Está en la página 1de 1

ABC DOMINGO 22š3š2009 CULTURAyESPECTÁCULOS 71

Guía de una rara Praga española


Por primera vez una
muestra rastrea la
conexión del Siglo de
Oro con el Reino de
Bohemia, claves de una
«Praga española» que va
de Santiago a
Montserrat, de Lope a la
Montaña Blanca

POR RAMIRO VILLAPADIERNA


CORRESPONSAL

PRAGA. La sala de recepcio-


nes del Castillo de Praga se lla-
ma Sala Española, en Cen-
troeuropa se empleaba hasta
ahora el protocolo español, el
Niño Jesús de Praga vino de
Granada, la concha de Santia-
go está en el escudo del barrio
de Stodulky, Príncipes espa-
ñoles han reinado en Bohe-
mia y casado en Hungría: he-
chos todos conocidos, pero
nunca antes puestos en el
marco de una exposición.
Caminando por la vieja
Praga, en cuyas fachadas se
ven más Toisones de Oro que
en muchas capitales españo-
las, el devorador turista «tro-
MARTA MYSKOVA
pieza cada 500 metros con al- Una de las obras maestras que se exhiben en la exposición
go que recuerda a España», di-
ce el historiador del arte Pa-
vel Štepánek. Este hecho, irre- en «Los españoles, el Imperio Entender que el célebre Ni- cultural mayor sería el objeto presidente y ensayista Havel.
marcable para tantos en una y Bohemia» la que considera ño traído por la noble granadi- de esta debida exposición El lenguaje común a la épo-
ciudad extasiante, ha depri- una de las influencias más sin- na María Manrique de Lara que, según el comisario, «de- ca es «la tradición religiosa y
mido a generaciones de hispa- gulares en este pueblo deseo- para la boda de su hija con el muestra la existencia de sóli- un catolicismo aquí reflejado
nistas y conducido finalmen- so de contrapesar el influjo canciller Zdenek de Lo- dos estratos románicos e his- en la imaginería checa de las
te a éste a montar en las anti- germánico. Forbelský, que si- bkowitz es «sólo la punta del panos en los cimientos de la fundaciones»; especialmente
guas caballerizas imperiales guió el ejemplo de Benedetto iceberg» de un movimiento historia y la cultura centroeu- jesuitas, que dejan aquí el Kle-
la muestra «Praga española», Croce para verificar el rastro ropea». Desde «los primeros mentinum, los carmelitas re-
desde esta semana al 28 de ju- de la gesta, recuerda que la Es- peregrinos a Santiago, que sa- formados, que nombran la
nio. Algo de lo más universal- paña del siglo XVI y XVII hizo lieron de Praga en tiempos de central calle Karmelitská, los
mente conocido de Praga, de política en Centroeuropa, Bal- La exposición Premysl Otakar II, que era pri- benedictinos de Montserrat
Corea a California, por enci- tasar de Marradas acabó con demuestra la existencia mo del rey de España Alfonso en el raro monasterio de
ma del mito del «Réquiem» Wallenstein y gobernó Praga, de estratos románicos e el Sabio», hasta los últimos Emaus, o los agustinos de Sv
de Mozart o del Golem, es el se ve en el Siglo de Oro de Bo- hispanos en la base de vestigios en el romanticismo Josef junto al Puente de Car-
Niño Jesús de la Iglesia de la cángel, Calderón, Estabanillo checo, y el descubrimiento tu- los, relacionados con la cerve-
Victoria. Pero, como explica o en «El desengañado de sí»
Centroeuropa rístico checo de la Costa Bra- za de la región.
el gran hispanista Josef del Duque de Estrada. va y, de Lanzarote, por el ex Pero también obras de in-
Forbelský, hasta ahora «no se geniería, como el plano de po-
ha percibido en el contexto zos artesianos de Rodolfo II,
de lo que significó aquel siglo que se educó en España, y ar-
español en Praga»; conexión mas y tácticas militares repre-
que hace que, hasta el desco- sentadas como nadie por el
nocido ermitaño catalán Ideas más que formas o el hermano de Carlos V, Fernando I reinó y general Marradás i Vich, que
Juan Garín, tenga el único cul- está enterrado en Praga. La significación de llevó a los Tercios a la victoria
to conocido en la Trinidad de Bohemia siente las huellas de España más la muestra reside en que «nunca antes se en la legendaria Montaña
Kuks (Silesia checa). Santa allá de leyendas negras. Cómo no, son ideas había estudiado el impacto de la cultura Blanca (1620), contra la re-
Teresa y San Ignacio tuvieron más que formas, puntualiza el comisario: «A española en su conjunto», de la que habla un vuelta protestante, y lo dejó a
visiblemente su momento pra- diferencia de Italia, con influencia aplastante Cristo de Medinaceli de tamaño natural, él de gobernador de Bohemia
guense y las viejas bibliotecas en la arquitectura, de España aparecen rescatado por el Štepánek y expuesto en la y a los Habsburgo en el trono.
muestran que el teatro y la influencias conceptuales, que yo llamaría Trinidad; una Montserrat traída por los Mucho después otro hispano,
poesía española tenían aquí más ideas». De ahí el interés de proporcionar catalanes en el XVII, una Santa Casilda mora Carlos Fuentes, escribiría que
su círculo de lectores. «la clave para leer esta herencia común», dice de Toledo, vista barrocamente como una «es difícil volver a Praga / es
Forbelský, introductor al el historiador de Olomouc. pimpante negrita con flores, de los agustinos imposible olvidarla», lo que
checo de Cervantes, Lope, Pocos saben que un rey de Bohemia clave del Puente de Carlos, o la gran coleccion tal vez diga algo de esta com-
Góngora o Gracián, recuperó como Otakar II era primo de Alfonso el Sabio, española de los Lobkowitz. pleja y tardía recuperación.

Intereses relacionados