Está en la página 1de 3

ASHTANGA YOGA

Ashtanga Yoga es probablemente el estilo de yoga más dinámico que existe, también el más completo, conocido como el Rey de los estilos. Ashtanga Yoga exige continuidad y disciplina en el practicante para que pueda apreciar todos sus innumerables beneficios a nivel físico y mental, es un sistema de yoga muy depurativo para el cuerpo, lo prepara para llegar a estados de relajación y meditación avanzados. Esta filosofía de vida tiene el potencial de crear un cuerpo y una mente vibrante y sana.

Ashtanga Yoga es un sistema de posturas o asanas que están entralazadas o unidas entre sí por la respiración. Sri K Pattabhi Jois decía: 'Ashtanga Yoga es prácticamente un sistema de respiración el resto es simplemente flexibilidad'. Ashtanga combina secuencias, movimientos fluidos enfocados a despertar nuestra conciencia interior, a través de la práctica individual y de la observación de nuestro propio ser, de nuestro 'YO'. Esta cualidad se manifiesta dirigiendo toda nuestra atención a la respiración durante la práctica de asanas. La respiración es el vehículo en el que el cuerpo y la mente se observan, purifican y trascienden.

Ashtanga Yoga une y entrelaza cada una de las asanas en secuencias de movimientos llamadas vinyasas. El término 'vinyasa' se refiere a los movimientos sincronizados con la respiración creando un flujo dinámico durante la práctica, donde cada movimiento va acompañado y sincronizado con una inhalación o una exhalación. Una de las principales funciones del sistema de vinyasas es crear un intenso calor interno para producir dos beneficios, uno es purificante, ayuda al cuerpo a eliminar tox inas a través del sudor y en segundo lugar al generar calor hace que el cuerpo sea más flexible y elastico previniendo lesiones durante la practica.

Ashtanga Yoga se divide en tres series, la primera serie o también conocida como Yoga Chikitsa o terapia de yoga, ayuda a depurar y alinea nuestro cuerpo, la segunda serie Nadi Shodana purifica los canales energéticos, limpia y desbloquea el sistema nervioso a través de la apertura de los canales de energía de nuestro cuerpo, la tercera serie es Sthira Bhaga, Gracia divina o postura y gracia, integra la fuerza con la sutilidad del movimiento, exigiendo altos niveles de humildad y flexibilidad, esta última serie está dirigida a alumnos avanzados de Ashtanga Yoga que han perfectamente las dos primeras series. Cada una de las series se debe poder realizar al completo para poder pasar a la siguiente, el buen profesor de Ashtanga velando por la seguridad de su alumno, le mantendrá en la serie o en el asana da serie en que se encuentre hasta que crea conveniente que su cuerpo y mente estén listos para seguir avanzando. Por lo tanto si un alumno no puede realizar un asana, quiere decir que no está listo para continuar y debería simplemente disfrutar de su práctica hasta ese ultimo asana que le presenta dificultad, un desafío, un reto, hasta ahí llegara el alumno y terminara su practica en ese punto.

Ashtanga Yoga practicado en su correcto orden secuencial, conduce gradualmente al practicante a redescubrir su potencial humano, físico, psicológico y espiritual. A través de esta práctica, con su correcta respiración ( Ujjayi ), posturas ( asanas ), y mir adas (drishtis ), conseguimos controlar los sentidos y una mayor conciencia de nosotros mismos.

ASANAS – POSTURAS Las asanas son posturas físicas desarrolladas en yoga. Las fortalecen, equilibran y dan mas flexibilidad al cuerpo, corrigiendo la postura corporal, también hacen maravillas en los órganos internos, además mejoran la paz y estabilidad mental, proporcionándote la deseada tranquilidad mental. Por otro lado, también equilibran y activan los ‘nadis’ (canales energéticos) y los chakras (centros energéticos). Durante la práctica de Ashtanga Yoga aprenderemos las asanas específicas, su orden correcto en la serie y sus vinyasas.

VINYASAS las vinyasas unen una tras otra las asanas con una respiración consciente como si se tratara de una guirnalda, preparan y hacen más ligero el cue rpo para la práctica de asanas, restableciendo y manteniendo sana la columna vertebral. También son muy buenas para la mente, proporcionando concentración y claridad mental al tener que estar totalmente conscientes y atentos a la serie completa que estamos realizando, el orden correcto de las asanas unidas con las vinyasas, prestando total atención a la respiración y sincronizando cada movimiento con la respiración.

PRANAYAMA (control de la energía vital). Prana es energía, la energía cubre todo, la energía esta por todas partes. Pranayama son técnicas de respiración que regulan y controlan nuestra energía vital. Nuestro cuerpo y nuestra mente están vivos por el prana, la manera más fácil de absorber prana es por la respiración, sin respiración no ha y vida, con una ritmo consciente de respiración estamos conectando nuestro cuerpo físico con nuestro ser espiritual. En Ashtanga Yoga controlamos el prana durante la práctica con la respiración ‘Ujjayi’, inhalamos y exhalamos siempre por la nariz, es una respiración que llena únicamente la parte superior del pecho, lo que va a permitir mantener los bandhas contraídos, además es una respiración sonora que se consigue contrayendo la glotis con la ayuda de la lengua, controlando de esta manera la entrada y salida de aire, la fricción producida por el aire a su paso por la glotis calienta el aire que entra en nuestros pulmones, creando. Las inhalaciones y las exhalaciones en ‘Ujjayi’ tienen que tener la misma duración en tiempo y en intensidad durante toda la práctica, tiene que ser una respiración muy consciente y constante, sin fluctuaciones, esfuerzos ni tensiones. La necesidad de una respiración continuada no puede ser nunca demasiado enfatizada durante la práctica. Cuando la respiración alimenta la acción y la acción alimenta la postura cada movimiento se vuelve suave, preciso y perfectamente calmado.

BANDHAS Un bandha es un cierre, bloqueo o sello, es la contracción especifica de un area de nuestro cuerpo, al contraer esa zona estamos evitando que la energía suba o exceda ciertos límites, manteniéndola dentro de nosotros. La contracción tiene un efecto global, afectándonos en el plano orgánico, energético y mental. Los bandhas canalizan el pranal hacia el canal central, sí practicamos regularmente contrayendo los bandhas mejorara nuestro flujo de energía a través del canal central, lo que permitirá que se despierte la energía Kundalini . El resultado de activar un bandha es dejar salir la energía oculta de la fuerza vital para luego mover y dirigir esa corriente pránica desde su origen interno para que se incorpore a la red de los canales de energía de nuestro cuerpo. Aprender a controlar los bandha cultiva e incrementa el prana. En Ashtanga Yoga se dice: Sin bandhas no hay prana, y por lo tanto no es yoga. Durante la pr áctica de Ashtanga debemos de mantener dos bandhas todo el tiempo contraídos suavemente, Moola (suelo pélvico, perineo) y Uddiyana bandha (abdomen).

DRISHTI Cada asana del sistema de Ashtanga Yoga contiene un punto de observación en el cual concentrarse y abstraerse. El drishti es donde llevamos nuestra mirada suave y concentrada durante la practica, para mantener el sentido de la vista controlado y conduciendo la mirada hacia nuestro interior. Hay 9 drishtis: Nasagrai (la punta de la nariz), Angusta ma dyai (los pulgares), Broomadhya (e l tercer ojo), Nabi chakra (el ombligo), Urdhva (Hacia el cielo), Hastagrai (la mano), Padhayoragrai (los dedos de los pies), y 2 Parsva según hacia que lado movamos la cabeza (lejos hacia la izquierda o hacia la derecha). Con la práctica de drishtis el alumno aprende y desarrolla la concentración (dharana) y meditación (dhyana).

LA PRáCTICA suele afirmarse que sin esfuerzo no hay beneficio. Fuerza, vigor y sudor son aspectos únicos de este sistema de yoga, que contrarían la percepción occidental de lo que es Yoga. Esta práctica exigente requiere un considerable esfuerzo, abre y hace que la energía vital circule a través del cuerpo, reforzando y purificando el sistema nervioso. Esta práctica requiere una dedicación y compromiso por parte del alumno, para poder evolucionar y notar todos los beneficios que proporciona. Ashtanga Yoga es una práctica para toda la vid a, para todos los días de nuestra vida, por lo tanto deberíamos practicar 6 días a la semana, descansando el sábado y los días de luna nueva y luna llena siguiendo la tradición hindú. Practicar a diario tiene enormes beneficios físicos y mentales, además ayuda a memorizar la serie rápidamente, permitiéndonos entrar en el estado meditativo necesario.

ASHTANGA YOGA – MEDITACION EN MOVIMIE NTO Ashtanga Yoga no es únicamente o meramente una práctica de asanas física, es una práctica espiritual y meditativa, es una ‘meditación en movimiento’, debemos como dice Sri K Pattabhi Jois entrar en un estado meditativo ( Dhyana ) desde el primer Saludo al Sol, bien sea prestando atención a nuestra respiración como si estuviéramos realizando un Vipassana , o bien repitiendo mental mente nuestro mantra. Es cierto, cuando nos iniciamos en Ashtanga es difícil mantener toda nuestra atención en tantas cosas al mismo tiempo, que si el asana , que si Moola bandha , que si el drishti , que si la respiración en Ujjayi , pero poco a poco y a medida que vamos afianzando nuestra práctica, con la repetición, constancia y disciplina, la vamos puli endo, limando y suavizando, deberíamos de ser capaces de estar en todo al mismo tiempo y además de disfrutar y estar relajados manteniendo cada una de las asanas de una manera estable y cómoda, y nuestra mente debería mantener un estado meditativo constante. Este es el aspecto más espiritual de la práctica, la unión contigo mismo, esa conexión con tu yo interno que hace que esta práctica de yoga sea únicamente tuy a, totalmente única, con control y desapego. Medita, relájate, no tenses, no fuerces, y mantén toda tu atención, un estado de consciencia plena. Recuerda cada día será diferente, se sentirá totalmente diferente al día anterior así que Carpe Diem.