Está en la página 1de 17

Deformación craneana y mutilación dentaria

La práctica de la deformación craneana intencional y la mutilación dentaria tuvieron una amplia difusión en las culturas prehispánicas de América; en M éxico se describen desde el periodo preclásico inferior hasta el postclásico superior, siendo más común en el primero y en forma especial el último (Romano, 1974). La manera en que deformaban los cráneos era con la aplicación de vendajes, o bien utilizando aparatos que se aplicaban al recién nacido aprovechando la plasticidad de los huesos de la bóveda. Como se sabe, en esa etapa los huesos del cráneo son flexibles y las uniones laxas; la unión de dos de ellos forma las suturas y la de tres huesos las fontanelas, que son en número de seis; son amplias, formadas de tejido fibroso y fibras elásticas que permiten al cráneo modelarse durante el parto (Fig. 131). En M esoamérica, la forma más común para realizar esta práctica era la utilización de cunas deformadoras, las que tenían medios para sujetar al recién nacido; en la cabeza se les colocaban una o dos placas de piedra o madera unidas con bandas, probablemente de cuero, para hacer presión en sentido antero-posterior (Fig. 132).

255

Si eran puestas inclinadas. (G avan-K elly . se aplanaba sólo el occipital y la parte posterior de los parietales. en Amapa (M eighan-Gill. Si se colocaba únicamente una placa en la parte posterior. se obtenían alteraciones más intensas. a esta forma se le denominó plano-occipital (Fig. Occidente de México Son múltiples los sitios donde han sido reportados hallazgos de restos óseos. en los que se detecta la presencia de deformación craneana intencional. M esoamérica central. se obtenía la variedad tabular erecta. el occidente de M éxico y en el norte. si las placas eran colocadas verticalmente. 1986). se lograba el tipo de deformación deseado y utilizando una mayor tensión en las bandas.Fig. Cráneo de recién nacido. en Cojumat lán. 135). Cuando se utilizaban dos placas.1942) y Chametla (Kelly. 1949). 256 . (M eighan y Foote. el cráneo se deformaba hacia atrás. 1945). Tizapán El Alto. M ichoacán. Los trabajos sobre estas prácticas son numerosos para el área maya. 134) y se hacía en dos formas. a este tipo se le llama fronto-occipital (Fig. Chihuahua. 1968) y T uxcacues co-Z ap ot it lán. en Casas Grandes. una anterior y otra posterior. Jalisco. 133). De acuerdo a la forma de aplicar las placas y su número.1938). dando por resultado la tabular oblicua (Fig. Nayarit. Guasave (Elkhom. 131.1970) y M arismas Nacionales (G ill. se lograba deformar la región citada y además el frontal. En Sinaloa en Culiacán (Hulse-Kelly.

no hemos encontrado ningún reporte formal del estudio de estos restos óseos. 1974) y en la Quemada (Faulhaber) (Fig. Cuna para deformar el cráneo. en Casas Grandes (Di Peso. (Oliveros. cercana a El Zape Chico. 1949) y El Opeño. Sheilag T. Zacatecas. en 1980. el hallazgo de cráneos deformados se remonta a la década de los años 60's. Durango En el Estado de Durango. en que el arqueólogo mexicano Agustín Delgado. 132. En el año de 1970 se describió y publicó el estudio de un cráneo con deformación intencional del tipo tabular oblicuo (P eschard. municipio de Guanaceví en el norte de Durango (Romano. Fig. 1970). 1974). encontró dos es p ecímenes en excavaciones realizadas en el área de las cuevas de El Zape Chico. 257 . Brooks reportó dos cráneos deformados encontrados en excavaciones de la cueva de Los M uertos Chiquitos. 1974). que además conservaba parte de los t ejidos blandos momificados. el segundo con deformación tabular erecta. 136). Chihuahua. 1987).(Lister. Alta Vista (Pickering. uno de ellos con el tipo tabular oblicuo. sin embargo. 1974) y en la Cueva de la Caída del Agua (Ascher.

Fig. 134. fronto occipital. 258 . plano occipital (P lano lámbdica). 133.Fig. Deformación craneana intencional tabular erecta. Deformación craneana intencional tabular erecta.

realizada en Taxco. se presentó en la reunión de la Sociedad M exicana de Antropología e Historia. Pueblo Nuevo. 29 presentan deformación intencional (P eschard. Para el estudio osteológico de la deformación craneana intencional. 1983). uno encontrado en las cercanías de la población de El Salto. 135. ninguno procede de excavaciones formales. nos basamos en los trabajos de Comas. hemos estudiado 39 cráneos p rocedentes del territorio del Estado de Durango: 34 son de El Cañón del M olino. 259 . Guerrero. del municipio de Nuevo Ideal. sin embargo.Fig. Deformación craneana intencional del tipo tabular oblicuo. Durango. en los de Romero y de Romano Fastlich. Hasta el presente. otro de El Zape y dos de San M iguel del Cantil. el reporte preliminar del estudio de 31 cráneos provenientes del sitio El Cañón del M olino. Brothwell. Genovés. Fig. de los cuales. Dembo e Imbelloni y para la mutilación dentaria. municipio de Santiago Papasquiaro. Distribución de la deformación craneana intencional y la mutilación dentaria en el occidente y norte de México. En 1983. Los procedentes de El Cañón del M olino y El Zape estuvieron asociados a otros objetos arqueológicos. 136.

.

cobre. metriocráneo (95'86). conteniendo en especial esqueletos de niños. metriocráneo (94'42). camerrino (52'72). tan abundantes. En algunos de los entierros se encontraron urnas funerarias. ortocráneo (73'26). mesorrino (50). hipsiconco (92'10) y ortognato (97'02). Cráneos normales De las mediciones y cálculo de los índices craneales se obtuvieron los siguientes resultados: Cráneo 18. braquicráneo (88'15). Uno de ellos tiene mutilación dentaria. braquicráneo (80'44). hipsicráneo (83'23). Cráneos deformados De los 31 cráneos deformados intencionalmente. Los esqueletos fueron dispersados. Los tres pertenecen al sexo masculino. metriocráneo (97'22). 31 (88'57%) presentan a la inspección evidencias de deformación intencional y únicamente 4 (11'43%) s on normales. que en la época en que conocimos el sitio. De los 35 cráneos estudiados. Este sitio también ha sido objeto de múltiples saqueos. hipsiconco (90'97) y mesognato (99'53). hueso y p iedra. en la terraza fluvial noroeste del arroyo de El M olino. eran utilizadas para la elaboración de piñatas en la temporada de posadas de las fiestas decembrinas de la Navidad. concha. meseno (50). en tierras que se abrieron al cultivo y otros predios usados como agostaderos. Cráneo 19. mesocráneo (76'47). eurieno (49'26). realizados por buscadores de tesoros desde hace cuando menos seis décadas.Los cráneos procedentes de El Cañón del M olino fueron rescatados de terreros de excavaciones realizadas por los campesinos. fueron resepultados en los terreros. los campesinos encontraron múltiples entierros asociados a objetos de cerámica. En las excavaciones. hipsicráneo (78'21). Cráneo 33. 30 (96'77%) pertenecen a adultos y uno (3'23%) es infantil. De las mediciones y cálculo de los índices craneales se obtuvieron los siguientes resultados: 261 . con excepción de los cráneos a los que les denominan «nueces» y que p or motivos culturales y religiosos.

2'49 3'93 -10 -9 -2 -1 Rango 84'92-97'98 87'71-96'47 82'03-93'37 80'41 Promedio 93'02 90'75 87'7 Desv. 6'32 3'37 Índice Vértico Transversal Adultos M asculinos Femeninos Indefinidos Infantil Índice Nasal Adultos M asculinos Femeninos Indefinidos Índice Orbitario Adultos M asculinos Femeninos -11 -10 Rango 79'06-89'47 75'00-100 Promedio 84'59 87'48 Desv. Std. Std. 3'66 6'80 -10 -9 -3 Rango 45'51-50'98 44'64-55 45'29-48'54 Promedio 49'61 49'72 47'06 Desv. 4'58 3'61 . Std.Índíces craneales Índice Cefálico Horizontal Adultos M asculinos Femeninos Indefinidos Infantil -12 -10 -2 -1 Rango 87'86-100'67 89'37-106'2 97'41-111'33 110 Promedio 93'68 96'02 104'37 Desv. 3'90 5'76 Índice Vértico Longitudinal Adultos M asculinos Femeninos Indefinidos Infantil -10 -10 -2 -1 Rango 77'9-97'33 81'98-90'96 90'96-91'33 88'46 Promedio 87'78 86'31 Desv. Std. Std.

4 fem.Indefinidos Infantil -3 -1 85'71-98'66 91'42 91'37 Del análisis de los valores anteriores se tienen los resultados siguientes: Braquicráneos Hipsicráneos M etriocráneos Tapeinocráneos -25 -23 -12 -9 100% 100% 54'54% 40'90% 6 masc. 3 masc. 1 ind. 262 . 5 fem. 1 ind.

(Fig.Acrocráneo Eurienos M esenos Hipsoconcos M esoconcos Camaeconcos M esorrinos Camerrinos Leptorrinos Ortognatos M esognatos Prognato -1 -8 -7 -9 -9 -7 -10 -7 -5 -9 -7 -1 4'56% 53'33% 46'67% 36% 36% 28% 45'4%5 31'81% 22'74% 52'95% 41'17% 5'88% 1 masc. La totalidad de los cráneos presentan deformación del tipo tabular erecto con sus dos variedades. 137) y fronto-occipitales 7 (24'13%). con la siguiente distribución por sexo y edad: Plano Lámbdicos Adultos M asculinos Femeninos Indefinidos Fronto Occipitales Adultos M asculinos Femeninos Indefinidos Infantil Huellas de Banda Sagital Retro-Coronal 26 11 (89'65%) (37'93%) 7 3 2 1 1 (24'13%) (10'36%) (6'89%) (3'44%) (3'44%) 22 9 10 3 (75'87%) (31'03%) (34'48%) (10'36%) . plano occipital (plano-lámbdicos) 22 (75'87%) (Fig. 138).

Frontal Transversa Supra astérica 1 1 (4'16%) (4'16%) La Plagiocrania varió. hasta formas severas en que alcanza a afectarse la parte posterior del temporal. Es t e cráneo (El Zape 1). se encuentra en condiciones regulares de conservación y su integridad es parcial. que hemos clasificado como del tipo Ixcuintla Polícromo de Amapa. El cráneo correspondiente a El Zape fue encontrado por un vecino de esta p oblación al construir su casa en las faldas del P eñón. por lo que no es posible realizar las mediciones y el cálculo de los 263 . cerca de éste. Nayarit. desde asimetría discreta de la parte posterior del cráneo. encontró una pieza de cerámica en forma de copa.

presenta además una huella sagital en la parte superior de la escama del temporal y en la parte posterior de ambos parietales. es evidente que tiene deformación intencional frontooccipital del tipo tabular erecto con un mayor aplanamiento frontal. Los restos aquí descritos son fragmentos de dos cráneos encontrados por el Dr. Cráneo con deformación tabular e recta plano occipital. Perteneció probablemente a un individuo de sexo femenino. que desgraciadamente se encuentran muy destruidos.M . co n s ervándos e de uno (S. Es importante señalar que es el primer cráneo reportado de El Zape. Raúl Garza Limón. ocasionada por una banda de compresión. procedente de El Cañón del Molino.Fig. los anteriores corresponden a las cuevas cercanas a El Zape Chico. 264 . ya que presenta fusión completa de las suturas coronal y sagital así como pérdida de 30 piezas dentarias antemortem (Fig. El sitio de San M iguel del Cantil es conocido por los restos humanos momificados encontrados hace aproximadamente 20 años en cuevas del lugar y que actualmente se hallan en el M useo Regional de D urango. que falleció a edad avanzada. 139). sin embargo. 137. no s iendo p os ible realiz ar medición alguna. índices correspondientes.

265 . Cráneo con deformación tabular erecta fronto occ i pital. 138. El segundo cráneo. probablemente sea del sexo masculino (Fig. 141). así como la totalidad de las piezas dentarias las que parece haber perdido antemortem. pues su color es gris claro. Además de un marcado aplanamiento de la bóveda craneana. Fig. gran parte del frontal y ambos temporales. el temporal y gran p art e del parietal izquierdos. el macizo facial. tiene grandes apófis is mas toides así como acentuadas rugosidades en la superficie del occipital.Cantil 1). p resenta evidencias de haber estado a la intemperie. aún más deteriorado. en especial las arcadas supraorbitarias y ambos malares. tanto en el frontal como en la casi totalidad del occipital. el frontal. encontrado en el año de 1969. El cráneo proveniente de El Salto. le falta la mandíbula y parte del frontal y del parietal izquierdo. del lado derecho se conserva únicamente una parte del temporal y muestra un claro aplanamiento del frontal. procedente de El Cañón del Molino. es del sexo masculino y presenta deformación del tipo tabular oblicuo (Fig. presenta también un claro aplanamiento del frontal y probablemente sea del sexo masculino. conserva el macizo facial. tanto en sentido sagital como coronal. dándole cierto aspecto de hombre primitivo (Fig. Su macizo facial es notablemente robusto. 142). 140). con marcadas huellas de bandas.

procedente de San Miguel del Cantil. Fig. 139.Fig. Fragmento de cráneo con notable aplanami e n to del frontal. procedente de El Zape. 266 . 140. Cráneo c o n deformación tabular erecta fronto occipital.

procedente d e un sitio en las márgenes del río Acaponeta. Dgo. 142. Dgo. procedente de un sitio en las márgenes del río Acaponeta. 141. P ueblo Nuevo.Fig. P ueblo Nuevo. cercano a El Salto. 267 . Fig. Cráneo c o n deformación tabular oblicua. Macizo facial de un cráneo con deformación tabular oblicua. cercano a El Salto.

junto con los cráneos. los hallaz gos de cráneos con deformación intencional son escasos. Chametla Sinaloa. procedente de El Cañón del Molino. (Ganot y P eschard. de su rama Súchil. 1983). Es importante señalar que en los sitios ocupados por pobladores con cultura Chalchihuita. Mutilación dentaria de los incisivos superiores e inferiores del tipo A. vértico transversal 85%. 1996). (Tapeinocráneo) facial superior. orbitario 85% (M esoconco). incluyendo el imp ort ant e centro ceremonial de Alta Vista en Chalchihuites Zacatecas . Amapa y M arismas Nacionales. 143) (P eschard. Nayarit. objetos de cerámica iguales a los descritos en Guasave. 1983. Durango. ya que hemos encontrado en los sitios arqueológicos. 1985. 46% (Leptorrino).Fig. vértico longitudinal 77% (Hipsicráneo). 268 . Consideramos que estuvo relacionada a una expansión de indígenas provenientes de diferentes asentamientos de territorios de la costa del Pacífico de los Estados de Sinaloa. Índices craneales Índice craneal horizontal 90% (Braquicráneo). Nayarit y Jalisco. 143. 1 y 2 de la clasific a c i ó n d e R omero Fastlich. a diferencia de la mutilación dentaria en que sólo se ha encontrado un caso (Fig. 49% (Eurieno) nasal. La deformación craneana intencional fue una práctica común en la época prehispánica en la población indígena del actual Estado de Durango. Culiacán.

de El Cañón del M olino y Casas Grandes. confirma que hubo una amplia interacción entre los valles del altiplano de Durango con la costa del Pacífico (Ganot y P eschard. comunicación personal). obtenido de los huesos de los cráneos de Durango. En esa época tuvieron lugar los cambios genéticos y culturales en los sitios mencionados. 1996. en San M iguel del Cantil. cercano a una de las vías de comunicación antigua con la costa. que hablan de nuevos y heterogéneos grupos de pobladores (Gill. 210). En términos de dentición hay una gran semejanza entre los remanent es óseos de Casas Grandes. permitirán definir con mayor claridad los movimientos de población durante esa época. 1985). 269 . 1974). El estudio comparativo de las variantes no métricas del patrón dentario y otros como los de DNA y RNA. (P ickering. 32-53). sólo han sido descritos 3 especímenes (Kelley. Estos acontecimientos tuvieron lugar en una fecha aproximada del 1250 d. La presencia de un cráneo con deformación tabular oblicua. (P eter Jiménez. de encontrar cambios semejantes en Durango -como lo suponemos-. 1974). al parecer. la costa del Pacífico y Durango con la ocupación Aztatlán. 1988. Ch. sería un argumento complementario a la evidencia arqueológica en favor de que Casas Grandes era parte de un sistema que incluía el centro de M éxico.. especialmente de los sitios antes nombrados. C.ya que en este sitio a pesar de su importancia y magnitud. W. Chih. en búsqueda de afinidad biológica. y Sinaloa. 1996. permite suponer que tales vías fueron usadas desde una época temprana. G. a finales del clásico y que persistieron durante un largo tiempo.. siguiendo el cauce de los afluentes del río San Lorenzo. (Turner. Esta práctica. cerca de las rutas de comunicación entre los valles del norte del Estado con Culiacán. G. La presencia de cráneos deformados en la parte norte de la Sierra M adre Occidental. Chih. en un sitio de la Sierra M adre Occidental. fue poco común en la Quemada Zacatecas. siguiendo el cauce del río Acaponeta. en especial a los toltecas. comparados con los del occidente y norte de M éxico.