Está en la página 1de 3

PRÁCTICA BLOQUE Nº6:

CONSTRUCCIÓN DE MAPAS 3D DE ANDALUCÍA.

La práctica consiste en el diseño y construcción de un mapa en 3D de Andalucía con


una serie de condicionantes previos. Este mapa podrá ser tanto físico como político.

Basándonos en el mapa bidimensional elaborado anteriormente, procederemos a


realizar la construcción tridimensional. Previamente deberemos realizar las siguientes
operaciones:

– Definición de las dimensiones de nuestro mapa 3D.

– Selección de la escala planimétrica y altimétrica.

– Definición de la equidistancia de las curvas de nivel (en caso del modelado CN).

– Elección y preparación de los materiales necesarios para su construcción.

– Elección y preparación de las herramientas necesarias en la fabricación.

– Obtención de un mapa físico o político bidimensional que servirá de referencia


para trasladar la información geográfica al modelo tridimensional.

– Selección de la información cartográfica que pretendemos representar en el


modelo 3D.

Se plantean dos posibles soluciones constructivas, que también son optativas, para la
formación del relieve:

MODELADO TRIDIMENSIONAL POR MALLAS TRIANGULARES.

La división del tablero con una cuadrícula. Cuanto más pequeños sean los cuadritos
mejor sera la precisión del mapa.

Sobre cada punto de la cuadrícula levantar, a diferentes alturas, el punto que


corresponda a su altura correcta. Para ello será necesario respetar la escala
altimétrica que hayamos elegido. A continuación se unirán los puntos del terreno
mediante triángulos, formando una malla tridimensional, llamada “Modelo del Terreno”.

Es necesario disponer de un mapa bidimensional más pequeño, realizar una cuadrícula


sobre el, y a continuación ir trasladando los puntos de dicha cuadrícula al mapa en
relieve.
MODELADO TRIDIMENSIONAL POR CURVAS DE NIVEL.

Aquí el relieve se obtiene a partir de un mapa bidimensional más pequeño en el que


aparecen las curvas de nivel. Se trata de ir copiando las curvas de nivel (que tendrán
forma de planchas de cartón), ampliándolas, e ir superponiéndolas unas a otras,
incrustando entre curva y curva “separadores” de cartón o madera, que permitan
situar a altura correcta cada una de ellas, Para copiar las curvas de nivel también nos
podemos ayudar de una cuadrícula.

En ambos casos una vez compuesto el relieve se hace necesario cubrirlo con papeles de
periódico mojados en cola con agua, a fin de regularizar la superficie creada. Después
se recubrirá con una fina capa de escayola sobre la que se aplicará la pintura.

Los elementos planimétricos serán representados una vez finalizada la operación


anterior. Para su situación deberemos tener en cuenta los mapas bidimensionales de
referencia que estamos utilizando, y usar el método de cuadrícula. No eliminaremos
del marco del mapa tridimensional el sistema de ejes coordenados que estamos usando
en la cuadrícula, hasta no finalizar esta fase.
No debemos olvidar nunca cumplir los siguientes requisitos:

– En el mapa deberá figurar una leyenda, una rosa de los vientos que indique el
norte.

– El mapa debe de incluir una escala gráfica y otra escala numérica.

– Se incluirá toda la toponimia necesaria para su correcta interpretación.

– En el caso del mapa físico se deben representar en él los principales accidentes


geográficos de Andalucía (mares, ríos, embalses y lagunas, cordilleras, valles,
etc). Podrán usarse dististas tonalidades y colores para representar el relieve
(montañas nevadas de blanco, mares y ríos en azul, montañas en verde o marrón,
etc).

– Para el mapa político se deben de representar las capitales de provincia, y las


ciudades con más de 50.000 habitantes que no lo son. Se incluirán las divisiones
provinciales y las principales vías de comunicación.

– En ambos casos se incluirán las ocho capitales andaluzas.

– Se añadirá toda la toponimia necesaria para su correcta interpretación.