Está en la página 1de 1

32 INTERNACIONAL

Auge de la derecha eurófoba en Austria

LUNES 6š10š2008 ABC

La otra «corona» austríaca

El mayor diario alpino, «Die Krone», «La Corona», de Hans Dichand, ha logrado casar sin reparos a los socialdemócratas con la derecha populista de Haider en torno a ciertas tesis antieuropeas

RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL

VI

ENA. El viejoDicha nd, eldue-

ño

de «Die Krone», el di ario con

el

que des ay una el 44 por ciento

de

los austríacos, v uelve a su an-

helo de ma nejar los hi los de Aus-

tri a, tras desp osar a la desorien-

tada socialdemocracia de Kreys-

ki (SPÖ) y a l naciona li smo a n-

tieuropeísta de Haider. El espec- táculo ha sido ta l que Norb er t Mayer ha cla mado en «Die Pres-

se», con el viejo grito i zquierdis-

ta cont ra el grupoSpringer: «¡Ex-

propiad a Dichand!». «D el vi ej o e s, so bre t od o, el

re su lt ad o» que h a v ue lt oas o-

brec oge r a au st ríac os y e uro-

pe os, d ic e u n vet erano s ocia li s-

ta . U na re ac ción , e n u n p aís

que f uncion a ejempla rment e y

es tá ec on óm ic amente sa ne a-

do, q ue el di re ct or de l s em an a-

rio «Prof il» s eñ al a c omo «no só-

lo ún ic a e n O ccident e: ta mbién

en Asia o L at inoa mér ic a».

Au st ri a no parec e log ra r es- capa r a su vieja «pa rt ic ul ar i- dad», se a gob er na ndo a de cena s

de

pueblos, len guas y c on fe sio-

ne

s, se a p or po der encogerse co-

mo un ac ordeón; por s u eterno

«c ar tel» de do s coa li gado s (SPÖ

y ÖVP) o p or una rebeldía que «siempre sa le más por l a ext re- ma dere ch a que por l a i zquier- da», re cusa n los sociólo gos. Entre los viñedos de Grin- zi ng, la vergüenza empapaba la noche electoral en la ma nsión de

Frit z G ehart, uno de los últi mos aristócratas del socialismo aus- tríaco. Ta mbién el líder verde,

Va n der Bellen, culpa a los viejos

pa rtidos del resurgi r nacionalis-

ta. «El SPÖ se vendió al antieuro-

peísmo, los popu lares a la políti-

ca anti-i nmig ración», en un in-

tentode enajenara l«peli groHai-

der». Pero «los electores lo ha n visto y han votado por el ori gi-

na

l», esti ma Geha rt, que fue jefe

de

gabi nete de Krei sky cua ndo

Aust ri a era tan i nter nacional.

Indignados

Con el a nt ieu ropeísmo los i nt e-

lect ua le s «de to da la vida» h an

de serta do de la ca mp añ a del

SPÖ y el a rtista AndréHel ler en- caja la re sp on sabi lidad de su grem io. El «Sa lzbu rger Nach ri- chten» ha habl ado de l a «Fay- ma nn-Dicha nd Ko al it ion», en

ha habl ado de l a «Fay- ma nn-Dicha nd Ko al it ion», en Un

Un gru po de neon azis dura nte una cele brac ión en Ulri chbe rg, en Karn burg , a l s ur de Viena, el pasado 21 de septiembre

AFP

El ex canciller Vranitzky y otros santones de la socialdemocracia están indignados con Dichand y el monopolio que su millón de ejemplares diarios ejerce sobre los austríacos

referencia al ga nador socia lde-

burg uesa y hoy del nuevo SPÖ,

bl

ic o d e “ Heut e” , s iend o c on se -

mócrata y a l l is to ed itor. Hel-

poseen ot ro mediomil lón con su

jero de in frae st ruct uras de Vie-

mut Sch lies selb erger i roni za:

gratuito «Heute», fu ndado por la

na

y m in ist ro de Tr an sp or te s».

«En rea lidad H ans D icha nd se-

nuera de Dicha nd y el ex jefe de

Cu

an do la pr en sa de Di ch and

rá ca ncil ler y Werner Fayman n

prensa del líder del SPÖ, Wol-

vio e l f il ón anti eu rope o d e H ai -

jefe de la Krone».

fgang Jansky. Éste es amante de

de

r, ha bría bu sc ad o p ri mer o

El ex ca ncil ler Vra nitzky, G e-

Doris Bures, ex secreta ri a del

en

ro la r a lo s p op ul ar es, p er o

ha rt, Hel ler y ot ros santones de

pa

rtido y v ieja amiga del líder y

Molt erer rehu só. Ll am ó e nt on -

la soci aldemocracia están indig-

probable canciller Fay mann, co-

ce

s a la s p ue rt as del S PÖ y « Fa -

nados con Dicha nd y el monopo-

mo recuerda Gehart , quien hoy

ym an n s e e ch ó a su s pie s».

lio que su mi llón de ejempl ares

di

rige el Instit uto Ustinov pa ra

dia rios ejerce sobre los aust ría-

la

investigación de losprejuicios.

Tratado de Lisboa

cos. Pero los Dicha nd, antes por-

«F

ay ma nn ha cooperado al la n-

«Teníamos ahora a un SPÖ en el

tavoces de la Austria pequeño-

za

mi ento en el tr an sp or te pú-

Gobier no fi rmando el Trat ado

Hans Dichand š M agnate de la prensa

EL VIEJO GANA

El editor de «Die Krone» maneja los destinos del pueblo austríaco más de cuanto el emperador José I de Habsburgo soñara nunca

R. V.

VI EN A. Ha ce nove nt a a ño s

que no h ay ot ra co rona en Au s- tr ia qu e l a « Kron e» y s u c ar iz pres ente no es menos de sventu-

rado ; s u e dito r c re e p as to re ar lo s d es ti no s d e e st e p ueblo más

de

cu anto el empe ra do r Jos é I ,

el

Habsbu rgo más ilus tr ad o e

inte rvencion is ta , s oñ ar a nun -

ca . E n m it ad de ca mp añ a, el

di ar io so ci al demóc rata «St an -

da rt » s e e sp antaba : « ¿H as ta

dónde pued e l le ga r u n p er iód i-

co

?».

¿H as ta dónde pued e l le ga r u n p er iód i-

Pero la cabe ce ra, co mp ra da po r e l p er io di st a H an s D i- ch and e n 1 959, nu nc a t uvo que ver c on la Co ro na , sino c on la mo ne da qu e l o p ag ab a, ento n-

ce s u n p re cio d e s al do, c omo s u

pe ri od is mo, s u len gu aj e s im -

ple, su ment e p equeña y u n ho-

ri zo nt e l im it ad o, a c ab al lo de

su

s p ropi as ca mp añ as y l a p re -

su

nt a p or tavo cía del i nt erés pú-

bl ic o; es to si n olv id ar al gún re -

mo qu et e rev is io ni st a y ha st a anti semita .

Amiga del negocio

Pero tr as su devo ci ón al públi -

co, l a « Krone» ha si do so bre t o- do am ig a d el ne go ci o, co mo su nomb re anunci ab a. Uno d e s us

pr imeros ed it ores, K ur t F al k,

ampl ió el ne go cio noved os a- ment e a l d om in go invent ando

lo s recipie nt es de auto se rv ic io

en la s f arol as.

Hoy l a o tr a m it ad de l p er ió-

di co qu e no e s d e D icha nd —y

de su nu evo « hijo ad op tivo » We rner Faym an n— es de l p o-

dero so gr up oWAZ (Wes t A ll ge- meine Z eitu ng ), ta mbién im -

br ic ad o c on la so ci al demo cr a-

ci a a le ma na .

de Lisb oa y a unos líderes del

SPÖ escribiendo en la prensa en contra». Retozando enelpopulis- mo, Fay mann ha ganado prome-

tiendo someter a referéndum to-

do tratado de la U E y tras forz ar

un últi mo gasto socia l de 3.000

mi llones, que le ganó el apodo de

«Fay nachtsmann» (porPapáNo-

el). El viejo Vra nitzky se sube

por las pa redes, «pero decidieron

ca

llar por no a fear a Fay ma nn.

Él

ha remontadoasí, puntoapun-

to,

a un SPÖ hundido».

El ahora árbit ro es correspon- sable del desastre político —re- cuerda el «Spiegel»— como mi-

nist ro, jefe del SPÖ y silente coor-

di nador del gobier no más breve

de

la república. Pero tras la toma

de

posesión interi na, Fay mann

explica su éxito en el ca fé Griens- teid l: «El pueblo nota cuando un político es constructivo». Su de-

sast rosa coalición ha disparado

a la derecha radical a u nas déci-

mas del propio ganador. En Vie-

na,org ullosa cuna delmovimien-

to obrero, ésta tiene hoy su mejor

resu ltado. Entre los menores de

trei nta, es la primera fuerza.