Está en la página 1de 106

~

"

~

.,

~

.~

1

j

¡

-~--~~

CAPÍTULO 21

La coordinación

del aislamiento

En los caplwlos anTeriores pudo observarse que en el sisTema, compuesto por

líneas de rransmisión, subestaciones, etc., se pueden de índole diversa. ESTas sobretensiones ya habían sido

agrupadas en dos grandes caTegorías: sobreTensiones internas (fallas a tierra,

operaciones

nes eXTernas (descargas

unidades generadoras, generar sobretensiones

de maniobra,

desconexión

brusca

de la carga,

ctc.)

y sobretensio-

aTmosféricas).

19ualmeme

se analizaron

varias alternativas

para limitar en el sistema.

hoy

en día

los valores

Así, por

críti-

cos que pueden alcanzar eSTassobreTensiones

en el capítulo 17 fue analizado el pararrayos,

UTilizado en la derivación a tierra de sobretensiones

capítulo

ejemplo,

más

En

el

el dispositivo

índole.

de diferente

16 se discUTieron las propiedades de otros elementos de protección,

Tales como

cables,

capacitanc-ias,

inductancias,

resistencias de prcinserción,

etc.

 

En

el preseme

capÍwlo

se aborda

la coordinación

del aislamiemo,

cuya

importancia

en la concepción

dd

sistema

es rdevante,

pues es precisamente

ella

,-

j

:1

11

JI

!:~

~:

¡,

'!

I

11."fl

",H¡~, ~)l~¡

"f'Wi

'-'i\! 1

":H.j,

111,111

'1''11

::1¡:~

~

''\(.

"

,.

,

J;

y

1

I

¡

la que

en gran

parte

estipula

y determina

el costo

o monto

de la inversión.

En

visIa

de

que

existe

una

gran

camidad

de parámetros

relacionados

con

eSTe Tema, y considerando

además

que

las Iensiones

comerciales

se en-

cuenrran

hoy

por

hoy

en el rango

de los 800

kV, con miras

a ser incremenTa-

das

a 1,20.0

o más

kilovoltios,

no siendo

Iampoco

dominio

exclusivo

del aire

donde

ocurren

los

fenómenos

en cuestión,

pues

exisTen otros

compuestos

de

uso cada vez mayo;-, tales c<,JmoSFó' nitrl)geno, cte., se procederá primero a definir los términos más usuales.

Coordinación

del aislamiento

 

La

definición

más

acertada

se encuentra

contenida

en una

publicación

del

S EV (AsociaciÓn de 1ngeni~r()s Etectricistas

Suizos)

del ,ui.o 1947,

cuya tra-

ducción puede formularse en los siguientes términos: se entiende por coordi-

~

799

,

,

.,

I

~~ --~

.

800

La

coordinación

del aislamiento

nación del aislamiento

que sege- neran en el mismo, al igual que la circunscripción de estas sobretensiones en

sea

evitar fallas en el sistema como consecuencia

a todas

donde

aquellas

causen

medidas

el menor

quc de las sobretensiones

daíio,

ticnen

como

finalidad

aqUellos

económicamente viable y tratando en lo posible de que el suministro de eiler- gía no se vea interrumpido.

se limi-

sitios

del sistema

sicn1'pre?y cuando

del aislamiento

Al dar

a conocer

este enunciado

la coordinación

!

, I

i

~

¡

¡ I

I

i

I

I

,

1

1,

L

i I

I

r

,

¡

J'

taba. a las sobretensiones

pues

las

tensipnes

comerciales

no

habían

excedido

atmosféricas, de la extra

las barreras

alta

Tensión.

Ya se mencionó

en

el

 

.

~

capítUlo

10 que

a partir

de los

300

kV

(Tensión nominal

de transmisión)

 

las

sobretensiones inTernas desempeñan un papel cada vez más imponanTe, con lo cual tienen que entrar en juego onas consideraciones:

 

La

definición

cilada

ilusna,

a manera

de ejemplo,

que es preferible

una

falla

en

una

de

las líneas

de transmisiÓn

y

no

en

una

de las subestaciones,

donde

los

daños

serían

mayores,

pues

allí

están

concennados

equipos

de

mayor

costo.

ÍI

11

Sobre

esta base se han

operado

los sistemas

de Europa

Central,

donde'Ja

experiencia acumulada

sia

excede

hoy

en día

ha

Europea

en

el

Viejo

Comineme,

los 50 años.

ExceptUando

exisTido

poca

receptividad

a la

en

Ru-

lo

¡

refereme

a la innoducción

de tensiones

superiores

a los 400

kV (por ejemplo

525

y

765

kV),

a pesar

de que algunos

países,

entre

ellos Italia,

disponen

de

líneas experimemales

de ultra

alta

tensión.

Las distancias

relarivameme

cor-

tas

entre

las centrales

y

los

cennos

de

consumo

han

sido

la causa

de esta

poca

receptividad.

En vista

de que

hasta

el nivel

de 400

kV exisTe una

gran experiencia,

el

presente capítUlo intentará

concennar

los

sistemas

de exua

y ulna

alta

Ten-

sión, considerando

que

para

la fecha

de aparición

de la presente

obra

ya dos

países

latinos

contarán

con sistemas

de 800

y Venezuela).

 

Especial

atención

le será

dispensada

kV (Brasil a la corrieme

alterna,

pues

para las

transmisiones

a alta

tensión

y corriente

continua

(HVDC)

se aplican

otras

consideraciones.

La experiencia

acumulada

en otros

países,

en particular

los

denominados industrializados

en el hemisferio

norte,

no puede

ser transpor-

tada

a los países

tropicales,

cuyas

caracterís1:Ícas

climatológicas

son comple-

tamente

diferentes,

en especial

en lo refereme

a la actividad

ceráunica

de la

atmósfera.

 

Aislamientos

autorrestaurables

Penenecen

a eSTe grupo

aquellos

aislames

que

después

de una

descarga

 

dis-

ruptiva

recuperan

totalmeme

sus propie~ades

diclécnicas.

Si bien

este

con-

cepto

se

ha

generalizado

para

aislamientos

externos,

por

ejemplo

en

el

aire,

llenas

cabe

señalar

que es el caso de los equipos

para

también

se aplica

de SF 6, como

cavidades

cerradas,

encapsulados.

por

ejemplo

En los sistemas

de casos,

porcentaje

y equipos

convencionales

las fallas

~)curren,

en un

alto

como

consecuencia

de la comaminación

de los aislado-

-.

Snbretens

rp

del

capíwl<

(sus

aire

Es tos

totalme

aislamÜ

rcacton

sólido

s

puede

cadenas

caperuz

SUStltUl'

(

La

au torre:

obtenci

en

los

del

aisl

atmosf«

etc).

21.1

La

fon

campo

los

mi!

Publicé

T.2

de

en

par

atmos!

uno

de

niobra

semlar

nos

re

en

tO(

ción e

.

,

CIOn

r

L

1

expue

tes

ci

Slon

(:

50

H;¡

?nto

[ad

ge-

en

;ea

ef-

nI-

no

el

las

on

na

es,

de

~la

tu-

lo

)10

de

01'-

sta

,el

en-

::1os

las

ras

los

01'-

Ile-

~la

lis-

m-

el

,lo

to

0-

Sobretensiones

normalizadas

 

801

res

(suspensión,

amarre,

soporte,

ete.).

La ruptura

sucede

entOnces

a través

del

aire

y

a

lo

largo

de

la superficie

aislante,

es decir,

sin perforación

(ver

capítUlo

3).

-

Aislamientos

no autorrestaurables

EstOs

se caracterizan

porque

después

de

una

falla

no

recuperan

de

nuevo

,

¡

!

¡

¡

J

¡

í

i

1

j

,)

totalmente

sus

propiedades

dieléctricas.

Ejemplos

típicos

que

afectan

al

aislamiento

interno

son

fallas

en los arrollamientos

de los

transformadores,

react<;Hes, etc.,

sólido

puede

cadenas

recuperar

observarse

de

caracterizadas

por

una

perforación

que

le impide

al aislante

sus

propiedades.

Sin

embargo,

este

TÍpo de

falla también

en aislamientos

externos,

como

por

ejemplo

en las mismas

(perforación

El

aislante,

en

de la porcelana

la mayoría

de

entre

el espárrago

los

casos,

tiene

que

y

la

ser

aisladores

metálica).

! ¡ caperuza

sustitUido.

1

¡

I

¡

La coordinación

del aislamiento

tiene

que

diferenciar

a ambos

tipos,

el

autorrestaurable

del

no

autorrestaurable,

pues

el primero

se presta

para

la

obtención

de

información

estadística,

por

ejemplo

llevando

a cabo

pruebas

en los laboratorios

 

de

alta

tensión,

mientras

que

el segundo,

característico

del

aislamiento

interno

de

los

equipos,

no

se ve expuestO

a las variaciones

atmosféricas

debido

al encapsulamiento

(cuba

de transformadores,

reactOres,

etc ).

21.1 SOBRETENSIONES

NORMALIZADAS

La

componamiento

los

Publicación

T.2

en

fom1a

mismos

de onda

tiempos

60- 2

para

de la tensión

desempeÚa

pues

un

papel

muy

importante

en

el

del aislamiento,

del

del

de

año

las diferentes

cresta

sobretensiones

no tienen

en

su

formación

1973,

de

y semiamplirud.

La lEC

al igual

que las normas

alemanas

VDE

0432

las dife'rentes

formas

de onda

que aplican

Para

las

denominadas

sobretcIIsiones

de octUbre

particular

78, normalizan

cada

sobre tensión.

atmosféricas

se ha normalizado

un tiempo de formación

de onda de 1.2J,Ls y

uno de semiamplitUd

niobra

semiamplitUd

rios

en todo el desarrollo, para la sobretensión atmosférica el tiempo de forma-

de

ps

veces

50 ps,

difícil

mientras

del valor

21.2

a

y

que

para

las sobretensiones

o pico

es de

de que

250

de ma- J,Lsy el de

el tiempo

de fOlmación

(figura

máximo

b).

2,500

muchas

En vista

la onda

en los laborato-

y corriente

resulta

oscilografiar

de tensión

ción

de cresta

se define

con

la ayuda

de las tangentes

señaladas en la ilustra-

ción

21.1a.

El

equipo

en

cuestión

de

ensayo

no

necesariamente

tiene

que

verse

expuesto

en la práctica

a las solicitaciones

dieléctricas

duración

an.

tes citadas,

ya

que

~sta bien

podría

ser un

incremento

se ilustra

de corta sostenido

de

la

ten-

sión

a frecuencia

de régimen,

como

la que

en la figura

21.1c

para

¡

¡ I

¡
j

,~

,{

50 Hz.

',." ,

:1,

"

802

La

coordinación

u t

o

1

0.5

o

o

o

Figura

21.1a

normalizada.

 

2

3

4

}JS

5

 

-~t

TH

 

40

60

80

¡.LS 100

 

~

t

Onda

de

impulso

atmosférico

 

Tiempo

de fonnación

de cresta

TS

= 1.2

50 ¡.1s.

¡.1sy tiempo

de semiamplitud

TH

=

ur 0.5

del aislamiento

 

o

o

200

400

600

800

¡.LS 1000

 

t

u t

1

0.5

 

TH

 

o

o

1000

2000

3000

4000

¡.LS5000

 

---

t

 

Figura

21.1b

Onda

nonnalizada

para

 

la so-

bretensión

(¡.1s).

--~

de maniobra

u, -~~

TS/TH

= 250/2500

'1:

n

11

I1 '1

¡

i

1

I

1

1

,1

"

j

I

I

:

':

;

¡

¡
,\

,1

I

I

I

~

~

I

.1

;1

I

I

1

1

'

.

-

Subretens

tcnsion

sobrete

forma

compo

tensión

Con

m

sUgIere

pos ma

 

El

de

one

obedec

mas

de mal

de imp

E

en

asemeJ

la sum

tes

las sor

pera

de

e

fines e

E

aislam

1

r

L.

~. l Sobretensiones normalizadas 803 :to t 1 o - 1 20 ms 20 40
~.
l
Sobretensiones
normalizadas
803
:to
t
1
o
- 1
20 ms
20
40
s
60
Figura
21.c
Tensión
sostenida
por
espacio
de
1 mino a frecuencia
de
régimen
(50,
60,
16
Y
2/3
Hz, etc.)
para
los diferentes
ensayos
en los
laboratorios
de
alta
tensión.'
I.a
ilustración
considera
una
frecuencia
de
50
Hz.
.
I
":i:~
:;"'I!:'¡
.
,
1";,.,,,1
.
""""1
.::.t:~
"::.
,.~
Las diferenles
normas,
por consiguienle,
conlemplan
pruebas
con sobre-
""""I~ t.,"'!
.',.""
I.~
tensiones
y tiempos
diferentes.
Mientras
los impulsos
correspondientes
a las
-""""I
~"
sobretensiones
eXlernas
(almosféricas)
y de maniobra
(internas)
se aplican
en
"1'
forma
conseculÍva
un
número
delerminado
de
veces,
para
así
obtener
un
""1,
componamiemo
probabilístico
en
el caso
de los aislantes
eXlernos,
la sobre-
"11.
tensión a frecuencia
de régimen
suele aplicarse
por espacio
de
1 a 2 minutos.
" ",
'"
Con miras a simplificar el costo de los equipos de prueba algunas normas
sugieren la aplicaciÓn de lensiones continuas (f =OHz) por espacio de tiem-
:11.
;
, "
'i]
pos mayores.
::;
11:
;J,¡
En
la práctica
es
factible
observar
también
la prescripción
de formas
"
,ji
de onda para pruebas dieléctricas
que
difieren
de
las
aquí
señaladas.
Esto
obedece a las características paniculares
de los diferentes
sistemas
mas en que se generan en loslaborawrios
de aha
lensión.
y
Las sobretensiones
a las for-
.1

de maniobra,

por

ejemplo,

pueden

ser generadas

con

la ayuda -del generador

de impulsos o excitando

la cascada

de corriente

alterna

en el primario.

Es

importante

que

la

forma

de

onda

seleccionada

para

las pruebas

se

asemeje a la solicilación que se presentará en la práctica. Una primera ayuda la suministran los analizadores transitorios de redes. También es posible, an-

tes

de

de que

los equipos

entren

en operación

comercial,

verificar

los niveles

las sobretensiones

pera

de maniobra.

En Venezuela

la compañía

EDELCA,

que o-

el sistema

de

800

kV,

ha

construido

un

laboratorio

móvil

para

estos

fines específicos.

En cuanto

a las sobre tensiones,

normalizadas

o no,

a la coordinación

del

i

J

I

'/

I

aislamiento

se le planlean

las siguientes

exigencias:

 

1. Garantizar

que

el aislamiento

del sistema

soponará

wdas

las solicita-

ciones

dieléctricas,

tanto

anormales

como

nomlales.

2. Que

exista

una

derivación

a tierra,

en forma

inofensiva,

de las sobre-

ponen

tensiones

que

afectan

al sislema

y que,

por

consiguienle,

en

peligro

el aislamiento

del sislema.

 

:.

,~-

"

¡

.!

,.

,

¡,

;:

J

::

1 : ¡/., i :.

1',

:¡¡:

,

t

I~r

ii~'<

'

':~ .'

!~" ,<.~

t.:.,

iI'":¡ --'i~

1;.1,

:"1;

ji ",

864

3. Garantizar

que las ruptUras

dieléctricas

La

ocurran

coordi1laci6n del aislamiento

hasta donde

sea posi-

"""

Aislarr.

ble en el aislamiento

externo

y

no

en el interno,

de manera

que

los

equipos

costosos,

tales

como

transformadores,

reactores,

ete.,

no su-

fran daño alguno en sus aislante s sólidos y líquidos. 4. Si no es posible cumplir con las exigencias anteriores,

entonces tratar

de que las fallas sucedan en <1quellossitios del sistema donde causen el menor de los daños.

El

arte

de

manejar

todas

estas

medidas

consiste

en mantener

un

sano

equilibrio

entre

el costo

del aislamiento

que

garantiza

su cumplimiento,

sin

",j'( ~C ~t, If¡ 'r(:\

~ .,t

"S

,

" ;'1

, ¡

f~

¡fa

If~

¡,¡

.,

!~

~t~

¡~:T:

t,

j"

I;:~'\I"

!O~

,"

~,

r'

la interrupción

contra

del servicio,

el

considerando

y

de

los

las sobretensiones,

equipos

encargados

de la protección

la frecuencia

y magnitUd

de éstas.

21.2

AISLAMIENTOS

AUTORRESTAURABLES

Los aislamientos autorrestaurables

están

sujetos,

como

ya se mencionó,

a

variaciones y casualidades

de

orden

estadístico.

Si se desea

saber

si un

ais-

lante específico

sopona

una

tensión

determinada

(por

ejemplo

un

impulso

de tensión

de polaridad

y tiempos

conocidos,

figura

21),

es necesario

expo-

ner al objeto

tidad

de veces

en

cuestión

de

ensayo

a diferentes

pruebas,

por

lo

general

dictaminadas

por

que

las nonnas

de cada

país.

puede

fallar

el equipo

El número

se estipula

de impulsos

en función

y de las carac-

la can-

terísticas

y confiabilidad.

que se desean

obtener.

A continuación

se tratará

de describir los métodos más usados al respecto

sin profundizar

en la teoría

de

las probabilidades, cuyos conceptos básicos deben ser repasados por el lector.

.

I

21.2.1 Métodos

probabilísticos

Los diferentes métodos

y enfoques

se han

visto

fuertemente

influenciados

por la experiencia

obtenida

en los analizadores

de redes

transitorios

y.en

los

sistemas

de 525 y más kilovoltios

que a comienzos

de la década

de

los 60

entraron

en servicio.

Se aprecia

rápidamente

que casualmente

las sobretensio-

 

nes

de maniobra

son

las que

dictarían

las reglas

que

deberán

seguirse

en

el

del

(

rigid

ento

rigid

nglc

casc

que

con

ant,

que

dimensionamiento

del 'aislamiento.

El recierre

rápido

(high

speed

reclosing)

con

carga

atrapada

(capítUlo

20)

es, a títUlo

de ejemplo,

una

de las manio-

bras

que

conlleva

a

las

máximas

solicitaciones

o

esfuerzos

por

parte

del

aislamiento.

21.2.1.1 Concepto

Este

es un

concepto

"esfuerzo-rigidez"

muy

valioso

en el área de las probabilidades

y ,de la esta-

dística.

En el presente

Clli?Oserá utilizado

para analizar

la probabilidad

de que

el aislamiento

falle ante

una sobretensión

de maniobra.

mto

Aislamientos

)Sl-

los

su-

tar

¡en

no

nn

,

on

autorrestaurables

f(E)

ó f(R)

EóR

Figura

zo

aislamiento.

21.2

la

Relación

y

existente

entre

el esfuer-

del

y

rigidez

la probabilidad

de falla

805

a

.1S-

so

10-

ral

.n-

En

un

laboratorio

de

alta

tensión

es posible

obtener

la

distribución

del esfuerzo,

al cual

se denominará

con E y su componamiento

respecto

a la

rigidez

(R)

del

aislamiento.

Si el esfuerzo

es mayor

(E

>

R),

entonces

la consecuencia

será una

falla

en el aislante.

que la rigidez Esta relación

esfuerzo!

rigidez se ilusrra en la figura 21.2.

.

Las ecuaciones correspondientes se pueden obtener considerando que la

rigidez

es mayor

que

el

esfuerzo

o viceversa.

La

figura

21.3

contempla

el

caso de que

el esfuerzo

sea menor

que la rigidez

(E

<

R). La probabilidad

de

lC-

que ocurra un esfuerzo

será determinada

por

f(El

)" dE,

donde

El

sería una

condición o esfuerzo

específico.

La

condición

de que

el

aislamiento

falle

de

ante este esfuerzo

El,

es decir,

la probabilidad

de que el esfuerzo

sea mayor

>f.

que la rigidez, se expresa a través de

 
 

E,

 

P(R <

El ) = J f(R)dR

- =

(21.1)

DS

DS

;0

f(E)

ó f(R)

0-

el

;)

D-

el

l-

e

f

(El)

,

EóR

Figura 21.3 Consideración

del

caso

particular

de que el esfuerz9 (R).

(E)

sea

menor

que

la rigidez

'1

806

La

La probabilidad

de falla

presada

entonces

a través

de

ante

cualquier

E

esfuerzo

dP ==

[f(El

).dE]J~f(R)dR

coordinación

específico

del aislamiento

El

vl<;ne ex-

(21.2)

Si se integra

sobre

todos

los posibles

valores

de E se obtendría

la probabili-

~

¡

:1"

dad total

o también

Si, por

de falla

+ =

PF ==}=f(E).

+

E

1

! =f(R)dR

]

dE

!

+=

PF ==)JE(E).FR(R).dE

la definición

el contrario,

de la falla obedece

se obtiene

en forma

análoga

=

,,~

P(E>R¡)==f

f(E).dE

¡¡;.,¡;¡

re.;

~

lit>e::

"t:i:.,¡

I:~';

í

f

'

La probabilidad

de falla para

cualquier

rigidez

específica

ces por

(21.3 )

(21.4)

a E>

R} , entonces

 

(21.5)

Rl

está dada

enton-

~l,. fH

1j

1

i; I

>; !

11;

I

:

La probabilidad

+=

PF==_l f(R).

[

dP==f(R¡).dR'

f

f(E).ds

total

para

todos

los posibles

valores

+=

+=

ff(E).dE

R

]

.dR==})R(R).[l-FE(R)].dR

(21.6)

de E se obtiene

de

(21. 7)

,.¡ i,

Las relaciones anteriores se desarrollaron para una distribución .arbitra-

.

.'

ria, tanto

la misma.

número

de la rigidez De la teoría elevado

a

analíticos.

dieléctrica

(R) como

del esfuerzo

(E) al que se somete

se sabe

que para

su representación

fundamentar

se procesan

forma

puede

de probabilidades

en un

y de la estadística

cualquiera

la

cual

un

gráfica

los métodos

en estos métodos

ser muy

de datos

la

curva

histograma

en

conlleva

variada,

de frecuencias,

se suelen

En términos

generales

las cantidades

que

cuya

se obtienen

de acuerdo

de las curvas

con el tipo

de distribución,

de dato

que se maneje.

"

I

I

~

!

¡

I

I

!

I

i

I

i

i

I

I

¡

j

J

t

I

I

t

Aisl.

de

las

ctt;:

tac

1/0

x-

2)

Aislamientos

autorrestaurables

f(E)óf(R)

esfuerzo

E

807

li-

HR, )

3)

 

Figura

21.4

de

que

el

(E

> R).

l)

 

EóR

 

Rl

 

---1

f--

dR

Consideración

del

caso

particular

esfuerzo

sea

mayor

que

la

rigidez

~s

La fom1a

de la curva

en cuestión

determina

lo que

se conoce

como

tipo

de distribución,

las que

siendo

la curva

se consigue

con mayor

de distribución

normal

(figura

21.5)

una

de

frecuencia.

 

Si se considera

que tamo

la rigidez

dieléctrica

R como

el esfuerzo

o soli-

citación

E denotan

una

distribución

normal,

se obtiene

la siguiente

represen-

tación:

~

1

I

j

i

,

!

,

I ,

f(E) = N(JlE,a E)

f(R) = N(JlR,a R )

o

f(Z)

J1Z

Figura 21.5 Distribución

nonnal

con

z

área

in-

(21.8)

dicativa

de

la probabilidad

de

falla

de acuer-

do con

la relación

21.11.

, "

ii;

808

La rom-dimlÓrí" del nislamim/o

La probabilidad

se puede

enunciar

de falla

se define

como

en el caso anterior,

con

lo cual

P F ==

P(R <

E) ==

P [(R -

E) <

O]

(21.9)

Si se introduce

a la variable Z como la diferencia

de las dos variables ~r-

bitrarias y sometidas al azar (Z:::: R ~

les también

E), se tendrá que siendo E y R norma-

Z deberá ser normal, es decir,

con una

f(Z) ::::N(llz ::::IlR -¡.LE, az

probabilidad

de falla dada por

PF == ff(Z)-

dZ

=j

a~ + a~)

Las variables ¡.Lya

(media y desviación estándar)

(21.10)

(21.11)

serán definidas poste-

riormente.

En términos

de la cstandarización

de la distribución

normal se de-

duce que

una

IlR - fJ.t

PF == FJa

[

~

+ a~

I

.

Este

concepto

de esfuerzo-rigidez

magnitud

de problemas,

como

por

puede

ejemplo

(21.12)

ser aplicado

en la solución

de

en la selección

del diámetro

j

¡

I

,

j

¡

j

I

1

j

1

A islam

referi

un an

ción,

sión.

21.2.

di

tribu,

a tra,

últim

de

(k, PJ

h;

La

d

plo,

de pi

ble el

el pn

tiene

I

mo

o radio

del conductor

de una línea

en función

del nivel

de ruido

máximo

per-

misible. El esfuerzo

E sería

el ruido

producido

por la línea,

mientras

que la'

rigidez

y su respectiva

distribución

sería

la rigidez

de la señal

correspondiente

 

en

la estación

de

radio.

La

relación

21.12

pelmite

calcular

la probabilidad

de

que

el ruido

generado

por

el conductor

exceda

la rigidez

de la señal

de

radio.

En vista

de

do, la probabilidad

que

se utilizan

ampliamente

24 dB como

deseada

sería aquella

para la cual el ruido

relación

señal/rui-

o radioin terferen-

gaus~

porc

cont

cia excede,

con Un incremento

de

24 dB, a la rigidez

de la señal.

Otro

ejemplo

interesante

se observa

en la planificación

de la generación

y consumo

tras que la rigidez

diferencia entre la generación menos la carga. Debe señalarse, sin embargo, que la generación disponible no acusa una distribución normal, en vista de lo cual es necesario utilizar las ecuaciones generales.

de electricidad,

R

sería

donde

la

el esfuerzo

E es igual disponible.

a la carga pico,

La

variable

mien-

la

generaciÓn

Z sería

En

la

coordinación

del

aislamiento,

que

es el

tema

en cuestión,

la dis-

tribución

del esfuerzo

bien

podría

ser la distribución

de las sobre tensiones

de

maniobra,

mientras

que

la distribución

ae la rigidez

se correspondería

con la

rigidez del aislamiento

de la línea

o subestación

ante

solicitaciones

como las

Gaus

que

.-impc

deml

de C~

de

d

.,

ClOn

simé

oto

al

j)

T-

a-

))

L)

e.

e-

~)

.e

o

r-

a

e

d

e

l-

1-

1

1

Aislamientos

autorrestaurables

referidas.

un analizador

Mientras

la distribución

transitOrio

de redes

del esfuerzo

Q computador

se detennina

con

digital adecuado,

la ayuda

809

de

la distribu-

ción

de la rigidez

se obtiene

mediante

ensayos

en un laboratOrio

de alta

ten-

sión.

21.2.1.2 Distribución

Gaussiana

La disrribución normal o de Laplace- Gauss viene siendo, al igual que la dis- tribución de Poisson, un límite de la Ley Binomial. Esta ley se puede explicar a través del siguiente ejemplo: en una caja hay bolas negras y blancas, estas últimas en la proporción w, y se extrae n bolas consecutivas. La probabilidad de haber exrraído de la caja k bolas blancas será Pk' La correspondencia (k, Pk) define la llamada distribución binomial, dada por

Pk = (nk)'wk'(l-

w)n-k

(21.13)

siendo un término del desarrollo del binomio [w + (1 - <.V)t, sinóni- mo de la Ley de Bernoulli. En el control de calidad de la industria, por ejem- plo, es interesante la distribución de Poisson, en particular cuando el número de piezas defecruosas sea pequeño en comparación con una cantidad aprecia- ble de muestras. En este caso n es grande, mientras que <.Vpequeño, pero con el producto de ambos constante (n' w =A). La distribución de Poisson se ob-

tiene

.

entonces

de

->-".- Ak

Pk = e

k j

(21.14)

La

distribución

de

Laplace-

Gauss,

comúnmente

llam'ada

distribución

gaussiana, viene siendo un límite de la distribución

porción w tiende hacia 1/2 y n crece indefinidamente. continua y definida por la probabilidad elemental

binomial,

Esta

cuando

la pro-

distribución

es

1

 

p(x)'dx

= ~e-(1/2)'(x-m)2

/a2 'dx

(21.15)

ayl21T

 

donde

a es la. desviación

típica

o estándar

y m la media.

La distribución

Gaussiana

se

da

en

la práctica

cuando

las causas

perrurbadoras

elementales

que originan

las

fluctuaciones

observadas

son

generalmente

numerosas,

de

importancia

reducida,

y

tales

que

sus efectos

se adicionan

unos

a otros;

se

demuestra, precisamente,

que

las

fluctuaciones

obtenidas

bajo

los

efectos

de causas

elementales

responden

al modelo

normal,

representado

por

la curva

de distribución

de Gauss

(figura

21. 2). En la estadística

este tipo de distribu-

ción suele contemplarse

como

simétrico,

debido

a

que

la distribución

es

simétrica

respectO

a la media.

~~¡wii~ '."'"

"',; 'u'o

'","

"

"0",

'""",

>.

'"",

",1,

'"

11.

1;

'.

I "

;

I

1

J

'1

"1

,;i,

d" :\H

,,' '

I i

"id

:1"

¡;;:

"1"

!

:

;'

.'

'

[:

1'"

,

, 1\, ! ¡,,::

11;1:

I

,

,

"'

.'

:11:'

h,.

'''1'

l

1

810

Según

se mencionÓ

anterionnentc,

La coordinación

del aislamiento

la distribución

de la rigidez

del

ais-

lamiento

de

los

sistemas

eléctricos