Está en la página 1de 10

La sociología política latinoamericana y el "caso" Chavez: Entre la sorpresa y el Deja Vu

Carlos M. Vilas * Antecedentes La hipótesis de una democracia pactada se encuentra presente, en mayor o menor medida, en prácticamente todas las variantes de la literatura sobre transiciones a la democracia en América Latina. Tomando como referente a la España post franquista de los pactos de la oncloa, la transitología enfocó el restablecimiento de re!"menes democráticos después de dictaduras y autoritarismos de variado pela#e como un proceso !radual y ne!ociado entre los principales actores de la pol"tica electoral y representantes del ré!imen autoritario en retirada. La atención se centró en la recomposición de los procesos electorales y de la institucionalidad más directamente vinculados a ellos, y otor!ó prioridad a la !obernabilidad del proceso. $e trataba, ante todo, de pasar de un sistema de autoridades impuestas a otro de autoridades electas. En una demorada adaptación del enfoque procedimentalista de $chumpeter la democracia fue caracteri%ada como un con#unto estandari%ado de instituciones y procesos formales. &'(onnell, denominó a esto )el paquete institucional completo de la poliarqu"a*, + en una invocación de la teor"a de (ahl ,(ahl +-.+/. 0na ve% que los in!redientes del modelo conceptual e1isten efectivamente, o en una si!nificativa mayor"a, el proceso de transición se da por concluido y el ré!imen in!resar"a en una dinámica de consolidación. El enfoque precedimentalista tendió a mar!inar un con#unto amplio de cuestiones sustantivas2 por e#emplo las referidas a la vi!encia efectiva de las !arant"as individuales, a la administración de #usticia, al control ciudadano sobre las funciones p3blicas, al proceso de desarrollo o a la distribución de in!resos. La mar!inación se llevó a cabo a pesar de que, en mayor o menor medida, esas cuestiones hab"an formado parte del con#unto de reivindicaciones que alimentaron las movili%aciones sociales y la confrontación pol"tica al autoritarismo. El restablecimiento de los procedimientos electorales y un relativo acotamiento del espacio pol"tico hasta entonces ocupado por las fuer%as armadas fueron los indicadores privile!iados de que se estaba transitando hacia la democracia. La transmisión del mando de un !obierno electo a otro fue considerada la prueba más contundente de que la transición se hab"a completado y la democracia estaba consolidada. Es sabido que las cosas no resultaron como planteaba la teor"a, salvo posiblemente en el caso chileno. 4 El imprevisto sur!imiento 5desde el punto de vista de las premisas del enfoque transitoló!ico6 de un n3mero de re!"menes heterodo1os en al!unos pa"ses de la re!ión ,Ar!entina, 7er3, Ecuador.../ demostró que las democracias electorales realmente e1istentes en América Latina pueden presentar una rique%a de matices y e1presiones mucho mayor que las que supone el paradi!ma de la poliarquía . En !eneral, los esfuer%os post estum de dar cuenta de estos aparentes desvíos fueron producto de la sorpresa mucho más que de la refle1ión8 no cuestionaron la relevancia del referente históricamente determinado de la poliarquía en los escenarios histórico9estructurales del continente, ni enfocaron cr"ticamente las falencias y limitaciones del marco conceptual ori!inal. $e tendió a atribuir esos desa#ustes a un con#unto de factores emp"ricos sobrevinientes a la adopción del modelo ,por e#emplo, el impacto de la !lobali%ación económica y de la reestructuración neoliberal de la econom"a, o el descentramiento de la pol"tica/ mucho más que a las limitaciones propias del mismo para dar cuenta de in!redientes de lar!a data de las sociedades latinoamericanas ,cfr por e#emplo &'(onnell +--4a, +--4b, +--:, 4;;;8 Lechner +--<a, +--<b/. En contraposición con la fantas"a liberal de una )democracia sin ad#etivos* ,=rau%e +-></ la literatura transitoló!ica dio paso a una profusión amplia de ad#etivaciones tendientes a e1plicar, o al menos describir, lo que teóricamente no deber"a haber e1istido2 democracias delegativas , democracias de baja intensidad , democracias sin ciudadanía , democracias autoritarias , democracias de conflicto , etcétera. En !ran medida, la me%cla de incomodidad y sorpresa que se evidencia en buena parte de la sociolo!"a pol"tica frente al proceso pol"tico vene%olano reciente deriva de este desa#uste entre paradi!mas teóricos y procesos pol"ticos reales8 la crisis de una democracia formalmente consolidada no fi!ura en las elaboraciones conceptuales de la transitolo!"a. La reacción obedece, en el fondo, a una concepción institucionalista formalista de los procesos sociales. e refiero por tal a un enfoque de la pol"tica que la reduce a un con#unto de formatos le!ales sin referencia si!nificativa al modo en que ellos son vividos por

internos e internacionales. hipótesis de recomposición El rápido ascenso del e1 coronel Bu!o @háve% Cr"as sobre la base de una sucesión de consultas electorales. al!unas proposiciones que podr"an orientar análisis ulteriores del tema y una comprensión más cabal del proceso vene%olano contemporáneo y su ulterior desarrollo. (urante más de dos décadas ese sistema puso en evidencia una sólida le!itimidad y una notable capacidad de inte!ración incluso de propuestas pol"ticas de cambio radical. como un intento de reformulación del mismo 5incluyendo la redefinición de las relaciones EstadoEclases populares99 por canales institucionales esta hipótesis es desarrollada en la sección que si!ue. capacidades administrativas. a la propuesta pol"tica del AF y el 7olo 7atriótico. Cinalmente se resumen. etcétera. hasta culminar con su elección como presidente y posterior reelecciónEratificación. tanto como un intento de superación de esa crisis a través de una recomposición del sistema pol"tico y de su rearticulación con el mapa social. un !obierno respetuoso de las formas y procedimientos le!ales puede ver erosionarse sus bases de apoyo en la medida en que de#a de lado las demandas formuladas por ellas al sistema pol"tico. Lo mismo que en otras ocasiones. neutrali%ando su potencial conflictivo8 la activa incorporación del A$ es posiblemente la me#or ilustración de esta capacidad.y los beneficios/ de la distancia. y su desconte1tuali%ación respecto de la historia y las caracter"sticas estructurales de la sociedad en la que se desenvuelven. La hipótesis central del te1to plantea que el apoyo electoral y social amplio a la fi!ura del coronel Bu!o @háve% Cr"as y a su pro!rama de reformas e1presa tanto la crisis del sistema pol"tico vi!ente desde +-D>. de un !olpe de Estado99 puede suscitar amplio apoyo social en la medida en que encare acciones y adopte decisiones que cuentan con el favor de la opinión p3blica 5como fue el caso del ré!imen militar peruano de fines de la década de +-<. el nivel de la educación formal de determinados actores. está for#ado por la historia sociocultural y pol"tica de un pa"s8 en consecuencia. El desarrollo y fortalecimiento de los re!"menes democráticos descansa en un con#unto de tradiciones y herencias institucionales. ucho más que por definiciones !enerales. ?o es ésta la primera ve% que se re!istra un desencuentro de este tipo entre teor"a pol"tica y pol"tica realmente e1istente.los diferentes con#untos poblacionales. Lue!o se e1ploran al!unos de los desaf"os pol"ticos. que me interese plantear aqu". El corolario es conocido2 la afirmación del anacronismo de estas e1periencias. La no consolidación de la poliarqu"a es e1plicada por un supuesto retorno a modalidades pretéritas de or!ani%ación y conducción. su primitivismo o al contrario su !enialidad. que aqu" caracteri%aremos como sorpresa . conduce usualmente a ver en lo inesperado una desviación respecto de las pautas de recurrencia y previsibilidad sustentadas en el marco conceptual. habilidades técnicas y articulaciones locales. : La se!unda reacción consiste en ubicar lo inesperado en el marco de lo ya conocido. recursos económicos. y no sólo en la voluntad pol"tica de los actores o en la aplicación silo!"stica de determinadas definiciones !enéricas. 0na. El complemento de esta reacción de sorpresa es la tentación de e1plicar lo inesperado apelando a una causalidad culturalista o psicolo!ista2 el carácter o la idiosincrasia de un pueblo o de un diri!ente. subsumiendo las novedades y especificidades del fenómeno dentro de un con#unto de caracter"sticas !enerales propias de otro tipo de acontecimientos8 el )!énero pró1imo* toma venta#a respecto de las )diferencias espec"ficas*2 es la reacción dejá vu . toda !enerali%ación debe ser llevada a cabo con cautela. como con cuestiones prácticas de la vida cotidiana. 0n !obierno técnicamente ile!al 5sur!ido. Ambas suelen ser complementarias2 las sorpresa ante la ori!inalidad o la particularidad de lo observado es neutrali%ada por la subsunción de lo espec"fico o novedoso en la recurrencia de lo !eneral. una con#u!ación de procedimientos y resultados. ni al comple#o arco de elementos 5ante todo. @on las desventa#as . Aarios . Los conceptos emp"ricos de democracia y de autoritarismo articulan cuestiones procesales con la adopción de determinado arco de decisiones sustantivas 5es decir. La pol"tica institucional quedó embretada en un fenómeno de auto9referenciamiento y de distanciamiento creciente respecto de la dinámica efectiva que a!itaba a su mapa social. e incluso un corte o ruptura respecto de las que deber"an haber sido las l"neas normales de desarrollo pol"tico.+-D>/. es susceptible de una multiplicidad de lecturas.. En la década de +->. a modo de conclusiones preliminares. e l contenido efectivo del concepto de democracia. A la inversa. el sistema comen%ó a mostrar si!nos de anquilosamiento y de pro!resiva pérdida de representatividad. orientada hacia el debate. las pá!inas que si!uen intentan una refle1ión preliminar y fra!mentaria. nacionales e internacionales. La valoración que la población hace de un !obierno o un ré!imen pol"tico tiene que ver tanto con criterios institucionales o le!ales !enerales. las limitaciones y ses!os de los instrumentos anal"ticos tienden a !enerar dos tipos de reacciones. como el de cualquier otro ré!imen pol"tico. permite ver en ese ascenso una e1presión de la crisis profunda que desde hace al menos una década afecta a la democracia del 7acto de 7unto Ci#o . Chávez: Síntoma de crisis. 0na de éstas. las relaciones de poder entre actores99 que intervienen en la conversión de determinadas pautas de comportamiento colectivo en instituciones le!ales. por e#emplo. de al!unos aspectos del proceso pol"tico reciente en Aene%uela.

7arece claro entonces que la b3squeda popular de otra cosa no es la b3squeda de cualquier cosa . a una reinserción más equilibrada en el comercio mundial y a un me#oramiento sostenido de la calidad de vida. Las e1pectativas !eneradas por el )Gran Aira#e* prometido por @arlos Andrés 7ére% se evaporaron rápidamente ante la evidencia de que su !obierno estaba dispuesto a ahondar el tratamiento ortodo1o de los desa#ustes económicos. Le#os de contribuir a una diversificación e inte!ración del sistema productivo.factores intervinieron para producir este resultado. el salvamento del sistema bancario tras la quiebra del Hanco Latino implicó una !i!antesca inyección de recursos p3blicos que for%ó al !obierno a una reorientación de sus prioridades de pol"tica.. desempleo. en este particular. una nueva frustración se e1perimentó con la )A!enda Aene%uela* del presidente Fafael @aldera. La represión estatal a la protesta social a!re!ó nuevos ar!umentos a la frustración democrática. el papel desempeñado por el proceso de descentrali%ación pol"tica que. El apoyo obtenido por @háve% en las elecciones presidenciales de +--> y en las consultas electorales posteriores contrasta con la falta de sustento a su intento de !olpe militar de febrero +--4. los años de altos precios consolidaron la dependencia vene%olana respecto de su renta petrolera a!ravando su vulnerabilidad e1terna y ahondando las fracturas sociales. 0na ve% más la elección presidencial de +--> brindó una buena ilustración de esto. Es posible que ese contraste haya estado muy presente en el cambio de estrate!ia de @háve%. quitándole peso electoral. fue e1plicitándose una t"pica crisis de representación que minó la le!itimidad del sistema. ni posiblemente se planteó. Ante los o#os de !ran parte del electorado se hi%o evidente el compromiso del !obierno de @aldera con los or!anismos financieros multilaterales y su complicidad con las élites financieras a e1pensas de las necesidades populares y de los intereses nacionales. cuando éste abandonó muchas de sus promesas electorales en aras de un tratamiento ortodo1o de la crisis. después del boom re!istrado a inicios de la misma. Bay que mencionar. obtener2 la quiebra del férreo bipartidismo A(E@&7EI. La ca"da abrupta de los precios internacionales del petróleo a fines de la década de +-. y que la dinámica social fue !enerando nuevos actores y redefiniendo la eficacia institucional de los pree1istentes. #udicial y sindical. El caracazo de febrero +->. del sistema pol"tico. En todo caso. y :/ resultan más cre"bles sus ofertas de promover un cambio con sentido popular. @háve% se convirtió en la opción electoral mayoritaria. La confi!uración de este panorama social resultó tanto de las nuevas condiciones de la econom"a re!ional e internacional como de las decisiones de pol"tica adoptadas desde las a!encias e instancias institucionales respectivas.fue un testimonio contundente de esa desle!itimación. que orientaron el costo de la crisis hacia las clases populares y los sectores medios. También es importante destacar que en esas elecciones la abstención electoral re!istró niveles desconocidos desde +-D>8 el repudio al sistema A(E@&7EIE A$ alcan%ó en esas elecciones una doble e1presión2 el voto por La @ausa F y el abstencionismo electoral. El ascenso verti!inoso y para muchos observadores inesperado de La @ausa F se inscribió en este escenario. no se traduc"a automáticamente en apoyo a una propuesta de transformación de ese sistema por v"as e1tra institucionales. la e1 reina de belle%a y e1 alcaldesa Irene $áe%. @on menos dramatismo. El itinerario de la protesta social y del voto popular a partir del caracazo muestra una interesante con#u!ación de la aceptación de las re!las institucionales 5incluyendo aquellos que contemplan la transformación del sistema pol"tico y de sus relaciones con la sociedad9 con el apoyo a aquellas propuestas que +/ act3an al mar!en de la opción bipartidista aunque 4/ aceptan las re!las de la pol"tica institucional. @ompitieron en ella tres candidatos cuya notoriedad proven"a de afuera de la pol"tica bipartidista tradicional . o como se le quiera denominar. empobrecimiento de amplias fran#as de la población traba#adora y sectores medios. En primer lu!ar. El impacto de la crisis fue severo y prolon!ado en términos de contracción del producto. y el empresario Benrique $alas FKmer8 los tres compart"an también la condición 4. Tres años después del caracazo la apat"a popular frente a la acción militar mostró que el repudio activo y violento a un desempeño antipopular. y fra!mentación social. A partir de +-->. En la medida en que la pol"tica institucional fue ale#ándose de las demandas y e1pectativas de sectores amplios del electorado. al permitir la . es una b3squeda que incluye una modificación de las re!las institucionales pero que se emprende a partir de esas re!las y con observancia de ellas2 elección de autoridades a través del voto ciudadano8 reformas constitucionales8 en#uiciamiento de funcionarios8 etcétera. inflación. neoliberal. $obre esta cuestión se re!resa más adelante.condición +/2 el militar @háve%. En las elecciones de +--: La @ausa F lo!ró lo que durante casi dos décadas el A$ no pudo. elitista. cuando los conflictos internos condu#eron a la fractura del partido. pero el abstencionismo si!uió re!istrando marcas altas. A esa crisis también contribuyeron en medida no pequeña las m3ltiples e1presiones de la corrupción pol"tica.. J $in embar!o lo que fue una posibilidad de redefinición del sistema rápidamente trocó en una nueva frustración democrática. 7ero sólo @háve% pod"a ad#udicarse la condición :. puso de relieve el destino poco eficiente acordado a los recursos aportados al Estado por la bonan%a.

los reacomodos de acuerdo a las coyunturas variables. Aale decir. Aqu". La he!emon"a del AF dentro del 77 es clara en lo referente a la 7residencia de la Fep3blica. en la cual no todos los que se inte!ran pertenecen a la coalición ori!inal.elección directa de alcaldes y !obernadores. la disputa por recursos. A$. En se!undo lu!ar. con independencia del contenido o el si!no ideoló!ico del proyecto de reforma pol"tica y social8 en aras de la brevedad se mencionan solamente dos. 7atria 7ara Todos . que resuelva favorablemente la crisis de representatividad del sistema pol"tico. 4/ la estrate!ia de desarrollo. dada la dispersión fuerte del voto parlamentario en las 3ltimas elecciones.77/ as" constituido operó sólo en las elecciones presidenciales. influyen en el diseño ori!inal del plan de acción y se proyectan a los resultados que se van obteniendo. la pluralidad de or!ani%aciones que componen la coalición ori!inal cede paso a una fuer%a pol"tica unitaria. @ontralor"a. es una b3squeda que en la coyuntura de +--> conver!ió en la fi!ura de @háve%. tanto a los actores como a los observadores. y la relación. En tercer lu!ar. es la b3squeda de una pol"tica que e1prese las demandas. ovimiento Luinta Fep3blica. +.77T/. AF/. la situación es más fluida en las !obernaciones y alcald"as. poniendo de relieve diferencias y tensiones y. Construcci!n "e la uerza propia 2 Basta el momento el apoyo pol"tico al proyecto reformista proviene de tres sectores2 la alian%a electoral 7olo 7atriótico. las disposiciones constitucionales99 como la desi!nación en posiciones !ubernamentales claves de funcionarios provenientes o identificados con el AF. sobre todo. el entonces coronel Muan (omin!o 7erón venció en las elecciones presidenciales de febrero +-J< sin partido pol"tico propio. y :/ la pol"tica internacional. Desafíos e interrogantes Los momentos iniciales de cualquier sistema pol"tico siempre plantean m3ltiples interro!antes. 0na situación a la que también es proclive el @on!reso ?acional. Ciscal"a. podr"amos caracteri%arlas como demandas nacional9populares. pero que anteriormente se hab"a orientado hacia una or!ani%ación . en un modus vivendi e incluso en un recurso de poder. particularmente en coyunturas de crisis en las que la superación de ésta depende en !ran medida de la eficacia de las decisiones adoptadas desde las instituciones estatales. La propia dinámica de la construcción pol"tica modifica escenarios y altera relaciones de poder8 las acciones y respuestas de los actores afectados. Lo nuevo tiene mucho de hipótesis y lo vie#o se resiste a desaparecer8 tanto más cuando la crisis del vie#o sistema data de bastante tiempo y se convierte. El desempeño de otras e1periencias de cambio pol"tico y social indica que para avan%ar las transformaciones y conducir la construcción del nuevo sistema hace falta un instrumento pol"tico de considerable homo!eneidad y coherencia interna8 las coaliciones o alian%as entre varias or!ani%aciones no siempre resultan eficaces. entre otros. a las ne!ociaciones internas al 77 se a!re!a la necesidad de lle!ar a acuerdos con la oposición a los fines de la desi!nación de un n3mero importante de altos funcionarios de Estado2 Tribunal $upremo. En cambio. para los actores de mayor capacidad de adaptación. fuertemente personali%ada. El 7olo 7atriótico . Antes o después. (e manera muy simplificada. y otras de menor ma!nitud.La @ausa F/ y que se mantiene abierta a #u%!ar por el persistente volumen del abstencionismo electoral. donde los candidatos de cada or!ani%ación inte!rante del 77 compitieron entre s". correlaciones locales de poder que no son necesariamente homólo!as a la re!istrada en el plano nacional. a los fines de dar canali%ación le!al al voto popular. además de la popularidad de @háve%. El instrumento que demostró ser apto para lle!ar al !obierno puede no ser el más adecuado para avan%ar las transformaciones en los escenarios que se arman a partir del e#ercicio del poder p3blico8 su preservación puede involucrar costos y transacciones elevadas en términos del proyecto de reforma. aspiraciones y e1pectativas de actores sociales que se sienten mar!inados del tipo de pol"tica dominante hasta entonces8 una pol"tica. tanto por el poder concentrado en esa función 5a lo que contribuyen. @háve%Emasas populares. A partir del e#ercicio del !obierno y de un . E1isten varios e#emplos de esta transformación. ni todos quienes formaron parte de ésta in!resan a la nueva fuer%a. apoyado por un n3mero de denominaciones partidarias nuevas y desprendimientos de otras fuer%as pol"ticas8 se trató de una coalición electoral formada en un lapso de menos de seis meses. Las victorias electorales del proyecto de reforma se han apoyado en una constelación de or!ani%aciones pol"ticas2 la propia. por lo tanto. las Cuer%as Armadas. creó condiciones para el sur!imiento de nuevas opciones relativamente independientes del peso de los partidos tradicionales en el plano nacional. no es necesariamente ni por definición la b3squeda de un caudillo. En esta sección solamente se discutirán tres cuestiones que se presentan como particularmente nutridas de desaf"os e interro!antes2 +/ la construcción de una fuer%a pol"tica propia. mayoritaria . sino de una propuesta 9por más que un lidera%!o fuertemente personali%ado sea un in!rediente recurrente de las propuestas pol"ticas de masas. En Ar!entina.

e inicios de la si!uiente. en particular. Es inevitable que el involucramiento prolon!ado en la función p3blica y la propia situación de retiro ahonde las diferencias de perspectivas. evolucione en este sentido. de la sociedad vene%olana. activos y en retiro. posteriormente en el 7artido 0nico de la Fevolución. la alimentación y similares6 no e1cluye un con#unto de cuestiones que en la literatura reciente sobre ciudadan"a y procesos de democrati%ación suelen ser denominados )derechos de tercera !eneración*2 entre otros medio ambiente. :4>/8 un n3mero importante de car!os p3blicos de ori!en electoral o por desi!nación administrativa son ocupados por oficiales militares. pero debió encarar una fuerte disputa por la he!emon"a dentro de las sucesivas or!ani%aciones pol"tico9partidarias con el vie#o comunismo del 7$7. Tras la derrota del ré!imen de Cul!encio Hatista. El n3cleo del apoyo militar a @háve% y el proyecto de reformas parece se!uir estando constituido por el !rupo de oficiales y suboficiales que participaron del intento !olpista de +--4. tiene como finalidad señalar un elemento recurrente en este tipo de e1periencias. sobre todo. . $e confi!ura as" una situación ambi!ua y de ries!o tanto para el !obierno como para el e#ército. La mención de estos casos es meramente ilustrativa8 podr"an a!re!arse otros 5por e#emplo. el ovimiento )4< de Mulio* de Cidel @astro impulsó un proceso de unificación del con#unto de or!ani%aciones que participaron de la lucha revolucionaria 5básicamente el (irectorio Fevolucionario y el 7artido $ocialista 7opular . y a dotar de mayores proyecciones y sustentabilidad al proceso de desarrollo. $e trata de una relación no mediada. $obre todo. se trata de !rupos poblacionales con comportamientos pol"ticos de alta volatilidad. El se!undo sustento de poder está constituido por la Cuer%as Armada ?acional y. En este proceso el 4< de Mulio mantuvo el control pol"tico del E#ército Febelde. pero tampoco es este derrotero una hipótesis carente de plausibilidad. y en particular el 77. que desembocó primero en las &FI . a la educación. de poder. o derechos identitarios. derivado de la propia naturale%a de los momentos iniciales de todo proceso de transformaciones pol"ticas y sociales en las que una fuerte dosis de conducción es particularmente necesaria. y finalmente en la creación del 7artido @omunista. La ba#"sima participación ciudadana en el referéndum sindical y la fu!a de votantes hacia la candidatura de Arias @alderón indican que @háve% y su propuesta de reforma pol"tica y social no cuenta con un cheque en blanco de nin!3n sector de la sociedad vene%olana. la relación se nutre de un con#unto de pol"ticas laborales y sociales de impacto inmediato. El involucramiento corporativo de las Cuer%as Armadas en tareas de !obierno o en funciones de Estado no convencionales plantea la posibilidad del desarrollo de l"neas paralelas de mando e introduce en una institución por definición vertical y #erárquica nuevas hipótesis de autoridad y arries!a a la instalación de un clima interno deliberativo. entre la oficialidad que se mantiene en actividad y conserva mando de tropas. el disenso y la cr"tica. nacionalista y trans!resor del presidente @háve%. Este n3cleo no es monol"tico. situación que le otor!a dinamismo al mismo tiempo que vulnerabilidad. hasta ahora.7F(. La tercera fuente de poder proviene de las clases populares y los sectores más empobrecidos. que proyecta una ima!en de fuer%a y conducción 5a lo que ayuda su condición de militar99 al mismo tiempo que sensibilidad popular. por el E#ército. En con#unto. la conversión del arco de fuer%as pol"ticas y sociales que apoyó inicialmente al !eneral &mar Torri#os a fines de la década de +-<. cuadros y diri!entes que hab"an inte!rado el frente electoral ori!inal. &tro e#emplo proviene de la Fevolución @ubana. perspectiva de !énero. El énfasis asi!nado a las dimensiones socioeconómicas de la democrati%ación 5derechos laborales. como lo ilustra la ruptura de Crancisco Arias @árdenas y su capacidad de captar una porción no desdeñable del voto del 77. Es alimentada en términos simbólicos por el discurso movili%ador. a la vivienda. ni siquiera de aquellos más empobrecidos que en otras consultas electorales probaron ser sus más firmes apoyos. de la particular relación construida con esos sectores por el propio @háve% sobre la base de las e1pectativas sociales de me#ores condiciones de vida. La nueva @onstitución le asi!na. En términos sustantivos. el reconocimiento de estos derechos y las !arant"as institucionales a su e#ercicio efectivo apuntan a la confi!uración de una democracia de alta densidad que con#u!a el principio de representativo tradicional con el reconocimiento de modalidades de participación social y pol"tica en un arco amplio de cuestiones que apuntan directamente a la calidad de vida de sectores muy amplios de la población. cooptación y presión a la mayor parte de las or!ani%aciones. derechos de la familia. ?o es for%oso que el proceso pol"tico vene%olano. 7erón se abocó a la creación de un partido pol"tico sobre el cual lle!ar"a a e#ercer un poder prácticamente absoluto8 ese partido absorbió mediante una combinación de ne!ociación. y también menos or!ani%ados.7$7/99. La movili%ación inducida desde el Estado a través de pro!ramas sociales ha probado ser siempre un mecanismo efica% para la construcción de apoyos pol"ticos. a la salud.apoyo electoral de más de la mitad de los sufra!ios. por estructuras or!ani%ativas formales. además de las misiones y funciones convencionales )la participación activa en el desarrollo nacional* . en el 7artido Fevolucionario (emocrático . y quienes han pasado a retiro. admitiéndose desde las a!encias !ubernamentales la posibilidad del debate.&r!ani%aciones Fevolucionarias Inte!radas/. ás concretamente. opiniones y. La diferencia entre un enfoque clientelista y un enfoque democrático9participativo de esa movili%ación pasa en medida importante en la creación de condiciones para el desarrollo or!ani%ativo de la población.art. 7or sus propias caracter"sticas.

marcan un notable contraste con los enfoques neoliberales predominantes en casi toda Latinoamérica. incremente la sustentabilidad de la estrate!ia nacional de desarrollo. e1plotaciones. empresas individuales y cámaras o !remios patronales. Estos escenarios no son. la inclusión de la democrati%ación y la #usticia social entre los !randes ob#etivos del desarrollo . D La hipótesis de una combinación relativamente equilibrada entre acumulación y distribución es caracter"stica de todas las e1periencias latinoamericanas de desarrollo de un capitalismo nacional. para estimular la inversión de capital/.cfr por e#emplo Cerrer +--. El art. que de la técnica económica misma. 4--/.definición de metas y cursos de acción/ y el macroeconómico .+. :. Afirmaciones como )el fin del Estado*. por decir lo menos. el )fin de la !eo!raf"a* o el )desapoderamiento del Estado* carecen de apoyo emp"rico y responden más bien a una visión ideoló!ica de la realidad o a una hipótesis de desenvolvimiento cuyas bases de sustentación son.4/. pero obli!an a una cuidadosa elección de prioridades. Además.art. y a una muy firme y refinada capacidad de ne!ociación que sepa diferenciar en cada momento entre ob#etivos no transables e instrumentos respecto de los cuales siempre es posible mayor fle1ibilidad.. por lo tanto. Es indudable que parte considerable de este acotamiento deriva no tanto de las fuer%as naturales supuestamente incontenibles de la !lobali%ación sino de decisiones pol"ticas de los estados individuales2 en al!unos casos en respuesta a condicionamientos impuestos por or!anismos financieros multilaterales8 en otros como resultado de nuevas correlaciones de poder entre los actores de las econom"as nacionales.</. además de reducir fluctuaciones abruptas. comercial y tecnoló!ica muchas veces han sido e1a!erados. la estrate!ia requiere el desarrollo de mecanismos de !estión p3blica y de una amplia le!itimidad del Estado que le permitan armoni%ar las demandas y presiones sectoriales de los diferentes actores2 sindicatos. promovida y conducida desde el Estado en alian%a con el capital privado. La promoción de la se!uridad alimentaria y el desarrollo rural inte!ral .art.arts.: dispone que )7or ra%ones de soberan"a económica.art. o del ente creado para el mane#o de la pol"tica petrolera). Es interesante destacar que la propuesta de desarrollo no incluye acciones de nacionali%ación de activos de propiedad e1tran#era. < Ello no obstante..A. servicios y bienes de interés p3blico y de carácter estraté!ico* .a.necesarias para e1pandir la demanda interna. En este sentido. y en otras más como e1presión de estrate!ias de poder de los estados más desarrollados. . :. con intervención activa estatal tanto en el plano pol"tico .planeamiento y re!ulaciones/ como en el microeconómico . En términos estrictamente económicos e1i!e. La estrategia "e "esarrollo: En este aspecto el ob#etivo central del proyecto reformista parece consistir en el desarrollo de un capitalismo or!ani%ado que compatibilice acumulación y distribución.necesaria. la coyuntura de al%a de los precios internacionales del petróleo favorece esta estrate!ia8 el activo involucramiento vene%olano en el relan%amiento de la &7E7 su!iere la decisión de convertir una coyuntura propicia en el in!rediente de un mercado más estabili%ado que.. etcétera. La reforma constitucional asi!na al Estado )el uso de la pol"tica comercial para defender las actividades económicas de las empresas nacionales p3blicas y privadas* . En lo inmediato. acciones y herramientas. :. En términos pol"ticos. pol"tica y estraté!ica nacional. asociaciones de consumidores. La estrate!ia vene%olana parece buscar la construcción de un equilibrio dificil pero no imposible entre las posibilidades y las restricciones planteadas por los escenarios internacionales como forma de avan%ar hacia un estilo de desarrollo más equilibrado en términos tanto de distribución de los costos y beneficios del desarrollo como de preservación de már!enes de autonom"a decisoria.. no a determinados instrumentos de pol"tica. un crecimiento sostenido de la productividad del con#unto de la econom"a para que las pol"ticas distributivas .+/. y no siempre con in!enuidad.provisión directa de ciertos bienes y servicios/. Estas definiciones son indicativas de una decisión pol"tica de promover un desarrollo sostenido y equitativo basado en una coalición multiclasista sostenida. cumplir los ob#etivos de #usticia social y abonar la le!itimidad pol"tica del proyecto/ no entren en conflicto con la rentabilidad empresaria .b/. entre otras condiciones. los desaf"os a una estrate!ia de desarrollo de este tipo derivan más de las condiciones pol"ticas e institucionales impuestas a los escenarios internacionales por sus actores de mayor !ravitación. reserva al Estado )por ra%ones de conveniencia nacional la actividad petrolera y otras industrias. el Estado conservará la totalidad de las acciones de 7etróleos de Aene%uela $. +-->8 Peiss +-->8 Ailas 4. 4. Lo nacional de la estrate!ia se refiere a sus ob#etivos.D y :. entre otras disposiciones.8 (oremus et al. #unto con la se!uridad #ur"dica. traba#adores no or!ani%ados. cuestionables . la econom"a internacional está hoy mucho más inte!rada que hace un cuarto de si!lo8 la quiebra del bloque soviético y las reformas en curso en @hina aumentan la homo!eneidad relativa de muchos enfoques de pol"tica económica y ampl"an el espacio para la !lobali%ación del capital8 los acuerdos internacionales acotan la eficacia de muchos instrumentos de pol"tica económica y financiera8 la capacidad de las econom"as más desarrolladas para movili%ar a sus respectivos Estados en defensa de sus ne!ocios se ha acrecentado. :. NEn qué medida es viable una estrate!ia de este tipo en los escenarios internacionales contemporáneosO Es indudable que los fenómenos asociados a los avances recientes de la !lobali%ación financiera. incompatibles por definición con la voluntad pol"tica de emprender otras estrate!ias de desarrollo.

Además de ratificar el carácter estatal de 7(A$A 5cuya privati%ación estaba siendo considerada por el !obierno de @aldera99. en este empeño. Aunque este acuerdo puede ser considerado heredero del 7acto de $an Mosé celebrado en la década de +->. el !obierno vene%olano cambió la orientación de su pol"tica petrolera. al menos. En este conte1to el futuro desenvolvimiento del 7lan @olombia deberá ser se!uido con particular atención. Conclusiones tentativas . o tolerancia. el é1ito de estas iniciativas depende de la disposición de las contrapartes potenciales de la re!ión. El modo en que estas cuestiones fueron encaradas por la diplomacia vene%olana demuestra habilidad para promover ob#etivos nacionales reduciendo hasta donde es posible su conflictividad respecto terceros actores. del !obierno de @háve% con las !uerrillas colombianas y con actividades de narcotráfico. un interés. 7arece fuera de cuestión que el re!reso del 7artido Fepublicano a la presidencia de Estados 0nidos modificará las relaciones bilaterales con Aene%uela y. la actitud de al!unos !obiernos latinoamericanos hacia el proyecto vene%olano. Ra desde su lan%amiento al!unos medios de comunicación tradicionalmente vinculados a los !rupos más conservadores de la pol"tica e1terior de Pashin!ton se empeñaron en denunciar la supuesta complicidad. ?o es la primera ve% que el combate contra las dro!as es utili%ado por el !obierno estadounidense como una herramienta de presión y de intervención militar y pol"tica en las rep3blicas de la re!ión. por refle#o. incluyendo a @uba. Aene%uela se muestra interesada en consolidar sus vinculaciones y alian%as re!ionales como parte de su estrate!ia de desarrollo y.. ?aturalmente. como condición para su é1ito. posiblemente también. en beneficio de las rep3blicas del Istmo centroamericano. con los !obiernos latinoamericanos más sensitivos a la pol"tica e1terior de Pashin!ton. por otro que tiene como e#e el precio y asi!na a la producción una función re!uladora. de fortalecimiento del EF@&$0F como base de ne!ociación con la propuesta estadounidense de AL@A. Aale decir. @on el fin de la !uerra fr"a. el reclutamiento de aliados entre los sectores de la pol"tica y la sociedad vene%olana amena%ados por el proyecto reformista será fundamental para el é1ito de esta pol"tica. @on el fin de no per#udicar a potenciales aliados en la re!ión fuertemente dependientes de las importaciones de petróleo y muy vulnerables al al%a de los precios. ?o deber"a descartarse que la presencia de tropas de estados unidos en @olombia lle!ue a desempeñar al!3n papel en las previsibles confrontaciones de Pashin!ton con el proyecto reformista. (esde el inicio de la presidencia de Bu!o @háve% en +--. por conta!io. un enfoque pol"tico. La estrecha vinculación del nuevo presidente estadounidense con las corporaciones petroleras y en !eneral el big business anticipan el sur!imiento de m3ltiples áreas de conflicto o. coincidente con el del !obierno de Hrasil. de las relaciones internacionales. el tensionamiento de las relaciones. el desmantelamiento del bloque soviético y la implosión de la 0F$$. $e inscribe en esta misma l"nea el apoyo a la creación de empresas estatales latinoamericanas en áreas de la econom"a particularmente estraté!icas para el fortalecimiento de la capacidad soberana de decisión. se susciten roces y tensiones con el !obierno de Estados 0nidos y.+. no ideoló!ico. (el mismo modo. la lucha contra el narcotráfico y al terrorismo internacional 5y contra la fusión de ambos en su estadio superior de narcoterrorismo6 han reempla%ado al combate contra el comunismo en la pol"tica e1terior de Estados 0nidos. La política internacional: También el mane#o de las relaciones pol"ticas y económicas internacionales marca diferencias importantes con la tesitura predominante en la re!ión. I!ual que en ocasiones anteriores. la inclusión de @uba resultó particularmente irritante para el !obierno de Estados 0nidos. el interés demostrado por al!una forma de asociación y eventualmente in!reso al EF@&$0F implica una opción por este proyecto de inte!ración re!ional en lu!ar del AL@A promovido por el !obierno de Estados 0nidos8 más e1actamente. @on el apoyo de Arabia $audita y de é1ico 5pa"s éste que no es miembro de la &7E76 Aene%uela sumó el acuerdo del resto de socios de la &7E7 y de e1portadores independientes para reducir la producción y sostener los elevados precios que se alcan%aron en el 3ltimo trimestre de 4..Aene%uela modificó radicalmente su pol"tica ener!ética. Es inevitable que. A esto debe a!re!arse el dis!usto estadounidense por las entrevistas de @háve% con $addam Bussein y con ohamed =hadafi en IraQ y Libia en el marco de la or!ani%ación de la cumbre de la &7E7. La inclusión de @uba en el sistema ad hoc de preferencias petroleras contribuye al cuestionamiento de la eficacia del embar!o que Pashin!ton insiste en mantener. Este cortocicuito se sumó a otros provenientes del !eneral fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre @uba y Aene%uela desde el ascenso de @háve% a la presidencia. el Acuerdo Ener!ético de @aracas define un trato especial para un n3mero de pa"ses de @entroamérica y el @aribe.. abandonando el enfoque que daba prioridad a los vol3menes de producción sobre el precio del barril.

entre se!mentos importantes de las clases populares. $alinas de Gortari en é1ico. la hipótesis )chavista* de superación y recomposición apunta a una intre!ración de esos actores en un sistema institucional. otros actores pol"ticos. impl"cito. las relaciones sociales y la or!ani%ación económica. más que en competencia o a costa de. sino de su combinación en un todo que obviamente es diferente de la sumatoria de sus partes constitutivas. antes que como el resultado de un estilo de retórica o de una b3squeda ideoló!icamente orientada de conflictos con determinados actores. en cuanto a éstos. trayectos culturales. o en e1perimentos de reformismo militar como el de 7er3 en +-<>9.El carácter en buena medida especulativo de las pá!inas precedentes es poco propicio para la formulación de conclusiones contundentes. de hecho pree1ist"a en muchos aspectos a la propuesta reformista. es suficiente para descalificar los intentos de ubicar al ré!imen vene%olano en el con#unto de re!"menes )neopopulistas* al estilo de los encabe%ados por enem en Ar!entina. y en alcan%ar me#ores niveles de vida. 7ero la aritmética electoral. de capitalismo con participación social amplia y distribución de in!resos.9+-. lo que s" está !aranti%ado es el fracaso. E1iste asimismo en el proyecto vene%olano un reconocimiento realista de la confi!uración asumida por el entorno re!ional e internacional. en la promoción de un desarrollo equilibrado y sustentable. Entonces. Cu#imori en 7er3 o. no parece haber nada de anacronismo en la b3squeda de la ampliación de los már!enes de decisión pol"tica. y es. 7ero parece posible reunir en esta 3ltima sección al!unas consideraciones a modo de resumen que. $upone por lo tanto una amplia coalición de clases y !rupos sociales. E1presa ante todo una necesidad de unidad por encima de enfoques o móviles sectoriales. El proceso vene%olano avan%a pol"ticamente a través de reiteradas consultas electorales y manteniendo la vi!encia de la democracia representativa8 la estrate!ia de desarrollo económico no contempla masivas nacionali%aciones de propiedad e1tran#era o la afectación de las !randes empresas a!r"colas a una reforma a!raria. pueda ser de interés para análisis me#or documentados y de mayor profundidad. ás que una transformación estructural de la econom"a y de las relaciones y #erarqu"as sociales se plantea una reorientación y una reor!ani%ación del sistema económico y del te#ido social. intereses y perspectivas que necesariamente deberá inte!rar. desde la perspectiva de este autor. En este sentido. En la medida en que esa crisis fue el resultado de un pro!resivo ale#amiento de la pol"tica institucional respecto de sectores amplios de las clases populares vene%olanas. uchos de los in!redientes del proyecto reformista son conocidos8 es posible encontrarlos tanto en los momentos de mayor au!e de la socialdemocracia europea. Ello implica la necesidad de adaptar las estrate!ias. con al!o más de ele!ancia. A3n los más fuertes y decisivos casos de lidera%!o pol"tico personal son siempre el resultado de una comple#a con#u!ación de procesos y escenarios histórico9estructurales. y nuevos actores de la pol"tica. El ob#etivo de desarrollo de un capitalismo nacional. oportunidades sociales. no son muchos las coincidencias entre el proyecto reformista vene%olano y e1periencias nacional9populares del pasado. eventualmente. La dimensión nacional del proyecto puede interpretarse entonces como la consecuencia de la amplitud y variedad de los actores.D. habr"a que reiniciar la b3squeda. como en el populismo )clásico* latinoamericano del periodo +-:. al mismo tiempo. en la crisis que el sistema pol"tico vene%olano ven"a arrastrando por lo menos desde mediados de la década de +->. . una inserción más satisfactoria en el mundo de la !lobali%ación. La !ravitación fuerte de Bu!o @háve% Cr"as en ese proyecto está fuera de discusión8 pero la personali%ación del proyecto puede distorsionar el enfoque y las conclusiones. El proyecto reformista se orienta al desarrollo de un ré!imen nacional popular.. La democracia pactada entre los actores del sistema institucional en +-D> es reempla%ada por una democracia que sur!e de un nuevo )pacto*. mar!inadas de aquél. A lo lar!o de este art"culo se ha tratado de evitar referirse al proyecto reformista en curso en Aene%uela como )chavismo* o al!una otra alusión personalista frecuente en la información period"stica e incluso en traba#os académicos. un intento de superación de la misma por la v"a de una recomposición amplia de la pol"tica. que muestra la persistencia de alrededor de la mitad de la ciudadan"a recha%ando las convocatorias electorales su!iere que el camino hacia una efectiva unidad tiene un lar!o camino que recorrer.. . El énfasis en las proyecciones sociales y económicas de la democracia va de la mano con la promoción de una sociedad civil de alta densidad que. > $in embar!o la caracteri%ación de un ré!imen pol"tico no deriva de sus in!redientes individuales. sociales o del mercado. pero si el empeño no se hace. El é1ito de este empeño no está !aranti%ado. El involucramiento del e#ército en actividades de desarrollo y promoción social tiene lu!ar en ámbitos espec"ficamente circunscriptos y en coordinación. R. y en un ré!imen pol"tico y socioeconómico que ofre%ca perspectivas de procesamiento y resolución de sus aspiraciones y demandas. 7ero incluso reduciendo el enfoque a éstas. bien que dinámicamente articulado a los escenarios de la !lobali%ación. En el fondo. el )caso @háve%* se inscribe. los recursos y los instrumentos a fin de optimi%ar las probabilidades de é1ito en el lo!ro de los ob#etivos. en el cual deberá desenvolverse.

/ 4-9J-. PEI$$.eds.#ulio9a!osto/ +. oulián +--.+-->/ *he Myth o the )o5erless (tate . . =einichi . @.En la traducción posterior al castellano fi!ura )el comple#o institucional de la poliarqu"a* . ?orbert . Ithaca. 0ournal o Democracy .+--4b/ )Transitions.J9++:. En (.+-. CEFFEF. Huenos Aires2 Condo de @ultura Económica.al Corporation .+--. 4 $in embar!o en años posteriores al!unos de los cultores tempranos de este enfoque reconocieron las limitaciones del proceso . Tomás . #eali"a" Econ!mica +. El populismo en 'm4rica Latina . + )YShat I call the full institutional pacQa!e of poliarchy* . )olítica y +o.2 @ornell 0niversity 7ress.. la democrati%ación y al!unos problemas conceptuales2 0na perspectiva latinoamericana con referencia a pa"ses poscomunistas*. Guillermo .+--. Estu"ios (ociales .+--</ ' era "o glo.ierno III . @arlos . =einichi .M.. @arlos . $ao 7aulo2 @ivili%aUao Hrasileira../ -echos y icciones "e la glo.R. &B AE. #ethin7ing #epresentation an" )articipation . @arlos . . LE@B?EF.+/ )olyarchy . $amuel Aalen%uela . ás en !eneral Ailas . Desarrollo Econ!mico +:.a!osto9setiembre 4.0niversidad ?acional del Litoral. • IA??I. Fobert .#unho 4. • AILA$. Ar!entina/ IW ..4/ 4+-94JJ..2 7rinceton 0niversity 7ress./. Guillermo . ?eS Baven. LE@B?EF. . . @arlos . $antia!o de @hile2 0niversidad AF@I$.0niversidade Cederal do 7araná. J Es importante recordar que en esa ocasión la elección del veterano Fafael @aldera como presidente tuvo lu!ar por fuera de los dos partidos tradicionales. ./ )7articipation. $antia!o de @hile2 Editorial Andrés Hello.OOO #E$E#E%C&'( • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • (ABL. Aldo . &0LIA?.al . &' (&??ELL. AILA$. Guillermo .+--.+---/ )(econstruyendo la ciudadan"a2 Cra!mentación social. %ueva (ocie"a" +JJ .+-></ )or una "emocracia sin a"jetivos . AILA$. &' (&??ELL. &1ford2 &1ford 0niversity 7ress2 49J4.+--4/ ' (ocie"a"e +lo. Guillermo &'(onnell V M.al $inancial &ntegration.4/ mayo9a!osto 4.+--<b/ )La pol"tica ya no es lo que fue*.+--D/ La "emocratizaci!n un"amental. . ?eS RorQ2 Barper V @ollins. • AILA$.4.J . Hrasil/ +J . &ctavio . +--D/ El in "el Esta"o3naci!n ./ +++9+:4. Guillermo . &' (&??ELL. &B AE.&'(onnell +--<a/. .o inculto/*. &'HFIE?. 7aul et al. @T2 Rale 0niversity 7ress.+--:/ )Acerca del estado. &' (&??ELL.9D<.2+<:9+>J.+-->/ *he Myth o the +lo. Fichard . )laborioso ..o hara!án/*8 y similares.4./ &ssues in Democratic Consoli"ation .alismo . Inequality. &' (&??ELL./ *he 1or"erless 2orl" . and the Phereabouts of (emocracy*. @halmers.4. Enrique .eds.icana "e (ociología +E-< . . London2 7inter.+--4a/ Delegative Democracy/ PorQin! 7aper +. @ontinuities.a/ )Estado y mercado en la !lobali%ación*./.&'(onnell +--<b/. . IA??I. =ello! Institute. X 7ublicado en #evista Venezolana "e Economía y Ciencias (ociales vol.+--. en $cott ainSarin!. *he En" o +eography. .+--<a/ )Las transformaciones de la pol"tica*.+. Guillermo . ?otre (ame2 0niversity of ?otre (ame 7ress2 +. !lobali%ación económica y pol"tica de identidades*..alizaci!n ./ *he %e5 )olitics o &ne6uality in Latin 'merica.4/ April2:J9D+./ +lo. 'natomía "e un mito . &ctavio . (&FE 0$. #evista "e (ociologia e )olitica . ?otre (ame 0niversity.. 7rinceton ?.+--.+2+4-9 +J<. Ailas et al..b/ )NGlobali%ación o imperialismoO*. Fio de Maneiro2 @ivili%aUao Hrasileira. é1ico2 orti%97laneta./2 Chile actual. #evista Me. and 7arado1es*.+--<a/ )Illusions About @onsolidation*. ?./ <>9>. : e refiero a comentarios del tipo )pueblo culto . ?orbert . =FA0TE.enero9mar%o/ :9+<.+--. @arlos .+--<b/ )&tra institucionali%ación*. . Linda . é1ico2 @onse#o ?acional para la @ultura y las Artes. AILA$. ..

. . por canales institucionales. y eventualmente control. +--D8 &'Hrien +--. http://cmvilas.D El impulso institucional acordado a la constitución de la Cuer%a Holivariana de Traba#adores.ar/index.eficaces o no es otra cuestión/ a esta necesidad del proyecto reformista de fortalecer su capacidad de conducción.php/articulos/16-revoluciones/10-la-sociologia-politicalatinoamericana-y-el-qcasoq-chavez-entre-la-sorpresa-y-el-deja-vu . de los traba#adores.. pueden interpretarse como respuestas .por e#emplo &hmae +--. +--</ y la reducida y asistemática evidencia en apoyo de las mismas. < e parece interesante destacar el contraste entre la !randilocuencia de afirmaciones del tipo )mundo sin fronteras* o )desaparición del Estado* . este autor encuentra al!unas similitudes entre el proyecto reformista vene%olano y el peronismo ori!inario2 también éste fue una estrate!ia de recomposición de un sistema pol"tico a través de la inte!ración de las clases populares.+--D/ para una caracteri%ación inte!ral y un empla%amiento histórico estructural de estos re!"menes. En este sentido particular.8 Ianni +--4. y el referendum sindical de noviembre 4.com. > @fr Ailas ...