Está en la página 1de 499
ANATOMIA ~ HUMANA — [ia Pen eer Ck ene ee ely fer a) Contes INDICE INTRODUCCION ”. PROLOGO DE.LA PRIMERA EDICION PROLOGO.DE 1-8 QUINTA EDICION ee ADVERTENCIA PRELIMINAR |. . a . DEFINICION ¥ DIVISION: eve “ CONFORMAGION GENERAL. DEL. CUERPO. PLMANO . APARATO TEGUMENTARIO CONSTITUCION ANATOMICA DE LA PIFL. Epidermis Dermis Anexos de la piel Pelos Ufias Glindulas sebaceas Glindutas sudoripatas Circulacién ¢ inervacién “de Ja piel OSTEOLOGIA OSTFOLOGIA EN GENERAL Desarrollo y crecimiento de los huesos Constitucién genersl del esqucleto COLUMNA VERTEBRAL Caracteres comunes a todas las vértebras Caracteres propios de las vértebras de cada regién Caracteres propios de algunas vértebras Vértebras sacras y coccigeas Se Columna vertebral en general Columna vertebral en conjuato ESQUELETO DEL TORAX Consritucién DEL roRAX Esternén Costillas nee . tae Caracteres propios de algunas costilias wees Cartilagos costales Térax en genceal HUESOS DE LA CABEZA HUESOS DEL CRANEO Frontal : . Etmoides . fete tee eee Esfenoides a o Pariecales Occipital : Temporal .... vote ee ees 493 Pigs. 6 6 7 9 ir a 13 16 7 21 24 25 26 28 41 34 38 40 40 42 44 46 46 50 50 34 59 65 68 404 INDICE Cavidades y conductos del cemporal Crimeo en general Béveda Base fo... eotw epi eng Tas ’ Ofificios dé-la. base del crined ¥ ctémentos que Jo ateaviesan HUESOS DE LA CARA Maxilar superior. > 02. . 5 Dag Hueso malar. Pe Daa eng Huesos: propios de 1a natiz 0 huesos’ nasalés Unguis 0 hueso. lagrimat : : Huesos. palatinos : feed wl teak - Cornete inferior Vomer Maxilar inferior Cara en general Cavidades de la cara... . Cavidades orbitarias Fosas nasales Fosa pterigoidea Fosa cigomitica Fosa ptetigomaxilar Hueso hioides ESQUELETQ DEL MIEMBRO. SUPERIOR ESQUELETO DEL HOMBRO, . : Clavicula Oméplato eee ESQUELETO DEL BRAZO Himero er ESQUELETO DEL ANTEBRAZO Ciibito Radio oe ESQUELETO DE LA MANO . Carpo Macizo del carpo Metacarpo Falanges ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR Hueso iliaco © coxal Pelvis en general EsQUELETO DEL MUSLO Fémue . Retula ......... ESQUELETO DE LA PIERNA Tibia Peroné ESQUELETO DEL PIE . . Tarso Astrigalo Caleineo eae : se Cuboides Escafoides Huesos cunciformes Metatarso Caracteres comunes 2 los metatarsianos 76 81 at 82 88 99 100 103 104 105 106 109 109 10 id 116 116 11g. 120 120 120 122 123 123 126 132 132 136 137 140 144 144 148 150 152 153 153 161 170 170 176 v7 178 182 190 190 190 194 195 196 197 200 200 INDICK Caracteres particulares de Jos_metatatsianos Dedos del pie Huesos sesamoideos : Epoca de aparicion de los puntos de’ osificacién de os huesos de la cabeza Epoca de aparision de los puntos de osificacién ‘de fos huesos de fa'cara : Epoca: de aparicion’ de Jos puntos de osificacidn de las vértebras, las ‘costillas y el esterndn . Epoca de aparicion de los puntos de osificdcién de los huesos del_miembro superior Epoca de aparicion de los puntos de‘ osificacion de Jos, huesos del miembro inferior ARTICULACIONES: PREPARACION : ARTROLOGIA : ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL ARTICULACIONES DE LAS VERTEBRAS ENTRE sl Columna vertebral en conjunto Articulaciones propias de algunas vértebras Articulacién de 1a columna vertebral con la cabeza Articulacién occipitoatloidea Unidn occipitoaxoidea ARTICULACIONES DE LA CABEZA ARTICULACIONES DE LA CABEZA . : Articulaciones de los huesos det crineo entre si Articulaciones de los buesos de la cara entre si y con el crineo Articulacién temporomaxilac ARTICULACIONES DEL TORAX LAS ARTICULACIONES DEL TORAX Axticulaciones de las costillas con la columna vertebral Articulaciones de tas costillas con los cartilages costales Articulaciones de los cartilagos costales con el esternén Articulaciones de los cactilagos costales entre si Anticulaciones de las piezas det estecnén entre si ARTICULACIONES DEL MIEMBRO SUPERIOR LAS ARTICULACIONES DEL MIEMBRO SUPERIOR . Articulacién escapulovoracica Articulaciones del hombro Articulacién esternocostoclavicular Articalacién acromioclavicular igamentos coracoclaviculares : igamentos propios del oméplato Articulacién escapulohumecal Atticutaciones del codo Articulaciones radiocubitales : Articulacién radiocubital superior Axticalacién radiocubital inferior Ligament interéseo Articulacién de la mufeca Anticulaciones de la mano Articulaciones carpianas 200 201 202 204 204 205 206 207 208 208 2n2 216 223 226 226 227 230 230 230 230 235 235 237 237 238 238 240 240 242 242 244 245 246 246 251 235 255 256 257 259 262 262 496 INDICE Articulaciones carpometacarpianas Axticuiaciones. intermetacarpianas Articulaciones’ metacarpofalingicas Anticulaciones interfalingicas ARTICULACIONES DEL MIEMBRO INFERIOR LAS. ARTICULACIONES DEL MIFMBRO INBERIOR Articulaciones. de 4a pelvis Aticulacién’ sacroiliaca ee Sinfisis det “pubis iH Ligamentos sacrocisticos PLAHE EY : ‘Membrana obtaratriz i6n coxofemoral . ade Ja rodilla . rae nes tibidperoneas sulacién tibioperonea superior Articulacién tbioperonea inferior Membrana interésea ce Articolacién de ia pieraa con el pie o Ubjotarsiana Axticulaciones del. pie Articolacién astragalocalesine Articulacién mediotarsiana o de Chopart . . Anticulaciones dé.los thuesos dela segunda fila del tiiso entre si Articulacién tarsometatarsiana 6 de Lisfranc Acticulaciones intermetatarsianas Articulaciones metatatsofalingicas Articulaciones interfalingicas del pie SARCOLOGIA PRFPARACION DE 10S CADAVFRES Y PIFZAS ANATOMICAS MIOLOGIA MUSCULOS EN GENERAT. Circulacién © inervacién de los mésculos Anexos de los misculos MUSCULOS DE LA CABEZA MUSCULOS MASTICADORES : ‘Temporal Masetero Prerigoideo interno Pretigoideo externo cee Aponeurosis de los musculos masticadores MUsCUi.OS CUTANEOS DE LA CABEZA Miisculos cutineos del ¢rineo Miiseulo occipitofrontal . Misculos cutaneos de la cara Misculos de los pitpados . Orbicular de los paepados Superciliar Masculos de la nariz Piramidal Transverso de Ja nariz Mirtiforme Dilatador de tas aberturas nasales 265 267 268 269 a7 27k 27h 273 275 276 277. 283 292 292 292 293 293 296 297 298 300 301 303 306 306 307 310 312 312 314 315 315 316 317 37 319 319 320 321 321 321 322 323 323 323 324 324 INDICE A97 Misculos de tos labios betes veces 324 Orbicular de 105 iabios - oe 324 Buccinador . 325 Elevador comin’ del ala de la nariz y del labio superior 326 Elevador propio del labio superior . 326 Canino 328 Cigomitico menor . . 328 Cigomatico mayor eo. ‘ 329 Risorio de Santorini . : < - 329 Triangulat de Jos labios : 329 Cuadsado de 13. barba 5 ; 330 Borla de Ip. barbs Pad cae 330 MUSCULOS DEL CUELLO REGION LATERAL PHL CUTLLO 331 Cutinea del cuctta 31 Esternocleidomastoideo 331 Escalenos 333 Recto lateral de fa cabers 334 MUSCULOS DP EA REGION HIOIDEA a4 Misculos suprahioideos 335 Digistrico 335 Estitobioideg 67 5 . 337 Mitobioideo : 7 Geniohioides 338 Miscalos infrahioideos 338 Esternocleidohioideo . 339 Omohivideo 339 Esternotiroideo 339 Tirchioideo 340 MUSCULOS DY LA REGION PREVERTEBRAL 340 Recto anterior mayor de ta cabeza 340 Recto anterior menor de Ja cabeza Bat Largo del cucito : 341 Aponcurosis del suelo... ait Aponcurosis cervical supertici 342 Aponcurosis cervical media 343 Aponcurasis cervical profunda . 344 Vainas viscerales y vasculares del cucllo 345 MUSCULOS POSTERIORES DEL TRONCO Y DEL CUELLO MUSCULOS SUPERFICIALES DE TAS REGIONES CERVICAL, DORSAL Y LUMBAR 346 Trapecio 346 Dorsal ancho 347 Romboides 349 Angular del omiplate : . 349 Screato. menor posterior y superior. . 349 Serrato menor posterior ¢ inferioe 351 Aponeurosis cesvicodorsolumbares we ULOS DE LA NUCA PROPIAMENTE DICHOS 352 Esplenio : . 352 Compkxo mayor o 352 Complexo menor : 354 Transverso dol cuello 355 Recto menor posterior de Ia cabvra 355 Recto mayor posterior de Ja cabeza . 355 Obiicus mayor posterior de la cabeza 336 498 INDICE Oblicuo menor posterior de la cabeza 0... 356 Aponcurosis de los miisculos de ta nuca ... 356 MUSCULOS DE 108 CANALES. VERTFBRALES 387 Sacrolumbar 0: illocostal 6 ees a 5 . 337 Dorsal largo”. ws 358 Transverso espinoso Ss : . 358 Epiespinoso coos : 358 ‘Miscolos. espinules considerados en: conjunto 5 . 359 Interespinosos. ye Cte oH 359 Intertransveesos : : 350 Miisculos coccigeos owe . 2 360 MUSCULO8 DEL TORAX. RUGION ANTEROLATERAL DEL TORAN bo : » 361 Pectoral mayor. 361 Pectoral_ menor : 461 Subelavio . 364 Serrato mayor . 365 Aponcurosis de 1a repién anterolateral del «rax 365 MUSCULOS DE LA REGION COSTAL 366 Incercastal externo o superficial 304 Intercostal medio... 366 Incercostal interno . 367 Miseulos supea_¢ infravostales pe 307 Aponcurosis y ‘espacios intertostales - 307 Teiangulae del esternin : 369 MUSCULOS DEI. ABDOMEN: REGION ANTEROLATERAL DEL ABDOMEN 370 Recto mayor del abdomen 370 Piramidat del abdomen 371 Oblicuo mayor del abdomen 372 Oblicuo menor det abdomen 374 ‘Transverso del abdomen 376 Aponeurosis del abdomen cece 377 Aponcurosis abdominales posteriores 378 Aponcurosis abdominales anteriores 379 Formaciones dependientes de as aponcurosis abdominales 379 MUSCULLOS DE LA REGION POSTERIOR DEL ABDOMEN 383 Cuadeado lumbar... 383 Psoasitineo 384 Psoas menor ceeeeeee BRT Aponeurosis lumbuiliaca 3487 Diafragma woes 387 MUSCULOS DEL MIEMBRO SUPERIOR MOScULOS DEL HOMBRO tees cece 393 Deltoides ....... . ves 393 Supraespinoso . 398 Infraespinoso . soe . 395, Redondo menor me . coe 395 Redondo mayor sees a : 395 Subescapular . : 396 MUSCULOS DEL BRAZO . . 398 Regién anterior del brazo : 398 Corscobraquial . bees 398 INDICE 499 Biceps. braquial 398 Braquial anterior . eieeees 400 Regién posterior del brazo 400 Triceps braquiat : 400 MUSCULOS DEL ANTEBRAZO 402 Regidn externa del antebravo 402 Suipinadér largo”. Soo Leet ‘ ee 403 Primer radial externo fate? 403 Segundo radial extern : | 404 Supinador contd... st - 405 Regia posterior det antebrazo 405 Extensor comin de los’ dedos Mid 405 Extensor’ propio del’ mefique 002000 406 Cubital posterior oy non 4 wie8 co 407 Ancémeo eva : 407 Abducior largo det pulgar weg ky : 408 Extensor corto: det. pulgar : 408 Extensar largo del pulgar solely 408 Extenso propio det indice. f 409 Regidn anterior del antebrazo wok soak. 409 Pronador ‘fedondo ‘ 409 Palmar mayor . 410 Palmar menor : us ait Cabital anterior. fee 4il Flexor comin superficial “de tos decos att Flexor comin profundo de tos dedos .... 413 Flexor largo del pulgac 44 Pronador cuadrado alt MUSCULOS DE La MANO. 415 Miisculos de [a eminencia tenar 415 Abductor conto del pulgar 45 Flexor corto del pulgar 415 Cponente del pulgar 416 Aductor del pulgar ..... . a1? Mascutos de la eminencia hipotenar 418 Palmar cuténco we 418 Aductor del mefique 418 Flexor corto del_meitiqne Le 419 Oponente del mefique .. 420 Masculos de la regién palmar media : aay Lumbricales de la mano : 421 Interdseos de la mano . : 422 Interdseos._paimares 422 Interdseos. dorsales 422 Aponeurosis del miembro superior 423 Aponeurasis del hombro 423 Aponeurosis del brazo ... 4nd Aponeurosis del antebrazo 425 Aponeurosis de la mano .. . 426 Aponeurosis palmar - . 426 Aponeurosis dorsal de la mano 427 Canales y serosas de los tendones flexores de la mano . 428 Vainas sinoviales tendinosas del puto de la mano y de los dedos 428 Vainas sinoviales palmares 429 Vainas sinoviales dorsales . 432 Espacios celulares de la mano 43 Movimientos de los dedos 436 Miisculos motores de tos dedos 438 INDICE MUSCULOS DEL MIPMBRO INFERIOR MUSCULOS DE LA PELVIS . . Gliteo mayor ... - Ld Glitso mediano --- Gli Piramidal de la pelvis Gemelos de la pelvis Obturador intemo. 0.0555 Obturador externo. .. Cundrado crasat SRE MOSCULOS DEL MUSLO ae Regia antetoextémna j Pensor de Ta fascia lata Sartorio © costuretd Cuadriceps ervral s : Regién posterointerna : Recto “interno . poe Pectinco Aductores det musto Biceps crural Semitendinoso Semimembranoso MUSCULOS DE LA PIERNA poe Regidn anterior... va teee Tibial ontenor Extensor comin de tos dedos Extensor propio del dedo grueso Peronen anterior a externa Peroneo lateral largo Peroneo lateral corto n posterior Gemelos de Ia pierna Soleo Plantar delgado Popliteo Flexor largo comin de los dedos Flexor largo del dedo grueso . Tibial posterior MUSCULOS DEL PIE . Miisculos del dorso del pie Misculo pedio Regida plantar intema Aductor del dedo grueso Flexor corto del dedo grueso Abductor del dedo grueso Regién plantar externa... Abductor del dedo pequeio Flexor corto det quinto dedo . Oponente det quinto dedo .. MUSCULOS DE LA REGION PLANTAR MEDIA Flexor corto plantar . Accesorio del flexor largo 0 misculo euadrado carnoso de Syivius Lumbricales del pie. Interdseos del pie APONEUROSIS DEL MIEMBRO INFERIOR . Aponcucosis de 1a nalga Aponcurosis del_muslo INDICE Aponeurosis de la pierna Aponeutosis del pie plantar superficial plantar profunda. Sa jee ‘Aponéurosis ‘dorsal . ‘Conductos osteofibrosos, vainas fibrosas y sinoviales de los masculos de 1a pierna en ef cuello del pie RESUMEN DE MIOLOGIA : ‘Miiscutos de. la cabeza er Miisculos’ masticadores Bes Miscutos del euello wet ‘Misculos’ hioidéos Misculos. prevertebrates Misculos superficiales: de las regiones cérvical doisal¥ lumbar Misculos de ta nnca: propianients dichos Miisculos de los canales vertebrates Miisculos del térax Miisculos de la regién costal Misculos del abdomen bee Masculos de ta regién posterior del abdomen Miisculos del miembro superior (Musculo det hombro} Masculos del brazo (Regién anterior) Misculos det antebrazo (Regién externa) Regién posterior del antebrazo Regién anterior del- antebsazo ue Miisculos de la mano. (Eminencia tence) Misculos de la mano (Eminencia hipotenoc) Misculos de la regién palmar media Miésculos det miembro inferior (Mdsculo de la pelvis} Miisculos del musto (Regién anteroexterna) Mascules del muslo (Regién posterointerna) Masculos de la piecna (Regién anterior) Miisculos de ta pierna (Regién externa) Misculo de la pierna (Regiéa posterior) Misculos del pie (Dorsafes det pie) Misculos del pie (Regién plantar interna) Miisculos del pie (Regién plantar externa) Musculos del pie (Regin pluntar media) INDICE : 501 CAP. 1 DEFINICION Y DIVISION Anatomia, palabra derivada del griego avaroun = disecar o més bien de repvw cortar y ava = entre, es la ciencia que estudia la conformacién y Ja estructura de los seres organizados. Siendo éstos vegetales y animales, el estudio de los primeros corresponde a la Botanica, y de los segundos a la Zoologia, de los cuales sélo estudiaremos la Anatomia Humana, aunque relacionandola de vez en cuando con Ja de. otros. animales e invadien- do asi una de tas ramas de Ja Anatomia; la Anatomia CompaRrapa, La Anatomia Norman comprende: La Axatosia SisresArica; que éstudia los elementos del euerpo humano, describiendo ‘su situacién, su forma, sus rélaciones, la constitucién y estructura ‘de ellos, su vaseulariza-. ‘eién ¢ inervacién: Y como complemento de este estudio anatémico.deben hacerse referencias Fisiolégicas, Embriolégieas y de Anatomia Comparada. La Anatomia Rratowa Topocrivica estudia las regiones en que se divide el cuerpo humano, apreeiando sobre todo las relaciones de los érganos que contiene cada regién; este estudio se completa con alusiones fisiolégicas, médieas y quirdrgicas, dando origen asi a una subdivision que es la Anatomia Aruicapa a la Medicina y a la Cirugia: ANavouia CLf- Nica, La Axatomfa Comparapa estudia las caracteristicas y transformaciones sucesivas que sufren los animales en su morfologia y en Ja constitueién de sus étganos. La Avaromia Firosérica es la que Heva al conoeimiento de los hechos relatives a s generales de organizaeién. . La Anatomfa Microscérica, Estaucrorat o Histovosia, que estudia la estructura de los tejidos y su manera de agruparse para constituir érganos. La Axatomfa pEL DesaRRotLo, que comprende: 1) La Embriologia, que a su vez abar- ca: a) la embriogénesis que estudia la formacién del embrién, y b) la organogénesis que estudia el desarrollo de Jos érganos embrionarios y sus modificaciones (in titero); y 2) La Anatumia de tas edades que estudia los érganos y sus modificaciones desde el nacimiento hasta la vejez, importante para el pediatra, el profesor de Edueacién Fisica, el geria- tra, ete. La Anatomia Fistoiéetca estudia el drgano en relacién con su funcionamiento. La Axatostia Paroécica estudia las modifieaciones que sufren los érganos bajo Ja accién de las enfermedades. La Anatomia ANorMaL 0 TeRaroLéaica que estudia: a) las anomalias que pueden ser regresivas 0 de regresién y progresivas 0 de perfeccién, y b) la Teratogenia o estudio de Jas monstruosidades que comprende en su estudio todas las modifieaciones anatémicas que se apartan del tipo normal. La Anatomia Arristica o px LAS Formas que estudia, con tendencia a la perfeeeién, las formas exteriores del cuerpo humano. Desde los estudios de Bicuar se acepté que el organismo esta constituide por la agru- pacién de células. Cuando éstas se agrupan entre si y son de la misma naturaleza, consti- tuyen los tejidos, por ejemplo: el tejido epitelial, el tejido conjuntivo, ete. Los tejidos de igual estructura diseminados en el organismo constituyen en ¢l un sis- tema, por ejemplo: el sistema muscular, el sistema nervioso, el sistema dseo, ete. Anatomia Humans, TRATADO DE ANATOMTIA HUMANA Cuando varios tejidos se agrupan para constituir una entidad morfoldgica y funeio- nal, eonstituyen un érgano, por ejemplo: el higado, cl estémaga, el esdfago, ete. Los Grganes que contvibuyen a un mismo fin funcional forman wi aperato, por ejemplo: el aparato digestive (ormado por la boca, lengua, dientes, faringe, eséfago, es- timago, ete}; el aparato cireulutorio (coraz6n, arterias, venas, ete.). Desde el punto de a funcional, pueden considerarse tres grandes aparatos en cl euerpo humane: apara- to dela vida de rclucién, aparato de la nutricién y aparate de la gencracidn, Bn el primero se coniprende ef apareto de. la locomocida (huesos, nrticulaciones, miiseutos, inervacié’) y cl anarate’ sensorial que ineluye Jos’ drganos de los sentidos; to- dos ellos tienen por fin ponerse et contacto con cl mundo exterior y poder veaceionar frente a @L por medio de movimjentos voluntarios. E} segundo es el aparaty de ta wuricion, que-eomprende ol aparato digestivo, dimde se dlaboran los prinwipies natritives que scrim tepartides por tod el eucxpo mereed at apa- rato circulatorio: el aparalo respiratorig, euya tuncién es la oxigenacién de la.-sangve, ¥ los ““cmuntorios’? 1 drganos encarusides de arfojar-al exterior del cuerpo las substancias de exerevidin, Tos emuntorios sows hv piel, @ intestine gtueso’ y el aparato wriniri Por ultimo, el apanito de la'qeuereeiin. comprende los: 6rganos genitalés maseulinos y femeninos,-caya finalidad. vs la jrorteacisit. de nuevos -individuos, CAP. CONFORMACION GENERAL DECCUERPO HUMANG PEANIMETRIA-ANATOMICA Para estudiar et cuerpo humano lo consideraremos: de: pie, de frente ‘a nosotros, eon Jos miembros saperiores pendientes préximos al tvoneo ¥ con la patma de.la mano vuelta hacia delante;"con los miembros inferieres juntos, los dedos -gordos de los pics paralelos y_dirigidos hacia delante, En. esas condiciones ‘se mostrardn a nuestra consideracién los siguientes planos que limitan partes eorrespondientes ‘del, cuerpo, a. saber: 1° Un plano anteroposterior y medio, PLANO. Sacirai, que divide al’ cuerpo en dos mitades-apareritemente iguales, ¥ nos*permitird decir de algunos elementos que estén en Ja linea media,.como el, dorso de Ja nariz, el ombligo, ete.; y de otros que estin cerca dela Vinea media o del plano. sagital, como los globos oculares; la alas de la nariz,. ete. 2° Dos ruANOS LATERSLES, uno derecho y otro izquierdo, paralelos al plano: sagital. 3? Un Piao supertox, horizontal y tangente a’la parte mas alta de la cabeza. 4°-Un piano inventor, también horizontal, sobre el que descansan las plantas de los pies. 5? Tin PLANO ANTERIOR TRANSVERSAL, tangente a la pared anterior del tronco. 69 Un PLANO POSTERIOR TRANSVERSAL, tangente a la pared posterior del tronco. Con estos planos, podemos orientarnos y apreciar la disposicién que un 6rgano adop- ta en cl cuerpo humano, Ast, diremos que la columna vertebral esta situada en la parte media y posterior del tronco; que cl esternén esta en la parte media anterior y superior del troneo, oblicuamente dirigido de arriba hacia abajo y de atras adelante, o bien de aba- jo hacia arriba y de adelante hacia atras. La deseripeién de las partes, refiriéndose a su direceién, debe partir siempre de una extremidad y terminar en la opucsta. La clavicu- la, por ejemplo, esta dirigida transversalmente de adentro afuera y de adelante atrds, par- tiendo de su extremidad interna que es mds anterior que la externa. El corazén tiene su eje mayor dirigido de derecha a izquierda, de arriba abajo y de atrdg adelante; tiene for- ma piramidal y su eje presenta la extremidad apical que se aproxima még al plano ante- rior que ja extremidad basal. Es indispensable que el alumno tenga siempre presente, al estudiar cualquier parte del organismo, que esta frente a frente del euerpo humano; y no olvidar para su orienta- cidn los siete planos descritos y las reglas que debe seguir al enumerar las partes de un or- gano para sefialar su situaciéu y direceién. Encontraremos al estudiar la Anatomia Normal que muchos elementos orgénicos se desvian mas o menos del tipo normal, constituyendo las anomalias. Cuando éstas son de tal naiuraleza que llegan a perturbar Ja organizaciin, debido a un desarrollo excesivo, dan lugar a las monstruosidades. Conocidas las reglas fundamentales para el estudio de la Anatomia Descriptiva, se- guiremos en nuestra exposicién el orden mis practieo, con el fin de que el estudiante aproveche sus conocimientos en las diseceiones que desarrollaré paralelamente al estudio tedrico de esta materia. Para ello, se iniciara el curso con el estudio de la pict y sus ane- xos, que forman el aparato tegumentario; pues es lo primero que el estudiante debe cortar para descubrir los 6rganos que va a estudiar, Después scquiremos con el estudio de los sis- temas dsco, articular, muscular, circulatorio, ete., reeubiertos todos por el aparato tegu- nentario, Aunque el sistema éseo es el més profunco ser estudiado antes que Jos otros teniendo en enenta que es el sostén de todas las partes blandas, ya porque éstas se inser- ten en 0 porque se alberguen en sus cavidades. 3 CAP. 3 APARATO TEGUMENTARIO En rigor, el Aparato’ Tegumentario comprende un tegumento externo o piel y un te- gumento interno o mucosa; ambos. se continian insensiblemente al nivel de los orificios naturales del cuerpo (boca, ano, orificio de la vagina). En este ‘capitulo sélo nos oewparemos de la'piel y sus anexos, Hl estudio del tegumen- to interno se emprenderé al estudiar cada uno de los érganos que lo contienen. La piel esta constituida’ por una.membrana que reviste todo el enerpo, conteniendo en su espesor terminaciones netviosas encargadas de recoger las impresiones del tacto, del dolor y de la temperatura, Protege a los drganos subyacentes de los exeitantes exteriores, siendo una verdadera defensa a la que ayudan ciértos anexds que presenta: pelos y ufias, -Contribuyen también'a la excrecién por medio de sus glindulas sudorfparas y sebéceas, eonstituyendo un poderoso auxiliar del rifién. ‘La piel tiene una extension mayor que la de la superficie del euerpo que cubre; aun- que se amolda perfectamente:a todos los salientes y entrantes del organismo, presenta en varias partes pliegues en niimero variable que, al extenderse, originan una superficie mayor que la del cuerpo. Sarrey ha caleulado la superficie de la piel de un individuo de talla media en 15.000 eentimetros cuadrados. Bl esprsor de Ja piel varia en el mismo individuo. Es mas delgada en algunos Juga- res, como los pérpados, y muy gruesa en otros, como en la planta de los pies y en la palma de las manos. Generalmente su espesor oseila entre medio milimetro y dos milimetros. ‘Su ResIsTENciA es considerable, pues Sarrey ha ealeulado que tiras de piel de 10 a 12 mm de ancho Négan a resistir pesos de 10 a 12 kilogramos, y ha concluido que esta resistencia se debe principalmente a la presencia de las fibras elisticas y conjuntivas que entran en su constitucién, ‘Su coLoRaci6N varia en el mismo individuo con la edad y las regiones del euerpo, ¥ entre varios individuos con las razas, Poco después del nacimiento, 1a piel es mas clara y a medida que rece el individuo toma un color més obseuro. En nuestro pais varia del blanco rosado al moreno bronefneo. En algunas regiones del euerpo la piel es mas obseura, como en los drganos genitales de ambos sexos y en la aréola del pezén, siendo mas clara en la cara anterior del tronco y en la superficie de flexién de los miembros. La raza es la que ms influye sobre la coloraeién del tegumento externo y con arre- glo a ésta han establecido los antropélogos cuatro tipos fundamentales de razas (blanca, amarilla, cobriza y negra), aunque se cuentan més de 30 matices diferentes. Bl color de la picl se debe a dos factores: 1°, al pigmento de la sangre (hemoglobina) que cireula en los capilares de la dermis pereibiéndose por transparencia a través de las capas delgadas de la epidermis; y 2", a las granulaciones de materia colorante negra (me- Tanina) que se encuentran en las capas profundas de la epidermis. En la piel se distingue, para su descripeién, una cara superficial y otra profunda. En la primera nos encontramos eminencias, surcos y orificios. ‘Las FMINENCIAS son, o bien permanentes, formadas por las papilas de la dermis y vi- sibles sobre todo en la palma de Jas manos y en la planta de los pies, dispuestas en hi- leras rectilineas o curvilineas: 0 bien temporales, que se forman bajo Ja influencia del trio © por la accién de las emociones, y son resultado de la proyeccién hacia fuera de los fo- lieulos pilosos (piel de gallina). APARATO TEGUMENTARIO 3 Los suncos o pliegues son de varias clases, Los interpapilares separan unas de otras las papilas indieadas. Los pliegues musculares se presentan en los lugares de la piel don- de se insertan fibras musculares, como en la frente, en el mentén, ote. Los pliegues ar- ticulares o de locomocién, situados en la proximidad de las articulaciones, son constantes, como los que se observan en el pliegue del codo o en la palma de la mano. Los pliegues seniles estin constituidos por las arrugas propias de la vejez, resultantes de la desapari- cin de la grasa subeutnea y de pérdida de la elasticidad de la piel. La piel presenta multiples ortrictos de dimensiones variables que dan paso a los pe- los y a los conduetos de exerecién de las glindulas sebiceas y sudoriparas. Hay en la piel regiones donde las eminencias forman erestas que dibujan Iineas més o-menos:curvas y.en euyo vértice se abren los orifieios de las glindulas sudorfparas. Es- tas Ineas se observan sobre todo-en la palme'de la mano, en la planta del pie y aun en el eseroto ¥ en los labios mayores, No son continaas, sino que presentan bifureaciones y anas- tomosis, formando islotes 0° anillos, y su dibujo varia segin los individuos. La constancia de estas formaciones, especialmente en las.yemas de los dedos, se usa en Criminologia co- ‘mo, miedio eficaz de identificaciéu individual. - : La CARA PROFUNDA 0 adherente dela piel presenta: depresiones més 0 menos profun: das-que alojan pelotones ‘adiposos. Esta cara esté unida’por tejido conjuntivo a los érga- nos subyacentes.’A este tejido se le da el nombre de tejide celular subcutdneo o de panf- enlo éeluloadiposo, y en él.encontramos:bolsas serosas y algunas formaciones musculares. El tejido celular subeutdneo. ostenta, fascieulos conjuntivos ligados estrechamente has- ta formar una membrana que sé adhiere a la eara profunda de la dermis, mientras mas abajo el tejido se condensa para formar otra membrana més: profunda que se adhiere’ a la eara superficial do las aporeurosis. Entre: ambas existen tabiques que eircunscriben aréolas Henas de tejido adiposo, formando el eonjunto lo que en Anatomia Topogréfica se lama fascia superficialis. Las adherencias de esta capa a la cara profunda de la piel y la existencia de tejido conjuntivo laxo entre esta fascia y gran parte de las aponeuro- sis nos explican la movilidad mas o menos amplia de la piel en algunas regiones del cuer- po. Esta movilidad se halla aumentada por la existeneia de bolsas serosas, exeavadas en él tejido celular subcuténeo, que permiten el deslizamiento de la piel sobre los érganos subyacentes, especialmente sobre las eminencias éseas (codo, rodilla) . Estas bolsas serosas se encuentran en los lugares donde la piel cubre salientes éscos y son més grandes cuanto més frecuentes y extensos son los roces a que se encuentra s0- metida aquélla. Las bolsas tienen paredes rugosas, formadas de tejido conjuntivo y fibras elstieas, y segtin las presiones que deben sufrir, adquieren un espesor y resistencia va- riables, Sus cavidades se encuentran atravesadas por tractus conjuntivos que forman 16- culos aislados 0 comunicantes entre si. Se han dividido las bolsas serosas en tres clases: 1? Bolsas serosas normales, que se encuentran en todos los individuos, cualquiera que eB SU SEXO. 2° Bolsas serosas accidentales, que aparecen en los lugares donde la piel es compri- mida por algin cuerpo extraiio o anormal. 8¢ Bolsas serosas profesionales, cuya situacién y extensién varian segtin el oficio de Ja persona que las adquiere por la indole misma de su trabajo. Este tltimo grupo tiene gran importancia en Medicina Legal, en patologia, y puede eontar entre las enfermeda- des profesionales, Las bolsas serosas subeuténeas que mas frecuentemente se encuentran en el orga- nismo, se hallan situadas de la siguiente manera: En la sinfisis mentoniana. En el angulo del maxilar inferior. Delante del cartilago tiroides. Sobre la apéfisis espinosa de la 7+ vértebra cervical. En la cara posterior del sacro y el céceix. Sobre el acromio. 6 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Sobre la espina del oméplato. Al nivel del epicéndilo y la epitréciea. En la cara posterior del oléerano. En las apéfisis estiloides del evibito y del radio. Bn Ja cara dorsal de las articulaciones del metacarpo eon las falanges y de las fa- langes entre si. En la espina ilfaca anterosuperior. En la tuberosidad isquidtica. En Ja cara externa del gran trocénter. En las caras laterales de los céndilos del fémur. En la mitad inferior y eri los éngulos superoexternos de la rétula. En las tuberosidades de Ja tibia, En las earas superficiales de los maléolos. ‘En la cara‘ posterior del caledneo. En la’ cabeza del peroné, En la extremidad posterior del Ie y oe metatarsos ‘y: en ja care dorsal-de las artieu- laciones de los dedos de los pies. « Las bolsas. serosas aecidentales se originan en formaciones patolégicas o anormales, come son: hernias, tumores, o bien, en él-‘‘pie bot’” o'en el muiién de los amputados, ete. -Las bolsas-serosas profesionales se presentan en los.iugares en donde la presién: de ja-piel sobre los planos profundos es. mayor; en nuestro medio, es frecuente.encontrarlas en la frente de algunos cargadores que emplean esa region para apoyar el mecapal; en estos ‘mismos trabajadorés pueden presentarse también en 1a espina del oméplato y sobre la ela- vieula. En los zapateros se encuentran frecuentemente en la eara anterior del muslo. En la gente del campo y entre los albafiiles es frecuente que se desarrollen en la pal- ma de la mano y en el cuello del pie, etc, ete. Ademds de las formaciones anteriores, existen en la piel los miisculos cutineos, que se insertan en la dermis, siendo unos de fibra estriada y otros de fibra lisa. Entre Jos pri- meros estiin los muisculos euténeos de la cabeza, que se insertan a través de la dermis en las capas profundas de la epidermis, Entre los segundos o de fibra lisa se han descrito cuatro masculos: el dartos, que se estudia en las capas de las bolsas; el dartas pencano que se estudia con las envolturas del pene; el misculo subareolar, que esta situado alrede- dor del pezén y que se estudia con la gléndula mamaria, y el misculo perineal superfi- cial (dartos), constituide por fibras museulares tan eseasas, que a veces son diffeiles de apreciar. Ademis de estos miisenlos, citaremos los pequefios misculos erectores del pelo que van de Ja dermis al foliculo piloso. CONSTITUCION ANATOMICA DE LA PIEL La piel se compone de dos capas: una superficial, protectora, epidermis o cuticula, y otra subyacente a ésta, germinativa, dermis o corion; ambas estén estrechamente unidas, pero so pueden separar por medio de le maceracién, EPIDERMIS La epidermis es una lémina epitelial de espesor que varia entre 0.5 y 0.10 mm y de coloracién variable segtin las razas, Se observan en su cara superficial eminencias, sureos, pliegues y orificios que han si- do enumerados al deseribir la cara superficial de la piel. Su cara profunda se adhiere y amolda a los entrantes y salientes de la dermis y envia prolongacionés mas 0 menos pro- fundas a través de ésta, lo que dificulta su preparacién cuando por medio de la maccra- eién se trata de aislar una de otra. De la superficie a la profundidad la «)idermis presenta: 1*, una capa cérnea; 2°, una capa de células transparentes; 3°, unw cupa gra- mulosa; 4%, la capa de Mauriant, y 5*, una eapa basal. APARATO TEGUMENTARIO. 7 DERMIS La dermis, también Hamada corion, es una lémina fibrosa euyo espesor varia de 0.3 a 2.5 mm. La superficie externa de la dermis es irregular, ya que en ella se apreeian papilas y erestas dérmicas. (Fig. 1.) La superficie profunda es igualmente irregular, pues lanza prolongaeiones que se incrustan en las capas superficiales del tejido subenténeo. Capa céenea Capa granulosa y ‘stratum fuciducr Cuerpo'de Malpighi Popilis de té dermis Corpiscutos de Meissner. Glinduta sadoripara. Tejido adiposo—g Fig, 1, CORTE PERPENDICULAR DE LA PIEL; CARA PLANTAR DE UN DEDO DEL PIE, En Ja cara superficial de la dermis existen pequefias elevaciones ednicas o cilindri- eas que varian de 35 a 225 mieras de altura; son las papilas dérmicas. De éstas, unas se hallan aisladas, papitas simples, y tienen wn solo vértice, mientras otras, que se denomi- nan papilas compuestas, teniendo una sola base, pucden’ presentar dos o mas vértices. Pueden también agruparse en series lineales formando las crestas dérmicas, que hemos descrito ya a propésite de los sureos y erestas de la piel. Hay papilas que contienen vasos sanguincos y se encuentran uniformemente espar- eidas por toda Ia piel, en tanto que otras Hevan corpaseulos nerviosos y se hallan sota- mente en la palma de la mano y en la planta del pie (fig. 2), son Jos Hamados corpiiseules de Meissner y estén en relaeién con el sentido del tacto superficial, En la misma dermis se encuentran diseminados en todo el cuerpo otros corpriseulos o terminaciones nerviosas libres en relacién con otras formas de sensibilidad, eomo los de Kyausse (frlo), los de- Ruffini y Golgi Mazzoni (calor), los diseos de Merkel (tacto superficial) ; las terminacio- & TRATADGO DE ANATOMEA HUMANA _Papila bifida Corptiserio def tacte i Popita i simpie | Rama arterial de da purpita nes nerviosas Iibres también son. réceptores del tacto, y otras, ‘amiclinieas, del dolor: e+ tas Wtinias pueden atravesar la dermis y terminar en la epidermis, La dermis esta constituida: por fibras élastieas. y eonjuntivas, por tejido graso y ‘por fibras museulares: lisas despendientes del aparate ereetor del pelo. Epidermis Tallo det polo Dermis Gldndata sehécea SRaiz del pelo aj eee Mascalo ececto! Mombrana epitetial externa ‘—Membrana epitetial interna Bulto pitoso Papila pilose FIG. 3. FOL{cULO DEL PELO Y SUS ANEXOs. APARATO TEGUMENTARIO 9 ANEXOS DE LA PIEL Los anexos de la piel pueden ser de origen epidérmieo y dérmico. Entre los pri- meros tenemos Jos pelos y las wias, y entre los segundos estin las gldndulas sebéceas, las gléndulas sudoriparas y las gléndulas mamarias. Estas iiltimas, por su alta diteren- ciacién y Ja relacién intima que guardan con el aparato genital, son estudiadas por la mayorfa de los autores al mismo tiempo que este aparato PELOS Son formaciones filiformes, flesibles y edrneas que reeubren la superficie de la piel, con exeepeidn de la eara palmar de las manos y las plantas de los pies; hay, sin embargo, otras Tegiones del cuerpo. prepucio del glande x del caras interdigitales, el pezin ¥ los pe- quefios Jabios y cara interna de los la- hios mayores, qite no presentan, pelo: Enel pelo se distinguen dos par: tes, una que sale de la epidermis; ta: Uo.o pelo propiamente dicho, y- otra: oeulta en el espesor de la piel, Jtama- da raiz, Bl tallo: se adelgaza.a medi- da-que se aproxima a la punta, en tanto que la rafz se ensancha forman- y do el bulbo del pelo; éste, a su vez, 3 Re AE SS Glindulas sebiveas queda contenido en una cavidad en HDG ae 7 forma de saco, foliculo piloso, de eu- Ue ‘Misculos eréctores = Raiz del pelo yo orificio superficial emerge el tallo. La base del pelo eubre y se adapta WA . “Corte de gidndula aun saliente de orgien dérmico 0 pa- doris pila del pelo, (Pig. 3.) sudoripara Los pelos adoptan una inelina- cién muy variable segiin las regiones: Es pero en cada regién se dirigen en un / ” mates on mismo sentido formando corrientes de LM --Bulbo pilose pelos. Cuando su disposicién afecta { Ye eee Papila del pelo la forma de espiral, pudiendo ser los pelos divergentes 0 convergentes, se- gan que su extremidad libre diverja © converja hacia el centro de la ¢s- pig. 4, CoRTE DE LA PIEL QUE MUESTRA UN FOLICULO piral, constituyen los vértices 0 re- PILOSO, SUS ANEXO$ E INCLINACISN. molinos. Los pelos son de grosor variable, siendo los de la barba los més gruesos y los pelos que constituyen el vello de la cara interna del muslo los mas delgados; son més gruesos en el hombre que en la mujer. Ia forma del tallo varia igualmente, pudiendo ser recta, ondulada 0 tortuosa, segin los individuos, y en el mismo individuo, segin la regién del cuerpo que se considere. Los pelos tienen diverso color, pudiendo ser negros, obscuros, amarillos, castafios, ru- bios y los Hamados rojos; entre estos colores existe gran variedad de matices, y por lo comin su tinte estd en relacidn con el color del iris. Puede sueeder también que carez- can casi completamente de pigmento, constituyendo el pelo albino. Cuando fisiolégica- mente se agota la produccién de pigmento, se origina la canicie. La estructura del pelo varia en el foliculo y en el tallo. El tallo esté constituide por un eje central 0 médula, formado por eélulas poliédricas dispuestas en una o més filas, 10 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA que contienen escasa eantidad de granulos de pigmento. (Fig. 4.) Envolviendo a la mé- dula, so halla la capa cortical, integrada por eélulas epidérmieas fusiformes, orientadas en el sentido de la longitud del pelo y poscedoras de un citoplasma més o menos rico en granulaciones pigmentariass La cara cortical, a su vez, est recubierta por la cuticu- la, constituida por laminas eérneas simulando un endotelio pavimentoso y que no pueden ser consideradas como células por ecarecer de nicleo. La raiz del pelo esta formada por los mismos elementos. La substaneia medular se prolonga y envuelve a la papila dérmica. La.substancia cortical rodea al bulbo, sus eé- Jalas se vuelven mis grandes, con niieleos esieroidales; la cuticula parece - prolongarse también por ei exterior de la eapa cortical, sus células tienen entonees. un citoplasma claro. y se nota la presencia de micleo en ellas. En conjunto el folienlo pileso es una simple depresién de-la piel, en euyo fondo se encuentra el érgano ‘produetor del pelo o piipila. En cada folieulo desemboean. uno’ o mits conductos exeretores de glandulas sebiceas, mientras por su cara externa recibe la inscreién de los masculos erectores del pelo. Debe hacerse notar aqui que la parte inferior del folicuilo esté intimamente adherida a la vaiz : del’ pelo; en tanto que ‘su parte. superior se halla Borde libre «libre, dejando. uh expacio. por dunde pasa Ja grasa ©. “lexeretada por las gléndulas anexas. ~URAS Son fermaciones cérneas,. epidérmicas, duras y elésticas que recubren la cara dorsal de la tercera ‘Linula falange de los dedos de las manos y de los pies. TTienen forma ovalada o elfptiea, con su eje mayor Repliegue supra- paralelo al de la falange; son convexas transver- ungueal salmente y mas o menos blancas y transparentes. El eolor rosa que ostentan se debe a su misma transpa- yeneia, pues Ja matriz de la ufia se halla muy vas- cularizada. Se estudiardn separadamente la wiia propiamen- te dicha y la formacién dérmica sobre la cual des. Fic. 5. CARA DORSAL DE LA URA pe. CMSA. En la primera se distinguen: 1°, la raz 0 por- PULGAR. cién de ufia ineristada en el repliegue dérmico; es blanda, flexible y eireundada por un borde delgado y finamente afilado (fig. 5); 2°, el cuerpo de la ufia, que continéa a la raiz, termi- nando en el surco que separa a la uiia del pulpejo; presenta una cara superficial con. vexa, eireunscrita en su extremidad radicular por una linea curva de concavidad supe rior Hamada limula y una eara profunda adherida a la dermis subyacente y, como ésta, provista de entrantes y salientes en forma de surcos y erestas (fig. 6); 9°, la extremi- dad libre, de color blanco grisiceo, erece constantemente y cuando aleanza cierta longi- tud se encorva hacia la yema de los dedos. El érgano productor de la uia es la parte de la dermis en contacto con Ia uiia y com- prende la porcién subungueal, la supraunqueal y la ranura ungueal. La poreién subun- gueal posee una zona anterior, correspondiente a la porcién rosada de la ufia o lecho de la ufia, y una zona posterior que eorresponde a la Iinula y a la raiz, y reeibe el nombre de matris de la uia, La dermis subungueal presenta crestas longitudinales, Hamadas eres- tas de HENLE, poco mareadas en la parte posterior y muy salientes en la anterior. La dermis supraungucal recubre a la raiz y a los bordes laterales de la ufia. Muy mareada y profunda al nivel de la raiz, va disminuyendo en profundidad y extensién a medida que se aproxima a la yema del dedo. La ranura ungueal esté formada por la unidn de 1a dermis subungueal con Ja supra- ungueal. La raiz. y los bordes laterales de Ja ufia se incrustan en ese sureo, que es muy profundo al nivel de Ja raiz y casi superficial en la extremidad libre. APARATO TEGUMENTARIO abe La ufia propiamente dicha est constituida por eélulas planas, de citoplasma hialino y cérnco. Dichas eélulas son tanto mas aplanadas, cuanto més superficiales. Bl lecho de Ja ila se halla formado por una eapa dérmiea de eélulas germinativas, ohservandose, co- mo en la |, célnlas basales y eélulas espinosas. Esta capa germinativa esté mas desarro- Tlada al nivel de la rafz de la ufia, donde constituye la llamada matriz ungueal. La ranura ungueal no posee papilas dérmicas; el replicgue epidérmico que la limita _-tiene-tana-eapa-cémnea-mdis-densa_en-el_borde_libre, y-origina asi_un_replieue muy-delga-. do-que se prolonga hasta. el borde oculto de la ufia, eonstituyendo el eponiques. GLANDULAS SEBACEAS Las @#landulas sebdceas pertenecen al grupo de las’ gliéndulas acinosas 0 ramificadas, son en menor mimero que las sudoriparas y segregan una substancia oleosa amada sebo cutdneo, Unas son anexas al folicuilo:pileso otras son. in- dependientes, abriéndose die rectamente sobre la superfi- eie de Ia piel. “Estas “ltimas se hallan distribuidas por los pirpados y los érganos: geni- Epidetmis de la yema del dedo tales externos (prepucio en. Dermis Dermis det ambos sexos y poquefios la- aubungueal pale bios de Ja mujer), donde pro- dueen un olor completamen: te especial. Las gléndulas_sebéceas estén compuestas de cuerpo glandular y conducto excre- tor. El cuerpo, més 0 menos Dermis refleja- piriforme, es anfractuoso y 44 en [a eo esta situado en el espesor de ogi a dermis; sus paredes se con- tintian con las del conducto Dermis det exeretor, el etal se va estre- dorso del dedo chando y adoptando wna for- ma cilindrica a medida que jeder ae se aproxima a su desemboca- dura, on la epidermis. Dieho cuerpo glandular Fic. 6. CoRTE LONGITUDINAL DE UNA TERCERA FALANGE. posee una membrana basal sobre la cual deseansa un epitelio constituido por una capa de células etibieas; mas aden- tro, existe una capa de eélulas poliédricas rellenas de gotas de grasa y mayores cuanto més cerea estiin del conducto exeretor, a la vez que mas impregnadas de substaneia sebicea. El condueto exeretor est revestido de cétulas aplanadas que se continfian con la ca- pa germinativa de la epidermis. Cuerpo ungueat Tejido celutar del puipejo Tendén det flexor peofundo Hueso de {a tercera falange GLANDULAS SUDORIPARAS Las glindulas sudoriparas son tubulares simples. Su cuerpo glandular, enrollado en forma de ovillo, constituye el glomérulo. (Fig. 7.) Este se encuentra situado en la parte mas profunda de la dermis, mientras que su conducto excretor atraviesa la piel, desem- bocando en la superficie, mereed a un poro sudoriparo. Sa mimero es considerable, siendo mds numerosas en la palma de la mano y en la planta de los pies. Sarpey ha caleulado que existen en el euerpo humano 2000 000 de glindulas sudorsparas. R TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Estas glindulas son muy raras en los parpados; faltan totalmente en los labios me- nores y parte inferior de los labios mayores, en la cara interna del prepucio y en el glande; parece que no existen en Ja piel de las cejas y en la piel del carrillo y de la frente donde sé insertan musculos. 1 glomérulo se halla generalmente situado en ¢l tejido conjuntivo y puede ser bas- tante grande, como sueede en la axila, donde su diimetro aleanza de 1 hasta 3 milime- Poro sudoripare ‘onducto excretor, porcidn recta Tejido celular Glomérulo sudoriparo FIG. 7. GLANDULAS SUDORIPARAS, tros. Hay glomérulos més pequefios, situados en diversos lugares de Ja piel, que miden desde una décima de milimetro hasta 1 milimetro. El conducto excretor es continuacién del conducto glomerular; signiendo una di- reeeién mas 0 menos rectilinea, atraviesa Ja dermis y la epidermis y termina a favor de un condueto infundibuliforme. Al Negara la dermis, se hace generalmente flexuoso, abriéndose en las depresiones interpapilares; en la palma de la mano y la planta de los pies emerge del vértice de las erestas. Existen algunas glindulas sudorfparas que, por su eonformacién especial, asi como por la naturaleza de su seerecién, deben mencionarse aparte de las otras: son las gldn- dulas azilares, las glindulas ceruminosas y las gléndulas de Mots. Las primeras son de tamatio considerable, pues su glomérulo aleanza hasta cuatro milimetros y su tubo exere- tor mide de 1 a 2 décimas de milimetro de didmetro. Las segundas segregan una subs- APARATO TEGUMENTARIO 13 tancia amada cerumen y estén situadas en la piel del eondueto auditivo externo, des- emboeando sus canales exeretores en los folfeulos pilosos de la misma; esta relacién pue- de perderse més tarde, abriéndose entonees dichos canales directamente en la piel. Su tubo exeretor es rectilinco, corto, ya que atraviesa una delgada capa de piel. El cerumen -es una materia amarillenta, amarga y untuosa que pierde su blandura al contacto del aire, tomando el aspecto de cera solidificada, ati é le-les-parp: ades-y-s- canal exeretor desemboca en los espacios que quedan entre cada dos pestafias; no son propiamente glomerulares sino tubulares y parecen més bien glindulas sudoriparas em- brionarias aunque por su estructrra son semejantes a las adultas. Acteiola Vena papilac papilar Papita Deemis Arteriola de la decmis 2 ZA Sy a FIG, 8, ARTERIAS Y LINFATICOS DE LA PIEL, CIRCULACION E INERVACION DE LA PIEL La eireulacién sanguinea es distinta cn las regiones diversas del organismo, lo que expliea las variaciones de color y aun la predisposicidn que para eiertos padecimientos presentan algunas regiones de la picl. Sin embargo, las disposiciones de las arterias cuténeas es més 0 menos uniforme. An- tes de llegar a la dermis, forman una red hipodérmica de donde parten ramos que pe- netran en la dermis, dividiéndose en arborizaciones cénicas, euyas bases corresponden a Jas de las papilas, Cada arborizacién se anastomosa con las redes papilares adyacentes y produce en plena dermis ramitos colaterales para las gléndulas sudoriparas y sebdceas, asi como para los folfeulos pilosos. 14 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Al nivel de cada papila entra una artevia y sale una vena, Ambas son a veces rectilt- neas, pero mas frecuentemente se entrelazan en forma de ocho, mediante un eapilar, que Fic. 9. CorPUSCULO DE PACINI. en el vértice de la papila adopta Ja forma de asa. (Fig. 8.) Existen también con frecuencia redes hipodérmicas in- dependicntes de Jas intradérmieas. Se forma entonces una doble red, verifiedndose el enlace subdérmico mediante grue- Sos troncos que aseguran una circulacién répida; tal sueede en Ja pared del abdomen y en el euero cabelludo, Las venas que nacen en las papilas, después de formar ja red venosa subpapilar, recogen los afluentes de los folicu- los pilosos y de las glindulas de Ja piel y van 2 desembocar a las venas subeutaneas. Los Tinfaticos se inician en Ja base de las papilas por una red subpapilar, donde desemboea un linfdtico central por cada papila; este vaso linfatico no abarea toda la altura 6 la-papila, sino. solamente sti. mitad basal De Ja red subpapilar parten numerosos troncos linfé- tieos de calibre variable que van a desembocar a los linfati- eos sbeutineds, que a su vez Hevan Ja linfa a los ganglios linfatieos: superficiales de} -organismo- Los nertiias son nurnerosos en. la piel, Unos terminan en el. tejido conjuntivo ‘subentinco, mientras otros penctran en la dermis, acabando en ella o continnando hasta la epi- dermis. Tas terminaciones nerviosas subculdneas comprenden los corpisculos de Pacini, de forma ovoide, opalinos, de 1 a 5 milimetros de longitud, que se encuentran distribuidos en easi Ja totalidad de la piel, siendo mas abundantes en los dedos, sobre todo en la tercera falange (fig. 9), y los corpisculos de Ruffini, situados en la cara profunda de la dermis o en la profundidad de la epi- dermis; son de forma cilindriea o fusifor- me, de tamafio variable, y se hallan dise- minados, como los anteriores, en todo el tegumento, aunque son més abundantes en la palma de la mano y en la planta de los pies. Las terminaciones nerviosas intradér- micas eonstituyen fibras nerviosas bastante tenues que se pierden entre los elementos anatémicos mediante ramifieaciones li- bres, o bien yan a terminar en los cor- piisculos de Meissner, que forman pequefios aparatos sensoriales a los que se ha dado ek nombre de corpisculos del tacto (fig. 10); se encuentran exclusivamente en los dedos, por su cara palmar, sobre todo en la yema, tanto de las manos como de los pies, donde generalmente se alojan en las papilas dérmicas. Cada papila es oeupada casi totalmente por el corptiseulo nervio- so, el eual no rebasa su vértice y cuya base queda al nivel de la membrana basal. Un corpisculo de éstos esté compuesto de fi- Fibsitia nerviosa FIG. 10, CORPUSCULO DE MEISSNER. Papita décmica APARATO TEGUMENTARIO 15 bras nerviosas mielinieas que se arrollan unas sobre otras, del vértice a la base, lanzando ligeras prolongaciones a los lados y terminando hacia su regidn central, donde se obser- va un eje granuloso. Red, neeviosa epidéemica ‘apa epitelial edenea Lamina eldstica Fibra nerviosa con sus terminaciones Fibea neeviosa con epidérmicas sus 1erminaciones epidéemicas Dermis FiG. 11, TERMINACIONES NERVIOSAS DE LA PIEL. Las terminaciones libres van a parar a las glindulas, perdiéndose en sus paredes, a los folieulos del pelo, a los misculos ereetores de éstos, a los vasos sanguineos y linfi- ticos, formando, como ellos, redes nerviosas subpapilares. (Fig. 11.) La inervacién vegetativa de la piel le Hoga por medio de los plexos periarteriales y acompafiando a las terminaciones de los nervios raquideos. CAP. 4 OSTEOLOGIA La Osteologia es la parte de la Anatomia que estudia el sistema formado por los hue- sos. Para estudiar los huesos se utilizan esqueletos o piezas sueltas, EB] esqueleto de estudio puede ser natural o artificial, Es natural cuando los huesos estan unidos entre sf, conser- vando sus elementos naturales: ligamentos, cépsula, sinovial, meniscos, ete. Estos érga- nos artieulares tienen el inconveniente de perder répidamente su forma y consisteneia y ademds no permiten.ver las superficies articulares. Por eso, en el estudio de la Anatomia se usa de preferencia el esqueleto artificial, el cual presenta los huesos unidos entre si por medios artificiales (alambres, goznes, ete.), ¥.cuyas piezas imitan, mediante esos ar- tificios, log, movimientos naturales de: las articulaciones. EL esqueleto desariiculado és un esqueleto artificial en que eaia hueso sé halla s¢- parado del adyacente, conservando ambos sus posiciones respectivas y permitiendo el es- tudio de las superficies de contacto. La preparacién de huesos y esqueletos artificiales requiere caddveres de individuos en- tre 25 y 30 afios de edad. Se despojan de todas sus partes blandas con los instrumentos ha- bituales de diseecién; la caida de las insereiones tendinosas y de los ligamentos se facili- taré por medio de la legra. Conseguido este objeto, se ponen los huesos en una solueién saturada de cloruro de eal, o bien se sumergen durante 10 6 12 horas en peréxido de hi- drégeno al 50%. Posteriormente son trasladados a una solueién de eal comin donde per- maneeen durante 10 6 15 dias y se exponen al sol, sobre un lienzo, durante 20 6 30 dias, eambidndose de posicién eon freeuencia para conseguir una desecacién uniforme. Cuando se tiene prisa, en vez de macerar el esqueleto, se somete a una corriente de agua a alta presién, lo cual precisa un sistema de tubos y Haves especiales. Después de 2 6 3 dias de esta operacién, se perforan las extremidades y aun el cuerpo de los huesos largos, haeiéndoles pequefios orificios que permitan el paso del agua. Esta arrastrard la sangre ¥ Ja grasa que contienen. Posteriormente se introducen en agua con cloruro eéleico a sa- turaeién, para lo eval se ponen en agua trozos de cal viva, removiéndose constantemente, aunque después se precipite gran parte de la sal cdleica, Esta solucién se renovaré cada 2 6 3 dias. Pasada una semana se pucden someter los huesos a la desecacién solar o arti- ficial, quedando en condiciones de ser unidos para formar el esqueleto artificial. Los huesos del eraneo requieren preparacién especial para su aislamiento. Se extrae por el orificio occipital la masa enceféliea y se pone el créneo a macerar durante 2 6 3 meses, Una vez despojado de sus partes blandas, se procede a la desarticulacién de los huc- sos, cosa no muy féei} en los erdneos de los viejos, por lo que se aconseja la eleccién de los individuos de 18 a 25 afios. Introduciendo en el interior del erdneo por el agujero occipi- tal semillas de maiz, garbanzo o haba, hasta Ienarlo, y afiadiendo luego agua caliente du- rante varias horas, las semillas se hincharén produciendo la desarticulacién deseada. La separacién de las piezas éseas se completaré por medio de las pinzas y de 1a cizalla. Los huesos de la cara y los que integran las érbitas oculares, podran separarse de igual manera, siempre que se logre obstruir los orificios de comunieacién de sus cavidades. Pero, en todo esto, la maceracién prolongada, aunque en mayor tiempo, daré buenos resultados, El estudio de la Osteologia en huesos humanos se comenz6 en el siglo x1v por Mon- DINI, pero, en rigor, no fue sino hasta el siglo xvr cuando dichos estudios aleanzaron la perfeceién debida. Los médicos antiguos se ejereitaban en huesos de animales, aunque 16 OSTEOLOGIA 17 cuatro siglos antes de la era eristiana iniciaron la diseeacién de eadaveres algunos médi- cos griegos, como Heropaiius y Erasisrrato. El esqueleto humano arreglado para su estudio no fae conocido sino hasta ol seanndo siglo de Ja era actual en la Escuela de Alejandria, a donde concurrian los médicos de to- dos los paises civilizados de aquella época para admirar esquoletos preparados defectuo- samente. Tan raros cran en los tiempos antiguos los esqueletos naturales, que el mismo GaLENo se sirvié de huesos de animales para el estudio de la Osteologia. En 1673, SmM6N Pavtut, médico danés, prepard esqueletos sometiéndolos a la aceién de la intemperie (nieve, Ilavia y rayos solares) sobre el techo de su easa, durante algunas semanas, hasta que se desprendian sus partes blandas. A continnaciin los cubria de arena para lograr, segiin él, la absoreién de la grasa y de la médula. Mas tarde, el mismo médi- co propuso la maceracién on agua tibia por algunos dias y la accidn subsiguiente, durante 10 6 12 meses, de un baiio de lejia de sosa, cal viva, alumbre y cenizas de madera. Como ya se ha’ dicho, la Osteologia se oeupa del. estudio de los buesos, que son las. piczas duras ¥ resistentes, de-un color més 6 menos blanco, que unidas entre si constitu. yen el esqueleto, sostén de todas las partes’ blandas. del ‘organismo: DESARROLLO Y CRECIMIENTO DE LOS HUESOS Recihe el. nombre. de osteogénesis uw osificacidn el. conjunto de fénidmenos histoldgicos, fisioldgicos y anatémieos que condueen a la formacién y erecimiento de los huesos hasta que éstog aleanzan la morfologia y constitucién que presentan en él’ adulto. Los huesos inieian su formacién de tres maneras: 1%, en medio conjuntiv dio cartilaginoso; y 3°, en medio peridstico, El proceso de osifieacidn en medio conjuntivo y cartilaginoso pasa por una fase preparatoria que se manifiesta por la aparicién de fibrillas conjuntivas que no son sino Ja materia coldgena, alrededor de las cuales se agrupan eélulas conjuntivas o trabéeu- las cartilaginosas que mas tarde son las trabéculas de la osificacién, que es la segunda eta- pa del proceso y que consiste en la impregnacién de los elementos de estas trabéeulas por una substancia predsea denominada oseina, resultante de las sales caledreas que llevan Jos vasos sanguineos y que es depositada en el interior de las eélulas, inieidndose la apa- ricién de osteoblastos u osteocitos produciéndose la transformacién del eitoplasma que de Daséfilo pasa a ser acidéfilo, cayo eambio se va haciendo progresivo, de tal manera que las trabéculas calcificadas se superponen paulatinamente constituyendo asi el crecimien- to del hueso. En cualquier caso los procesos de osificacién se deben a la actividad de capas de eélu- Jas embrionarias, muy vascularizadas, que se hallan en relacién con las membranas fibro- sas indicadas; reeiben esas eapas ef nombre de capas ostedgenas. Las fibras de las membra- nas fibrosas sirven de trabéculas directoras del proceso de osificacién, tanto en la forma- cién de huesos de membrana como en el crecimiento en grosor de los huesos de eartilago. En todos los casos la capa osteégena emite yemas, en forma de tubos irregulares, en euyo centro se encuentra un vaso sanguinco. Cuando se trata de la formacién de un hueso de cartilago, las células embrionarias de las yemas que tienen marcada actividad fagocita- ria, van reabsorbiendo a su paso la substancia eartilaginosa y las células del cartilago pri- mitivo. La osificacién propiamente dicha comienza por la eolocacién de las células embrio- narias (los futuros osteoblastos) en las yemas en eapas concéntricas, eomenzando por el e terior, alrededor del vaso sanguineo central. Entre las eélulas embrionarias se va deposi- tando la substancia ésea, constitnida por una mezela de osteina y de sales calizas, En con- secuencia cada yema de la capa ostedgena origina un sistema de Havers. Al principio los diversos sistemas de Havers permanecen, en los huesos de eartilago, separados por subs- tancia cartilaginosa, pero ésta no tarda en inerustarse de sales ealizas y transformarse en substancia ésea. Los cartilagos embrionarios que han de formar los huesos de cartilago tienen ya la forma aproximada de éstos. Derivan de porciones de tejido conjuntivo embrionario. Por 2, en me- 18 TRATADO DE ANATOMIA RUMANA ello se diee que el esqueleto de este tipo pasa por tres fases 0 estados: estado mucoso o conjuntivo, estado cartilaginoso y estado éseo o definitivo. Se da el nombre de centros 0 puntos de osificacién a los lugares donde ésta comienza y de donde va irradiando el proceso de osificacién en las membranas conjuntivas o en los eartflagos primitives. El niimero de dichos centros, su distribueién y época de aparicién en la vida del individuo tienen execpeional importancia en Jos estudios de Anatomia Comparada de los vertebrados de esqucleto éseo, asf como en las investizaeiones de Mo- dicina Legal. En Ios eartilagos que han de originar huesos largos la primera manifestacién de la osificacién se produce al formarse hacia Ja parte media de la diafisis un anillo dseo su- perficial que va engrosando hasta aleanzar el centro del cartilago, al mismo tiempo que erece en direccién a ambas extremidades, Poco después, en una de las epffisis del eart{- lago aparece un nuevo punto de osifieacién que aumenta con mayor rapidez hacia la su- perficie, antes de aleanzar la cual el proceso de osificacién se detiene dejando en Ja mi: ma una delgada capa de cartilago primitive, Mas tarde. se origina otro punto de. ositiea- cién en la epffisis opuesta’ que.creee de-manera: andloga. Las tres zonas dseas asi forma- das, una targa o diafisaria y dos casquetes. epifisarios, perinanccen separadas durante: un tienijio mas. 6 merios largo por dos discos ‘cartilaginosox Ilamados cartilages de. conjugu- cién.o eartilagos diafisoepifisario: ‘Los eartflagos' de conjugacién tienen una superficie cpifisaria: y otra diafisaria que pueden. estar erizadas de. sali¢ntes.o ser mds:o menos lisas. Poseen’ un, espesor, variable que fluctia entre 3 y 4 mm_y. se aprecian’ con’ claridad en: Jas obseryaciones radiogral cas. En los cortes longitudinales del hueso, dicho cartilago presenta ina delgada capa epi- fisaria de cartilago hialino. de color griséeeo y aspecto granuloso; por debajo de ésta se observa otra capa estriada, constituida en su mayor parte por eartilago degenerado por la invasién de abundantes yemas ostedgenas (zona de degeneracidn); finalmente, ya en la superficie diafisaria, se enenentra uma capa caracterizada por abundantes depésitos de substancia ésea (zona de osteogénesis}. El papel fisiolégico de los eartflagos de coujugacién es muy importante, pues por un lado mantienen unidas didfisis y epifisis y por otro lado su actividad produce el ereci- miento en longitud de los huesos largos, por lo que se les ha denominado también carti- lagos de crecimiento. En efecto, Jos condroblastos que forman el eartilago de eonjusa- cién proliferan activamente por lo que ticnde a aumentarse el grosor del eartilago, pero al mismo tiempo sus superficies, especialmente la diafisaria, van siendo invadidas por los procesos de osificacién. El resultado cs que el ecartflago conserva aproximadamente el mismo grosor, en tanto que la diifisis aumenta continuamente en longitud. Cuando los eartilagos de conjugacién, sin un aumento cn grosor proporcional, son invadidos por los procesos de osteogénesis, termina el crecimicnto longitudinal del hueso. La osifieacién de los cartflagos de conjugacién y por consiguiente la suspensién del erceimiento longitudinal de los huesos correspondientes es variable scgiim los esos de que se trate, pero se verifica comtinmente entre los 15 y los 25 afios de edad. No obs- tante, ese fendmeno puede realizarse mds precoz o tardiamente cuando existen ciertas perturbaciones endocrinas 0 metabélicas. Medulizacién del hueso. A medida que se desarrollan tas trabéeulas dseas en el hue- so endocondral, traténdose de hucsos largos, se verifica en su parte central una reabsor- cién osteoclistica, mediante yemas conjuntivovasculares, que termina por formar cavida- des. Estas crecen, tanto en sentido transversal como longitudinal; en este dltimo sentido aleanzan hasta las cereanias del eartilago de eonjugacién. El resultado de estos provesos es la constitucién del canal medular, oeupado por la médula dsea. (Fig. 12.) Generalidades acerca de los centros de osificacién, Como ya se indies, todos los huesos se desarrollan a expensas de puntos de osificacin primarios; algunos, a expensas de un solo punto, como el parietal, la rétula y los huesos del carpo; y otros, como Jos hucsos lar- gos, a favor de un punto de osifieacién para la didfisis y otro para cada epifisis. Muchos de cllos completan su desarrollo mediante puntos complementarios que originan las apéti- OSTEOLOGIA 19 sis, espinas, erestas, como suecde con los trocdnteres del fémur y las tuberosidades del Wnimero, euya aparicién se hace tardiamente y después del nacimiento. La aparicién y desarrollo de estos puntos de osificacién no se realizan forzosamente en la misma época para todos los individuos, pues a veces su aparicién es precoz y otras veces tardia, Aun- que en esto la herencia tiene gran importancia, como se observa en las diversas razas 0 en la herencia famitiar. Ex indudable que las secreciones endocrinas, sobre todo los pro- duetos de las génadas y de la glindula tiroides, influyen sobre los fendmenos sefiala- dos; tampoco deja de tener importancia en Jos mismos la aecién de las perturbaciones metabélicas, sobre todo las relacionadas con la accién fisiolégiea de la vitamina D. Superticie articular Superticie articular Cartitago de creci« miento site Panto + Geer. seciundario miento epifisacio: Cartilago de» Cartilago crecimiento de crect- miento 5 Médula Médula Gsea sea Médala Osea Cartilago de crect- miemto Costra co inicial Cartitago de crect+ Cartilago de miento imiento, Exbozo Cartilago de Punto. Punto cartilaginoso crecimiento: secundario secundario epifisario epifisario FIG. 12. DESARROLLO Y OSIFICACION DE UN HUESO LARGO. Enunciadas por diversos autores, existen una serie de reglas a veces mal llamadas leyes, puesto que tienen diversas excepeiones, a las que parece sujetarse al desarrollo de los huesos, La explicacién de muchas de estas reglas y de sus anomalias se encuentra en los estudios de Anatomia Comparada de los vertebrados y es resultado del origen comin de estos seres y su ulterior evolucién orgénica, A-los tratados correspondientes remiti- mos al lector que desee mayores detalles. Las reglas a que nos referimos son las guientes: 1* Simetréa, Los huesos medianos suelen ser en su origen dobles y se desarrollan mediante dos puntos simétricos que realizardn su soldadura al nivel de la linea media. Tal sucede con et frontal, el occipital, el maxilar inferior, el esternén, ete. Por lo me- hos parte de los euerpos vertebrales quedan fuera de esta regla. 2+ Eminencias. Las eminencias de los huesos suelen desarrollarse a expensas de pun- tos complementarios, como sucede con el acromio, apéfisis coracoides, troednteres, ete. Es ta regla tiene todavia mis excepciones que la anterior, 3* Cavidades. Las eavidades de los huesos resultan’ generalmente de la yuxtaposicién, euando menos, de dos piezas éseas, como sueede con la eavidad eotiloidea, la hendidura 20 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA esfenoidal, el conducto auditivo externo, la gran cavidad sigmoidea del etbito. El con- ducto auditive interno hace exeepeién a esta regla. Otras reglas, aplicables al desarrollo de las epifisis, pueden resumirse del siguiente modo: 1° Los puntos epifisarios aparecen mds precozmente cuando estén destinados a adquirir mayor volumen. (Sappey.} Ast sucede con el fémur, cuyo punto epifisario in- ferior 0 condileo aparece antes que el punto superior o de la cubeza. 2° En las extremidades artieulares de los huesos largos el punto cpifisario que apa- rece primero es el correspondiente a la extremidad euya funeién es mas importante. (Ju- lien.) Esto sucede, por ejemplo, en los metatarsos y los metacarpos. 3° En los huesos largos la epifisis que se suelda primero es aquella hacia la cual se dirige el condueto nutrieio del hueso. (Verard:) 4° En los huesos de una sola epifisis (monoepifisarios), como la elavieula, el con- dueto nutricio se aparta del extremo que erece mds rapidamente, Crecimiento de los hucsas. [03 huesos erccen en longitud a expensas de su eartilago de conjugacién. Este Zendmeno sé realiza,.como ya se indicd, prineipalmente del lado diafi rio, aunque del lado de la epifisis también hay cierto exeeimiento, pero en menor proporeién: El crecimiento en espesor se’ verifica. a expensas’ del -periostio. El crecimiento éseo es mayer en. los puntos donde hay: menos presién y.menor donde existe mayor presién. (Delpech.} En. conseeuenicia, ¢l: crecimiento en longitud de an hueso largo estard en -ra- ain: inyersa de las: presiones’ que sufre el cartilago ‘de eonjugacién. Desde el punto de vista patolégico, durante la-osifieacién, es preeisamente en la regién correspondiente a di- chy eartilago donde se Tocalizan Jas. principales deformaciones dscas. que se presentan en algunas enfermedades eomo el raquitismo. La soldadura diafisoepifisaria se realiza en distintas fechas para cada hueso, y tra- tandose del mismo hueso, la fecha puede variar segiin los individuos, Los detalles, tanto del crecimiento del hueso como de la soldadura diafisoepifisaria, se ven con toda claridad por medio de la radiografia. El desarrollo y el crecimiento del créneo se realizan primitivamente en membranas donde apareeen Jos puntos primarios de osificacién. La unién de unos huesos con otros es muy tardia, aun después del nacimiento. En realidad, permanceen unidos bastante tiempo slo por continuidad membranosa, lo que explica la adaptacién de la capacidad eraneal al volumen del eneéfalo. El erceimiento gencral del individuo esté en intima relacién con el crecimiento del esqueleto, es decir, que existe relacién intima y arméniea entre el crecimiento éseo y el desarrollo de las partes blandas. Algunos hechos relativos al crecimiento general pue- den resumirse de la siguiente manera: 1° La talla del individuo se debe principalmente al desarroilo de los miembros in- feriores antes de la pubertad, y al del troneo después de la pubertad. El individuo ere- ee sobre todo en longitud antes de la pubertad y en grosor después de ella; esto es debi- do a que el crecimiento es predominantemente 6seo antes de la pubertad y muscular des- pués de la misma. 2° Los huesos largos crecen en longitud y grosor alternativamente y no de modo si- multaneo, es decir, durante los periodos de reposo del alargamiento erecen en espesor y viceversa. 3° Se puede dividir el aumento de la talla del individuo en tres etapas: en pri- mer lugar, del nacimiento a los 6 afios; en segundo Iugar, de los 6 a los 15 afios, y finalmente de los 15 afios a la cdad adulta. En general, el recién nacido a término de- be medir alrededor de 50 em, debe doblar su talla a los 6 afios y aleanzar 1.50 m a Jos 15 afios. Ley de las simetrias. Se refiere prineipalmente a los miembros y dice que hay ma- yor desarrollo en relaeién con el hiperfuncionamiento como se observa para el miembro superior en los zurdos 0 en derechos. El crecimiento del esqueleto y el erecimiento en general, est4 sujeto a diversos facto- res: primero, los factores endocrinos que cuando no hay funcién arméniea de Jas hormonas ejerceré su influencia la predominante; y cs asi cémo cuando la hipéfisis domina, el ere- OSTEOLOGIA 21 cimiento es rapido y aleanza magnitudes mayores que Ja normal, aunque entonees su in- fluencia Hega a disminuir el desarrollo de los érganos genitales y al contrario, enando las hormonas de las génadas predominan, la madurez del esqueleto, de la Jaringe y de todo el encrpo se realiza precozmente disminnyendo Ja estatura del individuo y aumentando en eambio su grosor. Igualmente tiene gran influencia en el desarrollo del individuo duran- te la nifiez, ol timo; y durante la nifiez y la adolescencia la tiroides y la parativoides, Se- gundo, Tactores extriiseeos en los que se ¢uentan principalmente perturhaciones metabéli- cas por la earencia de algunos elementos de la alimentaeién, que como las hormonas, en cantidades minimas ejerecn una gran influencia en el metabolismo de los diversos alimen- tos, asi como su aproveehamiento, Son éstas las vitaminas; y a propdsito del esqueleto, prin- cipalmente la vitamina D, euyo papel principal es favorecer la fijacién del ealeio en los bnesos y én los dientes desempefiando un papel, antirraquitico. Tiene influencia im. portante también la vitamina A, ¢l complejo B y la vitamina ©, cuyo papel se man fiesta cn Ja integridad del eoldgeno y-en la realizagién de wna funcidn sincronizada sobre cLembrién a través dela fisiclogia materna, CONSTITUCION GENERAL DEL FSQUPLETO Examinando el esquéleto, Hama’ la -ateneién, en primer lugar, una columna dsea 6 fuada on. li Tinea ‘media y planio posterior del. trongo. formada por la superposicisn de huesos. similares (vértebras). En su extremidad: superior ese eje dseo se ensaneha ‘consi- derablemente para formar el eraneo, micntras en su extremidad inferior sc estrecha para terminar en el céccin. (Figs. 13.y 14.) ‘A los lados de Ja parte media de dicha co!umna, se desprenden unos arcos dseos (‘cos- tillas), cuya extremidad anterior va a fijarse por medio de cartilagos al esterndn, cousti- tuyendo wna verdadera caja, Hamada térar. Su parte superior esta limitada a cada lado por dos hucsos, omdplato y clavicula, que constituyen la eintura tordeiea. De ésta parten, a ambos lados, una serie de huesos articulados entre si, que constituyen cl esqueleto de los miembros superiore Yn la, parte inferior de la columna vertebral se articulan, uno a Ja dereeha y otro a la izquierda, dos huesos planos y grandes que constituyen la eintura pélviea o pelviana, a euyos Jados se implantan los huesos que forman el esqueleto de los miembros inferiores. El esqueleto del individuo adulto esté formado por 208 huesos, sin contar los hucsos supernumerarios Hamados huesos wormianos del crineo y hucsos sesamoides, situados en los pies y en las manos. ‘Al estudiar los huesos se debe distinguir su dircecién absoluta, que es la que tienen aisladamente, sin relacionarlos con los planos del cuerpo. Por ejemplo, la tibia, el evibito, al radio, ete., son huesos rectilineos; por el contrario, las costillas son eurvilineas, pre- sentando una torsién sobre su eje longitudinal. En cambio su direecién relativa os la que presentan en el esqucleto cuando se coloca éste en la posicién indieada mis airas, y resulta de relacionar los huesos correspondientes con los siete planos deseritos. Segiin lo que ante- cede, ol fémur es un hueso mas o menos rectilieo, con una ligera coneavidad por su la- do interno (hacia el plano sagital), y dirigido de arriba abajo y de fuera adentro La configuracién exterior de los huesos se ha estudiado comparindolos a diversos cuerpos con los que presentan semojanzas. Pero estas comparaciones se multiplicaron tanto, que sélo sirvieron para embrollar ¢l estudio de la Anatomia. Por eso, se ha acor- dado compararlos con formas geométricas y clasifiearlos, atendiendo a su forma gene- ral, en tres grupos: 1 Huesos largos, en los que un eje, el longitudinal, predomina sobre los otros dos Los huesos de esta clase estin constituidos por un euerpo o didfisis que termina en ambas extremidades por formaciones més 0 menos volumninosas 0 epifisis. 2° Huesos cortos, en los que Jas tres dimensiones son mds o menos iguales, como sueede con las vértcbras, los huesos del earpo y los del tarso. 3° Huesos planos, cn los que dos de sus dimensiones predominan sobre la otre, pre- sontando generalmente dos caras y dos 0 més hordes. 22 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Algunos autores agregan un euarto tipo de huesos: huesos irregulares, como el es fenoides, las vértebras, ete. La deseripeién de un hueso comenzaré por su forma, sus caras, sus bordes y sus extremidades. Pero tanto en el cuerpo de un hueso como en sus extremidades, se pre- sentan aecidentes de diversa indole, que se deseriben @ continuacién. { Craneo Cabeza Esterndn Hiimero Metatarso Dedos FIG. 13. ESQUELETO VISTO DE FRENTE. Las eminencias 0 apéfisis son salientes de forma muy variable. Pueden ser articula- evs, que sirven para la articulacién de otros huesos, y no articuleres, cuya forma, muy diversa, da origen a tuberosidades, gibas, espinas, erestas, ete. En Ja superficie de Jos huesos también existen cavidades. Unas son articulares y sirven para contener las eminencias de otros huesos, y otras son no articulares, Entre Gstas hay varias clases: 1%, cavidades de insercién, que como su nombre indica, sirven COLUMNA VERTEBRAL 23 para dar insereiéu a miseulus o tendones; 2°, cavidades de recepcién, que se presentan ba- jo forma de canaladuras 0 surcos para eontener tendones 0 vasos sangufneos, o bien, hajo forma de fosas que albergan érganos, como los globos oculares o los ldbulos cere- helosos, ete.; 3°, cavidades de ampliactén, que comprenden los senos y las celdillas alhue- cadas un diversos huesos. Parietal Occipital ‘Columna vertebral Oméplate Hemera ‘Columnng veriebral FIG. 14. ESQUELETO Visto Por DETRAs. Hay ademuis, en los hucsos, orifiedos y canales dscos; los primeros dan paso a for- macioneés nerviosas o vaseulares, comprendiendo los orificias y conductores nutricios que se enenentran en los huesos largos, adoptando en el miembro superior una trayectoria con- vergente hacia el codo ¥ en el miembro inferior diyergente desde la rodilla. 24 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Por Ultimo, sc estudiardé en los huesos su conformacién interior o arquitectura, En este respecto, estén formados por diferentes variedades de tejido sco, a saber: 1%, tejido compacto, constituido por Jaminillas éseas aplicadas fuertemente unas contra otras sin dejar espacios; 2°, tejido esponjoso, integrado por Jaminillas éseas de direecién variable, comprendiendo entre ellas espacios o cavidades de tamafio diverso que contienen tejido medular (médula roja); y 3°, tejido reticular, que difiere del anterior por posecr entre sus laminiilas espacios de mayor magnitud (fig. 15). La disposicién y la eantidad de estas diversas clases de tejidos en. Jos huesos varfan segtin la resistencia que deban soportar cada uno, Igualmente, es diversa la direceién que Tejito adoptan las liminas de tejido compacto para esponjoso formar bandas, areos o puentes, cuyo objeto es presentar el maximo de resistencia a las fuerzas. que sobre ellas acttian. Todas estas va- riaciones imprimen. una fisonom{a. particular Tejido reticulata la arquitectura ‘de eada Tiueso. Los huésos Jargos tienen las didfisis. formadas por tejido » eompacto que rédea al condueto medular relle- no porlamédula amarilla, én tanto que las epifisis estan constituidas. prineipalmente por [}—Tejido compacta” tejido esponjoso, Tos hucsos planos tienen dos capas’de tejido eompacto que limitan una in- termedia de tejido. esponjoso. Finalmente, los huesos cortos tienen estructura parecida a las epifisis de los largos. El estudio de la composieién quimica y de la estructura histolégiea de los huesos ¢o- rresponde a otras diseiplinas bioldgieas, por lo cual no sera abordado en esta obra. Sdlo meneionaremos de paso que todas las piczas del esqueleto estan envueltas en wna membra- na fibrosa de espesor variable, de color blanco amarillento, Hamada periostio. Dicha membra- : na desempefia importantisimo papel en cl pro- \ eeso de osificacin, tanto fisiolégico como pa- \-— Tejido compacio tologico. Otra membrana semejante pero mis delgada, eubre la superficie del canal medular, es el endostio, Tejido reticular COLUMNA VERTEBRAL La columna vertebral o raquis esté for- mada por la superposieién de treinta y tres 0 treinta y cuatro huesos cortos, Namados vér- Tejido tebras, que forman un estuehe a la médula es- espanjoso pinal. Situada en la parte posterior y media del tronco se distinguen en ella cineo partes o regiones: cervical, dorsal, Lumbar, sacra ¥ Fic. 15, CORTE LONGITUDINAL Y TRANSVERSAL — Cocefgea. Del total de vértebras, siete son cer- DE LA TIBIA. vieales; doce dorsales; cinco lumbares; cineo saeras, ¥ cuatro o cinco eoecigeas. Las cerviea- les, dorsales y larmbares permanceen independientes unas de las otras; las saeras ¥ covet. Diailisis Conducto medutar *— Tejido compacto Epitisis, inferior geas ce unen’ para formar, respectivamente, el sacro y el c6ecis, Todas las vértebras tienen una serie de caracteres comunes, en tanto que otros de fos caracteres que presentan son particulares a las de cada regidn, COLUMNA VERTEBRAL 25 CARACTERES COMUNES A TODAS LAS VERTEBRAS Una vértebra esta constituida por una masa ésea o cuerpo, més o menos eilindrico, que ocupa su parte anterior; de esa masa se desprenden en las partes laterales de su cara posterior dos columnas anteroposteriores Hamadas pedéculos, los que comunican el cuerpo eon una serie de salientes llamadas apéfisis transversas, apéfisis artieulares, apdfisis cs- pinosas y laminas vertebrales. Entre estos tiltimos y el euerpo vertebral queda un amplio orifieio, que en unién de los de las otras vértebras, forma un conducto aproximadamente cilindrico 0 conducto vertebral. Dentro de esta especie de tubo se aloja Ja médula espinal. Cuerpo vertebral. Es mas o menos cilindrico, con su su- perficie exeavada en sentido verti¢al en sus earas laterales y anterior, en tanto que'su par- te. posterior est4 ligcramente excavada. transversalmente pa- ra. constituir él. conducto. ra- quideo, Las bases del cilindto,-.°pécory 0 caras superior ¢ inferior del. ', costales cuerpo, son'horizontales y algo: " géncavas,pues ‘su periferia es.” Apatisis més saliente que el centro; pre- © fransversa sentan miiltiples orificios ha- cia esta tiltima parte, mientras In periferia esta constituida por tejido compacto. (Fig. 16.) ‘Agujero vertebral. De forma que varia de triangular a casi circular, esté constitui- do por la cara posterior del euerpo vertebral hacia delan- te, por la cara interna de los FIG. 16. VERTEBRA DORSAL VISTA POR ARRIBA, pedieulos a los lados, y por la cara anterior de las laminas vertebrales y la base de la apéfisis espinosa por detrés, en su unién con Jas liminas. ‘Apéfisis espinosa. Es un saliente més ancho por delante (base) que por atrés (vér- tice), situado en la linea media y en la parte posterior de la masa apofisaria, a la que se une por su base dirigiéndose después hacia atras y hacia abajo. El cuerpo de esta apétisis posee dos caras laterales que contribuyen a formar el canal vertebral; un borde superior, mas o menos afilado, y un borde inferior, més ancho que el superior. (Fig. 17.) Apéfisis transversas. Son en niimero de dos y estan situadas una a cada lado de Ja masa apofisaria, dirigiéndose transversalmente hacia fuera. Para su estudio se distinguen en ellas: dos earas, anterior y posterior; dos bordes, superior e inferior; una base, por donde se unen al resto de la vértebra, y un vértice libre, Apofisis articulares, En namero de cuatro pera cada vértebra, son dos superiores y dos inferiores, simétricamente eolocadas a los lados del condueto vertebral. Las dos infe- riores se articulan con las superiores de la vértebra subyacente (fig. 18), y las superio- res con las inferiores de la vértebra colocada por encima. Laminas vertebrales. En nimero de dos (derecha e izquierda), parten de la base de la apéfisis espinosa hacia delante y afuera para unirse a las ap6fisis articulares y trans- versas. Tienen forma euadrada con una cara anierior, que consiituye parte del conducto raquideo; una posterior, que forma el fondo de la canaladura vertebral; un borde supe- rior y otro inferior, libres, y dos extremidades, interna y externa, que se eonfunden con las apéfisis dichas, (Véase fig. 20.) TTAgujero vertebral Pediculo dececho Apstisis articular superior derecha Faceta costal Apstisis, espinosa 26 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Pediculos vertebrales, Nacen de la parte posterolateral de Jos cuerpos vertebrales, confundiéndose por detris eon las bases de las apdfisis transversas y de las articulares y Pediculo Faceta articular superior para la costilla Cuerpo vertebral Faceta articular infetior para: fa costitla Escotaduca inferior Apétisis articilae inferior Apétisis articular Superior costal transversa limitando a los lados el eonduc- to raquideo. Presentan un borde supe- rior y otro inferior, més 0 menos escotados, que al ecorresponderse en cada dos vértebras contiguas forman un orificio conocido con el nombre de agujero de con- juncién. (Véase fig. 17.) Carita Apofisis Apétisis espinosa CARACTERES. PROPIOS DE .LAS VERTEBRAS DE CADA REGION Cada uno de Jos elementos constitutivos de las . vértebras. presenta en las de las’ ditersas regiones caracteres capaces por ‘si solos de diferenciarlos de. las demas. Vértebras cervicales, Cuirpo vertebral. De forma élipsoidal y. gran didmetro trans- versal, ostenta en su cara superior y en los extremos de su diametro transyerso dos sa- lientes, ganchos 0 apéfisis semilunares, que se corresponden con escotaduras de su cara inferior, (Fig. 19.) Agujero vertebral, Es de forma triangular, con borde anterior més extenso que los otros dos. Apéfisis espinosa, Corta, casi horizontal, con dos tubéreulos en su vértice. Apdfisis transversas, Ustén implantadas sobre el cuerpo vertebral y presentan un ori- fieio en su base que es el agujero transverso, por donde pasa la arteria vertebral. En su vértice poscen dos tubérculos, uno anterior y otro posterior. Apéfisis articulares, Las superiores sc dirigen hacia atras y arriba, y las inferiores hacia delante y abajo. Parten ambas de un macizo dseo situado por detras de la apdtisis transversa. FiG, 17, VERTEBRA ‘DORSAL, VISTA LATERAL Léminas. Mas anchas que altas, se di- rigen oblicuamente de arriba abaju y de adelante _atras, Pediculos, Se wnen al euerpo verte- bral, més ceren de la cara superior que de la inferior, por lo cual la eseotadura infe- rior resulta més amplia que la superior Vértebras dorsales, Cuerpo verte. bral, Es casi cilindrico, eon sus caras ante- rior y laterales exeavadas yertiealmense ¥ su cara posterior exeavada en sentido transversal, Presenta como cardcter distin. Cuerpo Pediculo vericbrat Apsfisis articulares superiores Apéfisis teansversa Apstisis transversa Tubérculo accesorio Apéfisis articutares inferiores Fic, 18. VERTEBRA LUMBAR, VISTA LATERAL. tivo, arriba y abajo de la parte posterior de la cara lateral del cuerpo, facetas ar- ticulares donde se apoyan las cabezas de las eostillas. (Fig. 17.) Agujero raquideo. Es sensiblemente cireular, Apéfisis espinosa, Mas larga que en las demés vértebras dirigiéndose hacia atris y abajo; tiene la forma de una pirdmide triangular, (Véase fig. 17.) COLUMNA VERTEBRAL 27 Apéfisis transversas. Se dirigen hacia atrés y afuera, ostentando en Ja cara anterior del vértice una superficie articular para la tuberosidad de Ja costilla correspondiente. Apéfisis articulares, Las superiores parten de la parte superior de la base Aguiero Cuerpo Apéfisis similunar de la apétisis transversa y las inferio- sransverso- res de la parte anterior de las ldminas vertebrales. Léminas. De forma euadrada, con sus didmetros, vertieales y transverso sensiblomente iguales. -. Pediculos, Se desprenden de la par- te posterolateral de los cuerpos. verte: brales, més cerea de la cara superior que dela inferior; debido a .eso su escota- dura inferior es mds profunda que la superior. Las carillas costales del enev- po vertebral avanzan ligeramente hacia atrés en la eara externa de los pediculos. Vértebras Jumbares, Cuerpo ver- tebral. Es mas voluminoso que el-de las FIG. 19) VERUEBRA- CERVICAL demas vértebras. Su diimetro transver-. : ‘80 €s- mayor que el anteroposterior, como en las vértebras eervicales, pero ne presenta ni apéfisis ni escotaduras semilunares. Hl canalo sureo transversal del cuerpo esté muy mareado en sus eatas laterales, cn tanto que casi no existé en su cara anterior, (Fig. 21.) Agujero vertebral. De fornia triangular, con los lados sensiblemente iguales. Apéfisis espinosa. HstA dirigida easi horizontalmente y es mis o menos cuadrangular, por lo que en vez de vértice presenta un borde posterior mas grueso abajo que arriba. Apéfisis transversas, Son relativamente pequefias y se les da el nombre de apéndices costiformes, por ser en esta regién los representantes de las costillas. Apéfisis articulares, Las dos supe- Aporisis ‘transversa Apétisis: articular S) superior Apétisis articular intecior Agujero vertebral Apofisis espinosa riores son en realidad eanales verticales, Apéfisis ecticulaces en tanto que las inferiores tienen la for- Cuerpo superiores ma de segmentos de cilindro. Estas es- rauideo cin vueltas hacia delante y afuera; las AA superiores, en cambio, hacia atrés y adentro. En la parte posterior y externa de las apéfisis superiores existe un tu- néreulo llamado mamilar. Otro tubéreu- lo parecido, denominado tubéreulo de Gegenbauer 0 accesorio, se halla situado en la parte posterior de la base de cada apéfisis. transversa. Léminas. De forma cuadrangular, més altas que anechas. Pediculos, Dirigidos de adelante atris, presentan sus eseotaduras infe- riores mucho més profundas que las su- periores. Estructura, Bl everpo vertebral esti formado por tejido esponjoso, reeubierto Fc. 20. VERTEBRA DORSAL VISTA POR AIRAS por tejido compacto en sus earas ante- rior, laterales y posterior; las bases sélo poscen un reborde de tejido compacto: todas las apéfisis estén formadas por tejido de esta clase y encierran en su interior tejido diploieo. ‘Apétisis transverse Liming Apétisis espinosa 28 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Osificacién. A fines del segundo mes de la vida intrauterina, aparecen simulténea- monte cn el embrién un punto primitive para el cuerpo vertebral y sendos centros de osi- ficacién para las apéfisis artieu- Cuerpo ares. Después de los 14 meses, se Agujero NS vectebral Apéfisis articular desarrollan cinco centros comple- mentarios, uno para el vértice de cada apéfisis transversa, otro para cada cara del cuerpo vertebral (dis- cos epifisarios) y una para el vérti- ce de Ja apétisis espinosa. Pedicuto: CARACTERES PROPIOS DE ALGUNAS Tubérculo VERTEBRAS. Presentan earacteres especiales que las distinguen’ de cualquiera Apofisis ransvesa’ otra vértébra, la. primera, segunda, sexti'y séptima cervicales; primera, inferior Apsiisis. . décima, wndéeima y duodécima dor- articulor. superior d sales, y quinta lumbar. Apdtisis espinose Atlas. 0° primera vértebra cervical. Bsté formada por dos ma- FiG.. 21, VERTEBRA LUMBAR, VISTA SUPERIOR. sas laterales, unidas adelante por el areo anterior y atrés por el arco posterior, quedando circunserito entre esos elementos ¢l agujero raquidco. Masas laterales, Se distinguen en cada una de ellas seis earas. La superior es edn- cava, de forma eliptiea, e on su diémetro mayor dirigido hacia delante y adentro y os- trangulada en sn tereio medio, recordando su forma a la superficie de una suela de zapa- ta; recibe el nombre de c: avidad glenotdea y se articula con los eéndilos del occipital. La cara inferior, vuelta hacia dentro, se apoya en Ja correspondiente apéfisis articular del axis, La cara externa se prolonga en la apéfisis transversa, que tiene un solo tubérculo en su vértive y presenta un agujero transversal bastante desarrollado; este orifieio se conti- _— Faceta articular para ta Arco anterior apéfisis odontoides Agujero transversal _ para ef fig. transverso Agujero Apélisis vertebral in iransversa Canal para fa arteria vertebral Arco posterior Tubécculo posterior FIG. 22. ATLAS, VISTA SUPERIOR. nti con un canal excavado en el arco posterior, por donde pasa la arteria vertebral. (Fig. 29.) La cara interna es rugosa, con un tubérenlo mas o menos mareado, que sirve de in- COLUMNA VERTEBRAL 29 sercién al ligamento transverso de la articulacién atloidoodontoidea. De las caras ante- rior y posterior se desprenden los arcos anterior y posterior respectivamente. Arco posterior Masas taterales Arco anterior Apsfisis transversa oR Tubéreilo. anterior ‘Cavitas “articutares ‘inferioves FIG, 23. ATLAS, VISTA ANTERIOR. Arco anterior. Aplanado de adelante atrés, presenta en la linea media por su cara anterior el tubéreulo anterior del atlas. Hn la misma linea media, pero por st cara pos- terior, ostenta una superficie articular, oval, de didmetro transverso mayor, que se articu- la con fa apéfisis odontoides del axis. (Fig. 23.) Arco posterior. Lleva on la linea media de su cara posterior el tubéreulo posterior del atlas. En su cara superior, en el punto de unin. con las masas laterales, presenta una. canaladura, a veces ‘transformada en verdadero orificio, por donde pasa la arteria verte- bral. Agujero raquideo. Bs muy grande, y en estado freseo queda dividido en dos por- ciones por el ligamento transverso; una anterior, donde se aloja la apéfisis odontoides, y otra posterior, mAs o menos eliptica, que contiene la médula espinal y sus envolturas. Osificacién. Se realiza mediante dos eentros primitives para el arco posterior y las masas laterales; un punto complementario origina el areo anterior en el primer afio de vida. En el atlas se insertan diversos miseulos. Asf, en el arco anterior y en su tubéreu- lo se insertan el pequefio reeto anterior de la cabeza y el largo del cuello; en el tubéreulo posterior, el pequefio recto posterior de la cabeza; y en la apéfisis transversa, el pequefio oldicuo y gran oblicuo de la ca- beza, el reeto lateral de la mis. “Apélisis odontoides ma, el esplenio y el angular del oméplato. Faceta articular pare el ‘Axis o eje; segunda vér- ligamento transuerso tebra cervical. Cuerpo del axis. En su cara superior destaca una apéfisis més o menos ci- lindriea, Hamada apéfisis odon- toides, cuya base, relativamente ancha, se continiia hacia arriba por wna poreién més estrecha 0 cuello, a la que sigue el cuerpo, que termina por una superficie convexa y rugosa o vértice. En éste se insertan diversos liga- mentos. Por delante y por de- ; tras, le apéfisis odontoides Neva Apéfisis espinosa superficies artieulares convexas Fic. 24, AXIS, VISTO POR DETRAS. que se articulan con el arco an- terior del atlas y con el ligamento transverso respectivamente. (Figs, 24 y 25.) La cara inferior del cuerpo es céneava, con un reborde anterior, continuacién de la cara del mismo Superficie _. articular Apélisis para ef atlas transversa Aguiero fransverio _ | Apéfisis articular Agujero inferior raquideo 30 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA lado, que se prolonga mas abajo de la cara inferior, De las caras laterales parten las apé- fisis artienlares, saliendo las superiores a cada lado de 1a base de Ja apéfisis odontoides. Apéfisis odontoides Cacilfa articular para ef arco anterior det atlas Caritta articular superior Apéfisis Ambas son un poco convexas y vueltas ha- cia arriba y hacia fuera, en tanto que las inferiores estén colocadas por debajo y de- trés de las apétisis transversas. Apéfisis transversas. Estas apéti son cortas, su base se halla perforada. por el agujero transverso y cada una de sus yamas se confunde con la apéfisis artien- seansverse lar. correspondiente. Agujero raquideo. Tiene figura trian. gular, con la base hacia delante. Apéfisis espinosa. Hs bastante ancha ¥ presenta una cara superior y otra infe- rior exeavadas y rugosas, siendo la eonea- vidad mas profunda en la cara inferior. Pediculos. Se eonfunden eon las laminas y, al igual que éstas, no ofreeen ningiin ea- véeter especial. Osificacién, Como todas las vértebras, el axis se desarrolla a expensas de dos een- tros de osificacién Jaterales que originan Jas iasas apofisarias y.tmo o dos centros’ para el cuerpo. Mas tarde aparecen dos centros de osificacién que, al desarrollarse, producen la apéfisis odontoides, la eval, embriolégicamente,. se considera:como el cuerpo del atlas. Aquélla no se snelda con él axis, sino’ hasta él tercero o cuarto aiio de vida. En el cuerpo del axis se inserta el miisculo largo del cuello. En su ap6fisis espinosa, el oblicuo y el reeto mayor posteriores de la cabeza, el transverso espinoso y el interes- pinoso del cuello, Por tiltimo, en la apéfisis transversa se insertan el largo del cuello, el esplenio, el escaleno posterior y el angular del oméplato. 6? vértebra cervieal. No ofrece caracteres diferenciales de importancia. Solamente el tubéreulo anterior de su apéfisis transversa es muy desarrollado y se le llama tubérculo carotideo o de Chassaignac. 7 vértebra cervical o prominen- te. Es una vértebra de transicién entre las cervicales y Jas dorsales. Presenta en la parte inferolateral de su cuerpo una pequefia faceta para articularse con la primera costilla. Su apéfisis espinosa, muy larga, de ahi su nombre de promi- nente, se inclina hacia abajo y atrés y tiene un solo tubéreulo en su vértice. La arteria vertebral no pasa por los aguje- ros que existen en la base de la apéfisis transversa, sino por el canal que jlevan éstas en su cara superior; ademés, dichas apéfisis no estén bifureadas en su vér- tiee. (Fig. 26.) 1 yértebra dorsal. Es, como la antevior, una vértebra de transicién. Sus apétisis articulares y sus pediculos pre- sentan las caracteristieas de las vértebras eervieales; en cambio las earas laterales llevan facetas costales. (Fig. 27.) 10* vértebra dorsal. Lieva una sola faéeta en la parte superior de su euerpo, donde se artieula en parte la décima eostilla, pues la undécima lo hace con la 11* vértebra dorsal. Apéfisis articular inferior Cuerpo FIG. 25, AXIS. VISTO POR DELANTE, Cuerpo Agujero transverso FIG. 26. SEPTIMA VERTEBRA CERVICAL © PROMI- NENTE. COLUMNA VERTEBRAL 11® y 12% vértebras dorsales. Presentan en su cuerpo una sola faceta para la undécima y duodécima costillas respectivamente, al par que carecen de 3h Cuerpo Apstisis semilunares ‘Apéfisis articular faceta articular en su apdfisis transver- Carilla para ‘superior sa, ya que las costillas correspondien- fe premera Apétisis tes son flotantes. La doceava dorsal di- . espinosa fiere de la onceava, porque sus apétisis articulares inferiores son convexas y vneltas hacia fuera, en tanto que las co- rrespondientes apéfisis de las vértebras dorsales estén vueltas hacia delante y son planas. Adomés, la duodécima leva tubéreulos (mamilar y aeeesorio) seme- Apéfisis articular Faceta paca ta : inferior segunda’ costilia FIG. 27: PRIMERA: VERTEBRA DORSAL, VISTA LATERAL, jantes a los que presentan las vértebras lumbares y no tiene earilla articular en la apé- fisis transversa. (Figs. 28 v 29.) 5# vértebra lumbar. El cuerpo vertebral es mas alto adalante que atras, pues si bien la eara superior es horizontal, la inferior esté fuertemente inclinada de la parte anterior a la posterior y de abajo arriba. Esta oblicuidad de la cara inferior de la 5* lumbar con- tribuye a formar el promontorio, 0 éngulo saerolumbar, al articularse con el sacro. Caritla costal Apétisis articular inferior’ Apéfisis espinosa FIG. 28. UNDECIMA DORSAL, VISTA LATERAL. Apétisis transverse VERTEBRAS SACRAS Y COCCIGEAS Las vértebras sacras estin solda- das entre si para formar un solo hueso, lamado saero, que forma junto con el céceix la parte posterior de la cavidad pelviana. Las vértebras coceigeas se sueldan también, constituyendo un so- Jo hueso que ocupa la parte mas in- ferior de la cotumna vertebral y recibe el nombre de edecix. Sacro. Esta situado en la parte posterior de la pelvis, entre los dos huesos ilfaeos y por debajo de la quin- ta vértebra lumbar. Con ésta, el sacro forma un éngulo saliente hacia delante, denomina- do promontorio o Angulo sacrolumbar, Tiene la forma de una pirémide cuadrangular aplanada de delante atras, con su base dirigida hacia arriba y su vértice hacia abajo. Cara anterior. Es céneava en ambos sentidos, pero su coneavidad es més marcada en Ja mujer que en el hombre, En la linea media se advierten les euerpos de les cin- co vértebras que forman el sacro. Dichos euerpos se hallan separados unos de otros por crestas transversales que corresponden a los meniscos intervertebrales, A ambos la- dos de las erestas se observan los agujeros stcros anteriores, en niimero de enatro de cada lado, que, como los euerpos vertebrales, disminuyen de tamafio de arriba abajo y se prolongan hacia fuera por canaladuras an- chas y profundas. Por los agujeros saeros y sus eanales pasan las ramas anteriores de los nervios saeros. (Fig. 30.) Cara posterior. Convexa de arriba aba- jo y transversalmente, presenta en la linea Caritia costat Apéfisis articuler superior Cuerpo Apétisis transversa Apéfisis articular inferior FIG. 29. DUODECIMA VERTEBRA DORSAL, VISTA LATERAL, 32 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA media una cresta que se bifurea en su parte inferior en dos columnas éseas: astas del sa- cro. Hstas astas limitan la escotadura sacra o hiatus sacralis, en cuyo vértice termina el eonducto sacro, En la eresta saera se observan cuatro tubéreulos resultantes de la fusion de las apéfisis espinosas de las primitivas piezas sacras. (Fig. 31.) Inmediatamente afuera de la cresta saera se encuentran las canaladuras sacras con- tinuacién de las vertebrales v resultado de Ja soldadura de las liminas de las vértebras sacras. Mas hecia fuera existen, a cada lado, cuatro tubérculos sacros posterointernos, que derivan de la soldadura de las apéfisis artieulares, Por fuera de dichos tubéreulos estan situados los agujéros sacros posteriores, mds pequefios que los anteriores, y por donde Cucepe de ta primera vérte- Apéfisis articalar bra ‘sacra < y Segundo agu- UP ieto sacra. an- 4 terior Tercera vér- tebra sacra —— Angulo lateral del céccix Primeca vértebra coccigea Vértice det edccix FIG. 30. SACRO ¥ COCCIX, CARA ANTERIOR. atraviesan las ramas posteriores de los nervios saeros. Todavia mas hacia afuera hay a ambos lados los tubérculos sacros posteroexternos 0 tubéreulos conjugados, resultantes de la soldadura de las apéfisis transversas de Jas vértebras sacras. Por fuera de los tubéreu- los conjugados y en los espacios comprendidos entre cada dos de ellos, se observan depre- siones rugosas provistas de orificios vasculares. Estas depresiones, especialmente Ja supe- rior, més rica en orificios, reciben el nombre de fosas cribosas, Caras lateraies, Como las otras earas, son de forma triangular, con la base en la par- te superior y el vértice abajo. En su mitad superior, que corresponde a las dos primeras vértebras sacras, destaca una superficie articular, cuyo contorno recuerda al del pabellén de la oreja y que se de- nomina superficie auricular del sacro, Esta parte del saecro se articula con una superficie semejante del hueso coxal, La faceta auricular es mas ancha arriba que abajo y est diri- gida en ese mismo sentido de fuera a dentro y de adelante atras; es convexa en su parte anterosuperior y eéncava en la posteroinfcrior; esta reeubierta de fibrocartilago en esta- do fresco y presenta atrés de su reborde posterior una superficie rugosa que corresponde a la fosa eribosa. COLUMNA V. SRTEBRAL 33 Por debajo de Ja superficie auricular, ta cara lateral se transforma mas bien en un grueso borde Ileno de rugosidades que sirve de insereién a los Jigamentos sacrociiticos. (Fig, 32.) Base. Es més amplia en el sentido transversal que en el anteroposterior y esta vuelta hacia arriba y hacia delante. En Ja linea media ostenta la cara superior del cuerpo de la primera vértebra sacra, que presenta un contorno mas o menos reniforme y detrés del cual se abre el oriticio superior del conducto sacro. Este tiene forma triangular, con sus bordes laterales dirigidos oblieuamente hacia abajo, hacia atrés y hacia dentro, ¥ Jos cuales van-a terminar eh la eresta sacra, A Jos Jados del euerpo vertebral se eneuentra-wna su- Ovifigio: superior del conducto Apétisis acticulores.” sacro Canéladuré sacra Apstisis | spinosa Aguieros posteriores Tubérculos sucros posteriores internos Tubéccutos sacros posteriores externos Vértice del saceo Angulo lateral del coccix Vértice det céccix FIG. 31, SACRO Y COCCIX, CARA POSTERIOR. perficie de forma triangular, con base externa, lisa y céncava, limitada por delante me- diante un borde obtuso, bien mareado, que contribuye a formar, en el esqueleto articula- do, el estrecho superior de la pelvis. Estas superficies laterales constituyen las alas del sacro, por detras y dentro de las cuales sobresalen las apéfisis articulares superiores de la primera vértebra sacra, cuya superficie articular se dirige hacia dentro y hacia atrs, y cuyo horde interno limita el orificio superior del conducto sacro; su borde externo queda separado de das alas por un eanal, que contribuye a formar el agujero de conjuncién Jum- bosacro. Vértice, Posee forma elfptiea con eje mayor transversal y superficie convesa que se articula con Ja base del edecix. La parte posterior del vértiee corresponde a la bifureacién de la cresta sacra El condueto sacro es continuacién del condueto raquideo. De forma prismatica trian- gular en su parte superior, se aplana de adelante atrés en la inferior y termina a favor de un canal abierto por detrés y limitado por las astas del sacro: el hiatus sacro. 34 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA De las caras laterales de este condueto parten, a eada lado, cuatro conductos horizon- tales, los cuales, apenas iniciados, se bifurcan. El conducte anterior resultante de esa bi- fureacién termina en los agujeros sacros anteriores, mientras el posterior va a abrirse en los agujeros posteriores. Céeeix. Esta situado en la parte inferior del sacro. Tiene contorno de forma triangu- Jar, con base en la parte superior y vértiee inferior. Ex aplanado de adelante atras y se distinguen en él dos caras, dos bordes, una base y un vértice. La cara.anterior, céneava; presenta. tres.o cuatro surcos transversales que resultan de Ja soldadura de jos cuerpos vertebrales de las ciatro 0 cinco vértebras eaceiveas Tubsrculo sacro posteroexterno LZ f Superficie auriculer Cresta 4 sacra. XS y Astas del saceo Astas del céccix FIG, 32, SACRO Y COCCIX, CARA LATERAL. La cara posterior es convexa y muestra Jos mismos sureos transversales que separan los cuerpos de las vértebras coceigeas. (Véanse figs, 80 a 32.) Los bordes laterales son irregulares, rugosos y dan insereién a los Higamentos saero- cidticos y al misculo isquiococeigeo. La base presenta en la parte media una superficie elfptica que se artieula con el vértice del sacro. A los lados y por detris de ella, existen unas prolongaciones verticales © astas menores del cécciz, las cuales, por medio de un ligamento, se unen eon Jas astas del sacro. A cada lado de la misma superticie articular parte un saliente horizontal llamado asta lateral o asta mayor del cdeciz, donde se insertan haces del ligamento sacrocidtico. El vértice es obtuso, Osificado en adultos y viejos, permanece todavia cartilaginoso en los jévenes. No siempre ocupa la linea media, pues con frecuencia presenta desviacio- nes laterales. OOLUMNA VERTEBRAL EN GENERAL La columna vertebral est constituida por la superposicién de las vértebras, exten- diéndose desde el atlas hasta el cdceix. Se estudiardn sucesivamente sus dimensiones, su direecién ¥ su contiguracién anatémica. La columna vertebral es més larga en el hombre aduito, en el cual mide alrededor de 73 centimetros, que en la mujer adulta. Llega a aleanzar su completo desarrollo ha- cia 1a edad de 25 afios, disminuyendo de longitud en la vejez a causa de la retraceién COLUMNA VERTEBRAL 35 que experimentan los meniseos vertebrates, reduceién que puede aleanzar hasta unos ocho centimetros. Vista la columna vertebral por delante o por detras, se observa que su parte mas an- eha corresponde a Ia base del saero, presentando otro ensanchamiento secundario al nivel Véerebras cervicales Vértebras dorsales Vértebras lumbares Fic, 33. COLUMNA VERTEBRAL, CARA ANTERIOR. del atlas en relaeién con su funcién de sostén de la cabeza. Vista lateralmente, es mas an- cha-al nivel de la regién lum. bar, desde donde . disminuye paulatinamente sir. didmetro anteroposterior hacia. arriba y hacia: abajo. La columna_ vertebral: iie- ne diversas curvaturas ‘tanto en sentido anteroposterior co- mo en sentido transversa]. En el primer caso, si se Ja observa por su parte anterior, mostra- ra las siguientes curvaturas: 1, una convexidad en la re- gién cervical; 2°, una coneavi- dad en la dorsal; 3%; una con- vexidad en la lumbar; y 4? una concavidad en la regién saero- cocesgea. Esta itima curvatu- ra es inmOvil, en tanto que las tres primeras son méviles, por Jo eual pueden ser mas o menos promunciadas, segtin Ja posi- eién del individuo. Las diver- sas curvaturas parece que au- mentan la resistencia de la co- lumna vertebral en virtud del prineipio de fisiea que dice: las columnas elasticas soportaran tanta mayor presion vertical, cuanto mayor niimero de eur- vaturas alternativas presenten. El valor de la resistencia se- ria igual al euadrado del na- mero de curvatura més uno, Las eurvaturas _laterales son menos pronuneiadas que las anteroposteriores, distin- guiéndose las sigtientes: 1°, una cervical, que se forma de Ja 3* vértebra cervical a la 4° dorsal y es conyexa a la iz- quierda; 2°, una dorsal, que se extiende desde la 4* a Ja 8* vértebras dorsales y tiene su Vértebras cercicales Véetebras dorsales Vértebras lumbaces IG. 34, COLUMNA VERTEBRAL, CARA. POSTERIOR, convexidad hacia la derecha; y 3%, una lumbar, de convexidad vuelta hacia la izquierda, Ne las curvaturas laterales la dorsal es la mis constante y Ia més mareada; las otras se Haman curvaturas secundarias de compensacién, 36 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Para el estudio de su configuracién, la columna vertebral puede considerarse como constituida en conjunto por dos pirdmides que se unen por sus bases al nivel de la artieula- cién sacrolumbar, Exteriormente se aprecian en ella cuatro earas e in- teriormente un condueto vertebral. Cara anterior. En su parte media tiene el aspecto de un eilin- dro formado por los cuerpos verte... Region brales. superpuestos y_ soldados. “ie! unos. con otros por: medio: de los discos intervertebrales, Estos, a! ni- yel del. sacro, ‘son’ substituidos por Jas érestas saeras. (Fig. 33.) Cara posterior. En la linea media destaca la cresta espinal, formada por la superposicién de las apéfisis espinosas. A los lados de dicha eresta eorren dos surcos vertieales 0 canaladuras vertebra- 5 les, cuyo fondo esta formado por Regién, las laminas y limitadas hacia den- dorsal ‘ tro por la eresta espinosa, y shacia fuera por las apéfisis articulares y transversas. (Fig. 34.) Caras laterales, La columna vertebral muestra lateralmente las apéfisis transversas, las earas late- rales de los cuerpos con las facetas artieulares para las costillas en la regién dorsal, los pedieulos v Jos agujeros de conjuneién, euyo diémetro aumenta de arriba aba- Regién jo. (Fig. 35.) Regién lumbar En la cara lateral izquicrda, ‘mbar entre la 4° y la 7? dorsales se aprecia una impresién longitudi- nal a nivel de Jos euerpos verte- brales, producida por el paso de Ja aorta deseendente: se le da el nombre de impresién aértica. Regién 5 El conducto vertebral resul- sacra ta de la superposieién de Jos agu- jeros vertebrales de cada vértebra Como es natural, se adapta a las curvaturas de la columna verte- ae bral, terminéndose por abajo en Region (gl un orifieio limitado por las astas — °*“!9¢@ Fic. 35. Corumna verte. Fl sacto y del edeeix: se contimia py, 36. ConumNa vERTE- BRAL, CARA LATERAL. por arriba con la cavidad eranea- BRAL, CORTE SAGITAL. na. (Fig. 36.) La forma del conducto es prismaticotriangular en la regién cervical y lumbar, y cilfndriea en Ja regién dorsal. Su anchura es mayor en las regiones donde lox movimien- tos son més extensos, como en la regién cervical y en la lumbar; por el eontrario, es mis angosta en la regién dorsal y en Ja sacra, donde los movimientos son mis Jimitados. Regién socra Regién coccigea COLUMNA VERTEBRAL 37 Decimoprimera dorset Apéfisis. espinosa Primera tumbar Apéfisis articular Agujero de conjuncién Pediculo Espacio meniscal Fic. $7. RADIOGRAFIA LATERAL DE COLUMNA VERTEBRAL, DORSOLUMBAR, EN JNDIVIDUO DE 18 ASos. 38 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Decimoprimera dorsal Primera lumbar Apafisis espinosa Apétisis articular inferior Espacio meniscas ip Apofisis articular superior UAgujeco de conjuncién FIG. 38. RADIOGRAFIA LATERAL DE COLUMNA VERTEBRAL, DORSOLUMBAR, EN NINO DE 5 Afos. COLUMNA VERTEBRAL 39 Osificacién, De una manera general, se puede decir que las vértebras se desarrollan a expensas de centros de osifieacién que aparccen entre los 45 y 60 dias y se sueldan a partir del tereer mes de la vida intrauterina. E] primer punto de osificacién corresponde a la 12 dorsal y de alli van apareciendo sucesivamente hacia arriba y hacia abajo los de las vértebras correspondientes. Los més importantes son Jos siguientes: un centro prinei- pal y otro aecesorio para el cuerpo vertebral; dos centros, a expensas de los cuales se des- arrollan Jos pedjeulos y partes posterolaterales. del cuerpo; otro centro origina la base de la apéfisis espinosa y las lminas; otros dos més, las ap6fisis transversas, Posteriormente, aparecen puntos aceesorios para los vértices de las apéfisis transversas yespinosas, asi como para las apéfisis articulares y las bases de‘los euerpos vertebrales. CAP. 5 ESQUELETO DEL TORAX El t6rax se halla constituido por el -esterndn, situado en la-parte.media-y antevior; a cada lado por las doce costillas, y atrés por las vértebras dorsales, ya estudiadas ante- riormente; una serie de cartilagos costales, que uncn las costillas con el esternén, inter- vienen también en la formacién del t6rax. ESTERNON Es un hueso plano, eolocado, como ya se ha dicho, en la parte media x anterior del trax, aplanado de adelante atrds y euyo eje mayor se halla dirigido de arriba abajo y de atras. adelante, inelinaeién que es mas mareada en la mujer que en el hombre. Embriolégicamente, el estornén resulta de la soldadura de piezas superpuestas 0 es- ternebras, las cuales no son ya visibles en el hueso adulto. En éste, sin embargo, se pue- den todavia distinguir tres poreiones bien diferenciadas, a saber: primeto, cl preesternin, manubrio 0 puito; segundo, el Horquitla esternal_ mesoesternén, cuerpo o lémina; _. Horquitla aril at yg ¥ tercero, el ciforsterndn, punta Paceta articulas dlacieale 0 apéndice xifoides. davicuta Por su forma, se distinguen en este hueso una cara anterior, Manubrio: ‘Manubrio Escotadura otra posterior, dos bordes late- Excotaduea intercostal rales y dos extremidades. Escotadura intercostal Excotadura Cara anterior. Convesa en "Sondra condral el sentido vertical, presenta en la unién del pufio con el cuerpo un Angulo saliente hacia delante, muy mareado en algunos indi- viduos, y que recibe el nombre Cuerpo de dngulo de Lovis. En la parte superior del puflo se notan ru- Anina Apéndice i : 7 péndice tpéndice gosidades y a veces se encuen: Apéndice tran a los lados sendas erestas oblieuas hacia abajo 'y hacia den- Fic. 39. EsreeNdx, cara {0 para la insereidn del ester- jag 40, EereRNON. CARA POS. ANTERIOR. nocleidomastoideo, En el ener- TERIOR. po se observan diversas erestas transversales, huella de la soldadura de las esternebras, y en toda su extensién existen rugosidades donde se insertan los haces musculares del gran pectoral. (Fig. 39.) Cara posterior. Es cdncava en el sentido vertical y Neva, aunque mas atenuadas, las mismas crestas transversales que la cara anterior. Se observan también rugosidades para la insercién del triangular del esternén. (Fig. 40.) Bordes laterales. Se observan a Jo largo de ellos unas eseotaduras articulares mis © menos profundas Ilamadas escotaduras condrales, donde se articulan los siete primeros eartilagos costales. La primera escotadura condral esté situada en la parte superior del borde lateral del manubrio; la segunda, al nivel del dngulo de Louis, y el resto, en el 40 ESQUELETO DEL TORAX Al FIG. 41, RADIOGRAFIA POSTERIOR DE TORAX EN INDIVIDUO DE 18 ANOs. BRAZOS EN ABDUCCION. 42 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA borde lateral del euerpo. Entre las escotaduras condrales, existen otras que disminuyen de tamafio de arriba abajo, y se laman escotaduras intercondrales, Estas son en nt- mero de seis, una entre cada dos condrales. Extremidad superior. Llamada también base, presenta en la parte media una esco- tadura llamada horquilla esternal. A cada lado de ésta, existe otra céncava transversal- mente y eonvexa en sentido anteroposterior, que sirve de articulacién a la extremidad in- terna de la clavieula, por lo que recibe el nombre de escotadura claviculor. Extremidad anterior Angulo posterior Tuberosidad Cabeza Extremidad posterior Fic. 42, COSTILLA, VISTA PoR DETRAS Extremidad inferior o apéndice xifoides. Es mucho mas delgada que el resto del hueso y freeuentemente conserva su constitucién eartilaginosa. Su forma es muy variable y puede presentar desviaciones laterales y anteroposteriores; lleva con frecuencia un ori- ficio 0 agujero xifoideo y su vértice es a menudo escotado y hasta bifido. Estructura. Esté compuesto el esternén de tejido esponjoso de mallas muy amplias, el cual se halla rodeado de tejido compacto. Osificacién, Primitivamente existen dos piezas laterales cartilaginosas, las cuales des- pués se aproximan y se sueldan en un cartilago tinico. La osificacién de éste se realiza merced a centros de osificacién de disposicién algo variable, pero distintos para cada pieza del esternén, que aparecen hacia el sexto mes de la vida fetal, Es freeuente que exista un centro para el pufio, acompafiado de otros dos mas pequefios para las escotaduras clavieu- lares, dos centros para cada esternebra y uno solo para el apéndice xifoides. COSTILLAS Son huesos planos y alargados, situados en las partes laterales del t6rax, entre Ia columna vertebral y el esternén. Encorvados en forma de arco y aplanados de afuera adentro, son en niimero de doce a cada lado, denomindndoseles, comenzando por arri- ba, primera costilla, segunda costilla, ete. Se dividen en tres grupos: ESQUELETO DEL TORAX 43 Las costillas verdaderas, en numero de siete, son las que yan directamente al ester- non, uniéndose a 61 por medio de un cartilago. Las costillas falsas 8#, 98 y 104, se conti- mian en su extremidad esternal por un eartflago que se une al eartilago de Ja costilla su- prayacente. Por iltimo, las costillas flotantes se terminan también por un cartilago costal, pero éste permanece libre, y son las dos iiltimas de cada lado. Caracteres generales de las costillas. En las costillas se estudiardn sucesivamente su direccién, su tamafio y su configuracién, Direccién, En conjunto, las costillas ‘son arcos edneavos hacia dentro, que partiendo de la columna vertebral, se“dirigen primero hacia fuera.y hacia abajo hasta el dngulo pos- Angulo posterior Canal costal Cabeza Extremidad anterior FIG, 43. COSTILLA, VISTA POR DENTRO. terior, donde cambian de direceién; se encaminan entonces hacia delante y abajo hasta el angulo anterior; aqui vuelven a cambiar, dirigiéndose haeia dentro, hacia abajo y hacia delante. Esta eurvatura general de las costillas se denomina curvatura segiin las caras. Presentan otra segiin su eje longitudinal o de torsién, que hace cambiar la orientacién de sus caras en las diversas zonas del hueso. Asi, la cara externa, est vuelta hacia aba- jo y atras en su parte posterior, hacia fuera en su parte media, y hacia delante y arri- be en su parte anterior, Tomando la costilla por sus extremidades, parece como si hu- biera sidé retoreida hacia arriba y adelante en la extremidad posterior y hacia abajo y atrds en Ja anterior, (Fig. 42.) Las costillas estan inelinadas hacia abajo y adelante; dicha inclinacién es mayor en las inferiores que en las superiores. Tamafio. La longitud de las costillas es variable. Aumenta progresivamente de la pri mera a la séptima; después disminuye paulatinamente desde la séptima a la duodéeima. Configuracién. Cada costilla posee un euerpo y dos extremidades, El cuerpo es apla nado transversalmente, Su eara externa es convexa y sobre ella se observan los dngulos anterior y posterior, (Fig. 48.) La cara interna, al contrario, es encava en sentido ante- roposterior y Ieva en su parte inferior, casi en el borde, un canal eseulpido a expensas ort TRATADO DE ANATOMJA HUMANA de la misina cara, que se lama canal costal y sive para contener el paquete intercostal, formado de arriba abajo por la vena, la arteria y ¢l nervio del mismo nombre. El borde superior es romo, mientras el inferior forma ¢l labio inferoexterno del eanal costal. Ambos bordes sixven de insercidn a tox misculos intercostales. La catremidad anterior es elfptica, de eje mayor vertical, exeavada y rugosa, En el esqueleto articulado reeihe Ja extremidad externa del correspondiente cartilage costal. nla ertremidad posterior se distinguen tres partes: eabeza, tuberosidad y eucllo. La cabeza tiene forma de cufia o émgulo diedro saliente, cuya arista horizontal y antero: posterior es rugosa, corresponde al meniseo intervertebrat_y sinve de insereién al. ligamen- to costonieniseal. Las caras superiores ¢ inferior dé la cuila presentan facetas articulares que-se corresponden. con las: favetas, posterotaterales de los cuerpos de las vértebras dor- sales, La tuberosidad leva dos saliontes, uno de ldg cuales, superior y externo, es rugoso ¢ sirve de insereién al ligamento costotransverso posterior, en tanto que el otro, inferior @ interno y- tnds liso, se articula con a apétisis transversa de la vértebra correspondien- te, Finalmente el enello, comprendido entre la cabeza 'y la tuberosidad, es aplanado de adelante atrés, eon cara posterior rugosd, que da‘insercién, al ligamente costotransver- so interdseo. CARACTERES PROPIOS: DE ALGUNAS COSTILLAS Primera.costilla, Es.ta mas corta de ‘todas. Si cuerpo, aplanado de arriba abajo, en vez.de serlo de fuera a dentro, presenta una’ ¢ara superior vuelta hacia arriba’ y ade- Cabeza Exaremidad ‘anterior Canal de ta arteria subclavia FIG. 44, PRIMERA COSTILLA DEL LADO DERECHO, CARA SUPERIOR. Jante, donde destaca hacia su parte media y cerca del borde interno una eminencia ru- gosa o tubérculo de Lisfranc, sobre el cual se inserta el miseulo esealeno anterior. Dicho tubéreulo se halla limitado por dos canales anchos y poco profundos, el anterior de los cuales aloja la vena subelavia y ¢l posterior la arteria del mismo nombre. Cerea de la ex- tremidad anterior, y en la misma cara, se encuentran rugosidades para el ligamento cos- toclavieular; otra zona rugosa se halla situada eerea de la tuberosidad y sirve de insereién a los misculos escaleno medio y gran dentado. (Fig. 44.) La cabeza de la extremidad posterior lleva una sola faceta articular, de forma oval ¥ conv que: articula con el cuerpo de la 1 vértebra dorsal. El eucilo es aplana- do de arriba abajo y la tuberosidad se halla colocada casi en el borde externo. No existe canal costal Segunda costilla, Las earas de esta costilla presentan ya cierta inclinacién, siendo en esto intermedia entre Ja primera, euyas earas son horizontales, y las siguientes que las tienen vertieales. Se observa haeia la parte media de su cara externa una zona rugosa donde se insertan los miisculos esealeno posterior y un haz del serrato mayor. Igualmen- te que la primera, Ja segunda costilla no tiene eanal costal. (Fig. 45.) Decimoprimera y decimosegunda costillas, Presentan una sola faceta articular en la «abeza. No tienen tuberosidad y por tanto tampoco faceta articular para Ja apéfisis trans- versa, La duodécima se distingue de la undéeima por carecer de canal costal. Fic. ESQUELETO Di]. TORAX 45. RADIOGRAF{A POSTERIOR DE TORAX EN NINO DE 8 Atos, 46 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Estructura. Como todo hueso plano, las costillas estin formadas por tejido esponjo- so forrado por tejido compacto. Osificacién, El cuerpo de la costilla se forma a expensas de un centro primitivo de osificaeién que aparece hacia los cuarenta y cinco dias de la vida fetal. Tres centros eomplementarios, uno de los cuales origina la faceta articular de la cabeza y los otros dos, los salientes de la tuberosidad, hacen su aparicién entre los ocho y los catoree afios, pero no se sueldan hasta los veinte o los veinticinco. Extremidad anterior FIG. 46. SEGUNDA COSTILLA, DEL LADO DERECHO, CARA SUPERIOR. CARTILAGOS COSTALES Son aplanados como las costillas, a enya extremidad anterior se hallan unidos. Pre- sentan una eara anterior convexa y una posterior que es eéneava. Sus burdes superior e inferior limitan los espacios intercondrales. Su extremidad externa o costal se aloja en la extremidad anterior de la costilla. La extremidad interna es més 0 menos afilada para los siete primeros cartilagos que se articulan con el esternén; en el octavo, noveno y décimo cartflagos dicha extremidad se Zusiona con el borde inferior del eartilago suprayacente, en tanto que la del undécimo y duodéeimo se termina en punta y queda libre en el espesor de los miseulos anchos del abdomen, La longitud de los cartilagos, como la de las costillas a que corresponden, erece del primero al séptimo y disminuye de éste el decimosegundo. La direceién de los cartilagos es también variable. El primero es oblieuo hacia abajo y hacia dentro; el segundo y tereero son casi horizontales; por iiltimo, del euarto al dé- eimo la inelinacién es hacia arriba y adentro, aumentando gradualmente de los superio- res a los inferiores. Los eartflagos undéeimo y duodécimo gon de longitud muy variable y contintian la direeeién de la costilla. No es raro ver soldados por sus bordes y formando una masa cartilaginosa a los cartilagos sexto, séptimo, octavo, noveno y décimo; dicha masa va a terminarse en la unién del apéndiee xifoides eon el cuerpo del esternén. TORAX EN GENERAL El t6rax es una caja osteocartilaginosa, limitada posteriormente por las doce vérte- bras dorsales, anteriormente por el esternén, y hacia Jos fades por las costillas y los ear- ESQUELETO DEL TORAX 47 tilagos costales, Su forma es Ja de un como truncado y se pueden distinguir en él una superficie exterior, otra interior, una base y un vértice. Superficie exterior. Cara anterior. Limitada por los angulos costales anteriores, est inelinada de arriba abajo y de atras adclante, En la linea media de esta cava se encuen- tra Ja cara anterior del esternén, y a los lados las articulaciones eondrosternales, la ca- ra anterior de los cartilagos costales, las articulaciones costocondrales, Ja extremidad ante- rior de las eostillas y la parte anterior de Jos espacios inteveostales. (Fig. 47.) Oriticio superior del técax 0 vértice Dy! Articutacién ENS” condrocostal Limite de la cara anterior > L Cartlegos Ocificio inferior 0 base — costates FIG. 47, TORAX, VISTO POR DELANTE. La cara posterior, limitada por los Aangulos costales posteriores, Heva en la Tinea me- dia la regin dorsal de la columna vertebral, con su cresta espinosa en medio, y por fuera de éta los canales vertebrales y Ja cara posterior de las apéfisis transversas eon su arti- eulacién transversocostal; més hacia fuera todavia, se observan las caras posteriores de las extremidades vertebrales de las costillas, ast como los espacios intercostales correspondien- tes, (Fig 48.) Las caras laterales son convexas cn ambos sentidos y se hallan formadas por la cara externa de Jas costillas, entre las cuales quedan los espacios intereostales, inelinades, lo mismo que aquéllas, hacia abajo y adelante. Estos espacios no son de magnitud wniforme, pues el primero y segundo son més anehos y cortos; pero, ademis, la magnitud disminu. ye gradualmente del tereero al séptimo y aumenta después del séptimo al duodéeimo, Superficie interior del térax, Cara anterior. ‘Tiene los mismos limites por dentro que por fuera y es céncava, 48 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Cara posterior. Presenta en la Linea media la columna eilindrica de los euerpos ver- tebrales ¥ a cada lado un ampli eanal o canal pulmonar que aloja el borde posterior del pulmén correspondiente Caras laterales, Son eéneavas en ambos sentidos, estén constituidas por la eara interna de las eostillas y los espicios intereostales abiertos entre cllas Base 0 circunferencia inferior del térax. La base del térax es oblicua de abajo arriba y: de-atriis: adelante, ¥ ampliamente. escotada en. su pavte anterior, Comenzando por Primera véctebra dorsal Articilacién costosransversa Angulo posterior limute de fa-cara posterior costilla Decimosegunda vértebra dorsal FIG. 48. TORAX, VisTO POR DETRAS. delante, se halla formada por el apéndice xifoides, el reborde condral, la duodéeima eos- tilla, que, a causa de hallayse dirigida oblicuamente hacia arriba y atrés, forma con la co- Jumna vertebral una eseotadura muy amplia, y por cl cuerpo vertebral de la doceava vértebra dorsal. Vértice o circunferencia superior del (6rax. Lleva anteriormente la horquilla del terndn; a los lados, el horde interno de la primera costilla, y atris, el euerpo de la pri ra vértebra dorsal. Su forma es eliptica, con didmetro mayor transversal y plano Tigera- mente inelinado hacia abajo y adelante. Angulo rifoideo. Denominado también dngulo intercondral, tiene una amplitud que depende de ja abertura del orificio interior y por Jo tanto de la forma del térax. Su vér- tice corresponde a la base del apéndice xifoides y sus lados a los rebordes condrales del 7+ al 10° cartilage. En un térax aneho el ingulo es mayor que en uno estrecho. Sus mensiones son por término medio de 70 a 80° en el hombre y de 60 a 75 en fa mujer ESQUELETO DEL TORAX 49 E} angulo xifoideo aumenta durante Ja inspiracién forzada y disminuye en espiracién forzada. En et orificio inferior dol t6rax se insertan el transverso del abdomen y del diafrag- ma; este tiltimo constituye una cipula que aumenta la cavidad abdominal a expensas de la tordcica, Dimensiones del térax. Varian con los.tipos tordeieos, pero en cualquier caso el did- metro transverso supera al didmetro. anteroposterior. Ambos didmetros, anteroposterior y transverso, aumenta de arriba abajo debido a-la separacién del esternén y de la colum- na vertebral y al ineremento progresivo en la longitud. de las costillas, Se consideran como dimensiones medias las‘tomadas al nivel de la extremidad ante- rior de Ja 5# costilla, y serian Tas siguientes: didmetro. transverso, de 26 a 30 em; dii- “metro anteroposterior, de 18 a 22; diimetro vertical anterior, de 16 a 20, y didmetro vertieal posterior, de 26 a. 30. Se'denomina indice tordcico ala relacién centesimal del didmetro transverso y del transverso X 100 didmetro anteroposterior 7 == ——_______-______-, Dieho indice es por. término didmetro anteroposterior medio de 130 para. el esqueleto y de 140 enel vivo al nivel dela 7* costilla y después de promediar los. diametros correspondientes a la inspiracién ‘ya la éspiracién forzadas, igualmente se puede. medir. el perimetro tordeico al nivel. del pezén'en el hombre yen el sureo snhbmamario en la mujer midiéndolo en inspiracién y.espiracién forzadas, obte- niondo asi la medida de le amplineién toriciea y aproximadaiente la capacidad respi- ratoria del individuo, Tipos tordcicos. Se consideran tres tipos de t6rax normales: 1°, téran largo, de én- gulo xifoideo cerrado, freenente en individuos flacos de talla alta; 2°, téraz ancho, de Angulo xifoideo abierto, frecuente en individuos de estatura baja y bien musculados; y 3", trax normal, intermedio entre los anteriores. Fixisten otros tipos, pero son menos frecuentes que los mencionados. Se citan como formas raras ¢l térax en embudo, muy amplio abajo; el téraz aplana- do, de diémetro transverso mucho mayor que el anteroposterior; el térax anguloso, estre- cho transversalmente y con el esternén y el apéndice xifoides muy salientes; y por il- timo, hay un tipo de térax infantil, que por su nombre expliea sus earacteres. Anatomia Humans, 1.4. CAP. 6 HUESOS DE LA CABEZA En la cabeza se distingue el esqueleto del eraneo del de la cara. El primero feria Ja caja que contiene el encéfalo y ol segundo se halla situado por abajo y adelante del crineo, Las eavidades orbitarias, nasales y bucal se abren- prineipalmente en la cara HUESOS DEL CRANEO Bi esqucleto del erineo esté formado por ocho huesos. Cuatro, dos temporales y dos parietales, son pares y simétrieamente colocados, Los otros cuatro, frontal, etmoides, ¢ste- noides ¥ oceipital, son impates y estén, situados en la Iinea media. FRONTAL Es un hueso plano e impar, situado en la parte anterior del eranco, Presenta una poreidn vertical superior que contribuye a formar la béveda eraneana y otra horizontal inferior que constituye parte de la béveda de las cavidades orbitarias, Porcién vertical, Recibe también el nombre de escama frontal. Posee una cara exo- eraneana anterior y convexa que corresponde a la frente, salvo una pequefia poreisn lat yal que esté vuelta hacia fuera y forma parte de la fosa temporal. En la linea media se encuentran vestigios de la sutura metépica, desarrollada en los individuos jévenes. (Fi 49.) Por eneima de la escotadura nasal, situada en la parte inferior de Ja linea media, se observa una eminencia Hamada giba frontal media o glabela. A los lados de ésta parten dos salientes, arqueados ¥ romos, conoeidos con el nombre de arcos superciliares, Por o1 cima de los arcos superciliares existen dos eminencias redondeadas y lisas, Tlamadas g bas frontales laterales, muy mareadas en los nifios, A los Iados, y partiendo de las aps- fisis orbitarias externas, salen las eresias laterales det jrontal. Estas, en el eviinco artien- lado, se continfian con la Imea eurva temporal superior del parietal y limitan las fosas temporales, a la vez que unas superficies triangulares del hueso frontal, facctas laterales, donde se insertan haces de los miiseulos temporales. La cara endocraneana de Ja porein vertical es céneava hacia atrés. Presenta en Ja parte mas inferior de la linea media un orificio o semieanal, que en el crineo articulado se transforma en conducto, y que recibe el nombre de agujero ciego. Por encima de este orificio parte una eresta Hamada cresta frontal media, que se bifurea en seguida para li- mitar un canal 0 surco del seno longitudinal superior, A cada lado de este surco existen unas fosetas més 0 menos profundas, que alojan las vegetaciones subaracnoideas 0 corpts- culos de Pacchioni, y que se Haman por eso fosetas de Pacchioni. Ms hacia los lados, se eneuentran las fosas frontales, que se corresponden con las gibas de la cara exocraneana. Porcién horizontal. Se distingue igualmente una superficie cxeeraneana y otra en- docraneana. La eara exocraneana esti scparada de la misma cara de Ja poreidn vertical por un reborde romo por el lado interno y afilado por cl externo, llamado arco orbitario, Este presenta en la unién de Ja poreién afilada con la roma una escotadura o escotadura su- praorbitaria, por donde pasan los vasos y nervios supraorbitarios, Mas adentro existe otra pequefia eseotadura (escotadura frontal interna) para el paso de los vasos frontales internos. 30 HUESOS DE LA CABEZA 51 El arco orbitario termina por el lado externo a favor de un saliente prismatico tri- angular, donde va a articularse el hueso malar y que recibe el nombre de apéfisis orbita- Borde ‘parietal Gita frontal Faceta lateral. laterat Cresta tareral Arco superciliar Arco orbitario. Apotisis orbitaria externa Satara Estotaduta sepeaorbitaria fT metdpica Escotadura frontal interna |. Espina. nasal Escoradura nasal Fic. 49. FRONTAL VISTO POR DELANTE, ria externa. Por el lado interno acaba en la apéfisis orbitaria interna, Entre ambas ap6- fisis orbitarias internas existe una eseotadura en forma de V invertida o escotadura na- sal, cuya superficie dentada se articula con los huesos propios de la nariz y con las apé- fisis aseendentes de los maxilares superiores. En la linea media, ¢ inmediatamente por detrés de la escotadura nasal, parte una apéfisis de forma piramidal con vértice inferior, llamada espinal nasal del frontal. Se articula por su parte inferior con tos huesos propios de la nariz, en tanto que sus caras laterales contribuyen a formar la pared superior de las fosas nasales. La espina nasal lleva en la unién de sus caras posterolaterales una cresta vertical mediana, donde se articula la Mimina perpendicular del etmoides. Escotadura nasal Espina nasal Escotadura supraorbitaria Arco orbitario | Fosa teocleer 7 Semicélute frontal Faceta temporal del frontal articul otdel | ara ef —-‘Escotadura etmoidal Canal etmoidal posterior eBfenoides —_etmeidal anterior , FIG. 50. FRONTAL VISTO POR DEBAJO. Por detras de la espina nasal se abre una escotadura rectangular 0 escotadura etmot- dal, limitada lateralmente por dos superficies alargadas de adelante atrés, anfractuosas y provistas de miltiples cavidades separadas unas de otras por tabiques dseos muy del- 52 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA gados. (Fig. 50.) Estas eavidades se denominan semicélulas frontales y en el erdneo ar- tieulado forman con el etmoides las células frontoetmoidales, En estas superficies anfraetuosas existen dos sureos casi transversales, que en el eréneo artienlado se vuelven verdaderos conductos y se Haman canales etmoidales u orbi- tarios internos, Se abren exteriormente en la cavidad orbitaria, al nivel de la sutura frontoetmoidal. Fl canal etmoidal anterior da paso a la arteria etmoidal anterior y al nervio -nasal interno, en tanto que~por el ¢anal etmoidal -posterior pasan. la arteria et- moidal posterior y el nervio ésfenoetmoidal, A los lados de la escotadura. etmoaidal se encuentran dos grandes superficies céneavas, de contorno triangular con base anterior, denominadas fosds orbifarias, En Ja parte ex- terna-de la-hase de éstas: existe una, pequefia depresién o foseta lagrimal, donde se ‘aloja Fosa frontal ¥ Canal dt seno longitudinal superior Cresta frontal media Apofisis orbitacia Eminencia externa orbitacia Superticie articular Superficie etmoidal esfenoidat Aguiero ciego Espina nasal FIG. 51, FRONTAL, CARA POSTERIOR. Ja glindula Iagrimal. Bn la parte interna de 1a misma base hay una excavacién 0 foseta troclear, que sirve de insereién a la polea de reflexién del maseulo gran oblicuo del ojo. La cara endocraneana de Ja porcién horizontal presenta a ambos lados de la escota- dura etmoidal wna superficie convexa, giba orbitaria, en la que se aprecian miltiples depresiones y salientes irregulares conocidas con el nombre de impresiones digitales y eminencias mamilares, Ambas porciones, la vertical y la horizontal, forman un dngulo diedro abierto hacia atras y muy poco marcado en su arista, debido a que en esta parte el hueso esta notablemente engrosado. (Fig, 51.) Bordes del frontal. Se pueden distinguir dos segmentos: uno es el borde de la escama y el otro el de la poreién horizontal. El primero es dentado, biselado a expensas de la limina interna en la parte superior y de la externa en la inferior. Se artieula con el horde anterior de los parietales por arriba y por la parte inferior con las grandes alas del esfenoides. El borde de Ja porcién horizontal, interrumpido en Ja linea media por la escotadura etmoidal, es rugoso en sus dos terceras partes més internas donde se ar- ticula con las pequefias alas del esfenoides. Su tereio externo, en cambio, ¢s liso y libre, cireunseribiendo parte de Ja hendidura esfenoidal. En la unién de los bordes de las poreiones horizontal y vertical, se aprecia una superficie rugosa de forma triangular, que se articula con una superficie similar del ala mayor del esfenoides Estructura, La porcién vertical del frontal esté constituida por dos laminas de te- jido compacto, entre Jas euales se encuentra una capa de tejido esponjoso o diploe. Por el HUESOS DE LA CABEZA 53 _ Sutra bipacietal Satara tembdoideo q Senos frontales CAlates ermoidates @ Tabique nasal Apéfisis mastoides Sino mse Rama ascendente Tercer molar del_maxiler Angulo maxilar Boveda patatina Fic. 52, RADIOGRAF{A ANTERIGR DE CRANEO ADULTO. 54 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA contrario, la parte horizontal carece de tejido esponjoso, estando formada solamente por tejido eompacto. En la parte inferior de la poreién vertical y a los lados de la linea media se encuen- tran normalmente en el interior del hueso dos cavidades neumaticas, de dimensiones va- riables, denominadas senos frontales, que vienen a abrirse en la mds anterior de las se- miceldillas colocadas en Jos bordes de la eseotadura etmoidal. Se comuniean con las fosas: nasales por medio del infundibulo del ‘etmoides. Osificacién, Se desarrolla el frontal merced a dos centros primitivos de osifieacién para Ja escaina, Estos centros comienzan a desarrollatse entre los cuarenta y los cincuen- ta dias dé vida ‘embrionaria y originan, al yuxtaponerse, la sutura’ metépica; pero en -el feto. quedan sepatados en la parte de arriba ‘por la fontanela anterior. Otros cuatro cen- tros secundarios de osificacion, dispuestos simétricamente por pares, produciran, al des- arrollarse, las apofisis orbitarias externas y las internas, mientras la espina nasal se for- ma a expensas de otro centro secundario. ¢ impar. ETMOIDES Es un hueso de forma irregular, situado en la parte anterior y media de la base del eraneo y eneajado: parcialmente en. la eseotadura etmoidal del hueso frontal. Se distin- guen en.él una Zdmina vertical, atravesada por otra ldmina. horizontal que la divide en dos partes, y' dos masas laterales que se desprenden. de los extrenios de“la lamina ‘heri- zontal. (Fig. 53.) . Crista galté Semicélulas etmoidales. anteriores ems BS Lémina horizontal Lamina perpen= dicular Apstisis unaforme’ Cornete ‘medio Fic. 53, ETMOIDES, CARA ANTERIOR, Lamina vertical, Esti dividida en dos poreiones, una superior, situada por eneima de la lamina horizontal, dentro de la cavidad eraneana, y conocida eon el nombre de apéfisis crista galli; otra inferior, situada debajo de dicha lamina, forma parie del ta- bique de separacién de ambas fosas nasales, y se denomina limina perpendicular del etmoides, La apéfisis crista galli es de forma triangular y su base inferior se confunde con la lamina horizontal. Su borde anterior es easi vertical, y se articula en su parte baja con el hueso frontal, a favor de dos erestas laterales que limitan una canaladura. Este sur- HUESOS DE LA CABEZA 55, eo cn el craneo artieulade completa el agujero ciego. EF] borde posterior es obliewo hacia abajo y hacia atrés y termina en el mismo lugar que la Jémima horizontal del etmoides. E] vértiee es romo y en él se inserta la hoz del ecrebro. Las caras laterales son convexas en su parte anterior y planas por detrés. La lamina perpendicular del etmoides presenta en sus earas laterales, sobre todo en sut parte superior, sureos vaseulonerviosos. El borde anterior forma un. fmgulo. hacia de- Jante y se artieula,. por su parte siperior, con la espina nasal del- frontal y eon los. huesos propios de Ja nariz, Por su.parte inferior da insercién al cartflago’ del tabique, en tanto que el borde posteroitiferior se articula. con ei anterior del vomer, El horde posterior es vertical y se artieula eon'la cresta media anterior del esfenoides, confundiéndose en su parte superior con Ja. lamina horizontal’ del propio etmoides. Fj —Céista gaiti Semicélutas etnvoidales posteriores Lémina perpendiculae Apofisis, unciforme Cornere medio FiG, 54, ETMOIDES, CARA POSTERIOR. Lamina horizontal. Su forma es cuadrangular, alargada de adelante ati euyos lados se artieulan con el frontal en los bordes laterales de Ia escotadura etmoidal. Esta perforada por miltiples orificios, por lo que se le da el nombre de ldmina critwsa. Pre- senta una cara superior, dividida en dos poreiones por la apéfisis crista galli, las cuales son acanaladas de adelante atrés, Hn cllas se aloja pareialmente el bulbo olfativo, por lo que se Haman canaladuras olfativas. Estan también atravesadas por numerosos agujeros de dimensiones variables, dispuestos irregularmente, aunque a veces aparecen orienta- dos en dos o tres lineas anteroposteriorcs. Vistos los orificios més amplios con una lente, se observan en su fondo otros orifieios mits pequefios y numerosos que dan paso a los filetes del nervio olfativo. Fn la parte anterior de la canaladura olfativa existen dos orifieios mayores, Uno de ellos esté coloeado cerea del borde de la apétisis crista galli, cs conocido con el nombre de hendidura ctmoidal y da paso a una prolongacién de Ja duramadre. El otro, situado afuera y ligeramente detris del anterior, es redondeado y se Hama agujero etmoidal; da paso al nervio nasal interno. a cara inferior de la lamina horizontal forma parte de la béveda de las fosas nasales. Masas laterales. Estin comprendidas entre la cavidad orbitaria por fuera y las fo- sas nasales por dentro. ‘Tienen forma etthica y se pueden distinguir en ellas, por tanto, seis cavas. 56 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Cara anterior, Esté inclinada hacia fuera y hacia atriis y se artieula eon el unguis, Pr a cavidades abiertas iceldillas, ql oe articulado 8@ eompletan, formando las eeldillas ctmoidoungueales, (Véase fig. 53.) Cara posterior. Lleva, asimisno, una o varias semiccldillas, las cuales, al articularse con la eara anterior del cuerpo del esfenoides, forman las celdillas etmoidoesfenoidales. (Fig. Care superior. Presenta también diversas. semiecldillas que, com otras ‘similares de la superficie etmoidal del frontal, constitiyen las ecldillas frontoctmoidales. En esta cara se observan dos sureos oblieuos dirigidos de fucra'a dentro y de atras a delante, los.cua- Apohisis cvistti qatti Agujeco etmoidal Hendiduca etmoidal Semicélutas ‘etmoidales superiores Canal etmoidat anterior Semicélitas elmoidates j Shes 4 Canal etmoidat posterior Cornete medio Fic. 55. ETMOIDEs, CARA SUPERIOR. es con los sureos correspondientes del frontal, forman en el erineo articulado los candles ctmoidales anterior y posterior, que comunican la érbita con log canales olfatorios. Como ya se ha dicho, estos canales se abren por dentro en cl borde externo de la mina eribosa, y por fuera en la sutura frontoctmoidal en la pared interna de la érbita; ¢l anterior conduee el nervio nasal interno y la arteria etmoidal anterior, y el posterior cl nervio esfenoetmoidal y Ia arteria etmoidal posterior. (Fig. 55.) Cara inferior, Est algo inclinada hacia fuera. Lleva, como otras earas del etmoides, semiceldillas que, con el maxilar superior y con Ja apéfisis orbitaria del palatino, for- man las celdillas etmoidomaxilares y ctmoidopalatinas. (Fig. 57.) Cara externa. Hs plana y lisa, de forma rectangular y esté formada por una limina delgada o limina papirdcea, que forma parte de la pared interna de la cavidad orbitaria (fig. 58); se Ie Hama también huesa plano del etmoides. Cara interna. Vuelta hacia la limina perpendicular, destacan en ella dos salientes laminares: uno superior 0 cornete superior, y otvo inferior 0 cornete medio, siendo el iltimo mayor que el primero. HUESOS DE LA CABEZA 57 Sutura’ biparieiai Lambda Células etmoidates en desarrotio. Porcién mastoides Dientes. peemanentes sups Dientes temporales sups. Incisivos temporates inferiores Grueso molar inferior permanente Caninos Incisivos permanentes infeciores FIG. 56, RADIOGRAF{A POSTERIOR DE CRANFO EN NINO DE 5 ANOS. 58 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Ambos se fijan sobre las masas laterales por medio de su borde superior, y presen- tan Ja cara interna convexa, mientras la externa es céneava. Su borde inferior, en cam- bio, es libre en las fosas nasales. E} borde fijo del cornete medio se prolonga mis alla de las masas laterales del etmoides, artieulandose por delante con la eresta turbinal sa- perior de la rama ascendente del maxilar superior y por detris con la eresta turbinal superior del palatino. El eornete superior, ef cambio, se une por sti extremidad anterior a la parte. media del. borde adherente del eornete medio, en tanto que. su -extremidad posterior termina en el limite posterior de las masas_laterales, ‘Més arriba del cornete superior se encuentran, a -veees, otros dos pequefios evrnetes. Uno de ellos, Hamado-corncte de Santorini, es mis constante y, cuando existen ambos, Lamina perpendicular Comere medio Apotisis B uncitorme Fic, 57. ETMOIDES, CARA INFERIOR. es mayor que ¢l otro. Este, enando existe, esti situado cerca de la }imina horizontal y rectbe el nombre de cornete de Zuckerkandl, Las earas externas de los eornetes y las internas de las masas laterales limitan unos espacios Hamados meatos: superior y medio. Ustos presentan en su pared externa, 0 sea Ja interna de la masa lateral, diversos orificios por donde las celdillas etmoidales comu- ntican con Jas fosas nasales. De la parte anterior del meato medio se desprende una 1é- mina delgada o apdfisis unciforme, que se dirige hacia abajo y atris, atvavesando el ori- fieio del seno maxilar. En su terminacién se bifurea en dos laminas: una inferior, se at- ticula con la apéfisis etmoidal del cornete inferior, y la otra, superior, se articula con el horde de la abertura del scno mencionado. De esta manera, divide el orificio del seno maxilar en tres orificios seeundarios En el meato medio y por detras de la apéfi y is uneiforme se aprecia un levanta- miento que eorresponde a una celdilla etmoidal constante, Hatado bulu efmoidal. Estructura, Esta formado el etmoides por liminas muy delyadas de tefido com- pacto, que en las masas laterales cireunseriben las celdillus o yemiceldillas, y solamente en la apofisis crista galli se encuentra uma pequefia eantidad de tejido esponjoso. HUESOS DE LA CABEZA 59 Osificacién. Existen dos centros para las masas laterales, los cuales aparecen hacia los euatro meses de vida intrauterina; otros dos centros situados cerea de la base de la Crista gall Lémina papirécea Semicélutaa de ta cara anterior Cornete medio Cara inferior Apsfisis uncitorme Fi. 58. ETMOIDES, CARA EXTERNA. apéfisis crista galli originan las léminas vertical y horizontal. Estos Ultimos se inician después del primer afio de vida. ESFENOIDES Es un hueso impar colocado en la parte media y anterior de Ia base del erineo, por detris del etmoides y del frontal y delante del occipital. Lateralmente, limita eon los huesos temporales, aunque esté situado algo mis adelante que ellos. Posee un cuerpo que ocupa la parte central y tiene forma més o menos efibiea. De él parten, hacia los Superficie articular para ef frontal Apétisis clinoides anterior Pequefius Yugum Proceso alas esfenoidal eimoidat Agusero Canal Sprico Sptico “Agujero redondo 4 4 A mayor Borde externo_J — NA Aguiero oval de las alas i were mayores Aguiero redondo ‘menor @ Linguta 5 I Borde superior Fosa Apétisis Espina dela lémina pituitaria clinoides esfenoidal cuadrildtera ‘posterior FIG. 59. ESFENOIDES, CARA SUPERIOR. Jados, cuatro apéfisis simétricamente colocadas por pares y llamadus pequeflas y grandes alas; otras dos, dirigidas hacia abajo, reciben el nombre de avéfisis nterianides 60 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Cuerpo del esfenoides, Cara superior. Presenta en la parte anterior de la linea me- dia una eresta, la que en el eréneo artieulado se contintia con el borde posterior de la apétisis crista galli. Esta eresta termina anteriormente a favor de una prolongacién ésea Hamada. proceso etmoidal del esfenoides, porque se articula con el etmoides, A los lados de la cresta existe una superticie lisa, algo eGneava transversalmente, que se prolonga en Cora orbitaria de las alas ma- Praceso etmoidal yores Cresta esfenoidat | Pico 9 Hendidura inferior .\tostrum —esfenoidat Cara’ temporal det ‘aia: magoc. Cresta esfenotempacal— Cara cigomiética ‘del ala mayor . Apatisis vaginal FIG. 60. ESFENOIDES, CARA IN el erdneo articulado con el canal olfativo; esta superficie 0 jugumi esfenoidal presenta anteriormente un borde transversal que se articula con la lémina horizontal del etmoides. Por detrés del jugum se observa un canal transversal 0 canal dptico, que sirve para alojar el quiasma de los nervios épticos y se termina a cada lado en los agujeros 6pticos, abier- tos en la base de las pequefias alas. (Fig. 59.) El borde posterior del canal éptico es una cresta transversal que ostenta en su parte media el tubércwlo pituitario y sirve de mite anterior a la fosa pituitaria o silla turca, donde se aloja la gléndula pituitaria o hipéfisis. A los lados de Ja fosa pituitaria, en el Orificio Proceso det sero Apindice xifoide eimoidal _esfenaidal Alas menores Semicétuta esfenoidal Hendidura Fenoidal Sup. orbitaria de ‘ as alas mayores Cresta anterior det cuerpo ‘Aoujero Pico 0 rostrum redondo mayor Apétisis vaginal 82" px ; is Conducto vidiano Espina esfenoidal Apitisis pterigoides Ala externa Ala interna Gancho def ala interna Fic. 61, ESFENOIDES, CARA ANTERIOR. lugar donde las grandes alas se unen con el cuerpo, existe un canal anteroposterior, la- mado canal carotideo 0 eanat del seno cavernoso. HUESOS DE LA CABEZA él La silla turea leva por detrds la Iémina cwadrildtera a manera de respaldo. Dicha lamina presenta una cara posterior, inclinada hacia abajo y atras, que se contintia con el canal basilar, y otra eara anterior, que forma el respaldo de la silla turea. Su borde supe- rior termina a los lados en un tubéreulo o apéfisis clinoides posterior. El borde inferior se confunde con el hueso y los laterales presentan dos escotaduras: una superior, por donde pasa el nervio motor ocular comin, y otra inferior, en relacién con el seno petroso inferior; en medio de ellas existe, a menudo, otra pequefia para ef motor ocular oxterno. (Fig. 59.) Cara inferior. Llova on la linea media-la cresta esfenoidal inferior, muy saliente en su parte delantera, donde se continfia con la cresta esfenoidal anterior, formando el pico del esfenoides. La cresta inferior se articula con el borde superior del vémer-que ticne forma de drigulo, diedro y se constituye: asi el canal esfenovomeriano medio, comprendido entre Ja eresta y el fondo del canal vomeriano. A los lados de la cresta: inferior existen unas. superfieies lists, deforma triangular con hase interna, que. formant la parte. mis Apéfisis elinoides posterior Agajero Apstisis ‘clinoides. anterior Sptico . Hendidura eslénoidal o intetalar Ala menor'| | Lémina euadsiléteca Cara interaa ‘del ala mayor. Aguijero- redondo meyor Conducto vidiano Espina esfenoidal Corte de ta apéfisis basilar Ala externa Espina de Civinini Ala interna By Espina tubaria Gancho del ala interna TiG, 62. ESPENOIDES, CARA POSTERIOR. posterior de! techo de las fosas nasales. Mas hacia afuera se desprenden hacia abajo Jas apétisis pterigoides. (Fig. 60.) Cara anterior. Forma parte de la béveda de las fosas nasales y est4 limitada por arriba por el borde anterior de la lamina horizontal o proceso etmoidal, que se arti- eula con la lamina cribosa del etmoides. En la linea media presenta la cresta esfenoidal anterior que va a articularse con el borde posterior de la lamina perpendicular del et- moides. A los lados de la cresta se observan un canal vertical, que Ileva el orifieio por donde se abren los senos esfenoidales, y mds afuera las semiceldillas esfenoidales, las eua- les en el erdneo articulado se completan con las semiceldillas etmoidales posteriores, for- mando las celdillas esfenoetmoidales. (Fig. 61.) Cara posterior. Es una superficie de forma mis o menos rectangular, soldada tan intimamente con la apéfisis basilar del occipital, que en el adulto solamente se puede lo- grar Ja separacién por medio de un corte de sierra. (Fig. 62.) Caras laterales, De la parte superoanterior nacen las pequefias alas, cireunseribien- do el agujero dptieo, como expansiones laterales del jugum; mas abajo, a todo lo ancho del cuerpo, se originan las grandes alas, por debajo de un canal llamado canal cavernoso © canal carotideo. (Fig. 63.) El espacio eomprendido entre las bases de Jas alas mayores y menores forma la parte interna de la hendidura esfenoidal. Pequefias alas o apéfisis de Ingrassias. Tienen forma triangular, con base interna y vértice externo. Situadas horizontalmente, nacen por dos rafces: una superior, aplana- 62 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA da de arriba abajo, y otra posteroinferior, rodcando entre ambas el agujero dptico, por donde pasan el nervio éptico y la arteria oftalmica, Su cara superior forma parte de la base del erdneo, en tanto que la inferior entra en la constitucién de la parte mas poste- rior del teeho de Jas érbitas. El borde anterior se artieula con la porcién horizontal del frontal. El posterior es delgado por fuera y gracso por dentro; aqui forma, al terminar, un saliente denominado apéfisis clinoides anterior; el vértice externo, muy afilado, se co- nove con cl nombre de apéndice zifoide o ensiforme. Grandes ‘alas. Poseen una cara. supercinterna o endocraneana, otra inferoexterna 0 exoeraneana.y dos. bordes, uno externo y otro interno. La cara endocraneana esté vuelta hacia arriba y atrds, és céncava y presenta en sd parte intetna o base varios orificios. El anterior, situado’ cerca de la hendidura esfenoi- dal, se Hama agujero redondo ‘mayor ¥ da paso al nervio maxilar superior. Por detras de él existe otro agujero de forma ovalada 0 agujero oval, por donde atraviesa el. ner- vio maxilar inferior, Mas atrés y por fuera. de este.1iltimo orificio, se eneuentra el agu- jero redondo. menor, que deja pasar la arteria meningea media, Tay otros dos pequefios orificios inconstantes: el agujero de Vesalio, por donde pasa una vena emisaria, esta co- Agujero’ dprico. Ratz post, det aia menor Corte dela raiz ant, del ala menor Tubérculo pituitario Fondo de ta silla: tucca, fosa pituitaria Lémina cuadrilirera $ Canal cavernose Corte det ala mayor Corte det ala interna del pierigoides Borde anterior. del pico 0 rosicum Borde posterior del pico 0 rosteum — Conducto vidiano FIG, 63, CUERPO DEL ESFENOIDES, CARA LATERAL. loeado por delante y adentro del agujero oval; y eerea del agujero redondo menor, algo més hacia atrés y adentro, puede encontrarse un pequefio orificio 0 conducto innomina- do de Arnold, por el cual atraviesa cl nervio paqueiio petroso superficial. Hl resto de la cara endocraneana de las grandes alas es eneavo y presenta diversas eminencias mami- lares y depresiones digitales. (Fig. 65.) La cara ezocraneana Meva en su parte anterior una eresta vertical, rugosa y muy pronuneiada, que se artieula con el hueso malar (cresta malar) y la divide en dos por- ciones, Una de ellas, la interna, esté vuelta hacia delante y adentro; es plana, lisa y triangular, constituyende en parte la pared externa de las cavidades orbitales. Su borde superior libre forma el labio inferior de la hendidura esfenoidal. Esta cara interna del ala mayor recibe también el nombre de orbitaria, La otra parte o externa de la eara exocra- neana se llama femporocigomdtica y estd a su vez dividida por una cresta anteroposterior © cresta esfenotemporal en dos partes. La superior, vuelta hacia fuera, sirve de inscreién al misculo temporal y forma parte de la fosa temporal. (Fig. 65.) La inforior, dirigida horizontalmente, forma el techo de la fosa cigomitica y en ella se inserta el haz superior del misculo pterigoideo externo. El borde interno posee un segmento anterior, correspondiente al borde superior de la faceta orbitaria de Ia cara exocrancana del ala mayor; dicho segmento forma el labio in- ferior de la hendidura esfenoidal. Esta hendidura es més ancha hacia dentro y por ella pasan los nervios motor ocular comin, motor ocular externo, patético y oftélmico y la ve- na oftélmica, El segmento posterior del borde interno esté situado por detrds de la unién HUESOS DE LA CABEZA 68 Fontanela posterior. (lambda) Sutuca feontoparieta Sutura frontomatar Foliculos dentarios —_—_—Sinfisis del mentén FIG. 64, RADIOGRAFIA ANTERIOR DE CABEZA DE FETO A TERMINO. 61 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA del ala mayor con el cuerpo del esfenoides y cerea de él se encuentran parte de los agu- jeros deseritos en la cara endocraneana. La parte terminal del segmento posterior esté dirigida hacia atris y afuera y ahueeada en forma de sureo cn su parte inferior, que eo- rresponde a la trompa de Eustaquio, Se artieula esta parte del borde interno con el bor- de anterior de la roea del temporal, con el que forma el agujero rasgado anterior. Fl borde externo se articwla con la eseama temporal, es céneavo y tallado a bisel a expensas de su lamina interna por abajo, y de su limina externa por arriba. Agujeco dptico Apafisis’ ctinoldes ancérior | | Silla tice Ap. clinoides post. y lam, cuaitrifdtera \ Cara externa de tas alas mayores ‘Cresta esfenoremporat Borde externo de tas alas mayores Espina de Civinini Ala externa de a apstisis terigoide Espina tubaria Paerigenses Sa Gancho del ata externa Gancho del ata interna FIG, 65, ESFENOIDES, CARA LATERAL. El borde interno y externo se wnen por delante de una superficie rugosa que se ar tieula con el frontal y el parietal. Al unirse por la parte posterior ambos bordes for- man un éngulo que va a articularse con el espacio formado por la eseama y Ja roea del temporal. Dicho éngulo se termina a favor de una apéfisis dirigida hacia abajo, la- mada espina del esfenoides, donde se insertan Ja edpsula y el ligamento lateral interno de la articulacién temporomaxilar, asi como cl ligamento esfenomaxilar y el ligamento pte- rigoespinoso. ‘Apéfisis pterigoides, Estan implantadas en la cara inferior del esfenoides por medio de dos raices; ia interna se desprende del cuerpo del esfenoides, mientras la externa, mas voluminosa, parte del ala mayor. Estas raices cireunseriben un conducto Namado conduc- to vidiano, que da paso a los vasos y nervios vidianos, Las dos raices se extienden hacia Ja parte inferior en forma de dos léminas, denominadas ala externa y ala interna de la ap6fisis pterigoides, Ambas laminas permanecen unidas por su borde anterior en mas de la mitad de su altura, constituyendo un angulo diedro abierto hacia atras, conocido con el nombre de fosa pterigoidea. En su tercio inferior, los bordes anteriores de das laminas se separan formado un dngulo, lamado escotadura pterigoidea, donde viene a alojarse la apéfisis piramidal del palatino. HUESOS DE LA CABEZA 65 La apétisis pterigoides presenta un horde, o mejor, una cara anterior, resultado de la unién de las dos laminas, que hace frente a la tuberosidad del maxilar superior y for- ma Ja pared posterior de la fosa pterigomaxilar, La cara posterior, como ya se ha dicho, es la fosa pterigoidea, constituida por la cara externa del ala interna y la interna del ala ex- terna. Su parte superior ¢ interna lleva una pequefia foseta o foseta escafoidea, que sirve de insereién al museulo peristafilino externo, mientras en el resto de la fosa pterigoidea se inserta el pterigoideo interno. En los bordes'de las alas, que, sirven de iimite a la fosa pterigoidea, se cbservan sendas espinas hacia ‘su parte media, La espina tubaria esta, si- tuada sobre el ala interna y se relaciona con la trompa de Eustaquio, en tanto que la es- pina de Civinini, situada en el ala externa, sirve de insercién al ligamento pterigoespino- s0 de Civinini. El Angulo posteroinferior del-ala interna se prolonga a manera de gancho, bajo euya curvatura se desliza-el.tendén de! peristafilino externo, En la’ parte superior dela cara interna destaca un saliente 6seo 6 apéfisis vaginal dirigido hacia dentro. Con el euerpo del esferioides constituye un sureo, que-el borde del ala del vémer transforma en un canal, Hamado canal: esfenovomertano lateral. La cara inferior. de la apéfisis vagi- nal leva. una canaladura anteroposterior, que en- el eréneo articulado, merced a la apéti- sis esfendidal del palatino; se vuelve un ¢onducto 0 canal pterigopalatino, por el cual pa- gan la arteria.pterigopalatina y el nervio faringeo de Bock. La parte anterior de esta cara interna se articula con la lamina vertical del palatino. ° La cara externa de las. apéfisis pterigoides forma parte de la fosa cigomstica ¥ pro- Porciona: insercién al haz inferior del mdseulo pterigoideo externo. La cara interna cons- tituye la parte ‘mas posterior de ia pared externa de las fosas nasales. . Estructura. El cuerpo del esfenoides. esté.formado por ldminas.de tejido compacto que limitan dos cavidades 0 senos esfenoidales. El resto del hueso esté también formado por tejido compacto; solamente en la base de las apéfisis pterigoides y en la parte ante- rior de las grandes alas se encuentran pequefias cantidades de tejido esponjoso. Osificacién. El esfenoides se halla constituido primitivamente por euatro piezas: el preesfenoides, el basiesfenoides y los dos cornetes de Bertin. Los centros de osificacién que originan estas piezas aparecen entre los meses tercero y séptimo de la vida embriona- tia. Son cuatro los que forman el preesfenoides: dos para las pequefias alas y dos para la parte anterior del cuerpo. El basiesfenoides se origina a expensas de ocho: dos producen la parte posterior del euerpo; otros dos, uno a eada lado, originan las alas mayores y las alas externas de la apéfisis pterigoides; sendos centros dan origen a Jas alas internas de les apéfisis pterigoides; por altimo, los canales cavernosos se desarrollan también a expen- sas de otros dos centros. Los cornetes de Bertin son laminas delgadas, soldadas a Ia parte anteroinferior del euerpo, que se desarrollan cada una por un punto de osificacién, Ciertos autores consi- deran estas piezas dseas como pertenecientes al etmoides. PARIETALES Son dos huesos planos situados simétricamente en las partes laterales y superiores del erdneo, por delante del occipital, atrés del frontal, encima de los temporales y articulados entre si en Ja linea media. Cada uno de ellos presenta dos caras, de Jas cuales una es ex- terna o exocraneana y la otra interna o endocraneana; ademas, cuatro bordes: anterior, posterior, superior e inferior, y cuatro éngulos: dos anteriores y dos posteriores, Cara externa, Es convexa, lisa y Heva hacia su mitad inferior dos lineas eurvas hacia abajo, concéntrieas y rugosas, tlamadas Iineas temporales. La superior sirve de in- sereién a la aponeurosis temporal, mientras sobre la inferior se inserta el miisculo tem- poral. Arriba de estas Iineas existe una eminencia o giba parietal, relacionada con la apo- neurosis epicraneal. (Fig. 66.) Cara interna, Es fuertemente céneava, sobre todo hacia la parte media, donde se forma la fosa parietal, que se eorresponde exteriormente eon la giba parietal. Su superficie se halla sureada por wna serie de canales que se dirigen del borde inferior al superior, ra- 06 TRATADO DE ANATOMIA IUMANA mificéndose como la nervadura de una hoja; constituyen en realidad Ja impresién de las ramas de la arteria meningea media, Cerea del borde superior y paralelamente a ét existe Borde superior Giba parietal | Linea éurva temporal siperior © Linea. curca - : F temporal inferio ate : _ J Borde anterior Borde posterior Barde inferior Fic.’ 66. PARIETAL;, CARR“ EXTERNA, un semicanal que con el del hucso opuesto forma el canal para el seno longitudinal superior, y una serie de pequeilas fosas o fosetas de Pacchioni, donde se alojan los cor- Borde superior Fosa parietal Paries Borde posterior Borde anterior Borde infecior Canaiaduras de ta acteria meningea media FIG. 67, PARIETAL, CARA INTERNA. pasculos de Pacchioni. En el tercio posterior del canal meneionado existe un orificio, et agujero parietal, por el cual pasa Ja vena emisaria de Santorini. (Fig. 67.) HUESOS DE LA CABEZA 67 Fontaneld anterior Fontanela posterior (lambda) Sutura : : Meee gue Fontanele anteroiateral oxcipitoparietal i Fontenela posterolateral (asterién) Atlas Porsién petrosa Sinfisis del mentén fel temporal Fic. 68, RADIOGRAFIA LATERAL DE CABEZA DE FETO A TERMINO. 68, TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Bordes, El borde superior, dentado y algo biselado a expensas de su cara interna, se articula con el borde superior del parietal del lado opuesto, formando la sutura interpa- rietal o sagital. Bl borde inferior es eéneavo, biselado en sentido contrario del superior y se articula con la escama del temporal, Los bordes anterior y posterior son dentados, y mientras el primero, que se articula con el frontal, es casi rectilineo, el segundo, que Jo hace eon el occipital, es convexo. ‘Angulos.. El fngulo anterosuperior, casi recto, corresponde a la unién de las su- turas sagital y coronal, conocida con el nombre de bregma, y se articula con el frontal y con el parietal del Iado opuesto. El anteroinferior es el més agudo de los cuatro Angulos, pero de vértice truneada; en su’ cara interna comienza él canal de la arteria meningea me- dia, y se articula con el frontal y con el ala mayor del esfenoides, originando la sutura Uamada pterién. Al angulo posterosuperior corresponde Ja unién. de las suturas ‘sagital y lambdoidea. (lambda), constituida por la.unién de.los dos parietales y del occipital. Por Ultimo, el posteroinferior penetra entre la escama del temporal y la parte posterior de Ja regién mastoidea del mismo, formando, con intervencién. del occipital, la sutura denomi- nada asterién. . : Estructura. Lo misino que los otros huesos 0 parte. ‘de ellos que constituyen la béve- da del créneo, los parietales estén formados por dos léminas de tejido compacto, entre las cuales hay una capa (diploe) de tejido esponjoso. Osificacién. Cada parietal deriva de-la irradiacién’ de un solo centro. que aparece durante el segundo mes de vida intrauterina. OCEIPITAL Es un hueso plano impar y mediano, situado en Ia parte posteroinferior del crineo. En su parte inferior destaca un gran orificio, de didmetro anteroposterior mayor que el transverso, amado agujero occipital. Por delante de éste hay una superfieie cuadrangu- lar o apéfisis basilar. Por detrds, un segmento de esfera, conocido como Ja escama del oc- cipital, y a los lados dos masas dseas, con superficies articulares por su cara inferior, 0 masas laterales del occipital, (Fig. 69.) Apéfisis basilar. Es de forma cuadrilétera y situada entre el agujero occipital por atrés y el cuerpo del esfenoides por delante, con el cual se articulan, como ya se ha dicho, tan fuertemente, que se desprende solamente con 1a sierra. Posee dos caras: una inferior o exocraneana, y otra superior o endocraneana, y cuatro bordes: el anterior, el posterior y los dos lateraies, La cara inferior o ezocraneana lleva en la linea media, hacia el limite de su tercio posterior, un tubérculo o tubérewlo faringeo, sobre el cual se insertan la aponcurosis fa- ringea y el mfisculo constrictor superior de Ja faringe. Por delante del tubéreulo se ob- serva una depresién, alargada de adelante atras, donde se aloja la glindula faringea de Luschka, Hamada foseta faringea. Del tubéreulo farimgeo parten hacia atrds unas erestas curvas, de concavidad anterior, lamadas orestas musculares, A veces, por delante de estas curvas, existen otras casi paralelas a ellas, denominadas crestas sinostésicas. Entre am- bos sistemas de crestas, se insertan el misculo pequefio recto anterior de la cabeza. Por delante de la eresta sinostésiea se observa una amplia depresién, en la cual viene e in- sertarse el misculo gran recto anterior de Ja cabeza. La cara superior o endocraneana es eéncava transversalmente, en forma de canal; es més ancha atrds que adelante e inclinada hacia abajo y atrds. Aloja al bulbo y a la pro- tuberaneia anular, y por su forma acanalada recibe el nombre de canal basilar, Los bor- des laterales de la apétisis basilar, que se articulan con la roca del temporal por medio de fibrocartilago, llevan en su labio superior un sureo en relaeién con el seno petroso in- ferior. Su borde anterior, intimamente soldado con el cuerpo del esfenoides, es artificial, pues, repetimos, se logra solamente mediante corte de sierra. El posterior limita por de- lante al agujero occipital. Escama del occipital, Se distinguen en ella dos caras y dos bordes. HUESOS DE LA CABEZA 69 La cara posteroinferior 0 exocraneana, convexa en toda su extensién, exhibe en la linea media, partiendo del agujero occipital, una eresta o cresta occipital externa, que ter- mina superiormente a favor de una tuberosided, denominada protuberancia occipital exter. na. A ambos lados de ésta se extiende una linea rugosa transversal y eéneava. hacia de. Jante, que llega latoralmente hasta la base de las apéfisis mastoideas y recibe el nombre de Unea curva occipital superior, En su labio inferior se inserta el masculo trapecio, mientras que en el superior lo hace el occipital. De la’ parte media de ia eresta occipital parte otra linea rugosa 0 linea curva occipital inferior; es casi paralela a la superior, también cénca- va hacia delante, y se termina lateralmente en la apdfisis yugular. Da insereién, por den- ‘tro, al pequefio: recto posterior, y por fuera, .al gran recto posterior. y al. pequefio oblicuo, todos mtisculos profundos de la nuca. Las dos linéas curvas oecipitaies limitan una super- fiele rugosa; donde van a insertarse, por dentro; el gran complexo, y por fuera, el pequefio oblicud. Arriba dela. protuberancia. occipital externa y de la linea:curva occipital superior, se extiendé una superficie convexa y lisa, que corresponde al euero cabelludo y al misculo oceipital. (Véase fig. 69.) Foseta faringea Cresta’ sinositdsica ‘Cresta: muscular E Tubérculo faringeo Foueta: preconditea e Foseta Apéfisia retcoconditea yugular Linea curva ‘occipital inferior Cresta occipital externa Protuberancia occipital externa FIG. 69, OCCIPITAL, VISTO POR ABAJO. La cara anterosuperior o endocrancana es céneava y lleva en Ja linea media, a partir del agujero occipital, una eresta Hamada cresta occipital interna. En su parte inferior esta eresta se bifurea en dos ramas que se pierden en los bordes del agujero occipital, mientras hacia arriba termina en un saliente o protuberancia occipital interna, que se co- rresponde eon la protuberancia occipital externa. De aquélla parten hacia los lados dos canales horizontales 0 canales del seno lateral, que corresponden a los senos Jaterales del encéfalo. Por eneima de la misma protuberancia parte otro canal, 0 canal longitudinal, para el seno longitudinal superior. La confluencia de estos canales se corresponde con la de los senos que reeibe el nombre de presa de Heréfilo. (Fig. 70.) La cresta occipital interna y los diversos canales de los senos dividen la superficie endocraneana en cuatro cavidades, de las cuales dos son superiores y se denominan fosas cerebrales, y dos infe- riores 0 fosas cerebelosas. Los bordes superiores de la escama son dentados y se articulan con el borde posterior de los parietales, en tanto que los bordes inferiores, igualmente dentados, van a articular- s¢ con la regién mastoidea de los temporales. Ja escama presenta un angulo superior, que encaja en el Angulo formado por los parietales, y dos éngulos inferiores, unidos a las ma- sas laterales del occipital. 70 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Masas laterales, Situadas a los lados del agujero occipital, son alargadas de delan- te atras, siendo més estrechas y mds altas por su parte anterior. Tienen dos caras, dos bordes y dos. extremidades. La cara superior o endocraneana posee en su parte anterior una emineneia 0 fubci culo occipital, por detrés de la cual se encuentya un eanal por donde se deslizan los ner- vios espinal, neumogfstrico y glosotaringeo al dirigirse al ugujero raszado posterior, Por abajo y por delante del tubéreulo oceipital existe un orificio 0 aujero condileo anterior que communica con el.canal del mismo nombre v-da paso al-nervio gran hipogioso, Por fue- ra del mismo tubéreulo se nota uh canal, terminacién deleanal. det, seno lateral, Canal det seno Fa tongitudinal sup. eee Fosd cerebral Protaberancia petipifer rmterna Canatadura del Kevio neterat Cresta interna occipital Posi verebelosa Canal do! seno tuceral Apélis.s yugulae Tubérculo occipitat Agujero occipital Apstisis bacvar FIG. 70, OCCIPITAL, CARA ANTERIOR DE LA ESCAMA. En la cure inferior o exocrancana de las masas laterales, a eada lado de la parte anterior del agujero occipital, se enenentran un saliente convexo, eliptico ¥ liso, euyo dit. metro mayor esta dirigido hacia delante y adentro, y euya parte media lleva una ligera estrangulacién. Estas superficies, que se articulan con el atlas, reciben el nombre de cén- dilos del occipital. Anteriormente y por fuera de cada eéndilo se observa una pequefia ca- vidad 0 foseta precondilea, en el fondo de la cual existe un orificio Namado agujero con- dileo anterior, Por detrés, otra pequefia depresién 0 foseta retrocondilea eonduee al aqu- jero condileo posterior. Por el lado externo la superficie es rugosa y sirve de insereién al miisculo reeto Jateral de la cabeza. El borde externo de las masas laterales estd dividido en dos partes por un saliente © apéfisis yugular, que se relaciona en el crineo articnlado con una superficie rugosa del temporal. Por delante de esta apéfisis, cl borde forma parte del agujero rasgado_poste- rior, en tanto que por detras se artieula con la regién mastoidea del temporal. (Figu- ras 71 y 72.) La parte anterior del horde externo presenta una espina, o espine yugulur, que se mira frente a frente con Ja espina del mismo nombre de la roca del temporal, dividiendo HUESOS DH LA CABEZA 7 el agujero rasgado posterior en dos partes. La posterior eorresponde al origen de la vena yugular interna y Ja anterior est, a su vez, subdividida en estado fresco por un tabique fibroso en dos poreiones: por la anterior de éstas pasa el nervio glosofaringeo y, por la posterior, los nervios espinal y neumogéstrico. Canal dasitar Tubéeculo occipivat Espina yugatar = Re | Conducto precondileo Seno: lateral Fosa cecebelosa Escanre occipital FIG. 71. OCCIPITAL, CARA FNDOCRANEANA, Estructura, Lag wiasas laterales y lt apéfisis basilar esti fovmmadas por tejido es. ponjoso eubierto por deladas laminas de tejido compacto, Dos Ifininas de tejido compac. to, con diploe en sw interior, constituyen la escama. Osificacién, A fines del segundo mes de la vida fetal aparecen dos centvos de osifica- cién que originan la apéfisis basilar. Otros dos produeen Jas masas laterales. Las poreio- nes cerebelosa y cerebral de la escama se originan mediante sendos centros de osificactsn. Los centros de osificacién de la porcién basilar aparecen uno delante del otro, constitu- yendo el anterior el basistico, y el posterior el basioccipital. De la unién de ambos, que- da como huella la eresta sinostésiva de Poirier. ‘ai i ss s Linea cucva occipital superior Protuberancia occipital superior Linea curva occipital inferior Cresta occipital externa Foseta rerrocondilea Céndilo occipital Agujero ovcipival ‘sis hasilec FIG. 72, OCCIPITAL, CARA EXOCRANEANA Freeuentemente existe un centro sceundario de ositicacién para cl horde posterior del agujero oeeipital y otros dos para la parte superior de la escama, Estos dan origen a un 72 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA hueso de forma triangular, que a menudo queda aislado de la escama, aunque articulado con ella, Recibe el nombre de hueso epactal o hues interparietal. TEMPORAL Los fiuesos temporales estén situados a los lados de la parte media de la base del crd- neo, extendiéndose por las caras laterales' de éste. Cada uno de ellos se articula por delan- te.con el esfenoides, por détrés eon él oeeipital'y por arriba con el parietal. El temporal del adulto resulta dela soldadura de tres piezas, independientes. en el embrién: la esedma; él hueso timpanieo y la roca. Estas tres piezas, al soldarse unas con otras, en'su desarrollo, originan una serie de suturas mas-o menos visibles y permanentes, ‘Asf, la poreién eseamosa.crece hacia abajo y atras formando la poreién mastoidea, la. cual, al soldarse eon la. base de la roca, da origen a le cisura petroscamosa posterior. La. mis. Escama Raiz longitudinal Tubérculo Espina de Henle = Pubes sigomético post. Cresta despre. Céndilo del tenaporat © eaiz transversa \ Cavidad glenoidea Cisura de Glaser Apétisis vaginal éfisis estiloide ‘timpanos- Parte posterior de la cmon ranuca digdstrica Apéfisis mastoides Fic. 73, TEMPORAL, CARA EXOCRANEANA. ma poreién escamosa, al unirse con la cara anterosuperior de la roca, produce la eisura petroscamosa superior, visible en la cara endocraneana. El anillo timpénieo se suelda con la poreién escamosa, originando la cisura timpanos- camosa anterior 0 cisura de Glaser. El mismo anillo forma, al unirse por detrés con la apéfisis mastoidea, la cisura timpanoscamosa posterior. Como consecuencia de su desarrollo, pueden distinguirse en el temporal tres poreio- nes. La parte anterosuperior es aplanada transversalmente y recibe el nombre de region escamosa o escama. Por detrés de ésta destaca una masa voluminosa o regién mastoidea, Entre ambas y por debajo de ellas existe una prolongacién piramidal, de direccién hori- zontal, llamada regién petrosa 0 roca del temporal. Escama del temporal. Es més 0 menos semicircular de forma y muestra una cara externa y otra interna. La parte superior de la externa, lisa y casi plana, va recubierta por el miseulo temporal y en ella se pueden observar algunos surcos producidos por las arterias temporales profundas. La parte inferior o inferointerna queda separada de la superior por la apéfisis cigomdtica, Se distinguen en ésta dos porciones: una libre o api- eal y otra de implantacién o basal. La porcién libre es alargada de adelante atrds, apla- nada transversalmente, y tiene la cara externa, donde se inserta el mfiseulo masetero, con- HUESOS DE LA CABEZA 3 vexa, en tanto que Ja interna es e6neaya y lisa. En el borde superior horizontal se inserta la aponeurosis temporal, mientras el inferior, grueso y rugoso, da insereién al masetero. La. extremidad anterior, dentada y biselada a expensas de su borde inferior, se articula con el hueso malar, La extremidad posterior se contintia insensiblemente con la poreién basal. Esta porcién basal, apianada de arriba abajo, tiene su cara superior acanalada y en ella se deslizan los haces posteriores del miiseulo temporal. Se prolonga longitudinalmente por su borde superior, y reeihe el-nombre de’raiz longitudinal de la apéfisis cigomatica; se di- _rige hacia arriba eu los limites de la eseama y la poreién mastoidea. donde forma: la.cresta supramastoidea o parte inferior de‘la linea. eurva temporal inferior, De la parte anterior de la poreién basal y por su ¢ara inferior, sale una prolongacién alargada transversalmen- te, lisa y eonvexa de adelante hacia. atrés, que forma él borde anterior de la cavidad. gle. noidea, es el céndilo del teniporal o raiz transversd de la apéfisis cigomética, y constitu- ye parte'de la articulacién con el maxilar inferior. En la unién de la.rafz loagitudinal y de Ja transversa existe un tubéreulo Namado tubéreulo cigomatico anterior, (Fig. 73.) En da parte inferior de la porcién basal de la apéfisis cigomatica y vuelta ya hacia el lado inferior del erdneo, se encuentra una concavidad -eliptica de eje. mayor transver- sal; denominado cavidad glénoidea, Por su fondo. atraviesa la. cisura timpanoscamosa o cisure’ de Glaser, que la divide en una poreién anterior articular, perteneciente a la esca- ma, y otra posterior no articular, correspondiente al hueso timpanieo. Por dentro del eén- dilo del temporal una superficie: plana y lisa de forma triangular que constituye parte del techo de la fosa cigomética, es conocida.con el tiombre de superficie plana subtemporal. La cara interna de la escama lleva depresiones, eminencias ¥ algunos surcos vaseu- lares para ramos de la arteria meninges medi El borde de la escama tiene una ‘parte inferior adherente y otra superior libre. La adherente presenta dos suturas, de las cuales una es visible por la cara endoeraneana y se llama cisura@ petroscamosa superior, mientras la otra es observable desde la base del erdneo y es la cisura de Glaser o cisura timpanoscamosa, por donde la arteria timpanica pasa para penetrar en la caja del timpano. La parte libre del borde de la escama representa los dos tercios de una cireunferen- eia, Es biselado en su parte superior y posterior a expensas de su lamina interna, arti- eulindose en esta zona cor =! parietal. Su parte anterior, biselada a expensas de la 1é- mina externa, es dentada, y se articula con el ala mayor del esfenoides. El borde libre se termina por delante en el angulo formado por la escama y la parte anterior de Ja roca, mientras que por detris acaba en el] entrante constituido por la escama y la porcién mastoidea y conocide con el nombre de incisura parietal. (Véase fig. 74.) Poreién mastoidea. Esté colocada en la parte posteroinferior del temporal, por de- tras del condueto auditivo externo. Se distinguen en ella una cara externa, otra interna y un borde circunferencial. La eara externa presenta frecuentemente una cisura diri- gida hacia abajo y adelante, vestigio de la cisura petroscamosa posterior. Los tres euar- tos inferiores de la cara externa estin constituidos por una superficie convexa y rugosa donde so insertan los maseulos estornocleidomastoideo, esplenio y pequefio comp! cambio, la parte anterior del cuarto superior es lisa. Por encima y atras del ori conducto auditivo externo se observa un saliente pequefio, o espina de Henle, y algo ha- cia atras de ésta, una superficie con multiples orifieios vasculares, denominada gona cri- bosa. Cerea del borde posterior de esta cara, se encuentra el orificio externo del conducto mastoideo, por donde pasa una vena que comunieca el sistema vascular exoerancano con el endocraneano, La cara externa se prolonga hacia abajo en una eminencia aplanada transversalmen- te que es la apéfisis mastoides. La eara externa de ésta es parte de la cara del misrno nom- bre de la regién mastoidea y sirve de insercién a los mdseulos aludidos mds arriba. Su cara interna lleva en la parte superior un surco anteroposterior 0 canal digdstrico, que sirve de insercidn al vientre posterior del misculo digdstrico, La parte interna de este canal muestra una emineneia roma, alargada de adelante atras, en euya verticnte interna 74 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA est labrado otro surco por donde pasa la arteria oceipital. Dicho saliente reeibe el nom- bre de eminencia yuatamastoidea, La cara endocraneana de la. poreién mastoidea se confunde por delante con la base de la roca. En este lugar se observa un amplio surco ‘vertical 0 canal del seno lateral, que lleva hacia la parte media el orifieio imterno del conducto mastoideo, El Lorde de la regién mastoidea es grueso y rugoso, articulandose por arriba con el parietal, por detrds’ eon el occipital, mientras por delante va a fundirse eon Ja eseama y eon Ia Foca. Poreién petrosa. Tiene forma de pirdmiide euadrangular, con’ base vuelta para fuera y-atrds, en tanto que el vértive, truneado, se dirige hacia dentro y. adelante. Posee, por consiguiente, cuatro caras, cuatro hordes, una base yun vértice. Cisura peiroscamosa superior -Eiminencia. ascieata: Foxcisuca’ parietal Canaladuta del seno petroso superior Canaladura det seno lateral de Gasser Conducto auditiva interno 4 Oriticio mastoideo Apéfisis estiloides Fosa subarcuata Acueducto det vestibulo FIG. 74, TEMPORAL, CARA ENDOCRANEANA. Cara anterosuperior. Presenta hacia su tercio externe una eminencia convexa y lis sa, denominada eminencia arcuata, la cual se corresponde interiormente con €l eanal se- micireular superior y se contintia exteriormente por una superficie més o menos plana, tegmen tympani, que forma el techo de la caja del timpano. Por delante de la emineneia areuata existe un orificio alargado 0 hiato de Falopio, y por fuera de éste otros dos pe- quefios orificios que comunican con dos eanales paralcles 0 hiatos accesorios, los cuales llevan los nervios petrosos superficiales y profundos, Todavia més adentro, en el tercio interno de esta cara, se observa una depresién, conocida como foseta de Gasser, que aloja el ganglio del mismo nombre. (Fiz. 74.) Cara posterosuperior. Lieva ceva del borde superior, en su tercio externo, una hen- didura estreeha o fosa subarcunta, el fondo de la cual comunica con el canal petromas- toideo. Por abajo y afuera de esta fosa se encuentra otra hendidura oblicua, denomina- da orificio posterior del acueducto del vestibulo, Mas adentto, y aproximadamente sobre Ja misma linea, se observan un amplio orfficio por donde se abre el couducto auditiva in- terno, en cuyo fondo se notan dos erestas perpendieulares entre si, gue lo dividen en eua- tro fosetas. Por éstas pasan los nervios facial, intermediario de Wrisberg y auditivo, con sus ramag vestibular y eoclear, y la arteria auditiva interna. Cara anteroinferior. Su superficie mas externa es edneava y lisa, Situada por detras de la cisura de Glaser, forma la parte no articular de la cavidad glenoidea y constituye la pared anterior de! condueto anditivo externo. Esta lamina esta provista de wm saliente di- HUESOS DE LA CABEZA 75 rigido hacia abajo que rodea la base de la apétisis estiloides, formando la apéfisis vagi- nal, Més hacia dentro se prolonga horizontalmente, formando la apdfisis tubaria, que constituye la poreién ésea de la trompa de Bustaquio y atin més adentro, cerea del borde anterior, se observan des canales superpuestos, de los cuales el superior aloja al musculo del martillo, mientras el inferior es el canal éseo de la trompa. Cerea del vértice, la cara de que tratamos presenta una depresién acanalada en relacién con ja mencionada trom. pa de Eustaquio. Cara: externa, dela. escama Apéfisiscigomatica ta-roea Céndilo del temporat Tubércale cigomdtica:ant. Cavidad glenoide Tubércuto cigomiitico post Orificio inferior def conducio. carotideo Foseta’peirosa Orificio det Conducto de Ostium Jacobson introitas Fosa yaguler Apéfisis estiloides Pared anterior del conducto auditivo externo Apéfisis vaginal: ” Espina yugular Agujero estilomastoideo Apétisis mastoides FIG. 75, TEMPORAL, VISTO POR ABAJO. tra posteroinferior. Destaca en la parte externa de esta cara una apéfisis muy larga en forma de espina y dirigida hacia abajo, adelante y adentro, Namada apdfisis e. tiloide, en la eual se inserta el ramillete de Riolano, conjunto de ligamentos y miscu- los; los mtiseulos son el estilohioideo, el estilogloso y estilofaringeo y los ligamentos esti- lomaxilar y estilohioideo. Por fuera de la apéfisis estiloides existe un pequeiio orificio o agujero estilomastoideo, en el cual se abre la extremidad inferior del acueducto de Falo- pio, dando salida al nervio facial. En la pared anterior de este conducto se observa otro orificio mas pequefio todavia, por donde pasa la cuerda del timpano. Por dentro de la apé- fisis estiloides se encuentra una excavaeién lisa, Hamada fosa yugular, porque sirve para alojar el golfo de la vena yugular interna. En su pared externa un orificio (ostium in- troitus) deja paso al ramo auricular del neumogistrico. Hacia el lado interna de la fosa yugular existe un amplio orificio, que es la abertura inferior del conducto carotidco, ha- ilindose separados fosa y orificio por una eresta provista de un pequefio agujero. En éste se inicia el conducto de Jacobson, por donde pasa el nervio de Jacobson. Ya cerea del vér- 6 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA tice, la superficie de la cara se vuelve rugosa y da insercién al miseulo peristafilino in- terno, el que por esta insercién toma el nombre de petrosalpingostafilino. (Fig. 75.) Borde superior. Sus dos tercios externos corresponden al canal del seno petroso .su- perior, el eual esté eseotado al nivel dela fosa de Gasser para facilitar el-paso- del nervio trigémino. 2 Borde anterior, Su parte externa limita la cisura de Glaser y se bifurea hacia den- trode la prolongacién anterior del teymen tympani. El resto .de este borde. se -articula con el ala mayor. del esfenoides formandose hacia abajo un eanal donde se aloja la por- cidn ‘fibrocartilaginosa de la trompa de Eustaquio. Borde posterior. Se articula este bordé con ‘el occipital. Presenta por dentro de la fosa yugular una amplia eseotadura que, al articularse con et occipital, forman el aguie- ro tasgado posterior, La escotadura leva un. saliente, denominado espina yugular del ten- poral, que la divide en dos segmentos:: el posterior corresponde al goifo de la vena yugular y el anterior da paso a los nervios espinal, neumogistrico y glosofaringeo. Casi en el mis- mo borde de la eseotadura ‘y por dentro de la fosa yugular se observa la foseta petrosa, donde se eloja el ganglio de Andersch. El resto del borde es un verdadero surco, el eval, al articularse con el oecipital, forma el canal del seno'petroso inferior. Borde inferior. Lieva la apéfisis vaginal afuera y la tubaria adeutro, siendo el res- to bastante afilado. : Base. Esté constituida por el orifieio del eonducto auditivo éxterno, por detrds del ‘cual ‘se extiende: Ia regién mastoidea:y por encima la: escama’ del temporal. Vértice. Es, eomo ya se ha dicho, truncado y rugoso, y se halla ocupado por el ori- ficio donde se termina anteriormente el eonducto. carotideo, Se introduce en el dngulo formado por el euerpo y el ala mayor del esfenoides, con los cuales forma el agujero rasgado anterior. CAVIDADES Y CONDUCTOS DEL TEMPORAL Los conduetos y cavidades del temporal pueden clasificarse en cavidades neumdticas y conductos anexos al aparato anditivo, laberinto éseo y conductos anexos al ofdo inter- no, conductos vaseularcs, conductos nerviosos y conductos musculares. Cavidades neumaticas y conductos anexos al aparato auditivo. Comprenden el eonducto auditivo externo, la caja del timpano, el antro mastoideo, las celdillas mastoi- deas y la porcién ésea de la trompa de Eustaquio. E] conducto auditivo externo no existe en el recién nacido, pues aparece a medida que el hueso timpanal se desarrolla y suelda con la escama del temporal. Es un conduc- to cilindrico, aplanado de adelante atras, dirigido hacia dentro y adelante. Se halla for- mado en su parte superior por la poreién horizontal de la escama; hacia atr4s por parte del hueso timpanal y la cara anterior del mastoides, y finalmente abajo y adelante por el hueso timpanal. La caja del timpano es una formacién timpanopetroscamosa que contiene los huese- cillos del ofdo; se distinguen en ella seis caras. La cara externa forma en la parte mas alta de la caja una cavidad denominada dtico; su parte media corresponde al conducto auditivo externo y presenta el surco timpénieco donde se inserta la membrana del timpa- no; su segmento inferior, formado solamente por el hueso timpanal, corresponde al receso hipotimpinico. La cara interna, petrosa en su totalidad, presenta en su parte media un saliente, promontorio; leva ademas el levantamiento que forma el conducto semicircular externo y el saliente constituido por la segunda porcién del acueducto de Falopio; pre- senta también un sureo vertical con ramifieaciones anteriores y postcriores correspondien- te al nervio de Jacobson y sus ramas; en su parte posterior se abre un orificio, ventana oval, y mas abajo otro, la ventana redonda. (Fig. 76.) La pared inferior lleva la sutura timpanopetrosa, En la pared anterior se abre el orificio timpénico de la trompa de Eustaquio; por arriba del conducto éseo de la trompa. se encuentra el pico de cuchara que comunica con un condueto paralclo a la trompa de Bustaquio correspondiente al miseulo del martillo. En la pared posterior y muy proxi- HUESOS DE LA CABEZA 7 mo a la cara interna se encuentra el saliente denominado pirdmide, que corresponde al tendén del mtiseulo del estribo; por arriba de la pirdmide se halla el orificio del condue- to (aditus ad antrum) que comunica con el antro y las celdillas mastoideas; por fuera de la pirémide se abre otro orifieto de eje mayor vertieal por donde pasa le cuerda del ‘pano. El antro. mastoideo, situado por atrés y afuera de la caja del timpano, es una amplia celdilla mastoidea de dimensién variable. Tiene una situacién més alta en el nifio que en el adulto y comuniea con Ja caja del. timpano por medio del aditus ad antrum. -Fosa y ventana ovat Conducto det miisculo del martitio Promontotio y_ canatadura det nervio de Jacobson Carétida interna Trompa de Eustaquio Carétida interna Orificio superior del acueducto de Jacobson Agujero estilomastoideo ‘Yugular interna Seno timpénico FIG. 76, PARED INTERNA DE LA CAJA DEL TIMPANO. Las celdillas mastoideas, variables en dimensién y situacidn, estén situadas en el es- pesor de la apéfisis mastoides y se distribuyen formando los grupos anterior, posterior, superior e inferior; interno y externo. La trompa de Bustaquio ésea es un conducto que comunica la caja del timpano con el medio exterior al nivel del éngulo constituido por la eseama y la roca. Es oblicuo hacia adelante y adentro y se relaciona por arriba con el tegmen tympani y con el eonducto del miseulo del martillo; por abajo ocupa el sureo timpanopetroso; por fuera se halla consti- tuida por el hueso timpanal; finalmente por dentro corresponde al condueto earotideo del cual esté separada por un delgado tabique dseo, De los orificies de la trompa, el poste- rior o timpénico se encuentra en la pared anterior de la caja y el anterior ocupa la sutura esfenopetrosa. El orificio timpénico de la trompa ésea y el orificio timpanieo del aditus estén de tal manera situados que parecen continuarse uno con otro. Laberinto éseo. Esti constituido por un conjunto de cavidades ahuecadas en el in- terior de la roca, a saber: el vestfbulo, el caracol y los eonductos semicireulares. Estos ele- mentos derivan de centros de osificacién simultaneos. (Fig. 77.) 78 TRATADO DE ANATOMIA HUMA! E] vestibule corresponde al fondo del conducto auditivo interno y en él convergen los eonduetos semicireulares; comuniea con la caja del timpano por medio de las ven- tanas oval y redonda. ----LL-coracol, situado por dentro y por delante del conducto anditivo interno, ¢3 un. tubo 6se6 -arrollado alrededor de una columna eentral. En conjunto adopta la forma . érlicé, ditigidd’ hacia déelaiite, esta” coli Fiera” dal" aeuediiéto “Ae Falopio ¥ de los conduetos ‘petrosos superficialess’ aleatiza’ al’eondueto det miseulo’ det mariillo y_al:‘primer eodo del conducto carotideo y eorresponde su primera espira al promontorio. “Los conductos semicirculares son tres: superior, posterior y_ externo. El superior co- rresponde ala eminencia areuata y esta colocado perpendieularmente al bordeé superior. de la’ roca. EI. posterior. es’ casi’ paralelo a-la cara posterosuperior de‘ la roed/Finalmen: te, elextérno hace saliente en la pared interna: del aditus ad antrum sy adopta tna posieion horizontal. ‘Todos los conduetos : semicireulares estan’ ‘situados por artiba y afue- ra.del vestibulo con. el. que comunicari ampliamente. (Para mayores, detalles véase ofdo interno.) Conductos vascilares, Ademas de Tas eav andes ¥ conduetos éseos -eftades, existen ened interior del temporal los siguientes. conductos vascilares: el. conduct earot{deo, cl eonducto petromastoideo,-el conducto.mastoideo ¥ el. seno petroseamoso; ademas los de- nominddos acuedueto, del. vest y acueducto del caracol. - “ El conducto carotideo’ se fa en’ direccién’ vertical: por un amplio. ori eara posteroinferior de la roéa; se acoda enando aleanza el caracol para seguir ta diree- cién del éje mayor dela roca y terminar en el vértice de ésta. Se halla separado de la caja del timpano y del caracol por una delgada lamina bastante fragil. Est4 ocupado por Ja arteria carétida interna, el plexo nervioso carotideo originado en el ganglio cervical superior y plexos venosos abundantes, Tl conducto petromastoideo es inconstante; cuando existe, representa el vestigio de la fosa subareuata fetal y pone en eomunicacién al antro mastoideo con Ia cavidad eraneal, El conducts mastoideo atraviesa la escama mastoidea. Su orificio externo esté situa- do cerca de la sutura oceipitotemporal y el interno en el borde posterior del canal del seno lateral. El acueducto del vestibulo se inicia en la pared interna del vest{bulo, se dirige ver- ticalmente en una pequefia extensién y se dobla después en dngulo recto para terminar cn la cara posterosuperior de la roca. Contiene la vena del acuedueto del vestibulo y el condueto endolinfatieo. El acueducto det caracol se origina en la pared posterior de la rampa_timpinica del caracol por un orificio situado en el borde inferoexterno de Ja ventana redonda y se dirige oblicuamente hacia atrés, afuera y abajo para terminar en el borde posterior de Ja roca, Incluye la vena del acuedueto del earacol. Conductos nerviosos. Los conductos nerviosos del temporal se hallan todos ellos ahuecados en la roca. Comprenden el conducto auditivo interno, el acueducto de Falopio, los eonduetos petrosos, el conducto del nervio del estribo, el conducto caroticotimpinieo, el conducto de Jacobson, el conducto de la cuerda del timpano y el conducto del ramo anastomético del facial y del neumogéstrico, El conducto auditivo interno se encuentra en la cara posterosuperior de la roca y su fondo esté dividido por wna eresta cruciforme en cuatro cuadrantes o fosas. De és- tas la anterosuperior eorresponde al nervio facial y es en ella donde se inicia el acueducto de Falopio por donde pasan el facial y el intermediario de Wrisberg. El cuadrante an- teroinferior corresponde a la base del caracol y presenta miltiples orificios por donde pa- san los ramos del nervio coelear. Atras de esta zona existe otra foseta por donde pasa el nervio vestibular y que corresponde a la pared interna del vestibulo. En la pared poste- HUESOS DE LA CABEZA 79 rointerna existe un orificio donde se abre um conducto de apenas 3 mm de longitnd que comuniea con la parte ampular del conducto semicireular posterior y da paso al nervio ampular posterior, El acueducto de Falopio o conducto del facial se inicia en la foseta anterosuperior del fondo del.conducto auditivo interno, de donde ‘se dirige perpendicularmente ‘al eje mayor de la roca pasando entre cl caracol y el vestibulo; a cierta distancia eambia de direceién, se aloja en la pared exterhd del’ vestibulo, sigue una direceion paralela al eje mayor de la roca y aleanza el conducto semicircular externo por su cara inferior; en eéte Iugar ge acoda otra’ vex para continuar verticalmente y terminar en el orificio estilomastoideo: Se distinguen en conseciencia en su‘trayecto ‘tres porsiones: la porclén horizontal es perpendicular al eje ets mayor de la roca y por’ sus rela- ciones.se denomina poreién labe- rintica; al formar su primer eodo, aloja en él'al ganglio geniculado; ° sus relaciones son por abajo ‘con Ja eapula del caracol, por -arriba eon la cara anterior de la ‘roca; por atrés eon la pared .anteri del vestibulo y finalmente por de- lante ‘con los hiatos aceesorios y hiatus de Falopio, que no son sino los eonductos abiertos en la cara anterior de la roea por dos canales subdurales que se dirigen haeia el agujero rasgado anterior. En Ja segunda porcién se halla en relacién por fuera con la pared interna de la caja del timpano, donde a menudo forma un levan- tamiento; por dentro corresponde al espacio comprendido entre la ventana oval y la ampolla del Carétida interna conducto semicireular externo, Ventana redonda | Ventana oval punto donde las relaciones del Yugular interna aeuedueto y del vestibulo son mas rag. 77, | aneRINTO dee PUESTO AL DESCUBIERTO. VISTA intimas; por arriba esta poreién EXTER! se pone en relacién con las celdi- las petrosas perilaberinticas situadas en el techo del antro; por abajo, y en su parte mas. anterior, se relaciona con el pico de euchara y la vertiente superoexterna del caracol co- trespondiente al promotorio; més afuera con la ventana oval de la cual el acueducto esté separado por una delgada lémina 6sea, y més atras con la pirdmide. En su tercera Poreidn o mastoidea se hace vertical y se halla en relacién por delante con la pared pos- terior de la eaja del timpano en su parte més alta, pues més abajo se corresponde con la pared posterior del condueto auditivo externo, por atrds estA en relacién con las células mastoideas y con el seno lateral, y en su parte mas inferior con el golfo de la vena yugu. lar interna del que est4 separado por una distancia de 4 a 8 mm. (Ver fig. 76.) Hl aeuedueto de Falopio contiene el nervio facial y la arteria estilomastoidea acom- paflada de sus venas. Conductos musculares. Son éstos el conducto del misculo del estribo y el conducto del miiseulo del martillo, (Fig. 78.) El conducto del miisculo del estribo comienza en el orifieio de la pirdmide y se dirige verticalmente entre la poreién deseendente del acueducto de Falopio y la pared poste- 80 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA rior de la caja de! timpano; es paralelo a dicho acuedueto y sélo en su poreién inicial o piramidal esta eurvado hacia delante. El conducto del mrisculo del martillo, mas largo que el anterior, es paralelo a la trom- pa de Hustaquio dsea. Se inieia por un orificio situado en Ja parte mas alta y anterior de la pared interna de la caja del timpano, en el saliente denominado pico de cuchara. Termina en el piso del eraneo, en el borde anterior de la roea, por abajo de la espina del esfenoides. En estado fresco este condueto contiene el miseulo del martillo, pero ‘en seco, va vacio, comunica a la caja del. timpano con el exterior. ‘Ademds de los conduetos. citados ‘eontiene e) temporal otros finos conduetos como el conducto .caroticotimpdnico que se extiende del codo del eondueto carotideo a la pared inferior de la eaja del timpano, Por él pasa’el nervio earotieotimpénico, que se despren- de del. plexo -simpdtico: periéarotideo y sé une al “nervio ‘de Jaeobson, rama del. gloso- Masculo del martitlo'en su.conducto Promontorioy nervio de Jacobson Miasculo del estribor Acueducto de Falopio 3 porcién Fic, 78. MUSCULOS DEL Offo0 MEDIO. faringeo; también pasa por el conducto la arteria cavoticotimpénica, rama de la caré- tida interna, El conducto de Jacobson, iniciado en la ecresta yugular, se dirige vertiealmente para terminar en la caja del timpano. Por él pasa el nervio de Jacobson, ramo del glosofaringeo. Los conductos petrosos son cuatro. Dos de ellos estén sitnados en el espesor del tegmen tympani y se extienden del primer eodo del acueducto de Falopio y van a la cara an- terosuperior de la roca, de tal manera que quedan situados el uno sobre el otro y dan pa- so a los nervios petrosos superficiales (grande y pequefio), ramas dei facial. Los otros dos conduetos petrosos se inician en la pared interna de la caja del timpano y van a la cara anteroinferior de la roca; conducen al grande y pequefio nervios petrosos profun- dos, ramos del nervio de Jacobson. El conducto de la cuerda del timpano eomprende una poreidn posterior y otra ante- rior, La primera se inicia en Ja pared anterior del aeueducto de Falopio, un poco por arri- ba del agujero estilomastoideo, y se dirige hacia delante y arriba para abrirse paso en la pared posterior de la caja del timpano, inmediatamente por fuera de la pirdmide. La porcién anterior esté comprendida en la sutura timpanopetrosa anterior o cisura de Gla- ser; se inicia en la pared anterior de la caja del timpano y termina en la cisura de Glaser y a veces en la base de la espina del esfenoides; en el espacio que separa los dos HUESOS DE LA CABEZA 81 segmentos éseos del condueto de la cuerda del timpano ésta se pone en contacto con la cara interna de la poreién superior de la membrana del timpano, El conducto del ramo anastomédtico del neumogdstrico y del facial se extiende de ja fosa yugular (ostium inéroitus) a las margenes del agujero estilomastoideo. Estructura. La eseama es muy delgada y esté formada por dos laminas compactas que eneierran entre ellas tejido esponjoso. La roca esté formada solamente por tejido eompacto en euyo interior se encuentran la eaja del timpano y las cavidades del ofdo interno. La regién mastoidea presenta una serie de eavidades 0 celdillas mastoideas, las cua: Jes. cornunican. entre st_y desembocan en una ¢avidad mas amplia o-antro mastoideo. Es- ta, a su-vez, comunica con la caja del timpano por um condueto, el aditus ad antrum, que se abre en la parte superior. dé la pared posterior de dicha caja. Las celdillas mastoideas forman grupos {externos, posteriores, superiores. ¢ interrios) en relacién con la cavidad ‘del antro mastoideo. El grupo interno. también se relaciona con el seno lateral. : Osifieacién, A mediados: del segundo mes de ‘la. vida intranterina aparecen dos een- tros de osificacién. Uno de ellos origina la‘eseama -y el otro el huesd. timpanico. Junto a &stos, sé desarréllan, més tarde tres centros secundarios para cada una de‘estas partes. En cl tercer mes de ja vida fetal se delimitan sncesivamente. ocho centros. de osificacién, de onyo desarrollo se produce la’ roca, Otro centro que aparece més tarde atin, es el origen de Ie apétisis estiloides. CRANEO EN GENERAL Ex el conjuito farmado por los ocho hiesos euyo estudio por separado acabamos de realizar, Tiene la forma de un ovoide hucco aplanado en su eara inferior, con la extremidad mayor divigida hacia atrés y eje dirigido oblicuamente de arriba abajo y de adelante atvas. Presenta una superficie exterior o exocrancana y otra interior 0 endocraneana. Di- vidiéndola en dos partes mediante una seceién horizontal que pase por la eminencia fron- tal media y por-la protuberancia occipital externa, resultan dos poreiones de las cuales In superior es la béveda y Ja inferior la base. BOVEDA Configuracién interior, Esté constituida por el frontal, los parietales y el occipital; presenta en Ja linea media y por delante la cresta frontal media. Por detras de ésta se extiende el canal, que corresponde al seno longitudinal superior, y a euyos Jadus se en- cuentran las depresiones 0 fosetas que alojan los corptiseulos de Pacchioni, asi como los dos agujeros parietales, La superficie eéneava de los parietales Ieva las impresiones vas- culares moldcadas por las ramifieaciones de la meningea media, (Fig. 79.) Se aprecian tambiéa las fosas frontales, la sutura frontoparictal o coronaria, las fosas parietales, la sutura lambdoidea y las fosas eerebrales del occipital, Configuracién exterior. Comprende una regién superior 0 béveda propiamente di- cha y otra lateral o regién temporal. En la linea media y en la parte anterior de la prime- ra se halla situada la giba frontal media por detris de la cual se inieia Ja sutura biparie- tat, que forma con el frontal el bregma, Bn la parte posterior de dicha sutura, uno a ca- da lado de ella, se observan los dos agujeros parictales, y en su terminacién la escama del occipital, que, con Jos pavietales, forma el lambda. Este lugar de la escama estd ocupado en oeasiones por el hueso epactal. Lateralmente sobresalen las eminencias frontales, las pa- rictales y las occipitates, y entre las primeras y las viltimas van las suturas; poco marca- das en el adulto la frontoparietal o coronal y ia occipitoparietal o lambdoidea. (Fig. 80.) En la porcién lateral, la fosa temporal estd limitada por la linea curva temporal su- perior, y en ésta so inserta la aponeurosis temporal, mientras el maseulo del mismo nom- bre se inserta en la linea curva temporal inferior. La fosa temporal se halla abierta por abajo por un orificio oval limitado interiormente por Ja eresta esfenotemporal: exterior. TRATADO DK ANATOMIA HUMANA mente por la apdfisis clgomatiea del temporal y por el fucso malar; este mismo hueso forma su limite anterior, en tanto que da vaiz transversa de Ja apéfisis eigomatica forma cl posterior, Constituida esta regién por ei frontal, el parietal, ef temporal y el ala mayor del esfenoides, muestra las suiuras que wien estos huesos entre sf, ademas de las que li- gan al malar eon ¢! temporal y cl frontal, Cresta frontal interna Canaiadura de ta orieria meninges media. Foseras de Pacchioni Canaladuca del seno longitudinal superior Sutura occipitoparietat FIG. 79, BOVEDA DEL CRANEO, CARA ENDOCRANEANA- BASE Configuracién interna, Se distinguen en el interior de Ja base tres partes o pisos. En primer lugar el piso anterior, que esta limitado por delante merced a la linea que se- para la béveda de la base y por detrés mediante el borde posterior de las alas menores del esfenoides y el eanal 6ptico. A lo largo de Ja linea media, comenzando por delante, se eneuentran: la cresta frontal, el agujero ciego, la apéfists crista galli y el canal éptico que se termina lateralmente en los agujeras dpticos. A dos lados de la linea media se observan: los canales olfatorios con los orificios para el paso de los nervios olfatorios, la hendidura y agujero etmoidal, la sutura frontoetinoidal, las eminencias orbitarias y, por detrés de HUESOS DE LA CABEZA 83 ellas, la sutura frontoesfenoidal. En la sutura frontoetmoidal existen dos orificios que comuniean eon los conductos etmoidales, el anterior de los cuales deja paso a la arteria etmoidal anterior y al nervio nasal interno, mientras por el posterior pasan Ja arteria etmoidal posterior y el nervio esfenoetmoidal. (Fig. 81.) El piso medio de la base est limitado anteriormente por el canal éptico y el borde posterior de las alas menores del esfenoides y posteriormente por la lémina cuadrilatera Sutsica-occipitoparietal Occipital “Agujtros parietales Sutura biparierat © sagital Suture frontopacietat Frontal FIG. 80. BOVEDA DEL CRANEO, CARA EXOCRANEANA. de este mismo hueso y el borde superior de la roca. Destaca en su Ifnea media la silla turca, la cual limita por delante con el canal dptico, en tanto que el borde superior de la limina cuadrilatera del esfenoides forma su limite posterior; los lados de Ja silla turea quedan definidos por ambos eanales eavernosos, que Mevan cl seno eavernoso y la arteria cardtida interna, Los éngulos de esta fosa estin sefialados por las dos apdfisis clinoides anteriores y las dos posteriores, Las fosas esfenoidales o fosas petroestonoidales estén situadas a los Iados de la linea media, formadas por Ja cara interna del ala mayor del esfenoides y la eara anterosupe- 84 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA rior de la roca; ah{ encontramos la eminencia areuata, el tegmen tympani y la fosa de Gasser que aloja el cavum de Meckel con el ganglio de Gasser. En dichas fosas se obser van también diversos orificios. En primer lugar, si se empieza por delante, la hendidura esfenoiddl, que'relaciona al craneo ‘con la érbita y es:atravesada por los nervios motor ocu- lar comim, motor ocular externo, patética ¥ oftélmico y por la vena oftilmica, mientras Seno frontal Ceesia frontal Agujero ciego Crista gatti Liming cribosa Sutuca esfenofrontat Peguetas alas Agujero éptico Apéfisis clinoides anterior Cendladura dptica Agujero oval Agujero redondo Silla’ turca~ 2 ‘menor Agujero rasgado anterior” Hiato de Falopio petroso superior Eminencia arcuata Conducto auditivo Canaladura det seno interno Acuedueto det Fosa cerebelosa vestibule det occipital Cresta occipital interna Sutuca occipitoparietat Fosa cerebral del occipital Protuberancia occipital interna FIG, 81. BASE DEL CRANEO, CARA ENDOCRANEANA 1, tubérculo occipital; 2. camaladura basilar; 3, agujero condileo anterior. su parte més interna sirve de inserein al anillo de Zinn. El agujero redondo mayor de- ja pasar al nervio maxilar superior, El agujero oval, al nervio maxilar inferior y a la pe- guefia meningea. El conducto innominado de Arnold, a los pequefios petrosos superficial y profundo que van al ganglio dtieo. El agujero redondo menor, a la meningea media, El agujero de Vesalio, a una vena emisaria, Bl hiato de Falopio y los hiatos accesorios, a los dos petrosos superiiciales, ramos del facial, y a los petrosos profundos, que nacen en el nervio de Jacobson, Por el agujero rasgado anterior pasa et nervio vidiano, atravesando una membrana fibrocartilaginosa que lo obtura. HUESOS DE LA CABEZA 85 Seng Feoral en desarrollo Células étmoidates Seno maxttar Porcién petrosa Esping nasal anterior rorcidn petras Dientes temporales Dientes pecmanentes Geueso moiar peemanente Angulo izquierdo del maxitar Angulo derecho del maxilar Fic. 82, RADIOGRAF{a LATERAL DE CRANEO EN NINO DE 5 AROS, 86 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA secon 1 z ideo, ivol-dol-véntiaw del sale la cardtida interna para introdueirse Inego en el seno eavernoso. El piso posterior tiene por Mmites, hacia delante, el posterior de la regién media y, por detray, el plano que pasa por los canales horizontales de los senos:laterales: Muestra en la linea media el. canal basilar, que aloja la protuberancia anular, el bulbo raquideo y el tronco basilar; el agujero occipital, atravesado por el bulbo raquideo y sus envolturas, al par que por las arterias vertebrales y el nervio espinal; la cresta occipital interna, que termiria en la protuberancia occipital interna. En la primera se inserta la hoz del cere- pelo y la:segunda cireunseribe la eonfluencia de los senos longitudinal superior, reeto, 1a- terales y occipital posterior, formandose asi le presa de Herdfilo. Las fosas cerebelosas se hallan situadas a los lados.de-la eresta y en ellas desembocan diversos condactos; Entre éstos et canal petroso superior, formiado por el seno venoso pe- troso superior, situado' en el borde superior de la: roca.y que en estado freseo eomunica con el-seno-eavernoso, El conducto auditivo interno, situado en‘la parte posterosuperior de la roca y cuyo fondo esta dividido en cuatro fosetas por donde pasan los nervios auditivos, fa- cial e intermediario ‘de: Wrisberg y sus ramas. El-acieducto del vestibule, situado afuera det anterior y que aloja él saco. endolinfatico., El agujero precondileo deja paso al nervio hi- -pogloso mayor. El agujera. retrocondileo, a wna vena anastomdtiea, Los canales laterales -parten de la protuberancia occipital interna y comprenden’ una ‘porcién horizontal y otra vertical que va a terminarse en el agujero rasgado posterior. En‘la poreidn vertical de esos canales se halla situado el agujero mastoidco, por donde una vena emisaria comuniea él sis: tema cireulatorio endocraneano con el exoerarieano. El canat petroso ‘inferior aloja el geno. ‘del: mismo nombre, ‘situado en la sutura petrosecipital. Por dltimo, el agujero. rasgado pos- terior esté formado por: el borde anterior del occipital y el borde posterior de la roca y se encuentra dividide en dos porciones por las espinas yugulares; mientras por la porcién anterior pasa el nervio glosofaringeo, la posterior esta a su vez dividida en otras dos, atra- vesando por la de adelante los nervios neumogastrico y espinal, y el seno lateral por la de atrés, que luego se convierte en vena yugular interna. Configuracién externa, La superficie exterior de la base esta eireunserita por una linea que, partiendo de la eminencia frontal media, se dirige hacia la apétisis orbitaria externa, comprendiendo los areos orbitarios, donde se hallan situados el conducto y esco- tadura supraorbitaria; después, por el borde anterior del ala mayor del esfenoides dicha linea se contimita con la cresta esfenotemporal, para seguir por la raiz longitudinal de la apéfisis cigomatica y la Linea curva occipital superior, yendo a terminarse en la protube- rancia occipital externa. (Fig. 83.) La superficie exterior de la base queda dividida en dos partes mediante una linea transversal que pasa por los tubéreulos eigomdticos anteriores, La parte anterior recibe el nombre de facial. La posterior, a su vez, puede dividirse en otras dos partes merced a otra Ifnea transversal que uniera las apéfisis mastoides. De las partes resultantes, la me- dia se lama yugwar y la posterior occipital. Parte outerior o facial. En la linea media de esta regién se van encontrando sucesi- vamente, comenzando por delante, la espina nasal del frontal, la lamina perpendicular del etmoides y la cresta esfenvidal inferior, Lateralmente se observan la ldmina cribosa del et- moides y el enerpo del esfenoides, y mas afuera, las masas laterales del etmoides y la bé- veda de lus érbitas, Los agujeros olfatorios, la hendidura etmoidal, el agujero etmoidal, los conductos et- moidales anterior y posterior, la hendidura esfenoidal y el orificio del seno esfencidal se hallan también situados en esta regién. (Fig. 84.) Parte media o yugwar, Destaca en la linea media la apéfisis basilar del occipital, con el tubérculo faringeo y la fosa navicular, y provisto de erestas rugosas para la in- sercién de los rectos anteriores, mayor y menor de la eabeza. A cada lado de la apéti- sis basilar queda un espacio donde se encuentran la apétisis pterigoides por delante, y la ap6fisis mastoides y el eéndilo occipital posteriormente. En la parte externa de ese espacio se hallan situados cl conducto auditivo externo, la cavidad glenoidea, cireunserita por la HUESOS DE LA CABEZA 87 rajz transversal de la apéfisis cigomatica y por Ja cisura de Glaser, vl agujero redondo menor y el agujero oval, En la zona posterointerna se encuentran: el ayujero estilomastoi- deo, por donde sale el facial; el agujero rasgado posterior, dividido por las aps res en dos partes siendo la posterior la fosa yxgulars el agujero carotirtsa est ado por delante del anterior y entre ambos la cresia que Heva el conducto'de Jacobsan-y el acucd i to del, caracol, ya en cl borde posterior dé la. roca: los conductos. de Ta trompa do Kus Aguyero palatine anterior Sutera patavina > Suiurd dé-los palutings Condiscto patatino “posterior Guncho del ala interna Acco cigomético Agujéeo- oval Agujero redondo menor. Tuabércalo cigomético Aguj. casgedo ant. ‘onducto carotideo f Agaiero estilomastorden Apétisis mastoides ‘Aguj. conditeo ant Agujero mastoideo. Céndilo occipital Aguiero Canaladura digdstrica reteocondileo Cresta occipital externa Protubecancia occipital externa FIG. 83. BASE DEL CRANEO, CARA EXOCRANEANA, taquio y del misculo del martillo se hallan superpuestos y sitnados en el horde anterior de la misma; més adelante y adentro va la superficie rngoxa para la insereién del perise jafilino interno; el agujero precondileo, situado delante del céndilo occipital da paso al nervio hipogloso mayor. Por iiltimo, en la zona interna y anterior se abren el conducto vi- diano, situado hacia la base de las apéfisis pterigoides, x el agujero rasgado anterior que, con el agujero carotides anterior, ocupa el vértiee de la roca Parte posterior u occipital. Muestra cn la linea media el agujers occipital ¥ la eresta occipital externa, de cuya extremidad superior parte la linea curra occipital superinr, que se extiende lateralmente hasta las apéfisis mastoides, y de enya parte media sale pa ralelamente a la anterior la linea curva occipital inferior que va a terminarse al nivel de las apétisis yugulares. Sobre ambas lineas curvas y subre Ja superficie rugosa que las 88. TRATADO DE ANATOMIA, HUMANA separa, se insertan diversos mitseulos de la nuea. A los lados de la linea media estin si tuados el cdndilo occipital, con el agujcra retrocondileo para una vena emisaria, la apéfi sis yugular, cuya cresta rugosa sirve de insercién al reeto lateral de la cabeza; y la apéfisis mastoides, que limita exteriormente la ranura digdstrica y lleva eseulpida Ja impresin de la arteria oceipital. Estilohivideo « “~~ Esplenio Esternocleidomasteideo Occipital FIG, 84, CABEZA OSEA VISTA POR ABAJO, SIN MAXILAR INFERIOR Y CON SUS INSERCIONES MUSCULARES. 1, constrictor superior de 1a faringe: 2, recto anterior mayor; 3, recto anterior menor: 4, recto posterior mayor; 5, peristafilino externo; 6, peristafilino interno; 7, recto lateral; 8, complexo mayor; 9, complexo menor; 10, recto posterior menor; 11, pterigoideo interno; 12, pterigoideo externo; 13, palatostafilino. ORIFICIOS DE LA BASE DEL CRANEO Y ELEMENTOS QUE LO ATRAVIESAN PISO ANTERIOR Agujero ciego. Vena oe Sperino (origen del seno longitudinal su- perior) , Hendidura etmoidal, Prolongacién de la duramadre. ‘Agujero etmoidal. Nervio nasal_interao. Conducto etmoidal anterior, Arteria etmoida! anterior y nervio nasal interno. Conducto etmoidal posterior. Arteria etmoidal posterior y nervio esfenoetmoidal. Orificios de la limina cribosa. Nervios olfatorios. HUESOS DE LA CABEZA 89 Alas menores itel esfenoides __ Sutura frontoparietat Sutura occinitoparietal Surco’s meningeos Seno frontal “posterioces Foi pituitacia Seno esfenoidal Seno maxilae Porcién petrosd Sintisis del mentén Angulo izquierdo del maxilar Anguto derecho del maxilar Fic, 85, RADIOGRAFIA LATERAL DE CRANFO DE ADULTO, 90 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA PISO MEDIO Agujero dptico, Nervio éptico y arteria oftslmica Hendidura esfenoidal, Nervios motor ocular comin, motor ocular externo, Patético y oftalmico; vena oftilmica, Raiz sim- patica del ganglio oftitmico, Agujero redondo mayor, Nervio maxilar superior. Agujero oval. Nervio maxilar inferior y arteria meningea menor: vena del agujero oval. Agujero rasgado anterior. Nervio vidiano © pterigoideo. Agujero de Vesalio (inconstante) Vena emisaria, Conducto innominado de Arnold . Gncomstante) . Nervios petrosos, Hiatal de Falopio y accetorios, Nervios petrosos. : PISO POSTERIOR Agujero occipital’.o foramen: mag- - Bulbo taquidéo-y sus cubiertis; netvio espinal, (entra) ‘mum, y artetia vertebral. Agujero precondileo, | «| Neivio. hipogleso- mayor, ‘Agujeto: tetrocondiieo. (inconst.) - ~"Vena emisatia Agnjero rasgado posterior... Nervios. glosofaringeo, ‘espinal (sale). y ’ neniiogis- ces “ trico; seno lateral, Conducto auditive interno. Nervios. facial, intermediario ‘y auditivo: arteria an Acueducto del’ vestibulo. " Gonducto ‘endolinfatico. Agujero mastoideo, Vena mastoides, : POR LA CARA EXOCRANEAL SE APRECIAN Conducts: auditivo externa Columna de aire. Agujero estilomastoideo, >) Nervio. facial y. arteria ‘estilomastoides. ‘Agujeto’ carotideo, Arteria, carétida interna: ‘Acueducto de Jacobson: Nervio de Jacobson, Ostium introitus. Ramo. auricular del neumogastrico, Aéueducto del caracol. Prolongacién del laberinto membranoso, Conducto vidiano. Nervio y arteria vidianos o pterigoideos. Conduct pterigopalatino. Nervio y_ atteria pterigopalatinos. Gisura de Glaser, Axteria timpitica, Orificio de la cuecda del timpano. Cuerda del timpano. Espesor del erdneo, El espesor de la béveda erancal es mayor atrés que adelante ¥ disminuye considerablemente al nivel de las fosas cerebrales. En la regién frontal la lamina externa es més gruesa que la interna. En la base el espesor del erdneo es muy variable; en Ja roca aleanza hasta 3 em de espesor. También presenta gran grosor en él cuerpo del esfenoides y en la apéfisis basilar del occipital; este hueso se adelgaza hacia atrés hasta aleanzar la protuberaneia oceipi- tal, donde su espesor es de 1 em. Presenta el erdneo porciones delgadas, como son la es- cama del temporal, la regién orbitaria del frontal, Jas alas mayores del esfenoides, la lamina eribosa del etmoides y las fosas cerebelosas del occipital, todas ellas formadas por liminas dseas constituidas por tejido compacto carente de diploe. Representa zonas dé- biles del erdneo. Por otro lado, es de notarse que el espesor del erdneo aumenta de mane- ra progresiva con la edad del individuo. Elasticidad y depresibilidad del erdneo, Con excepeién del erdneo del viejo, el del nifio, del joven y del adulto son depresibles y clisticos, fenémenos que se pone en eviden- cia cuando se deja caer un erdneo de nifio o de joven desde cierta altura a una superti- cie resistente y se aprecia cémo el crdneo rebota, y si previamente se ha cubierto de ne- ero de humo la superticie resistente, se veré que el contaeto que establecié el erdneo con dicha superficie ahumada no es un punto sino wna verdadera superficie, que cuando el contacto sea sin la uerza de caida no existiria sino solo un punto. La elasticidad que presenta el erdneo es mayor en el sentido transversal que en el anteroposterior. La de- presibili@ad provocada por una fuerza que obre en los extremos de alguno de los didme- tros del erdneo, provoca en el punto de contacto traumatico una depresién como si se tra- tara de aplanar la curvatura eraneal; pues en rigor lo que sucede es que el diémetre so- bre el cual las fucrzas obran disminuyen su longitud, mientras que los didmetros perpendi- enlares de éstos aumentan de tamajio, hecho que nos expliea las fracturas del crinco por estallido de la béveda craneal. HUESOS DE LA CABEZA 91 Resistencia del crdneo. Papel de las suturas y de los orificios. Las suturas de la bé- veda craneal, frontoparictal, biparietal y occipital son dentadas y estén de tal manera constituidas por inerustamiento reciproco de sus dentellones, que le da tan gran resis. tencia qué una presién sobre la béveda. craneal de un adulto produce hundimiento o frac- ‘tura, pero jamas la desunidn de sus articilaciones. A los lados del ergnco las sutaras bi- seladas:temporoparietal y. esfenoparietal dispuestas por biseles alternos con: direcci6n obli- cua de arriba abajo y de fuera a dentro le da tal resistencia, -que a pesar de lo fragil de la escama temporal, ésta encuentra apoyo considerable en el arco cigomatico, puente' de resistencia con puntos de apoyo sobre el malar y el temporal. Con esta disposicién se admite que las suturas dentadas de la béveda se oponen a Ia sepafacién de los huesos del eranéo y que las suturas con bisel alterno en las partes laterales del eréneo se oponen al -hundimiento: de ‘sus huesos. Y estén dispuestos de tal manera que presentan zonas de résistencia mayor que alternan con zonas de menor resis- tericia, hecho anatémico que explica el porqué del sitio’ de algunas fracturas de estos huesos. Las zonas de mayor resistencia son sejg y constituyen los llamados pilares del cré- neo, y son: 1* Anterior o frontal formada por los arcos. superficiales y las. gibas frontales. 2 Posterior u occipital formada por las protuberancias occipitales, las crestas occipitales jnternas y externas y los rebordes del agujero occipital. 3 Anteroezterna u orbitoesfenoi- dal, también llamada pilar o contrafuerte oblieuo anterior, formada por las alas mayores del estenoides. 4+ Posteroexternas 0 petromastoideas, también lamadas pilares o contra- fuertes oblienos posteriores. Estos pileres prolongados por la base del erdneo se eruzan obli- ‘cuamente de tal manera,.que el arco petromastoideo de un lado se continfia con el arco. orbitoesfenoidal, del lado opueste, y.el lugar de eruzamiento eorresponde al apéfisis basi- lar que viene a ser el punto de apoyo o clave de la base del créneo, punto donde no se presentan fracturas y a éste se Je ha dado el nombre de centro de resistencia de Félizet. Las zonas de menor resistencia est4n comprendidas entre los arcos de resistencia y corresponden para la zona anterior a la béveda de la érbita y a la lamina cribada del et- moides; para le parte media a la fosa esfenotemporal, y para la etapa posterior a las fosar eerebelosas, correspondiendo estas zonas a los limites de los areos de resistencia, siendo en rigor las zonas frdgiles o déhiles las fosas cerebrales y las fosas cerebelosas, Para explicar con mas claridad las porciones débiles de la base del erdneo, debe te- nerse presente la situacién de los orificios de ésta, pues a los lados de la linea media se observan en la parte media y en la posterior: la hendidura esfenoidal, el agujero redondo mayor, el agujero oval, el agujero rasgado anterior, el agujero carotideo y el ugujero ras- gado posterior que constituyen lugares de menor resistencia y situacién frecuente de la linea de fractura de las denominadas fracturas paramedias; y si se tiene en cuenta los nervios que pasan por estos orificios se estimard la importancia elfnica que tiene la sin- tomatologia de estas fracturas. Peso y capacidad del erdneo. Son variables segiin las razas, los individuos y el sexo. Se calcula como peso promedio en la raza blanca 650 gramos en el hombre y 550 en la mujer, sin ineluir en dichas cifras el maxilar inferior, que pesa aproximadamente en- tre 85 y 100 gramos, La eapacidad del créneo es en el recién nacido de 350 a 375 centimetros edbicos; di- cha capacidad se dupliea y tripliea a los 6 y 12 aftos respectivamente. El promedio en el adulto es de 1 500 ¢.c. en el hombre y de 1 350 en la mujer. En términos generales la capacidad craneal es mayor en los braquicéfalos que en los dolieocéfalos. La antropologfa y la medicina legal aprovechan los datos de peso y eapacidad para identifiear el sexo a que eorresponde un erdneo. Es de notar también, euando se toma en cuenta que Ja béveda eraneal esté constituida por el frontal, los parietales y el occipital, se aprecia que la poreién frontal esté més desarrollada en la mujer (erdneo de tipo fron- tal) que en el hombre, el cual presenta mayor desarrollo de Ja porcién parietal. La eurvatura frontal en la mujer es de radio menor que en el hombre por lo que la frente parece més saliente y prominente hacia delante; la glabela parece desaparecer, 92 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA los arcos supe que en cambio son mas delgados y més afilados. Los senos frontales son més pequefios en Ja mujer que nel hombre. Los. edndilos ‘oceipitales estan menos osifi¢ados y son més estrechos y las .lineas cur. vas temiporales se alejan més dela linea media en Ja mujer que en el hombre. Las: apé- fisis, las protuberancias y las superfieies de insereiones musculares estén, por lo. general menos desarrolladas en la mujer que en el hombre, lo que hace que e! eréneo femenino sea mas liso, mas regular y mds arménieo: que el. masculino. Variaciones del craneo, Por las cifras que: proporeiona el indice cefélico se observa qué la forma del-eréneo varia mucho cuando se estudian. individuos de. diversas razas; pero aun en Ja misma raza puede. variar dicha forma. Se’ entiende. por ‘indice cefalieo la relacién de magnitud, éxpresada en tantos por 100, que existe entre el diimetro longitudinal o anteroposterior y el transverso; se ‘representa por T, C. y se-obtiene multiplicando la longitud del didmetro transyerso maximo por 100 y dividiendo el resultado: por Ja longitud del. diametro. anteroposterior méximo. Se apre- cia qué los indices mids elevados corresponderian a.eraneos con tendeneia esfenoidal. EL erineo braquicéfalo presenta didmetro ‘anteroposterior relativamente corta en tanto que el erineo dolicocéfalo-presenta, su didmetro: longitudinal relativamente largo. En ese tiltimo el indice cefélico es inferior a-75, en tanto que en el primero es superior a 80. El tipo. in- termedio es el erdneo-mesocéfalo, eon digmetros con tendeneia. a. sev iguales, enyo ‘indie fluettia, entre75 y. 80. Edad del crdneo. Para la medicina-legal’ tiene importancia la doterminacién de la edad de un-eratieo. Aparto de tos caracteres eos que sirven ‘para fijar la edad fetal, y que se refieren: principalmente al desarrollo de los puntos de osificacién, deben tomarse en. cuenta tres factores para determinar a edad de un evineo: 19, la existencia o no de Ja gla- hela: 2°, la denticién; ¥ 3%, ef estado que presentan las suturas erancales, La glabela no existe en la nifiez y su desarrollo se inicia en la pubertad aleanzando mayores dimensiones cn el hombre que en la mujer. Para tener idea precisa de la edad de un erineo mediante la denticién, debe tencrse presente que la primera denticién inicia su desarrollo durante la vida intrauterina, on tanto que la totalidad de los puntos de dentifieaciin de la segunda dentieién se ini y desarrolla en la vida extrauterina. La tabla siguiente precisa la é¢poca en que se ini- cia la dentifieucién de determinada pieza dentaria, aquélla en que coneluye, la fecha del desarrollo de la rafz fina] de ésta y la de erupcidn al exterior. Con dicha tabla podra ha- cerse un dictamen lo mas aproximado posible de ta edad de un créneo. | penriricacion PRINGIPIOS DE LA pENziFICACION —) SGA BTA RAIZ COMPLETA | ERUPCION 14 meses _ [4 meses i4% 7 Inc, cent. in. | —— en aflos meses 2s meses 4 meses 1 6 24, meses 44 meses 2 9 Inc. lat, s— iu, | ——— eu. afios | meses 3 3 meses AY meses 4 7 § | 5 meses 9 meses 3M 18 &) Canino ——— eu. afios meses a 5 meses 9 meses 1h 16 5 meses 6 meses mM 14 Jer, mol, _ ia, |———_ eu aiios meses 5 meses 54 meses 2 12 6 meses AL meses 3 24 29 mol. ia.) ———— eu. afios meses 6 meses 10 meses 3 20 HUESOS DE LA CABEZA DENTIFICACION PRINCIPIOS DE LA DENTIPICACION NTIFICACIC RAIZ COMPLETA | ERUPCION 314 meses 5 afios 10 afios 7 afios Inc. cent, —— oe 3Y4 meses 3 aiios 9 dios 6 aiios 344 meses 5 aitos 11 aos 8 afios Ine, tat. eu. | I ‘314 meses 5 -afios. 10 aos 7 anos lay meses. 7 -afios 11 afios | Li alos Canino eu. renee [424 meses 7. afios 14 afios 9: afios 8 1. aos 6 ahos 13 aiios LL aos Z| lee. pre. eu. a g 14 “aiios 6 aiios 13 afios TL. aifios < 2 afios 7. aitos 14 afios 12 afios Bl 2° pie a Hater a 2% afios 7. aiios 4 aiios 12 afios ler. mes 3 altos 10. afios 7 afios Jet, mol. ea. | SS Yer. mes 3 aos 10. aiios 7 aos | 3 8. afios 16. afios. 12 afios 2° mol. aos - P 8. afios 15 anas 12 afios 8 15 afios 24 afios 20 afios 3er. mol. afios 9 15 afos 24 afios 20 afios E) estado de las Suturas craneales tiene importancia si se considera que como térmi- no del crecimiento sutural se produce en el craneo una sinostosis (osificacién de las mem- branas suturales) de las suturas que no permite ulterior aumento de la capacidad cra- neal. De manera general la osifieacién de las suturas se inicia después de los 30 afios de edad y més precisamente entre los 40 y 50 afios, Por consiguiente, para fijar la edad de créneos que se sospeche pertenezean a individuos que al morir tenfan unos 40 afios, debe busearse cn la superficie endocraneal el proceso de sinostosis inicial. EX orden de aparicién de las sinostosis es también de importancia. La sinostosis sagi- tal interparietal es la primera en aparecer entre los 40 y 50 aiios. Le sueede la sinostosis coronal después de los 50. Aparece més tarde, entre los 55 y 60, la sinostosis lambdoidea y casi al mismo tiempo la oceipitomastoidea. La sinostosis parietal eseamosa se observa or- dinariamente después de los 60 afios. A partir de los 80 afios todas las suturas craneales han desaparecido y queda el erdnco constituido por un solo bloque éseo. Debe tenerse pre- sente que los datos citados marcan un promedio, pero no son en modo alguno absolutos. Pueden observarse en efecto sinostosis prematuras simétricas o asimétricas, euya apari- eién puede realizarse aun antes de los 20 afios, sin que por ello pueda calificarse al eri- neo de anémalo. Pero es indudable que tomando en cuenta los caracteres indicados antes podra deducirse con eierta exactitud la edad de un eréneo, Craneo del recién nacido. Bl eréneo del recién nacido se caracteriza por la existencia de las suturas correspondientes entre los diversos huesos que lo componen, pues cuando se presentan sinostosis prematuras se acompafian éstas de perturbaciones serias sobre el desarrollo del encéfalo, Las piezas del occipital son independientes: eseamas, exoceipital y basioecipital; de la misma manera, se hallan separadas entre sf, as{ como del esfengides, las diversas partes constitutivas del temporal: roca, escama, hueso timpanal. Ademas de todos estos caracteres existe mareada maleabilidad en los huesos del crdneo, lo que les 94 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA permite en las maniobras del parto cambiar de forma, y volver posteriormente al esta- do normal. La osificaeién de los huesos de la base del crdneo se realiza a partir de esbozos car- tilaginosos (condrocrdneo), en tanto que los huesos de la béveda so originan en membra- nas fibrosas (fibrocrdneo). En todos ellos el desarrollo se hace del centro a ta periferia, de tal rhenera que en el nacimiento quedan. separados entre si por espacios més o menos amplios que constituyen las suturas. Algunas de éstas son tan estrechas que adoptan for- Fontanela posterior parietoccipitat, tambda Suture bipacietal Sutra Frontoparietal ‘Fontanela frontal, Suture metspica bregma Fic. 86. CRANEO DEL RECIEN NACIDO. FONTANELAS Y SUTURAS DE LA BOVEDA, ma lineal poniendo casi en contacto un hueso con otro; pero hay otras que en el naci- miento presentan una amplitud de 3 a 6 mm y atin més, cuyos espacios se hallan obli- terados por tejidos membranosos cuya desaparieién se hard en fechas posteriores. El créneo del recién nacido presenta seis suturas: 1* Sutura sagital 0 sutura mayor, que se extiende de la parte superior de los huesos propios de la nariz al angulo superior de la eseama del occipital y comprende una poreién anterior mediofrontal (sutura me- tépica). Hl engranaje o desaparicién de esta ‘iltima sutura se inicia inmediatamente des- pués del nacimiento. 2° Sutura frontoparietal 0 coronal, formada por los bordes anterio- res del parietal y posterior del frontal respectivamente, y que se cruza con la sutura metépica en la linea media. 8° Sutura occipitoparictal o lambdoidea, constituida por el borde posterior del parietal y el borde de Ja eseama del occipital; se cruza en la linea media con el extremo posterior de la sutura sagital. 4° Sutura temporoparietal, formada por la eseama del temporal y el borde inferior del parietal. 5° Sutwra occipitotemporal, entre el borde lateral de la eseama del occipital y el borde posterior de la poreién mas- HUESOS DE LA CABEZA 95. toidea del temporal. 6* Sutwra lateral anterior, eonstituida por el Angulo anteroinferior del parietal, por la parte inferior del borde posterior del frontal y por el ala mayor del esfenoides. En los puntos de confluencia de estas suturas en cuya constitueién intervienen més de dos huesos, se forman espacios de amplitud mayor o menor, Henos de tejido fibromem- branoso cuya osificacién se realiza progresivamente; esos espacios reeiben el nombre de fontanetas. : Las principales fontanelas estizi situiadas en los cuatro angulos del parietal; de ellas dos'son impares y medianas, y dos pares y laterales. Fontanela anterior, bregma Sutaca. feonroparietal . Fontanela ‘Pontunela Frontopatiee ‘occipitor totemporal, paritl lerium imbda Sutuca ‘frontomalar Sutura tem- 5 poroesfenoidal future pace occipital Fontanela occipitotemporoparietal, . asterién. Sutura temporoparieral FIG. 87, CRANEO DEL RECIEN NACIDO, VISTA LATERAL, FONTANELAS Y SUTURAS. La fontanela anterior, frontoparietal media o bregmédtica, es la m4s amplia de todas, por lo que a veces se le da el nombre de fontanela mayor; presenta forma romboidea, con eje mayor anteroposterior y convergen en ella las suturas interfrontal, interparietal y las dos poreiones laterales de la frontoparietal. (Fig. 86.) La fontanela posterior u_occipitoparietal, denominada también pequeiia fontancla © fontanela lambdoidea, esta situada en la linea media, en la unién de los parietales con el occipital; es de forma triangular de base posterior, y abarea una pequeiia poreién de Ja sutura interparietal. La fontancla lateral anterior, también Hamada pterién, corresponde a la unién de cuatro hnesos: frontal, parietal, esfenoides y escama del temporal, Alargada al principio en sentido anteroposterior, pronto adopta la forma triangular. (Fig. 87.) La fontanela lateral posterior, también denominada fontancla de Gasser o asterién, corresponde a la unién de tres huesos: angulo posteroinferior del parietal y escamas del cecipital y temporal. Es al principio de forma irregular, aunque por las suturas primi- tivas que en ella convergen toma posteriormente forma estrellada. (Véase figura 87.) Se consideran fontanelas accesorias aquellas de menor constancia y extensién. En primer lugar, la fontanela nasofrontal o glabela, que es de poca duracién, situada entre Jos dos semifrontales, deja a menudo como reliquia la sutura metépica, La fontanela sagi- 96 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA, tal de Gerdy se halla situada en la sutura biparietal, equidistante de las fontanelas an- terior y posterior; tiene forma romboidal y pucde confundirse al tacto, durante los tra- bajos de tocologia, con la fontanela anterior, y conducir a errores de interpretacién en la posicién que tiene la cabeza del feto. La fontancla orbitaria esta situada en la unién del frontal y del. etmoides; desaparece generalmente a fines del 8° mes de la vida fetal. Es indudable que la disposicién de las suturas y fontanelas desempefia importante pa- pel en el mecanismo del parte. En efceto, gracias a, las suturas medias, ol didmetro trans- verso del eréneo puede disminuir durante el. parto debido a la aproximacién de los scmi- frontales.y ‘de los parietales. Lo mismo puede suicedet con ‘el diémetro oecipitofrontal, mediante cierto cabalgamicnto de los frontales en relacién con Jos parietales y de. éstos con el gecipital. Se facilita de esta manera cl paso de la. cabeza fetal.a través de la pelvis, Plono: hovizpntal. ue, pasa por la béveda del craneo Sutura frontonasal Suture frontonasa! Plano horizontal mentoniano FIG. 88, CRANEO DE RECIEN NACIDO ¥ CRANEO DE ADULTO, Evolucién de las suturas y de las fontanclas, Después del nacimiento el erdneo del feto evoluciona répidamente y experimenta una expansién en relacién con cl desarrollo del encéfalo, a tal grado que las suturas y las fontanelas son mis aparentes; los espacios que comprenden se ensanchan y parecen reblandecerse. Después, progresivamente, tien- den a desapareeer debido at progreso de la osifieacién que produce la sinostosis de las suturas, la cual se inicia por la lamina interna del hueso, y se verifiea en el orden si- guiente: sutura sagital, sutura eoronal, sutura lambdoidca, suturas laterales. ‘A los seis meses después del nacimiento las fontanclas lambdoidea, ptériea y astéri- ca desaparecen, en tanto que la bregmatica persiste hasta cl segundo afio y a veecs a pringipios del tercero en que se realiza la unién definitiva de los semifrontales, desapa- reeiendo tanto la fontanela como la sutura metépica. Didmetros craneales del feto a término. En obstetricia tiene gran importancia e! co- nocimenta de los didmetros cefalicos del feto; por cllo se ineluyen aqui datos a este res peeto eomenzando por los anteroposteriores. El didmetro supraoccipitomentoniana o d metro maximo de Budin abarea desde el punto denominado obelién, situado en Ja sutura sagital, a la altura de los dos agujeros parictales, al mentén y mide 13.5 em; el occipito- mentoniano va del vértice de la escama del occipital al mentén y mide 13 em; et didme- tro occipitofrontal se extiende del dngulo superior del occipital a la rafz de la nariz y tiene una longitud de 12 em; el didmetro suboccipitofronial se mide del dngulo que HUESOS DE LA CABEZA 7 forma la nuca con la escama del occipital a la giba frontal media y tiene 11 em; final- mente, el didmetro suboccipitobregmatico que se extiende de la unién de la nuca con el cecipital al bregma y mide 9.5 em, Los didmetros transversos. son: el transverso maximo o didmetro biparietal que. se ex- tiende entre Jas dos gibas parietales y mide 9.5 cm, y el didmetro bitemporal eompren- dido entre ambos pterién, que mide § em, "EL didmetro vertical més importante ¢s el didmetro cervicobregmdtico que se extien- de entre el bregma y el punto de wnién de la regién submentoniana eon la\ cara, ante- rior del cuello y mide 9.5 em. Crénea del recién: nacido y crdneo det adulto. Cuando se. compara el ¢raneo de un Jactante icon él de'un adulto. sé.aprecia mareada ‘diferencia entré ambos en el desarrollo Proporcional del erdneo. y Ja cara, y una diferencia notable en Ja forma del erdneo. El. craneo, considerado™ eomé prolongacién cefalica’ del, esqueleto, axil, esté ‘eonstitui- do en su base por resistentes, huesos de osificacién encondral (eondroeraneo) que’ siryen' de soporte y apoyo al. pneéfalo, y por la: béveda’ eranieal formada’ a: si vez or hytesos, originadog’ en imembranas fibrosas (fibroeréneo) qué ‘constituyen la cubierta prdteetora del cheéfato| y Las) metfinges: “HUESOS DE LA CARA 11 Thos huesos do la cara se dividen en dos porciones, Uamadas mandibulas: La inferior esté integrada tnieamente:por el. maxilar' inferior; 1a superior, en cambio, es muy com- pleja y esta. constituida ‘por trece ‘huesos: doce de ellos estan dispuestos por pares, a un Cresta turbinal superior Faceta rugosa Rama para e : palatino Cresta turbinal Seno maxiter inferior Tuberosidad Espina ‘ del maxitar nasal anterior Conducto patatino anterior Borde alveolar Apéfisis palatina FIG. 89, MAXILAR SUPERIOR, CARA INTERNA. lado y otro del plano sagital o de simetria, mientras el restante es impar y coincide con este plano. Los huesos pares son los mazilares superiores, los malares, los unguis, los cornetes inferiores, los huesos propios de la nariz y los palatinos. El impar es el vémer. Anatomia Homans, 1-2. 98 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA MAXILAR SUPERIOR Este hueso forma la mayor parle de la mandibula superior. Su forma se aproxima a la cuadrangular, siendo algo aplanada de fuera a dentro. Candtaduea tagrimal ‘Cresta tarbinal, ipdfisis orbitaria superi Perior S Escoiaduca <3, palatina ‘Apotisis Rama aicendente esienoidal (aticum) Cresta: turbinai inferior R Céesta turbinal superior 4 ‘Palatino Maxilar superior. Expina nasal anterior ‘Cresia turbinal inf. Apétisis picamidal Conducto, palatine anterior Apétisis palatina FiG. 90. MAXILAR SUPERIOR Y PALATINO. CARA INTERNA Cara Tuberosidad Onificio Agujeros fie see cet suborbitario dentarios <{ posteriores Vértice de ta apétisis piramidat Espina nasal ‘anterior Giba caning FIG, 91, MAXILAR SUPERIOR, CARA EXTERNA. Presenta las siguientes partes: dos earas, cuatro hordes, cuatro angulos y una cavidad © seno maxilar. HUESOS DE LA CARA 99 Cara interna, En el limite de su cuarta parte inferior destaca un saliente horizon. tal, de forma cuadrangular, denominado apéfisis palatina. Esta apétisis, mas 0 menos plana, tiene una cara superior lisa, que forma parte del piso de las fosas nasales, y otra inferior rugosa, con muchos pequetios orificios vasculares que forma gran parte de la béveda palatina, El borde externo de la apétisis esta unido al resto del maxilar, en tanto que su borde interno, muy rugoso, se adelgaza hacia atris y se articula con el mismo bor- de de la apéfisis palatina del maxilar opuesto. Este borde, hacia su parte anterior, se termina a favor de una prolongacién que constituye una especie de semiespina, la cual, al articularse eon la del otro maxilar, forma la espina nasal anterior, El borde anterior de la apéfiss palatina, eOncava por arriba, forma parte del orificio anterior de las fosas “Cdpdiisten Ortficia’ Pavel s locrimonaiah del ae Cored ote oa snityor Web GR asfenoides Ba Bose WT” pterigomaxiliee Ala bxtorad del sondescta del piorigoides Facrimineval Eipinie fiat ‘enterior “Apétisis pieansidal del palatine Primer Segunda Primer Segundo Tecces premolar premolar grieso grusso. grusso molar ‘mola motar FIG, 92. SENO MAXILAR, SUS RELACIONES DENTARIAS, nasales, Su borde posterior se articula con la parte horizontal del palatino. Al nivel del borde interno, por detrés de la espina nasal anterior, existe un sureo que, con el del otro maxilar, origina el conducto palatino anterior. Por éi pasan el nervio esfenopalatino in- terno y una rama de la arteria esfenopalatina. (Figs. 89 y 90.) La apéfisis palatina divide la cara interna del maxilar en dos poreiones. La inferior forma parte de la béveda palatina, es muy rugosa y esté eubierta en estado freseo por la fibromucosa palatina. La superior, mas amplia, presenta en su parte de atrés diversas rugosidades en las que se articula la rama vertical del palatino. Se encuentra mas adelan- te un gran orificio u orificio del seno mazilar, el cual, en el créneo articulado, queda muy disminuido en virtud de la interposieidn de las masas laterales del etmoides por arri- ba, del cornete inferior por abajo, del unguis por delante y de la rama vertical del pala- tino por detrés. Por delante del orificio del seno, existe un canal vertical o canal nasal, euyo borde anterior se halla limitado por la epéfisis ascendente del maxilar superior, la cual sale del Angulo anterosuperior del hueso. Esta apéfisis en su cara interna y en su parte in- ferior tiene la cresta turbinal inferior, que se dirige de adelante atrés y se articula eon el cornete inferior; por encima de ella se encuentra la cresta turbinal superior, que se articula con el cornete medio. 100 -TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Cara externa, En su parte anterior se observa, por encima del Iugar de implanta- eién de los incisivos, la foseta mirtiforme, donde se inserta el misculo mirtiforme, foseta que esté limitada posteriormente por la emvinencia o giba canina. (Fig. 91.) Por detrés y arriba de esta eminencia destaca un saliente transverso, de forma piramidal, 0 apéfisis pi- ramidal. Esta apéfisis presenta una base, por la cual se une con el resto del hueso, un vér- tice, truneado. y rugoso, que se articula con el hueso malar, tres caras y tres bordes. La. cara superior w orditaria es plana, fortia parte del piso de la érbita y lleva un canal ante- roposterior que penetra en la pared con el nombre de conducto suborbitario. En la cara anterior se abre el agujero suborbitario, terminacién del conducto-mencionado antes y por donde sale el nervio suborbitario. Entré dicho orificio y la giba canina, existe una depre- sidn Hamada fosa canina. De la pared inferior del canal suborbitario salen unos conduc- tillos exeavados en el-espésor del hueso, y que van a terminar. en los alvéolos destinados -al eanino y a. los incisivos: son los conduetos dentarios anteriores. Por ‘iltimo, la cara posterior de la apéfisis piramidal es eonvexa, corresponde por dentro a la tuberosidad del maxilar y por fuera a la fosa eigomatica. Exhibe diversos. cariates ¥ orificios, denominados agujeros dentarios posteriores; por donde pasan los nervios dentarios posteriores y las af: terias alveolares, destinadas a los gruesos malares, De los tres bordes de la apéfisis piramidal, el inferior, eg céncavo, vuelto hacia abajo y forma la parte superior de la hendidura vestibulocigomética; el-anterior forma la par- te interna ¢ inferior del borde de ta érbita, mientras que-el posterior se corresponde con el ala. mayor del. esfenoides, formandose. entre ambos la hendidura esfénomasilar. Bordes, Se distinguen en el maxilar cuatro. bordes, a saber: 1 Borde anterior, que presenta abajo la parte anterior ‘de la apéfisis palatina con Ja espina nasal anterior. Mas arriba muestra una eseotadura que, con la del lado opuesto, forma el orificio anterior de las fosas nasales, y més arriba atin, el borde anterior de la rama 0 apéfisis aseendente. 2° Borde posterior. Es grueso, redondeado y constituye la amada tuberosidad del mazilar, Su parte superior lisa forma la pared anterior de la fosa pterigomaxilar y en su porcién més alta presenta rugosidades pera recibir a la apéfisis orbitaria del palatino. En su parte baja, el borde lleva rugosidades, articulandose con la apéfisis piramidal del palatino y con el borde anterior de la apéfisis pterigoides. Esta articulacién esta provista de un canal que forma el conducto palatino posterior, por donde pasa el nervio palatino anterior. 3° Borde superior. Forma el Mmite interno de la pared inferior de la érbita y se ar- ticula por delante con el unguis, después con el etmoides y atr4s con la apéfisis orbitaria del palatino, Presenta semiceldillas que se completan al articularse con estos huesos. 4° Borde inferior, llamado también barde alveolar. Presenta una serie de cavidades ¢6- nicas 0 alvéolos dentarios, donde se alojan las rafees de los dientes. Los alvéolos son senci- lios en la parte anterior, mientras en Ja parte posterior llevan dos o més eavidades se- eundarias. Su vértice perforado deja paso a su correspondiente paquete vasculonervioso del diente y los diversos alvéolos se hallan separados por tabiques dseos, que constituyen las apéfisis interdentarias. Angulos, El maxilar superior presenta cuatro dngulos, de los euales dos son superio- res y dos inferiores. De] Angulo anterosuperior se destaca la apéfisis ascendente del maxi- lar superior, de direccién vertical y ligeramente inclinada hacia atras, Aplanada en sen- tido transversal, esté ensanchada en la base, donde se confunde con el hueso que la ori- gina. Su extremidad superior presenta rugosidades para articularse con la apéfisis orbita- ria interna del frontal. La cara interna de esta apéfisis ascendente forma parte de la pa- red externa de las fosas nasales, mientras su cara externa, mds o menos lisa y cuadri- litera, presenta una cresta vertical Hamada cresta lagrimal anterior; por delante de la eresta se inserta el masculo elevador comin del ala de la nariz y del labio superior; por defras de Ja cresta forma la parte anterior del canal lagrimal. Sus bordes, que son ei nti- mero de dos, se artieulan, el anterior, con los huesos propios de la nariz, en tanto que el posterior lo hace con el unguis. HUESOS DE LA CARA 101 Estructura, La parte anterior de la apéfisis palatina, 1a base de la apéfisis ascen- dente ¥ el borde alveolar estén formados de tejido esponjoso, mientras el resto del hueso s halla constituide por tejido compacto. En el centro del hueso existe una gran cavidad, denominada seno mazilar 0 antro de Highmore, en forma de pirimide cuadrangular, de base interna y vértiee externa. Como.es natural, dada su forma, .en dicha cavidad se dis- tinguen. paredes, base, vértice y bordes, La pared anterior corresponde.a la fosa canina donde se abre el conducto suborbitario ves muy delgada, pues apenas aleanza un milime- tro de espesor. La pared superior es el lado opuesto de la eara orbitaria de la apéfisis pi- ramidal y lleva, por consiguienite, el condueto suborbitario, el cual con frecneneia comuni- ei con esta cavidad, La pared posterior se corresponde con la fosa: cigomitica. La pared inferior es estrecha’ y estd en relacién con’ las rafees-de los dientes. (Fig. 92.) La base.cs en realidad parte de la pared externa de las fosas nasales. En ella se en- cuentra el orificio del seno, cruzado por el cornete inferior, de enyo borde se desprenden. tres apéfisis. De éstas, la media oblitera la parte inferior del orificio del seno, dejando por delante del mismo una superficie donde desemboca el conducto lacrimonasal. El vértice esti vuelto hacia el hueso malar, y se corresponde con el vértice de la apé- fisis piramidal. oe _Osificacién. Se origina el maxilar superior mediante cinco centros de osificacién que aparecen al fimal del segundo mes de vida fetal, a saber: 18,-el externa o malar; 2, ol orbitonasal; 2, el anteroinferiar o nasal; 49, el interno inferior o- palatino; y 5°, y titimo, el que forma la pieza incisive, situado entre Jos centros nasales y delante del palatino. HUESO MALAR Forma el esqueleto del pémulo y esté situado entre el maxilar superior, el frontal, el ala mayor del esfenoides y la eseama del temporal. De forma cuadrangular, se pueden distinguir en él dos earas, enatro hordes y cuatro éngulos, Angulo supertor Borde anterosupecior Borde Apofisis orbitaria posterosuperior P Orificio det Angulo conducto matar anterior Angulo Borde posterior anteroinferior Anguto inferior Borde posteroinferior FIG. 93. MALAR, CARA EXTERNA. La cara externa es lisa, eonvexa y sirve de insereién a los miseulos cigomaticos, La cara interna es céncava y constituye parte de las fosas temporal y cigoméatica. El borde anterosuperior es eneavo y forma el borde extern y parte del inferior de Ja base de la Srbita. De él so desprende una lémina ésea dirigida hacia atrds, cuya eara superior, e6neava, constituye parte de la érbita mientras la inferior forma parte de la fosa temporal con el nombre"de canal retromalar, Recibe esta limina el nombre de apé- fisis orbitaria y prosenta un borde libre y dentado, por el cual se artieula con el maxilar superior y el ala mayor del esfenoides. (Figs. 93 y 4.) 102 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Vl Gorde postérosuperior torma parte del Minite de la fosa temporal » esta constitarda” por una parte horizontal, que se continda con el borde superior de la apéfisis cigomé. tiea, y otra vertical, en forma de S alargada, donde se inserta la aponeurosis temporal. El borde anteroinferior es dentado y casi reeto, y se articula con la apéfisis piramidal el maxilar superior. : ; El borde posteroinferior es también reetilineo, grueso y. rugoso, articuldndose ya en ¢1 angulo posterior ‘con la extremidad. anterior de la ap6fisis cigomatiea y- sirve de inser- cién el masenlo masetero. Los.dngulos son todos ellos més o menos’ dentados, articuldndose el ‘superior con la apéfisis orbitaria externa del frontal; él posterior, con la apéfisis cigomitica; y el inferior y-el anterior, eon Ja apéfisis piramidal del maxilar superior. Borde anterosuperior. Apélisis orbitacia Angule anterior Borde anteroinferior, ‘superficie articular para ef maxitar superior Angulo ‘posterior Angulo inferior Borde posteroinferior FIG. 94, MALAR, CARA INTERNA. Estructura. Esta formado el hueso malar por tejido compacto en la periferia y por tejido esponjoso en el eentro, Aparece atravesado por un condueto en forma de Y, que naciendo en la cara superior de la apétisis orbitaria, se divide ya en el interior del hueso, en dos ramas, una de las cuales va a abrirse a la eara externa, en tanto que la otra termi- na en Ja cara temporal. Este conducto, llamado conducto malar, es reeorrido por una ra- mita nerviosa procedente de la rama orbitaria del maxilar superior. Osifieacién. Es originado por tres centros de osifieacién que aparecen al final del se- gundo mes de vida intrauterina y se sueldan al final del quinto. Uno de ellos da origen a la poreién cigomitiea, y los otros dos a Ja orbitaria. HUESOS PROPIOS DE LA NARIZ O HUESOS NASALES Son huesos planos, de forma enadrangular, situades entre el frontal por arriba y las ramas aseendentes de los maxilares superiores por fuera y atris. Sc distinguen en ellos dos earas y cuatro bordes. La cara anterior, convexa transversalmente, es eneava de arriba abajo en su parte superior, en tanto que la parte inferior es también convexa. Presenta un orificio vascular y sirve de insereién al misculo piramidal de la nariz. (Fig. 95.) La cara posterior constituye la parte mas anterior de la béveda de la fosas nasales y ostenta miltiples surcos para vasos y nervios, uno de los cuales, con frecuencia mas mar- eado que Jos otros, es el sureo efmoidal para el nervio nasolobar. (Fig. 96.) El borde superior es dentado y grueso, y se articula con el frontal. El borde inferior, més delgado, se une al cartflago de la nariz. El borde anterior es grueso y rugoso, articuléndose por arriba con la espina nasal del frontal y con la lamina perpendicular del etmoides, mientras en cl resto de su extensién lo hae eon el hueso del lado opuesto. HUESOS DE LA CARA 103, El borde externo o posterior, biselado a expensas de su eara interna, se artieula con la apétisis ascendente del maxilar superior. Borde superior Borde superior Borde, interno pede anterior Aguyeros 9 interno vascularts Borde —Agujero, posterior vascular Borde 2 externo ° ‘externo ene binaval Vo Bordé infecioe: ' Borde inferiar Fic. 95. “HUESOS PROPIOS DELA NARIZ. 5.96, HUPSOS PRODIOS DE"LA NARIZ, >? CARA ANTERIOR, -” GARA- POSTERIOR. ” Estructura, Estos huesos se ‘hallan constituidos exelusivamente de tejidé comipacto. y estan atravyesados por un conducto vascular. Osificacion. Cada uno se origina a expensas de un centro de osifieaeién que apare- ce a mediados del tercer mes de Ja vida intrauterina. UNGUIS © HUESO LAGRIMAL Es un bueso plano, de fora cuadrilatera, eolocado en Ja parte anterior de la cara interna de la érbita, entre el frontal, el etmoides y el maxilar superior. Presenta dos ca- ras y cuatro bordes. La cara externa leva una eresta vertical 0 eresta lagrimal posterior, que se termina inferiormente por una apéfisis en forma de gancho (hamulus lacrimalis). Esta apétisis integra el orificio superior del condueto nasa). La cara externa se halla dividida en dos Borde superior Borde superior Borde Borde de Borde er Borde posterior anterior anterior posterior Cresta lagcienal Canat lagcimat Borde inferior Borde inferior Fic, 97, UNGUIS, CARA. EXTERNA. Fic, 98. UNGUIS, CARA INTERNA, poreiones por la eresta lagrimal, La posterior es plana y se contintia con Ia lamina papi- récea del etmoides, mientras la anterior es acanalada y contribuye a formar el canal ta- erimonasal. La mencionada cresta sirve de insereién al tendén reflejo del orbieular de los parpados. (Figs, 97 y 98.) 104 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA La cara interna presenta un canal vertical que la divide en dos y eorresponde con la eresta de la cara externa. La parte posterior se articula con el etmoides, eompletando las celdillas etmoidoungueales. La anterior, rugo:a y con surcos vaseulares, contribuye a formar la pared externa de las fosas nasales. EL borde superior se artieula con ta apéfisis orbitaria interna del, frontal, en tanto - que el inferior ‘contribuye ‘a formar ‘el condiieto riasal. De lag otros dos borides, el anterior se articula con la rama ascendente del maxilar stiperior v el posterior con la lamina papi: réeea, del: etmoide Estructura. Este hueso se halla formado tnicamente por tejido compacto. Osificacién. Se desarrolla a expensas de un solo centro, que aparcee.en el tereer mes de la. vide intrauterina. - HUESOS PALATINOS - is de los maxilares supe- o. léminas:-una. horizontal, Estin situados en. Ja parte posterior dela: cara; pot deti riores, Se pucden. distinguir en eada uno. de ellos dos part mis pequeiia, y una vertical, ‘scotadura palatina: Apalisis esfenvidal ya Porcién vertical Cresta turbinat, inferior Porcién horizontal Apéfisis i piramidal, Superficie rami articular SSS articular para el ~ patatino det Aptis : lado opuesto —-Piramidal Carita que integra a fosa pierigoidea FIG, 99. PALATINO DERECHO, VISTO POR DETRAS. Parte horizontal. Por su forma, que es cuadrilitera, posee dos caras y cuatro bordes. La cara superior, eéneava transversalmente, forma parte del piso de las fosas nasa- les, mientras la inferior, rugosa, contrihuye a formar la boveda palatina, (Fig. 99.) De los bordes, el anterior, delgado y rugoso, se artieula con el borde posterior de Ja apéfisis palatina del maxilar superior. B] borde posterior sirve de insereién ala aponeu- rosis del velo del paladar. Al unirse con cl borde del lado opuesto, forma la espina nasal posterior, divigida hacia arriba y atras, y sobre la cual se inserta el nifisculo palatostati- lino. Ei borde externo se une al borde inferior de la poreiéu vertical de este hueso. El horde interno se articula con cl borde homénimo del lade opuesto y forma por arriba una eresta donde se articula el vémer. Parte vertical, Es igualmente euadrilatera. Su cara interna Neva dos crestas ante- voposteriores, La de arriba o cresta turbinal superior se articula eon cl cornete medio, en tanto que la de abajo, llamada cresta turbinal inferior, lo hace con el cornete inferior. Atbas crestas limitan una superficie que forma parte de la pared externa del meata me- dio, Ein cambio, Ja superficie situada por debajo de la eresta inferior, interviene en la for- maeién del meato inferior, (Fig. 100.) HUESOS DE LA CARA 105, La cara externa presenta tres zonas, la anterior de las cuales, rugosa, se articula con la tuberosidad del maxilar superior, formando con ella el conducto palatine posterior. Otra zona rugosa, situada més atrds, va a artieularse con la apdfisis pterigoides. Entre ambas zonas rugosas existe una superficie lisa, no articular, que en él erdneo articulado forma el fondo de la fosa pterigomaxilar. (Fig. 101.) Feceta estenoidal Apofisis-orbitaria Focetst orbitaria: Cresta turbinat superior Cresta tucbinal, inferior Espina nasal Cresta: nasal posterior Apétisis maxilae FIG. 100. PALATINO, VISTO POR SU CARA INTERNA, Faceta estenoidat Escotadura \ esfeno- Apéfisis esfenoidal palatina Faceta pterigomaxitar Apétisis orbitaria Supecticie articular paca el pterigoides Superticie intee- plecigomaxitar Supecticie articular para el | maxilar AS NC Apétiss maxilar Conducto patatino posterior Apéfisis piramidat e 4 4’ ‘ noe EAA ae FIG. 101. PALATINO, VISTO POR SU CARA EXTERNA. 106 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA De los enatro bordes de Ja parte vertical, el anterior es delgado y se superpone a la tuberosidad del maxilar. Por medio de una lamina ésea (apéfisis o limina maxilar) que sale de él, este borde contribuye a cerrar la parte posterior del orificio del seno maxilar. We Agujero ‘palatine accesorio Porcién vertical Porcién horizoniat “ Canataduca del condacto palatino posterior Y Superficie articular para el maxilar superior Cara posterointerna Cara pterigoidea Cara posteroexterna FiG. $02. APOFISIS PIRAMIDAL, VISTA POSTERO- EXTERNA. El borde posterior, también delgado, se artieula cone] ala interna de 1a apétisis pte- rigoides. El horde inferior se une con el externo de la rama horizontal. Del borde resultante “parte un saliente. éseo, dirigido hacia’ abajo " y-atrés, que ocupa, el espaci eomprendido. entre las dos alas de la. apéfisis pterigoides y es conocido con el nombre de. apéfisis pira- midal del palatine. (Fig. 102:) Esta apotisis presenta dos superficies rugosas, donde se articulan las alas pterigoideas, y otva inter- media, lisa, que contribuye a formar la fosa pterigoidea. En la parte delantera ‘del, borde inferior se abren los orifieios (uno o-dos) de. Jos, conductos palutinos aecesorios. El horde superi#r Veva en su parte me- / dia una escotadura profunia, Hamada eseo- tadura -palatina, situada entre dos salientes irvegulares, de los euales el anterior se de- nomina apéfisis orbitaria y, el posterior, apé- fisis esfenoidal, La escotadura queda eerrada por el cuerpo del esfenoides y transformada en el agujero esfenopalatino, el cual pone en cormunicacién la fosa pterigomexilar eon las fosas nasales y deja paso al nervio y a los vasos esfenopajatinos. (Fig. 103.) La apéfisis orbitaria esté unida al resto del hueso por un istmo dseo bastante estrecho enya cara interna Neva la eresta turbinal superior. Examinada en detalle, esta apétisis presenta on sti lado externo dos facetas lisas. La anterior es horizontal y constituye parte del piso de la Grbita en su poreién posterior, mientras que Ia externa, dirigida hacia aba- jo, contribuye a formar la fosa pterigomaxilar, En la parte interna de la apéfisis ex ten tres superficies rugosas ar- ticulares, la anterior de las eua- jes se articula con ef maxilar superior; la posterior con el esfe- noides, y la tereera, que es inter- na, con las masas laterales del etmoides. En las facetas poste- riores y media se observan cavi- dades o semiceldillas que se transforman en eeldillas eomple- tas al articularse eon los hucsos correspondient La apéfisis esfonoidal, mas pequefia que la orbitaria, sale de Ja rama vertical easi en Angulo reeto, dirigiéndose hacia dentro, atras y ligeramente hacia arriba. Su cara superoexterna se aplica Fic, Cétutas etmoidates \ Seno del maxilae superior Cresta turbinal ‘superior Porcién vertical del palatino Cresta turbinal inferior 103. RELACIONES DEL ESPENOIDES CON Et. Seno Sitia Lémina cuadeildrera Apéfisis orbitaria esfenoidal turca del esfenotdes del palatino \ Cuerpo del esfenordles Apstisis esfenoidal Agujero esfenopalatine Apétisis prerigoides |. Porcién horizonial def palatine Apéfisis palatina del maxilar superior PALATINO. CARA INTERNA. contra la base de la apétisis pterigoides, formando con ella el condueta pterigopalatino, ane da paso al nervio ¥ @ los vas0s pterigopalatinos, La cara inferior contribuye a formar la béveda de las fosas nasales. HUESOS DE LA CARA 107 Por diltimo, también se encuentra en el lado superior una cara rugosa que se articu- la con el cuerpo del esfenoides. Estructura, Formado principalmente por tejido compacto, solamente la apéfisis pi- ramidal presenta tejido esponjoso. Osificacién. Se desarrolla este hueso a expénsas de dos centros primitivos que apa- recen al mes y medio de la vida fetal, Uno de ellos forma la apétisis. piramidal y la por- eién vertical, exeoptuando las apéfisis, mientras él otro origina el resto del hueso, Poste- riormente aparecen’dos centros complementarios, que producen las apétisis orbitariay esfenoidal. CORNETE INFERIOR. Es un hueso de forma laminar adherido a la pared externa de las fosas nasalés. De. contorno ligeramente: romboidal, se pueden distinguir en & dos earas, dos bordes y dos extremidades, Caras, La-eata-interna, vuelta hacia el tabique de Jas. fosas nasales, es convexa; su mitad superior es mas 0 menos lisa, mientras la inferior Heva diversas arrugas y sureos Apstisis lageimat Borde superior Apétisis Apérisis Apotisis etmoidal maxtlar Borde superior ‘etmoidal Apélisis lageimal Extromided posterior postecior Mbit. xtveimidad y anterior Borde inferior Borde inferior FIG, 104. CORNETE INFERIOR, CARA INTERNA. FIG. 105, CORNETE INFERIOR, CARA EXTERNA vasculares, La cara externa es e6neava y fornia la pared interna del meato inferior, (Fi- guras 104 y 105.) Bordes. El borde superior se articula con la cara interna del maxilar superior y con la misma cara de Ja limina ascendente del palatino. Comenzando por delante, se puede observar en él una laminite delgada, de forma cuadrangular, que se artienla al mismo tiempo con el unguis y con los bordes del eanal nasal, completando ast el con. ducto nasal y recibiendo por eso el nombre de apdfisis lagrimal o nasal. Por detrés de ta existe una ancha lémina, dirigida hacia abajo y llamada apéfisis maxilar 0 auricu- lar, la cual al artieularse con el borde inferior del orificio del seno maxilar, lo redu- ee. Por tiltimo, en la parte posterior se eneuentra todavia otra pequefia lamina, dirigida hacia arriba y atrés, que se articula con la apéfisis unciforme de) etmoides y st Mama apéfisis efmoidal. El Lorde inferior es libre, grueso y eonvexo y no presenta apéfis Extremidades, La anterior se articula con el maxilar superior, mientras la posterior, mis aguda, lo hace con el palatino, Ambas se apoyan sobre las erestas turbinales inferio- res de dichos huesos, Estructura. Esté formado exclusivamente por tejido eompacto. Osificacién. Se origina a expensas de un solo centro de asificacién, el cual se des- arrolla muy tardiamente hacia el euarto o quinto mes de vida extrauterina. VOMER Es un hueso impar, situado en el plano sagital; junto con la limina perpendicular del etmoides y el eartilago forma el tabique de las fosas nasales. Hs de forma euadran- gular y muy delgado. Se distinguen en él dos caras ¥ enatro hordes. 108 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Caras. Son planas y verticales, aunque sufren con frecuencia desviaciones volviéndo- se convexas 0 cdneavas. Forman parte de la pared interna de las fosas nasales y presen- tan varios sureos vasculares y nerviosos, de los cuales uno, dirigido hacia abajo y adelante, es profundo y aloja al nervio esfenopa- Borde superior con latino interno. (Fig. 106.) su canaladura Borde anterior Bordes. El superior se abre en for- Alas del vimer | ma dé Angulo diedro, dejando un ¢anal bee dirigido de adelante atras, cuyas vertien- tes, Hamadas alas del vomer, se artientan con 1a eresta inferior del cuerpo del: es- ees fenoides. Como la eresta no aleanzi’el'fon- Cara Borde inferior do del canal, ‘se forma wn condueto que tateral reeibe ‘el nombre “de esfendvomeriano, y FiG, 106, VOmMER. CARA LATERAL. DeREcHA.:: por @ atravicsa una arteriola que ricga el cuerpo del esfenoides y el cartilago det tabique. El borde inferior, delgado y rgoso, se encaja en la eresta media que forman en su unin las ramay horizontales de los palatinos por atras, y las apéfisis palatinas de los maxilares superiores por delante, Ei borde-anterior es oblicuo hacia abajo y hacia de- lante, articulindose su parte superior con Ja l4mina perpendicular del: etmoides, en tanto que el resto lo hace con el eartflago del tabique. (Fig. 107.) Fl borde posterior, delgado. y afilado, forma, ¢l borde interno de los orificios pysteriores de las. fosas.nasales 0 coanas. Estructura. En: la edad -adulta, el vémer esta formado por tejido eompacto en su - totalidad, Osificacién. Resulta este hueso de la fusién de dos laminas paralelas, las cuales to- davia son apreciables entre el sexto y séptimo mes de la vida fetal, Ambas liminas se originan a expensas de una rama conjuntiva embrionaria y comienzan a soldarse por su parte inferior a partir del tereer mes de la vida fetal. El eartilago nasal queda encajado entre cllas en su parte anterior, siendo rechazado a medida que progresa su soldadura. Borde_posterior™ Cara anterior del cuerpo del esfenoides Corte de Apéfisis © Silla turca cae Seno la ldming erste gail» cuadeilétera one tot a tiene del esfencider _ | bos ‘Seno frontal Espina nasal del frontal ‘Hueso propio de la nariz Lamina peependicular del etmoides Cartilage del tabique Cara inferior del ecfenoides Apéfisis palatina det maxilar superior Conducta palatine anterior FIG. 107. PARED INTERNA DE LAS FOSAS NASALES; PORCION DEL VOMER. MAXILAR INFERIOR Forma él solo la mandibula inferior y se puede considerar dividido en un cuerpo y dos ramas. HUESOS DE LA CARA 109 Cuerpo. Tiene forma de herradura, cuya concavidad se halla vuelta hacia atrés, Se distinguen en € dos caras y dos bordes. Care anterior, Lleva en Ia linea media una eresta vertical, resultado de la solda- dura de Jas dos mitades del hueso, y conocida con el nombre de sinfisis mentoniana. Su parte inferior, mas salient: e denomina eminencia’ mentoniana. Hacia fuera y atras de la -eresta se encuentra un orificio, agujero mentoniano, por donde salen el-nervio y los. va- gos mentonianos. Mas atrés atin, se observa-una linea salients, dirigida hacia abajo y ha- cia, adelante, que partiendo del borde anterior de la rama vertical, va’a terminar en el borde inferior del hueso; se lama linea oblicua externa del maxilar y sobre ella-se inser- tan. los siguientes misculos: el triangular de: Jos labios, el cutaneo del euello y el cuadra- do de la barba. (Fig. 108.) : Cara posterior. Presenta, cerea de la linea media, cuatro tubérculos amados apéfisis geni, de los cuales los dos superiores sirvon de insercién a los mUsculos genioglosos, mien- Escotaddra siginoidea Rama ‘ascendente Sinfisis ‘mentoniana Angulo maxilar y rugo- sidades para el masetero me Linea oblicua externa Borde inferior Cuerpo Agujero mentoniano FIG, 108. MAXILAR INFERIOR, VISTO ANTEROLATERALMENTE. tras sobre los dos inferiores se insertan los geniohiodeos, Partiendo del borde anterior de la rama vertical, se encuentra una linea saliente, linea oblicua interna 0 milohioidea, que se dirige hacia abajo y hacia adelante, terminando en el borde inferior de esta cara; sirve de insercién al miseulo milohioideo. Inmediatamente por fuera de las apéfisis geni y por encima de la Linea oblicua, se observa una foseta o foseta sublingual, que aloja la glin- dula del mismo nombre. Mas afuera atin, por debajo de dicha linea y en la proximidad del borde inferior, hay otra foseta mas grande, Hamada fosela submacilar, que sirve de alojamiento a la gléndula submaxilar. Bordes. El_borde inferior es romo y redondeado, Lleva dos depresiones 0 fosetas di- gastricas, situadas una a cada lado de la linea media; en ellas se inserta el miiseulo di- gistrieo. El borde superior o borde aluedlar, como el inferior del maxilar euperior, pre- senta una serie de cavidades o alvéolos dentarios, Mientras los anteriores son simples, los posteriores estén compuestos de varias eavidades, y todos ellos se hallan separados entre si por puentes dseos o apéfisis interdentarias, donde se insertan los ligamentos coronarios de los dientes. (Fig. 109.) Ramas. En niimero de dos, derecha e izquierda, son aplanadas transversalmente y de forma euadrangular; el plano definido por cada una de ellas es vertical y su eje mayor esta dirigido oblicuamente hacia arriba y hacia atras. Tienen, por consiguiente, dos caras y cuatro bordes. Cara externa. Su parte inferior es mas rugosa que la superior, ya que sobre aqué- lla se inserta e] misculo masetero. 110 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Cara interna. En la parte media de esta eara, hacia la mitad de ta linea diagonal que va del céndilo hasta ¢] comienzo del borde alveolar, se encuentra un agujero amplio, Cuielto Esaine de a be i de Soin EL Aaulere det condubto, dena. ‘Rama ascendenté Stirgo mites idee interna Apstisie gent “ Praperion Risgosidoites para et a a prerignides interne, Arie, get Foseta digdstrica’ Cuerpo’ Pose suubrnaxitar FIG..'109. MAXILAR. INFERIOR, CARA INTERNA. denominado orificio superior del conditcto dentario; por él'se introducen el nervio y Jos vasos dentarios inferiores. Un saliente triangular 0 espina de Spiz, sobre el cual se inser- ta el ligamento esfenomaxilar, forma el borde anteroinferior de aquel orificio, Tanto este borde como el posterior se contintan hacia abajo y adelante, hasta el cuerpo del hueso, for- mando el canal milohioideo, donde se alojan el nervio y los vasos milohiodeos. En la par- te inferior y posterior de la cara interna, una serie de ragosidades bien mareadas sirven de insereién al misculo pterigoideo interno. (Fig. 110.) Bordes. El borde anterior esta dirigido oblicuamente hacia abajo y adelante. Se ha- Hla exeavado en forma de canal, euyos bordes divergentes se separan al nivel del borde alveolar, continufndose sobre Jas caras interna y externa con las lineas oblicuas corres. pondientes; este borde forma el lado externo de Ja hendidura vestibulocigométiea, El borde posterior, liso y obtuso, recibe también el nombre de borde parotideo, por sus re- Jaciones con la glindula parétida. El borde superior posee una amplia escotadura, denominada ¢s- Temporal- cotadura sigmoidea, situada entre dos gruesos salientes: la apéfisis co- Baccinador externa . ta Constrictor ronoides por delante y el céndilo Conuiricroe del maxilar inferior por detras, La Milohigideo ta faringe primera es de forma triangular, con vértice superior, sobre el eual viene a insertarse el masculo tem- poral. La escotadura sigmoidea es- {a vuelta hacia arriba y comunica la regién masetérica con la fosa ci- gomética, dejando paso a los ner- vios y vasos masetéricos. El eéndilo es de forma elipsoidal, aplanado FIG. 110. MAXILAR INFERIOR; INSERCIONES MUSCULARES. de delante atrds, pero con eje ma- yor dirigido algo oblieuamente hacia adelante y afuera; convexo en las dos direeeiones de sus ejes, se articula con Ja eavidad glenoidea del temporal. Se une al resto del hueso mer- Prerigoideo interno Digdsttico Geniogioso y geniobioideo HUESOS DE LA CARA soba ced a un estrechamiento Mamado cuello det céndilo, en cuva cara interna se observa una depresién ragosa donde se inserta el miiseulo pterigoideo externo. El borde inferior de la rama ascendente se contintia insensiblemente eon el borde in- ferior del cuerpo. Por detras, al wnirse con-el borde posterior, forma cl dngilo del mazxi- lar inferior, o gonion. Estructura, Usti formado por tejido, esponjoso, teeubiorto. por una griiesa eapa de tejido compacto. Este tejido, sin embargo, se adelgaza considerablemente al nivel del'cén- dilo. Se halla recorrido interiormente el maxilar por el eondueto dentario inferior, cl enal comiesiza eon el orificio sitnado detrés de Ia cspima de Spix y se dirige hacia abajo y adelante, a Jo largo de.las rafees dentarins, Hegando hasta el nivel del segundo premolar. ‘Aqui se divide en un condueto extero, que va a terminar al agujero mentoniano, y otto intemo, que se ‘prolonga hasta él incisive. medio. Osificacién, Al final det primer mes de Ja vida, fetal se forma una piesa. cartilagino- sa, llatada cartilago de Meckel, a expensas del ena se originarén las dos mitades del ma- xilar inferior, que son independientes al principio. : En dicho cartilago-aparecen entre Jos 30 y 40-Aias de la vida fetal seis centros de osigicacin, a saber: 1%, el centro inferior, en el borde maxilar; 2%, cl. centro incisive a los lidos de la linea media: 3°, el centro suplementario del agujero mentoniano; 4%, el centro condileo para el eéndilo; 5%, el centro coronoideo, para la apélisis coranoides; 6%, ci centro de la espina de Spis, Desarrollados a. expensas de dichos centros, los dos semimaxilares se sueldan defi. Liitivamente, cconstituyéndose la sintisis, meritoniana, al tercer mes de la vida extraute- ina, CARA EN GENERAL Esté situada en la parte anteroinferior de la base del crdneo. Su forma se puede con- parar a la de un prisma triangular, cuyas bases estuvieran coloeadas lateralmente y una de cuyas caras fuera anterior, y las otras dos una superior y otra posteroinferior. Contribuyen a formar las bases, la cara externa del malar, ta parte posteroexterna del maxilar superior y la cara externa de la rama ascendente del maxilar inferior. En cada una de ellas se pueden observar: ¢l agujero malar, las suturas frontomalar, tempo- romalar y mazilomalar; y atris la escotadura sigmoidea, formada por cl céndilo y la apétisis coronoides del maxilar inferior. (Fig. 111.) La arista inferior de la care anterior se halla coustituida por el horde inferior del maxilar inferior; en eambio, la superior lo estarla por una linea transversal que uniera Jas dos suturas frontomalarcs. En esta cara se encuentran: la sutura nasofrontal, la su- tura medionasal y por debajo de ella el orificio anterior de las fosas nasales, en euyo in- terior se observa el borde correspondiente del vémer. El borde inferior del orificio nasal leva Ja espina nasal anterior, por debajo de la eual se extiende la sutura bimaxilar y, ya cn la mandibula inferior, la sinfisis mentoniana y la eminencia mentoniana. En esta misma cara y comenzando por arriba se encuentran a los Jados de la linea media las siguientes partes: la cara externa de los huesos propios de la nariz, con su agu- jero vascular; la cara externa de la rama ascendente del maxilar superior; la sutura ma- ziloungueal; el canal del condueto lagrimal; la sutura frontoungueal; la base de la érbita, con su agujero suborbitario; las fosas canina y mirtiforme, separadas por la eminencia canina; més abajo, los bordes alveolares, con los dientes correspondientes; por tiltimo, la cara anterior del cuerpo del maxilar inferior, con el agujero mentoniano y la linea obli- cua externa. (Fig, 112.) En la parte lateral de esta cara se observa una amplia abertura de forma trian- gular y de base superior, alargada de arriba abajo, limitada por arriba por el borde inferior de Ja apéfisis piramidal del maxilar superior, por dentro por la parte posterior de los bordes alveolares superior o inferior y por fuera por el borde anterior de la rama ascendente del maxilar inferior. Este espacio comuniea la fosa cigomatica con lo que en 2 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA estado fresco viene a ser el vestfbulo de la boca; Mamase hendidura vestibulocigomdtica (Aeosta). (Véase fig. 112.) La cara superior corresponde a la base del eréneo, quedando comprendida entre la articulacién nasofrontal y Ja esfenovomeriana, Lleva en la linea media la articulacién Sutura sagital : Parietal Frontal Sutura coronal ‘Huesos nusales Cavided orbitaria Tabique nasal superior Mandibula interior. FiG. 111, ESQUELETO DE LA CARA VISTO POR DELANTE, 1, hendidura_vestibulocigomstica. del vémer con la lamina perpendicular del etmoides y, mas atras, la del vémer con el esfe- noides, que forma el conducto esfenovomeriano. Lateralmente, se encuentra el piso de las fosas nasales, y todavia mas afuera, el piso de la érbita eon el eondueto suborbitario, La cara poateroinferior queda definida posteriormente por la linea que une ambos e6ndilos y, hacia abajo, por el borde inferior del maxilar inferior. Lateralmente, sus lados coinciden con los bordes posteriores de las ramas aseendentes del mismo maxilar. (Fig. 113.) De hecho, no existe tal cara inferior, sino una amplia cavidad en cuya linea media se hallan situados: el borde posterior del vémer; la espina nasal posterior; la sutura me- diopalatina, formada por los palatinos y el maxilar superior; el conducto palatino ante- rior y la sinfisis mentoniana, con las cuatro epéfisis geni, A los lados de la linea media se encuentran: los orificios posteriores de las fosas nasales 0 coanas; las semibévedas pa- latinas, limitadas por los areos dentarios y eon los conductos palatinos posteriores y ac- HUESOS DE LA CARA 113 eesorios; la cara posterior del cuerpo del maxilar inferior, eon la linea milohioidea y las fosas submaxilares, sublinguales y digdstrica, la cara interna de Jas ramas ascendentes del mismo hueso, con el orificio dentario inferior, la espina de Spix y el canal milohioideo. (Fig. 114.) Ta cara esté formada por un conjunto de huesos que constitnyen la enerueijada respiratoria digestiva, puesto que limitan Jas cavidades iniciales de los aparatos respira. torio ¥ digestivo: Las diferencias en el desarrollo osteogénieo de arabias regiones son mity mareadas, ya que el desarrollo del eranco se halla en intima relacién con el del encéfalo, Hursos propios de la nariz Rama ascendente ‘del maxilar stiperior ‘Mavilac superior Rama ascendente del maxilar inferior Maxilar inferior FiG. 112. CARA, VISTA LATERAL, en tanto que el de la cara Jo est4 con la porcién inicial respiratoria y digestiva. Durante la vida intrauterina aleanza ya gran desarrollo ol eneéfalo, y por consiguiente el créneo, en evidente desproporeién con el sistema respiratorio-digestivo, cuya mas importante evo- lueién se realiza después del nacimiento. Después de esta época, en efecto, las fosas na- sales se ensanchan y alargan merced a la iniciaeién y progreso de la funcién respirato- tia; los senos mazilares, que son virtuales en cl nacimiento, se desarrollan durante la nifiez y la adolesceneia, hacen su aparieién la primera y segunda denticién, euyos folfeu- los adquieren su desarrollo y dentificacién’ para la primera a fines de la vida intrauteri- na, y totalmente en la vida extrauterina para la segunda. Todos los factores' mencionados contribuyen a ir modificando bastante profundamente la morfologia de la cara después del nacimiento. En el momento del nacimiento la cara es con relacién al erénco_aproximadamente como una 8* parte. En la cabeza del adulto Ja altura de la earn desde el mentén a la raf de la nariz es igual a la distancia bimalar, en tanto que en el recién nacido es igual sélo a la mitad de esta distancia. Vista la cabeza por delante, la altura del eranco del recién nacido es el 65% de lo que ser4 en el adulto; en cambio la altura de la cara en cl primero es solamente el 35% de la del segundo. 114 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA _....En.el feto a término el didmetro biparietal (9.3 cm) supera a los diémetros bimas. toideo (7.5) y bimalar (7); los didmetros anteroposteriores a su vez son considerablemen- te mas largos que los didmetros de la base; en consecuencia las porciones de la béveda y laterales del erdneo rebasan con mucho ala base, siendo esto, mds ostensible en les re- giones frontal y occipital. El alargamionto’ que experimenta la base del créneo en él sox- tido anteroposterior se realiza mediante ‘el cartilage esfenooccipital que durante la y la adotescentia desempefia el papel de eartilago de eonjugaeiin y. termina su acti entre los 16 y 20 afios Supercitice _ Pleamided, Elid comin al uta de fe nari y dil Tabis sup Eleo. propio dil tabio’ sup. “Tromsvers0 de la nagig —~ Canin Mistitorme mee Teapecia omplexe mayor Recto post. menor 1 Recto post. mayor ‘rtangulue de fos labios eo def custo FIG. 113. CABEZA. VISTA LATERAL, CON SUS INSERCIONES MUSCULARES. 1, temporal; 2, linea curva temporal superior para la sponeurosis temporal gomatico menor; 5, auricular anterior; 6, auricular posterior: 7, occi 3, cigomatico mayor: 4, ci- ital; 8, buccinador. El desarrollo de la cara cambia mucho las proporciones de la cabeza, euyo volumen principal deriva del desarrollo del encéfalo y del eréneo; asi un plano horizontal que pase por la mitad de la cara (en sentido fisondmico) queda en el reeién nacido por arriba de la region superciliar, pasa por la misma a los 8 afios, por la Imea pupilar en la adolescen- cia y ligeramente abajo de ésta en la edad adulta (fig. 115), coneluyéndose que el des- arrollo de la enerucijada aerodigestiva por el crecimiento de las cavidades neuméticas ane- xas a las fosas nasales, células etmoidofrontales, etmoidomaxilares, etmoidoungueales y seno maxilar; asi como la aparicién de la primera y segunda denticién son factores prin- eipales que intervienen en ol desarrollo de Ia cara y modifican Ia cabeza del reeién na- cido, dindole los rasgos fisonémicos del adulto. ‘La forma que adopta la cara cuando aleanza su desarrollo maximo est en intima re- lacién con el desarrollo y Ja forma que toma cl maxilar inferior, Las dimensiones y Ja separacién o abertura de la herradura mandibular, asf como la separacién de las ramas HUESOS DE LA CARA 15 verticales son caracteristicas esenelales do dicha forma, Por eso Bonwill dio tanta impor- tancia en antropologia al triéngulo que Heva su nombre. En casos normales éste Ache ser un tridnguio equilétero euyos Iados son iguales a la linea bieondilea; el vértice anterior de dicho triingulo queda por detrés de los incisivos en los eréneos de tipo dolicocéfa- lo; en cambio ese vértice se proyecta por delante de los incisivos en los de tipo braqui- eétalo, (Fig. 116.) El mazilar inferior en él-recién nacido es un simple areo que'se extiende de tin con. duicto'auditivo externo al otro; su rama ascendente es muy oblicua, casi no existe, y forma con el cuerpo del hueso un Angulo muy obtuso; los céndilos eorresponden al borde alveolar Céndilo del maxilar inferior’ Vemet Rama ascendente Porcién horiz. del palat, ‘Agujero palatino post, Apéfisis palatina det maxilar superior Orificio posterior de fas fosas nasales Espina nasal post. Lamina horizontal det Cuerpo del maxilar inferior FIG. 114. CARA, VISTA POR DETRAS. de la regién incisiva, y tanto cl éngulo del maxilar como la apéfisis coronoides se presen- tan como simples apétisis; a partir del borde anterior de Ja apéfisis coronoides se esbozan las Iineas oblieuas que se dirigen hacia el mentén. La presencia de los folfeulos dentarios hacen tomar wn aspeeto espacial a la rama horizontal, que aparece encha, gruesa, abulta- da por los gérmenes dentarios; el reborde alveolar representa los dos tercios de la lon- gitud que tendra més tarde. El éngulo del maxilar es en el recién nacido muy abierto y obtuso y su forma definitiva esté influida poderosamente por la evolucién que sufre el sistema dentario y el desarrollo del sistema muscular anexo constituido por los mésculos masticadores, En ese momento se consideran en el maxilar inferior anatémica y fisiolé- gicamente dos poreiones: en primer lugar la que lleva los dientes, denominada hucso alveolar, y en segundo término la que se halla eneargada del soporte o fijacién de los misculos masticadores, denominada hucso basal, El hueso alveolar eontiene los dos sistemas dentarios y en él se desarrollan los al- véolos formados por los dientes mismos, pues aparecen y desaparecen con éstos, El hueso alveolar se sobrepone al hueso basal constituido por la rama ascendente, el Angulo maxilar y el borde inferior compacto de su rama horizontal. En él se insertan Jos miseulos ele- 116 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA vadores: temporal, masctero y pterigoideos, que al aetuar sobre Ja mandibula forman una palanea de tercer género, cuyo punto de apoyo se encuentra en el eéndilo y la resisten- cia en el reborde alveolar "a oo Plano su- mms perior ho- Plino su- ws, fizontal perior ho. rizontal Linea que paso! Linea que pasa por fa mitod FY por la mitad de la cabeza de la cabeza Plano mentoniano FIG, 115. CABEZA DEC RECIEN NACIDO, DEL ADOLESCENTE Y DEL ADULTO. La rama horizontal. se desarrolla proporcionalmente a la evolucién de las piezas den- -tatias; asi, se observa que él retardo en el desarrollo de los gruesos molares, retarda el de la rama horizontal. del .maxilar, Esto es.debido a la falta: del lugar, hecho anormal que. “se presenta cuando cl segundo 0 tereero molares grandes no tienen espacio para hacer erupeién. - Angulo anterior det triéngato Anguto anterior . del triéngulo Angulo anterior del iriéngulo Linea Linea Linea biconditea biconditea bicondilea FIG. 116, TRIANGULO DE BONWILL. CAVIDADES DE LA CARA ‘Al articularse los huesos de Ja cara entre si y con los de la base del craneo se origi- na una serie de eavidades més 0 menos amplias, a saber: las cavidades orbitarias, las fosas nasales, las fosas cigomiticas, las fosas pterigomazilares y la cavidad bucal, con su béveda palating, cavidades euya clara comprensién es necesaria para el conocimiento de las partes blandas que alojan en estado fresco. CAVIDADES ORBITARIAS Son dos cavidades colocadas simétricamente a ambos lados de la Minea media y sepa- radas una de otra por los uncuis, las masas laterales del ctmoides, la parte superior de las fosas nasales y la imina perpendicular del mismo etmoides. Sirven para alojar los globos oculares y sus anexos. Tienen una forma que recuerda a Ta de una pirémide eua- ddideS bdrm dabinnbeclenkisdil a+ drangular cuyo eje mayor fuera oblicuo y estuviera dirigido hacia atras y adentro, lo que ¢s consceuoncia de la mayor extensién de Ia pared externa, siendo Ja interna més corta y easi paralcla al plano sagital, Por consigniente, se distinguen en cada drhita cua- tro caras, cuatro bordes, una base y un vértice, La. base es en realidad la abertura anterior de la 6vbita y su eontormne se denomina reborde orbitario, estando constituido por diversos hucsos,.La parte superior del rebor- de corresponde al areo orbitario: del drontal, limitade por Jas apétisis orbitarias externa einterna del mismo; su poreién inierna Neva Ja eseotadura supraorditaria y.un poeo mas abajo y adentro, va en cl lado interno del burde, se erieuentra la foseta-troelear, Por de- bajo dela apéfisis orbitaria interna det frontal se encuentran la. eresta.lagrimal anterior Borde Estotadura Conducto orbrtario supra etmotdal. Conducto det frontal orbitaria posterior etmoidal anterior \pétisis orbitaria interna Rama ascendente Jel maxilar superior Apéfisis orbitaria externa Aguyero dprico: ae Husios propiog Hendidura estenoidal: if de fa naciz Jnguis Ala mayor del esfenoides anal fagrimal Hendiduca estenomaxitor__ 75% tuimina papirdcea Apéfisis orbitaria ct del etmoides del hueso malar co de ta Seba Maxilar superior Agujero, suborbitario FIG. 117. CAVIDAD ORBITARIA, VISTA POR DELANTE. y el borde anterior de 1a apétisis piramidal del maxilar superior, que en seguida se conti- nia con el borde anterosuperior del malar. (Fig. 117.) Hacia la mitad del lado inéerior del reborde y por debajo de 61 atraviesa el condueto suborbitario, abierto, como se ha di- cho ya, en el espesor del maxilar (apéfisis piramidal). El vértice esti abierto, correspondiendo a la parte mas interna de la hendidura es- fenoidal; puede llevar en su parte inferior un tubéreulo rugoso para Ja insereién del ani- Uo de Zinn. La pared superior o béveda esti constituida por el frontal y el ala menor del este- noides. Presenta posteriormente la sutura esfenofrontal, y en el lado externo de la parte anterior, la foscta lagrimal, que aloja a la glindula Jagrimal. La pared inferior esté formada por la béveda del seno maxilar, o sea, 1a eara supe- rior de la ap6fisis piramidal del maxilar superior, por la eava superior de la apofisis or- bitaria del hueso malar y, en su parte mas posterior, por la faceta orbitaria de la apé- fisis del mismo nombre de! palatino. Esta pared leva, ademas de las suturas de los huesos que entran en su constitueién, el canal suborbitario que, transforniindose en el condue- to suborbitario y después de atravesar por debajo del reborde inferior de Ja Srbita, va a terminar en la cara anterior de la apélisis piramidal, en el agujero suborbitario. 118 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA La pared externa, constituida por el ala mayor del esfenoides, la apéfisis orbitaria del malar y la parte més externa de la béveda orbitaria del frontal, presenta las suturas de estos huesos entre sf, asi como el orificio posterior del conducto malar. La pared interna esté formada por la eara externa del cuerpo del. esfenoides, por el hueso plano o cara externa de las masas laterales del etmoides, por el unguis ¥ por la apéfisis ascendente del maxilar superior. En Ja parte anterior de la pared interna, desta- ea el canal lacrimonasal, prolongado inferiormente por cl eonducto nasal y bordeado por dos crestas, una correspondiente al maxilar y la otra al unguis, sobre las cuales se inser- tan los tendones directo y reflejo del orbieular de los parpados. Los bordes o aristas de la pirfmide san muy redondeados. El superoerterzo. leva la sutura frontoesfenoidal y Ja parte mds-estrecha de la hendidura esfenoidal. Se termina anteriormente en la foseta lagrimal. El.borde superointerno presenta. las suturas frontoungueales y frontoctmoidal. En esta ultima sutura se abren, merced a sendos orificios, los dos conductos etmoidales uw orbitarios internos, el anterior: de los cuales, como ya,se ha dicho, deja paso a la arteria etmoidal anterior y al nervio nasal interno, mientras que por el posterior pasan Ja arte- via etmoidal posterior y el nervio esfenoetmoidal. En la parte mis posterior de esta aris- ta se encuentra el agujero dptico, orificio bastante aaplio por donde atraviesan el nervio 6ptico y la arteria oftalmica. El borde inferointerno es el menos mareado y, presenta en gu parte anterior el ori! ficio. del eondueto nasal. Las suturas unguimaxilar,. etimoidomaxilar y esfenopalatinia estén, situadas en’ este borde: El borde inferoezterno lleva, posteriormente la hendidura esfenomaxilar, la cual, a st vez, comunica con Ja fosa pterigomaxilar y con Ja fosa cigomatica. FOSAS NASALES Estan situadas en el centro de la cara, por debajo y adentro de las cavidades orbita- rias y por encima de la cavidad bucal. Son dos, derecha e izquierda, hailindose separadas por un tabique mediano y vertical y tapizadas en vivo por Ja mucosa pituitaria, que con- tiene las terminaciones del aparato olfativo. Aunque aplanadas transversalmente, se pueden distinguir en ellas euatro paredes y dos orificios. Pared superior o béveda. Es estrecha y e6neava transversalmente de adelante atrés, interviniendo en su constitucién la cara posterior de los huesos propios de la nariz, las partes laterales de la espina nasal del frontal, a eara inferior de la lamina eribosa del ‘etmoides, la cara anterior del cuerpo del esfenoides y la eara inferior del mismo, que se halla recubierta por las alas del vémer y por la apéfisis esfenoidal del palatino. En la parte mas posterior de esta pared se encuentra el orificio de desembocadura del seno es- fenoidal y el eondueto pterigopalatino, que comunica la parte posterior de la fosa nasal con la béveda faringea y por el cual se deslizan los vasos y nervios pterigopalatinos, Pared inferior 0 piso, Es transversalmente edneava y plana de adelante hacia atris, Entran en su constitueién la apéfisis palatina del maxilar superior y la rama horizon- tal del hueso palatino. Presenta en su parte delantera el conducto palatino anterior, que se dirige hacia dentro para formar con el del lado opuesto un solo condueto que se va a abrir en la béveda palatina. Pared interna, Corvesponde al tabique de separacién de ambas fosas y se halla cons- tituida en la parte superior por la lamina vertical del etmoides, mientras la inferior lo esté por el vémer. Hacia delante, el tabique se completa en el vivo por el cartflago del tabique, ¢ aunque ocupa aproximadamenie el plano medio, con frecuencia presenta desvia- ciones @ la derecha o a la izquierda, (Fig. 118.) Pared externa, Es la que aleanza mayor complicacién, por presentar una serie de salientes y entrantes y numerosos orificios, mediante los cuales se comunican los senos HUESOS DE LA CARA 9 de los huesos que la forman con las fosas nasales, Esté ligeramente inclinada hacia abajo y afuera, interviniendo en su constitueién los siguientes huesos: unguis, . etmoides, esfe- noides, palatino, maxilar. superior y eornete inferior. Los salientes de la pared ‘exteria se denominan cornetes y-sou generalmente tres: su- perior, medio e interior. Los dos. primeros pertenecen al etmoides, mientras que el. tereero es un huveso independiente, Como ya se ha: hecho. notar al tratar del etmoides, en la par- te inés superior de esta pared puede encontrarse un pequelio corneté, llamado cornete de Santorini, y en ocasiones otro; todavia mas pequefio ¢ inconstantc, conocido con el nombre de cornete de Zuckerkandl. ae Tos entrantes de la pared se-Ilaman meats y son también tres: superior, medio ¢ in- ferior. Quedan limitados los meatos hacia el exterior por la pared, externa: ‘propiamente Corte de ta timing eribosa Seno esfenoidal Lémina cuadrildrera del esfenoides Seno, ‘esfenoidat Apérisis cara NEE\ basilar inferior det X& Conducto palatino anterior Ap. palatina de! max. sup. FIG. 118. PARED OSEA INTERNA DE LAS FOSAS NASALES. dicha, y hacia el interior por la cara externa del cornete correspondiente. En eada uno de tllas se pueden observar diversos orificios por los euales desembocan Jos diferentes senos cn Ia fosas nasales, Asi, la parte posterior del meato superior eva uno o dos orifieios pertenceientes a las ccldillas etmoidales posteriores. Bn el meato medio se halla situade il orificio del seno maxilar; por eneima de 41 se abre el orifieio dei infundibulo, donde ‘Tesentboea el seno frontal y por detrés los orificios de las celdillas etmoidales anteriores. Todas estas eavidades se ilaman cavidades paranasales. (Tig. 119.) Jin el meato inferior desemboca el conducto nasal, eontinuacién del canal lacrimona- sal, Este condueto parte, como es sabido, de la pared interna de la érbita y se dirige ha- tia abajo, atrés y adentro; se ensancha paulatinamente conforme desciende y por tiltimo viene a desembocar en la parte superoanterior del meato inferior. El agujero esfenopalatino se abre en la pared externa, por detrés del meato supe- rior y comunica la fosa nasal con la pterigomaxilar. Orificio anterior. En el esqueleto, el orificio anterior es nico, a causa de la des- aparieién del cartflago del tabique. Sa forma es més o menos triangular, con Ja base hacia abajo. En la formacién de su contorno intervienen los maxilares superiores y los hucsos propios de la nariz. Presenta este orifieio en la parte inferior y media la espina nasal anterior, on tanto que su vértice superior se halla constituido por un agudo saliente de Jos huesos propios de la nariz. 120 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Orificio posterior. Cada una de las fosas nasales se abre posteriormente, por encima de la béveda palatina, mediante un orifieio de forma cuadrangular y mas alto que ancho. Estos orifieios reciben también el nombre de coanas y en la constitueién de cada uno de ellos intervienen los siguientes huesos: el cuerpo del esfenoides y el ala del vémer forman su parte superior; la rama horizontal del palatino oeupa la parte inferior; el borde pos- terior del vémer forma el lado interno, y por vltimo, cl borde posterior del ala interna de la apéfisis pterigoides eonstituye el lado externo, Seno frontat Cornete. medio \, Meato superior | \ Cornete superior Otificio del seno esfenoidal | | Agujero esfenopaiatine |! Seno esfenoidat | j Lamina cuadrilétera t Huesos propiog de la nariz Meato medio } Cornete inferioe Meata inferior Ala interna del plerigoides Apéfisis palatina del maxitar Conducta palatino ant. FIG, 119. PARED EXTERNA DE LAS FOSAS NASALES, FOSA PTERIGOIDEA Est formada prineipalmente por Jas dos alas de Ja apéfisis pterigoides, ‘intervinien- do también on su constitueién Ja apéfisis piramidal del palatine, Alargada verticalmonte, presenta en su parte superointerna la foscta escafoidea, donde se inserta el miisculo pe. ristafilino extern, El resto de la fosa sirve de insereidn al pterigoideo interno, FOSA CIGOMATICA Recibe este nombre el espacio comprendido entre la apétisis pterigoides y la rama ascendente del maxilar inferior, Se halla limitada superiormente por la cara inferior del ala mayor del esfenoides, desde la base de la apdtisis pterigoides hasta la eresta tempo- ral del esfenoides; su cara externa es la interna del hueso malar y la misma eara de la rama vertical del maxilar inferior; su eara anterior esta constituida por la posterior de la apéfisis piramidal del maxilar superior, le cara interna del malar y la hendidura vestibu. lovigomatica, y la interna lo est por la eara externa de [a apéfisis pterigoides. En came bio, por atrés y por debajo, esta fosa queda ampliamente abierta. FOSA PTERIGOMAXILAR Es una angosta exeavacién situada entre la parte posterior de la tuberosidad del ma- xilar superior y la cara anterior de la apéfisis pterigoides, y pucde ser considerada como una dopendencia de la fosa eigométiea. Su forma se aprosima a la de una pirimide cua. drangular, eon una pared anterior formada por la tuberosidad del maxilar superior: una HLUESOS DE LA CARA 121 pared posterior constituida por la cara anterior de la apéfisis ptevignides; una pared ine terna formada por la parte media, lisa, de la cara externa de la litmina vertical del pala- tino, y una pared externa libre, en forma de una estrecha hendidura vertical, por donde comuniea ampliamente con la fosa eigomitiea. La base es superior y en ella se eneven. tran Ja rafz del ala mayor det esfenoides, el agujero redonde mayor y la parte interna de la hendidura esfenomaxilar. Ei vértiee es inferior; eorresponde a la unién de la tu- berosidad maxilar con Ja apéfisis pterigoides y lleva los orificios del eondueto palatine Posterior y de los conductos palatinos aressurios. La fosa ptorigomaxilar tiene diverses orificlos, conduct nen en comunicaciin con las cavidades vec! y hendiduras, que la. po- nas. Asi, el ayujero redondo: mayor por donde Bo Apitisis.” bel Escaima: “ cigomdtica”. Ala mayor. del esfenoides, del temporal’ cortada porcién que integra la fosa temporal | Cavided orbivaria Ala externa deta wa Oriticio piecigoides anterior Espina de Civinine de las Tuberosidad del maxitar: fosas nasales Gancho def ala externa—__1 spina nasat anterior FIG. 120. FOSA PTERIGOMAXILAR VISTA LATERALMENTE. 1, fosa pterigomarilar; 2, agujero esfenopatatino; 3. hendidura esfenomaxilar; 4, conductos deatarios pos- Teriores; 5, hueso malar coztado, pasa el nervio maxilar superior. La hendidura esfenomasilar, situada entre las earas ane terior y superior, relaciona la fosa pterigomaxilar con la érbita y por ella pasa la poreién extraeraneana del nervio maxilar superior. El agujevo esfenopatating, eolocado en Ja pared interna de la fosa, la pone en eomnnicacién con las fosas nasales, dejando paso a la arte- ria y al nervio esfenopalatinos. El conducto pterigopalatino esta situado en In parte pos- terosuperior de la fosa, eomuniea con las fosas nasales y por él pasa la arteria pterigo- palatina y el nervio pterigopelatino @ faringeo de Bock. El canal vidiano esta abierto entre las raiecs de la apéfisis pterigoides y eonduce el nervio y Ia arteria vidianos, El canal palatine mayor, que se divige hacia abajo, va a desembocar cn la boveda pala- tina conduciendo el nervio palatino anterior, También se abren en esta fosa los conductos dentarios posteriores, por cuyos orificios penetran los nervios dentarios posteriores, que van a inervar los grucsos molares. Por timo, los conductos palutinoy menores pesul- tan de la artieulacién de In apétisis piramidal del palatino con la apdtisis pterigoides y por ellos pasan los netvios palatinos, medio y posterior. (Fig, 120.) 122 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA HUESO HIOIDES _ El hioides, hueso impar y mediano, esté situade en-la parte anterior del. cuello, por ebajo: de lalengua y por-encima del cartflago tiroides, Tiene forma:de herradura, sien. do convexo hacia delante. Se pueden distinguiren 1 una porcién media.o cuerpo y cua- tro prolongaciones, dos de eada lado, denominadas astas mayores y astas menores. - Cuerpo. Es aplanado de adelante atrés y posee dos caras,.dos bordes y dos extremidades. ~ La cara anterior es convexa, presentando wna-eres- ta transversal que la divide én dos porciones, una su- .. perior y otra inferior, las euales,.a su vez, se -hallan subdivididas por una: cresta vertical’ y mediana.. Toda. esta cara es rugosa, sirviendo de insercién a los mdseu- los genichiodeo, tmilohioidéo, hiogloso, digéstrieo y es- tilohioideo. (Figs. 121 -y 122.) Lua cara posterior es eéncava y lisa, relaciondndose con la. membrana tirohioidea por intermedio de la bolsa Fig, 121. Hiotbes, CARA ANTERIOR, . serosa de Boyer, En el borde superior; muy delgado, se insertan la niembrana hioglosa y los antiseuls’ hiogloso, geniogloso y geniohioideo, En el borde infe- rior, también delgado, lo hacen los. miseulos. tirohivideo, omohioideo.y esternocleidohioi- de, Las extremidadessirven de wnidn a las‘astas: una grande y ima pequefia de cada Jado. TELLS ° Las astas mayores son-aplanadas de arriba abajo. Biv la parte interna de su cara su- perior se inserta el misculo hiogloso, en la externa lo hace el constrictor medio de 1a fa- ringe, y en su eara inferior la membrana tirohioidea. De sus bordes, el externo es conve- xo y el interno céncavo. Su extremidad posterior o vértice es redondeada y rugosa, sir- viendo de insereién al ligamento tirohioideo lateral. Se insertan, ademés, en su cara su- perior, los mtisculos digdstrico, estilohioideo, hiogloso y constrictor medio de }a faringe. Las astas menores estan colocadas por dentro de las mayores y dirigidas hacia arri- ba, hacia fuera y hacia atrés, Cada una de ellas posee un cuerpo, cuy# base se confunde con el cuerpo del hueso, precisamente al nivel donde se unen las astas mayores, y un vértiee rugoso, que ¢s el punto de insercién del ligamento estilohioidco. En la base de las astas menores se insertan también los mitseulos hiogloso, estilohioideo y constrictor medio de la faringe, y en el vértice, los mtisenlos linguales su- perior inferior. El hueso hioides, gencralmente aislado cn el hom. bre, puede en ocasiones estar unido al resto del esque- Jeto por un conjunto de formaciones éseas, que con él < constituyen el aparato hioideo. Cuando esta unin exis- Fic. 122. HtOlDES, CARA POSTERIOR. te, se hace con la apéfisis estiloides del temporal por . medio de tres huesecillos, el mds superior de los cuales se llama estilohial y es en realidad la misma apéfisis estiloides; ¢l siguiente, o ceratchial, reemplaza al ligamento estilohioi- deo; por tiltimo, el inferior 0 hipohial es el asta menor del hioides més desarrollada. La unién puede verificarse también por cuatro huesecillos o solamente por dos, siendo estos casos excepcionales en el hombre, Estructura. E) hioides esté formado por tejido compacto, salvo en Ja base de las as- tas mayores, donde presenta una pequefia cantidad de tejido esponjoso. Osificacién. Al final de la vida intrauterina aparecen cuatro eentros de osificacién, dos de los cuales originan el cuerpo del hioides, mientras los otros dos dan origen a las astas mayores. En cambio, Jos centros que producirdn las astas menores se desarrollan mucho més tarde, ya hacia cl final de la adolescencia. _Astas mayores Astas menores ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR Esta parte del esqueleto se divide en cuatro porciones: hombro, braze, antebrazo y mano. : ESQUELETO DEL HOMBRO Se halla constituido por dos huesos que, articulados entre si y con el térax, unen a éste con el brazo. Estos dos huesos son la clavicula y el omdplato. CLAVICULA Es un hueso largo, situado en la parte anterior y superior del térax, Se halla algo aplanado de arriba abajo, acentuéndose més el aplanamiénto on la parte externa que en Rugosidades para el teapecio Rugosidades Borde posterior para el esterna- cleidomastoideo gf Extremidad ‘externa, facera acromiat Exteemidad interna, con Ja facera Rugosidades para et deltoides esternal Borde anterior Superticie de insercién det pectoral mayor FIG. 123, CLAVICULA, CARA SUPERIOR. la interna. El hueso en conjunto esti doblado dos veces en forma de S, de tal manera, que su poreién interna es céncava por atris, en tanto que la externa es céncava por de- lante, Se pueden considerar en ella dos caras: superior ¢ inferior; dos bordes: anterior y posterior, y dos extremidades: interna v externa, Trapecio Esternocleidomastoidco, Exteemidad intecna Extremidad externa Dettoides Borde anterior Pectoral mayor FiG. 124. CLAVICULA. CARA SUPERIOR; INSERCIONES MUSCULARES. Cara superior, Es lisa en casi toda su extensién y convexa de adelante atrds en su parte interna y media, mientras en la externa es més o menos plana. En su porcién mis interna presenta rugosidades donde se inserta ¢l miseulo esternocleidomastoideo; otra zo- 123 14 TRATADO DE ANATOMILA HUMAN A na rugosa se encucntra en st parte externa, sirviendo de insereién por el lado anterior al eltoides y por el posterior al trapecio. (Wigs. 123 y 124) Cara inferior. Lleva esia cara un depresién alarzada en cl sentido del eje. mayor del. hneso, limado canal subclavio, ya que sirve de insereién al: miseule-del mismo nom- bre, ¥ en euya parte’ nicdia se observa cl agujero nutricio de Ja clavicula. La zona extéma Exteemuad — Rugosidades Carel externa y para el. Agu- * paca el faceta acronuat ligamento jeco- subs “Borde [pipet enn s oll muteiia aura, enters Extremidad Regosided mer Botde posterior ail fener 4 Rugosidades para tigamento concide iigamento sternal costoclavicular FIG) 125, CLavicvia, Ra “INFERIOR de Ja cara de-que tratamos presenta tna serie de rugdsidades donde se-insertan. los, liga: mentos trapezoide y conoide. ste Witino ligamento pucde a veces insettarse sébre un tue bérculo diferenciado 6 tubérculo conoide, situado evrea del borde posterior. En la extre- midad interna se enuentran también rugosidades que-dan insereién, al ligamento costoela- vieular. (igs, 125 y 126.) Borde anterior. Es. convexo. ¥ redondeado en sus dos tercios internos, sirviendo de insereién al gran pectoral; en cambio, él tereio externo cs més delgado y rugoso, inser. téndose en él cl deltoides, Borde posterior. Céncavo, liso y grueso en sus dos tereios internos, es por el con- trario convexo ¥ rugoso en su tereio externo, donde se inserta ¢} trapecio. Extremidad interna, Es esta extremidad mis voluminosa que la externa y lleva una gran superficie articular. Siendo ésta irregularmente triangular de forma, es convexa ver- tiealmente y plana o ligeramente eéneava en sentido anteroposterior, halléndose eireun- dada por un reborde rugoso, que sirve de insercién a la edpsula y ligaments de su ar- ticulacién con e! esternén y la primera costilla. Extremidad externa, Esta extremidad es aplanada de arriba abajo y presenta una supertivie articular eliptiea, de eje mayor anteroposterior, bisclada a cxpensas de su ca- ra inferior, que se articula con una faeeta correspondiente acl acromion. Estructura. Se halla constituida la clavicula principalmente por tejido compacto, cuyo espesor es mayor en la parte media y menor en las extremidades, Exteemidad Borde acromial Deltoides Subclavio anterior Pectoral mayor Extremidad esternal Borde Esterno- posterior ——_cleido- mastotde Trapecio ne FIG. 126. CLAVICULA, CARA INTERIOR; INSERCIONES MUSCULARES En el interior se encuentra escasa cantidad de tejido esponjoso y wm delgado eanat medular. Osifieacién, Se desarrolla mediante dos centros de osificacién. El centro primitive es el primero que aparece on cl desarrollo del esqueleto, haciéndolo ya a fines de la euar- ta semana de la vida fetal. Un centro secundario origina la faccta articular interna, parte que no se suelda al resto del hueso hasta los veinticinco aiios de edad 125 ERIOR SUPE MIEMBRO ETO DEL EL: ESQU osaluny jap s181)>1C7 ‘oj01dowo jap 20px0 prog ‘apjouajbqns ojn312qn f sofvee popisojagny ‘sarnbos Z, pripst{ide veus?7 oaauiny jap 02290). SONW GT da ONGIAGNI NF OHDAYIA OWGWOH 18d YOIeAINY YPIVAOOIGVY “£71 “Old Dj ap sep}oovs09 sreyody pag 126 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA OMOPLATO. Es un hueso plano; anclo y delgado, sitvado en le parte posterior y superior. del térax,-abareando el espacio. comprendido entre el. primer espacio intercostal y la.sépti- twa u-octava costillas. Su forma cs. triangular, distinguiéndose en él dos caras, tres bor- des y tres angulos. ‘Cara anterior. Es eéncava on Ja mayor parte de su extensién, formando la Hamada fosa subescapular, Ja que presenta dos 0 tres crestas que, partiend , del éngulo superoex- terno, se dirigen hacia el borde interno y sirven de insercién al mésculo subeseapular. Cer- ca de su borde externo y paralela a @, esta cara leva una cresta dirigida verticalmente; entre Ja eresta y el borde queda un surco, llamado canal del borde axilar, donde se inser- Escotadura Faceta clavicular Apétisis “coracoiden Angato } coracoides ‘Borde. Supsrointerno superior ‘Acromion' Cuello Anguto saperoesieno con la.cavide . Y Foia “glenoidea aubescopular’ Borde espinal Rugosidades para el secrato mayor Angulo inferior FIG, 128. OMOPLATO, CARA ANTERIOR. tan los haees inferiores del subeseapular. Cerca del borde espinal, se eneuentran dos zonas triangulares y rugosas, una préxima al Angulo superointerno y Ia otra en el inferior, des- tinada a dar insereién al mtiseulo gran dentado. (Figs. 128 y 129.) Cara posterior. Presenta en la unién de su tercio superior con su tereio medio un saliente transversal denominado espina del omédplato, que la divide en dos partes: una su- perior 0 fosa supraespinosa y otra inferior o fosa infraespinosa. La espina del oméplato se halla implantada transversalmente sobre la cara posterior del mismo, es aplanada de arriba abajo y de forma triangular, presentando una cara su- perior y otra inferior que contribuyen a formar las fosas correspondientes. El borde an- terior se confunde con el hucso, mientras el posterior es grueso, rugoso y libre, sirviendo de insercién su labio superior al trapecio y el inferior al deltoides; la superficie limitada por ambos labios se pone en contacto con los tegumentos y es fécilmente apreciable bajo la piel. Este borde posterior de la espina va a terminar en el borde espinal del omé- plato mediante una superficie triangular y lisa, donde se desliza el tendén del trapecio. (Figs. 130 y 131.) El borde externo de la espina es céncavo hacia fuera y permite la eo- municaci6n de las fosas supra e infraespinosa. De la unién del borde posterior con el ex- terno, parte un largo saliente, aplanado en sentido vertical y conocido con el nombre de acromion. La cara superior del acromion es rugosa y es continuacién del borde posterior ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 127 de la espina; la cara inferior, ligeramente eéncava, es lisa; el borde interno, prolongacién del labio superior del borde posterior de la espina, tiene en su tereio externo una faccta articular: eliptica, oblicua, hisclada a expensas de su cara superior, donde se articula la Coracobeaguial y parcién-corte det bives Pecrural menor / Seek a oN Deltoides? Pranietiee Pércidh targa” def Biceps Serato payor Porcién targa del triceps Subescaputer — FIG. 129, OMOPLATO, CARA ANTERIOR: INSERCIONES MUSCULARES. Faceta clavicular Vértice acromiat a Borde externo Excotadura coraccidea Borde superior Fosa supraespinosa Anguo . superointerno 4 Cara superior del acromion Angulo superior y externo con la cavidad glenoidea Espina del ‘oméplato Cresta vertical Superficie triangular de la espina Borde axilar Superficie paca ef redondo menor Fosa infraespinosa Superficie para et redondo mayor Angulo inferior— FIG, 130. OMOPLAYO, CARA POSTERIOR. 128, TRATADO DE ANATOMIA HUMANA extremidad éxtemia dé 1a Gav Wila. El borde externo del acromion es _profongacién del Jabio inferior del borde posterior de la espina y en él se inserta el deltoides. Ambos bordes convergen hacia delante y formdn un saliente denominado vértice del acromion. En la. fos’ supreespinosa, que es profunda ‘en su parte externa. y més ‘ancha,’ pero menos profunda en la interna, se inserta el miisculo supraespinoso. La fosa infraespinosa presenta cerea del horde externo y paralela.a él.en su parte superior, una cresta vertical, que en su parte inferior se dirige ‘oblicuamente hacia den- tro. Queda asi esta parte de Ja cara posterior dividida en dos poreiones muy desiguales. La mas amplia’ o-fosa infraespinosa propiamente dicha aloja al mniseulo infraespinoso, La mas Trapizcio Paceisir trad aot Bicens ‘Onpahivstten ‘Supiaespitess | ster, ; Betratdes i Parcisn torga det triceps ‘Redondis menisr mboides——~ Romboides h~ Redan magor ~~ Does anche Cinconscante) FIG. 131, OMOPLATO, CARA POSTERIOR; INSERCIONES MUSCULARES. estrecha queda situada entre Ja cresta vertical antes aludida y el borde externo, sirviendo de insereién en su parte superior al pequefio redondo © redondo menor y, en la inferior, al redondo mayor. Borde superior o cervical, Es delgado y presenta en su extremidad externa una es- cotadura, que en estado fresco queda transformada en agujero mediante un ligamento. La eseotadura se Hama escoludura coracoidea y deja paso al nervio supraescapuler, mien- tras la arteria del mismo nombre pasa por encima del ligamento, Por dentro de la esco- tadura se inserta el misetlo omohioideo. Borde interno 0 espinal. Es el més largo de los tres y est dividido por la extremi- dad interna de la espina del oméplato en dos porciones; en la superior se inserta el haz superior del romboide 0 pequefio romboide y en Ja inferior lo hace el haz inferior del mismo 0 gran romboide. Borde externo o axilar, Corresponde en rigor a la superficie de insereidén de los dos misculos redondos, limitada haeia el interior por la cresta vertical. Este borde, poco mar- eado en sn parte inferior, termina superiormente mereed a un tubéveulo rugoso, llamado tubérculo subglenoideo, en el eual se inserta la poreién larga del triveps braqnial. ‘Angulo superointerno, Fs un dmgulo casi reeto que resulta de la unién del borde eervieal con el espinal, y sirve de insereién al nnixenlo angular del oméplato. 129 ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR “SOY ¢ 4d ONIN NA OUGNOH 2d YOINZINY YPAWEOOIGVY 'ZET “OL woimony | poner esiyoay pynazapy9 Dy ap jossip $981 jd 130 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Angulo inferior. Hsié formado por Ja unin de] borde espinal con el axilar y en su cara posterior se inserta a veces un haz aberrante del gran dorsal. Angulo externo. Lleva en su parte superior un prolongado saliente en forma de gan- cho, denominado apéfisis earacoides: €1 resto del Angulo se halla truneado por 1a existen- de una gran superficie articular 0 cavidad glennidea. (Fig. 133.) La-eavidad ylenoidea ticue forma oval, con sti extvemidad mas aneha vaelta. hacia abajo, y su didmetro mayor verticals es eéwaya y tsa, salve en sn parte media, donde existe un saliente Hamuido tubéreule glenoideo. En la parte superior del horde anterior eesta eavidad 86 ehetetitrs Vina depresion, mas’o menos profunda, denominada escutadura glenoiden: Ev la parte inferior se halla situado: el tubéreuto subglenoideo, ‘va Inencionado. La eavidad glenoidea se une al resto del hueso mediante wn istmo éseo, aplanado de adelante atras Ue otadica © cuello del oméplate, que lieva un canal bien mar- en cado cn su cara posterior, por donde comunice la fosa supra con la infraespinosa: es el canal esprino- glenoideo, En la eavidad glenoidea se artienla la ca- beza del himero. La apéfisis coraccides, como ya se ha dicho, sate por encima de la eavidad glenoidea, dirigiéndose primero hacia avriba'y adelante, pata doblarse di puts bruseamente hacia fuera y adelante; en con. junto, su. forma Fecuerda algo a Ta de wn dedo pulgar flexionado a medias. El segmento vertical de la apéfisis se une por una amplia base al evollo del oméplato. Como dicha apétisis es algo aplanada, especialmente en su segmento horizontal, se di tinguen en ella dos earas, dos bordes y un vértice. La cara superior es convexa y rugosa, sirviendo Fic. 133, OMOPLATO, BORDE EXTERNO. de insercién a parte de los ligamentos coracoelavi- eulares, La inferior es céneava y Jisa, haciendo frente a la artieulacién eseapulohumeral. E] borde externo es rugoso y mientras en su parte interna se inserta el ligamento acromiovoracoideo, en la externa lo hace el corac humeral. En la poreién posterior del horde interno se inserian Jos ligamentos coracoclavienta- res y, en la anterior, el tendén del pequefio pectoral. Bl vértice, redondeado y rugoso, re- sulta de la convergencia de los hordes, y sobre él se insertan en comin la poreién corta del bieeps y cl eoracobraquial. Estructura. Se halla formado ci oméplato por una limina de tejide compaeto. Sola- niente en los hordes, éngulos y apéfisis se encuentran pequeiias eantidades de tejido es- pon joso. Osificacién. A fines del segundo mes de la vida fetal, aparece un eentro primitive de osifieacién en la fosa infraespinosa, a exponsas el eual se desarrollaraé la mayor par- te del hueso. Posteriormente aparecen dos centros sccundarios que originaran la cavidad gle. noidea, y se soldaran al resto del hucso hacia los veinte aiios; el acromion se produce mediante otros dos centros secundarios y se suelda con el reste del hueso entre los dieei siete y los veinte afios; tres centros sceundarios mas originan a apéfisis coracoides, euya soldadura se verifica entre los dieciséis y los dieciocho afios; por Ultimo, otro centro se- eundario da origen al borde espinal y al émgulo inferior, que se sucldan tardiamente, hacia Jos veinte 0 veinticineo afios, En otros animales del grupo de los vertcbrados, el eovacoides es un hueso indepen- diente. Apiitisis ‘coracoides Covidas glenoidea Tubérceta subglenouteo Anguto inferior ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 131 Didtiss del heimero Centro de osificactén' del condila Epitisis supertor del radio Olecrane Centro de osificacién de la ciputa del radio Didfisis dei radio Didfisis del ciibito FIG. 134. RADIOGRAFIA LATERAL EXTERNA DEL CODO EN SEMIFLEXION EN UN NISO DE 5 ANos. 3132. ‘PRATADO DE ANATOMIA HUMANA ESQUELETO DEL BRAZO Se halla constituido por un solo hueso, el hiimero, que se articula por arriba con cl oméplato y por abajo eon los huesos del antebrazo. HUMERO ES un hueso largo, dirigido oblicuamente hacia abajo y hacia dentro y toreido. sobre su éje; se distinguen en él wn euerpo o didfisis.y dos extremidades o epifisis. anatémico, Cabeza . Supraespinoso Troquin Canat . ane ‘Exteemidad bicipital pire Guetlo Dorsal ancho quirirgico Pectoral mayor — Redondo mayor Delicides ‘—: Coracobragtstal Beaquial anterior Supinador largo Primer cadial Extremidad externo Fosa radial. inferior veéndit Fe Misculos iscul Epicéndito coraneded spicondileos Pai ee Céndito. Epitréclea Fic. 136. HUMERO, CARA ANTERIOR; INSERCIO- FIG. 135, HOMERO, CARA ANTERIOR. NES | MUSCULARES. Cuerpo, Es més 0 menos cilindrieo, salvo en su tereio inferior, donde su forma se aproxima a la de un prisma triangular; por eso se pueden considerar en él tres caras ¥ tres bordes. Cara externa, A causa de la torsién que el hueso presenta sobre su eje longitudi- nal, esta cara se halla vuelta hacia fuera en su parte superior, y hacia delante en la infe- rior. Un poco por encima de su mitad leva una eresta rugosa en forma de V, donde se inserta el mtisculo deltoides, a lo que debe el nombre de impresin delioidea. Mas abajo, Ia eara esté deprimida en forma de amplio canal oblicuo hacia abajo y hacia delante; por SSQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 133 lo demas es lisa y se halla cubierta por parte del miiseulo braquial anterior, (Figs, 135 y 136.) Cara interna, Esta cara esté vuelta hacia dentro y adelante. Presenta en su parte superior un eanal vertical o canal bicipital, el cual se prolonga en la extremidad superior del hueso; por él se desliza el tendén de Ia poreién larga del biceps y en sus labios se insertan-el-gran pectoral, el gran-dorsal y rédondo mayor. Por debajo del canal, casi hacia Troguiter Faceta media para Cabeza. Cuello el infraespinoso Infea- anatémico, -Faceta inferior para reppennne Extremidad Alretondomenoe ftntonde tuperior > Cuello quirdegico menor Vasto externo V Deltoidea Deltoides Cuerpo Braquial anterior Canal de torsion ‘0 canal radial Vasto interno Extcemidad Fosa olecea inferior Cubitat Epitréclea cai posterior Epicéndito Cubitat Jancnce Borde externo anterior Tréctea™ de la tedclea FIG, 137. HOMERO, CARA POSTERIOR, FIG. 133. HUMERO, CARA POSTERIOR; IN- SERCIONES MUSCULARES. la parte media del hueso, se encuentra una zona rugosa donde se inserta el coracobra- quial. Mas abajo todavia se abre el agujero nutricio. El resto de la cara es liso y corres. ponde a Ia insereién del braquial anterior. Cara posterior. En el tereio medio de esta eara wn canal amplio y profundo, diri- gido de arriba abajo y de adentro afuera y conocido eon el nombre de canal radial, la divide en dos partes; en Ja superior se inserta el vasto externo y, en la inferior, ol vasto interno, Por el canal radial pasan el nervio radial y Ja arteria y venas humerales pro- fundas, (Figs. 137 y 138.) 134 TRATADO DE ANATOMIA HU. Borde anterior, La parte superior de este borde coincide eon el tab'o anterior del canal bicipital y mas abajo con la rama anterior de la V delioidea: en su parte inferior es romo, sirve de insereién al braquial anterior, y se divide por wiltimo en dos ramas, interna y externa, que eireunscriben lateralmente a la fosa eoronoidea. Borde externo, Ys mis mareado en su parte inferior que en Ja superior, se halle in- terrumpide por el cana! radial y sirve de insereién al tabique intyamtseular externa y a Jos miseulos supinador largo y* primey radial externo. Borde interno, Como el exierno, ésté bien sefialado en su parte inferior, haciéndose menos ostensible en la superior; sobre él se inserta el tabique intermiseniar interno, Exiremidad. superior. Leva una gran superficie articular esfériea o- cabeza del- hii moro, separada del resto del hueso por una livera angostura, denominada euello anatémi- co. Por fuera yoarriha dela eabeza existen dos saliontes tuzosos, scperados por el-eanal bicipital,. y Hamado. trogquin y froquiter. Todas estas partes extdin Unidas al enerpo del hucso por una poreién liveramenté més estrecha 0. éuellé quirtrgico. Cabeza del hiimero, Es de forma esferoidal, correspondiendo aproximadamente a la tereera parte de una esfera. Se halia vuelta hacia dentro, atras y arriba, y su eje forma con el del cuerpo del hucso un éngulo obtuso de 180° mas o menos. Es un poco aplanado, su didmetro vertical es mayor que el horizontal. Lisa en su totalidad, esté ewbierta de ear- tilago hialino cn estado fresco, artieu!Andose eon la cavidad glenoidea det omédplato. Bl cuello anatémico, que limita la eabeza del timer, es més maxcady en su parte superior, donde forma la separacién entre aquélla y el troquin » troquiter. Por encima del primero de estos salientes, existe una eseotadura semilanar, en la cual se inserta el ligamento’ glenohumeral stiperior. El troquiter 0 gran tuberosidai esta situado por vl lado exterior de la cabeza _y mues- tra en sus caras superior y posterior tres favetas: superior, media e inferior, donde insertan cn el mismo orden los mitiseulos supracspinoso, infraespinoso y redondo menor, El troquin 0 pequeta tuberosidad se halla colocado por delante y por dentro del tro- quiter y separado de él por el canal bicipital. Es rugoso y sirve de insereién al miiseulo subeseapula Extremidad inferior. Es aplanada de adelante atrds y encorvada hacia fa parte an- terior, en tal forma, que queda colocada en un plano an‘erior al eje del hueso. Tay lugar a distinguir en esta parte del Ivimero una superficie articular media y dos salientes rugosos o apétisis para inserciones musculare Superficie articwar. Presenta wna parte interna en forma de polca o trdclea humeral, y otva externa, esfenoidal, 0 céndilo del hiimero: ambas se hallan separadas por wn canal anteroposterior Mamado canal conilotroclear. Ta tréelea hameral tiene dos yertientes, de las cuales 1a interna deseiende més que Ja externa, siendo esta (iltima més ancha en su parte posterior que cu la anterior, La garganta de la polea se halla inclinada de arviba abajo v de afuera adeutro, tanto en la parte posterior como en ja anterior, por lo que se puede comparar al conjunto eon un seg. mento de hélice. Inmediatamente por cucima y delante de la tréclea se eneventra una pro- funda fosa limitada, lateralmente, por las rams originadas por la bifurcaeién det borde anterior de euerpo del hueso; se Nama foxcta caronoidea y aloja a la apdtisis coronoides del ettbito al flexionarse el antebrazo sobre el braze. En la parte posterior y por en de la polea existe otra fosa més profunda que sirve de alojamiento a la apétisis oleeranea- 40; se Hama por eso foscta oleertacana y queda separada de la coronoidea por una lamina ésea muy delyada ya veces perforada. El céndilo del hiimers cs vedondeado y liso; se halla vuelto hacia abajo y adelante, ¥ sobre él gira la eftpula del radio en los movimientos de flexidn del antelvazo. Apéfisis latcrules, Son dos: la interna, Hamada cpitréclca, y Ja externa, epicdndilo, siendo la primera mucho mas pronunciada que la segunda. La epitréclea es rugosa, aplanada de adelante atris y coincide con la extremidad inte- rier del borde interno de cuerpo del huvso. En su parte anterior se insertan los miisculos epitroeleanos que son: el pronador redundo. ¢! gran pahnar, el pequefio palmar, el cubital na al extenderse el antebra ESQUELETO DEL MIFMBRO SUPERIOR 135, Ditisis del bimero Sombra de lu epitedctea Cérdito Oléeeano Epifisis supecior del radio Ditfisis det rudio Digfisis det cabito FIG. 139. RADIOGRAFIA LATERAL DE CODO FLEXIONADO EN UN INDIVIDUO DE 18 ANos. 136 TRATADO DE ANATOMIA TTUMANA anterior y el flexor comin superficial de los dedos. La enra posterioy es Lisa x forma coi el oléerano wn canal vertieal por donde pasa el nervio eubital, En el vértice de ta epite clea se inserta el Jigamento lateral interno de la articulacién del cody El epicindile es menos. saliente que la epiteéelea ¥ corresponde a la parte nui tate. rioy del. horde esiero del cuerpo del bueso. Sobve @ Se insertan Jos muiseulos epieondt. leos que senz:el segundo radial externo, cl extensor comin de los dedos, el extensoy del meiiic, cl eubital posterior, el unedned. ¥ él supinador corto, En ef vértiee: del eniedndi- lo se inscéfa el. ligemento Jateral externo de la articulacién del ‘eodo. Estructura, Esti forniado el hiimero por: tejido_esponjoso “que. es mis abundante on tas epitisis que’ en la. difisis vel cual so linya cublerto por tejido compaeio, de nayor espesor en Ta parte media que en las extremidades, donde se reduce a una delgada lismina Osificacion. Se desarrolla a expensas de un centro primitive diafisario, que aparece a Jos enarenta dias dela vida fetal, "Tres eentros seeundarios originan Ja extrentidad su- perior, y corvesponden a la cabeza, troquin y troquiter, solddndose estas’ partes al pesto del Jiueso entre los veinte y los veinticineo afios, Cuatro. eentros. secundarios mis. cris. nan la extremidad inferior, eorsespondiendo a la-trdelea, edniilo, epitréclea .y’-epiedndile que se. sucldan al hueso entre los dieeioeho ¥ Jos -veibte, afios ESQUELETO DEL: ANTEBRAZO El esqneleto de! antcbrazo esta formado por dos huesos largos, artieulados entre si por sus extremidades, quedando entre ambos un espacio mis o menos elipticu lamak: “espacio interéseo’’. 1 hneso det. lado externo reeibe ch nombre de radio y el del in. Olévrana Gran cavidad nugmoidea Apofisis corongides Tubércuio subcoronvideo paca ef rua uiul anterior Exteemidud pape superior del radio Pequetia eaviddod! sigmoidea Extconvidad superior del caibito Cubito Cara anterior = Borde anterior saci Borde imecico externo Extremidad Extremidad infecior interior det del radio eaibito Cabeze Asofisns jules FIG. 149. HUUSOS DEL ANTFBRAZO, ‘TCS POR DELANTE. Fig. 141, CCvIro, CARA ANTTRION, ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 137 terno se Ilana eubito. E] radio rebasa por abajo la extremidad inferior del eiibito, en tanta que éste se prolonga més arriba que la extremidad superior del radio. (Fig. 140.) CUBITO Es un hueso largo, situado por dentro del radio,-entre la tréciea humeral y el edndilo carpiano. Come todo hneso largo, el cithite presenta um euerpo o diffisis y dos extremi- dades 0 epifisis, ip Pica del olecrada * Broniadon red. Supinadei ps Bidijoial anterior Elacoe- comin fcihurido-de Ins eds Peonador euadrade Canales paca el ubital post. Fic. 142. CUBITO, CARA ANTERIOR; . INSERCIONES 'MUSCULARES. FIG. 143, CUnIto, VISTO POR FUERA, Cuerpo. Tiene forma de prisma triangular y, por consceueneia, tres earas y tres hordes Cara anterior, Exeavada en su tereio superior, que sirve de inseroién al nuiseulo fle- xor comtin profundo de los dedos, En clla se encuentra el agnjero nutricio, es mis o me- nos convexa, lisa y redondeada en su tereio inferior, sobre el cual se inserta cl pronador cuadrado. (Figs. 141 y 142.) Cara posterior, Est en realidad dividida cn dos partes, una externa y otra interna, separadas por una eresta vertical, La poreién externa presenta varins eresias dirigidas haeia abajo y afuera que Himitan las superticies de insereién del abductor largo del pul- gar, extensor corto del pulgar y extensor propio del indiee, La poreién interna presenta una zoua superior, triangular y rugosa, donde se inserta ¢) aneéneo, y por debajo de ella, una eresta oblicua hacia dentro y abajo, que sirve de limite superior a la superficie de insereién del cubital posterior. (igs. 143 y 144.) Cara interna, Vista eara en su parte infevior es estreeha y esté inmediatamente por debajo de la pie), mientras ta superior se halla eubierta por el mniseulo flexor comin pro- fundo de los dedus y cl cubital anterior, (Pig. 145.) 133 TRATADO DE ANATOMIA HUMAN Borde anterior. Es rgoso x en set parte supe ve de superdicio de insereién ab flexor comin profundo de los dedos; en su parte inferior se inserta el pronador enadrado, Borde posterior, Este horde, muy mareado en sn parte media, deseparcee casi 10- talmente en sw parte inferior. Far la superiog: se divide en dos ramas. que’ terminat “en Jos bordes del oléerano, yo sive de insereiéy a los sitscilos eubitales, apteridr y poste. a Sanuy abivgada. yyalilads cu-su’ parte media que en-la infetior;-ha- ‘os bordes de la peqtefa cavidad sigmoidea, vier Visto on aniinnty asemeia a niis. debs Triceps Anéneo Supinador corto Eiexor conain profundo de bductor de tos dedos A or del pulgar Cubieal anterior Extensor corto Cibitat posterior: del pulgar Extensor largo del putgar Extensor propio del indice FIG. 145. CUBITO. CARA POSTERIOR: FIG. 144, CUBITO, CARA PosiER‘oR INSERCIONES MUSCULARES, por dehajo de la eal ambas ramas limitan una superficie triangular y rugosa, Ingar de insercion de fasefeulos del supinate~ corto. EL borde externo steve de insereién a la membrana interésea y por eso se le Tama también eresta infervises Extremidad superior. Presinta un gran saliente vertical, Vamado oléerano, y otro horizontal, més corto, o mpitisis corenotdes. La cara anterior del primero y la superior del segundo se contintan, formando wna eavidad articular denominada aran cavidad sig- moidea det cibito. La cara anterior del o¥erano, como ya se ha dicho, es artiewlar y esti dividida. por una eresta vertical en dos porciones, interna y externa, que carrespunden a las vertientes de Ja polea del hfimero. La cara posterior es ragesa, convexa y trianenlar can vértice in- ferior. La parte superior o vértien os también rngosa, sirve de iusercidin al triceps y se prolonga anteriormente en un saliente, Hamada pico def olderauy, La hase es aneha ¥ se confunde eon el hieso, Las earas o hordes laterales son ragosos y cn ellos se insertan los lizenentos Iaterales corrcspondientes de la articulaciin del cate. ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 159 Didfisis del huimeeo Epiiréctea Fpwondu Otécrine Céndilo del huimers Apoiisis coronoides Epifisis superior y cdpala del cadio Didtisis det evibsto idles det radey FIG. 146. RADIOGRAFIA ANTERIOR DEL CODO EN INDIVIDUO DE 18 ANOS. 140 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA La apéfisis coronoides tiene forma de pirémide cnadrangular, cuya base se confunde con el hueso y cuyo vértiee, dirigido hacia delante y ligeramente doblado hacia arriba, recibe el nombre de pico de Ia apdfisis coronoides. La cara superior articular presenta una eresta anteroposterior, continuacién de la eresta oleeraneana, que se corresponde con la garganta de Ja tréclea humeral. La eara inferior, donde se inserta el mfseulo bra- quial anterior, es rugosa y con frecuencia se observa debajo de ella un pequefio tu- Léreulo subcoronoideo. Ta cara externa és en realidad una superficie articular, ligeramente eéneava, donde viene a alojarse la eabeza del radio, forméndose la articulacién radiocubital superior; es- ta superticie articular, llamada pequefia cavidad sigmoidea, es alargada de adelante atris y se halla‘limitada hacia abajo por. un reborde bien mareado. La cara interna presenta en su parte ‘media el tubérculo corenoideo; lugar de insercién del haz medio’ del ligamenta lateral interno de la. artieulacién del codo;-el resto’ de la cara es rugoso, sirviendo de jnserein otros ligamentos, Extremidad inferior. Se termina por dos salientes. El externo 0 cabeza del ciibito es de mayor volumen, ‘redondeado y liso, artienlindose por fuera con la pequefia cavidad sigmoidea del radio, en tanto que-por debajo corresponde. al ligamento: triangular de a articwacién dela mufieca, El otrosaliente, situado adentro y atrés del anterior, es e6- nico y so. lama. apéfisis estitaides del cubito; en su vértiee romo' se inserta el ligamento lateral interno de Ja articulacién de:la mufieca. Por.su parte posterior, la apdfisis estiloi- dey ‘se halla separada de la cabeza del -etibito por un canal donde se desliza el tendén del cubital posterior. En el lado opuestd sé éneuentra un surco © rugoso donde se inserta el li- gamento: triangular. Estructura, Esté formado el.cibito por tejido esponjoso, mas rico en'las extremida- des que en el cuerpo; en cambio, el tejido compacto que Io recubre, es mas abtmdante en la didfisis que en la epifisis. Osificacién, Se desarrolla este hueso a expensas de un centro primitive que aparece en la quinta semana de la vida fetal y que origina el euerpo y parte de las extremidades, Un eentro secundario 0 epifisario superior, que produce la epffisis superior y el olécrano, se desarrolla entre los ocho y los catorce afios, soldandose esta parte al resto del hueso entre los quince y los veinte. Por tiltimo, otro centro secundario epifisario inferior ori- gina la epifisis inferior y la apéfisis estiloides; aparece entre los seis y los nueve afios, y se suelda al hueso entre los veinte y veinticuatro afios. RADIO Es un hueso largo, situado por el lado externo del ctibito, entre el himero y cl car- po. Presenta un euerpo o diéfisis y dos extremidades 0 epifisis. Cuerpo, Tiene forma de prisma triangular y, por tanto, presenta tres caras y tres hordes. Es céneavo hacia dentro y adelante, siendo més delgado por arriba que por aba- jo. (Figs. 147 y 148.) Cara anterior. Esta cara es més estrecha en su parte superior, la eual se halla exea- vada y sirve de insereién al flexor comin superficial y al flexor propio del dedo pul- gar. En su parte media se observa el agujero nutricio y en la inferior, que es casi plana, se inserta el pronador cuadrado. Cara posterior, Se halla ligeramente exeavada en su parte media, en la eual presen- ta dos crestas oblicuas hacia abajo y afuera, que limitan las superficies de insercién del abduetor largo y del extensor corto del pulgar, En Ja parte superior esta cara es redon- deada. (Figs, 149 y 150.) Cara externa, En su tercio medio existe una superficie rugosa donde se inserta el pronador redondo, y otra mas arriba para el supinador corto. En sa conjunto esta cara es convexa y redondeada, Borde anterior. Se halla ecomprendido entre la tuberosidad hieipital y la apétisis os- tiloides. Es muy mareado cn su parte superior, atenududosc paulatinamente hacia abajo. ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 141 Arriba es algo oblicuo de adentro hacia fuera, mientras en la parte inferior se vuelve sensiblemente vertical. Borde posterior. Est acentuado en la parte media, mientras en fos extremos es re- dondeado y romo, hasta el grado de no existir. Borde interno. Es bastante afilado y se extiende desde la tuberosidad bicipital a Ja extremidad inferior, donde se bifurea, abarcando la eavidad sigmoidea del radio, Este borde presenta en su parte superior, por dehajo de la tuberosidad bicipital, un tubéreu- Jo Hamado. tubérculo interdseo (Rouviére), donde se insertan los prineipates haces supe- riores de la membrana interésea. EXC steperror ‘Cugllo A ES a berosidait NU bieenttad Supinador corto Flexor comin Borie anterior. superficial Borde inteenio riexor propio del putgar Cuerpo Care anterior Pronadoc cuadrada, de insorcion del supinador largo. Anstics Fic, 148. RADIO, CARA extiloides ANTERIOR; INSERCIONES MUS Fic. 147. RADIO, CARA ANTERIOR. ‘CULARES. Extremidad superior. Se llama cabez« del radio y tiene forma de cilindro, mas alto por dentro que por fuera, Su cara superior presenta una coneavidad lisa 0 edpula del radio, donde se articula el céndilo del hGmero; la superficie del cilindro es también articular y est4 destinada a girar en la pequefia eavidad sigmoidea del etibito. La ca- beza del radio se halla unida al cuerpo por una porcidn estrecha o cuella, dirigida hacia abajo y adentro, En el lugar donde se unen cuello y cuerpo, se encuentra, por et lado anterior e in- terno, una eminencia rugosa, ovoidea, con eje mayor vertical, llamada tubcrosidad bici- pital, sobre la cual se inserta el miiseulo biceps del brazo. Extremidad inferior, Es mas voluminosa que Ja superior, aplanada de adelante atras y con forma de pirdmide cuadrangular, euyo vértice se confunde con el hueso y enya base es una superficie articular, de forma més o menos triangular y vuelta hacia aba- jo. Esta superficie presenta una eresta anteroposterior que la divide en dos poreiones: la externa, triangular, se articula con el escafoides, y la interna, euadrilitera, lo hace con el semilunar. 142 PRATADU Ds ANATUMLA HUMANA La cara anterivr de la pirdmide, exeavada y lisa, es continuacidn de la cara anterior del cuerpo del Ineso y sire, como ella, de insereién al pronador cuadrado, Ta cara posterior presenta dos canales; jel externo es obhieuu havia fuera y abajo y por 6} se desliza el tendin del extensor largo del pulgar; el interno, cat eambio, os vertival y aloja los tendones del extensor comtin de los dedos y del extensor propio del tndice. La cara erterad esté vuelta también laeia atrds, por lo eual algunos la consideran como posterior, Lleva, asimismo, des canales; por el anterior pasan los tendones del ab- ductor largo ¥ del extensor corto del pulgae; por el: posterior, que se halla subdividido por una eresta, se deslizan Jos tendones de lus dos radiales. Esta misuia care externia ‘se prolonga, hacia abajo, por una rmineneia mis o menos piramidal o apdfixix estiloidés del Cobos Bx teermidad superior Cuel Tubirostad ‘biciaial. Y _. Supinador ‘corta Abducror largo ete: Pronadoe Borde postervo putas redondo Cuvego Cresta intorosen Cara externa Extensor corto del— putgar Canatadeas de los radiates Canaladura paca ef extensor comiin de fos dedos y el Canaladura para extensor propio ef extensor corto Supinador del indice—— gy el abductor largo Cavidad largo del putgar sigmoiden site esaiton ° Apsfisis estitotdes FIG. 150. RADIO, CARA POSTERIOR; iNSERCIONES FIG. 149, RADIO, CARA POSTERIOR, MUSCULARES. radio, en cuya base se inseria cl supinador largo, en tanto que en el vértice lo hace el ligamento lateral externo de la articulacién de la mufieca. La cara interna, delimitaca por las ramas anterior y posterior de la bifurcacién del borde interno de! hueso, presenta una superficie articular, eéneava de adclante atris, Hamada cavidad signoidea del radio, y en la eval se apoye la cabeza del etibito. Estructura, Esti formado, como los anteriores, por tejido compacto, mils grueso en el cuerpo que en las extremidades y por tejido esponjoso, que aleanza mayor espesor en las extremidades, donde el tejido compacta es muy delgado, La cubierta compacta de Ta extremidad inferior deseiende més abajo por delante que por ates, lo que explica la di- receién de la linea de fractura de dicha extremidad Osificacién. A prineipios del segundo mes de Ja vida fetal aparece un centro primi- tivo que origina el euerpo del hueso. Dos eentros seeundarios epifisarios dan origen a la cabeza y a Ja extremidad inferior; el primero se desarrolla entre los cuatro y los nueve afios y ‘se suelda con el cuerpo de los diceiséis a los dieeiocho; el segundo aparcee entre ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 143, Didtisis det himero Epiteéclea BE Contra oseo def andes Olécrano Apétisis coronoides Epitisis supecior ¥ cipula del radio Difisis del caibito Diatisus del cadio FIG. 151, RADIOGRAFIA POSTERIOR DE CODO EN NINO DE 5 ANOs. 144 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA uno y dos afios y su soldadura se realiza de los veinte a los veintieineo. Por titimo, la tuborosidad bieipital se origina independientcmente, a expensas de un tercer centro se. ctindario, ys¢ suclda Inego con el cuerpo del htieso (Puyhaubert). : ESQUELETO DE LA MANO El. esqueleto: de la mano esté. formiado por ocho huesos ecortos, cuyo. conjunto consti- tye el'esqueleto de la. mufieea 6 carpo, cinea “hucsos largos que forman el metacarpo, y por tiltimo, catoree huesos, también largos, lamados falanges, que constituyen’ el esquele- 10,.de los‘ dedos, - “CARPO. Tos ocho Imesos qtié Jo integran sc hallan -colocados en dos. hileras .superpuestas duc, en conjunto, forman wna masa dsea convexa por su cara posterior, y eéneava, trans: Semitunar Piramidal Soy Pistforme Primer / 5 mretacar pian ry Primera p Segundo Tercer falange meta-meta-—j carpiano cacpiano } , Segunda Falange Tercera Falange FIG. 152, ESQUELETO DE LA MANO, CARA ANTERIOR O PALMAR versalmente, por la anterior; esta tiltima constituye una especie de canal por donde pasan Jos tendones de los miisoulos flexores de los dedos. 11a hilera superior se halla formada, procediendo de afuera adentro, por los siguientes hesos: escafoides, semilunar, pirami- dal y pisiforme: en la hilera inferior, procediendo en el mismo orden, se encuentran los siguientes: trapecio, trapezoide, hucso grande y hucso ganchudo. Em general, los huesos Jel carpo poseen forma edtbiea, distinguiéndose por eso en eada uno de ellos seis earas. ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 145 Distisis del radio Didtiss det cabito Apstisis euilcides del radic Apélisis estiloides del cabito Excatoides Semilunac Tubétcuto escal cide Picanvidal y pistfoene ‘Trupecio y tropezoide Hueso ganchudo Primer metacarpiano Quinta metacarpiano Hueso sesamoideo Primera falange Hueso sesamordeo Segunda falange Tercera falange Fic. 153. RADIOGRAFIA DE MUNECA Y MANO EN INDIVIDUO DE 18 ANOS. 146 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA De éstas, la anterior y la posterior son rugosas; la superior y la inferior, artieulares; las dos latcrales son articulares en los huesos centrales y solamente una en los de los lados. (Figs, 152 y.154.) Se proeede, a continuacién, a enumerar los detalles anatémieos’ mas importantes de los diversos huesos del carp, siguiendo para ello el orden ya mencionado. Escafoides. Esta situado en la parte externa de la hilera superior v es el de mayor tamaiio de -esta fila. Es aldrgado de arriba abajo y de adentro afuerd, hallandose. oxca- vado por su cara interna para adaptarse al semihunar y al hueso grande. Su cara superior es convexa y se articula eon la faceta. triangular del radio. La cara inferior, también con- vexa, présenta dos facetas articulares para el tiapecio y el trapezoide. La anterior leva una prolongacién externa o tubérculo. del escafoides, donde se inserta el ligamento late- rai externo: de la attienlacién de la mufieea. La cara posterior es rugosa y mas pequefia que las otras; La cara interna tiene: dos superticies’articulares; la superior, plana y més pequefia, se articula con’ el semilunar, en tanto que la inferior es céncava y se articula con la eabeza del hueso grande. Por aitimo, la cara externa posee una escotadura, limita- da en parte por el tubéreulo del escafoides, y que deja paso a la arteria radial. Semilunar. Se halla colocado entre cl eseafoides y'el piramidal: Su cara superior.cs eonvesa-y Se articula con la faeeta cuadrangular del radio. La cara inferior os eéneava y més pequefia: que Ja ‘superior, artiduléndose al mismo. tiempo.con ‘el hueso’ grande ¥. con. él ganchudo. Las caras anterior ¥ posterior son rugosas y no articulares, pero mientras Ja primera es conivexa, la ‘ségunda és plana. Las caras interna y externa se articulan con el piramidal y él’ eseafoides ‘respectivamente, siendo Ja Ultinia de forma de media luna. Piramidal, Estésituado en Ja parte més interna de la primera thilera, por dentro del semilunar, y tiene la forma que su nombre indica. Su cara superior, eonvexa, se ar- ticula con el ligamento triangular de la articulacién radiocubital inferior. La cara infe- rior es céneava y se articula con el hueso ganchudo. La cara anterior leva una faceta ar- ticular, euya forma es casi un efreulo, plana o ligeramente convexa, donde se articula el pisiforme. La cara posterior pose una eresta, dirigida transversalmente, Hamada cresta del piramidal, sobre la cual se inserta el haz posterior del ligamento lateral interno de la articulacién de la muiieca, La cara externa, que vendria a ser la base de la pirdmide, es mayor que Ja interna y se articula con el semilunar. La cara interna o vértice es libre y rugosa. Pisiforme, Aunque corresponde a Ja primera fila de huesos earpianos, esta situado en la cara anterior del piramidal y, por sus relaciones con el tendén cubital anterior, Jo consideran algunos autores como hueso sesamoideo. Es de forma elipsoidea, eon eje ma- yor vertical; su cara posterior, ligeramente convexa, se articula con la anterior del pira- midal, Las otras cares no son articulares y mientras la externa presenta un eanal por don- de pasa la arteria cubital, las caras anterior e interna son rugosas, insertindose sobre ellas el cubital anterior por arriba y el aduetor del mefiique por abajo, (Figs. 155 y 156.) Trapecio. Es el mas externo de la segunda hilera de huesos del earpo. En su cara superior, articular, eSneava y triangular, se articula al eseafoides. La cara infertor es céneava transversalmente y convexa de adelante atrds, articuléndose con Ja extremidad superior del primer metacarpiano. En la parte més externa de la cara anterior existe una eresta, oblicua hacia abajo y adentro, que limita el canal por donde se desliza cl tendon del gran palmar. La cara posterior, rugosa, lleva un tubéreulo interno y otro externo, destinados a la insereién de ligamentos. La cara externa es también rugosa; la interna, en cambio, posee dos facetas articulares, en la superior de las cuales se articula el trape- zoide, mientras en la inferior lo hace cl segundo metacarpiano. ‘Trapezoide. Sc halla colocado entre el trapecio y cl hueso grande. Su cara superior, triangular y e6neava, se articula con el escafoides. La cara inferior es céneava y alarga da de adelante atras, siendo por el contrario convexa en sentido transversal; se artieula con la extremidad superior del segundo metacarpiano. Las caras anterior y posterior son rugosas. La cara interna, casi plana, se articula con el hueso grande, en tanto que la ex- terna, convexa, lo hace con el trapecio. ARTICULACIONES DEL MIEMBRO SUPERIOR 147 Hueso grande. Es el mas voluminoso del macizo del carpo y esta situado en el een- tro de él. Alargado en sentido vertieal, posee una extremidad superior o cabeza, separada del resto del hueso o cuerpo, por wna angostura ligera, Hamada cuello, La-cara superior os eonvexa y. se artieula con el escafoides y ¢] semilunar. La: care inferior es también ar- ticular y esti formada por tres facetas; la faceta central amplia se articula con el ter- eer metacarpiano, y las dos laterales, pequefias, con el segundo y cuarto. La cara poste- ‘Escatoides eT rapezoide Trapecio Serifunar’ Piramidat’ Pisiforme Tercer ‘metacarpiano Cuarto, Quinto metacacpiano Primera falange Segundo ‘metacarpiano Segunda falenge Tercera falenge FIG. 154, ESQUELETO DE LA MANO, CARA POSTERIOR © DORSAL. rior es rugosa y se prolonga hacia dentro y abajo por una saliente, llamada apéfisis del hueso grande, que termina al articularse con el cuarto hueso metacarpiano. La care an- terior, también rugosa, sirve de insereién a ligamentos del earpo. La cara externa posee dos superficies articulares, la superior de las cuales es convexa y continnaeién de la cara superior, articulandose, como ésta, con el escafoides; la faceta inferior se artieula con el trapezoide. Por tiltimo, la cara interna es céncava verticalmente, articulandose eon el hueso ganchudo. Hueso ganchudo, Esta situado en la parte més interna de la segunda linea del ear- po y tiene la forma de prisma triangular, ewyas bases son las earas anterior y posterior, no articulares, La primera de éstas presenta un saliente en forma de gancho aplanado transversalmente que constituye la apéfisis unciforme. La cara externa de esta apéfisis es edneava y viene a integrar el borde interno del canal del carpo; en la interna existe un sureo formado por Ja impresién de la arteria eubitopalinar, 148 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA La cara posterior del hueso ganchudo es rugosa. La inferior presenta dos facetas ar- ticulares, de las cuales la externa es ¢éneava y se articula con el euarto metacarpiano, mientras la interna, concavoconvexa, lo hace con el quinto, La cara externa, convexa ver- ticalmente, se artieula eon cl-hueso grande. La cara interna se articula eon el hueso: pira- Escafoides. Tubércato. Trapecio: FIG. 155. HUESOS. Semitunae Picamiidat | Faceta para el pisiforme Canaladuita para lu arteria cubital les ©... Hueso ganchudo “Apsfisis. uncif ocmme Teapezoide . Hueso grande DEL ‘CARPO SEPARADOS ¥. VISTOS: POR’ SU_ CARA’ PALMAR. midal; el horde que resulta de la union de ta eara externa con la interna es obtuso, de direecién anteroposterior ¥ do como Ja eara superior. se articula eon ef semilunar, pudiendo también ser considera- MACIZO DEL CARPO Los oeho huesos deseritos anteriormente forman un macizo ésco, de forma de reetan- gulo alargado transversalmente, siendo posible, por tanto, eonsiderar en él dos earas y cuatro bordes. El borde superior es convexo en sentido transversal ¥ en sentido anteroposterior, es- tando constituido por el escafoides, ol semilunar y cl piramidat, cuyo conjunto se denomi- na céndilo del carpo y se articnla eon la extremidad inferior de los huesos del antebrazo. Picamidal Faceta para el piranndal Semiluner Hueso Trape- Tra- Apstisis: grande zoide pecio FIG. 156. HUESOS DEL CARPO SEPARADOS Y VISTOS POR SU CARA DORSAL. El borde inferior presenta en sus extremidades interna y externa, o sea en Jas caras infe- riores del hueso ganchudo y del trapecio, superficies eéneavas y convexas que constituyen articnlaciones en forma de silla de montar o de penetracién reefproca con el quinto y pri- mer huesos metacarpianos, respectivamente; en su parte media, por el eontrario, este ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 149 Didfisis det radio Diditsis det eabiter Epitisis-distat del cuibito Epitisis distal det cadio ‘Semitunar Escafoides Pieamidal y pistforme Howse ganchudo Trapecio Epifisis proximal del primer metacarpiano Didfisis det primer metacarpiano Quinto metacarpiano Epitisis distal det Epitisis de la primeca falange quinto metacarpieno Didfisis de ta primeca fulange Primeca falange Epifisis de la teccera falange Dicitiss de la tercera Segunda falange fatange Tercera falange FIG. 157. RADIOGRAFIA ANTERIOR DE MUNECA Y MANO EN NINO DE 5 ASos 150 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA horde Neva facetas planas. Los bordes laterales son rugosos y sirven de insereién a li- gamentos y miiseulos. La cara anterior del carpo es ‘eéneava transversalmente y forma una especie de ancho canal que se completa en estado freseo por el ligamento anular anterior del carpo Bl ca: nal éseo esta. limitado hacia el lado interno por el hueso pisiforme, que sobresale delante del piramidal, y por la apéfisis uneiforme del hucso ganchudo; hacia fuera, el borde del canal se-halla formado por los tubéreulos del escafoides y del trapecio. Sobre los bordes del canal se inserta el ligamento anular antes aludido, formando una especie de anillo ostecfibroso, por él cual pasan los iendones de los misculos flexores de los dedos y del gran palmar, asf como el nervio mediano. La cara posterior del earpo eS eonvexa y ru- gosa y sobre ella so insertan. diversos ligamentos..(Véanse figs. 152 y 154.) Estructura de los, huesos. del carpo.Son huesos formados en su parte ¢éntral por tejido esponjoso, el cual se halla reeubierto de una delgada lamina de tejido compacto, Osificacién, Cada unio de los huesos del carpo se origina mediante un centro de osi- fieacién. Los diversos eentros apatecen en: el. orden siguiente: el del hueso grande y el del ganchudo, en el primer afio. de vida; el del piramidal, entre el. afio y.medio y los’ ena- § tro afios; los del’ trapecio. y trapezoide, entre los tres y seis : afios; ¢l del eseafoides, de‘ los cinco a los seis; -y por tltimo, Bstremidad el del pisiforme, entre los diez y catorce afios (Puyhaubert). eee Sin embargo, algunos investigadores aseguran que cl esea- foides ‘se desarrolla a expensas de dos centros de osificacién: meee oie METACARPO Se halla formado por cineo huesos largos o huesos mezacar- pianos, que se designan como primero, segundo, ete., de afuera Cabeca det adentro, y forman el esqueleto de la palma de la mano. Se ar- neta tieulan por arriba con la segunda hilera de huesos del carpo Cavidat gleroides Y" POT Abajo, eon las primeras falanges de los dedos. Presentan ‘miaextemdad para su estudio caracteres comunes entre si, y otros partieu- euperior de la lares, que dan personalidad propia a cada uno. primera falange Caraeteres comunes a los metacarpianos, Como huesos Cuerpo de ta largos que son, presentan un cuerpo y dos extremidades. EL peimeratalange ern tiene forma de prisma triangular, cuya cara posterior es convexa, siendo més estrecha por arriba que por abajo, y cuyas earas laterales sirven de insereién a les misculos inter. Polea de la extremidad inferior 68008. Los bordes son, en general, poco marcados, estando los dos laterales algo mis sefialados en su parte inferior; el an- Cuerpo deta terior es eéncavo. (Fig. 158.) segunda falange La extremidad superior se termina, mediante una cara Polea de ta articular y lisa, para los huesos del earpo. Las earas laterales tatremidad inferior de de dicha extremidad son también lisas, articulindose con los ‘ganda felange netacarpianos adyacentes. Las earas anterior 0 palmar y pos- Tercera falange terior o dorsal son rugosas y sobre ellas se insertan los liga- mentos de la articulacién carpometacarpiana e intermetacar- HG. 158. wt piana. 1G, 158. METACAR- cand infow . . PIANO Y PALANGES. wists La extremidad inferior se denomina cabeza y se termina POR SU CARA DORSAL, por una superficie eonvexa, mas amplia hacia delante que hacia atrds, donde se artiewla la primera falange. Toda la ox- tremidad se encuentra aplanada transversalmente y sus caras laterales, rugosas y depri- midas, Hevan un tubéreulo sobre cl cual se insertan los ligamentos Jaterales de la articu- lacién metacarpofalangiana, Las earas dorsal y palmar de esta extremidad son rugosas, sirviendo de insercidn a diversos ligamentos; sin embargo, la anterior es articular en gran parte de su extensién. (Véanse figs. 152 y 154.) ESQUELETO DEL MIEMBRO SUPERIOR 151 Caracteres propios de cada uno de los metacarpianos. Primer metacarpiano. El euerpo de este hueso es aplanado de adelante atrés; su extremidad superior se termina en una cara eOneava en sentido anteroposterior, y convexa transversalmente, que se ar- ticula por penetracién recfproca con el trapecio; sus caras laterales careeen de facctas articulares. Segundo metacarpiano. El cuerpo dé éste, mis largo qué el de los otros metacarpianos presenta, por lo demés, Ios earaeteres comunes a todos. Su extremidad superior, ahorqui llada, exhibe: tres facetas artiewlares: en Ja mediana se artieula el trapezoide, en’ la ex- terna el trapecio y en Ia interna el hueso grande. En el ‘mgulo superointerno de la cara dorsal de esta misma extremidad existe una_apdfisis, dirigida:hacia et eje de la mano, que sirve de insercién al tendén. del -masculo. primer radial-externo. (Fig, 159.) Cubitt anterior Gran palmar, Opanenté NS Printer initerdieo dorset Flexor corto ‘del-méfique. on 7 Aduéiora,” Oponente aproxinvados Attacor sone fF del. menidue: suapacador fh Flekor e6sre. Taner dads el puilyse ~~ doriates Flexor largo. del pulgar il Aductor 9 apcoximador del pulgae Lumbcicales # interdseas comdn profando de los dedos FIG, 159, CARA PALMAR DEL ESQUELETO DE LA MANO CON SUS INSERCIONES MUSCULARES. I de los dedos. 1, interéseos palmares; 2, flexor comin supert Tercer metacarpiano, Lleva en su extremidad superior una faceta media que se arti- cula con el hueso grande y dos faectas laterales que se artienlan con el segundo y euarto raetacarpianos; en el angulo superoexterno de Ja eara posterior de esta misma extremidad se encuentra una apdfisis estilvides, sobre ja cual se inserta el misculo segundo radial externo, Cuarto metacarpiano. Sus earacteristieas son las eomunes a todos los meiacarpianos. Quinto metacarpiano, La faceta articular en que termina su extremidad superior se articula con el hucso ganchudo; esta extremidad posee una sola faceta lateral, en el lado externo, donde se articula el euarto metacarpiano, ya que su cara interna carace de fa- ceta articular, poseyende en eambio un tubéreulo, que a veces es una verdadera apéfisis estiloides, sobre el cual se inserta el eubital posterior. Estructura, El cuerpo de los metacarpianos estA constituide, como el de todo hueso largo, por tejido compacto en que se halla ahuecado cl canal medular; las extremidades, en cambio, son de tejido esponjoso, recubierto por una delgada lamina de tejido compacto. 152 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Osfieacion, El primer metacarpiano se forma mediante un centro primitive que ori- gina cl cuerpo y la extremidad inferior y que hace su apuricién en el segundo mes de la vida fetal, y otro centro seeundario, enya aparicién se realiza en’ el tereer afio, y que. ori- gina la exiremidad superior, Los’ otros nietacarpiatios se originan de un modo inverso; 0 sex, que el centro primitive forma cl euerpo ¥ Ja extremidad superior, en tanto que.el se- cundario produce la extremidud inferior. En’ su forma de desarrollo, el primer metaearpia- no asemeja, como luego se vera, a las primeras falanges de los otros dedos y asf ha sido considerado también desde el punto de vista de la Anatomfa Comparada. Segtin esto, fal- taria en el hombre el primer metacarpiario correspondiente al dedo pulgar, cuya prime. ra falange se avticularia directamente con el earpo. ¢irapeeto). FALANGES Forman el esquéleto de los dedos, siendo en ntimero de dos para el pulgar (falange y falangeta) y de tres para los otros euatro (falange, falangina y falangeta). Son, como los anteriores, huesos Jarges, provistos; por tanto,.de un euerpo y dos. extremidadcs. Primera falange. Posce un cierpo semicilindrico, euya cara anterior es plana; en Jos hordes laterales, bastante bicw msireados, se insértan las vainas fibrosas, de los tendo- nes flexores. La. extremidad ‘superior termina:en- ana: cavidad glenoidea, més. amplia “transversalmente, donde ‘viche a eneajarse’ Ja cabeza’ del. metaearpiano’ correspondiente; aeada lado de esta cavidad existe tn. tuhéretilo donde se inserta el Tigamento. lateral de - la articulacién metacarpotaliingica. La. extremidad inicrior de Ia primera falange posee una, supertiele articular en forma: de tréclea, euya garganta ost coloeada en sentido an- teroposterior; a cada lado de esta superficie: articular se cheucritra una depresién pro: vista de un tubérculo donde se inserta cl ligamento lateral de la artieulacién de la pri- mera falange von la segunda. (Véase fig, 159.) Segunda falange. Su cuerpo es también aplanado por delante. La superficie ar- ticular de su extremidad superior se halla dividida en dos vertientes por una eresta me. dia correspondiéndose asi con Ja tréclea de ta primera falange. lo mismo que la primera, Ja extremidad inferior de esta falange termina a favor de una tréelea, donde se artieula Ja tercera, Tercera falange. El cuerpo es también convexo por su eara posterior y plano por la anterior, siendo mas aneho arriba que abajo. Su extremidad superior presenta 1a mis- ma eonformacin que la extremidad superior de la segunda falange. La extremidad infe- rior es mis ancha que el enerpo y se termina mediante una eouvexidad que se halla vuel ta hacia abajo y que por la cara palmar es rngosa y tiene forma de herradura, corres pondiendo al pulpejo del dedo; por otras, en eambio, es lisa y corresponde a la wiia. Estructura. I enerpo de las falanges esta formado por tejido compacto y posee un canal medular riudimentario. Las extremidades son de tejido esponjoso cubierto por wa capa delgada de tejido eompaeto. Osifieacién, Las falanges se forman a expensas de un centro primitive que origina el cuerpo y Ja extremidad inferior y que aparece en cl segundo mes de la vida fetal, y de un centro seeundario que da origen a la extremidad superior y aparece hacia el tevee- ro y cuarto afios. CAP. 8 ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR Esta constituide por cuatro partes @ sczmentos.°En primer higar, el hueso iiaco for- ma‘ et esqueléto deja cadera y'sirve de uni6 entée ef tronco y.el resto del inietnbro infe- rior. El femur forma el esqueleto del muslo, que une la cadera con la pierna, Dos huesos, la tibia ¥ el perané, constituyen el esqueleto de. la pierna.. Por iiltimo, el mtembro infe- rior-se termina por cl pie, el eal se halla formado por numerosos huesos dispuestes en tres regiones: tarso, mefatarso y dedos: Ja analogia de conformidad entre el miembro su- perior y el inferior salia a Ja vista. HUESO ILIACO-0. COXAL Es un- hueso-plino que se. ha comparado-por su forma auna héliee de dos aspas; esth situado a los lados’ del sacro ent cual’ forma la ‘petvis. Visto en conjunio, su forma és euadrangular, por lo cual. se pueden considerar en él. dos earas. y cuatro. bordes. . Cara externa, En sus dos tereios suiperiores: ofrece esta cara una‘amplia superficie convexa adelante y atras, y céneava en su parte media, es la fosa iliaca externa: se halla recorrida por dos erestas rugosas, eurvilfneas, de coneavidad anterior, Hamadas Lineus se- ‘micirculares. La linea semicircular anterior, ms grande que la posterior, parte de la es- pina ilfaca anterosuperior y va a terminar en Ja escutadura cidtiea mayor; la posterior es mas pequefia, casi vertical en la mayor parte de su trayeeto y sale del cuarto posterior de Ja cresta iliaca para terminar también en la escotadura efdtiea mayor, Ambas erestas divi- den la fosa iliaca externa en tres poreiones: en la poreién anterior se inserta cl gliteo menor y se encuentra uno de los agujeros nutricios del hueso: en la poreién media, coin. prendida entre las dos lineas scmieirenlares, se insertan el gliteo medio; por tiltimo, el seg- mento posicrior, muy poco extenso, sirve de insereién pareial al ghiteo mayor. La parte més inferior de la fosa iliaca, inmediatamente por encima de la cavidad cotiloidea, presen- ta una especie de canal anteroposterior, limitado inferiormente por la caja cotiloidea y su- periormente por un reborde esneavo {inea semicireular inferior o de Gegenbauer), el cual posce numerosos orificios y sirve de insercién al tendén reflejo del recto anterior; dicho canal recibe el nombre de canal supracotileideo, (Figs. 160 y 161.) Por dehajo de Ja fosa ilfaca externa se encuentra situada la cavidad cotiloidea, ia eual es una cavidad de gran tamafio, de superficie mas 0 menos lisa, que asemeja el molde de una semiesfera ampliamente abierta hacia el lado externo, En realidad, se halla formada por dos superficies distintas, de las cuales la més central es de forma cuadrangular, rugo- sa y constituye una especie de trasfondo (fosa acetabuli = fosa de la eavidad) dentro de la propia cavidad cotiloidea; esta superficie se prolonga hacia abajo, contintiandose con la superficie del resto del hueso por la escotadura inferior del borde de la cavidad cu- tiloidea. El resto de la superficie de ésta es articular y recuerda por su forma a una me- dia tuna, cuyos cucrnos limitan la mencionada escotadura inferior, después de rodear a la superficie rugosa, Esta sirve de insereién al ligamento redondo, en tanto que la stiper- ficie lisa recibe la cabeza del fémuar. Un reborde bien mareado, denominado ceja cotiloidea, sirve de limite a la cavidad eo- tiloidea, presentando tres eseotaduras, resultanies de la soldadura del ilion, del pubis y del isquion, las tres primitivas poreiones del eoxal. La escotadura iliopubiana, situada en Ja parte anterior, deriva de la soldadura del jiion eon el pubis; la ilivisquidtica, posterior, 153 154 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA esta producida por la unin del ition con el ésquion; por Giltimo, la isquiopubiana, situada en la parte inferior, resulta de la soldadura del isquion eon el pubis. Esta tltima es mucho més sefialada que las dos primeras, interrumpiendo la eeja cotiloidea en amplio tramo. Por debajo de la eavidad cotiloidea se abre un amplio orifieio, eonoeido con el nom- bre de agujero obturado; su forma es ovalada en el hombre e irregularmente triangular en la mujer y se halla circunserito por el pubis hacia arriba y adelante, por el isquion ha. cia abajo y atrés, y por la eseotadura inferior de la cavidad eotiloidea hacia arriba. Linea semigircular anterior. Cresta ilfaca Linea semicircular Espina itiaca posterior Anterosupertor Espina ilioca Fose ifiaca extecna posteroiuperior g\-Escotadura innominada Espina itlaca posterointerios Escotadura tidtica mayor: Escotaduca ilfoisquiditica ‘spina. tlidca anteeoinferior Ceja cotitoidea Eimineniia.iliépectinea Cavidad cotiloidea y su trasfondo Escotadura itiomibica Espina citica. Angulo superior del pubis Canaladura subpubiana Rama descendente del pubis Tubérculo isquioptibico Escotadura cidtica menor: Agujeco obturato N . Tuberosided isquidtica Rama ascendenie del isquion FIG. 160. ILIACO, CARA EXTERNA. 1, escotadura isquiopabica. El pubis es uno de los primitivos huesos que forman el eoxal; est4 constituido por una lamina cuadrangular que, al articularse eon la del lado opuesto, origina Ja sinfisis pubiana. De esta lamina cuadrilétera 0 cuerpo del pubis, sale una rama por Ja que se une a la parte anterior de la cavidad cotiloidea y que se llama rama horizontal del pubis; de la parte inferior de la misma lamina, parte otra rama que va a unirse con el isquion y se llama rama descendente del pubis, Ambas ramas limitan por delante el agujero isquiopu- piano u obturado. En la eara externa del pubis se inserta el recto interno, en la rama deseendente los tres abductores, y en cl reborde de ambas ramas el obturador externo. El isquion, otro de los hucsos que constituyen el coxal, forma el Angulo posteroinferior de este hueso y resulta de la convergeneia de dos ratnas; una de elias es vertical y va a unirse con la cavidad cotiloidea, presentando en la soldadura con la ccja de ésta una es: cotadura anteroposterior 0 canal subcotiloideo; la otra rama es ascendente y se continta con la rama deseendente del pubis, formando la rama isquiopubiana. Al unirse las dos ramas del isquion constituyen una masa voluminosa, conocida eomo tuberosidad isquidtica En la cara externa de las ramas isquidtieas y de la tuberosidad se insertan ¢l gran adue tor, el obturador externo y el euadrado erural. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 155, El agujero isquiopubiano, limitado superiormente por Ja rama horizontal del pubis, presenta en este lugar, 0 sea por debajo de dicha rama, un canal oblicuo hacia dentro y adelante, Hamado canal subpubiano; sc halla limitado por dos bordes, el posterior de los cales €s continuacién del borde anterior del agujero isquiopubiano y va a perderse en la eara interna del hueso, mientras que el anterior es continuacién del borde superior del mismo agujero y se continia hacia adelante, terminando en la espina del pubis. En los hordes anterior y posterior del agujero isquiopubiano se encuentran sendos tubéreulos, Hamados tubéroulos obturadores, siendo mis promunciado el anterior y sirviendo de inser- cidn a la membrana y a Jos miseulos obturadores. Tine Peajustio blecuo ‘Oran’ ablicus nS iat Se i fawvie dota yi Sarveen Giliiea Chit, menor mayor Tanylait-diceito directo anterior _Pendéa retlejo del recto antertor Pectin Recto anterior del abdomen Adueror menor Gbining superior Cimino interio or medio Semimembranoso— ° Cuaitrado crurat ~Recto interno Porsién larga det biceps. ~Obturaior externo —~Aductor mayor Semitendinoso- FIG, 161. ILIACO, CARA EXTERNA; INSERCIONES MUSCULARES. Cara interna. En la parte media de esta cara, una eresta roma, dirigida oblicuamen- te y més mareada hacia adelante, donde recibe el nombre de cresta pectinea, Ia divide en dos poreiones, siendo conoeida la superior con el nombre de fosa iliaca interna. La eresta reeibe, a su vez, el nombre de linea innominada o eresta del estrecho superior. La fosa ilfaca intérna se halla vuelta hacia dentro, adelante y arriba, y en ella se in- serta el imiseulo iliac, Miis atras de esta fosa, se encuentra una superficie irregular, di- vidida en dos partes; la inferior es articular y, por su forma de pabellén de oreja, se Hama faceta auricular del coxal, articuléndose con la faceta auricular del saero; la parte superior, en cambio, es rugosa e irregular, llamandose tuberosidad iliaca, y en ella se in- sortan los ligamentos saeroilizeos posteriores. En la parte media de la faceta auricular se observa un ancho saliente piramidal que desempefia gran papel en Ia articulacién sacro- iliaea y en la parte inferior de la misma existe un canal o surco preauricular, donde se in- serta. el ligamento sacroiliaco anterior. Por debajo y atrds de la linea innominada, se encuentra una amplia supertieie, més © menos cuadrangular y lisa, més alta que ancha, y que eorresponde al fondo de la cavi- dad cotiloidea; en su parte media, partiendo de la'espina cifitica hasta el tubéreulo obtu- 156, TRATADO DE ANATOMIA HUMANA rado posterior, Heva una eresta poco mareada que vendria a eonstituir ol estrecho medio de Ia pelvis. Por delante de la superficie meneionada se encuentra el agujero obturada, que Neva inferiormente la cara interna del isquion, por delante ta rama isquiopubiana y ol euerpo del pubis, y por encima, la rama horizontal del pubis y el canal subpubiano, (Bigs. 162 y 164.) Borde superior, También lamado cresta iliaca, es grucso, rugoso y se halla doblado en forma de S, por lo cual es eéneavo hacia dentro en su parte anterior y hacia fuera on la posterior. Se exticride entre la.cspina ilfaca anteroposterior por delanie y la espina iaca posterosuperior por detiis, siendo mAs grucso en sus extremidades que en la parte Cresta itiaca Espina iliaca anterosuperioe Escotadia innominada Tuberosidad ilfaca LEspind iliaca postercsuperior Espina itiaca postecoinferior Superficie auricular Escotaduea cidtica mayor Expina didca aniecoinferior Eminencia itiopectinea Cresta pectinea, -. Linea innominada Espina del pubis. 2 Espina cidtica Escotadura cidtica menor Isquion FiG. 162. ILfACO, CARA INTERNA, 1, tubérculo isquiopabico anterior o interno: 2, tubéreulo isquiopiibica posterior 0 externo: 3, agujero obturado. media. En los dos tereios anteriores de este borde se inscrtan el oblicuo mayor, el oblieuo menor y ¢l transverso, ¥, en el tereio posterior, el gran dorsal y el euadrada Inmbar, Borde anterior. Parte cl borde anterior de la espina iliacu anterosuperior, que cons- tituye el dngulo anterosuperior, donde se inserta cl sartorio 0 eosturero, y por dehajo de la enal se encuentra la escoladura ianominada, que deja paso al nervio femorocutineo: esta eseotadura se halla limitada hacia ehajo por la espina iliaca anteroinferior, luear de insereién del recto anterior del muslo; inferioymente existe otra eseotadura, por donde pa- sa el miseulo psoas ilfaco, limitada hacia dentro por una tuberosidad 0 eninencia ‘io- pectinea, que eorresponde a la soldadura del ilion con el pubis y sirve de insereién a un pequefio ligamento Hamado cintilla iliopcetinea y también al mriseulo psoas menor. Por delante de dicha emineneia se observa una superficic lisa, de forma triangular, limita da hacia atrés por la cresta pectinca y hacia delante por cl labio anterior del canal swb- pubiano, superficie que sirve de insercién al misculo peetineo. Cerca ya del areo del pubis se encuentra un saliente, denominado espine del pubis, donde se inserta el areo eru- ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR. 187 Didtisis det féomue Rétula Cénidito interno Espina de ta tibia Tuberosidad interna de fa tibia Linea epitisaria Epifisis sup. y apétisis estiloides del peroné Linea epifisaria del peroné Dittisis de ta tibio Didfisis det peconé FIG. 163. RADIOGRAFIA ANTERIOR DE RODILLA EN EXTENSION EN ADULTO DE 18 ANOS. 158 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA ral, y por Gltimo, una superficie rugosa, pequefia, que eorresponde al borde superior del cuerpo del pubis, y sobre la eual se insertan el recto anterior del abdomen y el piramidal de la pelvis. Borde inferior. Se halla constituido por cl borde de la rama isquiopubiana que se extiende desde el cuerpo del pubis al. del isquion, dizigiéndose oblicuamente hacia abajo, atrés y afuera. Comienza en el borde sinfisario del cuerpo del pubis'y volviéndose mis grucso va a terminar en. la tuberosidad isquidtiea. En este lugar es muy rugoso, insertin- dose sobre él el cuerpo cavernoso y el miseulo isquiocuvernoso, ademas de los misculos transversos.del perineo que se insertan ‘en sus labios interno y externo. En el comiienzo de este borde existe un faceta articular, donde viene a apoyarse el: pubis del Jado opuesto, constituyéndose Je sinfisis pudiana. Teanswerse<, Oaicws menor Sarrorio Psaas menoe— — Obturedor inerno ‘Elevador det ano Etevador_ del ano Obturader interno Obuerador externa Transverse prafundo del perines Isquiccavernosa FIG, 164. ILfACo, CARA INTERNA; INSERCIONES MUSCULARES. Borde posterior, Se extiende desde Ia espina ilfaca posterosuperior hasta el cuerpo del isquion, Comenzando por arriba presenta, en primer lugar, la espina iliaca postcrosu- perior, sobre la cual se insertan ligamentos sacroiliacos posteriores y una parte del gran ligamento saerocidtico, y que se halla separada por una pequefia eseotadura sin nombre de la espina iiaca posteroinferior, Esta corresponde a la extremidad posterior de la su- perficie auricular y forma el limite superior de la gran escotadura cidtica, por donde atra- viesan el mésculo piramidal, el gran nervio eidtico, el pequefio cidtico, los vasos y nervios gliiteos superiores, los vasos y nervios pudendos internos y los vasos isquidticos. Por de- bajo se encuentra un saliente triangular, denominado espina cidtica, que sirve de inser- cién al ligamento saerocidtico menor. Otra escotadura, situada por debajo de la espina cid- tica y Hamada pequefia escotadura cidtica, deja paso al obturador interno. Por dltimo, la tuberosidad isquidtica, muy voluminosa y rugosa, forma e! Angulo inferior del hueso, dan- do insercidn al ligamento seerocidtico mayor y a los mitseulos bfceps, semimembranoso y semitendinoso, ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 159 Angulos. Presenta el hueso ilfaco cuatro fngulos: uno anterosuperior, constituide por Ia espina iliaca anterosuperior: un Angulo antoroinferior, donde se encuentra la carilla ovoidea, rugosa y vertical situada en la cara interna del cuerpo del pubis y que se ar- ticula con la similar del Jado opuesto formando la sinfisis del pubis. Un angulo postero- superior que no es otra cosa que Ja espina ilfaca del mismo nombre y un Angulo posteroin- ierior formado por la tuberosidad isquiatiea. Estructura, Siendo cl hueso ilfaco un hucso plano, esta constituido por dos lémi- nas ‘dé tojido compacto entre Ins ciuales existe tina capa, de espesor. muy variable de te- jido esponjoso; éste"falta‘en la fosa ilfaea y cn el fondo de Ja cavidad eotiloidea: Teabéculas itiacas Superticie articular ard ef s0- Espotin: innominado. _Teabécutas tiloideas Espolén cidtico Trabécutas pericotitotdeas Trabéculas ciaticocoti- foideas Trabéculas ciaticois- quidticas Trabscutas femorales Trabéculas femorates Trabécutas isquiocotitoideas FIG. 165, ARQUITECTURA DEL HUFSO ILIACO, El hueso iliaco se hatla encargado de transmitir al fémur las fuerzas que se ejer- een a través del sacro, en las que estin ecomprendidas todas las derivadas del tronco y !a cabeza por intermedi de la columna vertebral. Se distinguen en el hueso ilfaco dos sistemas de trabéeulas dscas opuestos entre sf que convergen en dos engrosamientos éscos; uno de éstos esta situado en el borde de la escotadura cidtien y reeibe el nombre de espolin cidtico; cl otvo se halla al nivel de Ja Iinea innominada en el estrecho superior: es cl espoldn innominado, Las trabéeulas del ala ilfaea se disponen en forma ojival, se entreeruzan unas con otras y en conjunto constituyen el sistema trabecular superior 9 iliaco, Examinando el 160 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA isis del Fémur Linea epifisaria, distal del Femur Epitisis distal det fomui Espina de la ribid Epifisis proximal deta tibia Linoa epifisaria proximal dela tbia Epifisis proximal del pecané Didfisis det peconé Didfisis de ta ribie FIG. 166. RADIOGRAF{A DE RODILLA EN EXTENSION Y ANTEROPOSTERIOR EN NIRV DE § AXoS. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 161 resto del hueso, comprendido por debajo de la fosa ilfaea, se observa una serie de trabéeu- las, también de forma ojival, pero invertidas, un grupo de las euales se dirige a la coja cotiloidea procedente de ambos espolones; constituyen el sistema cotiloideo. La funeién de este sistema se manifiesta cn la estacién de pie, pues a través de él se transmiten las fuer- zas a la cabeza del #émur (fig. 165), iuerzas que comprenden el peso que soporta la lumna vertebral y las fuerzas que el mismo hueso iliaeo reeibe durante la contraecién de los miiseplos que. en 61 se insertan. Otro grupo de trabéeulas se extiende del espolén cidtico y desciende ‘hasta el isquion; Heva el nombre de sistema trabecular isquititics’e interviene en la, estacién sentado, Ademés: de estos sistemas trabeeulares; existe un grupo de. trabéeulas.pericotiloideas. El andlisis de la disposicidn de las trabéculas muestra una zona:de menor resistencia comprendida entre lps dos espolones. Por la disposicién trabecular del- ilfaco,’que es cl medio de unién entre la columna vertebral y el fémur, puede considerdrsele eomo una palanca de primer orden; el ala ilia- ea y el cuerpo del pubis con sus ramas desempefian el papel de potencia, donde ejereeh su aecién los potentes miseulos queen estas partes se insertan. ” o as ‘ramas horizontal y, descendente del pubis presentan -por su éstructura una me- nor resistencia, y son el asiento freeuente de fracturas de Ja pelvis, Los sistemas trabecu- lares sacrocotiloideos transmiten: ciertas ‘fuerzas y deben ser considerados como continua. eién de la arquitectura fenioral. ‘Tanto las: fuerzas de traeeién.como las de presién femo- rales.se transmiten‘a 1é‘largd de los dos sistemas trabeculares: ‘Osificacién, Se desarrolla .el hueso ilfaco mediante tres’ centros primitivos de o: ficacion, que corresponden a los tres, huesos que lo-forman, El que.origina el ilion aparece en el primer mes_de la vida fetal;¢l del isquion on el segundo, y en el teveero el del pu- bis. A) desarrollarse dichos centros, invaden la cavidad cotiloidea, donde quedan separa- dos por tabiques eartilaginosos que més tarde representardn las escotaduras que han sido descritas en el borde de dicha cavided. Una serie de centros secundarios, que aparecen sueesivamente, criginan la rama isquiopubiana, la rama ascendente del isquion y la espina cidtica. La soldadura de los tres huesos que componen el coxal no se realiza simulténea- mente, sino de un modo sucesivo, entre los diez y los dieciséis afios, PELVIS EN GENERAL La pelvis es Ja cavidad limitada por los huesos ilfaeos a los lados y adelante, y por el saero y el eéceix, atras, Esta situada en la parte inferior del troneo, teniendo la forma de cono truncado y siendo mas amplia arriba que abajo. Se pueden distinguir en ella, co- mo en el térax, la superficie exterior, la superficie interior, la base o circunferencia su- perior y el vértice, cireunferencia o estrecho inferior, Superficie exterior, Tiene en su cara anierior la sinfisis pubiana y acada lado de ésta, el cuerpo del pubis, con sus ramas horizontal y descendente, la rama ascendente del isquion y el agujero obturado. El conjunto de estos elementos forma la cara anterior do la pelvis que se halla vuelta hacia abajo y adelante. (Fig. 167.) La cara posterior est constituida en Ja zona media por las earas posteriores del sa- ero y del eéceix, y a los lados, por la articulacién sacroilfaca, la tuberosidad ilfaca, las dos espinas ilfacas posteriores, las eseotaduras eiéticas mayor y menor, separadas por la espi- na cidtiea, y la tuberosidad isquidtica, (Fig. 168.) Las caras laterales se hallan vueltas hacia atrés y afuera, coineiden con las caras ex- ternas de los eoxales y se encuentran en ellas, comenzando por arriba, la fosa ilfaca exter- na, con sus lineas semicireulares, la cavidad cotiloidea y la tuberosidad del isquion, Superficie interior. Vista por su base, presenta un estrangulamiento anular o es- trecho superior de la pelvis, que la divide en dos: la parte superior se Hama pelvis mayor y la inferior pelvis menor. La pelvis mayor se halla formada por las fosas ilfaeas internas y los alones del sa- cro, presentando una escotadura anterior, cerrada por Ja pared abdominal y otra poste- rior, més amplia, que est4 ocupada por la eolumna lumbar. Anatomia Humana, Tit 162 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Boedes anteriores de las uletas suctus que. con el promontorio. Timitan por airds el estrecho superior Cuerpo de ia priniera véctebra sacca } Fese ilieca interna Espira iliaca, antercsuperior Isguion «|. Cuerpo’. «: Rarna isquiopeiblea det pubis Sihisis'del pubis Fic. 167, PELVIS, VISfA POR DELANTE. io obturado; 2, linea innominada, que forma el estrecho superior. Agujeros sacros Cresta Tubéreulos sacros Fosaitiacaexternd posreriores sacra pusterzores y exteenos Ay Cresta Sintisis del pubis Isquion FiG. 168. PELVIS, VISTA FoR DETRAS. 1, escotadura cistica mayor; 2, espina ciatica; 3, biato sacto; 4, céccix; 5, agujero obturado. 163 ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR ‘gnuia) pop 391721u0 paigjupsosiarah D2Ur] Johou sarune0ry, soysapuiossiup pivipt pujdeg ‘SONY 22. HC TUAWOH NA SIATAd 3d YONILNY seisaanapood aniags ep z3q0.) Wavy “691 OL paigndombs puey signd ppp wombs} odsan ance) j9p oy19n2 p0p A signd jap 20122407 aps0q Ja 40d powl0y *woIUays ap BUY T EX 164 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA. El estrecho superior de la pelvis esti formado, de atrés adelante, por el promontorio, el borde anterior de las alas del sacro, la Inea innominada y e] borde superior del, pubis, El estrecho superior tiene Ja forma de un corazin de naipes, con la base hacia atras; esta forma puede variar, entre otras. causas, por las: variaeiones «que. presenta ‘el -promon- torio, segim los ‘individuos, Para definiv. sw Yorma,y magnitud, se consideran cairo did. metros dispuestos, segin el plano del estrecho, siguiendo diversas direcciones, Ahora bien, el: valor de. estas dimensiones no. es el mismo desde el punto de vista:puramente anatémi- eo que:desde el tocoldgico, ya que de elas. deponde uno de los momentos decisivos:en el pro- eeso del parto; el Namado-‘‘eneajamiento’’, Esto ha Hevado a distinguir los diémetras ana- témicos de los tocolégieos u. obstétricos, Borde anterior de ta cara superior de la primera sacta gue,forma con ta quinta lumbar el promontorio, Borde anterior de ta aleta del sacro Borde anterior de 1a alera det saceo Linea’ inneminada Espina y borde superior del pubis Sinfisis del pubis FIG. 170. PELVIS VISTA POR ARRIBA. ESTRECHO SUPERIOR; DIAMETROS. A-A, diémetro promontosuprapiibico que mide 11 em; B-B, didmetzo transverso miximo que mide 13.5 cm: C-C, didmetros oblicuos que miden 12 om. Cresta pectinea Los didmetros anatémicos son los siguientes: 4? Didmetro anteroposterior, promontosuprapibico 0 conjugado anatémico, Se ex- tiende desde el promontorio hasta el borde superior de la sinfisis pubiana y mide alre- dedor de 11 centimetros. 2° Didmetro transverso mdzimo. Mide unos trece centimetros y medio, 3° Didmetro oblicuo derecho. Va desde la eminencia iliopectinea del lado derecho a la sinfisis sacroilfaca del izquierdo y'mide alrededor de doce centimetros. 4° Didmetro oblicuo tzquierdo. Se extiende desde la eminencia iliopeetinea del lado izquierdo hasta la sinfisis sacroiliaca del derecho y mide lo mismo que e] anterior, Se considera normal que este didmetro tenga 2 6 3 mm més que el dereeho. Los didmetros obstétricos son también cuatro y su importancia para el tocélogo de- riva del momento del paso de la cabeza fetal desde la gran pelvis a la pequefia. Con el co- nocimiento de estos didmetros y de la cabeza del feto, se puede pronosticar la posibilidad o imposibilidad del descenso de éste. Son ios siguientes: 1? Didmetros anteroposteriores. Considera ¢l toedlogo, ademas del anatémico, visto ya, que mide unos 11 eentimetros; el promontorretropibico 0 didmetro itil de Pinard, que es més corto y va a terminar por delante en la eminencia mixima del reborde re. trosinfisiano, mide diez eentimetros y medio. (Fig. 170.) 165 ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR sofpur 4214p203 5, snugy jap 922q09 paigndo}p oaus7 prupp purdsy, uony Jouaiu 42140203, “SONY ¢ AG ONIN NE SIATEd Jd YONITINY YJIVHOOIOVY “TAT OLL punigndomnbs pus sign wombs dusyiayuns0s,0s0u9} Day smuigy pap jounrxosd pyiosyjide vauiy suagurosaiun B: pudsy sopednsoserup ospipt ours 166 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA 2° Didmetro transverso, Bi) didmetro anatémieo, transverso mdrimo, por ser muy pos- terior, es decir, muy cereano al promontorio, no es aprovechable para el paso de la cabeza del feto- por. esta .razén.interesa mas al. tocdlogo el. didmetro mediano, equidistante del pubis y del promontorio, que mide alrededor de dove centimetros y medio. 8° y. 49 Didmetros oblicuos. Toma el tocdlogo, como tales, los mismos didnietiros obli- cuos. anatémicos. La. pelvis menor esti limitada arriba por el estrecho, superior y, abajo por la eireun- ferencia inferior de la pelvis ‘0. estrecho inferior. Recibe también: el nombre de cxeavacién pélviea y:se pueden considerar en ella cuatro paredes. La pared anteroinferior se halla in= clinada hacia abajo y hacia atrig y est4 constituida: por la sinfisis del pubis en la linea media y @ los lados por’ las ramas y el enerpo del: pubis, asi como. por la poreién anterior de agujero obturado, La pared posterior esti vuelta hacia abajo’ y, adelante, es’ edneava y estd formada por el sacro y el edecix. infisis det pubis Rama isquiopubiang Espina tliaca Cavided cotifoidea anterosuperior Tuberosidad isquidtica Cresta itiace Tuberosidad iliaca FIG. 172, PELVIS VISTA POR ABAJO. ESTRECHO INFERIOR; DIAMETROS. 1, diémetro subpubococeigeo, de 9 em; 2, didmeteo biisquiético interno, de 9 cm: 3, espina cidtica; 4, primera vértebra sacra; 5, agujeros sactos anteriores. Las paredes laterales son cuadrangulares, algo mas altas que anchas y constituidas por la poreién interna de los coxales correspondientes a la cavidad cotiloidea; se presen- tan inclinadas hacia adentro y abajo. Circunferencia superior o base. E] plano de ésta se halla fuertemente inclinado hacia abajo y adelante. En la parte anterior dicha circunferencia se halla constituida por la sinfisis del pubis, la espine del pubis, la eminencia iliopectinea, la espina ilfaca anteroinferior, la escotadura innominada y le espina ilfaca anterosuperior; a los lados, por la cresta iliaca, y hacia atras, por la base del sacro. Circunferencia inferior o estrecho inferior. También se Mama estrecho menor, Se halla definida, anteriormente, por el borde inferior de la sinfisis pubiana; a tos lados, por las ramas isquiopubianas y las protuberancias isquiéitieas, asi eomo por los hordes inferiores de los ligamentos sacrocifticos mayores; y posteriormente, por el eéceix. El estrecho inferior no es, por tanto, completamente éseo (fig. 172.) En ¢1 se conside ran también cuatro diémetros, denominados y orientados como los del estrecho superior. Ie Didmetro subpubscocciges 0 anteroposterior. Mide unos nueve centimetros y du- rante el parto aumenta hasta aleanzar los doce, debido a los movimientos de nutacién del saero y el retroceso del eéceix. 167 RIOR SQUELETO DEL MIEMBRO INFE Ki fume osyaasuen onDUNp * “ONI WR. V VaVZYEVaWA BArNW ga SIATad Ba wOrMA, pd zopmue onsUIEIP VY 'v YjaWNOOIaVy "C21 “OIE 168 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA 29 Didmetro biisquidtico o transverso. Va de la cara interna de un isquion al opuesto y mide unos nueve centimetros. Hn la pelvis de Ja mujer mexicana aleanza pocas veces los‘nueve centimetros, siendo casi siempre menor. (Dr. Duque dé. Estrada.) - 3? Los. dos didmetros oblicuos.van del centro de un ligamento, sacrociatico al.centro de la rama isquiopubiana del lado opuesto y miden alrededor de. onee centimetros. Los dos planos definidos por el estrecho superior y el inferior, aunque no correspon- dan exactamente eon el contorno de éstos, son-oblicuos entre sf y vati a cortarse por de- lante del. pubis, formando un Angulo de 50° aproximadamente. El eje del primero o pla- no promontosupraptibico vendra a pasar por Ja punta del edceix, mientras que el eje del segundo o- plano subpubsedceigeo vendré a tocar en el promontorio. Los ejes son las rec- tas perpendieulares:a Jos planos en su centro, (Fig. 174:) estrecho inf. Plano promonto- supraptibico o del ‘estrecho superior Eje det estrecho sup. Plano subpubococcigeo Plano horizontal 0 del esteccho inferior Fic. 174, EJEs DE LA PELVIS. Es importante también el conocimiento de ciertos didmetros que se obtienen por me- didas externas (pélvimetria externa), pues mediante su estudio se puede deducir la nor- malidad o anormalidad de una pelvis, segtin cl Dr. Rabago, en mujeres mexicanas, y son los siguientes: 1s Diémetro anteroposterior, Definido por la apéfisis espinosa de la quinta vértebra lumbar y la parte superior de la sinfisis pubiana. Mide diecinueve centimetros. Es Jla- mado también didmetro de Baudelocque. 2° Didmetro biespinoso antertor. Se extiende de la espina iliaca anterosuperior de- recha a Ia izquierda. Mide veintitrés centimetros. 3° Didmetro bicrestal. Va del punto més saliente de una cresta ilfaca a la del lado opuesto. Mide 28 em. 4° Didmetro biespinoso posterior, Se halla comprendido entre las dos espinas ilfacas posteriores y superiores. Mide de ocho a diez centimetros. 5° Didmetro bitrocantéreo. Va de un trocinter mayor a otro y mide 32 em, La medicién de diametros puede hacerse también al interior (pelvimetria interna) o mediante los rayos X (radiopelvimetria). El andlisis de estos métodos entra ya de leno en el campo de la Obstetricia 0 Tocologia. 169 ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR ‘SIGAd TAM SISHLNJS k TYNOWTIOXOD NOIOWINIUAY VI ga YaVIOVY “szt DI © paigndomber sum ep 017202 Jap A signd jap sosseyur ed Bpous0} Dam3) uolUays ap Bau] sousus 33yun903 7 vombar nignd jap smyurg paspjunsoa}saru peur] sofivus 29740904 1 sneupy jap 02090) peprojoanadne 170 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Diferencias sexuales. Los hucsos eoxales en Ja pelvis del hombre son mis Bruesos ¥ consistentes queen la- pelvis de la mujer. ‘La piramide. pélvica es més alta en él hombre y més ancha en la mij nacién 3 mayor en la mujer que en el hombre. 8 sue inelie Tubércuto pretrocantéreo Foseta det Pieamidatirs mayor ‘Cabeza \ é ‘Gtaiee ‘Cuello unatémico Gluee ene (Cresta interirocanitérea. : ve anterior Vasto i extern “Trocinter menor uerpo, cara anterior Extcemidad inferior con Ja Fosa supratroctear Tub. det tercer aductor ‘Déndilo interno Céndito catane. Tercer ‘aductor FIG. 177. FEMUR, CARA ANTERIOR; Fic. 176. PEMUR, CARA ANTERIOR. INSERCIONES MUSCULARES. ESQUELETO DEL MUSLO FEMUR Es un hueso largo y voluminoso que se artieula por arriba eon el coxal y por abajo con la tibia y la rétula. Presenta una dircecién oblieua de arriba abajo y de afuera aden- tro, distingniéndose en él, como cn todo hueso largo, un cuerpo y dos extremidades, Cuerpo. En razin de su forma de prisma triangular, tiene tres caras y tres bordes. Cara anterior. Es lisa y convexa hacia delante, sirviendo de insereién a los mtiseulos crural y suberural, (Figs, 176 y 177.) Cara posterointerna, Esta cara es mas ancha en su parte media que en los extremos, halléndose eubierta por el vasto interno. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 17k Cara posteroezterna, Es también mas ancha en su parte media, donde es, ademis, eéneava, siendo convexa en sus extremidades. Se halla cubierta por el vasto externo y sirve de insercién a parte del erural. (Figs. 178 y 179.) Borde posterior. Es muy marcado y rugoso, por lo eual recibe el nombre de linea dspera det fémur, dividiéndose en su extremidad superio: en tres ramas; una de ellas se Cabeza Foseta para el ligamentoe redondo Trovdnter mayor Gldiec mediéno 5 Cresta wadeedo ecural Cuello anctamis intectéocantérea posterior Psous ifiaze Trocéntee menor Cresta det ‘gldéteo mayor, Aductor menor * Cresta para ef aductor menor * Cresta’ pectinea Pectineo Aductor mayor Cresta paca el Gléteo mayor vasto interno Craral Aductor: menor 4 Vasto extern Vesto interno — ‘Cotta porcion del biceps Aductor mediano~4 ‘Aductor mayor Cara posterointerna Cara posteroexterna interno Tubércul: b | Superficie, fondo Gemelo externo del eductor MA det reco poptizeo Aduero mayor - q Popliteo Céndito ts Céndilo externo interno Escotadura inter dilea econs Fic. 179. FEMUR, VISTO POR DETRAS: IN- FiG. 178. FEMUR, VISTO POR DETRAS. SERCIONES MUSCULARES, dirige hacia el gran trocénter y se Mama cresta del gran gltiteo, por dav insercién al miiseulo de este nombre; otra se dirige hacia el pequefio trocénter, sirve de insercién al mtiseulo peetineo y se denomina por eso cresta pectinea; la tercera, contorneando al hueso por debajo del pequefio troednter, pasa a la cara anterior en direecidn al gran tro- ednter, confundiéndose con la eresta intertrocantérea anterior, Hin esta eresta, asi como en la correspondiente al borde posterior, se inserta el vasto interno, reeibiendo por eso el nombre de eresta del vasto interno. En su parte media la linea aspera se descompone en dos labios y un intersticio; en el labio externo se inserta el vasto externo; en el labio interno se inserta el vasto interno, y Tr SREP OSE Ete en el intersticio lo hacen los tres aductores y la poreién eorta del bfecps. En su poreién inferior la linea aspera se bifurea, yendo sus vamas a terminar en los salientes que pre- sentan Jos céndilos del fémur y quedando limitada, entre ellas una superficie triangular, de base inferior, amada espacio poplitco. En el tereio medio de la linea aspera se en- cuentra el agujero nutrieio principal del hucso. Bordes laterales. Son externo e interno, estando tan poco mareados, que se confun- den con las caras que limitan. Extremidad superior, Se halla. constituida por un grin saliente esférieo, denomina- do cabeza del. fémur, él cual. esti unido.al resto del. bueso por una porcién estrecha o cuello.anatémico del. fémur, en-cuya page” se enowentran. dos salientes rugosos, . eonoci- dos con los nombres de troednteres mayor y menor, Toda esta: masa. dsea se uné al cuerpo del hueso por’ el. cucllo quirtirgi- Fours Cabera Borde superior del culo ey del férnur, situado debajo de ligamento os gfigeeea pata trocdnter menor: tedondo Parte ware intectrocantécea — JEFOS Was souerios cidn al ligamento redondo de la ar- ticulacién de la eadera. (Fig. 180.) La superficie articular es mas ancha en la parte anterior que ¢n Borde inferior def cuello U Ja posterior y esté cireunscrita por x Cresta det pe ¥ esta cine pe vasto int i C i . Greta del wat intro Fy} —ctiteo mayor dos. Lineas eurvas, de coneavidad esta del pectineo Cresta det divigida hacia fuera, enyos extre- aductor menor mos se unen adelante y atras. El cuello del fiimur es la par- te de la oxtremidad comprendida entre Ja cabeza por dentro y los trocdnteres y Hneas intertrocanté- reas por fuera; se halla dizigido Fic, 180, EXTREMIDAD SUPERIOR DEL FéMUR, cagA Pos- ODlicuamente de adentro afuera y TERIOR. de arriba abajo, formando con ¢l cuerpo del hueso un dngulo de 130°. Esta aplanado de adelante atris, por lo que se pueden distinguir en @ dos caras, dos bordes y dos extremidades. La cara anterior det cuello es plana y eva cerea de la superficie articular una peque- fia cara rugosa, de forma oval, limitada por uma eresta; segtin Potter, esta faeeta resulta do la presién que la ceja cotiloidea ejeree sobre esta cara del encllo euando se esta senta- do y dicho autor le ha dado, como Barvzicx, el nombre de impresién aca. La cara posterior del cuello se halla vuelta hacia atrds y ligeramente hacia arriba, siendo eéneava transversalmente y convexa de arriba abajo. HI borde superior es mas corto que el inferior, se extionde de la cabeza al gran tro- canter y es eéneavo hacia arriba. El borde inferior so dirige oblicuamente de arriba abajo y de adentro afuera, siendo céneavo transversalmente, Tanto las caras como los bordes del euello del fémur presentan miiltiples orificios vasculares e impresiones longitudinales correspondientes a los haces profundos de la edp- sula articular de la cadera, que se reflejan sobre el hueso. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 173 Diatisis del témur Céndile externo Condilo interna © Epifisis superior de fa tibia del peroné Tuberosided anterice de ta tibia Didtisis del peroné FIG. 181, RADIOGRAFIA LATERAL DE LA RODILLA EN INDIVIDUO DE 18 AROS. 174 TRATADO.DE.ANATOMIA. HUMANA El gran trocdnter esté situado en la parte externa del borde superior del cuello y en la parte mas alta de la cara posteroexterna del cuerpo del fémur. ‘Tiene forma ewadran- gular ¥ su cara externa, convexa y rugosa, se halla recorrida de arriba abajo y de adelan- te atraés por un saliente rugoso que reeibe el nombre de cresta del gliteo medio, ya que sobre 61 se inserta el miiseulo de ese nombre; las superficies situadas por encima y por dehajo de dicho saliente son tisas y estén oeupadas por bolsas serosas. La cara interna del gran trocdntor se halla ahueeada; en's parte posterosuperior, por. tina exeavaeidn:profun- da. denominada foseta digital, en euyo fondo’se inserta:e! miseulo’ obturador externo; inmediatamente por-encima y por delante de esta foseta, existe otra depresién donde. se. insertan e} obturador interno y los gemelos, Hl Yorde superior del gran trocdnter es més 0 menos: horizontal ¥ presenta, en su parte media, una ligera: depresién donde se inscrta el miseulo: piramidal. El borde’ inferior se confiande con.el hueso y.solamenite'se aprecia en forma de eresta horizontal poco marcada que sirve de insercién al vasto interno, Sobre el borde anterior, muy ancho y rugoso, se inserta el pequefio gliteo. Finalmente, el borde posterior, también grueso, se con- tintia con la linea intertrocantérea posterior, dando insercién en su parte inferior. al cuadrado crural. El pequefio frocdnter es de forma: eénica y esté eolocado en la unién del euello con la cara interna del cuerpo del hucso. Su superficie es rugosa y sirve de in- Foseta _-sercién al miasculo psoasiliaco. para Por la cara posterior del hue- Ztrerno~—«89, &l pequefio y el gran trocdnter estén unidos mediante una cresta gruesa y rugosa, que es continua- Tubérculo cién del borde posterior del gran. externa trocinter y recibe el nombre de Hnea intertrocantérea posterior. Céndilo externa Superficie para el popliteo Ambos trocdnteres se hallan tam- Fic, 182. CARA POSTEROEXTERNA, DE LA EXTREMIOAD iN- Pi Unidos en Ja cara anterior del FERIOR DEL FEMUR. hueso mereed a otra eresta rugosa, menos saliente que le anterior; es- ta eresta parte del tubérculo petrocantéreo, situado en la parte inferior del borde ante- rior del gran iroednter y desciende, bordeando Ja cara anterior del euello, hacia el pe- quefio trocénter y terminando por delante de él en otro pequefio tubéreulo llamado petrocantineo. En ambos tubéreulos se inserta el ligamento iliofemoral, Extremidad inferior, Esta formada por dos cminencias voluminosas, euyo didmetro cn conjunto es més grande en sentido transversal que en sentido anteroposterior; cada una de ellas constituye un céndilo articular, hallindose ambos céndilos unidos por su parte anterior, mientras por la posterior estan separados mediante una eseotadura profunda o escotadura intercondilea. Los céndilos se denominan interno y externo, segiin su situacién, y se distingue en cada uno de ellos una cara inferior, otra posterior y dos laterales. Las caras inferior y posterior de los céndilos estén formadas por una superficie arti- cular que se articula con Ja tibia y con la rétula, Por la parte anterior ambas superficies articulares se unen, inelinandose una hacia otra para formar la garganta de la tréclea fe- moral; dispuesta ésta en un plano sagital, se termina en la escotadura intercondilea, si- tuada en la parte mas inferior del hueso. Constituida asi Ja ¢réclea femoral, esta formada por dos vertientes de las cuales la externa es més extensa, mas ancha y sobresale mas ha- cia delante que la interna, Las superticies articulares condileas contintian hacia atrés y ha- cia arriba de las vertientes de la tréclea; oeupan la totalidad de Ja cara posterior de los céndilos, describiendo una especie de espiral, euyo radio disminuye de adelante hacia atras. Tubér. supraconditeo ext. Tubée, supraccndites int Tubéccato det tercer aductor Céndito interno Escotadura intercondilea ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 175 Fermi Linea epiftéarta det feria Révula Céndilo interne Meseta tibiat Epitisis tibial superior Linea epitisaria proaunl de la tebe Taberosidad anterior de isis superior Epifisis supe fa tibia urida a la epitisi: del peconé Didfisis det peroné FIG. 183, RADIOGRAFIA LATERAL DE RODILLA EN NISO DE 5 ANOS. 176 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA La escotadura. intercondilea presenta dos caras laterales y un fondo, siendo este cén- cavo hacia atris; en las caras laterales se observan impresiones rugosas para la insercién de los ligamentos eruzados y numerosos agujeros vaseulares. (Fig. 182.) En la cara posterior de la extremidad y por encima de eada una de las superficies articulares de los céndilos, se encuentra un tubérenfo, denominade tubéreulo supracon- dileo (interno y externa), donde se insertan en parte los gemelos, (Véase fig. 182.) Por la cara anterior, ¢ inmediatamente encima de la superficie: troclear, se cneuentra una depresién provista de agujeros y de forma més o menos triangular, Hamada foseta su- peatroclcars en ella’ gc aldja' la rétula durante la extensién de la pierna sobre el muslo, La cara Jateral-intérna del céndilo-interno presenta-un saliente alargado en’ sentido vertical, denominado tuberosidad interna del: fémur, Por detras de él existe una depresién rugosa; donde se’insérta el: ligamento lateral interno de la rodilla, mientras que eri su par- te superior y correspondiendo a la extremidad inferior de fa rama interna originada por la bifureacién dela linea dspéra, destaca un tubérculo que sirve de. insercién al aductor mayor, por lo que recibe el nombre de tubérculo del gran aductor. En una-depresion ru- gosa, situada detras de este tubéreulo, se inserta el gemelo interno. (Pig. 184.) : La-eara externa: del. eéndilo externa. Neva en su-parte media la tuberosidad det cindilo externd, mientras ‘por. detrds y- al= g0 por debajo de ella se encuentra una depresién ‘alargada donde se’ inserta él amtisculo popliteo. En sendas fosetas sitna- das por ericima’ de la tuberosidad se in- sortan él gemelo externo y el plantar del- Tublrcuio del gado. (Véase fig. 182.) Suneficie Estructura. Se halla constituido ol “a cuerpo del iémur por un tubo de tejido insercién compacto, que encierra Ja médula del hue- igettyro 88 ¥ termina superiormente al nivel del ‘tint. pequefio trocanter e inferiormente a la al- ; tura de Ja bifureacién de la linea Aspera. Céndilo Este tejido compacto es considerablemente Teéetea femoral grueso y resistente en el borde inferior del Fic. 184, CARA INTERNA DE LA EXTREMIDAD IN- cuello, donde es amado por Roprt lamina BERIOR DEL FEMUR. 6sea subtrocantereana y de donde irradian faseieulos del mismo tejido hacia la cabeza y hacia el gran troednter. Las extremidades estiin formadas por tejido esponjoso, recu- bierto de tejido compacto; las trabéculas del primero se dirigen en la extremidad supe- rior oblicuamente, entrecruzindose en la unién del enello y la eabeza y yendo a terminar en ja superficie articular de ésta. Osificacién. E] euerpo del fémur se desarrolla mediante un centro primitivo que apa- reee en el segundo mes de la vida fetal. Tres centros secundarios originan Ja extremidad superior: cabeza, gran troednter y pequefio trocénter y aparecen a Jos dos, eines y ocho afios, respectivamente. El tnico centro epifisario inferior aparece dias antes del nacimien- to y tiene valor, por eso, en medicina legal, para apreciar la edad de los recién nacidos. La soldadura de los trocdnteres con el euerpo se verifiea entre los dieciséis y los die- ciocho afios, 1a de la cabeza hacia los veinte, y la de la extremidad inferior no queda terminada hasta los veinte 0 veintidés afios. ROTULA Se halla situada en la parte anterior de la articulacién de Ja rodilla y es aplanada en sentido anteroposterior, siendo mas gruesa y ancha en su parte superior o base, que en Ja inferior o vértice. Su forma general es triangular, presentando, ademds de base y vértice, dos earas y dos bordes, ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR VW Cara anterior, Es convexa en toda su extensién ¥ rugosa, mostrando numerosos ori- ficios vaseulares de distintos tamafios y una serie de estrias verticales, produeidas por las fibras de] tendén del cuadvieeps. (Fig. 185.) Cara posterior. Se distinguen en Borde superior ella dos porciones, de las cuales la su- perior es articular y mas amplia, mien- tras. la inferior .es més pequefia y no articular. La parte superior 9 superficie ar- fieular es lisa y se halla’ en relacién con la tréelea del #émur, ocupando las [-. Borde (ves enartas partes del total dela cara, tnterne Pregenta una cresta vertical ro- > ama, correspondiente a Ia -garganta de Ja tréclea fenioral, que divide a la su- perficie articular en dos facetas la- terales: interna y externa, ambas eén- cavas, pero mds fuertemente exeayada Jacexterna: que ‘la interna y adaptin- dose ¢ada una de ellas a la yertiente FIG, 185. ROTULA, CARA ANTERIOR. condilea de su lado. La faceta interna Sok lleva ‘wia pednefia cresta oblieua hacia abajo y adentro que la divide. en dos, ‘adaptindose Ja parte ms pequefia’o superointerna al cindilo interno en los movimientos de flexién forzada, mientras el reste de la cara se adapta a la escotadura intercondilea. (Fig. 186.) La parte inferior de Ja cara posterior es rugosa y estd sepavada de la superficie ar- tiewlar por un reborde de saliente eéneavo hacia arriba; esta superficie no articular queda ast colocada en un plano anterior al de Ja superficie articular, Su superficie se halla per- forada por orifieios vaseularcs y esta en relacién con el ligamento adipaso de la rodilla. Base. Es de forma triangular eon vértice posterior, hallandose inelinada de arriba abajo y de atrés adelante; es también rugosa, sirviendo de insereién en su mitad ante- rior al tendén del cuadriceps crural. Vértice. Se halla dirigido ha- Base cia abajo, es rugoso y presta inser- cién al ligamento rotuliano, Bordes laterales. Son muy , convexos y también rugosos, inser Carita, tandose sobre ellos los ligamentos interna rotulianos interno y externo, ast co- pore mo algunos haces museulares de los interno] vastos interno y externo. Estructura. Ta rétula esta formada por tejids esponjoso en casi su totalidad, pues el tejido com. pacto que la rodea es muy delgado. Osificacién, La rétuia se di Cara anterior Borde extern Caritla articular externa Borde externo arrolla a expensas de un solo eentro Veértice de ositieacién mie aparece a los dos FIG. 186, ROTULA, CARA POSTERIOR. afios. ESQUELETO DE LA PIERNA El esqueleto de la pierna esté Zormado por dos huesos articulados entre sf por sus extremidades, siendo més voluminoso ¢l interno o tibia que ef externo, Jlamado peroné. La tibia se artieula por arriba con el fémur y ambos lo hacen por abajo con el astragalo. 178 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA TIBIA La tibia es wn hueso largo, situado-en la parté anterior e interna de la pierna y di- rigido verticalmente, aunque dos ligeras evrvaturas le dan forma de S muy alargada; te superior es eéneava hacia fuera y la inferior edneava hacia dentro, Tiene un euerpo y dos extremidades. Cuerpo, El cuerpo es mas voluminoso cerca de las. extremidades , que .en su “parte media, y debido a su forma de prisma triangular, se distinguen en ét tres caras y'tres bordes. Bipind Tensor de Cacidad ©. dete Eatensor ta fascia lara glefoidee exterda’ tibie’ glendidea interna min gleiotdes externa tibia genoldea intern de os dedos | Vasco externo Superticie onabaile pind of semnizembiinese, Biceps Tabés Peroneo Fubéccuto-de / largo fat. interne Geedy para at : bial enteriér Fenda Recto interno rotutiano “sarrorio Semitendinose Borde intepne « Tibiat Borde externo~ anterior Cuervo Daca interne borde onteri Core eter doame “xtremidad infecior Maléole interno Superfivie actiratae pare af astrigato Fic, 188. TIBIA, VISTA POR DELANTE: Fic. 187, TIBIA, VISTA POR DELANTE. INSERCIONFS MUSCULARES, Cara interna, Esté en contacto con los tegumentos, siendo lisa en su mayor parte més 0 menos plana haeia los extremos, mientras que en la poreién media es convexa. Pre- sonta en su parte superior rugosidades donde sc insertan los mitseulos de la pata de ganso, © sea el sartorio 0 costurero, el recto interno y el semitendinoso. (Figs. 187 y 188.) Cara externa, Esta cara, claramente externa en su parte superior, tiende a hacerse anterior ¥ convexa en su parte inferior. Lleva en su parte superior una depresién rugosa donde se inserta el miasculo tibial anterior. Cara posterior. Es més o menos plana y presenta en su teveio superior una crests rugosa oblicua hacia abajo y adentro, lamada linea oblicua de la tibia, sobre la cual se ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 179 inserta el miseulo séleo. Por encima de esta eresta y legando hasta su labio superior, se inserta el poplite, y por debajo de ella, bordeando su labio. inferior, se insertan el flexor largo de los dedos y el tibial posterior, Hn ocasignes se llega a notar una eresta vertieal que divide la poreién de la cara posterior, situada por debajo de la linea oblicua en dos partes que corresponden a Jas zonas de. insereién de los dos ltimos. misculos mericionados, (Figs. 189° y 190.) Exping dé ta tibia’ Supecticie rétropspinal Slwisad glenaidea “| Cauidad,gtenoides intecra [oo excerne ‘Paberosicad esters Tendén ant. det. _ Semiraembearioso. facta actculae Tendon dir. parastl peconé semimembranoso' Linke obticwa Poplites: Byitte ingetini Sdleo > Flexor connin de Cuca poiterion 2h os dedos con su cesta ak tangitudénal ; Tibiat posterior “Horde externo Superficie porn —— at flexor comtin Baléato,. these Etcotedura peronea | Canateduca para el flexor propia Candladura para el tibiae posterior y ef Flexor contin FIG, 190, TIBIA, CARA POSTERIOR; IN- FIG. 189. TIBIA, CARA POSTERIOR. SERCIONES MUSCULARES. Borde anterior. Esté muy mareado en sus tres euartos superiores, por Jo que recibe el nombre de cresta de la tibia, y se desvia en su parte inferior hacia abajo y. adentro, para ir a terminar en el maléolo interno; por arriba va a perderse en la tuberosidad an- terior de la tibia. Es palpable en toda su extensién, ya que esta sitaado inmediatamente debajo de la piel. Borde ecterno. Este borde se halla bien sefialado en toda su extensién. En su parte inferior se bifurea, quedande comprendida entre sus ramas la superficie donde se articula el peroné, Sirve de insercién a la membrana interdsea. Borde interno, Es obtuso en su parte superior y bien mareado en la inferior, Sobre @ se inserta ta aponeurosis tibial. 180 TRATADO DE A NATOMIA HUMANA Extremidad superior. Fs bastante voluminosa, con su diimeiro transverso mayor que. el anteroposterior, Se halla formada por dos grandes masas laterales, denominadas tuberosidades: de Ia tibia, cuyas caras superlores Nevan superficies artiewlares, Tamadas cavidades glenoideas. La tuberosidad interna presenta cn su cara interna, cerea de la su- perficie urticular, um eanal transversal por donde se desliza ¢] tendén anterior del-misev-. Jo scmimémbranoso y hacia atrds una impresién rugosa vertical para la, insereién, del tendén direeto. del niismo miiseulo. En ta patte posterior dela fuberosidad externa existe una faceta articular plana y vuelta hacia abajo, atuera y atras donde. se artieula ta cabeza del peroné. Por delante y aluera se erieuentra un saliente, Mamade-lubéreado.de Gerdy, que sirve de’ insereién al tibial anterior: . Como va se ha dicho, Ja eara superior de ambas iuberosidades eva las dos cavida- des glenoideas, separadas entre si_por cl espacio interglenoideo. (Fig, 191.) La cavidad Superficie'retroespinosa: Espacio interespinoso Tubércato: spina de externe la tibia, a saad tubéccalo » Cavidas interno lenoudei “ Poxterna Cavidad gienoidea Supecticie intecna preespinosa “ Tubsrosidad anterior Fic. 191. MESETA DE LA TIBIA. glenoidea interna, mas amplia y e6neava que la externa, alargada en sentido anteroposte- rior, coneava transversalmente y easi plana de adelante atriis, se articula con el ¢éndilo interno del témur. La cavidad glenoidea externa ex mas corta, ligeramente eéneava trans- versalmente y se articula con el cdndilo externo de dicho hueso. El espacio interglencideo, situado entre ambas cavidades, Heva en su parte media un saliente rugoso, colocado més cevea del borde posterior que del anterior y conocido con el nombre de espina de la tibia; este saliente se termina por dos tubéreulos laterales, cada uno de los enales corresponde ala parte mis alta de la superficie glenoidea de su lado. En la tuberosidad anterior de la tibia, situada en la superficie rugosa que queda por delante de Ja espina, se inserta el ligamento rotuliano. En la parte posterior de la espina existe otra superficie, también ru- gosa, pero mas estrecha y excavada, Hamada superficie retroespinal. En las superficies preespinal y retroespinal se insertan los fibrocartilagos semilunares y los ligamentos ert. zados de la artieulacién de la rodiila. Extremidad inferior. Esta extremidad es menos voluminosa que Ja superior y tiene forma de piramide euadrangular, cuyo vériiee se confunde con ef cuerpo del hueso y euya base presenta una gran superficie artienlar, Esta es més aneha por fuera que por dentro, céneava de adelante atrds y lleva wna eresta obtusa anteroposterior que la divide en dos poreiones: la interna, de forma triangular, se eontintia con la cara externa del maléolo; la externa es euadrangular, Ambas se adaptan a las vertientes de la polea del astragalo, en tanto que la eresta que las separa corresponde a la garganta de la misma. (Fig. 193.) ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 18k Didfisis de ta wbia, Didhisis det pecdne Maléolo interna Maléolo externo Asteégato Tubéeculo escafoideo FIG. 192. RADIOGRAFIA POSTERIOR DEL CUELLO DEL PIE EN INDIVIDUO DE 18 ANOS. 182 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Las cuatro caras de Ja extremidad inferior se describen a continuacién: Cara anterior, Es convexa, lisa y prolongacién de la cara externa del cuerpo del hueso. Cara posterior. Presenta una depresién poco profunda en forma de canal que sirve para dar paso al tendén del flexor propio del dedo grueso, Cara externa. Lieva esta cara una eseotadura de contorno triangular eon vértice di- rigido hacia artiba, cuya parte inférior-es una faceta articular donde encaja la extremi dad inferior del peroné; la: parte superior es’ una’ superficie. rugosa’ que sirve de inser- cid al ligamento tibioperoneo, Ambas superticies se hallan eireunseritas por las ramas dé hifureacién del borde externo de la tibia. Cara interna, Destaca .en. ella tma_prolengacién voluminosa, dirigida.hacia abajo y. aplanada transyersalmente, lainada’ inaléolo’ interno. La cara externa del maléolo es ar. ticular y es continuacién dela superficie articular ya deserita de la base. La cara interna es rugosa y sé halla en contacto con la piel, Su borde anterior es rugoso. y grueso. El borde Canal det flexce propio del dedo grtieso Canal det flexor conitin de'los dedos Canal del tibial posiecior Superticie maleotar paca ta cara interna del astrégalo Superficie astragaling Fscotaduea peronea FIG, 193, EXTREMIDAD INFERIOR DE LA TIBIA, CARA INFEROEXTERNA. posterior, més grueso que cl anterior, presenta un canal oblicuo hacia abajo x adentro, por donde pasan los tendones del tibial posterior y del flexor comin de los dedos. El vértice de] maléolo es rugoso y lleva dos tubéreulos separados por una ranura donde sv insertin los haces fibrosos del ligamento lateral interno de Ia articulacién del encllo del pie. Estructura, Como el del fémur, el cuerpo de la tibia esté formado por un tubo de tejido compacto, euya luz es el canal medular. Las extremidades son de tejido esponjoso, revestido de una delgada capa de tejide compacto. Osificacién. Un centro primitivo origina el cuerpo de la tibia y aparece a principios del segundo mes de ba vida fetal, Otro socundario, que aparece inmediatamente después del nacimiento, da origen a la epitisis superior, salvo la tuberosidad anterior, la que se desarro- la mediante un centro independiente, euya aparieidn se realiza entre el segundo y el euar to aiio, Estas partes se unen al cuerpo del hueso entre los veinte y los veinticuatro afios. Por dltimo, un tercer eentro seeundario, que se desarrolla durante el segundo aio de vida, forma la extremidad inferior, 1a cual hacia tos diceisiete 0 Jos dieviocho afios queda soldada al resto del hueso. PERONE Es un hueso largo, situado en la parte externa de la pierna, por fuera y por detras de la tibia, articulaéndose superiormente con la tuberosidad externa de éste ¢ inferiormen- ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERLOR 183 Didfists de ta vidio edd ots del perond Linea epifisaria distal de fa tibia ine enitesarna del peeane Maléolo inierno Asirdgate Muleot del pecan Tubireulo escutoiden FIG, 194. RADIOGRAFIA ANTERIOR DEL CUELLO DE PIE EN NINO DE 5 ANOS, 184 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Taberosidad intetne del fémur Rétala Parte posterior de ta meseta tibial Epifisis superior Superficie articular del perdné del céndilo interno Epifisis tibial Tuberosidad anterior de la tibia Fic. 195, RADIOGRAFIA LATERAL DE RODILLA LIGERAMENTE FLEXIONADA EN INDIVIDUO PF 18 ANOS. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 185 Didtisis det Femur Linea epittsacia distal del fémur Epitisis distal det Femur Epitises del pron Epifisis proximat detaribia | Linea epifisaria proximal de ia tibia Diaisis de ta vibio FIG. 196. RADIOGRAFA LATERAL DE RODILLA FLEXIONADA EN NIRO DE 5 aNos. 186, TRATADO DE ANATOMIA HUMANA te con el mismo huese y con ef astrigulo. Presenta, cour todo hneso largo, un euerpe y dos eatremidades. Cuerpo, Posee forma irregularmente prisindtica, triangular, distinguiéndese por eso on él tres caras y tres hordes, Cara externd, a cara extérna [eva eh su tereii inferior una eresta oblicua: hacia abajo + hacia atras que la divide en. dos segmentos, el anterior de tos cuales: es amis’ o menos tHangular y est& en ‘contacto con Ta piel, mientras ¢) posterior tiende a dirigirse Apsfisis estiloides Tubércato lel. percneo lateral, Cuello. Targa largo Sdleo Peraneo fateral to ee Borde Borde ‘anterior externo” Cate externa Peroneo lateral corto Canales peca ios peconeos, luteeales Malvolo eererno FIG. 198. PERONE, CARA EXJERNA; INSER. Fic. 197. PERONE, CARA EXTERNA. CIONES” MUSCULAR! atras se halia en relavién eon Jos ten dones de los peroncos Jaterales, La parte stt- perior de esta eara es Higeramente acanalada en sentido vertical, y sirve de insereién al peroneo largo en su parte superior y al peroneo corto en la inte 197 y 148.) Cara interna. Destaca en ella una eresta longitudinal muy mareada que ta divide en dos porciones, una anterior ¥ otra posterior. Bn la parte anterior se insertan los extenso- res de los dedos y et peronco anterior, y en los dos tereins superiores de Ta posterior, el tibial posterior. Lia eresta se Hama cresta dnterdse, va que sobre ella se inserta el liganten- to interdseo. (Figs. 199 y 200.) Cara posterior. Es convesa, rugosa y mas estrecha por st porcisn superior, donde se inserta el miseulo séleo. En sti parte media es mis ancha, y da insereién al flesor del dedo grueso. El cuarto inferior de esta cara es interno, eome si ei Iueso hubiera sufrido 187 ‘iL MIEMBRO INFERIOR ESQUELETO DE SONY BI 3d OAMINIGN Na ONYALXA SaYOR 14 TAOS OaVAOAY OAYAINOZ! did TA WYALVT VJ4VEDOIMVY “661 ‘Old seprogn) osspypiaus ound) abuvjoy vsewu}sq _sabuv]o4 0222101 fi ppunbag o9iap jo omeesey | 2bunjps Dsousig — SDUDIDY V39I39), sap104798 ossmpyodu sauttag pun ppunbag ossp1012u opunbag puna paauniag 188 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA una torsién hacia deutro, volviéndose Ja eara externa hacia atré el agujero nutvicio del hueso, (Figs. 202 y 203.) Borde anterior, Muy marcado en st parte media, se bifurca inferiormente y en tanto que una rama se.contiuita con. cl borde anterior del maléolo externo, la otra forma cl libio anterior del canal de Jos peroneos, Borde intorno, Esta también muy seiialado en, su parte media;-en cambio, desapareee casi en'la inferior y es muy poco mareado en su parte superior. Sobre él se inserta el tie bial posterior, is. La cara posterior Neva Exzceimiditd snigverisr, cuello Stipes figh rugose S$iste0 para et sdlee “ae posterior oostertor Exvensor | comin de Extensoe fos dedos propio del Borde edo grueso Borde externa interno Flecor propio del edo grueso Peroneo anterior Canal detos \3AN Malécto jeranos externo taterates Tic. 201, PERONE, CARA INTERNA: TiG. 200. PERONE, CARA INTERNA, INSERCIONES MUSCULARES. Borde externo, Mientras en sus dos tercios inferiores es manifiesto, en el superior es obtusa y poco mareado; en su extremidad inferior, debido a la torsidn que parece safre el hueso, se vuelve casi posterior. Sirve de insereiin al tabiqne intermuseular posterior, Extremidad superior. Tiene forma ednica, aplanada transversalmente, y recibe el nombre de cabeza del peroné. Se halla separada del euerpo del hueso por wna porcidn estrecha 0 euello. La base del cono, inelinada hacia dentro y hacia delante, se artiewla con la faceta de la tuberosidad externa de Ja tibia. Kn la parte externa y por cneima de esta fuceta articular, se encuentra un saliente llamado apéfisis estiloides del peroné, en enyo horde anterior, rugoso y grueso, se insertan cl }igamento lateral externo de la rodilla y el tendén inferior del biceps crural. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 189 Extremidad inferior, Esté formada por una masa voluminosa y aplanada transver- salmente, Hamada maléolo externo, Su eara externa, rugosa, se halla en contacto con Ta piel v Heva-eri su tereio posterior un xeborde qué limita una superficie Higeramente aca- nalada por donde se deslizan los tendones de los peroneos laterales. La cara interna pre- senta una superficie articular de forma. triangular, con hase superior, que se articula con el astrégalo; por encima de esta cara. existe una superficie convexa de adelante. atras que se articula con la cara externa de Ja extremidad inferior de la tibia, y rmgosidades para la inserein del ligamento’intetéseo ‘peroneotihial; por atris y abajo se enenentra una de- Apatisis estitoides Exteemidad ‘superior, . cuello Supecticie rugosa | pacael sdleo ‘Sdteo Pesoneo 7 lateca Tibiat largo posterior Cara | posterior] — Borde Borde externo interno Peroneo Flexor lateral largo corto del dedo arueso Canal de los HPL Mcléolo peroncos MY externo {aterales FIG. 203. PERONE, CARA POSTERIOR: FIG. 202. PERONF, CARA POSTERIOR. TNSERCIONES MUSCULARES, presién rugosa donde se inserta el haz posterior del ligamento lateral externo de la artieu- lacién tibiotarsiana. Los bordes anterior y posterior del maléolo son rugosos y sirven de in- sereién a los ligamentos tibioperoneos. El vértice es romo, tiene una eseotadura rugosa don- de se inserta el haz peroneoealedneo del ligamento externo de la articulacién tibiotarsiana. Estructura, El euerpo del peroné, formado por tejido eompacto, tiene canal medular y extremidades de tejido esponjoso rodeado por una delgada capa de tejido compacto. Osifieacién. Se desarzolla el peroné a expensas de tres centros de osifieacién, umo que origina cl cuerpo y aparece entre los treinta o cuarenta dias de la vida fetal, y otros dos, seetndarios, que originan las epifisis; de éstos, el epifisario inferior aparece a los dos afios; el superior lo hace entre los tres y los seis, soldéndose el primero, con la didtisis, de los dieciocho a los diccinueve afios y el segundo entre los dieeinueve y los veinte afios. 190 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA ESQUELETO: DEL PIE Esté formado por tres grupos de huesos que de atris-adelante. constituyen:el tarso, el. metatarso-y los dedos. (Figs. 204 y 205.} Astedgalo : Cabeza Segurido metararsiano -Escafoides Segunda fatange Primera falange del segunda} Segunda cura; del segundo dedo dedo “ercera falange del) segundo dedo Segunda fatenge Primera Falange det del dedo gruese dedo grueso Primer metatarsiano oes Primers cuia RAP Boa Calcineo "Tubércuto escal cides Canal del flexor del dedo gordo ‘Canal caledneo interno FIG, 204, ESQUELETO DEI. PIE, VISTO POR SU BORDE INTERNO. TARSO So halla constituido por siete huesos corto, dispuestos, como los del earpo, en dos hi- leras. La posterior pose s6lo dos huesos superpuestos, el astrdgalo y el calcdneo, mien- tras la anterior estd formada por eineo huesos yuxtapuestos: el cubsides, el escafoides y los tres huesos cunciformes. Como consecuencia de esta disposicién, el tarso es mis angos- to en su parte posterior que en la anterior, El eonjunto de estos huesos, artieulados en- tre sf, forma una béveda, céneava hacia abajo y hacia dentro, completada hacia delante por el metatarso, sobre la cual descansa todo el cuerpo en Ja posicién vertical Astrégato Faceta peronea Cabeza Esca- foides Tercera curta Segunda cufia Primera cufta Calcénea Peimet metatarsiano Segundo metatarsiano ‘Canal para of peroneo largo Canal para el peconeo largo Cuboides ! metatarsiano metatarsiano Apéisis estiloides Falanges FIG. 205. ESQUELETO DEL PIE, VISTO POR FUERA. ASTRAGALO Es un hueso corto, situado en Ja parte mds alta de la béveda tarsiana, que se articula por arriba con los huesos de la pierna, por debajo con el ealedineo y por delante con el escafoides. Se distinguen en él tres porciones, una anterior o cabeza, otra posterior 0 cuer- po y una tercera intermedia 0 cuello. Como todo hueso corto, posee seis caras. _19L RIOR L MIEMBRO INFE ETO DE SQUELE ES SONY’ 40 ONIN Na did TS TV¥RLVT YjavwooIavy “907 “old paurxo. rns A aBunpp) nssuitig abupjoy bag sisyida ne B is one ooupsyng vproqng | abun oss p ucaad jp ji rogn sind speed | aounpos Dianna ppunbog puns pasunag 192 TRATADO DE ANATOMIA TIUMANA Cara superior, En toda Ja‘parte correspondiente al enerpo del hueso es articular, siendo convexa de adelante atrds » cincavn transversalmente, en Jorma, de: polea, por: lo que se Nama poled astragalina; os mas ancha, adelante que atvis y” Su vertiente. externa Cabeza, superticie escafoidea Superficie serticalar pystevoraterna Supectitie ‘maleotar interna Canal astragatino Superticie ucticalar antercinterna Supecticie para et ligament calcanco- escafoideo Cabeza inferior Superficie mateolar Polea astragatina teierne FIG. 207. ASTRACATO: CAKA SUPERIOR, ~~ * Fic. 2082 ASTRACALO, CARA INHERIOR miis amplia que la interna, Estin limitadas ambas vertientes por dos rebordes semicireu- Jares, de los cuales el externo es més elevado y mas agudo que el interno; se prolonga ha- cia atrés por una faecta triangular de base posterior. (Fig, 207.) Por delante de la polea, en el lugar correspondiente al euello, existe una amplia su- perficie rugosa, perforada por numerosos azujeros nutricios; en ella se aloja el horde ante- rior de la muesea tibial durante los movimientos de flexién del pie sobre la piern Cara inferior. La cara inferior presenta dos superficies artieulares, separada una de otra por un surco oblieuo hacia delante y afuera que recibe cl nombre de ranura o surco astragalino, La superticie articular anterior ¢s convexa y se halla dividida en dos facetas seeundarias; la posterior, en cambio, cs eéneava eon respecto a su didmetro mayor, que es cl transversal; ambas se artieulan con el ealedneo. (Fig, 208.) Cara externa. Lleva en su parte superior una faecta articular edneava de arriba abajo, de forma triangular, euya base se confunde o se contintia con el reborde externo de Ja polea estragalina, ¥ cuyo vér- tice, vuelto hacia abajo, deseansa sobre un satiente de cara ex terna del hueso, conocido con el Faceta Cabeza, nombre de apéfisis externa det peronea 0 superficie astragalo. So arti ‘a maleolac escafotdea o @ articula con la cara interna del maléolo peroneo. Por delante y por detris de la face- ta triangular existen zonas ru- gosas donde se insertan Jos liga- mentos peroneoastragalinos ante- externa Superficie Apéfisis externa rior y posterior, El resto de la posternexterna vara es rugoso y corresponde al FIG. 209. ASTRAGALO, CARA EXTERNA enello del hueso. (Fig. 209.) Cara interna, (‘omo la terna, presenta en su parte superior una faecta articular, en este easo en forma de coma, con la extremidad gruesa dirigida hacia delante y euyo horde superior coincide ¢on el re- ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 193 horde interno de la polea astragalina, y que recile el nombre de faceta tibial o maleolar mierna. Por debajo de esta superficie articular se enenentra una zona rugosa, donde se inserta el haz profundo del ligamento. lateral .intemo de la articulacién’ tibiotarsiana;, di- cha ‘cara rugosa so: prolongs hacia delante por Ja cara inter- Faceta maleoler interna na, también rugosa, del evctlo del hueso: (Pig. 210.) Cuello Cara anterior. Esta co. rresponde ala eara anterior de la eabeza y se-halla elaramente Cabeza limitada superior y lateralmen- Pole wsiragating. Canal det te por_un reborde bien’ mar- a Meson cado. Es articuiar en su’ tota. “dia tel dedo lidad, siendo eonvexa y“alar- ma ese gada transversalmente: Por su parte inferointerna . se. eonti- Fis, 210. ASTRAGALO, CARA INTERNA. mia con-la faecta anterior, va deserita on Ia cara inferior del hueso, Por sus rvlaciones, se-distinguen ett Ja superficie ar- tiewlar de la cabeza dos, segmenies: el superior s¢ articula eon el eseafoides, en tanto que cl inférior estd en relarién con el ligamento caleancveseafoideo interior. Cara posterior. Hs muy estreeha, dando la impresién de ser mas bien 1m ‘bordé que una cara, Leva un canal oblieuo hacia'abajo y adentro. por donde-se desliza el tendén del flexor largo. del dedo grueso. E] canal pasa entre dos iubéreulos, interno y externo, ha Méndose en ocasiones tan desarrollado este tHtimo, que denurieia su origen, ya que se trata de un huesecillo independiente, eonovido con el nombre de hueso trigono de Bardeleben, que se suelda con ol astrigalo. CALCANEO Es un hueso corto, situade por debajo del astrézalo en la parte posterointerior del tarso. Es el mis voluminoso de los huesos de esta regién y constituye cl esqueleto del ta- ln del pie. Alargad de adelante atris y aplanado transversalmente, se distinguen en él, como en todo hueso corto, seis caras. Cara superior, Destaea en esta cara un semento anterior que se articula eon el as- tragalo y se halla provisto de dos facetas articulares: la anterointerna, a veees doble, es eoneava y se articula con la faccta anterointerna del astrdgalo, mientras la posterior, eon- vexa transyersalmente, se articula con la faceta posterior del mismo hueso. Ambas su- perficies artieulares estan separadas por un sureo profundo, mas ancho por fuera que Superticre ara ef tendon de Aquiles Cara posterior Carita articular antecointerng Caritta articular Caritla articuior SSS postercexterna anierointerna Surco caicineo FIG. 211. CALCANEO, CARA SUPERIOR. por dentro, Hamato surco calednes, el cual, en el tarso artienlado, se opone al sureo astra- galino, quedando entre los dos el seno del tarso 0 hueco astragalocalcéneo. El segmento 194, TRATADO DE ANATOMIA HUMANA posterior de esta cara cs céneava en sentido anteroposterior y convexo transversalmente, rugoso y perforado por numerosos agujeros nutriefos, se halla en relacién con el tendén de Aquiles por intermedio de un paquete adipose, (Fig. 211.) Tuberosidad posteroexterna Tuberosidad anteriot Supecficie para el cuboides Tuberosidad posterdinterna~ . Canal calcdnéo int. FIG. 212, CALCANEO, CARA INFERIOR. Cara inferior, Es rugosa en-toda su. extension, estrecha y-convexa transversalmente, siondo mas © menos céncaya de adelante. atrég, Lleya en su parté posterior dos tuberosi- dades. En la posterointerna, mas voluminosa, se inserta el flexor corto plantar y el aduc- tor del dedo grueso, en tanto que sobre la posteroeaterna, mas pequefia, lo hace el ab: ductor del dedo pequeiio. Otro pequefio tubéreulo 0 tubérewlo anterior existe en la parte delantera de esta cara, y en él se insertan diversos ligamentos. El espacio comprendido entre el tubéreulo anterior y los posteriores presenta miiltiples estrias anteroposteriores, que son las impresiones del ligamento caleaneocuboideo inferior, que ahf se inserta. Igual- mente se observan en esta cara miltiples agujeros vasculares. (Fig. 212.) Cara externa, Es la mas plana de todas la caras del ealedneo, es algo rugosa y pre- senta numerosos agujeros vasculares. En su tercio anterior lleva el tubérculo de los pe- roneos laterales que se halla eomprendido entre dos canales oblicuos hacia abajo y ade- lante; por el canal inferior se desliza ei tendén del peronco largo lateral, en tanto que por el superior pasa el del peroneo corto lateral. Por encima y un poeo atris de estos canales, Faceta posteroextecna Cara posterior - Cara anterior Canal para et peroneo Canal paca corto lateral el peraneo fargo faterat FIG. 213, CALCANEO, CARA EXTERNA. ‘Tubérculo calcdneo externo se observa otro tubéreulo que sirve para proporeionar insercién al haz peroneocaledneo del ligamento laterai externo de la articulacién del cuello del pie. (Fig. 213.) ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 195 Cara interna, Es edneava de adelante atrés, y presenta un amplio canal dirigido hacia abajo y adelante, llamado canal catcdneo interno. Este canal se halla limitado ha- cia atrés.y abajo por la tuberosidad interna de Ja cara inferior, mientras que por delante Supecticie acticular posteroextecna Apéfisis menor, Superficie articular, anterointerna Cata posterior Caritia articular, para el cuboides Canal. para el Canal para el \ flexor propio flexor comin del dedo grueso de los dedos Canal caledneo interno Apéfisis mayor del caledined FIG, 214. CALCANEO;. CARA INTERNA, y arriba su borde esta formado por un saliente conocido con el nombre de pequefia apéfi- sis del caledneo, sobre el cual se apoya la faccta articular anterointerna de la cara supe- rior, En esta apéfisis, Hamada también sustentactlum tali, se obscrvan dos canales; el situado en la cara inferior o base de Ja ap6fisis deja paso al tendén del flexor largo del dedo grueso, mientras que por el otro, abierto en el borde libre de la apofisis, cerea ya de la superficie articular, se desliza el tendén del flexor largo comiin de los dedos, como se aprecia en la figura 214. Cara anterior. Lieva esta cara una superficie articular convexa transversalmente, en tanto que en sentido vertical es céncava en su parte superior y convexa en Ia inferior. En esta superficie, situada en. un saliente més o menos estrecho de la parte anterior del hueso que reeibe el nombre de apéfisis mayor del valcéneo, viene a articularse el eu- boides. (Fig. 215.) Cara posterior. Es mds amplia en su Caritla articular postero- Cacilla anterointerna parte inferior que en fa superior, siendo tam. "ne de fa cara superior de fa cara superior bién més rugosa en aquella parte, que es el lugar donde se inserta el voluminoso tendén de Aquiles; la parte superior, més lisa, como queda dicho, se halla en relacién con Ja bolsa serosa que separa a este tendén de la articu- lacién tibiotarsiana. Cara articular CUBOIDES para ef cuboides Esta situado en la parte externa de la segunda hilera del tarso y es de forma més 0 menos ctibiea, a lo que alude su nombre. Se articula hacia atras con el caledneo en tanto que por delante lo hace con el cuarto y quinto metatarsianos. Posee por razén de su forma, FIG. 215, CALCANEO, CARA ANTERIOR. seis caras. (Figs. 216 y 217.) Cara inferior o plantar, Lleva una cresta oblicua hacia delante y adentro que la divide en dos poreiones. Por la anterior, en forma de canal, pasa el tendén del miasculo ‘Cara externa det calcéneo 196 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA peroneo largo lateral, cuyo hueso sesamoideo puede producir una depresién en su lado externo; 2n los bordes del canal se insertan los. fascieulos superficial y profundo del li- gamento caleaneocuboideo inferior. La parte posterior de la cara es deprimida y sirve de-insercidn ‘a diversos ligamentos y miiseulos. Cara superior, Es mds ancha en su parte interna que en a externa, siendo rugosa e inclinada de adentro hacia fuera; posee numerosos agujeros vasculares. Cara. anterior. Es articular y leva dos facetas alargedas.verticalmente, Jas euales.se hallan separadas por una cresta oblicua hacia abajo y adentro; de dichas facctas, la in- terna se articula con el cuarto metatarsiano, mientras la externa lo hace eon el quinto me- tatarsiano correspondiente, Cara posterior. Esté eonstituida por, una’ grati faecta, céncaya: transversalmente y en sentido vertical, salvo en la parte inferior en que es convexa.en esta. tiltima, direccién; en ella se articula el caledneo. Leva en su parte interna e inferior una eminencia que se Vama apéfisis piramidal-del cuboides. Terce- ‘Bice. Cavided glenordea para ei astrdgalo racutta foides Tres faceias anteriores pata las tres cufias Segun- Cacilla posterior ‘da cufia para el escafoides Cara articutar posterior para el calcineo Cuboides Cara anterior para el cuarto’ Y quinio metatarsianos Primera cufa Cara articular anterior para et tercer metatarsiano- Faceta postecointerna para fa segunda cufa y anterointecna para el segundo metatatsiano Cara articular posterior para la faceta media del escafoides Cara articular interna para 1a primera cufia Supecticie para ef tibial anterior Carilta anterior para el primer metatarsiano FIG, 216, HUESOS DE LA SEGUNDA FILA DEL TARSO, CARA DORSAL. Cara interna. Posee una faceta articular en su parte media, de forma triangular con base superior, destinada al tereer hueso cunciforme. En su parte posterior presenta otra pequefia faceta alargada verticalmente, donde se articula el escafoides. Hl resto de Ja eara es rugoso, y sirve de insercién a diversos ligamentos. Cara externa. Debido a su escasa amplitud, esta eara puede también ser conside- rada como un borde, formado por la convergeneia de las earas superior e inferior. Asi con- siderado, el euboides adoptarfa entonces la forma general de un prisma triangular, euyas bases serfan las earas anterior y posterior. Forma parte esta cara o borde del borde exter- no del pie y posee un eanal, prolongacién del canal inferior que, al igual que éste, deja paso al tendén del peroneo largo lateral. ESCAFOIDES Es un hueso corto, alargado transversalmente y aplanado de adelante atris. Su par- te posterior es cOneava y se articula con la cabeza del astragalo, mientras en la anterior, convexa, se articulan los tres huesos euneiformes, Se distinguen en él dos caras, dos bor- des y dos extremidades. ‘Cara anterior. Presenta tres facetas de forma triangular, con base superior, separa- das entre si por crestas verticales, siendo la situada en la parte media la de tamafio mas pequefio. En conjunto, las tres facetas constituyen una superficie convexa y se articulan, procediendo de adentro hacia fuera, con el primero, segundo y tercero huesos cuneiformes. (Véanse figs. 216 y 217.) Cara posterior. Es de forma eliptica, con eje mayor transversal y fuertemente eén- eava; se articula con la cabeza del astrigalo. ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 197 Bordes. Son dos, superior e inferior, ambos rugosos y sirven de insereién a ligamen- tos; presentan muchos agnjeros vasculares, 1] borde inferior leva en su parte externa una faceta ‘articular gue “invade la extremidad externa, y esti destinada:a.artieularse - con. el euboides. Extremidades, La interna, redoudeada, saliente y rugosa, constituye ef tubéreulo del eseafoides, sobre: el cual se inserta el tencdéu del tibial posterior. La extremidad externa 8 convexa, y presenta casi siempre la pequefia faccta articular, destinada al enboides, que 8¢ ha descrito al tratar de) borde inferior, HUESOS CUNEIFORMES Como su nombre inidica, tienen forma de eufia,-siendo el-primero de base inferior’ y de base superior los otros dos. Se arti¢ulan con la eara anterior del eseafoides por detréa, ¥ con los tres primeros metatarsianos por delinte. Primer cuneiforme. Bs el mas interno de los tres. Su cara posterior, triangular y eoneava, tiene base inferior y se articula con Iw’ faceta, interna de la eara anterior del Carilta para la tercera cuita Caritta para et astedgalo Caritla calcénea Escatoides. \—Cresia del cuboides Cubsides Canaladura paca el tendén peconeo fargo Carilta paca el quinto metatarsiano Carilla paca ef cuboides ‘2 Tercera cuisa Segunda Cacilla para ef escafoides catia Coriltas: paca ‘ies cunas Caritia para el escafoides: Coritla para et escaf cides: Carillas para ta segunda cuta. yel segundo metatarsiano Primera cut FIG. 217. HUBSOS DE LA SEGUNDA FILA DEL TARSO, CARA PLANTAR. eseafoides. Ta cara anterior posee forma de media hima, es edneava hacia fuera y se artic enla con el primer metatarsiano. Ta cara interna es rugosa y saliente en su parte infe. tior, donde sirve de insereién al tibial anterior. La cara externa presenta dos facetas ar. tiewlares, destinada 1a anterior al segundo metatarsiano, mientras la posterior, en forma de escuadra, se artieule ron ef segundo hueso cuneiforme; el resto de esta cara’ es rugoso y sirve de insereién a ligaments interdscos. La cara inferior 0 base de este hueso, eonvexa ¥ Tugosa, presenta en la parte posterior um saliente que sirve de insercién. al tibial poste- rior y diversas rugosidades para inscreiones ligamentosas. E] Borde o cara superior ed Tn goso y més romo adelante que atvis. (Véanse figs. 216 y 217.) Segundo cuneiforme. Esté colocado entre el primer cunciforme y el tercero, siendo cl més pequefio de Ios tres. Su forma es la de una pirdmide cuadrangular de bage supe- rior. Su cura posterior tiene forma triangular, es ligeramente cncava y se articula eon Ja faceta media de la cara anterior del escafoides. La cara anterior es también triangular, céneava y se articula con la extremidad posierior del segundo metatarsiano. Las dos caras laterales son articulares, y mientras le externa, que se articula con el tereer cunei- forme es alargada vertiealmente, la interna, que lo hace con el primero, tiene forma de escuadra. La cara superior o base es rugosa y sirve de insereién a ligamentos. Por ulti. mo, el borde inferior o vértice es igualmente ragoso y da también insereién a diversos li. gamentos. (Véanse figs, 216 y 217.) Tercer cuneiforme. Situado por fuera det segundo y por dentro del cuboides, tiene por delante al tereer metatarsiano y por detras al escafoides. Su cara posterior, trian. gular y eOncava, se articula con Ia faeeta externa del eseafoides, on tanto que la cara an, terior, triangular y plana, lo hace eon la extremidad posterior det tereer metatarsiano. La cara externa posee dos facetas artieulares de las euales la posterior es muy amplia y se articula con el cuboides; 1a anterior, en cambio, es muy pequefia, se confunde con el borde antergexterno del hueso y viene a articularse con el borde posterointerno de la ex- tremidad posterior del: ctiarto metatarsiao. La cera interna presenta, igualmente, dos facctas alargadas verticalmente y planas; en la posterior se articula el segundo cunei- forme y en la anterior lo hace el segundo metatarsiano, Estas articulaciones laterales eon Apéisie estiloides del quinto metatarsiano Exteemidad posterior det quinto metatarsiano, caritfa articular para ef cuboides Carilla interna para el cuarto smetatarsiano- Exiremidad posterior del cudzto © mmetatarsiano, superficie para el cuboides Caritta interna para ia tercera cuiia Extremidad posterior del tercer metatarsianc superficie triangular y casi plana para.la teccera cufa Exteernidad posterior det segundo metatarsiano, stiperficie para la segunda cue Supecticie inteena para fa primera cufia Supérficie det primee meta- tarsiano para articularse con | ta primera cutie Primer metotarsiano Cabeza 0 ‘exteemidad anterior Primera talange del quinto dedo a Segunda fatange eg ‘ercera falange del quinto dedo FIG. 218. METATARSIANOS VISTOS POR SU CARA DORSAL. 1, carilla para el tercer metatarsiano; 2, segundo metatarsiano; 3, tercer metatarsiano; 4, cuarto metatar- sian; 5, quinto metatarsiano; 6, superficies internas para articularse con el segundo metatarsiano. metatarsianos, son debidas a que los tres huesos cuneiformes forman en conjunto, por sa parte anterior, una miuesca bastante profunida donde eneaja cl segundo metatarsiano La cara superior o base es rugosa, destinada a inserciones ligamentosas y presenta miltiples orificios vasenlares. El Dorde inferivr es igualmente rugoso para inserciones li- gamentosas. Estructura de Ios huesos del tarso, Todos los huesos del tarso estén formados por tojido esponjoso, rodeado por una dclgada ldmina de tejido compacto. Como en otros hnue- sos, la direceién de las trabéculas del tejido esponjoso esti en relacién con las presiones que el hueso debe soportar, Como conseeuencia, la direccién de las trabéeulas en unos hueses esté en relacién con la que éstas tienen en otros. La presién prineipal se ejeree ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 199 en la articulacidn tibiotarsiana, sobre Ia polea del astrégalo, De aqui la presién os divi- dida y transmitida haeia los lugares donde la planta del pic se apoya en el suelo. Esta transmisién se realiza principalmente mereed a Jos dos grupos de trabéeulas. Uno de‘cllos, desde la polea del astrigalo se dirige oblicuxmente hacia abajo -y: atviés, atraviesa este hueso y se contintia por otros grupos de trabseulas del ealedneo hasta terminar eo el punto, de apoyo: del talén. Las del otrd grupo se dirigen oblicuamente hacia abajo y ade- “ Apofisis estitoiiies det quinio metatarsiario Extcemidad posterior det quinto mmetdtarsiano, superticie aeticulae pard el cafioides; Carilla atieuter para et cuarto metatarsiana | Carita. artivalar para el quinto metatarsiano: Extremidad posterior del cuarto | | metatarsiano, superficie articular para el cuboides Cacilla para el cuarto metatarsiano Extcemidad posterior del tercee metatarsiano, superficie articular paca la tercera cuba Superficie articular ~ j para la tercera cua y ef lercer metatarsiano Extremidad posterior del segundo metatarstano, -uperticie articular pata la segunda cufa Extremidad posterior det primer metatarciano para ariiculurse con fe primera cuba Quinto ‘metatarsiano Extremidad anterior 0 cabeza Extremidad anterior 0 cabeza Fic. 219, METATARSIANOS VISTOS POR SU CARA PLANTAR, 1, primer metatarsiano; 2, segundo metatarsiano; 3, tercer metatarsiano; 4, cuarto metatatsiano. lante y se eorresponden con trabéeulas del mismo sentido del eseafoides y de los huesos cuneiformes, hacia los primeros metatarsianos Osificacién. El calcdnco es el tinieo bueso del tarso que se desarrolla mediante dos centros de osifieacién. El centro primitivo aparcee a los seis meses de la vida fetal y el seeundario de los seis a los nueve afios; este tiitimo origina Ja cara posterior del caledneo y se suelda con el primero a los dieeiséis afios. Los otros huesos del tarso se forman a par- tir de un solo centro para cada uno, siendo el del astragalo e! primero en apareeer, ya que se desarrolla antes del nacimicnto; ¢l del euboides y el del tereer euneiforme aparccon al primer affo de vida; el del primer eunciforme, en el segundo; el del segundo eunci- forme, en el tereer afio; por iiltimo, el del escafoides, que es cl més tardio, hace su apa- ricidn entre los afios tereero y quinto, 200 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA METATARSO Esta formade por-cineo huesos que se desiynan de ailentro afuera conto metatarsianes um primero, segundo, ete, ¥ que'se hillunarticnladas por atvés con-los hucsos de la ‘sex: da. hilera del tarso, mientras por delante s¢ articulan con Jas extremidades poste! de. las primeras, falanges, Como los-melaearpianos, pascen caracteres que son comunes @ tudes y oftos partion: lures a cada wno de. ellos. o CARACTERES COMUNES A LOS METATARSIANOS El -euerpo de estos huesos tiene fornia du’ prisia triangular, Su ara dorsil es. tads ancha atris que adelante y ligeramente convexa. Las «los. caras laterales limitan, eon Jas correspondientes de los motatarsianos. ade yaeertes, los espacios. imterdseos, oeupadus en estado. Zreseo’ por’ los muisculos: inter. ds603, Do los: tres Bordes; te es interior 6 plantar, de coneavidad vuelta hacia aba- Asteégato. 5 J, mientras los otros dos son laterales, La extremidad posterior presenta on su cara posterior una superficie articular de forma triangular y base superior que se-artieula eon log hucses del tarso. Las ecaras laterales de esta extremidad llevan en su parle posterosuperior pequetias face- Cuboides tas articulares, tna a cada lado, para los metatarsianos adyacentes. (Fig. 248.) La éxtremidad anterior presenta wia superticie convexa, lisa y articular, Ma- mada cabeza, Ja cual es mis ancha en su poreién plantar y aplanada transversal. mente; Heva en sus caras laterales una sw perticie rugosa excavada ¥ provista de un Meiaterso tubéreulo que sirve de jusereién al liga- mento lateral de Ja articulacién metatar- sofalfingica, (Fig. 219.) ~Catcaneo Astedgate: Escafoides, Tercera cua, Segunda cuna Primera cua Tiggee — CARACTERES PARTICULARES DE LOS METATARSIANOS Sequadas folanges Primer metatarsiano, Posce un cuer- Fatanges po volurainoso, euya extremidud posterior ungueates est dotada de una superficie articular eéneava de forma de media luna con eje mayor vertical, que se artiewla con la eara anterior de la primera enfia. Por sn eara Fic. 220, ESQUELETO DEL PIE, CARA PLANTAR, interna, esta extremidad Ieva un tubéren- lo denominado tubérewlo interno, sobre el cual se inserta cl tibial anterior. En la unién de su cara externa con la inferior existe otro tubéreulo, llamado apéfisis estiloides, qne sirve de insereién al peronco largo, como se aprecia en las figs. 220 y 221. La extremidad anterior del primer metatarsiano est’ aplanada de arriba abajo y presenta a menudo, en su cara inferior ¢ interna, depresiones o ranuras anteroposterio- res que se hallan en relacién con huesos sesamoideos. ESQUELETO DEL MIEMPRO INFERIOR 201 Segundo metatarsiano, Es el mas largo de todos y su extremidad posterior termina en una superficie triangwlar de base superior, que se artieula con la seeunda eufia; eada una de tas caras laterales de esta extremidad leva: dos facetas, estando: destinadas. las‘ del lado interno a la primera enila, mientras que tas del Jado externo se-artienlan-con Ja ter- cera cufia ¥ el tereer metatarsiano, Tercer metatarsiano, La vxtremidad posterior termina en una cara, también. trian- gular, destinada. ala tereera-cufla. Su-éara interna presenta dos.faectas superpuestas que se atticulan con el seguado motatarsiano ¥, Ja estorna, una sola para el cuarto. Cuarto. metatarsiano. La faceta de su extremidad posterior que se -articula con el euhoides ¢s cundrangular y_ plana. La-cara interna de. esta. misma ‘extromidad “presenta dos fagetas, atticuliindose la. posterior con la tereera cutia y la anterior con el tereer me tatarsiano, mientras su eara externa’ posce una sola para el q Quinto. metatarsiano.. La faceta de Ja base de. su extremidad posterior esde forma triangular y se articula eon el eubsides. En su eara interna Ia tiis: ma extremidad lieva una faecta arti. cular para el cuarto metatarsiano; su cara externa, en cambio, presenta un. saliente muy mareado conoeido eon el nombre de apdfisis estiloides del quinto imetatarsiano, que sirve de insereién al tendén del peroneo corto lateral. (Fis gras 222 y 223.) Estructura, Los metatarsianos, como los metaearpianos, tienen su cuer. po formado por tejido eompacto bas- tante grucso, provisto de un reducido canal medular; sus extremidades son de tejido esponjoso, recubierto de nna delgada lémina’ de ‘tejido eompacto. Osificaci6n. El primer metatar- siano se forma a expensas de un centro primitive que origina el enerpo y la extremidad anterior y de otro sceunda- rio para la extremidad posterior, En cambio, los cuatro restantes so origi- nan mediante un centro primitive pa- ra el cnerpo y la extremidad posterior, que aparece a los tres meses de la vida fetal, y de otro seeundario, destinado a la extremidad anterior, cuya apari- cién se realiza entre los dos y los cuatro afios. La anomalia en el desarrollo del primer metatarsiano obedece a las mis- mas razones que se han sefialado a ito metatarsiano. Tendon de-Aquiles Pedio Peroneo, corto Peroneo anterior Interdseos dorsales Interéseos plancares Primmee tendén del pedio Extensor propio del dedo grueso Extensor comtin’ de los dedos FIG. 221. ESQUELETO DEL PIE, CARA DORSAL: INSER CIONES MUSCULARES. propésito del primer metacarpiano, es decir, a que en realidad este hueso es homdlogo de la primera falange de los otros dedos DEDOS DEL PIE Se hallan formados por Jas falenges. Hstas son andlogas en sus caracterfsticas, nie mero, disposicién, forma, estructura y desarrollo, a las de los dedos de la mano. Unica- mente por su tamaiio pucden distinguirse unas de otras. 202 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA HUESOS SESAMOIDEOS Son pequefios huesos, de forma y aparicién variables, que se desarrollan’ después del nacimierite alrededor de algunas articulaciones 0 en. el: interior de ciertos tendones, Los huésos sesamoideos periarticulares son frecuentes en la mano y en el pie. Los de la. mano.se presentan en la cara interna y externa de Ja artieulacién metacarpofalangica del pulgar, alojandose generalmente-en el: ligamento glenoideo. También se les encuentra eet fishiiita ae: Caledneo: Astragato Escafoides Segunda cufa Primera cufia Cuarto metatarsiano Prime Quinto metatarsiano metatarsiano Segundo ‘metatarsiano Teccer metatarsiano Segundas. Primecas falanges falenges Falange ungueal Fic, 222. EsCUELETO DEL PIE, CARA DORSAL en Ia cara palmar de la articulacién de la primera con la segunda falange del dedo pulgar y en la misma cata de la articulacién metacarpofalangica del indice y del meftique; todos ellos se hallan desarrollados en el espesor del tejido fibroso que cireunda la eavidad gle- noidea de Ja articulacién correspondiente. En el pie apareeen en la cara interna y externa de la artieulacién del primer meta- tarsiano con la primera falange del dedo grueso, Son éstos los mis constantes, se desarro- Han en el espesor del fibroeartflago glenoideo y al ereeer se introducen en el cartilago diartrodial, produciendo impresiones més o menos profundas en la extremidad anterior del primer metatarsiano, También es frecuente el desarrollo de estos huesos en la cara plantar de Ja artieulacién de la primera con la dltima falange del dedo grueso, y con ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 203 menos frecuencia, en Ja cara plantar de las articulaciones metatarsofalingicas de los de- dos segundo y qinto. Los huesos sesamoideos intratondinosos son més frecuentes en el miembro inferior, siendo tipo de ellos la rétula, que se.desarrolla en el interior del tendén del- euadriceps crural. También pueden originarse, aunque con menor frecueneia, en ol tenddn del gemelo externo, del peroneo largo y del tibial, posterior. En el miembro superior, algunos auto- Tendon de Aquit Flexor corto plantar. Abductoe del quinto Aductor del dedo grueso ode Tibit ‘Accesario del flexor posterior x comin Abductor del Aductor del ‘quinto dedo dedo geueso” Flexor corto, del dedo geueso ‘Oponente det quinto dedo Abductor oblicuo del dedo grueso Abductor transverso det dedo grueso Flexor corto de los dedos Flexor largo de los dedos Fic, 223. ESQUELETO DEL PIE, CARA INFERIOR; INSERCIONES MUSCULARES. res consideran como hueso sesamoideo al pisiforme, mientras otros, con mas razén, lo in- cluyen entre los huesos del carpo. Estos huesos cortos tienen su origen en nédulos cartilaginosos que aparecen antes del desarrollo de las artieulaciones, aunque su osificacién se realiza tardfamente. Segtin cier- tos investigadores, los linesos sesamoideos intervendrfan en la ampliacién articular, en Ja proteccién de las articulaciones y aun se les ha Megado a atribuir un papel més o me- nos importente en Jos movimientos que los tendones verifiean, Tampoco sc ha demostrado, de une manera eoncluyente, que su desarrollo esté intimamente relacionado con agentes meednicos, euya aceién se ejereiera sobre esas articulaciones, 204 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA EPOCA DE APARICION DE LOS PUNTOS DE OSIFICACION DE LOS HUESOS DE LA CABEZA PUNTos | : SOLDADURA “DE. LOS | PUNTOS HUESO PRIMIIIVOS —_.; PUNTOS COMPLEMENTARIOS | COMPLEMENTARIOS CON” EL. : PUNTO. PRINCIPAL Frontal 40. dias 6 de cada. fad0.“Espina nasal, | 7 aiios. Punic esfénoidal: Punto de Ja |polea del. oblicuo mayor, 17% ames, Cotnete’ superior ‘5% mes, 6 aiios, [Lamina cribosa en el nacimien- |e. Crista ‘galli después del na- cimiento. i Etmioides [AP mes Esfenoides Bee, mes Pequefias alas 3er. mes. Cuer-|6 afios, po est. 4?-mes, Pico 0 rostrum | 3° mes, Parte post. esf. 3er. mes. Grandes alas er. mes. Base apdf. pterigoides fin 2° mes, Parte post. senos cav. 4? mes, Cornete Bertin 6° mes. | Occipital Ber. mes Punto basilar 3er. mes. “All final adolescencia. Puntos laterales 214 meses, | | 3. puntos escama 3-4 meses. ! Parietal 45: dias 1 I 1 ~ Temporal 3. para escama. 3er. let, aio. mes Centro coclear inferior. Centro coclear superior Centro coclear anterior. (Vér- tice caracol.) Centro coclear posterior, (Base Petroso, caracol y cond. aud, interno.) 17 puntos | Centro promontorio, (El mas 4? mes precoz.) Centro cond. semicixcular ane. | vestibulo, conducto semicircular } {sup. y tegmen tympani. Cond. : semicircular post, Timpenal puntos para huesos del oido. 59 mes [Estilohial | 8° aio EPOCA DE APARICION DE LOS PUNTOS DE OSIFICACION DE LOS HUESOS DE LA CARA BUNTOS SOLDADURA DE LOS PUNTOS HUESO PRIMITIVOS PUNTOS COMPLEMENTARIOS | COMPLEMENTARIGS CON EL 8 PUNTO PRINCIPAL Maxilar inferior. 2 puntos 30 dias. |Punto mentonizno a los 50 idias, Punto incisive, Punto [condileo. Punto coronoides. | Punto de la espina Spix, Después def nacimiento Maxilar superior, | Final del 29 mes. 5 puntos: malar. orbitonasat. !Después del nacimiento. nasal, palatino, incisive. | ESQUELETO DEL MIEMBRO INFERIOR 205 SOLDADURA DE LOS PUNTOS PUNTOS i HUESO PUNTOS COMPLEMENTARIOS |COMPLEMENTARIOS. CON EL. | PRIMITIVOS i PUNTO | PRINCIPAL Malar. 29. mes vida feeal. | | | gees i Tee Huesos propios. de | er. mes de 1a vida I Ta natiz. fetal. Indiat lHest Same dglen ee - — Unguis. (Final 3er, mes vida | fetal. . + Palatino. |Medio 2° mes vida! “fecal. i \ ; - : Cornete inferior. 4° mes después del j nacimiento. : _ Vomer, 2 puntos final 2° mes EPOCA DE APARICION DE LOS PUNTOS DE OSIFICACION LAS COSTILLAS Y BL ESTERNON DE LAS VERTEBRAS, puntos SOLDADURA DE LOS PUNTOS HUESO PRIMIT OOS PUNTOS COMPLEMENTARIOS |COMPLEMENTARIOS CON EL PUNTO PRINCIPAL Vértebras, Se inicisn| 1 para el cuerpo. 2!2 para el cuerpo (anillos mar- |De 4 hasta los 24 aiios. con Ja 12* dorsal] para pediculos. ‘ginales) : 4 apofisis articulares; | sucediéndose hacia| 2 para las laminas y arriba y bacia abajo. | Sacro. Céccix, Esternér Costilla 4 para vértices apéfisis espino- sas y transversas, parte ant. apofisis es- i 14 a 16 aiios, pinosa, 2 para apofisis trans- | versa. 40 a 50 dias. | I Identicos a las vérte- |Entre 12 y 16 afios, | bras, Aparecen del 49 al 6? mes y se suel- dan entre 2 y 6 aiios. i Para cuernos supetiores y late- | ‘rales, Puntos para el cucr- po después del naci- miento. | 1 para manubrio. 1|Para escotadura clavicular. para 2? estemebra 1 xifoideo. El resto dobles. 6° mes vida fetal. i | En el extremo poste. tior. Punto primitive cos- tal en 2° mes. 8 Para Ia cabeza y tuberosidad costal. 15 a 18 afios. 12 a 25 afios, Entre 25 y 50 afios. De 20 a 25 afios. 206 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA EPOCA DE APARICION DE LOS PUNTOS DE OSIFICACION DE LOS HUESOS DEL MIEMBRO SUPERIOR. SOLDADURA. DB’ Los” PUNTOS PUNTOS HUESO PUNTOS COMPLEMENTARIOS | COMPLEMENTARIOS CON EL PRIMITIVOS PUNTO PRINCIPAL Clavicala. 30 dias. 20 -aiios. 23 2 25 aiios, Oméplato: 50 dias ‘Acfomio ‘14 2°18 afios 18 a 20 aios. Coracoideo punto. principal 9 a F2 meses yaccasorio, 142 131 | afios. + = | Glenoideo: 10.2 12.afos. 15 a 18 afios. Glenoideo “inferior. 16 a 18[16 a 18 afos afios. i Punto ‘espinal 15 3.20 ‘afios. Punto angular 16a 18 afios. (22 a 25 afios. Himero, 40.245 dias, |Punto cefilico 4 2 6 meses. | Troquiter 2a 2% aiios, F. 20 a 22 afios. Troquin 3 a 4 alos. (M, 22 a 25 aifios. t | Condileo 10 meses a 2 afios. | Troclesr 10 a 15 afios. FL 17 a 18 afos. Epitroclear 6 a 8 aftos, 'M, 18 a 20 aiios. i Epicondileo 10a 12. aos. | Cibito. 35 a 40: dias | Punto tefilico 7-29 afios, | 20 a 22 affos 'Olécrano 10 a 14 afios. 18 a 20 ajfios, . Punto cefitico 3a 6 afos. F. 15 a 16 afios. Radio. | 40 dias, M. 17 a 18 afios. Epifisis inferior, F.18 a 20 aes, M. 20 a 25 aiios, | Tub. bicipital 13 a 14 afios.| 17 afios. Escafoide, 5 a 6 aiios. | Semilunar. 3a 5 aiios. Piramidal. 2a 4 aifos. | Pisciforme. 9a II afos. i Trapecio. 4a 6 afios I Trapezoide. 4 a 6 afios, Hueso grande. 4% 4 59 mes y aun en |el_nacimiento. I Hueso ganchudo. | 4° a 5° mes. Apéfisis 10 2 12 afios 12 afi. lee, Metacazpo. | 3er, mes. Epifisarios 3a 4 afos. —P, 14 a 15 aos | M. 15 a 16 afos. 2 Meracarpo. 3_ meses Epifisarios 3 a 4 afios. i Ber. Metacarpo. 13. meses, Epifisarios 114 a 214 aiios, 4° Metacarpo. 3. meses, | Epifisarics 3 a 4 afios, F. 14 3 15 aiios. i M. 15 2 16 anos 5° Metacerpo. 3. meses. | Epifisarios 3 a 4 afios. las. 5 Falanges, 2 meses. 2 afios, de 16 a 20 aios. 2as, 5 Falanges. 2 a 3 meses. de 2 a 3 afios. 16 a 20 aiios. Bas, Falanges, 2 meses 2.23 afos. /16 a 20 aos. - EPOCA DE APARICION DE LOS PUNTOS: DE OSIFICACION DE LOS HUESOS DEL MIEMBRO. INFERIOR, PUNTOS SOLDADURA DE 108) PUNTOs HUESO. paikgekeas PUNTOS COMPLEMENTARIOS' | COMPLEMENTARIGS | CON . EL PUNTO PRINCIPAL Hueso_iliaco, a3 meses a los. 12 6.14 aiios. Entre 20 y 25 alos, Puntos ‘iliaco, pubia-| Puntos’ cotiloideos aut. y. post: no: € isquiitico, Espinas illacas, isquica, espi- | nas cidtica y- del pubis y ceesta| iliaca, | oa Femur, 40-345. dias, F. 18 alos. Punto cefilico de 8 2.12 me- ses, M, 18 2 20 afos. i Trocinter mayor 3a. 5. aos. ‘Trocénter. menor 8:4 10-afios;| 16 a 18 afios. Punto. interteocantéreo. 18 2 20 afios, Tibia, Epitisis superior 9° mes. 9 a 20 aios, wpe Epiliss inferior 7° 38% mes. 17 2 79 ties ‘uberosidad 11 a 12 aos. | 18 afos. Petoné. | 60a 70 dias. [Epifisis superior 4 » 5 afos.| 19 a 21 anon nn Epifisis inferior 9 a.12 meses.|1g a 20 aos. . “| Calcaneo, 5 a 6 meses. 7 a9 altos. F. 16 a 18 afios, 1M. 18 a 20 aftos, _ A Asteigalo, 8° a 9 mes. Hiueso trigono 8 afos. 16 a 18 afios, Escafoide. 3 a 5 altos, : | Cuboides. 3 a 6 altos. 1 | Cuneiformes, 19 y 28 223 aftos. | 3° 10 a 12 meses. | 19 a 5° metatarsos. | 3 meses, | Epifisis 3 a 4 afios, F. 15 a 16 afios. ! M. 16 a 18 aiios, as, Falanges. 3° a 4? mes + ; 2as. Falanges. Dedo grueso 75 dias.|3 a 4 afios de 16 a 22 aos, resto 5? a 99 ‘mes. 3as. Falanges, 2° y Ber. dedo 2 me-| | ay 59 3% a 5 | meses, Las fechas mareadas en la tabla anterior son promedios en un individuo normal. Sin embargo, hay que hacer notar que existen niicleos de osifieacién, eomo el de la ea. beza humeral, la apéfisis inferior del radio y el hueso grande del carpo para el miem- bro superior y los ntieleos diafisarios del fémur, de la tibia y del peroné, asi como los micleos epifisarios inferior del fémur y superior de a tibia y los nacleos del astrégalo, del caledneo y del euboides, que pueden hacer su aparicién antes del nacimiento. CAP. 9 ARTICULACIONES PREPARACION. EI estudio. de tas artieulaciones. ahordaré, los ‘signientes. puntos: superficies artieu- lures, edipsulas artieulares y Hgamentos de refuerzo, sinoviales, sus expansiones y franjas: relaciones de estos diversos elementos. Para disecar una artieulacién y sus diferentes partes, se eortarén los huesos que Ia forman a conveniente distancia de la interlinea articular y se proeederé a separar la piel, las aponeurosis, los miiseulos y las bolsas serosas, asi como las arterias y los nervios que tengan relacién directa con lla. A veces, deber’in ser conservados cicrios tendones que, por sa disposicién, no se pueden desprender de la edpsila articular six que ésta sea des. truida, como sueede con el tendéri del biceps cn. la: articwlacién del hombro. Despojada la articulacién de sus envoltnras, se proeederd a separar sus ligamentos de refuerzo; para ello sera ventajoso colocarla en posicién tal, que éstos permanezean ex- tendidos, ya que asf es mds dificil correr el riesgo de destruirlos con el bisturi o la tijera. Al mismo tiempo, se conseguird mejor Ja discecién de la edpsula articular, procurando hacer los cortes paralelos a la direccién de sus fibras para lograr, hasta donde sea posible, la mayor integridad de ella, La preparacién de Ja sinovial y sus expansiones requiere la inyeccién de la cavidad articular, para lo cual se pone la articulacién en agua ealionte a 60° 6 70°C, durante 10 mi- nutos. Se hace uso de una jeringa de eristal de 100 e.e., provista de aguja grucsa de bisel corto, y previamente calentada a la temperatura dicha. Como substancia inyectable, se em- plearé scbo fundido colorcado por medio de azul de metileno, de azul de Prusia, ete., y sc inyecta atravesando Ja capsula y*la sinovial. La distensién de ésta muestra sus expansio- nes con toda claridad, las depresiones correspondientes a los lugares donde se hallan si- tuados los ligamentos v también las insereiones y la disposieién de las fibras capsulares, Si se trata de conscrvar la pieza anatémica, se procederé a su seeado y barnizado para montarla conyenientemente. Para observar las franjas sinoviales, es indispensable destruir la articulacién, abrien- do la eapsula y Jos ligamentos perpendicularmente a su cje. Entonces se podra completar el estudio de la articulacién, examinando no sélo las franjas, sino también los meniscos interartieulares y las superficies articulares recubiertas de eartilago hialino. ARTROLOGIA La Artrologia o Sindesmologia estudia las articulaciones, también Hamadas junturas © coyunturas. Se entiende por articulacién el conjunto de formaciones blandas y duras que sirven para unir a dos o mag huesos. En toda articulacién se pueden distinguir Jas superficies seas y las partes blandas, interdseas o periféricas. Atendiendo a sus movimientos, se dividen das articulaciones del siguiente modo: 1s Articulaciones méviles o diartrosis. 2° Articulaciones semiméviles 0 anfiartrosis. 2? Articulaciones inméviles 0 sinartrosis. 208 ARTICULACIONES Diartrosis. Son articulaciones mé 209 s, cuyas superficies articulares poseen forma variable, pudiendo ser e6ncavas, conivexas, en forma de polea o més o menos planas, Se hallan revestidas por un cartilago articular de espesor variable y de gran elasticidad. Cuando Jas superficies:artieulares no se ajustan.exae. tamente, s¢ logra su:adaptacién mediante 14: minas:.fibrocartilaginosas, -llamadas . meniscos articulares, de grosor y superticies niuy ‘vatia. bles, segdn ‘la diserepancia de Jas superficies éseas. (Fig. 224.) : Cuando una. cavidad articular no‘ recibe completamente li eorivexidad..del otro’ hueso, se aumenta la primera por medio de un rodele periarticular o marginal, insertado sobre.la pe- riferia de la cavidad, cuya cara libre se halla vuelta hacia la cavidad articular y cuyo car- tilago de revestimiento se continia con el ear- tilago de la superficie ésea. Las diartrosis presentan procesos de unién, constituidos por una cdpsula articular en tor. ma de manguito fibroso, cuyas extremidades se insertan en los rebordes éartilaginosos.o a cier- ta distancia de ellos, cubriendo con sus fibras porciones més 0 menos extensas y no artieula- res de los huesos correspondientes. Iva cépsula articular esta reforzada por formaciones fibro- sas, Nlamadas ligamentos; de éstos, unos forman Extremidad inferioe del metacarpiano Céndito cubierto de cartilago hialino Fibcoeartilago So: “me articular H} Capsule articular Cavidad glenoidea, ‘también cubierta de cartilago Extremidad superior de fa falange FIG. 224. CORTE DE UNA ARTICULACION ME- ‘TACARPOFALANGICA. cuerpo con ella simulando verdaderos engrosamientos capsulares mientras otros son in- dependientes y sélo en sus insereiones ticnen relacién intima con la edpsula. ‘Nécleo gelatinoso Ligamento nto verte ene ‘comin posterior comin Haz profundo det anterior ligamento vertebral comin posterior Corte sagital del menisco untervertebral Corte sagital det cuerpo vertebral Fic, 225. ANFIARTROSIS INTERVERTEBRALES, Ligamento vertebral Se Haman ligamentos activos a los miiseulos periarticulares que también contribuyen por su propio tono a man- tener unidas las superficies articulares. La ecdpsula articular esté recu- bierta, interiormente, por una mem- brana que secreta un liquido viseoso y transparente que hace las veces de li- bricante, facilitando los movimientos articulares. La membrana recibe el nombre de sinovial, y el liquido visco- so se Nama sinovia. En muchas articulaciones de la cara interna de la sinovial se despren- den salientes de forma y volumen muy variables, los euales se hallan forma- dos por masas adiposas thy vasenlari- zadas, Constituyen estas prolongaciones las Hamadas franjas sinoviales, que sir- ven para rellenar los espacios que entre las superficies articulares se pro- dueen durante ciertos movimientos. De la sinoviel emanan también prolongaciones hacia el exterior, las cuales, atra- vesando la edpsula articular, van eon irecuencia a coloearse debajo de los tendones pe- 210 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA riarticulares, favoreciendo sus movimientos; por Jo comin, la cavidad de estas prolonga- ciones ‘comimnica’ con la: eavidad prineipal de la ‘sinovial. Ademas de estas. dependencias externas, pueden cxistir otras: més-cortas que se insinfian entre los ligamentos de tefuer- go’ de Ta ‘articulacion o entre los’ fibrocactilagos interartieulares, y constituyen Jas crij tas sinditales 0 folfctos sinoviparos. En relacién con la forma de‘ Jas superficies artieu- lares que las’ constituyen, las diartrosis pueden -clasiticarse de Ja siguiente manera! 1° Enartrosis. Hin éstas las superficies articulares, cabeza y eavidad, son-de forma es- feroidal. Por ejemplo, la articwlacién, escapulohumeral y.la eoxofemoral. 2° Condileas,. Las superticies articulares, una ebneava_y.la_ otra.convexa, son. de for. ma elipsoidal. Por éjemplo, hi articulacién temporomaxilar. 8% Por encaje reeiproco en. silla de moutar, La. superficie articular céneava y con- vexa de un hnes) se adapta a la superficie eonyexa yeéneava del otro. Por. ejemplo, Ja articulacién esternoclavicular. 40 Proclear o tracleartrosis, Una de las snperficies tiene la forma de polea, en euya garganta cneaja la ctesta de Ja, otra, superficie articular. Por ejemplo, la articulacién. hu- merocubital. Esquindilesis Sutaca arménica * escamosa Suture dentada FIG. 226 SINARTROSIS, DiSTINTOS TIPOS. 50 Trocoides. Las superficies articulares son segmentos de cilindro, uno convexo y otro eéneayo. Por ejemplo, la articulacién radiocubital superior y la atloidoodontoidea, 6 Semitrocoides, en las que medio cilindro convexo se articula con medio cilindro eéneavo, como las artieulaciones de las apéfisis articulares de las vértebras lumbares, la astragaloealeénea propiamente dicha, ete. 7? Artrodias. Las superticics articulares son mds 0 menos planas, deslizindose una sobre otra. Ejemplo de este tipo son algunas articulaciones del carpo y del tarso. Las diartrosis presentan movimientos de deslizamiento, rotacién y oposicién, compren- diendo este tiltimo tipo los movimientos de flexién y extensién, asi como los de abduccién y aduccidn; el movimiento de circunduccién es una combinacion de las cuatro variantes mencionadas del movimiento de oposicién. ‘Anfiartrosis, También Mamadas sinfisis, son articulaciones poco méviles, y se las divide en dos grupos: las anfiartrosts verdaderas y las diartroanfiartrosis. Las anfiartrosis verdaderas tienen superficies articulares planas o ligeramente cénca- vas, unidas por ligamentos periféricos, pero se caracterizan sobre todo por la presencia de un fibrocartilago interarticular, el eual se adapta a las superficies articulares, y se adhiere tan intimamente a ellas, que por eso recibe también el nombre de ligamenta in- terdseo. Son ejemplos tipieos de anfiartrosis verdaderas Jas articulaciones de los euerpos vertebrales entre si. (Fig. 225.) Las diartroanfiartrosis o sinfisis presentan los mismos elementos que las anteriores, y dificren solamente en que el fibroeartilago interartieular lleva en su centro una eavi- dad més o menos amplia. Esta es una verdadera cavidad articular, y por esta raz6n las ARTICULACIONES 2b artieulaciones de que se trata deben ser consideradas como intermedias entre las anfiar- trosis tipicas y las diartrosis. Ejemplos de diartroanfiartrosis son la sinfisis del pubis y la articulacién’ sacroiliaca. Sinartrosis. Son. articulaciones inméviles, cuyas superficies articulares’ estén. unidas entre si por tejido fibroso interarticular 0 por téjido cartilaginoso. En el prittier caso sé Haman también sinfibrosis y en el segundo sincondrasis: Las sinfibrosis 0 suteras se encuentran én los lugares: donde Jos. huesos se’ han‘ des- arrollado a expensas de tejido fibroso coujuntive y se distingnen diversas. clases. seein su configuracién. Asi, las suturas denitadus tienen superficies articulares formadas por bor- des dentados que engranan perfectamente entre’ si, como sucede con la sutura_biparictal, la parietooccipital, ete. Las suttras-escamosas poseen. superfieics. articulares biseladas. en sentido. contrario, como’ ocurée ¢on Ja articulacién constituida por la escama ‘del temporal y-el-parietal. En las suturas arménicas, las superficies son lisas y en dirceto contacto una eon otra, "como aconteee con. la articulacién de los huesos propios de la nariz entre ‘si, Por iiltimo, en las esquindilesis, una de las:superficies es un Angulo diedro, donde encaja la otra, que tiene forma de eresta roma o afilada: de esta clase es ia articulacién esfeno- vomeriana. (Fig. 226.) Existe un tipo de artieulacién, perteneciente a las sinfibrosis, en la eval una de las superficies artieulares, mas 0 menos ednica, encaja a manera de elavo en una adeeuada ca- vidad; son de este tipo las articulaciones alveolodentarias, a as que se aplican en partieu- lar el nombre de gonfosis, Las sincondrosis poseen superficies ‘artieulares tmidas entre ‘si por un eartilago que se adhiere fntimamenie a las dos piezas y se confunde en su periferia con el pericondrio, el eual, a su vez, se continta con el periostio, Ejemplo de sincondrosis es la articulacién del euerpo del esfencides con la apétisis basilar del occipital. Sisarcosis, Se da este nombre a espacios celulares de deslizamiento que permiten movimientos a grupos musculares 0 a érganos, como el espacio interserratotordcico el es- pacio interserratoescapular, el espacio interpectorotordcico y el espacio retromamario, ete. CAP. 10 ARTICULACIONES DE LA COLUMNA. VERTEBRAL Las vértebras se articulan entrée sf para. ¢onstituir la eolumna vertebral. Esta se ar- ticula,. por. arriba, con Ja cabeza; en-el térax, con Jas costillas y, por abajo, con los huesos ilfacos. ARTICULACIONES DE LAS-VERTEBRAS ENTRE SI Las vértebras se unen entre si por las articulaciones formadas por los euerpos ver- tebrales y las apéfisis articulares; también se unen indirectamente por medio de ligamen- tos situados entre Jas laminas, las apéfisis espinosas y las apéfisis transversas, Articulaciones de los cuerpos vertebrales. Pertenecen al tipo de las anfiartrosis. Superficies articulares. Se hallan constituidas por Jas caras contiguas, inferior y superior, de 168 dos euerpos vertebrales vecinos. En estado fresco estén eubiertas por una delgada capa de cartflago, la cual rellena toda Ja superficie céncava que se observa en estado se- co, respetando solamente el horde compacto de la periferi Medios de unién. Estén constituidos por el ligamento interéseo v los ligamentos pe- riféricos. El ligamento interéseo va de la cara inferior de un cuerpo vertebral a la superior del subyacente. Es mds grueso, comparativamente a la altura de los cuerpos vertebrates, en las articulaciones de la regién cervieal, siéndolo menos en las lumbares y mucho menos en las dorsales. Es compacto en ta periferia, donde forma un anillo de fibras verticales, y menos compacto hacia el centro, donde est4 constituido por fibras oblicuas. En la por- cién central, el menisco o disco intervertebral es claramente més blando, coustituyendo un nicleo mucoso o gelatinoso, de color blanquizeo en el nifio, que se torna amarillento y duro en el adulto. (Véase fig. 225.) Los ligamentos periféricos estan formados por fibras cortas que van de un reborde a otro, pero sus fibras se vuelven mas compactas en la parte anterior y posterior de los euerpos vertebrales, donde se confunden con los ligamentos vertebrales comunes anterior y posterior. (Fig. 227.) El ligamento vertebral comin anterior se extiende en forma de cinta desde Ja cara an- terior del cuerpo del axis hasta Ja cara anterior del sacro; por encima del axis toma 1a for- ma de un cordén y asciende para insertarse en la eara inferior de la apéfisis basilar, en el reborde anterior del agujero occipital. Este ligamento se ensancha a medida que desciende por la region cervical; al nivel de la regién dorsal se ensancha también, siendo mis delgado sobre los meniseos y més grueso sobre la linea media del cuerpo vertebral; en la regién lum- bar se ensancha de nuevo, como en la cervical; se contintia bastante angosto, en cl sacro, para insertarse finalmente sobre le parte anterior del cuerpo de la segunda vértebra sacra. Por su parte anterior este ligamento esta en relacién eon los siguientes érganos: en el euello, con los mtiseulos prevertebrales, la aponeurosis prevertebral, la faringe y parte del eséfago; en la regién dorsal con el eséfago, la aorta, canal tordcieo y vasos intercostales derechos; por diltimo, en la lumbar, con las insereiones del diafragma y con la aorta ab- dominal, E] ligamento vertebral comin posterior tiene también la forma de una cinta, y se inserta por arriba en el borde anterior del agujero occipital; de aqui deseiende, tomando 212 did Mabided Ahdiiede alee Ueber insercién en los meniscos vertebrales por medio de ensanchamientos ligamentosos y termi- na inferiormente a favor de un cordén que. va a insertarse sobre la eara-posterior de la primera. vértebra sacra, El engrosamiento de Jas fibras es muy mareado en la linea media, dando origen a un-eordén que va adherido. al hueso y se halla constituido por las fibras profundas y cortas de'este ligamiento. Solamente la cintilla supertieial, de donde se desprenden Tas expansiones ‘menigeales, est formada por fibras largas. (Fig. 228) Fl Jigamento comtn posterior se halla en relacién, por delante con Jos cuerpos verte- brales ‘tos meniscos intervertebrales, y por. atrds, com las envolturas de la médula es- pinal. (Véase fig, 228.) Caritlas articulares de los cuecpos vertebrates para eecibir la-cabeza de la costilla Apéfisis teansversa Caritia articutar para ta tuberosidad de fa costilia ay iy Cuerpo vertebral Ligamento interdeeo Ligamiento vertebral ‘comin antetior Ligamento anterior de la articulacién Fascicuto accesoria interno Fasciculo accesorio externo: Ligamento costotransverso ‘superior et costovertebral hia Menisco iat imervertebrat Ligamento CW — Ligamento costotransverso. anterior radiado inferior de (a articulacién i costovertebral Ligamento interespinoso- Ligamento supraespinoso ‘ FIG. 227. ARTICULACIGN DE LOS CUERPOS VERTEBRALES ENTRE Sf Y DE LAS COSTILLAS CON LA CO- LUMNA VERTEBRAL, Desarrollo de los tigamentos interdseos 0 discos intervertebrales. Vstos ofvecen earac- teres anatémieos difercutes seatin la edad. En cl wisio la capa superior ¢ inferior del cuerpo vertebral atin es eartitaginose, bas- tante gruesa y presenta surcos radiados, 11 anillo fibroso es grueso y Ja circulacién sangui- nea del diseo muy abundante; las arterias penetran por la cara superior e inferior del dis- ¢0, toman una disposicién perpendicular al cuerpo vertebral y presentan una amplia anastomosis con Ja red arterial del periostio. En cl adolescente 1a red vascular disminuye a la vex que aparecen los puntos de osifi- eacién del areo apofisario. Estos, al unirse unos con otros, forman un semianillo que alean- za su desarrollo maximo a Jos 12 afios y se suclda al cuerpo vertebral entre los 14 y 20 afios en Ia mujer, y entre los 16 y los 24 afios en el hombre. Durante la osifieacién del cartilago, los haces del anillo fibroso del disco se introdueen en los espolones eartilaginosos periféricos, de manera que cuando se realiza la soldadura apofisaria estos haces quedan fntimamente inerustados en el euerpo vertebral. La soldadura del anillo apofisario con el snerpo vertcbral coincide eon el término del crecimiento en altura de éste. La regresién de Ja vascularizacion det diseo intervertebral comienza a los 13 afios y cuando se verifica la soldadura del cuerpo con el arco apofisario, esta regresién se hace completa. En el viejo el nicleo pulposo sufre una modifieacién interna, se retrae y se separa del anillo fibroso, y cuando se hace un corte sagital ya no se abomba como en estado fresco, Después de los 50 afios parece seco, amorio y quebradizo; toma una. coloracitn amarillenta, y después de los 60 afios no es raro observar en algunos discos caleific: cién de los nicleos pulposos, pero nunea de los anillos fibrosos, aungue no general zada, pues jams se observa en la-region cervical, rata en la region Jumbar y frecuente entre la 6* y fa 12" dorsal, y se presenta bajo la‘ formia de: masis bhinqueeinas de. aspee- to calizo can miltiples granulaciones que se disgregan a la presién del dedo bafiadas por un liquido. blaneo e incrustadas‘en Jas franjas yen la. superficie artioular. Esta calei- ficaciéi jamas.se' presenta en. el-anillo fibroso que cireunda al miteleo pulposo; en edn bio en la petiferia pueden observarse eonerceiones caledreas y. la radiologia ‘suministra. sombras de contorno ovalado'o eliptica y. mas o menos regular, producto de estas conere- ciones :interpuestas entre log dos euerpos vertebrales. Papel fisiolégica de tos discos, El. disco intervertebral es amortiguador y repartidor de las presiones que cjercen su accién sobre la columna, y este papel se lo comparten tanto el nitcleo pulpar como el anillo fibroso; pues en rigor, el disco forma un solo drga- no. Es sobre el diseo intervertebral donde las diversas fuerzas que sobre la vértebra obran (potencia y resistencia) se entreeruzan ejerciendo asi sobre ellas un control perfecto. Loa niicleos ‘pulposos a pesar de ser de- inte formables: son -iricompresibles. y se eneargan Cee aut % repartir y transmitir de mancra regular ‘amin posterior. ‘18S presiones al euerpo vertebral, constituyen- Haz profundo do el elemento principal del aparato amor- tiguador; sin embargo, sin la integridad de los demas elementos del disco y las cuali- des de éstos como elasticidad y poder de ex- pansién no son normales; pues es obvio pen- Corte det sar que si el anillo fibroso y las capas carti- pediculo Jaginosas que cubren las caras superior e inferior, y que son las porejones més resis. tentes del disco, a la vez que forman la pro- whit 2th, AARIOUAGON OF 208 CURREGS feelin del meleo puiposo permitiéndole slo BRAL COMUN POSTERIOR Ja deformacion necesaria para amortiguar la accién de una presién, se concluye que es a la totalidad del disco a quien corresponde el control en la transmisién de las presiones que soporta la columna vertebral. Normalmente el nticleo pulposo estd contenido en una celda fibrosa y bajo presién, hecho que se comprucba cuando se hace un corte sagital de la columna, donde se ve al niieleo sobresaliente de su celda formando un rodete blanco, transparente, de consistencia firme y elastica, aunque debe tenerse siempre presente que su expansibilidad y su tur- gencia dependen directamente de su estado hidromatico que se modifiea con la edad del individuo, permitiendo la formacién de osteofitos debidos a las presiones centrifugas repetidas de los nticleos pulposos, que a la larga distienden las fibras mas extensas del anillo fibroso provocando estiramiento continuo sobre su insereién perifériea en Jos bor- des marginales, causa por Ja que ahi se forman los osteofitos que radiolégieamente se in- terpretan como ‘‘pieos de perico.”” Articulaciones de Jas apéfisis articulares entre si, Corresponden estas articulacio- nes al grupo de las artrodias. Superficies articulares. Las apétisis articulares infcriores de las vértebras cervicales se hallan vueltas hacia abajo y adelante, mientras que las superiorcs lo estén hacia arri- ba y atrés; ambas tienen superficies articulares casi planas. En Ja regién dorsal, las in- ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL 215 Sores SRST SERISS REST IREORIETTRET OE TRETSTSONISSTESS wan feriores se vuelven hacia abajo, adelante y un poco hacia dentro, en tanto que las supe- riores lo hacen hacia arriba, atras y afuera; sus earas articulares som igualmente planas. En Ja regién Jumbar, las earas artieulares do- las apdfisis articulares inferiores: estan. vuel- tas hacia duera y un poco hacia delante, mientras las superiores se vuelven hacia dentro y atrds; las. priméras, 0 Scan las caras articulares de lis apétisis inferiores, tienen forma de segmento de eilindro,-que sc amolda a 1a eoncavidad correspondiente de las segundas; por eso, a diferencia de las otras, esins-articulaciones entre Jas apétisis articulares de la region lumbar dehen ser consideradas dentro det grupo de las semitroceides. Todas las super cies artieulares de las. apéfisis artieulares se. hallan reeubiertas de cartilago hialino, Medios. deunién, En todas estas articulaciones existe ‘cdpsila artieular, que es del- gada on la regién cervieal, gruesa.en las regiones dorsal y Jumbar, y se halla reforzada por cl borde. externo. del ligamento aniarillo en las, tres regiones; las artieulaciones dorsa- Apofisis arvicutar superior Apsfisis transversa Menisco Menisco intervertebral iniecvertedral Acticuta- cién de las apatisis articulares Miicteo putposo Nedcteo pulposo A B FIG. 229, MENISCO INTERVERTEBRAL Y NUCLEO PULPOSO EN LO3 MOVIMIENTOS DE FLEXION Y LATE- RALIDAD. les y lumbares estén reforzadas, ademés, por otro ligamento posterior, e1 cual es mucho mas grucso en las segundas que en las primeras. Sinovial, Todas las articulaciones de las apéfisis articulares entre si presentan una sinovial bastante floja. Unién de las iminas vertebrales entre si. Las laminas se hallan unidas por liga- mentos de color amarillo que se extienden entre las laminas inmediatamente superpuestas y que reciben por su color el nombre de ligamentos amaritlos, Entre cada dos vértebras se eneventran dos ligamentos amarillos, uno derecho y otro izquierdo, cuyos bordes inter- nos se hallan fundidos en Ja linea media en las regiones dorsal y lumbar en tanto que estén separados en la cervieal. Su borde externo lega a la parte interna de la artieulacién de las apétisis articulares y refuerza la cdpsula articular en ese punto. El borde supe- rior del ligamento se inserta en la parte media de a cara anterior de la Mimina supraya- cente mientras el lado inferior lo hace en el borde superior de la lamina subyacente. La eara posterior contribuye a formar el eanal vertebral, en tanto que la anterior forma parte de la pared posterior del canal raquideo. (Fig. 230.) Es freeuente encontrar bolsas serosas, de distribuciGn irregular y de desarrollo muy variable, en la poreién externa de las léminas; estas bolsas se hallan en comunicacién con la serosa de las apétisis articulares correspondientes y reeiben el nombre de serosas sub- laminares. 216 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Unién de las apéfisis espinosas entre si, Estan unidas estas apéfisis por los liga- mentos interespinosos y el ligamento supraespinoso. Los ligamentos interespinosos van del borde superior de una apéfisis espinosa al borde inferior de la apéfisis suprayacente. Su borde anterior se confunde con los. bordes internos de. los’ ligamentos amarillos y su. borde’ postérior con el ligamento supracspinoso, As{ constituidos, presentan dos caras.Jaterales que contribuyen a la: formacién ‘de. los canales vertebrales. (Véase fig. 230.) En Jas regiones dorsal y lumbar el ligamento supraespinoso se inseria en el -vértice ‘de las .apéfisis espinosas y en cl borde posterior del ligamento ‘interespinoso, en cambio, en la regién. cervical tiene el aspect. de un tabique-de forma. triangular, cuyo’ lado’ an- terior se fija en el vértice de las ‘apéfisis espinosas, La ‘base se inscrta en. la cresta. oc: cipital externa, sin pasar de la-protuberancia occipital externa. El vértiee toma insercién sobre’ las apéfisis espinosas, de la sexta'y séptima vértebras cervicales. Por altimo, el la- do posterior se confunde con: la aponeurosis del trapecio. El ligamento asi constituide se llama ligamento cervical posterior ¥ es rudimentario. en el hombre, y por el contrario, muy desarrollado en los cuadraipedos: Unién de las apéfisis transversas entre si. Se hallan unidas entre sf las apéfisis transversas por medio de) ligamento intertransverso, el cual esté muy desarrollado en la regién lumbar, esténdolo menos en Ja regién dorsal y tan poco en la cervieal, que a veces no existe. COLUMNA VERTEBRAL EN CONJUNTO Resistencia: de la columna vertebral. Para -valorizar la resistencia del conjunto dela eolumna vertebral debe tenerse en euenta la arquiteetura de cada una de las poreiones componentes de tas vértebras. Sélo asi ¢s posible formarse idea de la transmisién de las fuerzas que se ejercen sobre ellas. Arquitectura de las vértebras. Estas estin constituidas en su mayor parte por tejido 6seo esponjoso que presenta earacteres distintos, segiin las partes de las vértebras, donde est situado, Asf, se observa que en la parte central del euerpo vertebral, lo mismo que en la base de implantacién de las apéfisis espinosas y en Ja unién del pedieulo con las apéfisis transversas, existe tejido esponjoso de grandes aréolas. In cambio en las earas su- perior e inferior de los cuerpos vertebrales el tejido dseo se encuentra mas condensado. En las caras anterior y posterior del cuerpo hay conduetos vasculares diploicos de direecién més 0 menos horizontal, rodeados por tejido compacto, Se pucden apreciar en los cortes sagitales del raquis y también en las radiograffas de perfil, sobre todo en los nifios hasta de seis afios; dichos eonductos desembocan en Ja cara posterior 0 me- dular del cuerpo vertebral, Tal disposicién constituye en la parte central una zona ecua- torial vascular de menor resistencia para la vértebra, sobre todo en los viejos, donde el tejido sufre una fuerte rarefaceién, (Fig. 230.) Rodeando a los pediculos, a las laminas y a las apGfisis espinosas, existe tejido com- paeto, ol cual al nivel de las apéfisis articulares es mas denso. Precisamente éstas sirven de punto de apoyo para los movimientos de las vértebras. La disposicién y orientacién de los trabéculas dseas que en diversas direeciones eruzan Ja vértebra son de la mayor importancia para la comprensién de su arquitectura. La orientacién de Jas mencionadas trabéculas difiere con las edades, sobre {odo en el nifio antes de que camine y en el adulto. En cualquier easo su disposicién se encuentra bajo la influencia de dos factores: uno vascular constante y otro meednico; este fltimo se halla provocado por la accién de los miisealos espinales al aetuar sobre el eonjunte de pa- laneas que presenta la masa apofisaria. Las fuerzas produeidas por dichos miseulos se transmiten al cuerpo vertebral que en estos casos desempeiia el papel de drgano estitieo. Cuerpo vertebral. En el nifio, antes de que camine, se presentan las trabéculas dscas de tipo radiado 0 asteroide, nombre debido a que parten de una linea central de donde irradian hacia la periferia; por otro lado las trabéculas de los pediculos atin no pene- tran al cuerpo vertebral, puesto que euerpo y pediculo estén todavia separados por car- tilago. ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL _ 217 En el adulto las trabéeulas se disponen de tres maneras: 1*, en un sistema hori- zontal radiado que no es sino la disposicién infantil; 2%, en. un sistema vertical en el eual las trabéeulas se disponen paralelas’ al eje longitudinal de la vértebra’ extendién. dose dela cara superior a Ja inferior, Este sistema varfa Hgeramente eh. su orientacién segiin la direceién de las fuerzas de presién ejercidas Sobre’ la columna y transmitidas a través de las earas superior e inferior de Jos cuerpos vertebrales; no obstante también intervienen en la transmisién de estas fuerzas los micleos pulposos ‘centrales, Las trabé- eulas éseas: de los. cuerpos -vertebrales. preseiitan una ¢onedvidad axial .que ‘comprende una zona oyoidea, alargada de ‘tal manera: qué su orientacién a través de los euerpos ver- tebrales sé contintia dé arriba abajo.en toda Ja columna. El conjunto reeihe en eonseeuen- Teabéculas horizontales Haz oblicu Trabiculos Apstisis 0 Trabécuias (Traber 5 superior iecurnpiendo iecumpiends. articular, en el pedicula en. el pedicule Sperior’ Zone ecuatoriai Haz intertransverso Haz interpedicutar Apofisis articulae Haz oblicuo infecior inferior FIG. 230, ARQUITECTURA DE LAS VERTEBRAS. SISTFMAS HORIZONTAL Y OBLICUO. cia disposicién parecida a la presentada por los buesos largos. El resultado es la unidad yaquidea con Ja eonservacién de la individuatidad de cada vértebra, con Jo que se asegura la funeién de sostén de la columna vertebral; 3°, por iltimo, un tercer sistema o sistema obdlicuo formado por des manojos de trabéeulas que se desprenden de cada apéfisis arti lar para espareirse en forma de abanico en cuanto penetran cn cl euerpo vertebral, Am- bos fasefculos se entreeruzan de tal manera que el superior se dirige a la cara inferior del euerpo, en tanto que el haz inferior lo hace hacia la cara superior. El eruzamiento se ve- rifiea en Ja parte posterior del cuerpo, con el resultado de que entre las ramas de los dos faseiculos queda comprendida la poreién vascular ceuatoria. (Véase fig. 230.) En un corte sagital y medio del cuerpo de una vértebra dorsal se aprecian con cla- ridad tres porciones triangulares y convergentes: una superior, formada por el haz tra- becular inferior; otra inferior, de igual forma, formada por el hay trabecular superior; entre ambas se encuentra otra, de base anterior, formada por la zona vaseular 0 zona de menor resistencia Iamada zona ecuatorial. Los haces trabeculares oblicuos se disponen con arreslo a leyes fisiolégicas, y se ha- Han en relacién eon las acciones mecinicas ejercidas sobre las vértebras por los nufiseu- los extensores del raquis, Por su disposieién se encuentran en intima relaeién con las 16- minas, las apétisis transversas y las apéfisis articulares. Se confirma asf, una vez més, la ley de edificacién de los huesos, segin la cual las trabéculas dseas se orientan contor- me a la funcién de cada hueso. 218 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Masa apofisaria, Ademas de los haces oblicuos que penetran en las apétisis artieu- lares superior e. inferior y terminan exactamente al nivel dela superficie articular, se en- enentran en dicha masa un haz intertransverso, que va de una apéfisis transversa a la otra, pasando por las laminas, y un haz en U situado en la parte superior de las liminas, que une las dos apéfisis artieulares superiores. Columna vertebral en conjunto. Estd eompuesta por la superposicién. de vértebras, entre cada dos‘de las cuales se halla intercalado un menisco vertebral.’ Posce tres: poreio- nes moviles, eervieal, dorsal: y lumbar, y un segmento fijo, que forma parte del esque- ~leta.de Ja nelvis_y_estd integrado. nor Ja nareisn sacracoceigea Rl volumen de Jaa verte. bras aumenta progresivamente de arriba hacia abajo hasta.la base del sacro. Como érgano estdtico y ext posivién de pie transmite a la pelvis y a los miembros infe- riores por intermedio del saero el peso de Ja eabeza, del.troneo y de los miembros: supe- riores; este peso y la presién que sobre Jas vértebras provoea hace que esté en relacién direeta: con. el volumen que presentan: las vértebras; y es asi como de arriba abajo aumen- tan de volumen progresivamente hasta la:base:del. saero. Como érgano mecénico esta constituida ‘por un conjunto de articulaciones de las vér- tebras entre si, de tal manera que cada una, mediante su apéfisis espinosa y su apéfisis transversa que desempefian el papel de brazo de palanea, mediante 1a aceién de Jos mts. culos. espinales y de los miseulos de la nuca realizan los movimicntos de extensién, y mediante el psoas iliao, el cuadrado lumbar y los mtiseulos anchos del abdomen realiza Jos movimientos de flexién; pues mediante la_accién de éstos sobre las apéfisis transver- sos y espinosas, movilizan la vértebra y por tanto la eolumna vertebral, y por la dispo- - sieién que dichas apéfisis tienen, se uprecia eémo las apétisis espinosas obran prineipal- mente en los movimientos de biscula anteroposteriores de la vértebra; mientras las apé- fisis transversas ejereen su accién en los movimientos de rotacién y de inclinacién late- ral, y las apéfisis articulares son el punto de apoyo de estas palancas, mientras en la regién dorsal las costillas articuladas a las vértebras desempefian el papel de brazos de palanca movidas por los mfsculos espinales toricicos y abdominales. El raquis como érgano protector contiene a la médula, a las raices raquideas que se desprenden de ella y a las envolturas meningeas, asi como a ricos plexos sangufn2os. El raquis mévil esté constituido por una poreién anterior o colwmna propiamente di- cha, formada por los cuerpos vertebrales. Es un verdadero tallo de sostén que constitu- ye la parte estdtica del raquis, La otra poreién posterior comprende la masa apofisaria con sus palaneas y los puntos de apoyo articulares que permiten los movimientos de des- lizamiento de los arcos posteriores; por eso es que a esta parte se le denomina también columna de los arcos 0 porcién mecinica del raquis, Las dimensiones en altura y ancho de Ja columna vertebral, asi como su espesor, son variables segtin la edad, el sexo y la raza. De las eurvaturas que presenta, solamente Ja dorsal se manifiesta en el nacimiento. Mas tarde, bajo la influencia de la tonicidad de Jos misenlos de la nuca (extensores de la cabeza), se forma la curvatura cervieal; euan- do el nifio comienza a sentarse y a tomar la posieién de pie, se constituye la eurvatura lumbar; eon los primeros pasos del nifio y bajo la aceién de los mriseulos espinales se acentian més y més dichas curvaturas. Las curvaturas sagitales del raquis son de orden funcional y de orden estdtice. Las primeras dependen de la accién de los mtisculos extensores y flexores del raquis, y las segundas del equilibrio del cuerpo en posicién de pic. El punto de apoyo del raquis en esta posicién se encuentra en la base del sacro, muy por detras de la vertical del centro de gravedad del cuerpo y por atrés también de las cavidades cotiloideas. Si la columna no presentara las curvaturas que posce, la vertical del centro de gravedad del tronco se proyeetaria muy por detrés de la base de sustentacién y el equilibrio del cuerpo seria im- posible o s6lo se conseguirfa mediante una contraccién permanente de los miseulos espi- nales. Para que el equilibrio se realice es indispensable que la proyeecién de la vertical de gravedad se proyeete exactamente sobre la base de sustentacién, hecho que se realiza me- diante Jas eurvaturas sagitales que permiten la adaptacién del hombre a la estacién bi- peda (ortostatismo). De las curvaturas, la dorsal es principal y primitive, mientras que lag otras son secundarias y se consideran como curvaturas de compensacién, aunque en. ris gor, la curvatura lumbar: esta intimamente ligada al ortostatismo (estacién bipeda). Las ewivatitras dorsal y lumbar son mas mareadas en la mujer que en él hombre, hecho’ que se. puede observar tanto en el nifio como en el adulto. Estudiando la.estdéica ‘de la colunna vertebral se observa. que cuando tna de stis-curvattiras se exagera las. otras sufren una modificacién eompensadora: para lograr el mantenimiento del equilibrio, por lo. que. se deduce que la estatica del -raquis depende de las: curva: turas sagitales, Jas que a su vez dependen.una de otra compensindose: para restablecer la iuncién ‘cuando se ha modificado la curvatura eereana. El mantenimiento del equilibrio, ‘de la -estatica y de las curvaturas de la columna vertebral, se consiguén mediante: la accién antagénica de. los misculos extenso- res. y- flexoves del -raquis; los primeros se. uponen. a movimiento de baseula hacia delante, mientras log’ se- gundos lo hacen a una curvatura exagerada del tronco, por lo-gue se deduce que la insuficieneia de-estos miseu- -los trae consigo modificaciones en la estitiea vertebral; asi la insuficiencia de los miiseulos abdominales produce lordosis, mientras que la. de-Jos nitiseulog espinales de- termina xifosis, Se dice que en la posicién de pie y en estado nor- mal la linea de gravedad en un plano frontal pasaria por el tragus, por ia cara anterior del mufién del hom- bro, por el centro del cuerpo de la 12* dorsal y por la cara posterior del cuerpo de la 3* lumbar, por Ja cara externa del trocdnter mayor, por el centro del eéndilo femoral y por el caledneo. (Fig. 231.) En los movimientos de flexién y extensién del tron- co las curvaturas sagitales se modifiean, asi en Ia flexién la curvatura lumbar se endereza mientras la dorsal se exagera, y en la extensién del térax la lumbar se acenttia mientras la dorsal se atentia, hecho que explica por qué se producen las fracturas por arrancamiento de la apéfisis espinosa en Ia flexién o extensién forzada de Ja 12° dorsal y de la primera lumbar, vértebras bi- sagradas en estos movimientos. Consideradas las curvaturas aisladamente, cada’ una presenta un punto mas saliente que corresponde a la flecha del areo. En la regién dorsai dicho punto se en- euentra al nivel de la 6* vértebra y en la regién lum- har coincide con la 3* vértebra. A estas vértebras se les ama por ello vértcbras clave del arco correspon- diente. Anatémicamente presentan una diferencia mar- cada entre la altura de la cara anterior y de la poste: pq 231, PLANO SACITAL DE sUS- rior del cuerpo vertebral, lo que les permite asi aco- TENTACION. modarse a manera de cufia en el conjunto raquideo. Anticlinia vertebral. Se designa con este nombre al conjunto de earacteres inversos que presenta el sistema apofisario supra y subyacente a la 12+ vértebra dorsal que se toma como tipo, por lo que se le ha dado el nombre de vértebra anticlinal. En el conjunto la columna articutada de los vertebrados bipedos y euadriipedos, pueden apreciarse un Sitio det reagus ‘ara anterior del hombro Cuerpo de la 36 vertebra lumbar Trocénter mayor ‘éndito det fémue segmento cervieodorsal, que correspond a los miembros superiores 0 anteriores, ¥ un seg- mento Iumbosacro. correspondiente a los miembros inferiores 0 posteriores. Peapecte 127 vértebra dorsal Tremsverso laminar corto | | | | 1 Laminar luego saan Pearsverso expi- nose corto, ‘Transverse espinoso. lorga _-M deculo psoas Transverse espin ose FIG, 232. COLUMNA VERTEBRAL EN CONJUNTO. ALGU- NOS MUSCULOS QUE INTERVIENEN EN SUS MOVIMIENTOS, Cuando se observa el segmento posterior de las vértebras; sé ve. que la apéfisis espinosa de las vértebras dorsales se. dirige-ha¢ia: abajo, mien: tras que el'de las lumbares es horizon- tal eon tendeneia a ditigirse hacia arri- ba. Los proeesos costiformes o apéfisis transversales de la: 12". dorsal cons- tituyen la transieién entre las: apéfisis dorsales y umbares: Examinando ewi- dadosamente las apéfisis artieulares de esta 12°. dorsal, puede notarse que los superiores tienen caracteres dorsales, én tanto. que los inferiores los tienen lumbares. Las apéfisis articulares de las vér- tebras. dorsales son planas y tienen otientdeién oblicua, con tendencia a ocupar el plano frontal. Esto difiere considerablemente de la disposicién de las misnias’ apéfisis en Jas vértebras Jumbares donde estén constituidas por un segmento de cilindro y orientadas sagitalmente, Estas se hallan en re- Jacién con Jos diversos influjos a que estén sometidas !as poreiones corres- pondientes del raquis. Cuando se eon- sidera el conjunto de la eolumna, se aprecia también que el menor didme- tro transverso de ésta se encuentra al nivel de la convergencia de las por- ciones dorsal y lumbar. Por otro lado, los maseulos espi- nales intertransversos e interespinosos sélo existen en la porcién lumbar sin sobrepasar a Ja 12* dorsal; de la mis- ma manera el haz laminar corto del transverso espinoso y los miiseulos se- miespinosos sélo se encuentran hasta la 11° dorsal, y el trapecio se inserta hasta la 11* dorsal, estos miiseulos es- tan encargados de la extensién de la columna; por delante y como flexores del raquis se encuentran el psoas, que no pasa en sus inserciones mas allé de Ja 12* dorsal, y el miiseulo ileocostal correspondiente al euadrado lumbar. Las insereiones del ileocostal, del dorsal ancho y de los pequefios museulos epiespinosos tienen su mayor desarrollo en la poreién lumbar de Ja columna; en efecto, su constitu- cin es fasciculada insertdndose por dos o més lengiietas en dicha poreién, en tanto que en la regién dorsal la insercién se hace por una sola lengiieta tendinosa, como se apre- cia en la figura 232. ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL 221 vaturas del raquis, de manera que de ese punte parten los movimientos de lateralidad. de flexién -y de.extensién de la columna vertebral; ‘se considera a ésta como la‘ bisagra alrededor de la cual.se efectian los cambios. de posicién del segmento dorsal y lumbosa- ro, y es-ella el punto alrededor del cual’ se: realizan los movimientos de flexién y -exten- sién del tronco, pues en estos casos esta vértebra permanece relativamente fija,. constitu. yendo. asi la vértebra ‘pasiva del raqiis, La importancia fisiolégica. que.la 12*-dorsal tiene como punto central en.los moyimien- tos del raquis, hace que ésta sea también centro trawmdtico de la columna, pues es él lu gar freeuente de fracturas adquiriendo. gran importaneia patolégica, y aun eonsiderada también embriolégieamente, es-1a primera vértebra que inicia su desarrollo a los: 45 dias de la vida intranterina, sucediéndole progresivamente en marcha ascendente y deseenden- te las. vértebras. supra e. infrayacentes, Resistencia y elasticidad, La resistencia de la columna es mayor que la que presen- tara una columna rectilinea. y vertical en igualdad de espesor, y esto se debe a las: eurva- turas que preserita; pues ésta es igual al n&mero de curvaturas al cuadrado mas uno; ¢o- mo en.el ser humano el ntimero de éstas és 4, resulta que, si resisteneia-seré igual a 17, pero todavia ma, esta resisteneia es mayor débido’ al aumento progresivo del volumen que de arriba abajo sufren los cuerpos vertcbrales, En cuanto a la elasticidad, esté igualmente en rélacién con las enrvaturas que pre: senta y con la presencia de los diseos intérvertebrales que. desempefian un papel impor- tante en la transmisién de las fuerzas de abajo hacia arriba; asi en los casos de caidas bruseas de pie o de pelvis la fuerza.seamortigua considerablemente haciendo, que. las fraeturas de la base del eréneo sean relativamente minimas en relacién con el ntimero de estos accidentes. Principales puntos de referencia de la columna vertebral, En la columna vertebral se encuentran puntos de referencia importantes, tanto en el cuerpo vertebral como en la masa apofisaria. Cuerpos vertebrates, En un individuo de pie y norme] el borde superior de la hor- quill esternal, proyectada horizontalmente, corresponde a la 2* vértebra dorsal o al me- nisco que separa a la 2* de la 3*. El féngulo de Louis corresponde a la 4* dorsal o al borde superior de la 5*, La parte media del apéndice zifoides corresponde al cuerpo de la 10* dorsal. La laringe se extiende en el hombre de Ja 4* a la 6* vértebra cervical, mientras la tréquea se proyeeta de la 6* cervical a la 4* dorsal; la bifurcacién de la traquea se pro- yeeta sobre el meniseo que separa la 4 de la 5* dorsal. La bifurcacién carotidea corresponde al borde inferior de la 4* vértebra cervical y el dngulo del maxilar inferior corresponde a la 3* vértebra cervical; el hueso hioides a la 4* vértebra cervical y el cartilago criccides a la 6* vértebra cervical. El corazén se proyecta de la 5* a la 8* vértebra dorsal. El cayado de la aorta ter- mina en el lado izquierdo del cuerpo de la 4° vértebra dorsal. El orificio diafragmitico de la vena cava inferior corresponde a la 9* vértebra dorsal, mientras que el orificio esofdgico eorresponde al meniseo que separa la 9* de la 10%; el orificio adrtico, por la oblicuidad que presenta, se proyecta sobre la 12* dorsal y la parte superior de la primera lumbar. El seno vertebrodiafragmédtico, que corresponde a la parte mas inclinada del medias- tino posterior, se encuentra a la altura de Ja primera vértebra lumbar. El esdfago se extiende de la 6* cervical a la 11* vértebra dorsal y cl cardias se pro- yeeta sobre el flanco izquicrdo de la 11* dorsal. El piloro corresponde al lado derecho de la 1* lumbar, y el dngulo duodenoyeyunal al flanco izquierdo de la 2° vértebra lumbar aunque a veces se extiende a la parte supe- rior de la 3+. La ampolla de Vater se corresponde con el flaneo derecho de la 3° vértebra lumbar o con el meniseo que Ja separa de la 4*. La tereera porcidn del duodeno queda al 222 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA nivel de la 3° vértebra lumbar, y el cuerpo del pancreas al de las dos primeras vértebras lumbares. © Los polos renalés.se corresponden: con la 12 dorsal el superior y con Ja 3° lumbar el inferior; las edpsulas’ suprarrenales se proyeetan sobre la 12* dorsal. y el disco infra- yaeente. La bifurcacion dé Ie vorta abdominal queda al nivel.de la 4* lumbar y el origen de la veng cava. inferior corresponds al,flanco derecho de la 5° lumbar o al menisco supra- ‘yacente, En. el conducto raquideo, la -médula espinaltermina a la altura de Ja 2% vértcbra Jumbar (cono terminal) y el saeo dural corresponde a la 2* yértebra sacra. La parte in- ferior det bulbo queda al nivel de la parte media del arco posterior del atlas.o parte media de la: apéfisis odontoides. Apéfisis espinosas. La linea. bianguloescapular, que une los angulos. inferiores del oméplato, pasa por el. vértice de Ja apéfisis espinosa. de la 7* vértebra. dorsal mientras la linea -biespinosa del mismo hueso pasa por el. vértice de la apéfisis espinosa de la 3* vér- tebra’ dorsal. La linea que une las. dos éspinas Wiacas ‘postériores y stiperiores. pasa. por la apétisis espinosa de la 2*.vértebra sacra, y la linea bidliaca, que se extiende entre las erestas ilfa- cas, pasa por el horde superior de la apdfisis espinosa de la 4*: vértebra lumbar; estos ‘puntos: de referencia son muy ttiles en :el: momento de realizar la: puncién raquidea, El limite inferior del érapecio corresporide a'la apéfisis espinosa de Ia 11* dorsal, Ap#éfisis transversa. No proporcionan éstas muchos. puntos de referencia. El tubércu- lo de Chassaignac, situado en la cara anterior de la apéfisis transversa de la 6* cervieal, corresponde a la proyeceién del cruzamiento de jas arterias tiroidea inferior, carétida primitiva y vertebral. La bifurcacién traqueal queda al nivel del cuerpo de la 4* vértebra dorsal; la pelvis renal se corresponde con la apéfisis transversa de la 2* vértebra lumbar a Ja derecha y eon la de la i* a la izquierda. Movimientos de la columna vertebral. En su conjunto, la columna vertebral tiene los siguientes movimientos: De flexién, producidos por los mtseulos psoas, mayor y menor, oblieuos del abdomen y recto anterior del abdomen, largo del enello. De extensién, originados por los miseulos de la masa comin, el angular del omépla- to y el esplenio, los complejos mayor y menor. De lateralidad, producidos por el sacrolumbar, el cuadrado lumbar, el angular, los escalenos, los intertransversos y los supracostales. De rotacién, en los que intervienen el dorsal ancho, el esplenio, el oblieuo menor del abdomen, el transverso espinoso, el largo del euello y el oblicuo mayor del abdomen. Estos movimientos sélo existen en las regiones cervical y lumbar. En la regién dor- sal s6lo hay ligeros movimientos de rotacién. Los meniscos intervertebrales desempefian importante papel en los movimientos de Ja columna vertebral que en suma son: flexién, extensidn, inclinacién lateral y rotacién, En la flexién de la eolumna vertebral que realiza la flexién anterior del tronco, fos bordes anteriores de dos vértebras adyacentes se aproximan adclgazando el anillo fibro- so sagitalmente, mientras la parte posterior se alarga verticalmente y disminuye en sen- tido transversal, y naturalmente el nicleo pulposo se deforma haciéndose més grueso atrés y mas delgado adelante, a la vez que sufre cierto desalojamiento hacia atras, apli- eAndose bajo presién contra la parte posterior del anillo fibroso, presenténdose as{ dos he- chos importantes: 1°, disminuye la resistencia que presenta la parte anterior del disco in- tervertebral; 2°, permite un movimiento més amplio por la longitud en que aumenta los ligamentos posteriores, aunque Ja longitud que aleanza es el limite que dan a la flexién a la vez que la disposicién de las apdfisis articulares limita la amplitud del movimiento. (Fig. 229 A.) ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL 223 ~—~Er tos movimiento de extension ef mtAeo pulpow Sine dewilajatitento hace dean’ te, yrhacia atrés.se limita Ia extensiéa por el encuentro de los. areos posteriores y la re- sistencia de la. parte anterior del anillo. fibroso. _ En la inelinacién lateral el nteleo pulposo se, desaloja hacia el lado de la extensién al mismo tiempo que el anillo fibroso sufre un ligero saliente en forma de rodete trans- versal del lado, de la inelinaeién, (Fig. 229 B.) Doe Los movimientos de rotacién. se realizan tomendo por-eje el niisleo pulposo, y su _amplitud: se’ limita por la isposieién oblicua de’ los haces fibrosos del: anillo, siendo es- tos movimientos posibles em las-regiones cervieales y dorsal y de menor importaneia en la regién lumbar, Por todos estos factores se puede coneluir que el néieleo pulposo amor: Corte del cuerpo vertebral Agujeca de conjuncién Ligamento vertebral. se , isis espinosa. comén anterior | Corte del menisco: intervertebral Ligamento interespinoso Ligarsenté veetebrat comida posterior Ligamento Necteo gelatinoso suproespinoro Corte sagital de fa raiz de ta apétisis espinosa Cara anterior de la limina Fic. 233, CORTE SAGITAL DE LAS VERTEBRAS LUMBARES PARA VER LOS LIGAMENTOS AMARILLOS INTERESPINOSOS. tigua las presiones en toda direecién en los movimientos del raquis; amortigua los cho- ques y las presiones que recibe a través de 1a columna vertebral, y constituye un centro de rotacién sobre el cual se realizan los movimientos rotatorios; y como esté contenido en la parte central del anillo fibroso, se deforma y se desaloja como un cojin de agua, en los movimientos del tronco, sufriendo un aumento de espesor del Jado de Ia convexidad y disminuye éste del lado de la coneavidad, y su emigracién se hace hacia la convexidad; mientras que en los movimientos de rotacién desempefia papel de pibote, yY como carece de fuerza expansiva propia se deforma y desaloja bajo la influencia de las fuerzas que Je transmiten las caras contiguas de las vértebras. ARTICULACIONES PROPIAS DE ALGUNAS VERTEBRAS Se ineluyen aqui Ja articulacién sacrovertebral, la articulacién sacrococefgea y Ia ar- tieulacién atloidoaxoidea. Articulacién sacrovertebral. Comprende una anfiartrosis sacrovertebral, la cual se halla constituida por los euerpos de le quinta vértebra lumbar y de la primera sacra, eon su ligamento interdseo, més grueso por delante, y otros dos ligamentos, anterior y poste- rior, que son los mismos ligamentos vertebrales comunes anterior y posterior, que van a insertarse sobre cl sacro. Abarea esta articulacién otras dos, formadas por las apétfisis articulares de la primera vértebra sacra, al artieularse con las apétisis correspondiente de la quinta lumbar y cuyos elementos no difieren en nada de las semitrocloides lumbares. 224 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA La quinta lumbar se fija al sacro también por medio de ligamentos indirectos, eomo son los ligamentos amaritlos y los ligamentos inter y supraespinoso, idénticos a los que existen en la columna lumbar. Tan. s6lo ‘un -ligamento, ‘el _saeroverte- bral, se puede considérar como es- pecial de esta articulacion; este li- gamiento se inserta por arriba en el borde inferior de la apétisis transversa dela, quinta vértebra Jumbar yy. de ahf se dirige hacia abajo y afuera para ir a. terminar en-la base del sacro, entreerazan- do sus fibras con-el ligamento sa- eroiliaco anterior. (Fig, 233.) Articulacién sacrococcigea. Constituye una anfiartrosis, enyas superficies. artieulares son dos’ ca- vas de forma oval, alargadas trans- versalmente y° situadas una en el vértiee del: sacro y la otra en la base del edeeix: Medios de unién, Comprenden los siguientes ligamentos: El ligamenta interdseo esta entre las dos superficies articulares con la estructura de los meniscos intervertebrales, es grueso en él nifio, mas en el viejo se osifica y desaparece. El ligamento sacrococcigeo anterior es doble y esta formado por fibras elastieas que se insertan en la cara anterior del saero, descienden convergiendo y van a insertarse en la cara anterior de las yértebras eoceigeas. (Fig. 234.) El ligamento sacrococcigeo posterior es doble por arriba y se inserta en las astas del saero, de donde descienden sus fibras, las que van a insertarse en las astas del eéecix. Es un ligamento més grueso y resistente que el anterior, y presenta en su p profunda otro haz vertical, ligeramente adherido en toda su extensién a las superfi éseas. (Fig. 235.) Los ligamentos sacracoccigeus latera- les son tres a cada lado; el mas interno se extiende desde la base del asta del sacro a la base del asta del cdccix; el medio se inserta por un extremo en la parte externa del asta sacra y por cl otro en el dngulo lateral del edecix: por ‘iltimo, el externo, més grueso y resisten- te que los demas, va de la parte inferior del borde lateral del sacro al asa lateral Ligamenio veriebrat comin anterior Ligamentos sacto- caceigeos laterales Céceix Ligamento intercoccigeo’ Ligamento sacrococcigeo anterior Yam FIG, 234. ARTICULACION’ SACROCOCCIGEA, visTA POR DE- LANTE. Ligamentos Haz profundo ‘el edecix. . spn 1 saraoetgot detonate ‘Movimicntos. Bl eéccix verifica lige- faterates sacrococcigeo ros movimientos de flexién y extensién Ligamento posterioe y inteccoccigeo Ligamento sacro- coccigee posterior FIG. 235. ARTICULACION SACROCOCCIGEA VISTA POR DETRAS. que se hacen mas amplios en la mujer embarazada y sobre todo durante el pro- ceso del parto. Las vértebras cocefgeas se articulan entre si por medio de faectas ovaladas, formando anfiartrosis rudimentarias, pro- vistas de meniseos que tienden a desaparecer con la edad; posecn también ligamentos pe- riférieos que van de borde a borde de esas superficies artieulares. ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL, 225 Articuiacién atloidoaxoidea. La articulacién del atlas con el axis comprende las ar- tigulaciones atloidoaxoideas propiamente dichas y la articulacién atloidoodontoidea. ‘Articulaciones atloido- in axoideas propiamente. di- Pe a sistret ‘ chas. Pertenecen a la clase. Cavidedglenaidea dt fectias odantosdes chas. ° - Cavided glenoidea det atlas | | Tubérculo anterior de las artrodias. wo Suporficies- articula- . . Carillas: res. Las masas laterales del galas. } ‘Cariila articular del atlas atlas présentan ef su cara“ recubiectas: . — “en.estado seco inferior superficies artieu- | # «artilago lares vueltas hacia abajo y Céesuls articular adentro, y céncavas trans- versalmente. Estas caras “ Apsfisis acti-ularés del atlas se corresponden infeciores det axis, con las facétas del axis, las: FIG.).236. ARTICULACIONES ATLOIDOAXOIDEAS, cuales se allan’ vaeltas ha- é : cia arriba ¥ afuera, siendo. planas 0 ligeramente ¢ouvexas, Ambas facetas no se adaptan bien en estado seco, pero en el estado freseo se hallan reenbiertas de cartflago hialino, eon el-qie ‘resultan convexas en-sentido anteroposterior -y casi planas transversalmenté. AMédios de unién, Tneluyen éstos una capsula articniar poco resistente, reforzada, por dos ‘ligamentos laterales que mas bien:-parecen seneillos’ engrosamientos de la .cdpsula, y dos ligamentos anterior y posterior. El primero sé extiende desde el borde inferior del arco anterior del atlas hasta la cara anterior del cuerpo del axis, donde se inserta. El segundo parte del borde inferior del arco posterior del atlas y se inserta en e] borde supe- rior de las liminas del axis; aleanza por fuera la eépsula articular y lega por dentro has- ta la linea media, dénde representa al ligamento interespinoso. Este ligamento posterior esté perforado por el ner- vio suboccipital de Arnold. . Arco anterior det atlas Sinovial, Presenta esta Articulacién atloidocdonioidea | Tejido celular que separa tos dos . sinoviates Carilla articular det axis en estado seco Axis artienlacién una sinovial floja que emite franjas si- noviales, mas amplias ade- lante y atras; dichas fran. jas se introdneen en forma ae enfia erslos angulos die- dros formados por las su- perficies articulares. Articulacién atloido- odontoidea. Esta articula cién pertenece al tipo de las trocoides. Superficies articula- res. En el atlas, la superf'- cic articulaé tiene la for- Arteria vertebral ma de un anillo osteofibro- Arco posterior 50; este anillo se halla cons- ic, 237, CoRTE TRANSVERSAL DE LA ARTICULACIGN ATLOIDO- tituido anteriormente por ODONTOIDEA. fa cara posterior del arco 1, srricutacia transversoodontoides; 2, apéfisis odontoides: 3, ligamen- anterior del atlas, la cual to transverso; 4, ligamento ‘occipitoaxoideo medio. lleva en su parte media una superficie eéneava en ambos sentidos y recubierta de cartflago; por atras, el anillo esté cerrado por el Ligamento transverso, el cual se fija sobre las rugosidades de la cara interna de las masas laterales del atlas, presentando en la parte media de su cara anterior una superficie cubierta de eartilago articular. El borde inferior de este ligamento presen- TRATADO DE ANATOMIA HUMANA ta una prolongacién, llamada ligamento transverso axvidco, que va a fijarse sobre la eara posterior del-cuerpo del axis, en tanto que su’borde- superior emite-otra -prolongacidn fi- brosa, ligamento transrcrsooccipital, la cual se inserta en el borde anterior deb agujero oe- eipital. De. esta mancra queda constituido un ligamento en forma de eruz, que récibe por eso el nombre de ligamcuto cruciforme, (Figs, 237 y 241.) Las superticies artivulares del axis se encuentrar situadas’ en la apétisis’ odontoides, siendo una, anterior, de forma. oval, que-se opone al atco del atlas, y.otva posterior; igual. mente oval, convexa. y recubieria de cariflazo, como la anterior; ésta eorresponde al li- gamento transverso. Octipiral Ligaments. occipitotransverso Ligamenzo occifitoodntoidée medio o suspensor ‘Apéfisis odontoides j é $ Ligamentos oceipitoatloidea Vee ARR OR i scéibsteodantoideod 3 laterates Acticulacién ‘ atloidoaxoidea i ‘Ligamento transverso Corte de tas léminas del axis Ligamento occipitoaxoideo medio Ligamento occipitoaxoideo lateral FIG, 238. UNION OCCIPITOODONTOIDEA, VISTA POR DETRAS Medios de wnidn. En esta articulacién no existen propiamente ligamentos de unidn. La apéfisis odontoides permanece fija en su anillo osteofibroso debido a los fuertes li- gamentos, al ligamento cruciforme asi como también a los ligamentos oceipitoaxoideos y vecipitoodontoideos, los que de esta manera resultan ser los verdaderos medios de unién de la articulacién atloidoodontoidea. (Fig. 238.) Sinovial, Existen dos sinoviales, una anterior y otra posterior, siendo més grande esta Ultima, Ambas son muy flojas y en ocasiones la posterior se extiende hasta eomuni- car lateralmente con la anterior. (Véase fig. 237.) Movimientos. Son movimientos de rotacién, ejeeutados por el atlas con la cabeza alrededor de la apé odontoides y producidos, haeia el mismo lado, por los siguientes miiseulos: esplenio, oblieuo mayor, recto mayor posterior, reeto anterior mayor y recto anterior menor de la cabeza; los de rotacién hacia el lado opuesto son originados por el trapecio, el gran complexo y el esternocleidomastoideo. ARTICULACION DE LA COLUMNA VERTEBRAL CON LA CABEZA Comprende la articulacién oceipitoatloidea y la unién oceipitoaxoidea. ARTICULACION OCCIPITOATLOIDEA Pertencee al tipo de las diartrosis, género de las condileas. Superficies articulares, Por un lado, los eéndilos del occipital eon sus supertficies convexas en ambos sentidos y su eje mayor hacia delante y adentro; por el otro lado, las cavidades glenoideas del atlas, vuclias haeia arriba, atras y adentro, y cayo eje mayor esté Girigido adelante y adentro. Todas estas superficies se hallan eubiertas de cartilago hialino. ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL 227 Medios de unién, Una cdpsula articular, més gruesa por fuera que por dentro, que se confunde adelante y atras con los ligamentos de refuerzo anterior y_ posterior; por arriba y por abajo inserta en los bordes de las superficies eartilaginosas, (Ver fig. 238.) El ligamento occipitoatinideo anterior es més grueso en Ja linea media, donde co- mienza ¢] ligamento vertebral comin anterior; se inserta’ por arriba en el borde. anterior el agujero occipital y por abajo en e! borde superior del arco. anterior del atlas. “El ligamenta: occipitoatloideo ‘posterior se inserta en el horde posterior del agujero occipital por arriba, y por-abajo en el borde superior: del areo posterior del atlas: late- ralmente se confunde con la efpsula articular; deja ‘paso’ en su parte inferior y lateral a la arteria. vertebral y al primer nérvio cervical, Ocigitat Ligamento posterior de refuerzo de la ‘articulaciéa oceipitoatloidea jigamento accipito- Primer necvii " i atloideo posterior cervical Acteria vertebral fi \—Cépsula atioidoaxoidea tee tae Ni me ee Ligamento atloido- Nervio suboccipitat a axoideo posterior mayor de Arnold Axis Cépsula de la articulacién del axis con la rercera vértebra Tercera cervical Teecee neevio. cervical Ligamento amaritto FIG. 239. ARTICULACIONES OCCIPITOATLOIDEA Y ATLOIDOAXOIDEA, VISTAS POR DETRAS. Este ligamento viene a representar al primer ligamento amarillo, como se aprecia en la figura 239. Sinovial. Existe una sinovial muy débil, la cual presenta prolongaciones internas que se introducen entre la apdtisis odontoides y el ligamento transverso. Relaciones, La cApsula se halla en relacin, por fuera, con el reeto lateral de la ca- beza, y por dentro, con los ligamentos occipitoodontoideos laterales, Movimientos. Los de flexién son producidos por los rectos anteriores, mayor y me- nor, y por el recto lateral de la eabeza. Los de extensién son originados por el trapecio, el esplenio, el complexo mayor, rectos mayor y menor posteriores de la cabeza y cl obli- euo menor de Ja cabeza. La flexidn lateral es producida por el trapecio, el esplenio, el complexo menor, el ree- to lateral, el oblieuo menor de la cabeza y el esternocleidomastoideo. UNION OCCIPITOAXOIDEA Es una articulacién indirecta, ya que el occipital y el axis solamente se hallan uni- dos entre si por ligamentos a distancia, a saber: los ligamentos occipitoaxoideos propia- mente dichos y los oceipitoodontoideos, 228 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Ligamento vertebral comiin posterior Ligarnento occipitoaxoideo medio Ligamento oceipiroaxoideo faterat. | Artieulacién “occipitoatloidea Ligamento lateral inferior de Amold Ligamento vertebral comin posterior FIG. 240. ARTICULACION OCCIPITOATLOIDEA Y LIGAMENTOS OCCIPITOAXOIDEOS, VISTOS POR DETRAS. Ligamento vertebral comtin posterior Ligamento occipitoaxoideo medio Occipital PEEL Ligamentos occipito- i! odontoideos laterales Ligamento ; occipitoadontoideo medio Ligamentos Zorcipitoodontoideos latecales Ligamento occipito- Ligamento ‘axoideo lateral Pransvers Ligamento tatecal inferior de Arnold | Tercera ceevical \Ligamento occipitoaxoideo medio Ligamento vertebral comiin posterior FIG. 241. LIGAMENTOS OCCIPITOODONTOIDEOS, VISTOS POR DETRAS. ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL 229 Los primeros son tres, de los cuales uno es medio y los otros dos laterales. El liga- mento occipitoaxoideo médio se extiende desde la superficie basilar, muy cerea del borde del agujero. occipital, descendiendo por detrés de la apéfisis odontoides y: del ligamento transverso, hasta terminar en:la cara posterior del cuerpo del axis. En su parte superior se confunde, por delante, con.cl ligamonto transverso occipital y, por detrds, con el liga- mento. vertebral comtin. posterior, Los: ligamentos occipitoaroides, laterales 'se insertan, por arriba, en la regién precon- dilea de la parte interna del agujero occipital; desde aqui déscienden oblicuamente para ir a insertarse en las partes laterales de la cara ‘posterior del: cuerpo del axis, a los lados del ligamento accipitoaxoideo .medio, Un haz.fibroso del borde externo de estos ligamen- ios'se extiende solamente del cuerpo-del axis a la masa lateral’ del atlas, confundiéndose eon Ja edpsula atloidoasoidea; se Maria ligamento lateral inferior de Arnold.. (Fig, 240.) : Los tigamentos: occipitoodontoideos ‘son tres: también: uno medio. y dos laterales. El ligamento occipitoodontoides medio’ se extiende desde la parte anterior del agujero ocei- ‘pital’al-vértiee de la apéfisis odontoides y se llama’ también ligamento: suspensor de la apéfisis odontoides. Los. Vigamentos. ovcipitoodontoideos laterales se insertan, por fuera, en lgcara ‘interna de los céndilos del: occipital y, por dentro, eri las caras laterales de la apé- fisis odontoides y se confunden en. la linea media el de wn lado con el del otro y reciben también cl nombre de ligamentos alares dela apdfisis. adontoides, (Fig: 241.) CAP. 14 ARTICULACIONES DE LA CABEZA Son inméviles en su.mayoria, pues sélo la artieulacién del maxilar inferior con el temporal goza de amplia’ movilided: Se pueden diyidir en tres grupos: 1+, articulaciones dé log huesos del cridnco ‘entre si; 2% articulaciones de los huesos de la cara entre. st y con el crdned; 3°, articulacién- del. maxilar inferior con-el crdneo. - ARTICULACIONES DE LOS HUESOS DEL CRANEO ENTRE SI Corresponden al grupo de las sinartrosis y: estén. constitaidas’ por ‘supertficies éseas muy variables en su configuracién, pero unides unas-y otras por tejido fibroso, cuando la asificacién se ha verifieado en tejido eonjuntivo, constituyendo las sinfibrasis; 0 bien por tejido ‘cartilaginoso, cuando la osifieacion se ha hecho a expensas de esta clase de tejido, originindose las sincondrosis, en las euales el pericondrio se confunde con el periostio. En las primeras, las superficies articulares pueden ser: dentadas, como sucede con la articulacién frontoparietal, la biparietal y la occipitoparictal; escamosas, cuyas superfi- cies biseladas en sentido opuesto se superponen, como oeurre en la articulacién del pa- rietal con la eseama del temporal; armédnicas, eon superficies lisas y m&s 0 menos planas, como acontece con la articulacién de los huesos propios de la nariz entre sf y eon las ra- mas ascendentes de los axilares superiores, ete.; por ultimo, la esquindilesis, en que una superficie tiene la forma de fgulo diedro y Ja otra de cresta que encaja en él, como su- cede con la articulacién del esfenoides y el vémer. El tejido fibroso que une estas superficies articulares se osifiean en Ja vejez, y des- aparece en muchos casos, La época de osificacién es muy variable segiin los individuos y las razas. ARTICULACIONES DE LOS HUESOS DE LA CARA ENTRE SI Y CON EL CRANEO Los huesos de la eara se hallan artieulados en su mayorfa mediante suturas arméni- cas, aunque muchas de ellas puedan presentar rugosidades y depresiones que se adaptan perfectamente. En cambio, las articulaciones de los huesos de la cara con el erdneo presentan sutu- ras dentadas, como acontece con la articulacién frontomalar; algunas son arménicas, como Ia articulacién pterigopalatina y la frontoctmoidal; 0 bien, esquindilesis, como la articu- lacién esfenovomeriana. ARTICULACION TEMPOROMAXILAR, Pertenece al género de Jas bicondileas. Superficies articulares, Por un lado los céndilos del maxilar inferior, que son dos cminenciss ovoideas de eje mayor dirigido hacia atrés y adentro y unidos al resto del hueso por una poreidn estrecha Hamada cuello; éste es redondeado por su parte posterior y con algunas rugosidades en la parte anterointerna, donde se inserta el pterigoideo ex- terno, Los edndilos presentan una vertiente anterior vuelta hacia arriba y adelante y otra 230 ARTICULACIONES DE LA CABEZA posterior vuelta hacia atras y arriba; ambas estén separadas por un borde romo casi transversal y eubiertas por tejido fibroso. Por el otro lado, las superficies artieulares son el céndilo del temporal y la cavidad glenoidea del mismo. El eéndilo se halla constituido por la raiz transversa de la apétisi eigomatiea, la etial es convexa de adelante atras y se halla vuelta hacia abajo y. afucra: La cavidad: glenoidea est situada detras del. condilo y es una. depresién” profunda, de forma elipsoidal, enyo.eje mayor se dirige hacia atrés y adentro. Se halla limitada -an- teriormente: por el céndilo-y posteriorniente ‘por la cresta petrosa y la apéfisis vaginal; por fuera, limita con. la‘ raiz longitudinal de la apéfisis cigomatiea v, por dentro, eon la espina del esfenoides, La cavidad glenoidea esta dividida ¢n dos partes ‘por la cisura de Glaser, de las cuales séto la anterior es: articular, constituyende 1a cavidad glenoidea pro- piamente dicha,.y se. halla recubierta por tejido fibroso: la posterior, extraarticular, ea- rece de revestimiento y. forma Ja: pared anterior del conducto: auditivo. externo. La-superficie articular del temporal, eonvexa por delanite y céneava por atrds, no se adapta directamente al céndilo del-maxilar, sino qué 1& adaptacién se realiza: por. fnter+ ‘nedio' de:un menisco tater Conducta duditiva externo Celdilla mastoidea articular, de forma. elfp- tica y de eje mayor para- Telo al del céndilo. Este ineniseo. posee dos caras, dos bordes.y dos extremi- dades. La cara anterosupe- rior es edneava por delante, donde esta en relacién con cl eéndilo del temporal, mientras su parte posterior 1 Simovial inferior + Menisco Cav. glenoidea \Sinovial sup. Muscato temporal Apétisis Coronoides Parétida es convexa y corresponde a la eavidad glenoidea. La cara posteroinferior, eénea- va en toda su extensién, puede eubrir todo el eén- dilo 0 solamente la ver- tiente anterior de él. De los bordes, el posterior es mas grueso que el anterior. La extremidad externa es mds grucsa que la interna y ambas se hallan dobladas ha- cia abajo, emitiendo prolongaciones fibrosas que las fijan a las partes Jaterales del cuello del edndilo. Por esta razén, el meniseo sigue al eéndilo en sus movimientos, como se pue- de ver con elaridad en la figura 242. Un corte transversal del meniseo muestra que es mas grucso en la periferia que en el centro, donde puede presentar una perforacién més 0 menos amplia. Bn este easo existe una sola articulacin con una sola sinovial, pues cuando ei menisco no ge halla perforado, la articulacién esté dividida en dos y es portadora de dos sinoviales independientes. Medios de unién. Comprenden una cépsula articular y dos tigamentos laterales, con- siderados como los ligamentos intrfnseeos de la articulacién; también se ineluyen tres Hi- gamentos auxiliares 0 extrinseeos, Cépsula articular, Posee forma de manguito, cuya extremidad superior se inserta, por delante, en la rafz transversa de la apétisis cigomatiea, por detras en el labio ante- rior de la cisura de Glaser, por fuera en el tubérculo cigomatieo y en la rafz longitudinal de la apétisis eigoméatica, y por dentro, en la base de la espina del esfenoides, Su extremidad inferior se inserta en el euelio del eéndilo, deseendiendo mas en su parte posterior que en la anterior. Su superficie interna, tapizada por la sinovial, sirve de insercién al reborde del meniseo, quedando asi dividida la cavidad articular en una poreién suprameniscal y otra inframeniseal. (Véase fig. 242.) Apétisis mastoides Cépsula articular y tigamento lateral interno Céndito Prerigoideo externo del maxilar FIG. 242. CORTE SAGITAL DE LA ARTICULACION TEMPOROMAXILAR, 232 TRATADO DE ANATOMIA HUMANA Ligamento lateral externo. Se inserta por arriba en el tubéreulo cigomitieo y en Ia poreién contigua de la raiz longitudinal, desde.donde desciende para ‘terminar insertan- dose en Ja parte posteroexterna del euello del céndilo. (Fig. 243.) Ligamento lateral interno, Uste ligamento tiene su punto de insereién por fuera de la base de 1a-espina-del esfenoides; después desciende para ir a insertarse en la poreidn posterointerna del euello del eéndilo. (Fig. 244.) Lagamentos auziliares. Son el ligamento -esfenomaxilar, el estilomaxilar. ¥ al pterizo- maxilar. E] ligamento esfenomacilar tiene su: insereién: superior en Ja poreién externa de la espina dél esfenoides y en Ja’ parte mas interna del ‘labia anterior de la cisura de Glaser ‘Apsfisis cigoméica Parte posterior de ta capsule acticular Conducto auditivo externa Ansercién 4 del temporal FIG, 243, ARTICULACION TEMPOROMAXILAR, VISTA POR SU CARA EXTERNA. desde donde desciende, cubriendo ul ligamento lateral interno, para terminar en el vérti- ce y en el borde posterior de la espina de Spix. Este ligamento recibe también el nombre de ligamenta lateral interno largo de Morris. El ligamento estilumavilar se inserta por arriba cerca del vértice de la apétisis esti- loides, y por abajo, en el tereio inferior del borde posterior de !a rama ascendente del maxilar inferior. El ligamento pterigomazilar es un puente aponeurdtieo que se extiende desde el gan- cho del ala interna de la apéfisis pterigoides hasta la parte posterior del reborde alveo- lar del maxilar inferior, y da insereién al imtisculo bueeinador por delante y al constrictor superior de la faringe por detrés. Sinovial. Es doble en la mayoria de los casos, existiendo una suprameniscal y otra inframeniscal, Ambas tapizan la e4psula correspondiente por su cara interna y terminan por un lado en el lugar de insercién del meniseo sobre la edpsula, y por el otro, en el borde del revestimiento fibroso de la superficie articular correspondiente. ARTICULACIONES DE LA CABEZA 233 Relaciones. Por su cara externa la artieulacién temporomaxilar se halla recubierta por tejido celular, el cual esti atravesado por la arteria transversal de la cara y por el nervio temporofacial; a su vez, este tejido celular esta cubierto por la piel. Por su cara interna se, relaciona con los nervios dentario inferior, lingual y euerda.del timpano, y con la _arteria ‘maxilar interna y sus ramas timpénioa, meningea media. y meningea me- nor y.con la insereién del pterigoideo externo, Por delante esté en relacién con haces del miiséulo masetero y con la escotadura sigmuidea, por donde atraviesan la Arteria y el nervio. maseterinos.. Por atras se relaciona: con el eonducto auditivo externo, pero no di- rectamente, sino. por intermedio de. la prolongacién. superior de Ja: pardtida, “ Compuesta propiamente por dos attieularioncs, una meniscotemporal y-la otra -menis- ‘comaxilary ‘verifica ‘su movimiento. bilateral: sizaultineo por deslizamiento: que ‘realizan Gancho det ‘la incecna de ta apétisis prerigoides Ligamento pteriga ‘maxilar Apéfisis estiloides Ligamento tateral interno ‘Ligamento esfenomaxtlar Ligamento estitomaxilar Fic. 244, ARTICULACIGN TEMPOROMAXILAR VISTA POR SU CARA INTERNA, CON SUS LIGAMENTOS ‘ACCESORIOS. cl desplazamiento de Jos c6ndilos, gracias a la interposicién del menisco, a la laxitud de la efpsula y a la poea resistencia que presentan los ligamentos, factores que favorecen la luxacién del maxilar inferior. Las articulaciones temporomaxilarcs funeionan simulténeamente y presentan movi- mientos de abatimiento y de elevacién, {in cl primero el mentén se dirige abajo y atras; eéndilo y meniseo forman un conjunto que desiiza de atrés adelante, sobre el eéndilo tem- poral, girando ligeramente el menisco hasta tomar una posieién horizontal, movimiento que limitan los haces posteriores del meniseo mismo y se realiza por la accién del pterigoi- deo externo inervado por ¢l maxilar inferior; y cuando el menisco queda fijo sélo el céndilo continia su deslizamiento por debajo del menisco realizando en el maxilar inferior un movimiento de rotacién sobre un eje transversal que pase por lo espina de Spix, per- mitiendo que el céndilo del maxilar se coloque por debajo del eéndilo del temporal. Resulta de lo anterior que el maxilar inferior en su abatimiento realiza un movimnicn- to de deslizamiento y de rotacidn, siendo la poreién menos mévil el orificio dentario por donde penetra cl paquete neurovascular dentario inferior, y produciendo en los incisivos una simple traslacidu de adelante hacia atrds. Ios miseulos abatidores de fuerza menor ,que Jos elevadores son el vientre anterior del digéstrico, el milohioideo y el geniohioides. En el movimiento do clevacién se realiza en sentido eontrario ¢l mecanismo del abati- miento y aleanza su méximo cuando se cneuentran los arcos dentarios, Intervienen en éste