Está en la página 1de 1

30

INTERNACIONAL

DOMINGO 6š9š2009 ABC

EL PERSONAJE KARL THEODOR ZU GUTTENBERG MINISTRO DE ECONOMÍA DE ALEMANIA

THEODOR ZU GUTTENBERG MINISTRO DE ECONOMÍA DE ALEMANIA Zu Gutt enbe rg dur ante una reun

Zu Gutt enbe rg dur ante una reun ión del gabi nete mini ster ial en la Canc ille ría de Berl ín, el pasa do día 2 d e s eptiembre

AFP

«Achtung!» : sigan a este hombre

Theodor Zu Guttenberg posee todos los ingredientes para conquistar la Cancillería, al igual que lo ha hecho con la confianza de buena parte de los votantes alemanes š Popular, «sexy», observador y de noble linaje, es visto como el sucesor de Angela Merkel

POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL

KULMBACH. Es joven, pero su papel en el Bunde stag no se reduce al de florero: con va- rios títulos universitarios na- ci on al es y e xtranjeros, y u no más aristocrático, es el minis- tro más popular del gabinete alemán y e l c onsiderado co- mo político más «sexy» del país. Colección de virtudes y extraño mérito para ocupar la cartera de Economía en me- dio de la mayor crisis mun- dial que se recuerda. El que el paro sólo haya cre- cido unas décimas durante dos años de crisis probable- mente ha influido en la crea- ción de esa buena imagen en- tre el votante común. Pero la irrupción en la gran política del dinámico Karl Theodor zu Guttenberg ha dejado ya de ser calificada de meteórica pa- ra alcanzar el grado de este- lar o, inc lus o, de fig ura cen - tral en un gobierno de gran coalición (CDU/CSU-SPD)

que este mes se despide en elecciones aún abiertas. Su determinación es temi- da por extraños y p ropios, y, en el intento de salvamento de Opel o A rcandor, se ha he- cho tan correoso para la Gene- ral Motors como para los po- derosos sindicatos y s u p ro- pio gobierno. De hecho, llegó a d esafiar a M erkel a c uenta del dinero de los contribuyen- tes. En un ataque de celos, su compañero de gabinete por Finanzas (del SPD) lo descali- ficaba ayer como mero «gua- po del Gobierno».

De sustituto a s ucesor

Fruto de la dolorosa «peres- troika» socialcristiana en Ba- vi er a, zu Gu tt en be rg te rm in ó por acceder con 37 años a l a secretaría general del partido (CSU), a finales de 2008 cuan- do fue llamado a B erlín en fe- brero. De ministro sustituto —tras la retirada de su antece- sor— en seis meses se ha con- vert ido en delf ín «in pect ore» de una posible sucesión de An-

gela Merkel. Esto último, sin permiso de ésta. Por nombre completo el ministro es Karl-Theodor Ma- ria Nikolaus Johann Jacob Philipp Franz Joseph Sylves- ter, barón de Guttenberg, lo que hereda por linaje desde el siglo XII. Además, su abuelo formó parte del complot con- tr a H itler y s u m ujer descien- de directamente de Bis- marck, unificador del Estado. Pero como a l os ministros germanos se los somete a u n serio filtro, a p esar de toda su

casta, sus credenciales antina- zis y s us dos doctorados, se le echó en cara que sabía más de «atl anti smo» , s eguridad y p o- lítica exterior que de econo- mía. Guttenberg se ha encar- ga do de de sm en ti rl o c on de- terminación en tiempos de po- pulismo estatal. También ha sido enmenda- do por su propio partido, des- pués de que trascendieran sus iniciativas económicas en las que cri tic aba abi ert ame n- te la impracticabilidad del programa, tanto de la Unión

Democristiana (CDU/CSU) como de los socia ldemó cra- tas (SPD). La sinceridad no re- sulta el mejor combustible en cam pañ a e lectoral, como du- ra me nt e a prendió Merkel en 2005. Pero en Kulmbach, jun- to a B ayreuth, donde lo cono- ce n y lo votan, dicen estar se- gur os de que «no es lo últ imo que vamos a o ír de él». Solitario, transparente y seguro, objeto tanto de ata- ques como de admiración, ad- mite que, como liberal, sus «convicciones más arraiga- das están siendo puestas dura- mente a p rueba». Pero es cau-

te lo so an te la nu ev a i dolatría del Estado: «Siempre que se toman medidas extraordina- rias hay que pensar en la estra- tegia de salida».

A q uien compara la situa-

ción económica alemana con la de EE .U U. , G uttenberg res- ponde que para devolver las ayudas públicas ambos países

no cuentan con las mismas ta- sas de envejecimiento pobla-

cional. A quien compara la cri- sis actual con la Gran Depre- si ón de lo s a ños 30, advierte que «ni el fantasma del protec- cionismo y n i d e l a i nflación» han aparecido «por ahora».

Si Me rk el po se e e se libera-

lismo materno que conjuga bien los principios con la apli- cación práctica, el analista Claus Jacobi señala que le ha sal ido com pet ido r e n l a t ien- da: Guttenberg «es popular, sabe más de economía, posee

una sólida visión de los valo- res burgueses y c iudadanos». Si no lo estropea, aventura «un futuro duelo de espadas en la CDU». A u na canciller que decidió ser madre del Es- tado alemán, le ha salido un inesperado delfín bávaro que alg uno s c onsideran un digno hijo pródigo.

El mundo en la mano

Macedonia Mueren 17 personas en un barco turístico

Una embarcación turística se hundió ayer en el lago macedonio de Ohrid y d ejó un saldo de, al menos, 17 muertos —doce de ellos búlgaras—. El ministro de Transportes, Mile Janakies- ki, dimitió tras el naufragio.

EE.UU. Cadena perpetua por matar a una niña iraquí

Steven Dale Green, de 24 años, un ex soldado estado- unidense destinado en Irak en 2006, fue condenado el viernes a c inco cadenas perpetuas consecutivas por violar y matar a tiros a u na niña iraquí de 14 años y p or asesinar después a s us padres y a su hermana. «Fue algo demente. Pero no saben lo que pasó, no entienden nada», dijo el acusado, suspendido del Ejército por desorden de personalidad.

China Destituido del líder comunista de Urumqi

El jefe del Partido Comunista de China en Urumqi, Li Zhi, fue destituido ayer de su cargo despúes de los distur- bios entre la etnia «han» y los uigures que se han producido esta semana en la región autónoma de Xin- jiang. Se trata del primer cese que procede del régi- men chino desde el estallido de la nueva ola de violencia en Xinjiang, que de momen- to se ha cobrado ya la vida de cinco personas.