en los Servicios de Medicina Interna,
es decir, la fibromialgia causa la psicopatología. en las Unidades del Dolor, en Psiquiatría y, más
51
260 E. NAVAS COLLADO ET AL. AN. PSIQUIATRIA

TABLA III ciada (que ocurre en presencia de otra enfermedad


CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DE LA FIBROMIALGIA
que no explica los síntomas fibromiálgicos), locali-
zada o regional, la de la senectud y la juvenil
1. Historia de dolor generalizado (menores de 15 años) (64).
El dolor se considera generalizado cuando están presentes El dolor y la fatiga son los síntomas fundamen-
los siguientes aspectos: dolor en el lado izquierdo del tales en el cuadro, estando presentes en otras enfer-
cuerpo, dolor en el lado derecho del cuerpo, dolor por medades reumáticas crónicas y en otras no reumá-
arriba de la cintura y dolor por debajo de la cintura. Ade- ticas (lupus eritematoso sitémico, artrosis, miosis,
más, debe haber dolor del esqueleto axial (columna cer- síndrome de Sjögren, artrisis reumatoide, etc.)
vical o tórax anterior y columna dorsal o lumbalgia) (Tabla IV). No obstante, para diferenciar el cuadro
2. Dolor en 11 de los 18 puntos dolorosos a la palpita- clínico de la fibromialgia de las entidades semejan-
ción digital tes es imprescindible establecer un adecuado diag-
nóstico diferencial (26,64). Por esto se ha estable-
Debe haber dolor a la palpitación digital al menos en 11 cido un diagnóstico diferencial para las
de los 18 puntos dolorosos siguientes: enfermedades clínicamente más similares, tales
Occipucio: bilateral. Situado en la inserción muscular como la espondiloartritides, la artritis reumatoide,
suboccipital la polimiositis, la polimialgia reumática, el síndro-
Cervical bajo: bilateral. Situado en la cara anterior de los me del túnel carpiano y el hipotiroidismo entre
espacios intertransversos de C5-C7 otras, junto con los datos comunes de ambas y los
Trapecio: bilateral. Situado en la parte media del borde diferenciales de la fibromialgia (2) (Tabla V).
superior
Supraespinoso: bilateral. Situado en la parte superior de
la espina escapular, cerca del borde medial TABLA IV
Segunda costilla: bilateral. Situado en la segunda unión
DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL DEL SFM
costocondral
Epicóndilo lateral: bilateral. Situado a 2 cm de distancia Enfermedades dolorosas locales
de los epicóndilos Síndrome de dolor miofascial
Glúteo: bilateral. Situado en el cuadrante superoexterno Síndrome de disfunción de la art. temporomandibular
de la nalga Coexistencia de varias formas de reumatismo de partes
Trocanter mayor: bilateral. Situado posterior a la emi- blandas
nencia trocantérea
Enfermedades reumáticas
Rodilla: bilateral. Situado en la cara lateral interna de la
rodilla, proximal a la línea articular Formas de comienzo de artropatías inflamatorias
Poliomiositis/dermatomiositis
La palpitación digital debe realizarse con una fuerza Polimialgia reumática
aproximada de 4 kg. Para considerar un punto doloroso Osteoporosis/osteomalacia
como “positivo”, el paciente debe afirmar que la palpi- Endocrinopatías metabólicas
tación fue dolorosa. Eso sí, la sensación de dolor no
Hipertiroidismo e hipoparatiroidismo
debe considerarse como sinónimo de “doloroso”
Hiperparatiroidismo e hipoparatiroidismo
Insuficiencia suprarrenal
Miopatías metabólicas
raramente, en Neurología (5). Los estudios analíti-
Enfermedades infecciosas
cos, radiológicos y electrofisiológicos (electromio-
grafía y velocidad de conducción) son normales, Infecciones virales: Epstein-Barr, VIH
apareciendo como negativo el factor reumatoide Otras patologías
(15,24). Pese a estos datos, en una evaluación ini-
Enfermedad tumoral metastásica
cial podría ser conveniente la realización de una
Neurosis en sus diversas formas
hematología y bioquímica elemental, pruebas de
Parkinson
función tiroidea y enzimas musculares en caso de
la existencia de debilidad muscular (16).
Los criterios del CAR no diferencian entre FBM
primaria y secundaria, dado que se han utilizado
para homogeneizar los estudios epidemiológicos. El diagnóstico del SFM se debe realizar median-
Desde el punto de vista clínico es importante dife- te los puntos sensibles, la valoración cualitativa del
renciar entre una FBM primaria (en ausencia de cuadro clínico, el análisis farmacológico del dolor,
otra enfermedad), secundaria (ocurre en presencia entendiendo como tal la respuesta a los tratamien-
de una enfermedad subyacente que puede explicar tos habituales del dolor, tests psicológicos y la res-
los síntomas fibromiálgicos), concomitante o aso- puesta al suero salino (26).
52
Vol. 19. N.º 6, 2003 FIBROMIALGIA: UNA ENFERMEDAD REUMATOLÓGICA CON ALTA COMORBILIDAD PSICOPATOLÓGICA 261

TABLA V

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS DEL SFM CON OTRAS ENFERMEDADES


Enfermedad similar Aspectos comunes Aspectos diferenciales
Espondiloartritides Dolor y rigidez en el raquis Movilidad y radiografía normales
Artritis reumatoide Dolor simétrico, sensación de No inflamación
Polimiositis Tumefacción VSG normal
Polimialgia reumática Mialgias difusas No debilidad. Estudios normales
Síndrome del túnel carpiano Dolor y rigidez en cinturas Más jóvenes. VSG normal
Hipotiroidismo Dolor y parestesias Estudios normales habitualmente
Clínica idéntica T4 y TSH normales

En el diagnóstico de las enfermedades que pue- Los programas multidisciplinares obtienen bue-
den incidir en la edad pediátrica habría que consi- nos resultados en el tratamiento del dolor crónico
derar las enfermedades inflamatorias, el síndrome incapacitante. Así, programa vuelta al trabajo fue
de dolor miofacial, las miopatías (inflamatorias y aplicado a un grupo de pacientes con diversas
endocrinas), las enfermedades psicógenas, el sín- dolencias: el 51% eran fibromiálgicos, mientras
drome de fatiga crónica, la hiperlaxitud articular que el resto estaba compuesto por lumbalgias cró-
benigna y el síndrome de dolor musculoesqueléti- nicas no específicas, dolores miosfaciales regiona-
co crónico idiopático (18). Al igual que ocurre en les, radiculopatías, tendinopatías, etc. (67). El tra-
la fibromialgia del adulto, el elemento diagnóstico tamiento incluía técnicas médicas para el control
en los niños es el número de puntos dolorosos a la del dolor, terapia cognitivo-conductual (técnicas de
presión. Las consecuencias suelen derivar en entrevista motivacional, relajación muscular pro-
absentismo escolar, tanto por el cansancio de sus gresiva, técnicas de distracción, reestructuración
síntomas como por la dificultad de informar la cognitiva, entrenamiento en asertividad y modifi-
experiencia subjetiva del dolor. El padecimiento de cación de hábitos relacionados con el dolor), tera-
la patología en la adolescencia suele conllevar una pia física y terapia ocupacional (actividades de
mayor problemática (hiperalgesia generalizada, mantenimiento, entrenamiento progresivo en la
alteraciones en el sueño, dificultad en la actividad capacidad funcional del paciente para las activida-
escolar normal, disminución en la capacidad de des cotidianas de ocio e instrumentales y simula-
concentración, etc.) con respecto a los adultos ción laboral). Los resultados durante el tratamiento
(20). muestran reducciones progresivas y significativas
en el dolor, depresión, ansiedad e incapacidad, con
respecto la situación de pretratamiento. Al finalizar
TRATAMIENTO CLÍNICO DE LA FIBROMIALGIA el programa terapéutico, la tasa de reincorporación
laboral fue de 73% de los pacientes tratados, sien-
Aunque no existe un programa de tratamiento do del 69% al finalizar el periodo de seguimiento.
completamente efectivo para el SFM, sí se han Asimismo, también se han obtenido buenos resul-
identificado una serie de contenidos adecuados tados aplicando el Programa de Philips (66) para
para la intervención. Es conveniente explicar la la reducción del dolor crónico. El programa produ-
naturaleza de la enfermedad, valorar y tratar las ce en los pacientes con dolor crónico cambios esta-
alteraciones psicológicas asociadas, cambiar deter- bles en el tiempo, mejorando el dolor, reduciendo
minadas pautas de conducta, evitar la sobrecarga su impacto emocional y mejorando su capacidad
mecánica, realizar un adecuado acondicionamiento funcional (68).
físico, efectuar tratamientos locales y, finalmente, Aunque los programas multidisciplinares se han
un tratamiento farmacológico (15). mostrado efectivos, el que una persona los realice
El apoyo psicológico es esencial para ayudar a depende de la credibilidad del tratamiento y de la
estos pacientes en su vida diaria (65). Se plantea comprensión de la importancia del autoafronta-
como objetivo abordar los factores implicados en miento, estando estas variables influenciadas por la
el SFM, en el sentido de antecedentes (los factores edad, el nivel educativo, el nivel de estrés, etc.
psicológicos contribuyen al agravamiento de la (69). Asimismo, es necesaria una adecuada sensa-
patología) y en el de consecuentes (el padecimien- ción de control para no generar indefensión, que
to de este trastorno de forma permanente y conti- constituye un mal predictor de la respuesta al trata-
nuada a lo largo de la vida de las personas produce miento (70).
cambios y restricciones en la vida del paciente que Pese a los inconvenientes citados, la mejor posi-
agravan los problemas psicológicos) (66). bilidad terapéutica para el SFM es una interven-
53
262 E. NAVAS COLLADO ET AL. AN. PSIQUIATRIA

ción multidisciplinar en la que actúen médicos, do de cumplimiento del paciente (72). Otras prácti-
psiquiatras, psicólogos, fisioterapeutas, enfermeras cas que pueden ayudar son el masaje superficial en
y trabajadores sociales (15,16,68,71). Las estrate- los puntos dolorosos, la aplicación de calor seco
gias de intervención psicológica deberán realizar: suave, el yoga, la hipnoterapia y la electroterapia;
a) un diagnóstico precoz que incluya la inactividad resultando necesario vigilar la sobrecarga mecáni-
y las conductas propias de los trastornos de dolor; ca al evitar los esfuerzos inútiles y las posturas ina-
b) un programa estructurado con técnicas de afron- decuadas que pueden producir aumento del dolor
tamiento para reducir la sensación de falta de apo- (16).
yo; y c) una evaluación psicopatológica inicial del Finalmente, es imprescindible un enfoque con
paciente (29). fines didácticos dirigido a dar información clara
En cuanto al tratamiento farmacológico se utili- sobre la naturaleza, pronóstico y posibilidades
zan una gran variedad de fármacos orientados al terapéuticas. De esta forma se puede lograr una
control sintomático del dolor, aunque todavía no se adecuada comprensión de los síntomas que tran-
pueda controlar la enfermedad totalmente (72). El quilice al paciente y a su familia, desechando
consumo de fármacos entre los pacientes fibro- mecanismos negativos o falsas atribuciones (p. e.
miálgicos está muy extendido situándose en torno ansiedad) para la enfermedad (72).
a un 46% de la población. Los principales fárma-
cos son:
—La utilización de diferentes analgésicos como CONCLUSIONES
el paracetamol, metamizol, salicilatos, codeína y
tramadol. En este sentido, los antiinflamatorios 1. La fibromialgia es una enfermedad reumatoló-
han ofrecido resultados semejantes al tratamiento gica que implica sintomatología física (problemas
con placebo (5,15). neurológicos, cognitivos, sensoriales, cardiacos,
—Los antidepresivos tricíclicos (amitriptilina y pulmonares, gastrointestinales, genitourinarios y
ciclobenzaprina) y los inhibidores selectivos de la misceláneos) y psicológica (trastornos de ansiedad y
recaptación de serotonina (fluoxetina) han resulta- del estado de ánimo).
do eficaces en al menos el 30% de los pacientes 2. La prevalencia se sitúa entre un 2-8% aproxi-
con el SFM, mejorando la intensidad del dolor, los madamente, siendo tres veces más probable en las
puntos gatillo y la calidad del sueño (15). Las dosis mujeres con respecto a los hombres.
efectivas para cada elección terapéutica varían 3. Existe un conjunto de factores predisponentes
según los diferentes estudios (72). y precipitantes de índole biológica y psicológica
—Los ansiolíticos como el alprazolam también que se sitúan en la base del SFM.
han mostrado una buena efectividad (15,16). 4. La mayoría de los estudios coinciden en seña-
Respecto al acondicionamiento físico, el ejer- lar que la psicopatología del paciente es una conse-
cicio físico (caminar, nadar o montar en bicicleta) cuencia del dolor crónico y no una causa del mis-
y la terapia con ejercicios de relajación resultan mo.
tratamientos eficaces para contrarrestar los sínto- 5. El diagnóstico adecuado de la fibromialgia
mas debido a que ejercen funciones analgésicas y comprende: valoración cualitativa del cuadro y de
tienen una acción favorable sobre el sueño. Aun- los puntos sensibles, análisis farmacológico del
que la práctica de ejercicio físico se ha asociado a dolor, tests psicológicos y respuesta al suero sali-
una mejor evaluación funcional del SFM ha de ser no.
paulatina y global, dada la mala tolerancia al ejer- 6. Los programas multidisciplinares son los más
cicio de estos pacientes (73). Eso sí, los efectos efectivos e inciden en variables psicológicas, far-
dependen directamente de la implicación y el gra- macológicas y ambientales.

BIBLIOGRAFÍA

1. Rotés J. La fibromialgia. Un viejo síndrome a la búsque- tan frecuente como desconocido. Med Clin 1990; 64:
da de su identidad. Med Clin 1990; 95: 540-1. 173-5.
2. Ballina FJ, García, P, Martín A, Iglesias, R, Cueto A. 5. León J. La Incapacidad Permanente por Fibromialgia
Rev Clin Esp 1995; 195: 326-34. y/o astenia crónica (modalidad contributiva). Bilbao:
3. Guitart J. La fibromialgia y aspectos relacionados. Foro Alternativo, 2000.
Madrid: Pirámide, 2000. 6. Wolfe F. The clinical syndrome of fibrositis. Am J Med
4. Calabozo M, Raluy A, Llamazares AI, Muñoz MT, 1986; 81: 7-14.
Alonso-Ruiz A. Síndrome de fibromialgia (fibrositis) 7. Yunus MB, Dailey JW, Aldag JC, Masi AT, Jobe PC.

54
Vol. 19. N.º 6, 2003 FIBROMIALGIA: UNA ENFERMEDAD REUMATOLÓGICA CON ALTA COMORBILIDAD PSICOPATOLÓGICA 263

Plasma tryptophan and other amino acids in prymary fri- 1995; 22: 2313-8.
bromyalgia: a controled study. J Rheumatol 1992; 19: 30. Rusell IJ, Vearoy H, Javors M, Nyaberg F. Cerebrospi-
90-4. nal fluid (CSF) biogenic amines in fibrositis/fibromyal-
8. Yunus MB, Masi AT. Fibromyalgia, restless legs syn- gia syndrome. Arthritis Rheum 1990; 33: 555.
drome periodic limb movement disorder and psychoge- 31. Bennett RM, Clark S, Campbell S. Symptoms of Ray-
nic pain. En: McCarty DJ, Koopman WJ, eds. Arthritis naud’s syndrome in patients with fibromyalgia: a study
and Allied Conditions. Philadelphia: Lea & Ferbiger, utilizating the Nielsn test. Digital photopletysmography
1993. and measurements of platelet alpha-2 adrenergic recep-
9. Veale D, Kavanagh G, Fielding JF, Fiztgeald O. Primary tors. Arthritis Rheum 1991; 34: 264-9.
fibromyalgia and the irritable bowel syndrome: different 32. Vaeroy H, Nyberg F, Terenius L. No evidence for
expressions of a common pathogenic process. Br J endorphin deficiency following investigation of cere-
Rheumatol 1991; 30: 220-2. brospinal fluid (CSF) dynorphin A and Met-enkephalin-
10. Yunus MB, Masi AT, Calabro JJ. Primary fibromyalgia Arg-Phe. Pain 1991; 46: 139-43.
(fibrositis): clinical study of 50 patients with matched 33. Drewes A, Andreasen A, Schroder H, Hogsaa B, Jen-
controls. Sem Arthritis Rheum 1981; 11: 151-71. num P. Pathology of skeletal muscle in fiabromyalgia: a
11. Wallace DJ. Genitourinary manifestations of fibrositis: histo-inmuno-chemical and ultrastructural study. Br J
an increased association with the female urethral syndro- Rheumatol 1993; 32: 479-83.
me. J Rheumatol 1990; 117: 238-9. 34. Kalyan-Raman, UP, Kalyan-Raman K, Yunus MB.
12. Ahles TA, Muhammad YB, Riley SD, Bradley JM, Masi Muscle pathology in primary fibromyalgia syndrome: a
AT. Psychological factors associated with primary fibro- light microscopic, histologic and ultrastructure study. J
sitis syndrome. Arthritis & Rheum 1984; 10: 1101-6. Rheumatol 1984; 11: 808-14.
13. Hudson JI, Hudson MS, Pliner LF, Goldenberg DL, 35. Lindh M, Johansson G, Hedberg, M. Muscle fiber cha-
Pope HG. Fibromyalgia and major affective disorder: a racteristics, capillaries and ezymes in patients with
controlled phenomenology and family history study. Am fibromyalgia and controls. Scand J Rheumatol 1995; 24:
J Psychiatry 1985; 142: 441-6. 721-46.
14. Ahles TA, Yunus MB, Riley SD, Bradley JM, Masi AT. 36. Elert JE, Rantapa A, Dahlquist SB, Henriksson-Larsen
Psychological factors associated with primary fibrom- K, Gerdle B. Increased EMG activity during short pau-
yalgia syndrome. Arthritis & Rheum 1987; 27: 1001-16. ses in patients with prymary fibromyalgia. Scand J
15. Mulero J. Fibromialgia. Medicine 1997; 7: 2682-7. Rheumatol 1985; 18: 321-3.
16. Mulero J, Andreu JL. Síndrome Fibromiálgico. En: Pascual 37. Zidar J, Beckman E, Benggtsson A, Henriksson KG.
E, Carbonell J, Rodríguez V, Gómez-Reino JJ, eds. Tratado Quantitative EMG and muscle tension in painful mus-
de Reumatología. Barcelona: Arán Ediciones, S.L., 1998. cles in fibromyalgia. J Rheumatol 1990; 17: 249-54.
17. Fibromyalgia Association of Greater Washington. Sín- 38. Jacobsen S, Wildschiodtz G, Danneskiold-Samsoe B.
drome de Fibromialgia: Rasgos Fundamentales. Was- Isokinetic and isometric muscle strength combined
hington: Grosset/Putnam, 1995. with transcutaneous electrical muscle stimulation in
18. Medrano M. Fibromialgia en la infancia. Reuma 1997; primary fibromyalgia syndrome. J Rheumatol 1991;
6: 38-40. 18: 353-60.
19. De Gracia M, Marcó M, Ruiz J, Garabieta F. Evaluación 39. Stokes MJ, Colter C, Klestov A, Cooper, RG. Normal
de los aspectos psicológicos de la fibromialgia. Anal paraspinal muscle electromyographic fatigue characte-
Modif Con 2001; 27: 959-80. ristics in patients with primary fibromyalgia. Br J Rheu-
20. Calvo I. La fibromialgia en el niño, ¿Un cuento de matol 1993; 32: 711-6.
hadas? Rev Esp Reumatol 2000; 27: 85-7. 40. Bengtsson A, Henriksson, KG. The muscle in fibro-
21. Lindell L, Bergman S, Petersson IF, Jacobsson LT, myalgia. A review of swedish studies. J Rheumatol
Herrstrom P. Prevalence of fibromyalgia and chronic 1989; 16: 144-9.
widespread pain. Scand J Prim Health Care 2000; 18: 41. Lund N, Bengtsson A, Thorborg, P. Muscle tissue oxy-
149-53. gen pressure in primary fibromyalgia. Scand J Rheuma-
22. Van Houdenhove B, Neerinckx E, Lysens R, Vertom- tol 1992; 15: 165-73.
men H, Van Houdenhove L, Onghena P, et al. Victimi- 42. Bennett RM, Cook DM, Clark SR. Hypothalamic pitui-
zation in chronic fatigue syndrome and fibromyalgia in tary-insulin-like growth factor-I axis dysfunction in
tertiary care: a controlled study on prevalence and cha- patients with fibromyalgia. J Rheumatol 1997; 24: 1384-9.
racteristics. Psychosomatics 2000; 42: 21-8. 43. Pastor L, López I, Rodríguez J. Evolución en el estudio
23. Robles J. La fibromialgia. Un viejo síndrome a la bús- de la relación entre factores psicológicos y fibromialgia.
queda de su identidad. Med Clin 1995; 95: 540-1. Psicothema 1995; 7: 627-39.
24. Sánchez M. Cuando duele todo el cuerpo. La fibromial- 44. Golding J. Sexual-assault history and long-term physical
gia es una alteración del mecanismo que regula el dolor. health problems: Evidence from clinical and population
El País, martes 9 de enero de 2001. epidemiology. Curr Direct Psychol Science 1999; 8:
25. Martín-Calama J, Bosque MT, Labay M, Valle F, De 191-4.
Miguel C, Valero MT. Fibromialgia infaltil. Revisión a 45. Hudson JI, Goldenberg DL, Pope HG, Keck PE, Schle-
propósito de un caso. Anal Esp Pediatr 1991; 1: 67-8. singer L. Comorbidity of fibromyalgia with medical and
26. Alegre C, Ramentol M, Berga S. Reumatol At Primaria psychiatric disorders. Am J Med 1992; 92: 363-7.
2001; 39: 40-52. 46. Martín MJ, Luque M, Solé P, Mengual A, Granados J.
27. Molina JJ. El diálogo con el paciente fibromiálgico, una Aspectos psicológicos de la fibromialgia. Rev Psiquia-
de las bases de tratamiento. Rheuma 1996; 5: 48-52. tría Fac Med Barna 2000; 27: 12-8.
28. Vaeroy H, Helle D, Forre E. Elevated CSF levels of 47. Brosschot JF, Aarsse HR. Restricted emotional proces-
substance P and high incidence of Raynaud phenomenon sing and somatic attribution in fibromyalgia. Int J Psy-
in patients with fibrmyalgia. New features for diagnosis. chiatry Med 2001; 31: 127-46.
Pain 1988; 32: 21-6. 48. Doughan A, Bino M, Kawar J, Ahmed T. Psychological
29. Goldenberg D, Mossey CJ, Schmid CH. A model to aspects of primary fibromyalgia syndrome. Am J Psy-
assess severity and impact of fibromyalgia. J Rheumatol chiatry 1995; 6:176-85.

55
264 E. NAVAS COLLADO ET AL. AN. PSIQUIATRIA

49. Vidal-Zas AR. The impact of psychological factors and tracts Int (B): Sci Eng 2001; 62: 1098-106.
emotional stress in the onset of fibromyalgia. Dissert 61. Villagrán JM. Aspectos psicopatológicos de la fibro-
Abstracts Int (B): Sci Eng 2001; 61: 4434-50. mialgia. Arch Psiquiatr 2000; 63: 159-82.
50. Mcallister M. The unvanquished: Prevalence of moral 62. Clark S, Campbell SM, Forehand ME, Tindall EA, Ben-
masochistic personality characteristics in persons with nett RM. Clinical characteristics of fibrositis. Arthritis
fibromyalgia. Dissert Abstracts Int (B): Sci Eng 2000; Rheum 1985; 28: 132-7.
61: 540-8. 63. Aaron LA, Bradley LA, Alarcón GS, Alexander RW,
51. Buskila D Gladman DD, Langevitz P, Urowitz S, Smy- Triana-Alexander M, Martín MY, et al. Psychiatric diag-
the HA. Fibromyalgia in human immunodeficiency noses in patients with fibromyalgia are related to health
virus infection. J Rheumatol 1990; 17: 1202-6. care-seeking behavior rather than to illness. Arthritis
52. Branco JC, Tavares V, Abreu I, Humbel RL. Infeccao Rheum 1996; 39: 436-45.
viral e fibromialgia. Acta Med Port 1994; 7: 337-41. 64. Romero M, Collantes E. Fibromialgia asociada. Dolor
53. Dailey PA, Bishop GD, Russell IJ, Fletcher EM. Psy- 2000; 15: 289-96.
chological stress and the fibrositis/fibromyalgia syndro- 65. Nielson WR, Walker C, McCain GA. Cognitive beha-
me. J Rheumatol 1990; 17: 1380-5. vioural treatment of fibromyalgia syndrome: Prelimi-
54. Uveges JM, Parker JC, Smarr KL, McGowan J, Lyon MG, nary findings. J Rheumatol 1992; 19: 98-103.
Irvin WS, et al. Psychological symptoms in primary 66. Philips C. El tratamiento psicológico del dolor crónico.
fibromyalgia syndrome: relationship to pain, life stress, and Madrid: Pirámide, 1988.
sleep disturbance. Arthritis Rheum 1990; 33: 1279-83. 67. Collado A, Torres X, Arias A, Cerdá D, Vilarrasa R,
55. Anderberg UM, Marteinsdottir I, Theorell T, Von-Kno- Miyar V, et al. Eficacia del tratamiento multidisciplinar
rring L. The impact of life events in female patients with del dolor incapacitante del aparato locomotor. Asso-
fibromyalgia and in female healthy controls. Eur Psy- ciació Catalana d’Afectats de Fibromiálgia, 2000.
chiatr 2000; 15: 295-301. 68. Górriz F, Garrido E, Andueza A. El tratamiento psicoló-
56. Potter PT, Zatura AJ, Reich JW. Stressful events and gico del dolor crónico. Huarte de San Juan Psicol. Pedag
information processing dispositions moderate the rela- 1999; 4-5: 175-97.
tionship between positive and negative affect: Implica- 69. Dijkstra A, Vlaeyen J, Rijnen H, Nielson W. Readiness to
tions for pain patients. Ann Behav Med 2000; 22: 191-8. adopt the self-management approach to cope with chronic
57. Epstein S, Kay G, Clauw D, Heaton R, Klein D, Krupp pain in fibromyalgic patients. Pain 2001; 90: 37-45.
L, Kuck J. Psychiatric disorders in patients with fibro- 70. Comeche MI, Lasa A. Aspectos cognitivos de la percep-
myalgia: a multicenter investigation. Psychosomatics ción del dolor. Rev Actual Dolor 2001; 2: 262-9.
1999; 40: 57-63. 71. Vallejo MA, Comeche MI. Evaluación y tratamiento
58. Ramundo MR. Assessing the impact of emotional regu- psicológico del dolor crónico. Madrid: Fundación Uni-
lation in fibromyalgia patients. Dissert Abstracts Int (B): versidad-Empresa, 1994.
Sci Eng 2000; 61: 6180-9. 72. Soriano E, Gelado, MJ, Girona MR. Fibromialgia: un
59. Davis M, Zautra A, Reich J. Vulnerability to stress diagnóstico cenicienta. At Primaria 2000; 26: 415-8.
among women in chronic pain from fibromyalgia and 73. Da-Costa D, Dobkin PL, Dritsa M, Fitzcharles M. The
osteoarthritis. Ann Behav Med 2001; 23: 215-26. relationship between exercise participation and depres-
60. Rudnicki SR. A model of psychosocial factors and pain sed mood in women with fibromyalgia. Psychol Health
in fibromyalgia: An integrative approach. Dissert Abs- Med 2000; 6: 301-11.

FE DE ERRATAS

Debido a un error tipográfico, en el número 1 del presente volumen (19), en el artículo original
“La psiquiatría de ancianos necesita crear su propia especialidad”, en el apartado de correspondencia
aparece el nombre de Raquel Euba Ibarreche, debiendo figurar como correcto Rafael Euba Ibarreche.

56