Está en la página 1de 18

Cine y educación

Reflexiones sobre la labor del educador


1.- INTRODUCCIÓN...................................................................................... 2
2.- LOS CHICOS DEL CORO....................................................................... 3
3.- PROFESOR HOLLAND........................................................................... 8
4.- EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS.................................................11
5.- GRAN TORINO........................................................................................14

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


2
Introducción
El cine, el buen cine, debe enriquecernos. Enriquecernos como personas. Es
decir, que una película es más o menos buena en la medida en que al acabar
de verla nos anima a ser mejores personas.

En la medida que una película cultive nuestra inteligencia y motive nuestra


voluntad, estará cumpliendo la tarea de enriquecernos. Por eso, el cine puede
plantearse como algo educativo y cultural, o como un mero pasatiempo.
Tampoco podemos olvidarnos del cine que empobrece.

Por eso, una buena película no debe juzgarse solamente por la perfección
técnica de la misma, que es algo importante pero no lo único. Hay que tener en
cuenta también la visión del hombre que nos presentan las películas que
contemplamos.

Las siguientes cuatro película que comentamos cumplen la tarea de


enriquecernos. Nos hacen reflexionar sobre la importancia de la tarea
educativa y nos llevan a ser mejores profesionales de la enseñanza.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


3
Los chicos del coro

Dirección: Christophe Barratier


Actor principal: Gérard Jugnot (Clément Mathieu)

La película se sitúa en 1949, en una


época traumatizada por la reciente
guerra mundial y en pleno periodo de
crisis, en una Francia llena de conflictos
sociales y de pobreza, en que muchos
niños eran huérfanos de guerra y otros
de familias de precaria economía. Como
en todos los períodos de crisis, los
padres tenían otras prioridades que la
educación de los hijos. Después de la
guerra se constituyeron los famosos
centros de reinserción llamados
comúnmente correccionales.

El protagonista, Clément Mathieu es un compositor de música venido a menos,


que se ve obligado a aceptar un empleo de profesor-vigilante en un
reformatorio francés de la posguerra. Mathieu introduce una nueva dinámica en
las relaciones entre los profesores del reformatorio y los alumnos-internos.
Hasta su llegada, el director imponía unos métodos de control de los internos
extremadamente estrictos, orientados a dominar por la fuerza, mediante una
disciplina que los consideraba ya incapaces de nada bueno.

Por primera vez, los internos se ven mirados de manera diferente, no como un
problema social a controlar o en el mejor caso a resolver, sino con una
humanidad verdadera. Les propone a los internos montar un coro. Este coro es
el método que utiliza el protagonista para educar a los internos, para
despertarles su humanidad.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


4
Poco a poco, con muchas dificultades, los internos van aprendiendo a cantar,
incluso uno de los internos más problemáticos se revela como un excelente
cantante. Descubren de repente un nuevo concepto de disciplina, donde el
orden existe no para molestarles la vida, sino que es una ayuda para poder
exaltar sus corazones, para educar su libertad, para hacerles más felices.
También Mathieu es cambiado por esta historia, como en todo gesto educativo,
se ve implicado en “sus” alumnos, tanto hasta el punto que por la noche
compone música solamente para que ellos la canten.

Se presentan dos antagónicos modos de ver la realidad, y por lo tanto dos


visiones de la enseñanza, que permiten comprobar las ventajas del diálogo
educativo sobre la imposición del castigo. El educador, Mathieu, es un
paradigma del educador que intenta llegar a las personas y desde ahí sacar lo
mejor de ellas mismas. La música se convierte en un medio privilegiado para
cambiar a las personas y transformar el mundo.

Muchas películas han usado el tema de la experiencia artística en la vida de un


chico. En El club de los poetas muertos el profesor ve en la poesía la manera
de llegar a sus alumnos; en Billy Elliot era la danza. En Los chicos del coro
con la música.

A través de ella, hará que sus alumnos se interesen por las clases, hará que
sientan que las clases les pertenecen a ellos, no al profesor, que ellos son los

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


5
verdaderos interesados. Los alumnos oyen, ven y hasta tocan, la música,
descubren y experimentan cuanto se les enseña.

En la película se trata el tema de la educación. Educación entendida no en el


sentido de instrucción técnica, sino en su sentido más verdadero: el encuentro
entre dos hombres, entre dos libertades, un maestro y un discípulo, donde lo
que se transmite es no solo una serie de conocimientos, sino que se comunica
una experiencia viva, apasionante, y un alumno que use su libertad para
verificar que lo que se le enseña es cierto.

La postura del educador frente al


educado se vive en general hoy en día en
términos dualistas exclusivistas: o bien el
educador se mantiene a una distancia
inalcanzable del alumno, para enfatizar
que son como dos realidades
irreductibles, o bien intenta “ponerse a su
nivel”, olvidando que lo que busca el
discípulo por encima de todo es alguien a
quien mirar. No se trata de cambiar por
completo al educando, sino de darle las
directrices que dirijan su vida para que él
las explote con total libertad y como mejor
le parezca, siempre con la ayuda y el
consejo, pero con plena libertad.

Escenas de la película

1.- El nombre del correccional es «El fondo del estanque». Un correccional


viejo, entre rejas, aislado.
Ni el nombre ni las instalaciones son la mejor motivación para los alumnos ni
para los profesores. Un ambiente agradable, bonito, estimulante, ayuda al
profesor a trabajar mejor y a los alumnos a aprender con más ganas.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


6
2.- La actitud del director. El director, al reconocer su error tras castigar a un
inocente, comenta: «Si hoy no es culpable, lo habría sido mañana. Esa gente
no tiene remedio».
Además de ser injusto y de no reconocer su error, el director muestra una falta
de fe en su labor y en la capacidad de sus chicos por mejorar, y de esa forma
es imposible que los niños del lo mejor de ellos.

3.- El método disciplinario del director. Lo llama el principio acción-reacción.


Ante una acción negativa de los chicos, se reacciona con un castigo.
Este castigo no es proporcionado y además no busca reparar la falta cometida,
simplemente busca sancionarla. Además, ante una buena acción, nunca hay un
premio que motive de forma positiva a los alumnos.

4.- El castigo de Mathieu. Por culpa de la broma de un niño un profesor sufre


una herida. Cuando Mathieu descubre quien ha sido, en vez de acusarle ante
el director, decido hablar con el alumno y “pactar” un castigo. El castigo
consiste en trabajar en la hora del recreo en la enfermería y cuidar del profesor
herido hasta que éste se cure.
Los castigos, cuando son necesarios, deben de ser educativos. Si has hecho
daño a alguien, cúrale, para que veas lo que sufre una persona herida.
Además, al ser pactado, es más difícil que el alumnos lo considere injusto o

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


7
desproporcionado, porque ha sido él mismo quien se lo ha impuesto después
de que haya entendido lo equivocado de su acción.

5.- El coro de Mathieu. El método educativo del coro tiene éxito con los niños.
Todos se sienten importantes, hasta el que peor canta, ya que es el
responsable de sujetar la partitura. El coro es proyecto común, donde
aprenden, donde se divierten y donde se sienten queridos y comprendidos.

6.- Cuando Mathieu entra en el reformatorio, se considera un músico


fracasado. Sin embargo, después de su experiencia educativa, en ver de seguir
estando amargado y resentido al verse en esta situación, tratando con niños
difíciles, vistos por muchos como una especie de escoria de la sociedad.
Mathieu sigue enseñando música y se enamora de se profesión de profesor. Se
da cuenta de que su labor consiste en mucho más que transmitir unos meros
conocimientos musicales.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


8
Profesor Holland

Director: Stephen Herek


Actor principal: Richard Dreyfuss
(Holland)

La película describe treinta años de la


vida de Holland, un brillante pianista
de espectáculos, que en los años 60
comienza a dar clases para sacar a su
familia adelante en una “high school”
de Portland, con la esperanza de
poder componer una sinfonía.

Holland empieza a trabajar en un Instituto sin tener especial vocación para la


enseñanza pero termina encontrando ahí su verdadera profesión. Narra la
evolución del profesor, hasta la entrega total a su labor educativa. Holland
aprenderá a ser un verdadero maestro, no sólo a exponer unos conocimientos,
implicando su propia personalidad en la labor docente, orientando a los
alumnos, dándoles respuesta a interrogantes, creando escuela, haciendo
discípulos.

El discurso final de la película trata cuestiones reales de la educación: el


profesor realiza una tarea cuya verdadera dimensión y eficacia es imposible
medir, en ocasiones parece magnífica a los propios ojos y en ocasiones parece
estéril. ¿Qué queda de todos esos esfuerzos de una vida entera?: para el
propio interesado queda, sobre todo, un gran cansancio y la impresión de no
haber sido retribuido.

La película refleja también la inevitable tensión entre los sueños personales, el


trabajo y la familia. Es posible que todas estas cuestiones no sean específicas
de la educación pero son problemas reales del profesor y en esta película
aparecen bastante bien reflejados.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


9
Secuencias que expresan situaciones educativas

1.- La enseñanza como renuncia a otras salidas profesionales más gratificantes


y la labor escondida frente a éxito y fama a cualquier precio.
Holland entra en el mundo de la enseñanza por necesidad, pero poco a poco
descubrirá su belleza. Será capaz de sacrificar sus aptitudes artísticas y su
ilusión por componer música, por ayudar extraer lo mejor de sí mismos de sus
alumnos. Especial logro con un chico y una chica de color. El aparente fracaso
personal se ha convertido en un abundante fruto en sus alumnos gracias a su
dedicación, su renuncia y su sacrificio.

2.- La enseñanza como dedicación. Dar lo mejor de sí mismo; heroísmo de lo


cotidiano frente a la rutina en el trabajo, sin poner la pasión necesaria para
despertar el interés de los alumnos.
Hay muchas formas de dar las clases. Las más valoradas por los alumnos son
las que consiguen atraer su interés, su curiosidad, sus inquietudes, a la vez
que se aprende. Y esto requiere esfuerzo y sacrificio, además de
conocimientos, por parte del profesor.

3.- La necesidad especial de un reconocimiento social para el profesor. Frente


al profesor ilusionado, interesado en que los alumnos progresen, también es
fácil encontrar a los maestros desengañados, que han perdido la ilusión por
enseñar y dan por imposible que los chicos a su cargo puedan mejorar.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


10
La docencia es una profesión en la que el fruto del trabajo se deposita en otras
personas y este fruto es difícilmente mensurable, ya que el profesor no puede
adjudicarse los valores, los conocimientos o las capacidades de sus alumnos
como si fueran obra suya. La docencia no tiene el prestigio de otras
profesiones. Quizá ello se deba a la falta de resultados inmediatos que
conlleva la tarea de enseñar. En el reconocimiento social el trabajo del
profesor se materializa de alguna manera, y se da cuenta la importancia que
tiene su tarea para la sociedad.

4.- La importancia de que los profesores hagan descubrir a los alumnos la


necesidad del esfuerzo y sacrificio personales, aunque esto suponga a los
alumnos limar sus defectos y vencer su tendencia a lo fácil.
Es necesario, junto con el talento, el esfuerzo y el sacrificio. Además de un
poco de suerte. Y cuando en esta combinación falta uno de los ingredientes,
hay que suplirlo con abundancia de los otros dos. Cuántas veces alumnos con
un gran futuro se quedan atrás por falta de sacrifico. Y otros, con menores
capacidades, acaban triunfando a base de trabajo.

5.- El agradecimiento de los alumnos, que recuerdan a sus profesores con


cariño aunque les hayan hecho sufrir.
El agradecimiento rara vez se da en la propia escuela. Es necesaria muchas
veces la perspectiva de los años para que los alumnos agradezcan al profesor
lo que este ha hecho por ellos. Por eso, el profesor debe trabajar sin esperar un
agradecimiento inmediato, y las familias de los alumnos y el equipo directivo
deben de poner los medios para compensar de alguna manera esta falta de
reconocimiento.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


11
El club de los poetas muertos

Director: Peter Weir


Actor principal: Robin Williams (John Keating)

La película se sitúa en 1959, en la


Academia Welton, una estricta y
prestigiosa escuela privada situada en
Vermont (Nueva Inglaterra, USA). A ella
se incorpora John Keating -antiguo
alumno de la Academia- como profesor
de Literatura en el curso de preparación
para la Universidad. "Tradición, honor,
disciplina, grandeza" son los cuatro
pilares de la educación que se imparte
en este colegio de élite. Pero Keating
está dispuesto a romper, con sus
peculiares métodos pedagógicos, estos
principios.

El profesor ayuda a los alumnos a descubrir sus propios caminos, rompiendo


con algunas pautas de la escuela tradicional. Quiere inculcar en sus alumnos el
amor por la libertad y la búsqueda de la belleza, pero sus métodos no siempre
son entendidos por el resto de profesores.

Secuencias que expresan situaciones educativas.

1.- Se ve el choque de dos estilos educativos. Una educación autoritaria (la


tradicional en la película) frente a una educación idealista-liberal (la que
defiende el nuevo profesor). Cada una de ellas tienen una finalidad, aunque
quizás una se de una verdadera educación integral en la que imparte el nuevo
profesor, ya que por encima de todo, trata de formar personas.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


12
2.- También se ve la relación entre profesor y
alumnos. Keating es un profesor cercano, que
trata de enseñar a los alumnos a pensar y a
ejercer la reflexión crítica. Donde las clases se
convierten en una búsqueda común de la
verdad. Consigue conjugar correctamente la
autoridad y la cercanía, el diálogo con la
atención, la enseñanza con el aprendizaje.

3.- Los profesores “tradicionales” de la escuela convierten a sus alumnos en


seres repetidores en lugar de seres pensantes y que no aceptan ninguna
opinión crítica o la propia creatividad de los alumnos. Parece que las opiniones
de los alumnos ponen en duda la sabiduría del profesor.

4.- La educación en la familia. El padre de uno de los alumnos tiene grandes


esperanzas en el futuro del hijo lo que le lleva a proyectarse en él. Se siente
dueño de su hijo y quiere que este haga lo que él no ha podido hacer.
Cuando discuten el padre le echa en cara al hijo lo mucho que se están
sacrificando por el y le trata de una forma dictatorial. No hay diálogo entre
padre e hijo sino monólogo del padre hacia el hijo. Toda esta presión lleva al
chico a suicidarse.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


13
5.- La necesidad de educar, tanto los padres como los profesores, en la libertad
personal. Esta libertad debe de estar unida a la responsabilidad. Así es como
ayudamos a los alumnos a alcanzar la madurez.

6.- También se ve en la película la falta de diálogo entre los profesores y los


padres. Ambos deberían trabajar a la par en la educación de los hijos.

7.- El agradecimiento de los alumnos. El agradecimiento rara vez se da en la


propia escuela. Es necesaria muchas veces la perspectiva de los años para
que los alumnos agradezcan al profesor lo que este ha hecho por ellos. Sin
embargo, en la película, un grupo de alumnos se “rebelan” ante la institución
subiéndose a la mesa (al estilo de Keating), como apoyo a su antiguo profesor.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


14
Gran Torino
Director: Clint Eastwood
Actor principal: Clint Eastwood (Walt Kowalski)

El protagonista es un trabajador del automóvil


jubilado y resentido con el mundo que acaba
de perder a su mujer. Ahora ocupa su tiempo
con reparaciones domésticas y con cervezas
en el porche de su casa. Aquellos a los que
solía considerar sus vecinos se han
trasladado o han fallecido y han sido
sustituidos por inmigrantes del sudeste
asiático, a los cuales desprecia, puesto que
se siente ofendido por prácticamente todo lo
que ve, (los aleros caídos, el césped
descuidado y los rostros extraños, las
diferentes costumbres, las pandillas de adolescentes...), Walt sólo espera a que
llegue su última hora.

Todo cambia una noche en que alguien intenta robar su Gran Torino del 72. Su
tímido vecino adolescente Thao, por la presión de los pandilleros del barrio,
trata, sin éxito, de robarlo. La madre y la hermana mayor de Thao, insisten en
que Thao trabaje para Walt para enmendar su conducta. Si bien al principio no
quiere tener nada que ver con esa gente, finalmente Walt cede y encarga al
chico que arregle el vecindario, lo que dará lugar a una amistad increíble que
cambiará la vida de ambos.

Gracias a Thao y a la amabilidad implacable de su familia, finalmente Walt


empieza a entender ciertas verdades sobre sus vecinos y sobre él mismo. Esta
gente, prófugos provincianos de un pasado cruel, tienen más en común con
Walt de lo que él tiene con su propia familia y le desvelan cosas íntimas que
había dejado apartadas desde la Guerra de Corea en la que luchó.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


15
Secuencias que expresan situaciones educativas.

1.- La confianza como motivador. Walt, una vez que ha cogido cariño al chico,
es capaz darle toda su confianza. Primero le presta su colección de
herramientas y luego, a la hora de buscar trabajo, responderá por el chico ante
sus amigos. El momento de máxima confianza es cuando le deja usar su Gran
Torino del 72 para que vaya a recoger a su novia.
La confianza uno de los mayores motivadores. Si bien es cierto que la
confianza hay que ganársela, también es cierto que la predisposición, por parte
del educador, a confiar en el alumno, es una de las mejores formas para educar
en libertad y en responsabilidad.

2.- La importancia de la familia en la educación: La familia de Tao es la que


obliga al chico a reparar de alguna manera la falta cometida al intentar robarle
el coche a su vecino Walt. Aunque este en un principio no quiere, la insistencia
de la familia hace que finalmente acepte.

Los principales interesados en educar correctamente a Thao es su madre y su


hermana. Gracias a ellas Thao dejará de ser un chico introvertido y solitario
que está a punto de unirse a una peligrosa banda, y pasará a convertirse en un
joven con un proyecto y una personalidad.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


16
3.- El castigo educativo. Walt, en un
primer momento, impone a Thao un
castigo que consiste en una serie de
tareas con poco sentido. Este castigo
podrá reparar la culpa, pero no ayuda
a la educación del chico, sino que
incluso se podría decir que está
resentido por ello.
Posteriormente, las tareas que impone al chico son más útiles, se podría decir
que aportan valor a Walt, al vecindario y, principalmente, al propio Thao, que
empieza a adquirir habilidades con los arreglos y deja de perder el tiempo en
casa. Los castigos, cuando son necesarios, deben de ayudar a reparar el mal
que se ha hecho y aportar algo al que los realiza. En ningún caso, en
educación, el castigo puede sustentarse en el rencor.

4.- Las bandas juveniles. La banda integra, hace sentirse alguien importante y
respetado. También me lleva a hacer cosas que en realidad no quiero, (robar
coche), simplemente para ser admitido en la banda y para ser “uno más”. La
falta de personalidad es una de las causas para ingresar en ellas.
Aquí se ve la importancia de que los niños adquieran personalidad y sean
capaces de ir tomando, poco a poco, sus propias decisiones.
En la actualidad un problema
en educación son los niños
sobre protegidos por sus
padres, que nunca se han
tenido que enfrentar a ninguna
decisión importante. En estas
condiciones es muy difícil
madurar la personalidad.

5.- La influencia del ejemplo. De alguna manera, el ejemplo de Walt es bueno


para el chico. A pesar de sus múltiples defectos, Walt mantiene una coherencia
y personalidad que ayudan a Thao a formar su personalidad. Además, el
sacrificio final, cuando es capaz de dejarse asesinar para resolver los

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


17
problemas de la hermana de Thao a la vez que consigue no meter en
problemas al chico.
Esto demuestra la personalidad generosa del Walt, que piensa en el bien de los
demás y es capaz de sacrificarse por ellos.

Cine y educación. Reflexiones sobre la labor del educador


18