Está en la página 1de 1

36

INTERNACIONAL

MARTES 8š9š2009 ABC

Florentino

Portero

INTERNACIONAL MARTES 8š9š2009 ABC Florentino Portero I RÁN IMPONE SU MELODÍA O bama estableció una agenda

IRÁN IMPONE SU MELODÍA

O bama estableció una agenda de trabajo para

re so lv er la cu es ti ón de Ir án . El primer paso era una nego- ciación conjunta donde los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania estudiarían

con Irán la solución de la cri- sis nuclear. Se da por sentado que se cedería en temas de energía para uso civil a c am- bio de un rég ime n d e i nspec- ciones serio y l a r enuncia al uso mil ita r. Sin emb arg o, el nue vo- vie jo pre sid ent e e stá muy poco interesado en nego- ciar con EE.UU. la rendición de sus pla nes nuc lea res . L as serias disensiones dentro del régimen de los ayatolás apun- tan más hacia la bunkeriza- ción que hacia la apertura. El segundo paso, o p lan B, era lle var de nue vo a I rán an- te el Co ns ej o d e S eguridad si

la s n egociaciones fracasaran

o n o l legaran a c omenzar. Era

el momento de volver a la polí-

tica ensayada por Bush, com- probada la ineficacia de las brillantes ideas de las que se

hizo alarde durante la campa- ña electoral. Ese momento ha llegado, de ahí que la diplo- macia norteamericana presio- nara fuertemente a l a A gen-

cia Internacional para la Ener- gía Atómica con el fin de que em it ie ra un in fo rm e d uro so- bre el comportamiento de Irán. Fi lt ra ro n a la prensa que la Agencia tenía d ocumentos de inteligencia norteamericana

e i sraelí que demostraban la

voluntad persa de seguir ade-

lante con el programa nu- clear-militar, pero no fue sufi- cient e para doblegar la volun-

ta d d e A l B aradei, un alto fun-

cionario con agenda diplomá- tica propia. La Agencia ha emitido un Informe que, sin defender a I rán, no aporta las críticas que EE.UU. necesita para lograr que el Consejo de Seguridad apruebe nuevas y contundentes sanciones. El ti em po pa sa , l a s olución diplomática o m ilitar se aleja, Irán se va a c onvertir en una potencia nuclear y e ntrare- mos en una nueva etapa que no se rá me jo r n i m ás segura que ésta.

etapa que no se rá me jo r n i m ás segura que ésta. Hape

Hape Kerk elin g, cara cter izad o c omo Schlämer, y e l l ema de su campaña «Yes weekend», una broma con el lema electoral de Obama

ABC

«Borat» planta cara a Merkel

Dos humoristas alemanes logran animar la tediosa

campaña electoral con una serie de propuestas

disparatadas š El «tirón» de Kerkeling y Sonneborn, que barren en las audiencias, ridiculiza el estilo y el discurso de muchos políticos germanos

POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL

BERLÍN. Uno de cada cinco al eman es vo ta rí a d entro de tr es se ma na s p ara instalar a Horst Schlämmer en la canci- lle ría , l o que casi lo convierte en el rival de Angela Merkel. Al gri to de «Y o t ambién quie- ro ser canciller» ha prometido un sueldo «de la cuna a la tum-

ba» funeral incluido, cambia- rá el águila imperial del escu- do por un risueño conejillo y creará 4 millones de empleos en cuanto le dejen. «Yes Wee-

kend!» dice inspirado en el le- ma de Obama de «Yes We Can», insistiendo en que sue- na igual. En la era del «Porque yo me lo me re zc o» y « ¿Quién quiere ser millonario?», las promesas de empleo del Horst Schlämmer Partei no son tan di fere ntes de las de populistas y e x c omunistas; y él agrega que los salones de rayos solares, y l os aumentos de pecho irán por cuenta de la seguridad social. Con su acento del Ruhr, ba-

rriga cervecera, un trasnocha- do mostacho, mariconera al br az o y un pelo-paja imposi- ble, Schlämmer ha robado fo- co y m icrófono a l a m ismísi- ma canciller; y, sin embargo, no existe. Schlämmer («fangoso» en alemán) es Hape Kerkeling, uno de los humoristas alema- nes más conocidos. Su suplan- tación, hace un tiempo en el palacio presidencial, de la Rei- na de Holanda, ante las cáma- ras y l a g uardia de honor, es uno de los mejores golpes de la historia del paroxismo tele- visivo loc al . Disfrazado de candidato, Kerkeling lleva a c abo una campaña, en paralelo con las elecciones federales, que tie- ne perplejos a l os sociólogos:

un importante número de en- cuestados no sólo l e s iguen si- no que creen que es de ver- dad y e stán dispuestos a v otar por él. «La campaña es tan floja y las propuestas de Merkel y Steinmeier tan vagas que Schlämmer se lleva toda la

«TOMEN NOTA»

«TOMEN NOTA»

El HSP promete:

2.500 euros de sueldo para todos, desde la cuna a la tumba, funeral incluido 4 m illones de puestos de trabajo

Cambiar el águila por un conejo

en el escudo Rayos UVA y cirugía estética gratis para todos

«El Partido» promete:

Llegar al poder

Está a f avor de la mujer, pero mejor si es guapa (Merkel de entrada, no)

El Muro de Berlín como derecho

humano. Volver a levantarlo dará puestos de trabajo y es una idea exportable

A d iferencia del HSP , «El

Partido» es real y su candidato no tiene bigote

«Si recibi mos el mandat o

popular de reducir el principio democrático al absurdo por medios democráticos, no podemos rehusar»

Numerosos electores no sólo les siguen, sino que creen que son de verdad y están dispuestos a votar por ellos

atención», dice el ex asesor electoral Michael Spreng; y al- gún sociólogo ve acertada su ridiculización de la clase políti- ca: «hay políticos que son más caricatura que Kerkeling». Su lanzamiento, incluyen- do Twit te ryFacebook, ha lo- gra do que los medi os cubran regularmente sus intervencio- nes. Su presentación estuvo dos horas en antena, solapan- do al propi o candidato social- demócrata Steinmeier. La pro- vocación coadyuva además al lanzamiento de su película «Is- ch kandidiere!», algo así co- mo «¡Me presento!», en la que, al modo de «Borat» bus-

ca por las calles a j efes del go- bierno y de partidos, a los que lía hasta dejar en evidencia. Otra propuesta atípica es

«El Partido», de Martin Sonne- born. «Nosotros somos el par- tido que quiere llegar al po- der », enu nci a c omo progra- ma este periodista que dirigía el semanario satírico «Tita- ni c» . H ace campaña contra Merkel, «no estamos contra la mujer, pero preferíamos una guapa», dice junto a su be- lla candidata de origen marro- quí. Y e stá por la reconstruc- ción del Muro de Berlín como «derecho humano», lo que da- rá «empleo a 8 0.000 perso- nas y e s i dea muy exportable a o tros sitios donde no se lle- van bien».

Intereses relacionados