Está en la página 1de 3
PREGUNTAS REFERENTES AL LIBRO “ EL DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA – AGUSTÍN CUEVA” ¿Qué 1. Antecedentes

PREGUNTAS REFERENTES AL LIBRO EL DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA – AGUSTÍN CUEVA”

¿Qué

  • 1. Antecedentes

determinaron

la

formación de la Estructura Pre

capitalista?

La debilidad inicial presente en el plano estructural de América Latina, permitió que la presencia de la primera potencial industrial en la región promulgara no solo una presencia comercial, sino más bien especuladora y usuraria, destinada a succionar excedentes sin recurrir a la necesidad de una intervención directa. Bajo estas primeras percepciones, los antecedentes estuvieron enmarcados en el bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y relaciones sociales en base a la esclavitud y

servidumbre, donde el salario jugó un papel de “encadenadura” a lo que sería el

inicio del modo de producción capitalista. Por otra parte, una considerable parte del

capital extranjero actuaba desde dentro de las formaciones sociales, con el único fin

de promover “actos” que permitan el paso al sistema “adecuado”, conveniente para

el sistema imperialista; a través de intercambios desiguales para promover el consumo suntuario antes que el desarrollo de la producción; lo cual a su vez se

traducía en la “salida” acelerada de las riqueza. Cabe destacar que todo este proceso

para llegar al modo de producción capitalista fue afianzándose bajo un sistema de “opresión”, impulsado por el poder político y económico; y, no por caminos revolucionarios, que respaldaran cambios importantes en la estructura económica de la región.

  • 2. Mencione elementos relevantes en la conformación del estado nacional.

A partir de la aparición de varios fenómenos como son el caciquismo, caudillismo, militarismo, localismo y regionalismo, se mostró una sociedad “desamparada” bajo ningún régimen definido a merced de una clase social capitalista-, pero esto no se traduce a una inestabilidad política, sino más bien como un reflejo, con grados variables de autonomía, de la dispersión de fuentes de poder derivada de la heterogeneidad estructural de las nacientes formaciones.

La consolidación de Estado Nacional no se efectúa jamás en la “nada”, ni necesariamente sobre un continuo desarrollo ideológicamente político; sino más bien sobre la base de una estructura económica-social históricamente dada y un panorama internacional claro, que sin duda se convertiría en un camino tortuoso para su constitución; es decir, una inestabilidad inicial de las formas productivas

conlleva a una “preponderancia” sólida del modo de producción capitalista. Es

necesario rescatar que no es lo mismo construir un estado sobre el cimiento

relativamente firme bajo un “cuerpo social” ideológicamente definido, que sobre estructuras sociales “incapaces” de proporcionar homogéneos objetivos, mostrando la “heterogeneidad” de sus formaciones.

Bajo antecedentes vinculados a la “continua opresión” de las clases menos privilegiadas; empieza a surgir “perfiles opositores-proletariado”, que en base a complejos sistemas de diferenciación étnico-culturales y contradicciones secundarias, se sustentaron movimientos independentistas que tenían como

único fin el culminar “modos de producción esclavista” aún existentes, la

emancipación de la nación y ganar protagonismo. Además, la profundidad de cada movimiento en función del predominio del elemento democrático, se traduce en un profundo deseo de transformación social, influencia sobre la política nacional y sobre una reforma decisiva para el progreso.

  • 4. ¿Por qué el autor afirma que el subdesarrollo de América Latina es determinado por los diferentes medios de producción? Según los diferentes enfoques presentados por el autor, el subdesarrollo de América Latina se respalda desde los dos sectores económicos predominantes de la época; en primera instancia tenemos al sector agrario, en donde este se desarrolla lejanamente de derrotar o despojar al latifundio de sus territorios, más bien lo consideran como el eje principal de toda una evolución; por otro lado tenemos al sector minero, en donde el desarrollo capitalista del mismo se lo considera fundamental para el progreso; tomando en cuenta el desarrollo, se lo toma como una subordinación del sistema imperialista. Este desarrollo del capitalismo no produjo la homogeneización total de las distintas formaciones sociales latinoamericanas, sino que por el contrario, acentuó las diferencias, quedándose en el simple hecho de adopción de “dependientes” capitalistas de las grandes metrópolis.

  • 5. ¿Cómo se desarrolló la lucha de clases en América Latina según Agustín Cueva? Desde el punto de vista de Agustín Cueva, la lucha de clases en América Latina se desarrolló a partir de relaciones e interdependencias de dos o más economías, en donde la primera puede expandirse y la segunda, solo puede hacer un reflejo de esa expansión, que a la vez este puede actuar positiva o negativamente sobre el desarrollo inmediato de este; infiriéndose tal panorama directamente sobre la sociedad. Se enfoca en una transformación de la modalidad reaccionaria de desarrollo de este capitalismo en una modalidad democrática y progresista; es decir un desarrollo de nuevos “productores, minifundistas, campesinos” contra los usurpadores y terratenientes de la región. A partir de esto, los proletarios se ven “obligados” a un enfrentamiento indirecto con sus enemigos, es decir, contra los enemigos de sus propios enemigos, que a la final resultan ser el resto de las monarquías absolutas, pequeños burgueses y burgueses no industriales. En otras palabras, la cadena de enfrentamientos de la lucha de clase no deja de ser una cinturón de “peleas” y “contradicciones” provocadas por el desligamiento de estas economías con el sistema imperialista, que progresivamente ha “vendido” el concepto de un “deseable y eficiente” modo de producción capitalista.

  • 6. ¿Qué elementos destaca la obra el Desarrollo del Capitalismo en América Latina? Uno de los aspectos u elementos más importantes a los que concluye el autor, es que siempre hubo un tipo de proceso “forzoso” a la adecuación y/o reconversión económica de la región de América Latina, para “delinearla” a los requerimientos de los centros imperialistas, en donde su “único fin” es el producir y exportar, con el propósito de especializarse en “valor agregado” de un productos final, a costa de un constante incentivo consumista en la región. Además de una clara intervención política y económica de las grandes metrópolis en las economías subdesarrolladas, aprovechando la “inmadurez política” de la sociedad latinoamericana. Además, de que la lucha de clases no fue más que un “problema” iniciado históricamente, pero que sin embargo este se profundizó a partir de conspiraciones sucesivas de “colonizadores” y seguidamente de “imperialistas”, que no cesaban de imponer sus intereses por encima por encima de la subsistencia y desarrollo de la sociedad latinoamericana.