Está en la página 1de 1

ABC

DOMINGO 4/12/2005

ABC DOMINGO 4/12/2005 67

67

ABC DOMINGO 4/12/2005 67 GONZALO CRUZ del mundo, pero su obra nunca ha llegado a popularizarse

GONZALO CRUZ

del mundo, pero su obra nunca ha llegado a popularizarse en Estados Unidos al nivel de autores «best se- ller» del mundo hispano como Isa- bel Allende. Ello, pese a que vivió en este país durante su infancia, cuando su padre fue vetado de las universidades españolas por la cen- sura franquista. Su dominio del in- gles le ha valido un reconocimiento en otra profesión que ha menudo ex- trapola a los protagonistas de sus novelas, la de traductor. En realidad la prosa de Marías, «una inusual mezcla de sofistica- ción y accesibilidad», se ha saltado en EEUU la lista de los «best seller» para entrar directamente a los ensa- yos de la famosa revista en la que escribiera Truman Capote, donde se busca desentrañar su universo «lleno de tensiones entre el deseo de saber y el temor al precio del co- nocimiento». Por último, «Liberation» dedica varias reseñas a glosar la presencia de dos grandes de la literatura norte- americana en la guerra de España, John Dos Passos y Ernest Hemin- gway, cuya amistad saltó por los ai- res cuando el segundo apartó la vis- ta ante el asesinato de José Robles por los estalinistas. En ese desplie- gue se incluye una reseña de la nove- la de Ignacio Martínez de Pisón, «En- terrar a los muertos», publicada por Seix Barral y que aún no se ha tradu- cido al francés, pero que ya cuenta para la crítica, en un amplio trabajo que se anuncia desde la portada.

La leyenda de la bailarina Tórtola Valencia, que cautivó a poetas y artistas, renace en una biografía

«El cartero de Neruda», de Antonio Skármeta, llega a la escena española de la mano de José Sámano

Wislawa Szymborska publica «Dos puntos», el primero y tal vez el último poemario después del Nobel

Con 83 años, vuelca en 17 poemas un inquietante silencio por toda respuesta

«No quiero decirlo, pero percibo una despedida», comenta su tra- ductor y amigo español, Abel Mur- cia, sobre el último libro de la escri- tora polaca

R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL

BERLÍN. Con «Dos puntos» parece que Szymborska se aprestara a una conclu- sión, según sugiere desde Varsovia uno de sus traductores e introductores en España, Abel Murcia, actual direc- tor del Instituto Cervantes local y que alertaba a este diario sobre la publica- ción: Después del Nobel de 1997, Szym- borska ha publicado sobre todo diver- siones en forma de prosa y crítica («Lecturas más que obligatorias») y en poesía sólo «Instante» (Igitur), esen- cialmente una reedición de 26 poemas desperdigados. Pero el jueves aparecía en Varsovia el que podría ser el último libro de una poeta calificada de grande con apenas 300 poemas. «No es nada prolífica», ad- mite Murcia Soriano comparándola con Zbigniew Herbert, otro candidato al Nobel, pero en Polonia sus raras pu- blicaciones rivalizan con nombres pro- minentes. A esos lectores les dedicó es- ta cracoviana el poema «A algunos les gusta la poesía», para reconocer en un verso que tal vez sólo fuesen dos de cada mil. «Dos puntos» tiene sólo 17 poemas, alguno de media docena de páginas,

ABC
ABC

Ya nunca sabré qué pensaba de mí A. Si B. llegó a perdonarme de verdad. Por qué C. aparentaba que no pasaba [nada. Qué papel tuvo D. en el silencio de E. Qué esperaba F., si es que esperaba. Qué aparentaba G., a pesar de estar [segura.

Qué quería ocultar H. Qué quería añadir I. Si el hecho de que yo estuviera a su lado tuvo alguna importancia para J. para K y para el resto del alfabeto.

uno tan breve como «ABC», de apenas media página, y además esta gran jue- guetona del idioma que es Szymborska lo abandona en la undécima letra del al- fabeto. En «Mañana, sin nosotros», que

El premio de Poesía Torrevieja rescata a Antón Vallet Pujol de un silencio de 25 años

ABC

TORREVIEJA (ALICANTE). El pre- mio de Poesía Torrevieja, que con su nueva dotación de 18.000 euros se ha convertido en uno de los mayores certámenes poéticos españoles, res- cató ayer a un poeta de cinco lustros de silencio: Antón Vallet Pujol había ganado en 1979, con apenas veinte años, un premio «ex aequo» junto a Juan Gil-Albert. Después de aquello, el torbellino de la vida, el mar de los trabajos, dieron con el poeta en una isla de silencio y aquella prometedo- ra carrera literaria pareció naufra- gar. Sin embargo, Vallet ha ganado el X Certamen Internacional de Poe- sía Ciudad de Torrevieja con su obra «Diarios de Robinson», precisamen-

te, libro que será publicado por la edi- torial Plaza y Janes. Tras conocer el fallo, Vallet se mostraba feliz. «Me pa- rece un sueño», afirmó El jurado que le otorgó el Galardón estaba presidido por el reciente pre- mio Nacional de las Letras, José Ma- nuel Caballero Bonald e integrado por Manuel Cifo González, Ana Ma- ría Moix, José Luis Vicente Ferris, Luis Bonmatí Gutiérrez, Javier Díez de Revenga, Julio Herranz (ganador de la anterior edición), Manuel Llo- rente y Jesús García Calero. Caballero Bonald destacó que el li- bro ganador «tiene voz propia, está lleno de sugerencias emocionales y posee un lenguaje muy rico que lla- mará la atención por su calidad».

Mañana, sin nosotros

A

El

día de mañana

se anuncia soleado,

si

Se espera una mañana fría y con niebla. Por el oeste se avecinan nubes de lluvia. La visibilidad será escasa. Condiciones adversas para la circula [ción.

Según avance la jornada, la gradual influencia de una cuña anticiclónica por [el norte

hará posibles algunos claros.

pesar de ello, ráfagas fuertes y rachea [das de viento pueden ir acompañadas de tormentas.

Por la noche, cielos descubiertos en casi todo el país, sólo en la parte sureste podrían darse algunas precipitaciones. Las temperaturas bajarán considerable [mente, pero aumentará la presión atmosférica.

bien a los que siguen viviendo

todavía les será de utilidad el paraguas.

WISLAWA SZYMBORSKA

Poemas inéditos de «Dos puntos»

AbelMurcia Soriano adelanta a este dia- rio, anuncia un cambio en la rutina: «El día de mañana/ se anuncia soleado,/ si bien a los que siguen viviendo/ todavía les será de utilidad el paraguas». En una reina del suave eufemismo, «Dos puntos» suena a suspense. Se mantiene esa introspección filosófica, no reñida con el guiño; y su estilo su- cinto, su humorada elección de pala- bras y paradojas, pero su traductor añade un distanciamiento: Hasta aho- ra observaba las cosas en derredor y «ella era parte de esa observación», «ahora habla de un después en el que ella no está», dice Murcia, quien resal- ta a la poeta como «la persona con más ilusión por la vida que he conocido», «se recrea en ella como un juego». Y aparece el factor de lo irremedia- ble. Tras la constante de sus preguntas, esta vez hay «dos puntos». Y tras estos, que dan «sensación de seguridad, pro- meten», sólo aparece «el silencio como respuesta», según destaca una reseña en Polonia. Szymborska, de quien exis- te en España «El gran número», «Paisa- je con grano de arena» e «Instante», ade- más de «Poesía casi completa», da la sensación, cuando parece que va a ha- cer síntesis, de que lo más importante ya sucedió en su momento oportuno. Tal vez por ello diga al final de su libro que «cualquier poema podría llevar por título “Instante”».

Intereses relacionados