Está en la página 1de 2

AMIGOS O ENEMIGOS

Juan 15:14
Juan 15:14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

Marcos 9:40.
Mar 9:40 Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

En ambos debemos notar que se enseña:

I. La diferencia irreconciliable entre Cristo y el mundo

No hay acuerdo posible entre los principios, la obra, los propósitos y el espíritu de ambos.
Lo mismo se declara en <620215>1 Juan 2:15, y otros lugares.

1. El espíritu de Cristo es AMOR; el del mundo es EGOISMO.


2. Cristo habla a nuestra FE; el mundo sólo a los SENTIDOS.
3. Cristo SALVA; el mundo PIERDE.
4. Por esto no sólo hay un acuerdo, sino que hay guerra constante entre Cristo y
Satanás.

En este combate Cristo tiene sus amigos y sus enemigos. Veamos:

II. ¿A quiénes reconoce Cristo por sus amigos?

1. A los que creen en él. Sin fe es imposible agradarle.


2. A los que lo aman sobre toda cosa de este mundo. Hay que dejar todo para seguirle.
3. A los que obedecen sus mandamientos. <431514>Juan 15:14.
4. A los que trabajan activamente en su causa. Los que emplean todas sus fuerzas y dones
para Cristo.

III. ¿A quiénes cuenta entre sus contrarios?

A todos los demás. Todos los que no son sus amigos. Esto incluye:
1. A los que resueltamente se oponen a su obra. Siempre ha habido muchos de éstos.
2. A los que quieren parecer neutrales e indiferentes.

Es la principal lección que Cristo nos da aquí. Tenemos obligación de servirlo; y


nunca es un sentimiento noble el que nos hace abstenernos de declararnos por Cristo.
Aceptamos o rechazamos; somos amigos o enemigos; SALVOS o PERDIDOS.

¿Creemos digna a la causa de Cristo? ¿Tenemos energías que consagrarle?


¿Qué excusa para no hacerlo?
Con Cristo aquí, con él allá; sin Cristo aquí, sin él allá. AMIGO o ENEMIGO.
EL PODER DE LA AMISTAD
Juan 15:14.
No hay poder en el mundo semejante al poder de la amistad. Nada ni nadie ha
podido superar este poder en el transcurso de todas las edades. Pues bien, el
cristianismo parece ser sencillamente el perfeccionamiento de este gran poder.
Parece ser simplemente la abertura del cielo para que podamos ver que, sobre
toda otra amistad, sobre todo lo que forma nuestra vida, allí está el poder de
Dios manifestado en Cristo Jesús, para que todo el que pasare su vida en
completa obediencia al Gran Maestro refleje más y más su carácter. —C.L.N.

FE VICTORIOSA
1 Juan 5:4.
En la historia antigua, hay el relato de un valiente capitán cuya bandera estaba
casi siempre en la primera línea de batalla; su espada era temida por sus
enemigos, porque era el heraldo de la matanza y de la victoria. Su rey pidió una
vez que le mostrara su espada. La tomó, con cuidado la examinó, y la devolvió
con el siguiente mensaje: “No veo nada maravilloso en esta espada. No puedo
entender por qué un hombre le puede tener tanto miedo.” El capitán envió la
respuesta: “Vuestra Majestad se ha dignado examinar la espada; pero no le
envié el brazo que la maneja. Si hubiera examinado ese brazo, y el corazón que
dirige al brazo, habría entendido el misterio.”