Está en la página 1de 7

Evolución de los alumnos que utilizan EaD.

Ing. Fabricio Cabrera Bentz, MGE

Introducción.

La evolución de los alumnos que utilizan al día de hoy e-learning se


puede pensar en dos líneas históricas de cierto modo paralelas, que
vienen a coincidir en el día de hoy. Por un lado tenemos la línea histórica
que se deriva del "medio" en que se transmite la educación a distancia.
Esta va de mano con los cambios tecnológicos que en cierto modo van
requiriendo un tipo de alumno.

Por otro lado tenemos la línea histórica de las ciencias relacionadas con
la enseñanza tales como la pedagogía y la psicología, quienes en sus
quehaceres científicos van superponiendo paradigmas que postulan que
tipo de acercamiento deben tenerse con los alumnos.

Alumnos de la prehistoria del e-Learning.

En algún momento de la prehistoria se pensó que "Necesitamos llevar el


aprendizaje a la gente, en lugar de llevar la gente al aprendizaje"
(informe de The Masie Center, uno de los centros de investigación en e-
Learning). En ese momento podemos decir que se importantizó al
alumno mas que al maestro, y se hace evidente que la semilla del e-
learning como lo conocemos al dia de hoy ya está plantada.

Algunos eruditos llevan la educación a distancia al tiempo del Apóstol


Pablo quien con sus famosas 12 epístolas forma un compendio educativo
que trata temas morales, éticos, religiosos, e incluso de comportamiento
social. Los alumnos de esa época sin dudas eran en su mayoría
analfabetos, y se requería de algún "lector" e "interpretador" del
mensaje y las metáforas con que el apóstol incluía en sus tratados.

Para esta época no se requiere en el alumno ninguna habilidad especial


que no sea las habilidades actitudinarias de "creer" que lo que interpreta
el obispo al leer es lo que quiso decir el autor del tratado, sin embargo
podemos dar crédito a la eficacia de ese método por los resultados de
esa primera educación a distancia: pocos siglos después todo un imperio
fue unificado bajo estos discursos paulino, y aun al dia de hoy tanto el
método, como el mensaje parecen tener vigencia.

Siguiendo en el plano histórico, en los albores de la edad moderna,


Gutenberg, por primera vez separa el contenido del medio, con su
famosa imprenta. El medio tradicional era el maestro, y el contenido
ahora esta expresado en el libro. Se crea el antepasado del libro
moderno, y este se envía masivamente adonde antes no llevaban
maestros.

El autor tiene oportunidad de "explicar" extensamente su propio punto


de vista prescindiéndose en muchos casos de la figura del "obispo
interpretador". En este caso se requiere de una nueva habilidad en el
alumno usuario de esta tecnología: habilidad para leer e interpretar por
si mismo.

Tal es el impacto de esta tecnología que algunos ámbitos religiosos


oficialistas prohíben la difusión de las enseñanzas de la fé en este nuevo
medio, mientras que los ambientes protestantes, por otro lado, la
promueven como forma de lograr que muchos conozcan sus nuevas
interpretaciones de la doctrina.

Por varios siglos el libro "es" la educación a distancia clásica. Una


educación a distancia de tal impacto que en las protestas sociales se
populariza la "quema de libros" como un sinónimo de eliminar las
nuevas ideas y enseñanzas que la ciencia ha ido aportando.

Jorge Rey señala que "fue recién en 1840, cuando Sir Isaac Pitman
creara sus afamados cursos por correspondencia, cuando este tipo de
educación comenzó a difundirse en la sociedad de manera masiva. (e-
learning: aulas virtuales, alumnos reales, tomado de Internet)". Con
esto podemos notar que un aparente retroceso a la tecnología de las
misivas -en lugar del libro- empieza a popularizar un poco más la
educación a distancia pero con tres aspectos diferentes:

1. El contenido ya no es religioso/filosófico sino que se aproxima


mas a lo científico, lo que hace menos confuso la interpretación
del significado.
2. El contenido es sistemáticamente organizado lo que presupone en
el alumno una acumulación de conocimiento que con cada nuevo
folleto se amplía.
3. El alumno debe saber leer e interpretar por si mismo para seguir
las instrucciones técnicas de la misiva. Debemos notar que no
solamente leer.

En este caso vemos que el alumno evoluciona y ahora debe aprender a


hacer cosas que le indica el tratado. Debe sentarse y meditar sobre lo
que le enseñan para luego buscar la forma de practicar corroborando de
este modo que la misiva contiene conocimiento válido y útil para él. Este
formato de misivas tendrá vigencia en muchos momentos históricos que
detallaré mas adelante.

Alumnos del siglo XX y los tiempos modernos.

Ya en los días del pasado siglo 20 muchos países empiezan a reconocer


que el desarrollo social está asociado íntimamente al desarrollo
educativo de los individuos que conforman esa sociedad, y se hacen
grandes esfuerzos por educar las masas. Algunos de estos esfuerzos
tienen que ver con "permitir" la educación a distancia. En algunos casos
la ayuda estatal fue solamente "no impedir" la educación a distancia.

El siglo XX ve nacer la radio de Marconi, y no se tarda mucho en


utilizarla para adoctrinar políticamente a los seguidores de los regímenes
totalitarios que condujeron a las dos grandes guerras mundiales. Sin
dudas la radio consiguió manipular cientos de miles de adeptos. Las
condiciones que debían tener este nuevo tipo de "alumnos" era sin
dudas la fe ciega en un líder y una inmensa capacidad de memorización
para repetir las consignas sin razonarlas.

No obstante, la radio educativa también ensayó la diseminación de


doctrinas religiosas, algunas dogmáticas como la radio vaticana, otras
mas sistemáticas como la de las distintas sectas protestantes que
ensayaron con gran éxito este modelo.

La TV fue criticada por muchos como el medio por excelencia para la


anti-educación. En sus inicios supuso cambios sociales en la familia del
siglo 20 sobre tradiciones centenarias de comportamiento familiar. A
través de la TV la cultura norteamericana se unificó en las familias de los
50 estados, y en muchos casos en familias transfronterizas. Muchos
percibieron esta transculturación como negativa, otros tantos
valorizaron esa tecnología televisiva para lograr aspectos de educación
hasta ese entonces conocidos.

Los alumnos de la época de la TV educativa si bien a principio eran solo


televidentes inactivos y alienados, luego diferentes escuelas educativas
reconocen en ella valores que pueden ser aprovechados. Se provocan
discusiones educativas a lo íntimo del hogar, y se da el primer paso en la
convergencia tecnológica: instar a los tele-estudiantes a que envíen o
soliciten lecciones utilizando como medio el correo, la misma tecnología
del San Pablo. Se unen la TV y el Correo.

Nuevas destrezas son requeridas para este tipo de alumno. Este debe
saber "ver y oír" pero con un sentido de razonamiento y con capacidad
de discernimiento. Debe saber leer, y ahora incluso escribir para poder
llenar los fascículos de preguntas, o más, poder "redactar" las preguntas
que luego le contestarían por TV.

Algunos esfuerzos estatales llegaron a incluir la radio y televisión


educativa en conjunción la educación presencial tradicional de las
escuelas creando modelos híbridos donde el alumno se exponía al
contenido por varias semanas antes de venir presencialmente a reforzar
sus conocimientos dentro del sistema formal.

Este fue el escenario en que la Open University de Gran Bretaña, en


1969. Rápidamente se convirtió en el patrón a seguir para proyectos
similares en otros países "que de una forma u otra tratan de
democratizar el acceso al conocimiento" (Jorge Rey, pág. 2).

Paralelamente, la tecnología de misivas se hizo grandemente popular


desde la segunda mitad del siglo 20 hasta casi los albores del siglo 21.
Nuevos escenarios aparecieron que fortificaron este modelo. Por un lado
el reconocido capitalismo norteamericano impulsó una educación no
formal con fines comerciales a través de fascículos o folletines de cursos
en temas variados, incluso que pre-suponían la compra de laboratorios
caseros.

Este modelo nace nati-muerto con la democratización de la educación de


la mujer que sale del hogar hacia universidades, pero halla un nicho
entre aquella clase trabajadora que desea superarse estudiando a
destiempo después de largas jornadas de trabajo. El alumno de esta
época más que nada necesita la destreza de la gestión del tiempo, y la
curiosidad científica.

Los 80s popularizan el uso de los computadores, todavía los grandes


computadores, en ambientes educativos norteamericanos y de otros
países que reconocían debían invertir grandes sumas en la educación.
Estos vienen a desplazar algunas de las tecnologías mencionadas
anteriormente. Aparecen los CBT (Computer Based Training -
Entrenamientos Basados en Computadores), estos son contenidos
cifrados en disquetes, y posteriormente en CDs que pueden llevarse de
un ambiente computacional a otro.

Estas tecnologías por su masificación, pero al mismo tiempo, por la


ausencia de un contacto con el maestro, significó una nueva evolución
del alumno quien ahora debe mostrar nuevas destrezas, adicionales a
las mencionadas, tales como: Capacidad para manejar medios
computacionales, motivación intrínseca para trabajar sin profesor.
Mucha gente percibió esto como una educación de segunda categoría, y
más bien con utilidad complementaria. Fue comparada negativamente
con la educación por correspondencia de los fascículos técnicos. Esta era
una titulación sin acreditación académica, cuyo éxito luego sería copiado
por los ambientes académicos oficiales examinando y certificando
destrezas a los fines de acreditación.

Los educandos del siglo 21.

Las denominadas nuevas tecnologías finalmente toman forma en la


década de los noventas. La Internet vino a ser el motor que impulsa un
cambio radical en todos los aspectos sociales, económicos y financieros,
relacionales, lúdicos, y no podía faltar los cambios en las teorías
educacionales.

Las incipientes teorías constructivistas de Piaget y Vigotsky vienen a dar


forma a una nueva filosofía (muchas veces dogma) educativa de la cual
se apropia la Internet para enlazarse con los temas de la inclusión, la
participación, y la formación para la democracia.

Aparecen los primeros LMS (Sistemas de Gestión de Aprendizajes), y


desde su nacimiento manejan un vocabulario que lo aleja del proscrito
conductismo. En este tiempo luchan socialmente los predicadores del
constructivismo social con los capitalistas de comercialismo educativo,
del mismo modo que luchan las filosofías Open Source con la de el
software propietario.

Los alumnos de esta nueva etapa deben adicionar a sus destrezas la


denominada "Autogestión del aprendizaje", lo cual viene a ser una
evolución de la antigua destreza de "motivación intrínseca" que antes se
ha mencionado.

Se habla de que el alumno moderno debe tener "disciplina" y


"disposición" para trabajar con la multimedia interactiva sin sentirse
abrumado. La internet ha traído consigo la convergencia de muchas
tecnologías que conviven y pueden abrumar a los alumnos.

Los medios para repartir el contenido incluyen texto digital, hipertexto,


fotos y gráficos, sonidos, videos, animaciones, videoconferencias, TV
digital, y todas esas tecnologías asociadas con la web 2.0.

Las técnicas para comunicarse con los alumnos apuntan hacia lograr que
el alumno cree conocimiento a partir unos conocimientos sociales que
los constructivistas llaman saberes previos. Este conocimiento debe
hacerle significado al alumno cuando él interioriza o se apropia de esos
saberes.

Otras nuevas destrezas en los alumnos para sobrevivir estos ambientes


constructivistas es la destreza para trabajar en equipos plurales donde
socialmente cada miembro aporta sus conocimientos para lograr un
conocimiento que excede la suma de las partes.

También podemos mencionar la capacidad para socializar en la red con


otros alumnos que quizás ni siquiera conocemos porque pueden estar
lejos de nuestro lugar de conexión, pero han sido integrados a nuestro
grupo de estudio.

En este nuevo siglo tenemos en las aulas alumnos de la generación Net.


Los nativos digitales. Aquellos que manejan las tecnologías mucho mejor
que sus maestros, pero que no le saben dar el significado correcto a
estas tecnologías que sea el lúdico, el del entretenimiento hedónico.

Este alumno es multicanal. Ha demostrado que se aprende por


diferentes métodos, y por algunos canales paralelos que pueden llegar,
incluso a ser considerados ofensivos, a sus profesores. Si en el siglo
pasado los alumnos desarrollaron destrezas para "oír y ver", los de este
inicio de siglo 21 deben tener destrezas para manipular la Internet
salvando los obstáculos de la info-intoxicación y el pesar de los miles de
profesores dinosaurios del pasado que entienden el contenido pero no
los medios para enseñar.

Ideas Concluyentes.

En general podemos afirmar que los alumnos modernos son el resultado


de la interrelación histórica de los profesores con las tecnologías, y la
evolución natural de la psicología y pedagogía (andragogía a veces) que
han intentado descubrir los caminos por los que aprende el ser humano.

En la misma medida que ha cambiado la tecnología de enseñanza se ha


exigido un perfil de alumno diferente. Los alumnos del siglo 21 no son la
"tábula rasa" de Platón pues vienen con conocimientos y actitudes
socialmente aprendidos. Muchas de estas actitudes son anti-sociales
desde el punto de vista de la enseñanza tradicional, y requieren de
profesores capaces de saber lidiar con estos nuevos paradigmas.

Los alumnos de este nuevo siglo 21 son la llamada generación Net. Los
nativos digitales confundidos y perdidos en esta edad post-moderna que
les prepara para puestos que nunca van a ocupar porque sus padres y
abuelos boomers se niegan a retirarse.
Son alumnos que preparamos para trabajos globales en países a los
cuales la misma sociedad luego les está impidiendo viajar. La educación
a distancia presupone que estos alumnos, luego de graduarse exporten
sus mentes y destrezas, sin la necesidad de exportar al individuo, pero
sí es permisiva con la comercialización de la educación de forma
transfronteriza donde los capitales fluyan pero no los individuos.