Sobre el Poder

Tomado de: Foucault, Michel:

Genealogía del Racismo

¾Qué es este poder cuya irrupción, fuerza, despliegue y cuyas medidas de seguridad han aparecido en el curso de los últimos cuarenta años en el estallido del nazismo y en el retroceso del estalinismo? ¾Qué es el poder, o más bien -puesto que es justamente el tipo de pregunta que quiero evitar (es decir la pregunta teórica que coronaría el conjunto)-, cuáles son, en sus mecanismos, en sus efectos, en sus relaciones, los diversos dispositivos de poder que se ejercen, en distintos niveles de la sociedad, en sectores y con extensiones tan variadas? Creo que la apuesta de todo esto puede ser, grosso modo, formulada así: "El análisis del poder o de los poderes, ¾puede, de un modo y otro, deducirse de la economía?" Quisiera aclarar por qué hago esta pregunta y en qué sentido. No quiero por cierto cancelar las diferencias (que son innumerables, gigantescas), pero me parece poder decir que, a pesar y a través de las diferencias, hay un punto en común entre la concepción jurídica y liberal del poder político -la que se encuentra en los philosophes del siglo xviii- y la concepción marxista, o en todo caso, la concepción corriente que vale como concepción marxista. El punto en común es el que yo llamaría economicismo de la teoría del poder. En la teoría jurídica clásica el poder es considerado como un derecho del cual se sería poseedor a la manera de un bien y que se podría, por lo tanto, transferir o alienar, de modo total o parcial, a través de un acto jurídico o un acto fundador de derecho que sería del orden de la cesión o del contrato. El poder es poder concreto que cada individuo detenta y que cedería, total o parcialmente, para poder constituir un poder político, una soberanía. Dentro del complejo teórico al cual me reero, la constitución del poder político se realiza según el modelo de una operación jurídica del orden del intercambio contractual (analogía maniesta, y que recorre toda la teoría, entre el poder y los bienes, el poder y la riqueza). En la concepción marxista general del poder no hay nada de todo esto, es evidente. Hay en cambio algo que se podría llamar la funcionalidad económica del poder en la medida en que el poder tendría, en sustancia, el papel de mantener al mismo tiempo las relaciones de producción y la dominación de clase que el desarrollo y la modalidad especícos de la apropiación de las fuerzas productivas ha hecho posible. El poder político encontraría entonces aquí, en la economía, su razón de ser histórica. En el primer caso tenemos un poder político que encontraría en el proceso de intercambio, en la economía de la circulación de los bienes, su modelo formal. En el segundo, un poder político que tendría en la economía su razón de ser histórica, el principio de su forma concreta y de su funcionamiento actual. Ahora bien, el problema encarado en las investigaciones de las que hablo puede, creo, descomponerse del modo siguiente.
Primero: el poder, ¾está siempre en posición subordinada respecto de la economía, recibe siempre sus nes y funciones de la economía, tiene esencialmente como razón de ser y n el de servir a la economía,

1

ante todo. Y después Freud. la indisociabilidad de la economía y de la política no sería del orden de la subordinación funcional ni del isomorsmo formal. Disponemos también de la otra armación según la cual el poder no es principalmente mantenimiento y reproducción de las relaciones económicas. que se aliena o se recupera. ¾no deberían ser diferentes? Se así hiciéramos. incluso si las relaciones de poder están profundamente intrincadas con y en las relaciones económicas y constituyen siempre una especie de haz con ellas. mantener. creo. ¾qué es este ejercicio. los instrumentos de los que es menester servirse para analizar el poder. ¾no debería entonces el análisis del poder ser ante todo y esencialmente el análisis de los mecanismos de represión? Hay también una respuesta según la cual el poder. en el vocabulario actual. se adquiere. Pero no es por cierto el discurso contemporáneo el que inventó la denición del poder que reprime. Tendríamos entonces. frente a una primera hipótesis según la cual la mecánica del poder es esencialmente represiva.está destinado a hacerla funcionar. es algo que se posee. en todo caso. reproducir relaciones que son especícas de la economía y esenciales para su funcionamiento? Segundo: ¾el poder es algo del modelo de la economía. ¾De qué disponemos hoy para hacer un análisis no económico del poder? De bien poco. Si así están las cosas. alienación. que circula. de enfrentamientos y de guerra. Y si es verdad que el poder político detiene la guerra. en lugar de serlo en términos de cesión. no es para suspender los efectos de En primer lugar 2 .invierte así la armación de Clausewitz. Reich. en qué consiste. a individuos. una segunda hipótesis que consiste en decir que el poder es guerra. Disponemos antes que nada de la armación de que el poder no se da. quiere decir que las relaciones de poder que funcionan en una sociedad como la nuestra se injertan esencialmente en una relación de fuerzas establecida en un determinado momento. hace reinar o intenta hacer reinar una paz en la sociedad civil. sino. el poder reprime por naturaleza. se cede por contrato o por la fuerza. Esta hipótesis -al sostener que la política es la guerra continuada con otros medios. contrato. que evita esta o aquella región? Pero. debería ser analizado en términos de lucha. La inversión de la tesis de Clausewitz quiere decir tres cosas: . a los instintos. sino que se ejerce y sólo existe en acto. cuál es su mecánica? Hay una respuesta inmediata que me parece reejada en muchos análisis actuales: el poder es esencialmente el que reprime. de la guerra. o en términos funcionales de mantenimiento de las relaciones de producción. a una clase. siendo el despliegue de una relación de fuerzas. una denición "ampliamente aceptada". no se intercambia ni se retoma. Que el poder sea un órgano de represión es. una relación de fuerzas. Las preguntas a hacer serían entonces éstas: si el poder se ejercita. históricamente precisable. sino de un orden que se trataría justamente de individualizar. De ello había hablado primero Hegel. a cristalizar. la guerra continuada con otros medios.

en esta hipótesis. más bien. como la superación del límite. a través de una especie de guerra silenciosa. Estas dos hipótesis no son incompatibles. tiene de hecho el papel de inscribir perpetuamente.la guerra o para neutralizar el desequilibrio que se manifestó en la batalla nal. nalmente. Desde el momento en que se trata de liberarse de los esquemas economicistas para analizar el poder. en la teoría clásica del derecho político. La última batalla sería el n de la política. sólo las armas deberán ser los jueces. entonces. al contrario. cuando va más allá de los términos del contrato. El otro sistema trataría de analizar. o sea en un sistema político. En tercer lugar. sólo la última batalla suspendería el ejercicio del poder como guerra continua. es decir de una prueba de fuerzas en la cual. con la opresión como límite o. hasta en los cuerpos de unos y otros. la represión sería también la consecuencia política de la guerra. incluso parecen ajustarse de modo bastante verosímil. y en torno del contrato como matriz del poder político. es decir. En segundo lugar. la inversión del aforismo de Clausewitz querrá decir que la decisión denitiva sólo puede venir de la guerra. los mecanismos del poder serían los de la represión (la llamaría por comodidad hipótesis de Reich ). no ya según el esquema 3 . era el abuso de la soberanía en el orden político. Denir la política como guerra continuada con otros medios signica creer que la política es la sanción y el mantenimiento del desequilibrio de las fuerzas que se manifestaron en la guerra. fragmentaciones. un poco como la opresión. en el lenguaje. la base de la relación de poder sería el enfrentamiento belicoso de las fuerzas (la llamada hipótesis de Nietzsche ). Después de todo. Este sería. Uno sería el viejo sistema que se encuentra en los philosophes del siglo xviii. por el otro. las modicaciones de las relaciones de fuerza (con las relativas consolidaciones y fortalecimientos de las partes) deberían ser interpretados sólo como la continuación de la guerra. la inversión de la frase de Clausewitz quiere decir también que. Se podría entonces oponer dos grandes sistemas de análisis del poder. el poder político. es decir. en las desigualdades económicas. Se articula en torno del poder como derecho originario que se cede y constituye la soberanía. Serían así descifrados como episodios. dentro de la paz civil. nos encontramos inmediatamente frente a dos hipótesis fuertes: por un lado. Poder-contrato. El poder así constituido corre el riesgo de hacerse opresión cuando se sobrepasa a sí mismo. las luchas políticas. con el poder. los enfrentamientos relativos al poder. la relación de fuerzas en las instituciones.no se escribiría otra cosa que la historia de la guerra. el primer sentido que puede dársele a la inversión del aforismo de Clausewitz. para el poder. El poder político. cambios de lugar de la guerra misma y de este modo -incluso si se escribiera la historia de la paz y de sus instituciones.

] La necesidad de considerar mejor la represión nace de la impresión de que esta noción. En todo caso creo que se las debe reconsiderar mejor. y el esquema dominación-represión o guerra-represión. como en el esquema precedente. siempre desconé de la noción de represión. sino de lucha y sumisión. sino el de guerra-represión. dentro de esta "pseudo-paz". sino el simple efecto y la simple continuación de una relación de dominación. En particular. si no. en el cual la oposición pertinente no es la de legítimo o ilegítimo. que es el jurídico.contrato-opresión.. la represión no es más lo que era la opresión respecto del contrato.] Creo que las mismas nociones de represión y de guerra deben ser considerablemente modicadas. un abuso. [. 4 . La represión no sería otra cosa que la puesta en funcionamiento. abandonadas. en último caso.. es totalmente insuciente para su análisis. En este punto. de una relación de fuerzas perpetua. tan corrientemente usada hoy para caracterizar los mecanismos y los efectos del poder. dos esquemas de análisis del poder: el esquema contrato-opresión. [... es decir. Entonces.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful