Está en la página 1de 7

Todo sobre el punto G

No hay duda de que el punto G es una región especial en la geografía erótica  

femenina, pues aunque no es la única de relevancia, es una de las que  

permiten experimentar un placer más profundo. Adéntrese en la intimidad de  

esta zona erógena y revele sus misterios.

Rafael Mejía

Dentro de las pláticas formales e informales sobre sexualidad, hablar sobre el 

punto G se ha convertido en un lugar común. En ocasiones se le sobrevalora, 

en otras se le descalifica, en unas más se debate sobre su localización exacta y 

en   algunas   hasta   se   le   confunde   con   el   clítoris   (localizado   entre   los   labios 

menores de la vulva, es decir, fuera de la vagina). Lo cierto es que rara vez 

genera indiferencia, y tanto se ha dicho sobre él que a veces es difícil saber 

dónde termina la realidad para dar pie a la fantasía.

“El punto G es una zona al interior de la vagina, muy sensible y que responde a 

la   estimulación   física   de   manera   clara.   La   noción   de   su   existencia   es 

francamente antigua, pero su entrada a las descripciones clásicas occidentales 

del funcionamiento sexual ocurrió hasta 1982”, comenta el Dr. Eusebio Rubio 

Aureoles, director general de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A. 

C. (Amssac, con sede en el Distrito Federal).

De   forma   detallada,   el   connotado   sexólogo   y   expresidente   de   la   Asociación 

Mundial para la Salud Sexual (WAS, por sus siglas en inglés) aclara que “no es 
que se le haya descubierto en ese año, sino que fue cuando se creó el término 

con que lo conocemos y quedó enmarcado en el conocimiento científico. Se 

ignora   quién   fue   el   primero   en   localizarlo,   pero   seguramente   fueron   seres 

humanos de épocas remotas con la curiosidad de saber qué sensaciones se 

generaban al estimular las distintas zonas de la vagina”.

En este sentido, el experto narra que a principios de la década de 1980 se 

encontraba   en   Nueva   York   estudiando   sexualidad   humana   y   capacitándose 

como terapeuta sexual, y era fácil percibir que todavía prevalecía la visión de 

los años 60 y 70, fuertemente influenciada por el trabajo de William H. Masters 

y Virginia E. Johnson.

Ambos estudiosos “describieron muchas cosas valiosas, pero explicaron el eje 

de la sensibilidad y la respuesta sexual de la mujer en el clítoris y alrededor de 

él, lo cual está bien porque es una zona muy importante y sobre la que todavía 

se han hecho descubrimientos recientes sobre su anatomía, pero esto hizo que 

la experiencia interna de la vagina fuera descalificada”.

Dado este contexto es más fácil entender cuál fue el impacto que generó la 

obra de los investigadores Alice Kahn Ladas, John D. Perry y Beverly Whipple 

(esta   última   colaboradora   de   Rubio   Aureoles   en   la   WAS),   quienes 

documentaron la existencia de una región vaginal muy sensible y publicaron un 

libro con sus hallazgos.

Abunda el sexólogo mexicano: “El gran valor de este trabajo fue que, digamos, 

rescató la importancia de una zona que produce mucha gratificación sexual en 
una época en la que parecía que lo único que contaba era la estimulación del 

clítoris. Por cierto, la inquietud surgió a raíz de una descripción de esta región 

hecha   por   el   ginecólogo   alemán   Ernst   Gräfenberg,   en   1950   (en   un   artículo 

llamado  El   papel   de   la   uretra   en   el   orgasmo   femenino),   y   en   su   honor   se 

nombró a esta zona punto G”.

Otra particularidad es que el tema se convirtió en éxito editorial, aunque mucha 

gente ya conocía su existencia. “Bastantes años antes de que esta zona se 

denominara  punto  G, en  la  instrucción  que  recibían  los  médicos  para  hacer 

revisiones giencobstétricas se les advertía sobre la existencia de una región a 

la que había que tratar de no tocar, porque el contacto súbito es incómodo para 

la   mujer.   Además,   era   de   conocimiento   general,   y   cualquiera   que   tenga   un 

poquito de familiaridad con su cuerpo o con el de su pareja lo sabe”.

¿Cierto o falso?

Luego   de   que   el   punto   G   fue   presentado   ante   la   comunidad   científica,   el 

conocimiento   pasó   a   la   población   en   general,   aunque   no   siempre   con   la 

claridad   deseada.   Por   ello,   bien   vale   hacer   un   listado   sobre   las   verdades   o 

mentiras que se dicen de él.

1. ¿Existe? Por supuesto, es real y, en palabras del Dr. Rubio, “no es un punto, 

es   una   zona   relativamente   amplia   que   responde   a   la   estimulación   con   un 

aumento de tamaño. En términos técnicos decimos que es una ingurgitación de 

ciertas   glándulas,   las   cuales   vacían   su   contenido   a   la   uretra,   y   en   muchas 

mujeres, no en todas, estas glándulas ‘engordan’, lo que hace que la región se 

alcance a sentir cuando recibe el roce del pene o del dedo”.
Aunque   la   estimulación   del   punto   G   produce   mucha   gratificación   sexual   y 

permite alcanzar el orgasmo, el sexólogo puntualiza: “Yo no diría que es ‘la 

zona’,   sino   una   de   las   zonas.   Las   mujeres   no   son   como   los   hombres,   que 

tenemos preferencia por regiones específicas, como el pene o la cabeza de 

éste (glande); en ellas la respuesta a los estímulos está más distribuida”.

2. Cada mujer tiene el punto G en un lugar distinto y hay que buscarlo. 

“No es así —afirma el entrevistado—; si dividimos la vagina a lo largo en tres 

partes iguales, se encuentra en el segmento más externo, en la parte superior, 

y su ubicación sólo cambia un poco en cada caso. Ahora bien, no es mala idea 

explorar toda la vagina, porque se pueden encontrar otras zonas sensibles. La 

mayor desgracia del punto G es que se trata de un término que se tradujo mal, 

pues la palabra con que se designa en inglés es  spot, que más bien significa 

‘área pequeña’. Cuando decimos punto G da la impresión de que fuera como 

un lunar y que es difícil de encontrar”.

3. Es un punto de placer irremplazable. En palabras del terapeuta sexual, se 

trata de una zona muy importante, “pero ni siquiera es indispensable para el 

orgasmo, pues éste puede alcanzarse al estimular otras zonas, como clítoris o 

el cerviz (parte más baja y estrecha del útero). Hay mujeres que incluso tienen 

orgasmos   sin   ser   tocadas,   y   casi   todo   mundo   puede   lograr   un   orgasmo 

soñando, lo que nos da una idea de que el clímax sexual no depende de la 

puntería que se tenga para estimular determinada zona”.
Además, explica que aunque se sepa muy bien dónde se encuentra, la mujer 

no se va a excitar ni tendrá un orgasmo si no están dadas las condiciones. 

Cuando   está   tensa,   angustiada,   ha   sufrido   violencia   sexual   o   ha   vivido   una 

experiencia   traumática,   estimular   el   punto   G   difícilmente   dará   el   resultado 

esperado.

4.   La   estimulación   de   esta   zona   es   responsable   de   la   eyaculación 

femenina. No hay nada concluyente al respecto pues, si bien éste fue uno de 

los móviles del estudio efectuado por Ladas, Whipple y Perry en 1982, no se ha 

podido establecer que todas las mujeres que presentan una violenta expulsión 

transuretral   de   líquido   (que   no   es   orina)   durante   el   orgasmo   se   deba   a   la 

estimulación del punto G, ni que la estimulación de éste se traduzca siempre en 

expulsión de líquido, señala Rubio Aurioles.

5. El punto G ofrece un orgasmo diferente al del clítoris.  El entrevistado 

considera   que   “de   algún   modo   es   cierto,   pues   todos   los   orgasmos   son 

diferentes y varían en su calidad e intensidad, pero esto no significa que unos 

sean mejores que otros”.

El sexólogo comenta que en años recientes se han efectuado investigaciones 

en las que se han obtenido imágenes cerebrales que permiten identificar qué 

áreas neuronales se activan durante el orgasmo “y no podemos diferenciar uno 

de otro. Lo que cambia es la descripción que hace la mujer, pues para algunas 

el orgasmo por estimulación del punto G y de la vagina es ‘más profundo’, y 

para otras lo es a través de la estimulación del clítoris u otras zonas”.
6.  No   encontrarlo   ni   estimularlo   es   no   tener  placer.  “No   es   cierto;  es  la 

falsedad más grande de todas las falsedades. Punto”.

7. El punto G requiere de una estimulación especial. El Dr. Eusebio Rubio 

no  duda en  contestar que “la  estimulación  debe ser  como se le antoje a la 

mujer, así de simple. Ahora bien, vale la pena recordar que las sensaciones 

eróticas   son   diferentes   a   otras,   ya   que,   por   ejemplo,   cuando   tenemos   sed 

buscamos   tomar   agua   para   que   el   estímulo   desaparezca,   mientras   que   las 

sensaciones   eróticas   siempre   piden   más   de   lo   que   las   genera,   a   cierta 

intensidad y ritmo”.

De esta forma, si la mujer y su pareja están en contacto con su cuerpo y sus 

sensaciones,   además   de   que   han   pasado   por   una   etapa   de  reconocimiento 

mutuo y cuentan con buena comunicación, el proceso erótico y el deseo de 

penetración o estimulación intravaginal aparecen y fluyen progresivamente.

“Lo que funciona pésimo es que el hombre lea un manual y se haga el sabio 

con su pareja, de modo que empieza a ejecutar sin tomarla en cuenta. Eso es 

un desastre garantizado, porque se trata de generar el encuentro con el placer 

en conjunto, no siguiendo un instructivo”, sentencia el entrevistado.

Por un mundo más placentero

Aunque la localización y estimulación del punto G puede ser difícil a través de 

la autoexploración, el sexólogo detalla que hay aparatos que ayudan a que la 

mujer   logre   este   objetivo.   “Es   recomendable,   sobre   todo   para   reconocer   la 

sensación y porque la invitación es a que descubran su cuerpo”.
Por último, el Dr. Eusebio Rubio reflexiona sobre la represión que existe en 

torno a la sexualidad e indica: “Esto es algo que a casi todos nos da muchos 

problemas. Debemos reconocer que el placer es muy importante en la vida y 

que la satisfacción sexual es necesaria para el bienestar. Por desgracia hay 

una larga tradición de tratar de controlar el placer para controlar a las personas, 

pues se piensa que reduce la productividad y hace perder el tiempo, aunque 

esto es al revés: quien tiene contacto con su placer vive más y mejor.

“Ojalá   construyamos   una   sociedad   que   ya   no   reprima   al   placer   ni   al   goce 

erótico   y   las   formas   de   buscarlo,   pues   cuando   éstas   se   encuentran   en   un 

marco de responsabilidad y de respeto a los derechos de todos, no sólo son 

permisibles, sino deseables para que las personas entren en contacto con su 

placer y lo vivan.”

Julio de 2009

http://www.saludymedicinas.com.mx/nota.asp?id=106