Democracia, comunicación y negocio: el crecimiento desmesurado de la concentración económica

Daniel E. Jones*

INTRODUCCIÓN n este artículo se hace un repaso a la evolución de la concentración de las industrias culturales y comunicativas que a lo largo del tiempo han ido adquiriendo un mayor protagonismo en la vida política, cultural y económica de las sociedades, especialmente de las más desarrolladas. La interrelación que se dio entre los regímenes democráticos y los medios de comunicación sobre todo desde el siglo XIX en los países liberales (aunque con una democracia más restringida que la actual) ha en-

E

*.El autor quiere agradecer públicamente los comentarios y sugerencias hechos por la profesora Maria Corominas, de la Universidad Autónoma de Barcelona; por el profesor Jordi Busquet, de la Universidad Ramon Llull, y por el señor Miguel Royo Milián. [RIC / No. 3 / otoño-invierno 2002]

COMUNICACIÓN

La relación entre los conceptos de comunicación, negocio y democracia se explora a lo largo de este artículo para presentar una semblanza de la evolución de los conglomerados en la llamada industria cultural en los siglos XIX y XX, con la atención especialmente puesta en el caso de España y la región de Cataluña. El autor presenta sus ideas alrededor de las consecuencias que la concentración de los medios en empresas oligárquicas ha tenido para los contenidos de los medios y su relación con los regímenes políticos y sociales. (Palabras Clave: Conglomerado mediático, industria cultural, globalización, comunicación y economía, Cataluña, España.)

una de las formas de expresión del conflicto entre “globalización” y “localización” se ha dado en los años noventa con la “cláusula de excepción cultural”. 1995) y Cataluña (Corominas-Moragas. por el desarrollo industrial y económico tardío. Los procesos de industrialización y mercantilización de las actividades culturales. generalmente privados. que de alguna manera convendría controlar por parte de los Estados democráticos. 1998. ejerciendo un control del Norte sobre el Sur. Bogart. dado que al menos existe una serie de características comunes entre los países desarrollados. 1997. A grandes rasgos. especialmente los latinoamericanos (García Canclini-Moneta. la creciente mercantilización de la actividad cultural. parece que las corrientes críticas de pensamiento en el campo de la cultura y la comunicación han perdido fuerza ante la implosión de las nuevas tecnologías. La aparente entrada en la “sociedad de la información y del entretenimiento” supone muchos retos de todo tipo. Zallo. Como reacción.2000. Más recientemente. 2000. ya que las democracias actuales están totalmente condicionadas por las estrategias comunicativas y por el papel clave de los medios de comunicación (tanto la prensa como la radiotelevisión. 1 3 . comunicativos y de entretenimiento. por la integración en la Unión Europea y la liberalización del mercado interno a los capitales extranjeros y por la reciente expansión hacia los mercados exteriores.1999. en el seno de la Organización Mundial de Comercio. y ha acabado imponiéndose en prácticamente todo el planeta. cada vez más. bien por la herencia franquista. Este modelo de implantación liberal y capitalista. los intentos fracasados de establecer un Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación en el seno de la Unesco los años setenta y ochenta desencadenaron una serie de conflictos internacionales graves que provocaron la retirada de los Estados Unidos y del Reino Unido en 1984 de la organización. No obstante. sin duda. el nuevo papel que deberían de tener los grupos empresariales dedicados a la producción y comercialización de bienes y servicios culturales.1999. París y Londres.elartículoestá orientado a explicar con más detalles lo que constituyen particularidades específicas de España (Díaz Nosty. 2000). Por otra parte. “comunicación” (desde la cultura) y “negocio” (desde la economía) están cada vez más interrelacionados en las sociedades desarrolladas. 2000).1998. 2000.respectivamente(Petras. 1999. que dio lugar a lo que se conoce como “cultura y comunicación de masas”. digitales. entre los cuales se encuentra.Wolf. aunque se da una visión de tipo general (Barnouw. que enfrentó.2000).Musso. comunicativas y de entretenimiento surgieron en los años treinta del siglo XIX en las ciudades a la sazón más desarrolladas e importantes del mundo: Nueva York.1999). Fernández-Santana. VargasLlosa. la caída de los regímenes de socialismo real y el triunfo del sistema capitalista a escala global. a causa de la importancia que han adquirido en las últimas décadas los grandes grupos empresariales dedicados a la producción y comercialización de todo tipo de productos simbólicos y contenidos.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 1 2 trado en crisis. y estos están cada vez más determinados por los intereses estratégicos de sus propietarios. Las tendencias son de proyección mundial. tanto en soportes tradicionales como. y ahora también Internet). los conceptos de “democracia” (desde la política). Jones. a los Estados Unidos (y los paísesanglosajones)conFrancia(yotros países latinos) por la consideración del cine como un producto mercantil o cultural. Por ello. es difícil pensar que puedan desarrollarse de manera separada. desde los países subdesarrollados. 2000. Reig.Vogel.Turow. comunicativa y de entretenimiento lleva a plantearse si los macro o mega grupos comunicativos y multimedios actuales no tienen un protagonismo excesivo. ha sido hegemónico en el siglo XX. De hecho.

Otros han añadido algunas industrias culturales importantes.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN INDUSTRIAS DE CONTENIDOS. Getino.LagunaPlatero. Zallo. Corominas-Moragas. la danza. más recientemente. que han sumado a las otras más tradicionales y en algunos casos deficitarias (cine. ya que sobre todo dependen del punto de vista que se adopte en el análisis. 1999. aunque consideramos que son de otro ámbito. 1998. Por ello. como la cinematográfica. 1995). industrial. libro. 1995). Sánchez Tabernero. es decir que los mismos tipos de contenidos puedan ser canalizados a través de diferentes clases de soportes físicos. 2000. Bogart.1995. 1999) y otras similares como “industria de contenidos”. “industria del ocio” o “industria del espectáculo” no dejan de ser bastante imprecisos. la música. es decir la prensa. 1988. García Canclini-Moneta. Wolf. ambiguos y parciales. “industria de la comunicación” (Biagi.Zallo. que realizan diversos tipos de actividades (desde la concepción de la idea hasta su venta o cesión al destinatario o consumidor final) y utilizan variados tipos de soportes (tradicionales o digitales). 1998. es decir desde las artes gráficas a la electrónica de consumo. 1993). financiera y mercantil. aunque otros han incluido también las industrias de soportes físicos. 1999. 1993). Laguna Platero. “industria de la información” (Unesco. Reig. 1998. 2000. y en algunos casos también la publicidad (Barnow. la radio y la televisión. Algunos autores han puesto el acento sólo en los grandes medios de comunicación de masas (el sistema comunicativo o mediático). Díaz Nosty. y unos pocos más la editorial. Bustamante-Zallo.Getino. Esta sinergia e integración tecnológica viene acompañada por una interrelación profesional. 1995. Por ello. “industria del conocimiento”. aunque se trata de industrias en las cuales intervienen diferentes clases de actores empresariales (públicos / privados. Sánchez Tabernero. diversos analistas sólo se han centrado en las industrias productoras y comercializadoras de contenidos simbólicos. uno de los problemas más graves que podemos encontrar al intentar definir el ámbito de los “contenidos” es dónde comienzan y dónde acaban. En efecto. pero sobre todo digitales. Fernández-Santana. 1988. 2000. los diferentes autores interesados en estos estudios desde las perspectivas económica y sociológica (desde la Escuela de Frankfurt o los funcionalistas estadounidenses de la Mass Communications Research en los años cuarenta) no se han acabado de poner de acuerdo en la delimitación del campo de estudio ni en los diferentes elementos y segmentos que componen estas industrias. telemáticas. 1997. 1999. COMUNICATIVAS Los conceptos de “industria cultural” (Bustamante-Zallo. nacionales / transnacionales). están intrínsecamente relacionadas entre sí. pasando por las industrias y servicios de redes de telecomunicaciones y. a causa de la diversidad de contenidos simbólicos que canalizan 1 5 .2000. 2000. Por otra parte. hay otros que han considerado como “industrias culturales” también el teatro. 2000). García Canclini-Moneta. 1 4 1999. este panorama se ha complicado aún más debido al desarrollo vertiginoso que permiten las tecnologías multimedios. 2000. la fonográfica y la videográfica (Biagi. Reig. CULTURALES. las artes plásticas y del espectáculo o el patrimonio histórico. Díaz Nosty. que fabrican en serie pero que tienen también una gran parte de actividad artesanal o de producción de prototipos(Jones.1995). “industria del entretenimiento” (Vogel. En los últimos años. hecho que ha dado lugar a la constitución de grandes corporaciones (nacionales y transnacionales) dedicadas simultáneamente a producir y comercializar diferentes tipos de contenidos en formatos diversos y dirigidos a públicos heterogéneos y globales. 2000. disco). No obstante.

Émile de Girardin. y la apa- rición de la primera agencia de noticias (fundada por Havas en París en 1835). que iría arrinconando progresivamente a la de carácter doctrinal. Londres. por tanto. añadiendo el lucro a la influencia social (Borrat. que se editó en Madrid a partir de 1858. Pero este tipo de prensa. como Bertelsmann.). los mercados nacionales se fueron quedando cada vez más pequeños. así como la primera agencia publicitaria (de Palmer. pornográfico. vendida a bajo precio gracias al aumento de las tiradas y a la inclusión de publicidad comercial. Estos avances técnicos y profesionales. fundado por Manuel María de Santa Ana. por lo cual aquéllas tuvieron que comenzar a exportar o bien a instalar filiales en otros países. entretenimiento. cultural. mercantil. Nueva York y también Berlín). ¿nos estamos refiriendo a “cultura de élite” o a “cultura de masas”? En la medida en que hoy en día (y más aún en un futuro próximo) las redes telemáticas canalizan prácticamente todo tipo de contenidos simbólicos (de carácter informativo. o Hachette y Larousse en Francia. militar. Por ejemplo. Esto daría lugar a la creación de empresas prósperas en el campo de la prensa que facilitaría la constitución de grandes cadenas periodísticas (como fue el caso de Hearst en Estados Unidos a finales de siglo. político. se impondría entre otras razones por producirse de manera industrial y ser concebida como actividad mercantil. “deportivo”. encontramos una gran dificultad para establecer los límites. 1994). Incluso cuando hablamos de “cultura”. en Nueva York en 1840). etc. es decir. educativo. ¿Estamos pensando sólo en contenidos de carácter “cultural” e “informativo” o también en otros de tipo “educativo”. Como no podía ser de otra manera. Se trataba del New York Sun. una gran dificultad a la hora de definir el objeto de estudio. sumados al propio desarrollo de las artes gráficas y del papel. Pero no sería hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando la expansión transnacional se convertiría en una estrategia inevitable para los grandes grupos de las industrias de contenidos. en Barcelona también aparecieron a finales del siglo XIX las primeras empresas periodísticas y editoria- 1 7 . fueron apareciendo las grandes empresas editoriales también concebidas como organizaciones modernas. Esta misma década del XIX contemplaría también la aparición del telégrafo eléctrico (inventado por Morse en los Estados Unidos en 1837). Hachette estableció sucursales en Barcelona y en Buenos Aires. Con un cierto retraso comparado con las grandes capitales periodísticas del mundo (París. Paralelamente. y La Presse aparecido en París en 1836 después de una estadía en los Estados Unidos de su fundador. financiero”? Parece que las fronteras son cada vez más confusas entre unos ámbitos y otros.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN hoy en día las redes telemáticas y los soportes multimedios. tanto impresos como audiovisuales. el daguerrotipo (patentado por Daguerre en Francia en 1839). Probablemente el primer diario aparecido en España concebido como empresa mercantil fue La Correspondencia de España. serían determinantes para el crecimiento espectacular de la prensa en la segunda mitad del siglo XIX como actividad ya no sólo política y social sino también industrial y económica. sin ningún tipo de responsabilidad social y sólo interesado por el lucro). 1 6 LA COMUNICACIÓN COMO ACTIVIDAD MERCANTIL La triple relación entre “democracia”. Hay. “comunicación” y “negocio” no es ciertamente nueva. judicial. “comercial”. En la tercera década del siglo XIX surgieron en los países más desarrollados (pero con más fuerza en Estados Unidos) los primeros diarios concebidos como empresas fundamentalmente informativas y comerciales. ya a comienzos del siglo XX. que practicó un tipo de periodismo que adoptaría el nombre de “sensacionalista” o “amarillo”. científico. ya que parecería que todo vale. Meyer y Herder en Alemania. fundado por Benjamin Day en Nueva York en 1833. por tanto. generalmente en manos de los partidos políticos burgueses o revolucionarios. A causa del crecimiento de las empresas. administrativo. los periódicos industriales arribaron a las principales ciudades mediterráneas y latinoamericanas a finales del siglo XIX o principios del XX. “ocio”.

las editoriales Espasa. desarrollarían una tarea muy importante en el campo del libro. el entretenimiento. y la televisión electrónica. los medios de comunicación se desarrollaron considerablemente. donde había una mayor implantación social). una de las características propias de la evolución del conjunto de los medios de comunicación y las industrias culturales en el siglo XX ha sido el fenómeno de la concentración en pocas manos. las enciclopedias y las revistas ilustradas con una clara proyección hacia los mercados español y latinoamericano. aunque con objetivos diferentes. Se acentuó la industrialización de la prensa. NBC y CBS) que actuaron claramente como un 1 8 oligopolio. hecho que provocó la lucha por su dominio y control. la radio. que con altibajos ha perdurado hasta nuestros días. el ocio. la opinión y la propaganda se añadieron la educación. pasaron de ser herramientas para el ejercicio de una libertad pública o de una acción política (propios del siglo XIX). Es decir que. sociales y económicos (aunque la diversidad de diarios y revistas que fueron apareciendo incluían otros temas de interés muy diversos). en Europa occidental se siguió el modelo de monopolio público. Por su parte. y El Noticiero Universal. a partir de la Primera Guerra Mundial cambiaría mucho el panorama comunicativo en los países desarrollados. a partir de los años veinte.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN les modernas. que compraba los diarios básicamente para informarse y para formarse una opinión sobre los acontecimientos políticos. a convertirse en el soporte y la plataforma de toda actividad social. al mismo tiempo que ampliaban el papel tradicional de los medios impresos multiplicando sus funciones. ya privada. Salvat. pero la situación fue transformada especialmente por la aparición y. a partir de los años cuarenta. entonces. Así ocurrió con la segunda etapa de La Vanguardia. que se había convertido en una actividad industrial en Estados Unidos ya en la primera década del siglo. No obstante. la concentración presenta dos facetas que conviene distinguir: la política y la económica. Precisamente. y la radio y la televisión se expandieron por el mundo siguiendo tres modelos claros de implantación: en los Estados Unidos se constituyeron grandes cadenas privadas y comerciales (ABC. Los medios de comunicación de masas. extensión de los nuevos medios audiovisuales: el cine. 1996). ya fuera pública. Montaner y Simón o Gili. encontraría en los medios audiovisuales unos contenidos generalmente más banales (Vargas Llosa. la diversión. Los medios audiovisuales rompieron el monopolio de la prensa y le disputaron la preeminencia (sobre todo en los países anglosajones y de la Europa central. La concentración política se traduce por la subordinación de todo o gran parte del sistema comunicativo y cultural de un país determinado a un partido político único o bien al propio aparato del Estado. fundado el mismo año de la Exposición Universal por Francisco Peris Mencheta. promovida por Ramón Godó a partir de 1888. no sólo por parte del poder político sino también del económico. inspirado en la BBC a partir de 1926. y en la antigua URSS se implantó el modelo propagandístico a partir de Radio Moscú desde 1920 hasta 1 9 8 9 . más tarde. 1999a). La hegemonía norteamericana en el campo de la industria cinematográfica fue determinante después de las dos guerras mundiales (Jones. Este aspecto particular de la concentración resulta esencial en el campo de la información. El público. tanto en regímenes liberales como autoritarios. entre otras. A la información. ya que la libertad y la propia función de los medios 1 9 . LA CONCENTRACIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA EN EL SIGLO XX Con todo.

los brasileños Globo y Abril. Voz). el alemán Ber- 2 1 . Prisa y Planeta). Es cierto que. OLIGOPOLIOS Y ACUERDOS ESTRATÉGICOS Esta concentración económica ha llevado en muchos casos al oligopolio. como ha sido el caso de Televisa en México o Globo en Brasil. lo que era totalmente inédito en un gran país democrático europeo. ya que se dan desde el siglo XIX y al mismo tiempo son propios de todos los sectores de la economía. Granada y Reed Elsevier. como el español (Correo. en este sentido. en 2001 Berlusconi ha vuelto al poder. a pesar de esta paradoja. Viacom y Disney. La situación de oligopolio se da con gran claridad en diferentes industrias culturales y de entretenimiento. la comunicación y el entretenimiento ha dado lugar a la constitución de grandes gru- pos que tienen una facturación. la Constitución de los Estados Unidos de 1776 (y su primera enmienda de 1791). el nazi alemán. Prensa Española) y hasta microrregionales (Godó. la cultura. el campo de la información. el argentino Clarín. Concretamente. Pero algunos regímenes políticos europeos que surgieron poco después. Pero la concentración del poder en beneficio del Estado se ha ejercido principalmente en el caso de los regímenes autoritarios que han existido a lo largo del siglo XX en Europa o en otras zonas del mundo. el fascista italiano. el francés Vivendi Universal. La concentración del poder en beneficio de personas privadas ha sido el resultado de la concentración económica. Por su parte. el venezolano Cisneros y los españoles Telefónica Media. Pero. inspirada en la libertad del individuo. tanto los estratégicos como otros menos importantes. esta concentración y expansión transnacional no son fenómenos nuevos. aplicarían y extenderían unas doctrinas radicalmente diferentes: el comunista soviético. Al finalizar la Primera Guerra Mundial parecía que se había consagrado el triunfo de las libertades públicas. un caso paradigmático fue cuando el magnate mediático Silvio Berlusconi fue nombrado primer ministro italiano el año 1994. el alemán Bertelsmann y el australiano News Corporation). impuesta por las potencias vencedoras (fundamentalmente Estados Unidos y Reino Unido). los británicos Pearson. de manera que haya proporcionado a una persona o a un grupo particular la dirección de la totalidad de los medios de comunicación y las industrias culturales de un país. Esta estrategia se da simultáneamente con los procesos de transnacionalización. Algunos de estos regímenes dictatoriales duraron décadas y también sirvieron de modelo para otros gobiernos de este tipo en todo el orbe. el francés Lagardère o los italianos Mediaset y Rizzoli) o la iberoamericana (el mexicano Televisa. pero bajo esta forma es muy difícil que exista poder absoluto. y el de la libertad de expresión. y esta vez por mayoría absoluta. entre otros. Este tipo de regímenes monopolizaron todos los medios de comunicación. ya que al control de sus propios medios privados (que habían facilitado su acceso al gobierno) añadía los medios radiotelevisivos públicos. Zeta. pero ha sido muy extraño que llegase al monopolio. la concentración económica consiste en una tendencia al engrandecimiento del tamaño de las empresas y a la disminución de su número. siguiendo en general las mismas fórmulas de la doctrina liberal clásica. el franquista español y el salazarista portugués. en general. o bien en mercados estatales. Esta libertad quedó reafirmada en los diferentes tratados internacionales y en las constituciones de los nuevos Estados (o los que se habían reconstituido). donde cinco grupos transnacionales controlan más de las las tres cuartas partes del mercado mundial: el francés Vivendi Universal. hay países donde grupos comunicativos muy potentes no han dejado lugar a un contrapoder. Pero hay otros más pequeños y con una menor implantación: sobre todo en algunas macrorregiones como la europea (por ejemplo. como es el caso de los grupos “globales” (fundamentalmente los estadounidenses AOL Time Warner. en particular. Incluso. Por descontado. pero sobre todo en la fonográfica.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 2 0 de comunicación dependen principalmente de la diversidad de fuentes inherente a las democracias. un poder y una implantación en casi todo el planeta. y la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa de 1789.

000 ejemplares por título. y otros sectores como la electrónica de consumo. Sony. 1995).000 ejemplares por título. son prácticamente estos mismos grupos los que controlan la industria audiovisual mundial: Vivendi Universal. Disney. y el grupo constituido alrededor de La Papelera Española. cable) y los de las diferentes tecnologías televisivas (televisión privada analógica y digital. pasa lo mismo con la industria publicitaria. filial de Vivendi Universal) y Dentsu (japonés). Grupo March. Aunque con un grado de control menor. la británica Reuter. fotografías e imágenes audiovisuales). las artes gráficas o las distribuidoras de publicaciones. en el cual tres agencias del Norte ejercen un liderazgo que arranca desde hace un siglo y medio: la estadounidense Associated Press. 1999a). donde destacan los grupos globales WPP-Young & Rubicam (anglo-estadounidense). Bertelsmann. 1999b. la Cadena de Prensa del Movimiento controló más de cuarenta diarios. Durante el franquismo. pero con una media de 13. Con el triunfo del franquismo se produjo una reducción drástica del número de cabeceras a causa de las confiscaciones y los cierres y se pasó a 114 títulos en 1942. Esto ha sido así en los países desarrollados.hay120títulosde diarios en España. como Estados Unidos (con cadenas como Gannet o Scripps) o los grandes mercados europeos (con Springer en Alemania. con una difusión conjunta de 250. Hersant en Francia o Rizzoli en Italia). Esto se ha dado en España. Otro sector donde se da un gran control oligopólico del mercado mundial es el de las agencias de noticias (de información. por ejemplo. Precisamente. la Sociedad Editorial de España que controlaba seis diarios el año 1913. Jones-Baró.000 ejemplares (Jones. Caja Madrid). el británico Emi. en 1927 había 280 títulos de diarios. ahora filial de Vivendi Universal) y la gran banca española (BBV. De todas maneras. Viacom y News Corporation (Jones. News Corporation en Reino Unido. también con 1. desde 1851. Omnicom e Interpublic (estadounidenses). para operar en otros mercados o en otros sectores.5 millones de ejemplares. el japonés Sony y el estadounidense AOL Time Warner (Jones. CLAVES DE LA CONCENTRACIÓN EN LA PRENSA Una de las consecuencias más evidentes de la concentración en el campo de la prensa a lo largo del siglo XX ha sido la disminución del número de títulos o su reunión en grupos o cadenas. en el campo de los nuevos operadores de telecomunicaciones (telefonía fija y móvil. en abierto y de pago). con una difusión aproximada de un millón y medio de ejemplares. un grupo comunicativo francés con experiencia en la tecnología y la producción de televisión de pago en Europa (Canal Plus France. Havas Advertising (francés. existían dos grupos potentes en la prensa española. En España. los más frecuentes son los acuerdos estratégicos de cooperación entre grandes grupos. Bankinter.desde1944(sucesoradelaantiguaHavas). A comienzos del siglo XX. encargada de la financiación del proyecto. con una difusión de unos cuatro millones de ejemplares y una media de 33. que puede llegar hasta la constitución de cuasi monopolios regionales o locales.Actualmente. integrado verticalmente. y la preponderancia de ciertos títulos. y la pública francesaAgenceFrancePresse.000 ejemplares. desde 1848. AOL Time Warner. Un buen ejemplo de este tipo de alianzas estratégicas es el que se dio en 1989 para la constitución de Sogecable (Canal Plus España y Canal Satélite Digital) entre un grupo comunicativo español conocedor del mercado y encargado de la gestión empresarial (Prisa). lo que suponía una media de unos 5. 1994).REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 2 2 telsmann. además de semanarios y 2 3 . o bien por limitaciones legales.

según datos de la OJD. Zeta. de Unedisa-Recoletos. es decir. y en los magazines dominicales. Unedisa y Recoletos. la concentración en los mercados microrregionales es mucho mayor que en los mercados estatales. donde. los diarios de Madrid tienen un tipo de lector más homogéneo pero más repartido territorialmente. Las sinergias que se producen (de recaudación publicitaria y de producción de artes gráficas) benefician a los grandes anunciantes de produc- 2 5 . Hersant con 25% del francés. sino de tener una difusión más pequeña y una audiencia mucho más homogénea que la de los grandes cotidianos. por ejemplo. Prensa Española. Prisa. con un mercado de cerca de treinta millones de ejemplares de diarios. pero se encuentran más dificultades para identificar la de los grandes diarios catalanes o vascos. Las consecuencias más significativas de esta concentración de cabeceras de magazines dominicales en manos de las cadenas de prensa más importantes de España son de carácter sobre todo económico y profesional. o el catalán Avui muestran una ideología más clara a causa no sólo de una mayor dependencia política. Ahora sólo han quedado cinco grandes magazines repartidos por los 120 diarios españoles. ByN Dominical. pero 55% del mercado vasco. Es cierto que. Por el contrario. Así. Actualmente. por ejemplo. Otra consecuencia de la concentración en la prensa española la encontramos en las revistas técnicas y de consumo. News Corporation con 35% del británico. El resto está a cargo de otros diarios catalanes (de Barcelona y comarcas) y de las ediciones catalanas de los grandes diarios madrileños (El País. Los otros cotidianos vascos. las grandes cadenas españolas de prensa son Correo. cada vez más controladas por los grandes grupos comunicativos europeos. el grupo Godó llegó a acaparar la mitad del mercado cata- lán de prensa diaria. que controlan conjuntamente más de 80% del mercado. Magazine. y La Revista de El Mundo. El Mundo y ABC). en el caso de Alemania. con la excepción de algunos periódicos pequeños. el grupo Mediaprint en 1990 controlaba 55% del mercado austriaco y el grupo Independent Newspapers acaparaba 51% del mercado irlandés. Rizzoli con 18% del italiano y Correo con 15% del español. de Zeta y Prensa Española. Por el contrario. De la misma manera. como se puede comprobar en España. la fuerza relativa de Springer (el mayor editor de Europa) suponía más de siete millones de ejemplares diarios (Sánchez Tabernero. Godó. La concentración de la prensa es mucho más acentuada en los mercados pequeños que en los grandes. de Prisa. de Godó.1993). y El Diario Vasco. en Europa se puede ver con claridad que los principales editores de prensa tienen un control mayor del mercado en países pequeños. de Correo. de San Sebastián). debido a que el espectro de lectores es mucho más heterogéneo desde el punto de vista político e ideológico aunque muy concentrado territorialmente. Cadena Ibérica. El País Semanal. Es por ello que resulta más fácil advertir la ideología de los grandes diarios de Madrid. el grupo Correo controla. Springer sólo contaba con 24% del mercado alemán. un cuasi monopolio (a través de sus grandes diarios El Correo. de Bilbao. Durante el franquismo. Esta gran concentración periodística trae como consecuencia una mayor moderación política e ideológica a los grandes diarios catalanes o vascos si los comparamos con los madrileños.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 2 4 revistas en todo el país. El 45% restante está en manos de los otros diarios vascos y de los madrileños que también se venden en aquella comunidad. aproximadamente 15% del mercado español. Las grandes cadenas controlan los principales: El Suplemento Semanal. por ejemplo Deia o Gara. En Cataluña también hay una mayor concentración que en el conjunto español. pero actualmente se da una situación de cuasi duopolio. ya que Godó controla 35% del mercado (con La Vanguardia y El Mundo Deportivo) y Zeta otro 35% (con El Periódico de Catalunya y Sport).

tanto en Francia (con grupos como Pathé Frères o Gaumont) o en Estados Unidos (primero con la Biograph Company. con las majors Paramount. Pero lo mismo pasó con la industria fonográfica desde finales del siglo XIX. Columbia y United Artists). controlada por un grupo muy reducido de empresas estadounidenses. de Edison. tal como se ha apuntado más arriba (JonesBaró. como la United States Gramophone Co. ya que se reduce considerablemente el número de colaboradores y se privilegian sobre todo a los periodistas estrella. la gran mayoría de ellos extranjeros.. y las minors Universal. y el otro españolista. la alemana Bertelsmann o la holandesa Philips). Y sobre todo ha permitido una fusión integral (consumada en septiembre de 2000) entre los dominicales de Zeta y Prensa Española. como The Gramophone Company. con lo que se denominó “sistema de estudios”. elitista. católico y conservador (léase pro PP). están despolitizados y se encuentran bastante dispersos en todo el país. Pero no parece que se transmitan mensajes de carácter ideológico y político claros y contundentes. monárquico. desde el punto de vista de los contenidos no se advierten consecuencias importantes de carácter ideológico o político. ya en la primera década del siglo XX. es decir. Warner y MGM. los famosos mediáticos que salen en la televisión. a que los grupos catalanes Godó y Zeta hayan “descatalanizado” sus respectivos magazines para poder penetrar mejor en otros mercados del resto de España. dando como resultado que en estos momentos sean sólo cinco grupos los que controlan 80% del negocio mundial. y de las propias cadenas periodísticas de alcance estatal. como las estadounidenses CBS y RCA. A lo largo del siglo XX se produjeron gran cantidad de fusiones y absorciones entre unas y otras (y hasta nuevas. Fox. británicas. que intervienen en las tertulias de la radio o que publican best sellers en las grandes editoriales. ya que responden a modelos doctrinales bien diferentes: uno catalanista. Esto ha llevado. como el alemán Bertelsmann. Los profesionales menos conocidos quedan relegados a papeles subsidiarios o directamente son excluidos. 1999a). como el caso del español antes de la Guerra Civil de 1936-1939 (Jones. por ejemplo. Pero también es cierto que las consecuencias tienen que ver con los contenidos que estos magazines transmiten. como la Deutsche Grammophon AG. El modelo estadounidense no sólo no se ha modificado sustancialmente en el último medio siglo (aunque se hayan añadido nuevos 2 7 . No obstante. y después. RKO. laico y progresista (léase pro PSC y PSOE). RETOS DE LA CONCENTRACIÓN AUDIOVISUAL La industria cinematográfica se concentró rápidamente. en manos también de poderosos grupos transnacionales. y las plantas de impresión de artes gráficas más potentes de Madrid y de Barcelona. más allá de un fomento de la compra de bienes y servicios suntuarios y de la exaltación acrítica de la sociedad de consumo y de la globalización del sistema capitalista. Todas estas empresas tuvieron una presencia importante en sus respectivos mercados interiores y también en los exteriores.1995).REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 2 6 tos de lujo. popular. a causa de que los públicos son muy heterogéneos. y alemanas. La radio y la televisión nacieron también muy concentradas desde sus comienzos. ya en Hollywood. que sería impensable en sus respectivos diarios.

a un tercer canal de tipo regional los años setenta para atender las demandas de la periferia. el monopolio de los informativos en la radio. tanto en los mercados español como latinoamericanos. por lo que se produjo antes la descentralización territorial y lingüística que la privatización. aunque centra la mayoría de su negocio en el mundo editorial. más descentralizadas que en el resto del continente. las presiones nacionalistas (sobre todo del País Vasco y de Cataluña) fueron más fuertes que las de los grupos comunicativos privados. siguiendo claramente el modelo de los grandes grupos globales estadounidenses. Recoletos-Unedisa. por cable y satélite). en España el grupo privado que ha sabido convertirse en un auténtico grupo multimedios a pequeña escala. a los canales privados los años ochenta y a las plataformas digitales privadas los años noventa. por lo cual el último cuarto de siglo se ha asistido a la conformación de grupos multimedios nuevos o reconvertidos. Aquí. a un segundo canal más selectivo los años sesenta dirigido a los más jóvenes de las zonas urbanas. y durante el franquismo la hegemonía cultural y comunicativa estuvo a cargo del Movimiento Nacional o bien del propio aparato estatal. constituidos a lo largo del periodo socialista (como es el caso de Prisa) o del actual Gobierno del PP (como Telefónica Media. en los años noventa los diferentes grupos privados (mejor dicho. que los ha alejado de los sectores audiovisuales clave y los ha recluido como grupos periodísticos con una mayor presencia en el mercado catalán. sino que más bien acabaría imponiéndose en gran parte del planeta. Conviene no olvidar. Correo y Prensa Española).REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 2 8 tipos de actores. se han caracterizado por desarrollar una política multimedios errática. En España la situación no fue exactamente igual a causa del régimen franquista (1939-1975). el monopolio de la televisión. con una oferta única para reconstruir simbólicamente la unidad nacional después del desastre de la guerra. Por ello. como las televisiones autonómicas. Indudablemente. algunas empresas editoriales y la obligatoriedad del NO-DO en los cines. diversas agencias de noticias (con un monopolio de la información que entraba y salía del país). cuyo propietario en cuatro décadas ha pasado por todo el recorrido de las industrias culturales y de contenidos (sobre todo mer- 2 9 . por lo cual las transformaciones del sistema fueron más lentas y en algunos casos bastante diferentes. con un nivel cultural y de renta más elevado. Esta política comunicativa restringida por parte del régimen no dejó lugar a la conformación de grupos privados sólidos (con la excepción de empresas periodísticas como Godó y Prensa Española o radiofónicas como la Cadena SER). De todas maneras. todos con una clara intención propagandística. los principales grupos catalanes. las alianzas entre grupos nacionales y extranjeros) tuvieron un protagonismo en el mapa comunicativo español como no se había visto nunca. que contaban con la cadena de prensa más importante. Por su parte. de todas maneras. los sistemas televisivos públicos europeos pasaron de un primer canal generalista en los años cincuenta y con ánimo de cobertura global del territorio. el histórico Godó y el nuevo Zeta. pero con una menor proyección al resto del Estado. ha sido Prisa. que antes del franquismo las empresas (sobre todo periodísticas o radiofónicas) eran muy pequeñas a causa de un mercado raquítico. se está diversificando estratégicamente pero también con timidez hacia el sector audiovisual digital. El otro gran grupo catalán (Planeta).

la televisión de pago. un portal de Internet de alcance internacional y una alianza estratégica con los grupos Recoletos-Unedisa. tanto en el mercado español (frente a Prisa) como en el argentino (frente a Clarín). Telefónica Media se encuentra en una situación de privilegio. o sea proteger la libertad de expresión (como un bien individual) frente a los poderes públicos.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 3 0 ced a la ayuda obtenida del Gobierno socialista de Felipe González entre 1982 y 1996). es decir. por extensión. plataformas digitales. Pero en Europa occidental se tendió. ya que el gobierno conservador de José María Aznar ha hecho lo mismo que el PSOE desde 1996 con los grupos afines. llevaron a los estadounidenses. etc. ha logrado constituir un grupo audiovisual muy potente también en la Argentina. la patronal American Advertising Association. por lo que se refiere al cine. aunque muy deficitario. pasando por la radio. como división mediática del operador de telecomunicaciones dominante en el país. De esta manera. después de la Segunda Guerra Mundial. la Constitución de 1978 garantiza estos dos derechos considerados fundamentalesporloscualesserigenlasactividadesenestesectordelaeconomía. No obstante. y los portales verticales en Internet. el fonograma. Es decir. hecho que supone no establecer ninguna restricción a la influencia y al lucro. porque la radio y la televisión eran un monopolio público. Además. violencia.. del lobby de la propia industria (la Motion Pictures Association of America) o a la publicidad. productoras y distribuidoras de televisión y cine. por ejemplo. profesional y tecnológica más avanzada en España. en gran parte del planeta. Telefónica ha creado un grupo potente. Es el caso. Aunque en el Viejo Continente los grupos privados eran mucho más pequeños que en Estados Unidos a causa de que no se habían diversificado como grupos multimedios. con cadenas de radio y televisión. Además. sino también de las presiones de los poderes económicos. tiene una clara vocación transnacional. Pero no es el único. Por tanto. El principio fundamental por lo que respecta a las industrias de contenido y entretenimiento es la garantía de las libertades de expresión y de empresa. un liberalismo muy acentuado: por encima de todo la libertad individual (lo que supone una clara garantía para los emisores). ninguna ley de prensa específica. Ha ayudado bastante (a través de la concesión de frecuencias de radiotelevisión digital y telefonía) sobre todo a los grupos Recoletos-Unedisa (propiedad del británico Pearson y del italiano Rizzoli) y Prensa Española. distribución y exhibición de cine. En efecto. Es el grupo que cuenta con la sinergia empresarial. desde el libro hasta la prensa. pero especialmente ha facilitado que se constituyera un grupo nuevo. los excesos del comercialismo. DEL EDITOR “PURO” AL CONGLOMERADO Algunas perversiones y contradicciones de la doctrina liberal clásica anglosajona han acabado por imponerse en los países más desarrollados y. a garantizar el pleno ejercicio de la función social de los medios de comunicación para protegerlos no sólo de las intervenciones más o menos arbitrarias del poder político. En el caso de España. aunque muy poco estructurado. constitución de oligopolios. gracias a su diversificación horizontal (multimedios) y a su integración vertical. a plantearse una doctrina que tuviese en cuenta la “responsabilidad de la información” mediante mecanismos de autocontrol. intentando convertirse en un grupo de referencia en toda el área iberoamericana. 3 1 . que consiste en la libertad de la iniciativa de los individuos (aislados o en grupos) y en el derecho a expresar las propias opiniones sin ser molestados por el poder. banalización de los contenidos. la producción. En Estados Unidos la libertad de expresión está asegurada por la primera enmienda a la Constitución de 1791.

el derecho a la libertad de información de los ciudadanos por encima del derecho a la libertad de expresión de las empresas. consecuentemente. El público consumidor y usuario. Esto. ciertamente. ya que la toma de decisiones depende cada vez más de instancias superiores y exteriores. se intentó promover la transparencia de la propiedad y la gestión de las empresas comunicativas. ni más ni menos. no obstante. El Gobierno de Jordi Pujol se vio prisionero de su liberalismo económico (que fomentó durante dos décadas la entrada masiva de los grupos transnacionales en Cataluña). ya que el sistema no cuenta con un verdadero “cuarto poder” que vele por los intereses de los ciudadanos. como por ejemplo la construcción o la hostelería. a macro o mega grupos conglomerales digitales. Japón y América Latina sobre todo a partir de los años ochenta. entonces. 1999a). Esto contribuye a que cada vez sean más dóciles con el poder político. Es. o sea el ciudadano. hecho que suponía una garantía para el público o audiencia. Los grandes grupos conglomerales. una fórmula que pretendía asegurar no sólo la libertad de expresión de los individuos. por tanto. Así. y de la nueva. sobre todo porque las instancias de poder están fuera del país. en el instrumento de todo el desarrollo cultural y económico. culturales. entonces. que le impidieron en buena medida poder poner en práctica su nacionalismo político y cultural (Jones. se ha pasado en pocos años de unas empresas periodísticas o editoriales pequeñas o medianas a unas empresas comunicativas y multimedios mucho más grandes y. de contenidos o de entretenimiento. con unas actividades que trascienden de lejos los intereses meramente comunicativos. que se debía saber quién o quiénes eran los propietarios de las empresas. cuál era la organización financiera y qué ingresos tenían. Apareció. como consecuencia de los procesos de desregulación de la radiotelevisión y de las telecomunicaciones. lo que sucedió con el conflicto sobre el doblaje de películas estadounidenses al catalán en 1999. es cada vez más evidente con la hibridez de los 3 3 . es decir. En España. los editores “puros”.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 3 2 En Europa. comprometidos fundamentalmente con sus ideales y su negocio periodístico o editorial. Se debería volver a primar. ni tampoco quiénes son sus intereses estratégicos diversificados. es decir. es decir que se permitió la propiedad cruzada de medios y de industrias culturales. estrategia que se implantaría también en Europa. se ha acabado imponiendo el modelo estadounidense de privatización y comercialización extrema y. la constitución de los grupos multimedios. se asiste en Europa (y en España con más intensidad a causa de unas transformaciones más importantes en menos tiempo) a un debilitamiento de los actores institucionales (como el Estado democrático) o a la práctica desaparición de otros tipos de actores institucionales privados claramente identificados ideológicamente por el público (como la Iglesia católica o los partidos políticos). 2000). Paralelamente. entonces. Pero los gobiernos liberales estadounidenses favorecieron. Desaparecen. a partir de los años sesenta. de constitución de grandes grupos nacionales y también transnacionales gracias a la liberalización del mercado interior de la Unión Europea y de otras zonas del mundo (Jones. entonces. la toma de decisiones económicas y culturales queda fuera del control político democrático. Los propietarios de los medios de comunicación están más interesados en sus propios negocios diversificados que en hacer una crítica activa y sistemática del poder político. La comunicación se transformó. Por otra parte. a causa de sus intereses tan diversificados en sectores claves de la economía (de la vieja. cada vez más. que responden a otros tipos de intereses estratégicos (especialmente económicos y transnacionales). Estos intereses son progresivamente más ajenos a los ciudadanos y privilegian el lucro por encima de la influencia social y política. De esta manera. no sabe qué actores hay detrás de los medios de comunicación y de las industrias culturales. que se ponen por encima de los objetivos editoriales tradicionales. sino la libertad de información. sobre todo las telecomunicaciones y el comercio electrónico) dependen cada vez más de las licencias de los gobiernos. y el Estado se convertía en un actor social y comunicativo de primer orden. fue denunciado en Estados Unidos años atrás.

Han adquirido un peso empresarial y una capacidad de influencia social como nunca se había dado anteriormente. ya que la mercantilización de la cultura y la comunicación social tienen una historia de más de ciento cincuenta años en los países desarrollados. dando lugar a lo que podríamos denominar como el primer mega grupo digital de la historia. También existe el caso de Bertelsmann. aunque también. Todo hace pensar que la irrupción de la red Internet como nuevo soporte multimedios está revolucionando lentamente los hábitos de ocio. se está asistiendo a una nueva fase en los procesos de concentración económica en el campo de las industrias de contenidos culturales y comunicativos. que es más que probable acabe convirtiéndose en el principal protagonista mundial del negocio televisivo a través de las plataformas digitales por satélite. con intereses gigantescos en la vieja y en la nueva economía. incluso. Correo y Planeta). suponen un nuevo cambio en la correlación de fuerzas desde el punto de vista no sólo económico sino también político. 2001). El comercio electrónico y lo que se ha denominado como “nueva economía” atrajeron grandes inversiones (y también fracasos estrepitosos). la complicidad de Recoletos-Unedisa y Prensa Española. como se ha dicho antes. y hasta ahora probablemente los más significativos en el último año sean la constitución del también mega grupo Vivendi Universal. Se encuentra el caso reciente (de enero de 2000) de la absorción de Time Warner (el grupo comunicativo y de entretenimiento más grande del mundo) por parte de America On Line (uno de los principales navegadores y portales de la red). A escala española.2000). española. o la moderación extrema de Godó y Zeta. tanto a escala planetaria como también europea. pero sobre todo como emisores) y a la internacionalización de sus actividades hacia el mercado latinoamericano. Esta fusión ha creado una reacción en cadena por parte de otros grandes grupos en este campo. la comunicación y el entretenimiento.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN contenidos de los grandes grupos (sobre todo Prisa. Precisamente. podemos hacer referencia a las intenciones de News Corporation. por lo cual las grandes empresas productoras y comercializadoras de esta clase de productos a través de medios tradicionales se han lanzado a la red en busca de nuevos mercados o como mínimo para adaptarse a los nuevos tiempos y hábitos. información y consumo de sectores sociales cada vez más importantes de los países más desarrollados. LA GLOBALIZACIÓN MEDIÁTICA Los últimos años. en la comunicación y fuera de ella (Schiller. entonces. este tipo de empresas no son nuevas. desde el punto de vista político e ideológico. las últimas acciones de los principales grupos autóctonos van encaminadas claramente hacia dos direcciones claras: la diversificación multimedios hacia el audiovisual digital (como productores. pero sobre todo crean unas expectativas de ganancias a medio o largo plazo. hecho que los hace ser . que se encuentran a la vez en la encrucijada de las nuevas tecnologías digitales. menos desarrollado que el español en algunos sectores pero sobre todo con una escasez grave de capitales para desarrollar un negocio que se supone con muchas posibilidadesdegananciasamedioplazo(Jones. una de las actividades más importantes de Internet ha sido y será la transmisión de todo tipo de contenidos simbólicos. Telefónica Media. aunque más modesta. Este crecimiento desmesurado de los grupos empresariales dedicados a la actividad industrial y mercantil de la cultura. Pero lo que es cada vez más evidente. Finalmente. que ahora se ha convertido en uno de los principales protago- 3 4 nistas del negocio televisivo mundial y pretende ser también un actor clave en el comercio electrónico. es que estos grandes grupos económicos tienen unos intereses estratégicos en diversificación permanente. originario del sector de las artes gráficas y la edición.

por ejemplo. 2000. 1994. “Perspectiva econòmica de la premsa diària catalana durant la II República”. Akal. 397. Bellaterra. p.). etc. es decir de los gobiernos representativos de todos los ciudadanos. Sociedad de Estudios Vascos-Eusko Ikaskuntza. FERNÁNDEZ. España y el País Vasco”. núm. 2000. Servicio de Estudios del BBV. a causa de vender sus productos culturales y comunicativos a un sector muy amplio y heterogéneo. Estado y medios de comunicación en la España democrática. pp.“Investigaciones sobre el mercado comunicativo español en el contexto europeo”. la comunicación y el entretenimiento uno de los fundamentos del sistema capitalista. p. 2000. 1988. InCom. a causa de su dependencia de todo tipo de licencias por parte del poder político (telecomunicaciones. entonces. Ramón (coord. 4. Situación. Madrid. Commercial Culture: The Media System and the Public Interest. 1999. Alianza Editorial. Héctor. Enrique. COROMINAS.. p. p. p. Revista FAMECOS. y MONETA. . pero también de los organismos internacionales que representan a los Estados y a los pueblos del mundo: los grandes y los pequeños. la concesión de una licencia deseada a un competidor. pp. y SANTANA. Impacto de los medios: una introducción a los medios masivos de comunicación. Buenos Aires. 1999. actores. International Thomson Editores. Leo. Gazeta. Erick et al. estrategias”. . JONES. Néstor. Bernardo. Isabel. BORRAT. BOGART.342. diciembre. 19-32. Eudeba. la competencia “desleal” de la televisión pública. BUSTAMANTE. Informe anual de la comunicación 1999-2000: estadoytendenciasdelosmediosenEspaña. 384. New Brunswick / Londres Transaction Publishers. Daniel E. p. 4ª ed. radiotelevisión. GARCÍA CANCLINI. Bilbao. núm. Gustavo Gili.). 1999a. Informe de la comunicació a Catalunya 2000. “Tecnologías de la comunicación en Iberoamérica: mercados. Shirley. Porto Alegre. The New Press. los ricos y los pobres. Conglomerates and the Media. Societat Catalana de Comunicació (IEC). cuando se ven afectados sus propios intereses. pp. DÍAZ NOSTY. Tampoco adoptarán una posición política o ideológica clara ante el público. actor político. Carlos (coords. Buenos Aires. la falta de inversiones publicitarias públicas en sus medios. 1994. núm. Signo y Pensamiento. 295-312. Maria.375. Por ello.). Bogotá. 1999b. 231-248. 108-116. núm.430.327. 2000. Pontificia Universidad Javeriana. 466. Las industrias culturales en la Argentina: dimensión económica y políticas públicas. pp. Las industrias culturales en la integración latinoamericana. 3 7 . “Mercados globales y culturas minoritarias: el caso de Cataluña ante la prepotencia de Hollywood”. México. 378. Las industrias culturales en España: grupos multimedia y transnacionales. Ediciones Colihue. BIBLIOGRAFÍA BARNOUW. Nueva York. p. Madrid. pp. . 1997. GETINO. etc.p. 2000.. El periódico.167. “El despliegue transnacional de la industria fonográfica: los casos de América Latina.Barcelona.. Su posición crítica es más contundente. que interesa más como consumidor que como ciudadano.GrupoZeta.p. 1995. BIAGI. y ZALLO. 191. el creciente poder económico (superior al de muchos Estados del Tercer Mundo) requiere cada vez más un tipo de control democrático. 1. cable. p. San SebastiánDonostia. Barcelona. 36. Barcelona. También es cierto que la creciente e imparable globalización de la economía y de las redes telemáticas tienen en los grupos empresariales de la cultura. 11.). núm. . 11. telefonía. Miquel de (eds. 97-115. Pontificia Universidade Católica do Rio Grande do Sul. y MORAGAS SPÀ. 1995.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 3 6 muy prudentes ante el gobierno de turno. Fernanda. Octavio. Musiker: Cuadernos de Música.

4ª ed.REVISTA IBEROAMERICANA DE COMUNICACIÓN COMUNICACIÓN 3 8 JONES. VOGEL. 95. Jaume. Anna READING (eds. 1996. p. 1999. CEDIC.). 1999. UNESCO. Barcelona.. SÁNCHEZ TABERNERO. El País. INA / La Documentation Française. El Mundo. Madrid. “El acuerdo de Vivendi-Universal: un predador en la era de Internet”. MUSSO. Universidad Cardenal Herrera-CEU / Fundación Universitaria San Pablo-CEU. Concentración de la comunicación en Europa: empresa comercial e interés público.). 2000. Nueva York. informar o entretener. 1998. Bilbao. p. 16 de abril. 175. MONCADA. y BARÓ I QUERALT. Routledge.. WOLF. The Entertainment Economy: How Mega-Media Forces Are Transforming Our Lives. Barcelona. 289. MacMillan Press. 1998. Joseph. VARGAS LLOSA.8-9. Harold L. Madrid. p. 1995. 94. Howard (ed.490. radio. . Nueva York. Cambridge University Press. 341 p. p. 2000. Ramón. p. Medios de comunicación y poder en España: prensa. núm. 2001. TUROW. p. La indústria musical a Catalunya: evolució dins del mercat mundial. 1999. p. “Dinosaurios en tiempos difíciles”. Jane. 2000. “Stratégies des groupes multimédias”. “Globalización o imperialismo USA”. Informe mundial sobre la comunicación y la información: 19992000. La comunicación en los ’90: el mercado valenciano. STOKES. Dossiers de l’Audiovisuel. Professionals and Policies. 323.Valencia.). 2000. Boston / Nueva York: Houghton Mifflin Company. 314. Daniel E. 64. Alberto. Universidad del País Vasco. 278. Llibres de l’Índex. p. 1993. REIG. LAGUNA PLATERO. p. Manipulación mediática: educar. Michael J. Antonio (coord. James. p. Mario. núm.. 490. Barcelona. Madrid. Dan. PETRAS. febrero. “Las culturas y la globalización”. Londres. El País. 428. Le Monde Diplomatique. Madrid. 2000. The Media in Britain: Current Debates and Developments. Media Power. Londres / Nueva York. ZALLO. TUMBER. 1995. Paidós. 292. Ramón (dir. Ediciones Libertarias.). 3 de marzo. Pierre et al. Madrid. Madrid. p. Ediciones Unesco / Cindoc. París. Random House. p. Alfonso et al. televisión y mundo editorial. 1999. 20 de octubre.. . 315. Entertainment Industry Economics: a Guide for Financial Analysis. 2000. Media Today: An Introduction to Mass Communication.. p. SCHILLER. 236.. Industrias y políticas culturales en España y País Vasco.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful