Está en la página 1de 2

24

INTERNACIONAL

www.abc.es/internacional

MIÉRCOLES 2 9 2009 ABC

MIÉRCOLES 2 — 9 — 2009 ABC De izquierda a d erecha: Donald Tusk, Angela Merkel

De izquierda a d erecha: Donald Tusk, Angela Merkel y V ladímir Putin (primeros ministros de Polonia, Alemania y R usia ), entre otros líderes europeos, ayer en Westerplatte

Rusia y Polonia reafirman sus diferencias en el 70 aniversario de la II Guerra Mundial

Merkel, la canciller de Alemania, asumió toda la culpa de su país y d ijo que se inclina ante «los 60 millones de víctimas»

RAMIRO VILLAPADIERNA ENVIADO ESPECIAL

GDANSK. «Yo me inclino an- te los 60 millones de víctimas de la II Guerra Mundial », dijo ayer l a c anciller de Alemania, Angela Merkel, en Gdansk, asumiendo la plena responsa- bilidad de su país en la Segun- da Guerra Mundial. Más cir- cunspecto, el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, sos- tuvo: «Rusia puede reconocer sus errores», en la conmemo- ración del «capítulo más trági- co de la historia de Europa» como lo había calificado la misma Merkel. El primer ministro polaco, Donald Tusk, quiso advertir contra «los falsificadores de la hi st or ia , p orque asumirán el poder y t raerán tanta infeli- cidad como entonces», dijo, sugiriendo que, 70 años des-

pués, no todo está claro, para todos. «No podemos olvidar quién fue el instigador, quién el perpetrador y quién la vícti- ma», agregó Donald Tusk en referencia al último intento por parte de la historiografía

sentido en el reparto de Che- coslovaquia meses antes. El en sa yi st a T omasz Lubienski reconoce que, si el nacionalis- mo polaco de la II República trató «mal a s us minorías, ju- gó a s uperpotencia y c oque- teó con Hitler», en 1939 «su- po enmendarlo al rechazar de pl an o u nirse a A lemania para at ac ar a l a U RSS». Polonia se entregó así como víctima, «pe- ro jugó por fin un papel mun-

del Kremlin de justificar el pacto de Moscú y B erlín como «defensivo» ante presuntas connivencias entre alemanes y p olacos. Como explicaba ayer la catedrática Anna Wolf-Poweska: Varsovia, co- mo Londres y París, había con-

Ignacy Skowron: «Vi el primer disparo de la guerra»

El cabo Ignacy Skowron e staba de guardia en la Westerplatte cuando advirtió una chispa sobre el costado del crucero alemán. Décimas después, un proyectil de 280 mm impactaba contra la fortaleza. Eran las 4:45, «agarré una metralleta y n os dijeron que disparáramos»; pero «aún no sabía que la guerra acababa de empezar». Skowron, hecho una pasita a s us 94 años dentro de su

uniforme de capitán, es uno de los héroes por excelencia de la guerra polaca. Según Skowron, el crucero «empezó a d isparar sin parar sobre nosotros». En el segundo día oyeron aviones bajando en picado y «cinco compañeros murieron en la garita 5». «Traje- ron lanzallamas para freírnos», pero en el sexto día «ya apenas nos manteníamos de fr ío y h ambre». Cuando, al séptimo, el coman- dante S ucharski rindió la fortaleza, el general Eberhardt le permitió el sable en reconoci- miento a u na lucha en que «habíamos perdi- do a 2 0 h ombres y l os alemanes a 3 00».

dial». Dirigentes de 20 esta- dos dep osi tar on flo res y e n- ce nd ie ro n v elas a l os héroes de la Westerplatte, fortín ma- rítimo de Gdansk que sufrió el primer ataque de la guerra. El destructor Schleswig- Holstein, fondeado en visita de amistad, abrió fuego con- tra la Westerplatte a las 4:45 de la mañana del 1 de septiem- bre de 1939, mientras la Wehr- macht, el Ejército alemán,for- zaba las barreras al oeste, sur y este de la ciudad. Cabe recor- dar que había territorio ale- mán a ambos lados de Danzig y de la propia Polonia, resulta- do del Tratado de Versalles. Pero los polacos «no pode- mos ver la guerra sin pensar en el 23 de agosto previo», ex- plica la historiadora Ludmila Lwowa. Ocho días después del pacto ruso-alemán, Ale- mania se anexionó su parte y, 17 dí as de sp ué s, la Un ió n S o- viética, la suya. «Es importan- te su mi ni st ra r y ayudar a A le- mania», se sabe ahora que di-

ABC MIÉRCOLES 2 9 2009

ABC MIÉRCOLES 2 — 9 — 2009 AP jo Stalin al Politburó. Como anota George Bovt,

AP

jo Stalin al Politburó. Como anota George Bovt, del EU- Russia Centre, el protocolo se- creto del pacto buscaba un re- parto del continente, como luego forzó Stalin en Yalta an- te Churchill y R oosevelt. Putin calificó por primera vez el pacto como «inmoral» y e l presidente polaco dijo que aún «hay que reflexionar so- bre las causas de la guerra». La cuestión sigue siendo enormemente sensible para los polacos. La prensa amane- cía cubierta de fotos e i nfor- mes y l os niños iniciaron su primer día de clase leyendo el pr im er de sp ac ho de ra di o d el ataque.

Crece el poder ofensivo de los talibanes en la región afgana donde opera España
Crece el poder ofensivo de los talibanes en
la región afgana donde opera España

25

Monopoly de la historia

La Ciudad Triple es un área metropolitana en el golfo de Danzig, con tres centros: Gdansk (Danzig), Gdynia y Sopot. Aquí se han jugado parte de los destinos de Europa: se puso coto a la Orden Teutónica, comenzó la II Guerra Mundial y nació Solidaridad

LITUANIA DINAMARCA MAR BÁLTICO Danzig MAR DEL Gdynia Konigsberg NORTE Kiel PRUSIA Sopot Hamburgo Stettin
LITUANIA
DINAMARCA
MAR BÁLTICO
Danzig
MAR DEL
Gdynia
Konigsberg
NORTE
Kiel
PRUSIA
Sopot
Hamburgo
Stettin
Bremerhaven
Berlín
Varsovia
PAISES
BAJOS
POLONIA
Breslau
Colonia
ALEMANIA
1935
BÉLGICA.
Praga
0
Km
150
LUX.
Sudetes
Sarre
CHECOSLOVAQUIA
Presburgo
Munich
Viena
Budapest
AUSTRIA
HUNGRÍA
SUIZA
ITALIA
© ABC
FRANCIA

POR R. VILLAPADIERNA

GDANSK. Gdansk, Sopot, Gdynia, la encantadora ciu- dad triple sobre el Báltico, hanseática y l ibre, en el delta del Vístula. En tiempo de esta- dos homologados no se en- tiende lo que era una ciudad libre, el «corredor de Dan- zig», incluso Prusia o « la cues- tión polaca», conceptos cla- ros en cambio para algunos abuelos. Aquí nació por ejem- plo el poder de los Hohenzo- llern que ib a l uego a u nificar Al em an ia de sd e f uera y b ajo el signo protestante. Hoy Ale- mania queda a 3 00 kilóme-

tros . P ero pese a h aber sido ar ra sa da y r epoblada, nada parece haber podido con el es- píritu singular, sofisticado e indómito de la actual Gdansk. Da nz ig es hi ja de la co ex is - tencia y r oce secular de bálti- co s, po la co s, ka su bi os , p ola- cos, prusianos, judíos, germa- nos y s uecos, suavizado todo por el comercio hanseático de gr an o, qu e r epresenta aún su majestuoso molino . T ambién remite a l as causas de la triple partición de los polacos (Polo- nia sería lo que quedara) ex- primidos entre alemanes y ru- sos, y s us necesidades de re-

cursos. De ahí el mal gusto de que Mer kel y P utin hayan ha- blado precisamente aquí de sus planes de gaseoducto. Gdansk reúne los tres mo- mentos y n ombres históricos que probablemente todo ni-

ño pola co sepa , s i s abe algu- no: Grunewald, Westerplatte

y S olidaridad. El primero, en

141 0, fue una de las may ore s batallas europeas de la baja Ed ad Me di a y puso coto a l a desconsiderada Orden Teutó- nica (luego nacionalizada co- mo batalla «polaco-germa- na»); el segundo, es la heroi- ca fortaleza de Danzig, ataca- da hace 70 años por el cruce-

ro alemán Schleswig-Hols- tein para desatar la guerra; el

último, es la heroica batalla de ob re ro syc uras contra el comunismo.

Acabar con las elites

Dos de estas batallas las per- dieron alemanes, la tercera Moscú y s u i mperio; victorias contadas entre tantas pérdi- das para el país que —propor- cionalmente— más víctimas

tu vo en la II Gu er ra Mu nd ia l.

Chirrían ayer las palabras del presidente Kaczynski de que Katyn fuese como el holocaus- to, referencia a l a m asacre de 20.000 polacos —la oficiali- dad y l a i ntelectualidad— a manos de piquetes soviéticos, cuando debían aprestarse contra el invasor nazi. Pero es contradictoria la obsesión por acabar con las elites para una ideo logí a q ue cree que el verdadero p oder reside en las masas. El Monopoly de los pue- blos era entonces un juego de moda entre los t otalitarismos ilustrados.

La «inteligencia» rusa afirma que Polonia tuvo su parte de culpa en el estallido

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL

MOSCÚ. Los dirigentes pola- cos «conspiraron» durante los años 30 con la Alemania nazi

en contra de los intereses vita- les de la Unión Soviética, «ins- tigaron el separatismo» en el Cá uc as o, Ucr an ia y A sia Cen- tral para propiciar la «desinte- gración» de la URSS, y s e «opusieron» a l a f ormación de una coalición internacio- nal contra Hitler en 1939. Al menos así se deduce de la recop ilaci ón de docum en- tos que el Servicio de Inteli- gencia Exterior ruso (SVR) presentó ayer en Moscú bajo el nombre: «Los secretos de la política polaca 1935-1945». El general retirado de los ser vic ios sec ret os Lev Sot s- kov, autor del volumen, lanzó desde la capital rusa una de- vastadora andanada de repro- ches contra los líderes pola- cos de aye r y hoy. El antiguo

responsable de la inteligencia soviética afirmó durante una rueda de prensa que los inten- tos de «tergiversar los he- chos» y c ulpar por igual a l a URSS y a la Alemania nazi de las atrocidades del siglo XX es algo que se viene realizando actualmente en Polonia «a ni- vel de Gobierno». «Como Polonia tuvo tam- bién su parte de culpa en el desencadenamiento de la II Guerra Mundial, pretende ahora falsificar la historia pa- ra ocultarlo», puntualizó Sots- kov, quien también ve detrás de la campaña de revisión al Consejo de Europa.

MARRIOTT´S MARBELLA BEACH RESORT 3 MARBELLA Hasta8personas APARTAMENTO 3 DORMITORIOS MÁLAGA PRECIO POR
MARRIOTT´S MARBELLA BEACH RESORT 3
MARBELLA
Hasta8personas
APARTAMENTO 3 DORMITORIOS
MÁLAGA
PRECIO POR APARTAMENTOYNOCHE
300€ Día de entrada: 5 de septiembre
7 NOCHES AL PRECIO DE 6*
Estancia mínima 7 noches. Gastos de gestión no
incluidos (3 € por reserva). Plazas limitadas. (1)
Operación financiada por Financiera El Corte Inglés,
E.F.C. S.A. * Consulta condiciones. A: sólo Alojamiento.
(1)
MEJOR
SÓLO EN VIAJES EL CORTE INGLÉS
PRECIO
GARANTIZADO
(*)