Está en la página 1de 11

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

1

MAESTROS ARTESANOS O ARTESANOS MAESTROS EDUCAR NO EN SERIE, SINO DE A UNO Y EN SERIO
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO norojor@cablenet.com.ar

01. EXPERIENCIA Y CONTACTO
1.1. VILLA GENERAL BELGRANO (CÓRDOBA). El paseo me lleva circunstancialmente ante un puesto de artesanos y una serie de productos de cerámica. El cartel invita a presenciar la creación de los diversos productos, y allí está el artesano. Lo miro trabajar y rápidamente entramos en conversación. Me da detalles de su trabajo, de su forma de vida, de la presencia de la familia que lo rodea en el negocio. Me interesa particularmente la producción que mezcla la similitud con las diferencias en los objetos de cerámica. Me habla de la matriz original y me aclara que allí está toda la creatividad del artesano. Que el artesano es creativo y original en la matriz, y que a partir de allí, surgen las reproducciones. Trabaja con un tipo de yeso más resistente que admite el tallado de la forma original: afirma y demuestra que de sus manos y de sus instrumentos salen cada uno de sus vasos, jarras, jarrones, ceniceros, botellones, floreros, adornos.  No se trata de una reproducción mecánica de los objetos, sino la particularidad de sus adornos, sus detalles, las inscripciones, las terminaciones. El trabajo sobre la matriz es la parte más creativa e innovadora porque allí el artesano funciona como un verdadero artista. Después me describe el proceso: la matriz permite armar, con otro tipo de yeso (mucho más absorbente) los moldes para la reproducción en serie de las creaciones. Y allí están distribuidos en los estantes los moldes que han reproducido en cada uno de los detalles a la matriz original. Algunos de los ayudantes vierten en los moldes el material de cerámica líquida que irá ocupando todos los huecos adhiriéndose a las paredes de cada molde. Cuando la sustancia se vaya solidificando por la absorción propia del yeso, dándole forma a cada pieza, con rapidez los operadores irán vaciando cada uno de los moldes del líquido sobrante… y tiempo después puede observarse en los estantes la serie de objetos que se han reproducido, con el toque siempre personal del artesano.  A esta actividad creativa y reproductiva original se le sumarán los sucesivos pasos por el horno (a altísima temperatura), la corrección de los detalles, quitando las muecas y remediando imperfecciones. Las manos creativas se encargan de recrear en cada pieza el original imaginado. El esmaltado, la pintura y la cocción definitiva terminan depositando en nuestras manos el producto elegido. 1.2. MERLO (SAN LUIS). Había conocido con anterioridad a un exquisito tallador de madera, artista especialista en diversos tipos de algarrobos, con sus variados grados de resistencia, dificultad y dureza. Me había despertado curiosidad la presencia de sus obras en la avenida principal y me indicaron dónde podía presenciar su trabajo y la creación de sus piezas originales. Estaba en su taller

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

2

rodeado de piezas de diversos tamaños (recuerdo que me llamaron la atención las tallas de ajedrez de un metro de altura o las representaciones de escenas del Quijote en un gran mural de madera de grandes dimensiones), además de diversas creaciones en procesos de gestación y producción. Charlamos y me explicó la lenta y trabajosa trayectoria de la creación: la búsqueda de las mejores maderas (con mayor posibilidad de ser trabajadas), la selección de los motivos, los cortes, el descubrimiento de las formas ocultas en los materiales informes.  La abundante madera – variada en colores y dimensiones - estaba apilada en distintos lugares del gran taller, a la espera de la voluntad creadora del artista y artesano. Era la materia pre-existente para el Demiurgo platónico, era el mármol para Miguel Angel. Me daba cuenta del estado de numerosas producciones, porque se las veía inmóviles (y aparentemente abandonadas) a la espera de nuevas intervenciones y dependían del grado de inspiración, versatilidad, disposición, entusiasmo, que como artesano y creador estuviera viviendo.  Allí todo era matriz, todo es pieza única, todo es creación: y las manos se dejaban llevar por los ojos, la mirada, la cabeza. Sólo un sector del taller estaba dedicado a la producción en serie: los operarios cortan trozos de algarrobo – todos iguales – y trabajaban con el torno para sacar diversos tipos y tamaños de cuencos de madera. Más allá de las creaciones, era lo que les permitía vivir y ayudar a vivir.  Dialogamos y le pregunté de dónde saca las ideas para crear y, sobre todo, me inquietaba el itinerario del proceso de creación: ¿descubría la forma en el trozo de madera, en la materia, o buscaba un trozo de matera que se adaptara a la realización de la forma que previamente había definido? Resonaban en mi memoria las categorías aristotélicas, la dinámica relación entre materia y forma, entre potencia y acto, y la articulación de las cuatro causas. La forma se podía entrever en un trozo de madera que aun seguía siendo tronco, pero también la forma dormía en la imagen mental del creador que daba vuelta en el depósito para encontrar la madera más apta para oficial de material y permite que la figura en potencia se transformara finalmente acto : obra de arte (artesanía).  Me inquietaba la continuidad creadora de su capacidad, la formación de discípulos y sucesores: me contestó que había intentado dar clases pero que no le resultaba fácil entusiasmar a las jóvenes generaciones. Una joven – encargada de las ventas de los productos – había venido desde lejos para aprender el oficio, con el compromiso de pagar la enseñanza con su propio trabajo administrativo y comercial. Las habilidades subjetivas que se desplazaban desde la inteligencia (que sabe leer en su interior los objetos posibles) hasta las manos y desde las manos hasta la mirada: todos estos actos, todos estos gestos, no morirán con él – pensé - quedarán sólo sus obras, sino en el saber trasladado a otra generación. 1.3. He aquí dos ejemplos de ARTESANOS Y ARTISTAS que pueden servir de referencia.1 Vuelvo a mis temas educativos y a nuestro trabajo artesanal. El pasado me enseña que no se necesitó crear escuelas en cada momento histórico de la modernidad. En realidad, una vez creada la primera, reproducirla es un mero trabajo de re-creación: están los moldes, en los que había que volcar la voluntad, el entusiasmo, los docentes, los alumnos, la organización, el manejo del tiempo y del espacio. No fue una tarea fácil porque uno debía regular tiempos, materiales, detalles, horneadas,
1

Detrás de todo músico hay un instrumento, y detrás del instrumento, un luthier, el que imaginó y creó una guitarra, por ejemplo. Un creador, constructor de instrumentos es alguien que con un serrucho, una caladora y lijas de varios grosores produce guitarras: “La relación que establezco con el instrumento que construyo se basa en la que tengo con el futuro dueño ya que normalmente construyo un instrumento para gente que me es conocida y conozco lo que busca en una guitarra”.

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

3

saberes para poder darle a cada una de las escuelas los caracteres específicos y originales. Desde la modernidad, las escuelas se crearon en serie aunque nunca fueron iguales: cada una tenía su propia identidad, pero eran una reproducción fiel de la matriz original del siglo XVI.  La creatividad (matriz) estuvo en el origen, cuando los fundadores configuraron e institucionalizaron el formato, cuando le dieron forma a la idea. Primó una idea: la escuela fue una respuesta justa y adecuada, con un estilo de organización que expresaba la voluntad educativa de la sociedad y de la modernidad. En esos primeros tiempos (desde el siglo XVI al XVIII), el tallado que permitió disponer de un tipo de escuela, un modelo original, una forma de funcionamiento, una estructura en condiciones, representó un esfuerzo de creatividad absoluta. Pero a partir de ese paradigma, las diversas creaciones posteriores se conjugaron en torno a ese modelo: ya no hubo creatividad porque la seguridad de la matriz permitía volcar en sus moldes los elementos que reproducían el modelo exitoso.  Cuando las escuelas comenzaron a no funcionar, cuando entraron en crisis, cuando ya nadie reclamó los productos similares y en serie, porque fueron dejando de cumplir las funciones originales, no se pudo – simplemente – construir y sostener un simulacro de respuestas salvadoras, retocando la pintura, cambiando el horno, elevando la temperatura, ampliando el tiempo de cocción, intentar modificar detalles de los moldes o de los materiales. Fue (o es) necesario DESANDAR EL PROCESO Y CREAR UNA NUEVA MATRIZ. Y no resulta para nada fácil porque para crear una nueva matriz no disponemos de moldes, hormas, paradigmas que respondan a estos nuevos tiempos, sino demandas y necesidades: es necesario responder con ideas, creatividad, producción, imaginación, trabajo, parar tener la certeza de encontrar con un producto absolutamente nuevo y acordes a las nuevas circunstancias. 1.4. Y abordamos ahora un tema más específico, el MAESTRO COMO ARTESANO, objeto de este desarrollo. La ESCUELA MODERNA – imitando los modelos fabriles en continuo cambio, ajuste y transformación, siempre atento a la mayor eficiencia con el menor tiempo – fue un producto de formación en serie. Los años, los ciclos, los alumnos en grupos homogéneos y con tratos estandarizados, los planes de estudio, los diseños curriculares, el cálculo de tiempo en los procesos (infalibles) de enseñanza para lograr con absoluta seguridad los aprendizajes. La nueva matriz pide formación y exige un proceso EN SERIO, creativo, único, atendiendo a la diversidad de materiales, instrumentos, demandas, tiempos. Y aquí es donde se reclama la presencia de un MAESTRO ARTESANO, que desplace la aparente eficiencia (número, tiempo, cálculo, seguridades) del educador moderno, y ponga en funciones un verdadero CREADOR que sepa ajustarse a las posibilidades de cada uno de los alumnos y – junto con ellos – logre formar la mejor personalidad, el mejor proyecto de vida, alcanzar el mejor nivel intelectual y el dominio de las competencias básicas. Lo que primero encuentra un educador no es un GRUPO, sino cada persona, uno por uno.

02. ¿Y QUÉ ES UN ARTESANO? ¿CÓMO TRABAJA Y FUNCIONA?

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

4

2.1. Bien lo define el sociólogo y filósofo RICHARD SENNETT cuando dice que el EL ARTESANO (2010)2 trabaja y explora dimensiones de habilidad, compromiso y juicio de una manera particular, porque se centra en la estrecha conexión entre la mano (el hacer) y la cabeza (el pensar). Todo buen artesano mantiene un diálogo entre unas prácticas concretas y el pensamiento; este diálogo evoluciona hasta convertirse en hábitos, los que establecen a su vez un ritmo entre el descubrimiento y la solución de los problemas. La conexión entre la mano y la cabeza se advierte en dominios aparentemente tan distintos como la albañilería, la cocina, el diseño de un edificio, el trabajo de un cirujano, o la ejecución musical al violonchelo, pero todas estas prácticas pueden fracasar o no desarrollarse plenamente. No hay nada inevitable en lo tocante a la adquisición de una habilidad, de la misma manera en que no hay nada irreflexivamente mecánico en torno a la técnica misma. 2.2. Uno puede trabajar o vivir la vida sin pasión, sin entrega: no es una obligación sentirlo o vivirlos así. Pero el artesano no puede, porque representa la condición específicamente humana del compromiso. El artesano es quien – en cada pieza, hecho o intervención – pone su compromiso y su pasión. Toda artesanía se funda en una habilidad técnica y racionalmente adquirida y desarrollada en alto grado. De acuerdo con una medida de uso común, para producir un maestro carpintero o músico hacen falta diez mil horas de experiencia. Diversos estudios muestran que, a medida que progresa, la habilidad mejora su sintonía con el problema y las soluciones. En sus niveles y manifestaciones superiores, la técnica ya no es una actividad mecánica; se puede sentir más plenamente lo que se está haciendo y pensar en ello con mayor profundidad cuando se hace bien. Los efectos deseados y problemas éticos del oficio sólo pueden descubrirse cuando se alcanza la maestría. La RECOMPENSA EMOCIONAL que la artesanía brinda con el logro de la habilidad es doble: por un lado el artesano goza con la realidad tangible ya que entrega un producto objetivo y – además - puede sentirse orgulloso de su trabajo y esa es una resonancia subjetiva. Es decir, goza por la OBRA MAESTRA y goza por su transformación subjetiva que lo ha hecho posible. Cuando UN ARTESANO hace una perfecta (a veces no es posible distinguir si es ARTESANIA O ARTE), por ejemplo UNA COMIDA, UN EDIFICIO, UN MOTOR, UNA PELICULAS (1) tiene ante sí algo perfecto que lo hace gozar por su perfección, y (2) dentro suyo están todos los pasos de la creación, con sus diversos momentos, y el provoca goce interior sentir en sí mismo esa capacidad de hacer y producir. 2.3. Suele definirse – continúa SENNETT - la era moderna como una economía de habilidades, pero ¿qué es exactamente una habilidad? La respuesta genérica es que habilidad es una práctica adiestrada. En esto, la habilidad se opone a la improvisación, al rapto creativo o la inspiración súbita. El atractivo de la inspiración reside en parte en la convicción de que el puro talento puede sustituir a la formación, pero esta creencia es fácilmente rebatible. Las habilidades son posibles por las condiciones personales, se nutren de una sólida formación y abonan el crecimiento con el hábito y la experiencia. ¿Qué entendemos por trabajo de buena calidad? Algo que está bien hecho a través de un proceso de creación adecuado y que funciona como corresponde. Es verdad que la calidad se debe armonizar con rangos de posibilidad y no de perfección absoluta, pero el artesano, siempre quiere lo mejor: para el defensor de la calidad absoluta que hay en todo artesano, cada imperfección es un fracaso, pero si se obsesiona con esa perfección terminará en el fracaso. 2.4. Para entender la presencia y la función del ARTESANO hay que replantear el valor y el significado del trabajo, y valorizar los dos componentes esenciales que intervienen en él: la cabeza y las manos, ambas igualmente significativas y necesarias:

2

Barcelona. Anagrama. Parte de la TRILOGIA = EL ARTESANO – GUERREROS Y SACERDOTES – EL EXTRANJERO.

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

5

 Aun la más compleja fórmula matemática en pos de demostrar la teoría de las cuerdas, por ejemplo, depende de soportes materiales para su explicitación, desde un lápiz y un papel, una pizarra y una tiza, o la pantalla electrónica.  Para que el intelecto pudiera independizarse completamente de las manos, sería precisa una cultura humana futura de una existencia puramente mental. Lo cual es muy improbable. Esa existencia sería de ángeles, ya no de humanos. Por lo que el pensamiento complejo en algún momento desciende a los dedos para, por las manos, dar realidad física a lo que primero fue contenido mental. Incluso la cultura virtual en la Web, con su apariencia de hiperrealidad, de existencia libre de los límites del espacio inmediato, depende de lugares físicos de acumulación de datos. El software no podrá separarse del hardware.  La importancia de la manualidad es confirmada por cualquier arte. No hay arte que no esté fuertemente mediatizado por acciones manuales. Las pinceladas en la pintura; los golpes de cincel en la escultura (habría que recordar a Miguel Angel golpeando fieramente la piedra para extraer de ella al David); la manipulación de cemento, ladrillos u otros materiales en la arquitectura desde su función de vivienda o su valor artístico o decorativo; e incluso la poesía o la literatura no serían sin la acción de una mano que escribe sobre distintos tipos de soporte. Y la difusión de la escritura artística, y de toda escritura, necesita de procesos manuales indispensables como la fabricación de la tinta, el papel, las imprentas, o las computadoras para su almacenamiento digital.  Nada es sin el trabajo manual. Dirigidas por el pensamiento, las manos son la fuerza universal del hombre para crear su entorno, producir sus artefactos, actuar en la modificación de la naturaleza. Pero en su mejor expresión, el trabajo recuerda que la combinación de esfuerzo e inteligencia es necesaria para la construcción. Todo lo creado por el hombre necesitó de las manos para ser. Algunos le rehúyen como actividad inferior. (IERARDO ESTEBAN: 2013)3 2.5. De hecho, la historia de la humanidad, la construcción de la cultura, de la civilización y de las ciudades, no ha estado en manos de los reyes, los gobernantes, los políticos, los pensadores (los que pensaron las culturas, las civilizaciones y las ciudades), sino de los artesanos, de los que trabajaron con sus manos: “los que viven de sus manos y los ricos”, en palabras de Jorge Manrique en el siglo XIV. Por esos el justo poema de BRECHT reclamando esas presencias ausentes en la historia que oficialmente se cuenta:

BERTOLD BRECHT = PREGUNTAS DE UN OBRERO QUE LEE

3

Revista Ñ. 29.11.2013. LOS OLVIDADOS: EL OBRERO ANONIMO.

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

6

¿Quién construyó Tebas la de las Siete puertas? En los libros se alzan los nombres de los reyes. ¿Arrastraron los reyes los bloques de piedra? Y la tantas veces destruida Babilonia, ¿Quién la construyó una y otra vez? ¿En qué casas De Lima que irradian oro vivían los obreros que construyen? ¿A dónde fueron por la tarde los albañiles al dar por terminada La gran muralla china? La gran Roma Está llena de arcos de triunfo. ¿Sobre quiénes Triunfaron los césares? ¿Tenía Bizancio, tantas veces cantada, Sólo palacios para sus habitantes? Lo mismo en la fabulosa Atlántida, Que igual rugía la noche en que se la tragó el mar. Los que se ahogaron aullaban reclamando esclavos. El joven Alejandro conquistó la India. ¿Él solo? César abatió a los galos. ¿No tenía siquiera un cocinero consigo? Felipe de España lloró, mientras su flota Se hundía. ¿No lloró acaso nadie? Federico II venció en la Guerra de Siete años. ¿Quién Ganó fuera de él? Cada página una victoria. ¿Quién cocinó el festín de la victoria? Cada diez años un gran hombre. ¿Quién pagó la cuenta? Tantas actas, Tantas preguntas.4

4

En la historia de la humanidad las grandes construcciones son atribuidas a una minoría de reyes, gobernantes o arquitectos. La memoria histórica registra el protagonismo de los sujetos del poder. Los que sufrieron bajo su férula, solo existen por la perdurabilidad de sus obras no reconocidas. Pero este proceso de exclusión no pertenece sólo al pasado. Se extiende y multiplica en el presente. Todas las obras visibles del hombre, no importa cuál sea, desde las torres de Dubai hasta los ocultos sistemas de cañerías de las ciudades, o los puentes o los campos arados, todo es efecto del trabajo manual. Hablamos de un edificio que erigió un arquitecto o la obra constructora de un gobierno. El arquitecto diseña, crea un plano o dibujo, como modelo previo necesario para la plasmación posterior de la obra; en el caso de las obras públicas, un gobierno decide su construcción y gestiona fondos. Pero el paso del plano arquitectónico a la realidad visible sólo se consuma por la indispensable mediación del trabajo manual. Desde esta perspectiva, la cultura se realiza en su materialidad en gran parte por la mediación del trabajo manual y obrero. Los obreros como sujetos constructores de historia, silenciados, salvo coyunturas excepcionales, por el abuso, la explotación, la desvalorización y el relegamiento a una acción por lo general anónima, subterránea y mecánica. Un trabajo necesario en la construcción de lo cotidiano pero que, a pesar de sus frutos visibles, deviene invisible.(…) Fuera de estos condicionamientos sociales particulares, lo teórico y lo abstracto no son lo opuesto de la manualidad sino dos momentos conectados en la unidad de la acción humana. En esta unidad la acción observable, la actividad en lo físico, es resultado de algún conocimiento técnico o intelectual anterior. Nadie fabricó una casa sin algún conocimiento que, aunque pudiera surgir de la experiencia práctica, antes de su aplicación no hubiera sido regulado por la mente. La mano es aliada del cerebro, no su contrario. ESTEBAN IERARDO: EL OBRERO ANÓNIIMO.

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

7

03. EDUCADOR ARTESANO = ¿QUÉ PROFESOR? ¿QUÉ EDUCADOR?
3.1. A pesar de los diseños curriculares y los planes de estudios - que los SISTEMAS EDUCATIVOS deben definir, redactar y prescribir para asegurar el funcionamiento de las escuelas y las clases, y organizar el trabajo sincronizado de los docentes - la educación GENERAL Y COMÚN A GRUPOS HOMOGÉNEOS ha muerto, y hoy reina la variedad y la heterogeneidad en la mayoría de las aulas de nuestras escuelas. 3.2. Aunque la modernidad se ha empeñado en desarticular el trabajo artesanal y convertir la mayoría de los procesos en INDUSTRIALES, en serie, racionalmente planificados y – si es posible – montados en cadena de producción, contagiando a buena parte de la escolarización de los siglos XIX y XX, hoy ese modelo INDUSTRIAL ha entrado en crisis. Es verdad – y bien lo ha caricaturizado FRANCESCO TOGNUCCCI en varias de sus viñetas – que la organización moderna y en serie de los ciclos y grados de la escuela se parece una organización TAYLORISTA Y FORDISTA de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, pero la verdadera EDUCACION, lo que hace la diferencia y ofrece genuinos y procesos y resultados requiere nuevamente un trabajo ARTESANAL: no es educación en serie, sino en serio. 3.2. LOS DOCENTES Y EDUCADORES Están llamados a un meticuloso y fundamentado trabajo artesanal en el que ya no cuenta la producción HOMOGÉNEA Y EN SERIE (basado en el número y en cantidad) = me preparo, motivo, enseño, ejercitamos, aprenden, rinden y certifico. Se trata de un trabajo ARTESANAL y un compromiso personal, una construcción de cada uno de los estudiantes, que tienen sus condiciones, sus posibilidades, sus ritmos, sus prioridades, sus decisiones. Por esto la tarea del educador se puede asociar a la del poder pastoral, porque cada alumno cuenta, y puede despertar pasión, compromiso y entrega, y porque representa – en cada caso – expresión de una obra maestra, exquisita, sublime. Como en el ARTESANO SE UNEN LA MANO Y EL PENSAMIENTO, la acción y la reflexión, la práctica y la formación, el hacer y el saber-hacer. Nadie se puede sentir satisfecho de la producción en serie, porque es pobre la intervención docente; en cambio podemos sentir y disfrutar del valor que implica una educación que se compromete con las personas. Alguien podrá decir que estamos hablando de SITUACIONES IDEALES Y UTÓPICAS. Sí, precisamente, de eso se trata en estos tiempos de epidemias de orfandades, de hacer lo que no se hace, lo que no se ha hecho, o lo que solamente disfrutan algunos privilegiados que logran los mejores resultados. 5

5

“Nuestra potencia mental se desarrolló a través de las manos, de la manipulación de cosas. Hoy pensamos en las actividades materiales como cosas estúpidas, percibimos nuestros cerebros como una maquinaria autosuficiente. Es erróneo. Hay un proceso abierto entre mejorar las capacidades físicas y el pensamiento, una relación estrecha entre la mano, la cabeza y el corazón. Pensamos un diseño y creemos que esa imagen mental puede proyectarse al mundo. Una política malísima: no aprendemos de la práctica.” (RICH ARD SENNETT)

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

8

3.3. CESAR PELLI – el argentino considerado el mejor arquitecto del mundo – declara que siendo profesor y decano de la escuela de arquitectura de una universidad de EEUU, los alumnos eran muy pocos, la relación y el compromiso muy profundo, el trabajo de los docentes total, y los resultados: la excelencia. No muchos, sino buenos. Y si son muchos, también deben ser BUENOS. ¿Y si queremos educación para todos, no necesitamos esto? Porque si la educación no es buena educación, no estamos educando, sino deformando: es como ofrecer un plan alimentario para combatir el hombre y la desnutrición sirviendo mala comida o alimentos en mal estado. O buena educación y en serio, o nada. 3.4. Retomemos algunos conceptos de SENNETT para articularlos con la educación:

Se llama habilidad es una práctica adiestrada. En esto, la habilidad se opone a la improvisación, al rapto creativo o la inspiración súbita. El atractivo de la inspiración reside en parte en la convicción de que el puro talento puede sustituir a la formación, pero esta creencia es fácilmente rebatible. Las habilidades son posibles por las condiciones personales, se nutren de una sólida formación y abonan el crecimiento con el hábito y la experiencia. ¿Qué entendemos por trabajo de buena calidad? Algo que está bien hecho a través de un proceso de creación adecuado y que funciona como corresponde.

Educar y ejercer la docencia en la educación formal también es una habilidad, es decir una práctica adiestrada. Es decir que un EDUCADOR, un buen educador, no improvisa, no hace lo que le va saliendo, sino que (1) depende de las condiciones personales. (2) se prepara con su formación, (3) crece y se ajusta con el hábito y (4) se alimenta y consolida con la experiencia. Como resultado el EDUCADOR, el DOCENTE, logra algo que está bien hecho porque el proceso fue adecuado y por su resultado fue el esperado. Los procesos-productos de esta educación es la formación mas completa posible.

04. ARTESANOS Y APRENDICES:

4.1. Si hablamos de educadores como ARTESANOS es porque necesitamos verdaderos procesos de verdaderos APRENDIZAJES en cada uno de los alumnos, es decir, mucho más que ESTUDIO Y CUMPLIMIENTO. Estudiamos para aprender pero no siempre aprendemos estudiando, porque sabemos que hay muchas y variadas formas de aprender (de manera formal y no formal, temas que nos agradan y de los otros). Aquello que caracteriza a los aprendizajes, es que su efecto es necesariamente la modificación de los comportamientos, modificación de la propia persona. Un MAESTRO ARTESANO logra que el estudiante se convierta en un verdadero APRENDIZ, aquel que tiene particular interés en aprender y en el aprehender (como el aprendiz de los oficios medievales y modernos que convive con el maestro en el taller hasta que “se hace del oficio” a través de diversos pasos). Para que esto ocurra, un APRENDIZAJE DEBERÁ SER una auténtica experiencia vital, porque entonces el estudiante o el alumno se convierten en APRENDIZ.

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

9

4.2. La palabra APRENDIZ le otorga un sentido mucho más profundo al sentido escolar de APRENDIZAJE, por el carácter dinámico y productivo de las acciones. El aprendiz debe ser el auténtico PROTAGONISTA DEL APRENDIZAJE. Nadie imagina un APRENDIZ que finja o simule aprender simplemente por cumplir, porque su presente y su futuro dependen de sus aprendizajes. No puede haber aprendizaje si quien aprende es tan sólo un observador (o receptor) pasivo de contenidos: sólo observa, escucha, pregunta, anota, reproduce, hace, crea. En este sentido el objeto de aprendizaje debe de alguna forma ser construido o producido por el propio aprendiz, que se hace cargo del objeto y de las acciones que implican manejarlo y poseerlo. 4.3. La experiencia del aprendizaje debería estar ASOCIADA EMOCIONALMENTE DE MANERA POSITIVA. Cuanta menos indiferencia afectiva haya, mayor facilidad tendremos para aprender algo. Si gusta, se atrapa, si provoca bienestar y deseo, el aprendizaje será más veloz y más efectivo. Un aprendiz ama lo que aprende, se apasiona con ello. En la escuela no todo provoca bienestar y placer, pero, la dificultad será mayor cuando la experiencia escolar resulte negativa; como cuando se la asume como a una materia o una simple obligación, o se la estudia por imposición o por miedo. 4.4. Lo que se aprende NO SÓLO DEBE SER COMPRENDIDO, SINO TAMBIÉN DEBE TENER SENTIDO, porque es un universo de sentido. No sólo tiene significado, sino que también comporta el sentido. El significado es compartido y nos permite comunicarnos; en cambio el sentido es personal e intransferible. Se trata de aquella perspectiva, valor, o incluso utilidad que, desde las experiencias, intereses y afectos, hace que el aprendiz se reconozca e identifique con el objeto de aprendizaje. 4.5. Cuando los alumnos realizan un examen tradicional suelen aprobar sólo aquellos estudiantes que son capaces de escribir SIGNIFICADOS CORRECTOS, es decir: lo que el profesor ha dicho y ha indicado como objeto de estudio. Naturalmente que el alumno también pone un sentido en lo que escribe, pero generalmente es un sentido mucho más próximo a lo expresado y defendido por el profesor que al suyo propio. Escribe aquello que el profesor desea leer, no siempre lo que auténticamente lo que desearía escribir. En la relación profesor-alumno es casi una relación económica: el alumno no vale por lo que es, por lo que desea o por lo que piensa, sino por lo que "produce", es decir, por los resultados alcanzados; el profesor evalúa el resultado que obtiene de su esfuerzo (inversión) al transmitir un conocimiento que sólo él posee. Estudiar es ser capaz de responder repetitivamente a ese esfuerzo. La nota mide cuantitativamente el volumen y la calidad de esa respuesta. 4.6. No es extraño, por lo tanto que nos encontremos con valientes denuncias como éstas, expresada por UNA EGRESADA DEL NIVEL SECUNDARIO O MEDIO que termina reconocimiento las trampas y las imposiciones del sistema:  “Este es el dilema que he enfrentado en el sistema de educación. Estamos tan enfocados en la meta, ya sea pasar un examen, o graduarse primero de la clase, que aunque, de esta forma, no aprendemos realmente, hacemos lo que sea necesario para lograr nuestro objetivo original. Algunos de ustedes, mis compañeros, pueden estar pensando, “Bueno, si tu pasas un examen, o te conviertes en el primero de la clase, ¿no aprendiste algo? Bueno, si, aprendiste algo, pero no todo lo que podrías haber aprendido. Tal vez, tú solo aprendiste como memorizar nombres, lugares, y fechas para más tarde olvidar con el fin de limpiar tu mente para el siguiente examen. LA ESCUELA NO ES TODO LO QUE PODRÍA SER. Ahora, es un lugar para la mayoría de las personas donde determinan que su meta es salir de esta lo más pronto posible.  Ahora estoy cumpliendo esa meta, porque estoy graduando. Debería mirar esto como una experiencia positiva, especialmente al ser primera de mi clase. Aunque, en retrospectiva, no puedo decir que soy más inteligente que mis pares. Puedo dar fe de que soy mejor haciendo lo

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

10

que se me dice y trabajando según las reglas del sistema. Aún así, aquí estoy, y se supone que debo estar orgullosa de que he completado este periodo de formación que tiene mucho de adoctrinamiento. Me iré en el otoño a la siguiente fase esperada por mí, con el fin de recibir un documento en papel que certifica que soy capaz de trabajar.  Pero reconozco que debería construirme como un ser humano, una pensadora, una aventurera, pero no como un trabajador. Un trabajador es alguien atrapado en la repetición, un esclavo evolucionado del sistema establecido antes que él. Pero ahora, yo he demostrado exitosamente que soy el mejor esclavo. Hice lo que se me dijo al extremo. Mientras otros se sentaban en clases y dibujaban para luego convertirse en grandes artistas, yo me sentaba en clases para tomar notas y convertirme en una alumna muy eficaz para rendir los exámenes. Mientras otros vendrían a clases sin sus tareas hechas porque leían sobre todo lo que les interesa a ellos (y no necesariamente al profesor), yo nunca deje una tarea sin hacer. Mientras otros creaban música y escribían letras, yo decidí hacer créditos extras, aunque nunca lo necesité.  Así, me pregunto, ¿por qué quise este lugar? ¿Para qué hice lo que hice? Seguro, me gané el lugar que ocupo, ¿pero qué saldrá de ello? Cuando deje la institución educativa, ¿seguiré siendo exitosa o comenzaré a reconocer el fracaso? No tengo idea de qué hacer con mi vida; no tengo intereses determinados y precisos, porque vi cada asignatura de estudio como un trabajo, y me destaqué en cada asignatura por el propósito de destacarme, no aprender. Y francamente, ahora estoy asustada.” DISCURSO DE ERICA GOLDSON (EGRESADA: 2012) 4.7. Cuando hablamos de ARTESANO Y APRENDIZ estamos hablando de una empresa común, del mismo taller, de la construcción compartida, de un proceso del que los dos salen ganando porque implica una mutua y permanente transformación. Los APRENDICES – con sus ideas y su forma de hacer – cambian y transforman a los MAESTROS ARTESANOS, como los buenos ESTUDIANTES pueden cambiar la forma de enseñar y de pensar de sus MAESTROS. 4.8. Pero hay algo más: ¿QUÉ ES APRENDER? ES UN TRABAJO ARTESANAL, muy sutil, un trabajo propio de la mano, de la mano del hombre (que tiene una entidad propia).6 Por ejemplo: el aprendiz carpintero que trabaja en un armario, no solamente aprende a utilizar sus herramientas, a familiarizarse con su uso, con la utilidad, la aplicabilidad de las herramientas en el hacer, si quiere ser un auténtico carpintero se debe relacionar con la madera misma, con las formas que duermen en la madera aguardando ser intervenidas, creadas. Como un artista que busca en el material la forma que debe encontrar y no coloca en la materia (mármol, hierro, madera, piedra) la forma que tiene en su cabeza, el artesano verdadero solamente construye a partir del diálogo con el material, con la madera.7 Las manos tienen una particular relación con el pensamiento porque el artesano pone la mano de obra, la maniobra con la que opera sobre el material para buscar el objeto o artefacto deseado. El oficio es noble y digno en la medida en que el aprendiz logra sujetarse al material,
6

El ser de la mano no se deja determinar como un órgano corporal de presión. Ella no es una parte orgánica del cuerpo destinada a tomar, asir, incluso agarrar. Añadimos también a tomar, comprender, concebir. (…) La mano no es en el ser humano esencialmente un órgano de presión. La mano del hombre da y se da, mientras que en los animales, la mano es un órgano que puede solamente tomar, asir, adueñarse de la cosa. El animal solo puede dar/tomar la cosa o las cosas sin tener relación con la cosa tal como son. La mano del hombre es lo que es desde el habla o la palabra porque se manifiesta a través de la escritura, especialmente a través de la escritura manual. (DERRIDA JACQUES: LA MANO DE HEIDEGGER. 1990) 7 El ARTISTA tallaba la madera de manera magistral, y entonces mi pregunta: ¿busca en el trozo de madera la forma que se encuentra en ella o busca un trozo de madera para que responda a la forma o idea que tiene en su cabeza? Y su respuesta: Depende. A veces “la madera me dice lo que debo hacer” y en otras, y o tengo una idea y busco la madera que pueda servirme para el fin que persigo…

EL EDUCADOR COMO MAESTRO ARTESANO NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

11

construir desde él, ser artesano a partir no de lo que quiere hacer, sino del material con el que quiere trabajar. (DERRIDA JACQUES: LA MANO DE HEIDEGGER. 1990) 4.9. EN LA EDUCACIÓN y en el ejercicio del rol docente, estos conceptos son clave: si el maestro es un ARTESANO, lo es porque dispone de un conocimiento fuerte de sus herramientas (caja), sabe qué es lo que quiere construir (fin), pero su mirada está puesta en el material, en el sujeto que debe formarSE, en lo que ese sujeto es. Porque todo lo que quiera y pueda ser y hacer debe surgir no de la mente y la forma que impone el educador sino del ser y de las potencialidades del educando, del sujeto. Allí esta la dignidad, la nobleza del oficio del verdadero maestro, del experto MAESTRO ARTESANO.