Publicación didáctica de folclore: Nº 15 Curso 2013-14 IES Río Júcar Madrigueras (Albacete).

Donativo: 1 euro

GERINELDO PUBLICACIÓN DIDÁCTICA DE FOLCLORE Nº 15 CURSO 2013-14 IES RÍO JÚCAR MADRIGUERAS (ALBACETE) DTO. DE GRIEGO DEL IES RÍO JÚCAR Y TALLER DE FOLCLORE
COORDINACIÓN Y MONTAJE: Alfredo Alcahut Utiel por el Departamento de Griego y la Biblioteca del IES Río Júcar. PATROCINA: AMPA SAN ISIDRO. COLABORADORES EN ESTE NÚMERO: Marisa Racionero, Enrique José Montero Pérez, Rubén García Juncos, María Pardo Utiel, Alberto García Monteagudo, Jaime Escobar Utiel, Luis Escobar Utiel Julio F. González, Juan Francisco Valera Jiménez, César García Martínez, Jorge García Martínez, Héctor Carretero Milla, Daniel Denia Serrano, Enrique Fuentes Ballesteros, Jorge Callejas Garrido, Jorge García García, Julio Jiménez Ballesteros y Matilde Ruipérez Cabañero Ernestina y Tesifonte Monteagudo Cantos , Fabián Armero García y Aurora Fernández Benítez, Francisco Cuesta Gómez, Crescencia Jiménez Heras, Nieves y Francisco García Roldán, Jesús y Antonio García Tobarra, Fabiano Escobar, Luis Cuesta, José Joaquín Martínez Martínez, Fabrilo Rodiel Collado, Jorge Plaza Sáez, Paco García Torres, Herminia Utiel Leal, Maximiliana Martínez García, Josefina García, Victoria Talavera, Mª Luisa Merino Azorí, José Cabañero Fuentes, José Pereira Llanes, María Landete, Salvador Pardo Villanueva, Eduardo Carrasco Monteagudo y otros muchos que no figuran aquí y a los que damos las gracias. EDITORIAL: Presentamos en este número una mezcla de temas: adelantamos un proyecto de investigación en el que un grupo de jóvenes alumnos del IES Río Júcar lleva trabajando dos cursos: el de las cuevas usadas como fresquera y bodega durante siglos. Después avanzamos algunos contenidos de una próxima publicación comarcal dedicada a los topónimos, algo poco estudiado y muy interesante. Por último nos ocupamos de una discutida celebración que es tradicional en muchos lugares: la fiesta de los quintos. Además tenemos nuestras secciones de folclore, documentación y vocabulario, faltaría más. Agradecemos a todos los que han colaborado para que este número vea la luz, en especial a la generosa colaboración de AMPA San Isidro del IES Río Júcar, sin la cual sería imposible mantener estas humildes páginas con un euro de simbólico donativo.

2

3

CUEVAS
Desde el año pasado un grupo de alumnos del IES Río Júcar viene trabajando en torno a una realidad muy poco conocida y de la que apenas se sabe nada ni se han hecho estudios: las cuevas, pero no las cuevas de champiñón ni las cuevas-vivienda, sino las cuevas que antiguamente se usaban como bodega o fresquera en nuestros pueblos, y de las que aún conservamos valiosos ejemplos. Aunque parezca mentira no hemos encontrado bibliografía al respecto, por lo que este trabajo de investigación se ha de asentar forzosamente sobre bases muy arriesgadas, el sentido común, la información que nos aporten y el tratamiento razonado y riguroso de los datos. CUEVAS EN EL QUIJOTE Como curiosidad, baste decir que el Quijote, en la segunda parte, aparece una referencia a este tipo de cuevas, si bien los ilustradores no parecen haberlo comprendido. Cap. XVIII De lo que sucedió a don Quijote en el castillo o casa del Caballero del Verde Gabán, con otras cosas extravagantes Halló don Quijote ser la casa de don Diego de Miranda ancha como de aldea; las armas, empero, aunque de piedra tosca, encima de la puerta de la calle; la bodega, en el patio; la cueva, en el portal, y muchas tinajas a la redonda, que, por ser del Toboso, le renovaron las memorias de su encantada y transformada Dulcinea; TIPO GENERAL DE CUEVA El tipo de cueva que estamos aquí estudiando es el que se hacía en las casas y que servía de fresquera, bodega de vino y de agua fresca y almacén para conservar. Se excavaba antes que la propia casa, porque así la tierra extraída era aprovechada para hacer las tapias. Debía tener siempre ventilación, ya fuera mediante una ventana a la calle, a un patio o a una puerta con malla que daba a una alacena o cocina. Esta ventilación tenía un interesante efecto de regularización de la temperatura, pues impedía que esta bajase de los 10 grados en invierno y que subiese de los 24 en verano, pues la temperatura de las cuevas suele estar en torno a los 16-17 grados. Últimamente han tenido "mala fama" como generadora de las humedades, pero esto se debe a que, por ser tan antiguas, muchas casas que tenían cueva desde el siglo XVI, XVII o XVIII, al ser partidas en los siglo XIX y XX, se ha tapado parte de la cueva y se ha cerrado la ventilación de las mismas, lo que ha provocado la aparición de humedades. Esto, sumado a la aparición de los frigoríficos y congeladores ha hecho que hayan caído prácticamente en desuso. Como nota interesante, cabe destacar que en lugares como Madrigueras, en los que el agua puede estar somera, algunas cuevas cuentan con una red de desagüe situada a unos 11 metros de profundidad que parece ser que comunican con un pozo antiguo situado en medio de la plaza.

4

ALGUNOS EJEMPLOS PARTICULARES MADRIGUERAS
SITUACIÓN (CALLE, Nº, ETC.) c/ Luis Fuentes Nº 24, al entrar al fondo desde un patio se accede, hacia la izquierda. UTLIZACIÓN (PARA QUÉ SERVÍA, ETC.) Se usa aún para conservar el vino, pero el fondo se empelaba como fresquera. ¡Aún hay clavos de hierro de forja clavados en el techo para sujetar sacos, etc.! ¿CUÁNDO SE HIZO? No se sabe. Se arregló hacia 1970. ¿QUIÉN LA HIZO? No se sabe. Su propietaria actual es Isabel del Moral Landete. DATOS: DIMENSIONES, PROFUNDIDAD, OBJETOS QUE CONTIENE. Se entra por una escalera, arreglada y se pasa a un pasillo encementado, que de pronto gira bruscamente hacia la izda., con la estructura intacta, salvo los escalones. Altura: 1´80 m. Anchura 1´40. Unos 11 m. de profundidad, pero luego tiene un aljibe dentro de unos 2´60 de profundidad, de los que unos 90 cm. están cubiertos por agua de rezuma del suelo. en los meses lluviosos el agua rezuma de las paredes y se recoge en el aljibe tras discurrir por unos canalillos. La temperatura oscila entre 15 y 15´5 grados. POSIBILIDAD DE ACCESO: Sin problemas. excelente. FOTOS SOBRE LA CUEVA

5

MAHORA
SITUACIÓN (CALLE, Nº, ETC.) c/ Virgen 14, enfrente de la iglesia. UTLIZACIÓN (PARA QUÉ SERVÍA, ETC.) Para mantener los alimentos frescos. ¿CUÁNDO SE HIZO? Hace más de 300 años. Había una casas, la casa de los Urrea, con blasón nobiliario, que se dividió en siete partes. Solo desde una se accede a la cueva. Un tal Pedro Urrea es conocido por donar a la iglesia un cuadro de san Pascual bailón en el s. XVIII. ¿QUIÉN LA HIZO? No se sabe. DATOS: DIMENSIONES, PROFUNDIDAD, OBJETOS QUE CONTIENE... Está a 7m. de profundidad y tiene 26 m. de largo. En la parte inferior el piso está a una altura de dos m. por encima del suelo original, como se deduce de un arco situado a unos 60 cm. sobre el suelo y formado por un sillar en forma de arco de medio punto rebajado. por se accede precariamente a una galería llena de escombros que se continua y a unas escaleras. POSIBILIDAD DE ACCESO: Sí. OBSERVACIONES: Tiene dos respiraderos, uno a la calle y otros al tejado. FOTOS

6

MOTILLEJA
FICHA DE ENCUESTA SOBRE CUEVASCOLABORADOR: Juan Francisco Valera Jiménez INFORMANTE: Francisco Cuesta Gómez

DATOS DE LA CUEVA SITUACIÓN (CALLE, Nº, ETC.) Travesía Real nº 2 UTLIZACIÓN (PARA QUÉ SERVÍA, ETC.) Despensa, sin tinajas, Está arreglada. Estaba de barro. 2m de altura. Baja a unos 4´5 m de profundidad ¿CUÁNDO SE HIZO? No se sabe. ¿QUIÉN LA HIZO? No se sabe. DATOS: DIMENSIONES, PROFUNDIDAD, OBJETOS QUE CONTIENE... Despensa, sin tinajas, Está arreglada. Estaba de barro. 2m de altura. Baja a unos 4´5 m de profundidad POSIBILIDAD DE ACCESO Sí FOTOS SOBRE LA CUEVA

7

TIPOS DE TOPÓNIMOS
El proceso por el cual una ciudad, pueblo, aldea, lugar o paraje adquiere un nombre puede ser muy complejo, y en él intervienen factores geográficos, lingüísticos, históricos, ideológicos o culturales,. así, siguiendo al profesor Jairo J. García Sánchez, distinguiremos: OROTOPÓNIMOS: son aquellos que hacen referencia a algún accidente del terreno, como "nava", "valle", etc: Navas de Jorquera, Valdeganga, Ribera de Cubas, etc. FITOTOPÓNIMOS: hacen referencia a la vegetación, v. gr. Olmeda, Casas del Olmo, Tomelloso, etc. ZOOTOPÓNIMOS: incluyen una alusión a la fauna: Mota del Cuervo, La Buitrera, Las Zorreras, ... HIDROTOPÓNIMOS: son nombres que apuntan a la presencia de agua: Fuentealbilla, Pozorrubio, Cenizate (la aceña de Zaide), por ejemplo. TOPÓNIMOS REFERIDOS A RUINAS O EDIFICIOS: Un topónimo muy conocido es el de Villares, que da noticia de un poblamiento anterior. TOPÓNIMOS DESCRIPTIVOS: pueden indicar el color (Peñarrubia,o peña rojiza, Montalvos, monte blanco), la forma (Pozohondo), etc. ODOTOPÓNIMOS: hacen referencia a algún camino o vía: Calzada de Vergara, por ejemplo. ANTROPOTÓPONIMOS: son aquellos que incluyen nombres de persona: Casas Ibáñez, Pozo-Lorente, Villavaliente, etc. HAGIOTOPÓNIMOS: algunos lugares o poblaciones han tomado en algún momento el nombre de un santo: San Juan de Villamalea, San Antón, Consolación, Santa Ana... TOPÓNIMOS REFERIDOS AL ORGIEN O PROCEDENCIA: algunas localidades mantienen nombres que dejan traslucir el origen de sus pobladores: Gascones, Navarros, etc. Además hay que añadir que los topónimos pueden cambiar por varios motivos: 1. Evolución lingüística: la propia evolución natural hace que, por ejemplo, *Fontealbella evolucione a Fuentealbilla. 2. Adecuación al sistema fonológico de otra lengua: así el ibérico Ikalesken es transcrito en latín como Egelaxta.

8

3. Hibridación: a veces dos lenguas conviven un tiempo produciéndose situaciones de bilingüismo que explican topónimos mixtos como Villamalea (del latín villa y el árabe maleha, hermosa). Otras veces un nombre diminutivo como el árabe alqosair "castillejo" recibe a su vez un sufijo diminutivo romance, resultando una forma híbrida Alcozarejos. 4. Etimología popular: el cambio de una lengua por otra en un espacio no muy prolongado hace que a veces un nombre sea mal interpretado: así el árabe magrid (cañería) es relacionado con madroño, en el caso de Madrid, o con Madrigueras, en el lugar homónimo. Del mismo modo la forma en lengua árabe Yelista, que procede del latín Egelaxta, acaba convirtiéndose en Iniesta, por analogía con la voz castellana homófona con la que , en realidad no tiene ninguna relación

9

QUINTOS
Vamos a hablar de una tradición cuestionada pero vigente en algunos lugares, como es la de los quintos. Durante los siglos XIX y XX los jóvenes que marchaban a hacer el servicio militar podían acabar en medio de una terrible guerra colonial en Cuba, Filipinas o Marruecos. Por eso, para compensar esta calamidad, se organizaba una despedida en forma de fiesta para recaudar fondos a fin de ayudar al mozo. A su vuelta, se agradecía el regreso mediante la participación en actos de culto o en procesiones tradicionales. La mudanza de los tiempos ha acabado con el servicio militar obligatoria, pero no faltan quienes apuestan por mantener esta tradición o festejo. MADRIGUERAS La tradición de los quintos en Madrigueras se celebra la primera semana entera de febrero. Los quintos, vestidos con ropas viejas, se reúnen en la plaza, tiran una traca y van a almorzar a las casas de las quintas. Luego pasan el día por el pueblo con licencia para hacer cosas que en otro día no se les permitirían. Muchas personas cercanas les dan dinero. Al llegar el sábado se despiden con una hoguera en la plaza y colocan la bandera. Sus familias preparan o encargan unas tortadas de quinto que van repartiendo por sus familiares y allegados a partir del domingo. Este mismo día los quintos del año siguiente, llamados los de la alboreá, salen a su vez de la misma manera. Muchos aspectos de esta tradición han ido cambiando: las quintas se han incorporado a la celebración, muchos no llevan ropas viejas sino compradas exprofeso, en vez de ir a las casas de las quintas pasan el día en los pubes, no salen tantos días, etc..

Manuel García Leal con su familia y las tortadas de quinto. 1966

10

Grupo de quintos en 1987. La quinta más numerosa, la del 69.

11

Izda: Quintos, en el año 1978.

Dcha: Los de la Alboréa. Febrero de 2013.

Grupo de quintos en 1993

12

Grupo de quintos en 1994

Tortadas de quinto de Avelino Gómez Alcahut.

Tortadas de quinto de: Rubén Talavera García

13

CENIZATE
Los quintos en Cenizate salen durante una semana. Los quintos van cantando canciones y por las tardes van a merendar a las casas de las quintar. Los van acompañando de unos músicos que son bien pagados por el riesgo que conllevan.

14

MAHORA
Los quintos en Mahora van pidiendo vestidos de militar por las calles. Salen el 1 de enero, un sábado antes de Carnaval, el día de Carnaval, y en Semana Santa, el Sábado de Gloria. Arrancan un pino del campo y lo plantan en el pueblo. Preparan arcos de ramas por los que pasan los santos.. El Domingo de Resurrección, por la mañana muy temprano con Procesión del Encuentro. Los quintos (entrantes y salientes) durante esta noche preparan las denominadas "albricias", que son ramos de flores que se ofrecen a la Virgen. Los quintos de ese año sacan al Resucitado, y los del año anterior sacan a la Virgen.

NAVAS DE JORQUERA
En Navas de Jorquera los quintos participan en una de las más hermosas tradiciones que se conservan, las de los mayos. Ya sabemos que los mayos, que se cantan el día treinta de abril por la noche a las muchachas a las que se corteja y también, en una versión más respetuosa, a la Virgen, en la puerta de alguna ermita o iglesia. En las Navas de Jorquera los quintos son partícipes destacados de esta tradición.

15

ROMANCES: LAS SEÑAS DEL ESPOSO
Este romance conocido como las señas del marido o del esposo es uno de los más extendidos entre el romancero popular, pues por tratar de un tema universal: la espera de los seres queridos que han marchado a la guerra. Este lugar común de la literatura universal tiene en su precedente más antiguo y famoso el de la Odisea, en el momento en el que Ulises vuelve a casa sin ser conocido por su esposa. Aquí revista hemos publicado versiones de este romance. Hoy reproduciremos otras versiones. La primera procede de los sefardíes, es decir, los judíos españoles expulsados en 1492 pero que han mantenido lengua y tradiciones. En concreto esta versión fue recogida en Argentina en 1980 de Rebeca Crudo de Gomel, originaria del antiguo Imperio Otomano. Tiene el romance una rima en -é con alguna irregularidad.

Dígame, buen caballero, a mi marido ¿vio usted? -Déme las señas, señora, le diré si yo lo vi. -Mi marido es alto y rubio alto y rubio como usted en la espada lleva el nombre y se llamaba Manuel. -Sí señora, yo lo he visto, su marido muerto fue; por orden del capitán lo ha matado un dragonés y me ha dado la seña que me case con usted. -Diez años lo he esperado otro tanto esperaré y si a los diez ya no viene de monja me vestiré y los hijos que me quedan en un convento pondré. -Calla, calla Isabelita calla, calla, mi mujer conversando con tu esposo sin poderlo conocer. La siguiente versión fue recogida en La Ahumada, Tarifa, Cádiz, por Ana Mª Martínez y Juan Ignacio Pérez, siendo al informante Candelaria Ibáñez Atanasio. También presenta este romance una rima en -é con alguna irregularidad al final. Estando una coronela en la puerta del cuartel esperando que saliera el teniente coronel. -Salga usted, señor teniente, que quiero hablar con usted, que si ha visto a mi marido en la guerra alguna vez. -Señora, dé usted las señas. ¿Su marido cómo es? -Mi marido es alto y rubio, alto y rubio como usted, y en la punta de la lanza lleva un pañuelo francés que lo bordé cuando niña, cuando niña lo bordé y otro que le estoy bordando y otro que le bordaré. -Por la seña que usted ha dado ese hombre ya murió, ayer tarde lo enterré, y puso en el testamento que me case con usted. -No lo permitan los dioses ni la Virgen Isabel, que cuatro hijos que tengo, ¿a dónde los echaré? El varoncito que tengo irá a la guerra también porque allí murió su padre y allí que muera él también. Una niña irá con doña Carmen y otra con doña Isabel y la más chica que tengo con ella me quedaré pa que me friegue y me barra y me haga de comer y le dé una vuelta al palacio

16

cuando sea menester. Siete años lo he esperado y otros siete esperaré, si a los catorce no viene a monja me meteré. -Calla, palomita, calla, calla, palomita, amor, que tus hijos tienen padre y tu marido soy yo. La siguiente versión aparece publicada como canción infantil. Estaba la Catalina Sentada bajo un laurel Mirando la frescura De las aguas al caer De pronto paso un soldado Y lo hizo detener "Deténgase usted soldado Que una pregunta le quiero hacer" "Usted ha visto a mi marido En la guerra alguna vez?" "Yo no he visto a su marido Ni tampoco se quien es" "Mi marido es alto y rubio Y buenmozo como usted Y en la punta de su espada Lleva escrito San Andrés" Por los datos que me ha dado Su marido muerto es Y me ha dejado dicho Que me case con usted. Eso sí que no lo hago Eso sí que no lo haré He esperado siete años Y otros siete esperaré Si a los catorce años no viene A un convento yo me iré Y a mis dos hijas mujeres Conmigo las llevaré Y a mis dos hijos varones a la patria entregaré Calla, calla, Catalina Calla, calla de una vez Estás hablando con tu marido Que no supiste reconocer... Así termina esta historia de una infeliz mujer que estaba hablando con su marido y que no podía reconocer...
Por último tenemos esta versión, publicada en el nº 5, que fue recogida en su día en Madrigueras, donde fue dicha por Consuelo Carretero (n. 1934). También conserva la rima en -é. -“Quince años llevo enferma y mi marido en la guerra a usted vengo a preguntarle por si lo conociera. Mi marido es alto y rubio, alto y rubio como usted, y en la punta de la espada lleva un pañuelo bordés que bordé siendo niña, siendo niña lo bordé, y otro que le estoy bordando y otro que le bordaré”. -“Por las señas que usté ha dado, su marido muerto es y en el testamento dice que me case con usted”. -“Eso sí que no lo hago, eso sí que no lo haré; quince años llevo enferma y otros quince esperaré, y si a los treinta no viene de monja me he de meter”. -“Y esos dos hijos que tienes, paloma, ¿qué vas a hacer?” -“Uno lo llevo al convento para que lo enseñen a leer y otro lo llevo con mis padres para que cuiden de él”. -“Abre esos ojos, paloma, ábrelos y mírame, que me has guardado la honra, como primera mujer”. Como vemos, cuatro versiones de muy distintos lugares, alteradas por el tiempo, pero que conservan la métrica y tema original con bastante fidelidad

17

EL FUEGO
Este poema que nos ocupa nos ha sido trasmitido por Justa Leal, de Madrigueras. Aunque nos ha llegado con el aspecto de un romance, la estructura métrica no lo manifiesta, pues tiene una estructura bastante libre que combina octosílabos y hexasílabos. Dos novios que por la noche se ponen a hablar de amores y la luna los alumbra son las cositas mejores. Campanas tocan a fuego, y el fuego ¿dónde será ¿Será en la plaza del Carmen? ¿O en la de la Catedral? ¿Será en la plaza de san Francisco? ¿O en qué placeta será? Déjame, niña, que vaya, que yo me quiero enterar. No vayas, moreno de mi corazón, ni plazas ni calles, ni por callejón, que el fuego lo tienes muy cerca de ti, sé que, morenito, me abraso por ti. Corriendo van los bomberos, corriendo por la ciudad unos van con escaleras, y con bombas los demás. ¡Jesús y qué humo! ¡Jesús, y qué tos! ¡Jesús, y qué humo, y qué válgame Dios!

18

EL BURLÓN BURLADO
Santiago Valera López, nacido en Madrigueras en 1912 y fallecido en la misma localidad en 2001, fue autor de unas poesías donde con gracia y soltura relata anécdotas y cuentos basados a veces en hechos reales. Vamos a enterarnos de una a la que llamó “El burlón burlado". Este poema tiene rima asonante en los versos pares, octosílabos los más, al estilo del romancero. Paseando por las calles de una hermosa población pregonaba fuertemente un eficaz lañador. Cuando oyó que llamaba desde la fragua un señor y volviéndose deprisa entonces el cándido lañador. "Pase por favor", le dice este herrero tan burlón, "lañar el yunque quería" y este pone su atención viendo que se trataba de burla con intención. Le contestó el lañador sin demostrar sus enojos, "Póngamelo usted en remojo y cuando de vuelta venga si está bien remojado, yo le aseguro, señor, que el yunque será lañado. Yo no soy entendedor porque de hierro no entiendo, pero sí de lañador y en eso yo me defiendo."

CORAZÓN CAMBIADO
Ahora vamos con otra graciosa poesía de Santiago Valera que tiene toda la pinta de estar basada en una anécdota que ocurrió realmente. En cuanto a la rima alterna la típica del romance (-a-a) con la de la cuarteta (abab) y la de la redondilla (abba). Mal se encontraba Manuel, tenía muchas dolencias, a pesar de no saber tenía sus experiencias. Como fue pasando el tiempo ya no pudo resistir, la familia le aconsejan que así no puede vivir. Lo llevaron a Albacete para que el Doctor lo viera. "Está de mala manera", así les dijo él. Preguntan dónde le duele y este hace su afirmación: "Aquí en el lado derecho, debe ser el corazón". "Señor, no tiene razón, sabrá que en el lado izquierdo tenemos el corazón, en eso no estoy de acuerdo. "No me doy por satisfecho y lo encuentro muy absurdo, porque yo como soy zurdo lo tengo en el lado derecho."

19

TRANSCRIPCIÓN DE TEXTOS
A la gentileza de Mª Teresa Vergara y Manuel castillo debemos la conservación de este documentos sobre prácticas de enterramiento en la iglesia de Madrigueras en el siglo XVIII, antes de que el edificio quedase tal y como está ahora. Una información muy interesante, por cierto.

20

Pobreza de la iglesia y en fe de ello lo fir mé D. Juan Garrido Cutanda En esta Villa de Madrigueras en siete días del mes de julio de mil setecientos se tenta y cinco años murió una niña llama da Ysabel María hija legitima de Dn. Joseph de los Paños y dª Cathalia Cle mente naturales y vecinos de esta dicha Villa, la qual se enterro en esta Ygle sia Parroquial de los Santos Apostoles San Pedro y San Pablo en la Capilla de San Juan Bautista en la que por derecho le tocaba, y en fe de ello le firma D. Juan Garrido Cutanda

Ysabel maría, hija de Dn. Joseph de los Paños y Dª Catha lina Clemente X niña X con casa No tiene derechos la Yglea

Cathalina Basilia hija de Juan Garcia y de Josefa Ortiz X niña Derechos de Yglea 1 Rompto 1-17 to Acog 3-17 Suma 5- 27

En esta Villa de Madrigueras en once día del mes de julio de mil sete cientos setenta y cinco años murió una niña cuios nombres eran Cathalina Ba silia hija legitima de Juan Garcia na tural del lugar de Mahora y de Jose fa Ortiz natural de esta dicha Villa de madrigueras y en la que van diez nos; Cuia niña se enterro en esta yglesia Parroquial de los Santos

21

ASÍ HABLAN NUESTROS PUEBLOS
Hoy acabamos con la I, interesante letra, y seguimos por la J, hija de la anterior, y joven grafía, pues nace en el s. XVI como sustituta de la I cuando esta tenía valor consonánticos. I Ínter: en el ínter, es decir, entre media. Es un latinismo puro y duro que ha calado en la dicción coloquial. "Estaban hablando de lo que había pasao, y en el inter se presentaron los que habían reñío, que menos mal y al poquete de discutir ya habían hecho las paces". Ir con cabos delanteros: giro metafórico procedente del lenguaje del campo y de la conducción de los carros, que significa ir tomando medidas en previsión de lo que pueda ocurrir: "A esa no la engaña nadie, que ella antes de ajustar un trato se entera de to, que es de las que van siempre con cabos delanteros". -isma-o: es una forma vulgar procedente del latín -isimus-a-um. Aparece citada como típica del dialecto manchego la formación de superlativos con -ísmo o -ímmo por -ísimo (muchismo o muchimmo : muchísimo). No existe el superlativo irregular -érrimo (pobrismo: paupérrimo, agrismo: acérrimo). Vamos a explicarlo largo y tenido. Para el superlativo nuestra lengua madre latina empleaba las formas -issimus o -imus, que se mantienen en el castellano actual y en otras lenguas romances: muchísimo, último, máximo, mínimo, paupérrimo, etc. Sin embargo en latín vulgar se empleaban formas derivadas por general de multu, de donde derivan formas como mucho, muy, mu, el catalán molt, el italiano molto, el portugués muito, etc. A partir del siglo XV algunos hablantes cultos empiezan a usar un aluvión de palabras tomadas directamente del latín, los llamados últimos. son palabras que ahora nos aparecen normales, pero que en aquel tiempo sonaban a personas petulantes o demasiado finas. Unos ejemplos serían joven, rápido, colocar, etc. Entre otros cultismos que se introdujeron figuraba la terminación-ísimo. sin embargo sonaba tan exageradamente culta que los hablantes se resistían a esta forma: unos sencillamente la rechazaban y la ridiculizaban. Ecos de esta postura los encontramos en el Quijote, libro en el cual hallamos una parodia del uso del -ísimo. DQ, II parte, Cap. XXXVIII: Don Quijote callaba, y Sancho andaba muerto por ver el rostro de la Trifaldi y de alguna de sus muchas dueñas; pero no fue posible, hasta que ellas, de su grado y voluntad se descubrieron. Sosegados todos y puestos en silencio, estaban esperando quién le había de romper, y fue la dueña Dolorida, con estas palabras: -Confiada estoy, señor poderosísimo, hermosísima señora y discretísimos circunstantes, que ha de hallar mi cuitísima en vuestros valerosísimos pechos acogimiento no menos plácido que generoso y doloroso; porque ella es tal, que es bastante a enternecer los mármoles, y a ablandar los diamantes y a molificar los aceros de los más endurecidos corazones del mundo; pero antes que salga a la plaza de vuestros oídos, por no decir orejas, quisiera que me hicieran sabidora si está en este gremio, corro y compañía, el acendradísimo caballero don Quijote de la Manchísima, y su escuderísimo Panza. -El Panza -antes que otro respondiese, dijo Sancho- aquí está, y el don Quijotísimo asimismo; y así podréis, dolorosísima dueñísima, decir lo que quisieridísimis; que todos estamos prontos y aparejadísimos a ser vuestros servidorísimos.

22

Otros hablantes optaron por la solución de romancear la forma eliminando la pronunciación esdrújula: -ismo. esta opción se dio en el siglo XV entre hablantes de clase media. cuando los judíos fueron expulsados de España el castellano todavía no se había decidido al uso de esa terminación. Por eso el sefardí actual emplea muncho grande en lugar de grandísimo. No obstante el judeoespañol de Constantinopla, la actual Estambul, donde se supone que habitarían los judíos más distinguidos, por ser la antigua capital romana y luego otomana, emplean -ismo: "Mi hija está kontentisma". Sobre este tema Rafael Lapesa afirma:

Sin embargo a lo largo de los siglos XVII y XVIII se fue generalizando este uso, hasta hacerse normal y correcto, con lo que la solución antigua -ismo ha quedado, por así decirlo, degrada al ámbito rústico o vulgar. En nuestras hablas locales está bastante extendido en todos los pueblos, aunque es bastante característico de Madrigueras. Actualmente, empero, está en franca regresión. Un ejemplo que hallamos en un libro es este: "Tu madre, hermoso, es muy buenisma, pero le ha dao por ahí". Adiós, Álvaro Miguela del Burgo. J Es esta una letra singular que lleva mucha historia detrás. Es de las pocas letras que usamos que no conocían los romanos, pues se trata de la evolución de la letra i, llamada con el nombre griego de iota, que pasó a pronunciarse más o menos como nuestra actual y. Esta situación se mantiene en casi todos los idiomas modernos, salvo el castellano, lengua en la que el fonema representado por la j se ensordeció en el siglo XVI, confundiéndose con el sonido que representaba la x para, finalmente, evolucionar al sonido actual. Esto se tradujo en que hijo y dixo se pronunciasen como hoy día. En el área dialectal manchega, en el siglo XV la s ante c y q se pronunciaba x, como muy bien se ve en La Celestina de Fernando de Rojas: caxco, moxca… Esa x también ha evolucionado a j, como se oye en nuestros actuales cajco y mojca. Este fenómeno parece ser debido a la acción del sustrato mozárabe. Como vemos, hay mucha historia en esta letra. Más de lo que paece. Jabalís: variante vulgar por jabalí, frecuentemente nombrado como gorrino jabalís. Jabliegue: forma recortada por enjalbiegue, es decir, acción de enjablegar o blanquear una fachada.

23

Jalar: comer en acepción vulgar, procedente del lenguaje de jerga, concretametne del caló o idioma propio de los gitanos, de origen indio. Según Coriminas eswtaría emparentado con el sánscrito khala “él come”. “Decían que no tenían hambre, pero entre los tres se jalaron el pan entero y la fuente de tajás de longaniza.” Jamagosa-o: Pesado, espeso, difícil de digerir: "Esta tortada de sabor está buena, pero me está un poco jamagosa”. Jamía: Abreviación expresiva y familiar de hija mía, empleada muchas veces como interjección: “¡Ay, jamía, qué cosas más feas que tiene una que ver!” Japorala: jefa, en sentido un tanto despectivo. Proviene de caporala, una forma vulgar italiana, pero en su pronunciación toscana, dialecto en el que la c- inicial se aspira. Esta palabra, como otras muchas, se tomó en el siglo XX por los múltiples contactos que hubo entre italianos y gentes de nuestras tierras, sobre todo en la emigración a Francia, Italia y Alemania. “Cuando se acercaba la japorala, nadie decía ni mu.” Jaráiz: lagar, es decir, lugar de la casa en el que se pisa la uva. Es una voz de orige n árabe. “Al fondo del patio está el jaráiz y la bodega.” Jarana: Bulla, fiesta y diversión. Se documenta en el siglo XVII como harana en el Perú. Parce ser una voz quichua harana que indicaba una acción para no pagar lo perdido en el juego. Se trataría, pues, de una palabra nacida en un ambiente de juego y diversión. “Se largaron los tres de jarana y las mujeres esperándolos pa cenar.” Jaranero. Persona a la que mucho le gusta la jarana. “El hijo grande les ha salío muy jaranero, el otro paece más formal.” Jara-o: rubio. En algunos lugares solo pervive ya como mote: "Me ha contao el Jaro que se ha ido a ver a un familiar esta tarde y no va a poder venir." Jarca: Conjunto de personas diversas y desordenadas. Se suele decir de manera despectiva. “Se presentó con la cuñá, el cuñao, la suegra, y toa la jarca de guachos.” Jareta: Dobladillo que se hace en la ropa para introducir una cinta, goma o cordón, que sirve para fruncir la tela. También es un dobladillo cosido con un pespunte cercano al doblez, que se hace en algunas prendas como adorno. Procede este vocablo del árabe vulgar šarīta, que significa cinta o trenzado. “En las mangas les he hecho yo unas jaretas y le han quedao la mar de aparentes.” Jarrar: Variante vulgar por desgarrar, cuya pronunciación coloquial dialectal se acerca ejjarrar, voz de la que a su vez, por un falso corte de palabras sale esta forma citada. Por ejemplo, en una expresión como “la rama se ejjarra” en pronunciación rápida se oye “la rama se jarra”, por lo que el hablante recrea la palabra jarrar. “En el turbión que hubo en Albacete se jarraron muchismas ramas de árboles de los parques y paseos.” También se emplea en lugar de rasgar, en el sentido de romper a viva fuera telas, papeles, etc. “Se ha ido a jugar y ha traido la camisa jarrá.” Jarro: rastra o sarmiento largo que se deja en la cepa y que tiene muchas uvas. “Le ha dejao a cada cepa dos jarros. Como sea año de uva, van a coger en cada cepa un cuevanillo.” Jarsé/Jersé: variantes vulgar por jersey. Se trata de una prenda conocida pro este nombre inglés, procedente de la isla de Jersey. “Te has puesto el jersé al revés.”

24

Jenares: pícaro, tunantes. Voz familiar. “Pezote, dominante, jenares, que no dejas parar a tus hermanicos.” Jergón: Camastro o cama muy humilde. La palabra viene, a su vez, de jerga, “tela gruesa y basta”, voz antigua común a todos los diosas románicos: castellano sarga, francés sargue, rumano sarica, palabras estas que aluden a diferentes tipos de tela. La j inicial delata un origen mozárabe. “Como no tienen cama se arreglan con un jergón.” Jerigonza/jirigonza/ciringoza: forma de hablar oscura o enrevesada. Tipo de teatrillo bailado o de baile complicado. Procede, con muchos cambios, del antiguo occitano gergons. Estas son, estas son, estas son las jeringonzas del fraile, que el que no las baile se marche a la calle…” Aprovechamos para adjuntar estas imágenes de nuestro grupo La Romana, uno de los que con más ahínco intenta en nuestra región conservar el valioso legado de nuestras tradiciones.

Seguiremos, Dios mediante. RECOMENDAMOS: ÁNGEL CARRASCO SOTOS: La palabra y el silencio. CALERO LÓPEZ DE AYALA, J. L. (1995). Vocabulario dialectal de la Mancha Conquense: Estudio etnolingüístico de la región. Cuenca, Diputación Provincial. CHACÓN BERRUGA, T. (1981). El Habla de La Roda de La Mancha: Contribución al Estudio del Habla Manchega. Albacete, IEA- CSIC. COROMINAS, JOAN Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Madrid. Gredos. SERNA PÉREZ, J. S. (1983). Así Habla La Mancha (2 ed.). Villarrobledo, Cervantes. JAVIER CUÉLLAR TÓRTOLA Y PEDRO PARDO DOMINGO, PEDRO: Refranes y dichos en La Manchuela, La cocina tradicional de La Manchuela, Agricultura tradicional en La Manchuela. ECHEVARRÍA BRAVO, P. (1951). Cancionero Musical Popular Manchego. Madrid, CSIC. Revistas Zahora, Arquitectura de Madrigueras y comarca, Cuadernos de Mitología y Zenizate.

Y EN INTERNET esta publicación y otras más está disponibles en el blog SVCRO.

COLABORAN: EL ESTUDIANTE, LADIS,

SAVALER, SIME Y UNIVERSAL
25

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful