Está en la página 1de 3

¿Cómo lidiar con personas difíciles en

el trabajo?

En todo lugar de trabajo hay gente difícil, que en el mejor de los


casos nos hace sentir estresados y en el peor interviene en nuestros
proyectos y objetivos de carrera. La gente difícil viene en una
diversidad de formas y ningún lugar de trabajo está libre de ellos.
Qué tan difícil es para Ud. lidiar con ellos depende de su autoestima,
confianza y su coraje profesional. Lidiar con gente difícil es más fácil
cuando la persona es sólo intolerable líneas generales o cuando su
conducta afecta a más de una persona. Es más difícil cuando lo ataca
a Ud. directamente o trata de disminuir su contribución profesional.

La gente difícil viene en una variedad infinita de formas

Algunos hablan pero no escuchan, otros siempre quieren tener la


última palabra, algunos no cumplen sus compromisos, otros critican
todo aquello en lo que no hayan participado; ¿le suena familiar? Las
personas difíciles compiten con Ud. por poder, privilegios y por estar
en primer plano; algunos van demasiado lejos tratando de quedar
bien ante los ojos del jefe: por ejemplo descalificándolo a Ud.

Algunos colegas difíciles intentan desmoralizarlo y Ud. se siente


constantemente como si tuviera que cuidarse las espaldas. El jefe
juega a los “favoritos” y el favorecido se impone ante Ud. Las
situaciones y la gente difícil existen en cada lugar de trabajo. Ud.
debe lidiar con ellas, no importa la situación.

¿Por qué debe lidiar con la gente difícil?

La situación no va mejorar, déjela pasar y usualmente se pone peor.


Si el conflicto no es atacado simplemente sigue calentándose bajo la
superficie hasta que hace erupción. Inicialmente las personas entran
en shock cuando son tratadas de manera poco profesional, una vez
que Ud. está plenamente consciente de la situación decidir vivir con
la misma por tiempo indefinido no es una opción. Es mejor enfrentar
a la persona en cuestión mientras Ud. pueda mantener alguna
objetividad y control emocional

Quejarse constantemente acerca de su colega o de la situación puede


ganarle rápidamente el título de quejoso. Los gerentes se preguntan
porqué es Ud. incapaz de resolver sus problemas, aunque la propia
tolerancia o permisividad del gerente con la situación sea parte del
problema.

El peor escenario si falla al lidiar con un colega difícil

Si Ud. está involucrado en un constante conflicto en el trabajo, Ud.


podría no solo ser culpado de ser “incapaz de manejar la situación
como un profesional maduro” sino también podría ser etiquetado
como una “persona difícil”. Esta etiqueta es difícil de quitar y puede
tener consecuencias devastadoras para su carrera. Finalmente si la
situación continúa deteriorándose en el tiempo, la organización y su
jefe pueden cansarse de Ud. El jefe puede decidir que Ud. es un
empleado de “alto mantenimiento” que puede fácilmente ser
reemplazado por una persona más profesional y cooperativa, y Ud.
podría perder su trabajo.

Lidiando con el colega difícil

Existen todo tipo de enfoques disfuncionales para enfrentar a un


compañero difícil. Enviar un e-mail anónimo no es una opción, poner
un desodorante en el escritorio de un compañero poco preocupado de
su higiene tampoco es una solución productiva. Confrontar al agresor
públicamente a menudo termina en un desastre. Poner insectos
muertos en su cajón no le dejará al jefe otra opción que despedirlo a
Ud. Existen maneras más productivas de lidiar con esta situación:

* Primero examínese a sí mismo:

Esta seguro que la otra persona es realmente es el problema y que


Ud. no está reaccionando exageradamente? Ha experimentado antes
problemas con el mismo tipo de persona o acciones? reconoce que
tiene puntos sensibles que son fácilmente tocados? (todos los
tenemos) Siempre empiece auto analizándose para determinar si el
objeto de su atención realmente son las acciones de esa persona
difícil.

* Explore lo que está experimentando con un amigo de confianza o


colega:

Haga lluvia de ideas para identificar la situación. Cuando Ud. es


objeto de un ataque, o su jefe aparenta apoyar las acciones
disfuncionales de un colega, es a menudo difícil evaluar
objetivamente sus opciones. Enojo, dolor, humillación, miedo y
preocupación de hacer la situación peor son emociones legítimas.

Ponga atención acerca del acuerdo no verbal que Ud. está creando al
solicitar la ayuda de otros. Ud. se está comprometiendo a actuar a
menos que acuerde acciones que pueden sólo empeorar la situación.
De lo contrario el riesgo es convertirse en un quejoso a los ojos de su
colega.

* Acérquese a la persona con la que tiene el problema para una


discusión en privado:

Háblele acerca de lo que está experimentando usando mensajes que


empiecen con “yo”, este tipo de comunicación se enfoca en su
experiencia acerca de la situación en vez de atacar o acusar a la otra
persona. También explique a la persona el impacto que sus acciones
tienen en Ud.

Sea amable mientras habla con la otra persona. Puede que ella no
esté consciente del impacto de sus palabras o acciones en Ud. Puede
que sea la primera vez que se enteran de lo que pasa o puede que
tengan que considerar y confrontar un patrón acerca de su propia
interacción con las personas. El peor escenario? Pueden estar
conscientes del impacto de sus acciones pero negarlo o tratar de
explicarlo de alguna forma. Desafortunadamente, a algunas personas
simplemente no les importa. Durante la discusión, trate de llegar a un
acuerdo acerca de acciones positivas o de apoyo por parte de ambas
partes.

* Haga seguimiento después de la discusión inicial:

Ha cambiado la conducta? Ha mejorado o empeorado? Defina si una


discusión de seguimiento es necesaria. Decida si está tendrá un
impacto y si desea continuar confrontando a esa persona Ud. mismo.
Conviértase en un pacificador. Determine si ha recibido apoyo de su
jefe. Si la respuesta es sí, tenga otra conversación. Si es no, escale el
problema.

* Ud. Puede confrontar a su colega difícil públicamente:

Trate con la persona usando sentido del humor o ligero sarcasmo, o


haga un gesto exagerado, como un saludo militar o póngase la mano
en el corazón indicando haber sido “herido”. Pedirle a la persona
públicamente que deje de hacer lo que está haciendo no es una
técnica eficaz, pero puede optar por otras tácticas usando el sentido
del humor.

Fuente: Aptitus