Está en la página 1de 13

DON QUIJOTE DE LA MANCHA CAPITULO I En un lugar de la mancha vivía un hidalgo, aproximadamente de unos cincuenta años de edad, era de complexión

recia, su contextura delgada y su rostro un poco delgado, era gran madrugador y le gustaba la caza. Tenía en su casa un ama que era mayor de los cuarenta años de edad, una sobrina menor a los veinte años de edad y un joven de campo y plaza, que ensillaba el rocín. En los ratos libres nuestro hidalgo se dedicaba a leer libros de caballerías con tanta pasión y gusto, que olvido casi todas sus labores de la caza y también la administración de su hacienda; fue tanto su gusto y afición por los libros que vendió muchas terrenos de tierra de sembradura para comprar libros de caballería y leerlos, así llevo a su casa muchos de ellos, y de todos ninguno le parecía tan bueno como los que compuso el famoso Feliciano de Silva porque le parecía de perlas la claridad de prosa y sus intrigadas razones en sus escritos. Eran tantas las ganas de leer del pobre caballero Hidalgo que se desvelaba por poder entender y descifrar el sentido de las lecturas, hasta que se le seco el cerebro de manera que vino a perder el juicio. Llenándose de fantasías de todo lo que lo que leía en los libros, tales como: encantamientos, batallas, desafíos, heridas, cortejos, amores, tormentas y disparates imposibles que se le encajaban en su imaginación creyendo que era verdad todas aquellas historias que leía. De esta forma al ingenioso hidalgo se le vino en sus pensamientos que era convenible y necesario para obtener mayor honra y para el servicio de su república, hacerse caballero andante, irse por todo el mundo con sus armas y caballo a buscar las aventuras y a aplicar todo aquello que él había leído que los caballeros andantes se ejercitaba haciendo todo género de agravio, poniéndose en ocasiones y peligros donde, acabándolos, cobrase eterno nombre y fama. Y así teniendo estos pensamientos se dio prisa para hacerlos realidad, lo primero que hizo fue limpiar unas armas que habían sido de sus bisabuelos y que estaban llenas de moho porque llevaban siglos de no usarse y donde las había encontrado en un rincón. Mientras la limpiaba con todo el gusto, se dio cuenta que no tenía celada de encaje, sino morrión simple. De esta forma se dio en la tarea de hacer unas barras de hierro para ponerle dentro, de tal manera que él quedo satisfecho de su fortaleza, teniendo así una celada finísima de encaje. Después fue a buscar a su rocín, Cuatro días duro en pensar que nombre ponerle, pensando este que fuera acorde al ejercicio de su caballero andante y por eso decidió llamarlo “Rocinante”, nombre a su parecer, alto, sonoro, y significativo. De igual manera quiso ponerse a sí mismo un nombre, y en este pensamiento duró ocho días para definir que se llam aría “Don Quijote de la mancha” se quiso llamar así haciéndole énfasis a su reino, con que al parecer, declaraba muy al vivo su linaje, y su patria, y consideraba que la honraba con tomar el sobre nombre de ella. Luego se dio a entender que le faltaba buscar una dama de quien enamorarse: Porque el caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto y cuerpo sin alma.

Se llamaba Aldonza Lorenzo. y así. músico y peregrino y significativo. puesta su mal compuesta celada. Sin embargo apenas se vio en el campo se le vino a la cabeza que no era armado caballero y que. y con esto caminaba muy despacio. por lo tanto se propuso de hacerse armar caballero del primero que topase.De esta forma pretendía hacerle llegar a su amada mensajes y discursos de sus hazañas y triunfos de sus batallas por medio de los mismos adversarios con los que se enfrentaba. Y fue así que en un lugar cerca al suyo había una mujer de quien él un tiempo anduvo enamorado. por lo tanto vino a llamarla “Dulcinea del Toboso” porque era natural del Toboso: nombre a su parecer. las cuales iban a Sevilla con unos harrieros que en la venta aquella noche acertaron a hacer jornada. una mañana del mes de julio. las cuales como lo vieron venir armado. con gran entusiasmo de ver con cuanta facilidad había dado principio a su buen deseo. solo si la ganase por su propio esfuerzo. subió sobre su Rocinante. a imitación de otros muchos que así lo hicieron. a la que le pareció bien darle el título de señora de sus pensamientos. pues. según se entiende que ella jamás lo supo. como todos os demás que a él y a sus cosas había puesto. Estaban en la puerta dos mujeres. y como al aventurero todo se lo imaginaba como lo decían los libros que había leído. imitando en cuanto podía su lenguaje. porque a la orden de caballería que profeso no toca ni . CAPITULO II Hechas. siendo esta el escenario y señal que Don Quijote deseaba para su bienvenida. con extraño contento se acercó a las damas. de esas que llaman del” partido”. aunque. fue llegando a la venta que a él le parecía castillo. embarazo su adarga. según él había leído en los libros. procedió a detener las riendas de Rocinante esperando que algún enano se pusiese entre las murallas a dar señal con alguna trompeta de que llagaba caballero al castillo. con lanza y adarga. Ya casi al anochecer Don Quijote y rocinante vieron en su camino una venta y se dirigieron a ella con la intención de satisfacer el hambre que llevaban. llenas de miedo se iban a entrar en la venta. ni que temieran de él. Pero vio que se tardaba y que Rocinante se daba prisa para llegar a las caballerizas. llego a la puerta de venta y vio a las dos mujeres y que a él le parecieron dos hermosas o graciosas doncellas que se estaban entreteniendo delante de la puerta del Castillo. estas prevenciones no quiso aguardar más tiempo a poner en efecto su pensamiento y sin contar sus intenciones a nadie y sin que nadie lo viese. conforme a la ley de caballería. El caballero andante continúo caminando por el antiguo y conocido campo de Montiel y hablando consigo mismo imaginándose que en un futuro saldría a luz la verdadera historia de sus famosos hechos y hazañas y a la vez otros disparates que se le ocurría a modo de los libros que le habían enseñado. se preparó con todas sus armas. ni podía ni debía tomar armas con ningún caballero. En esto sucedió que un porquero toco un cuerno para que a su señal los puercos se recogieran. tomo su lanza y por la puerta falsa de un corral salió al campo. pero Don Quijote les dijo que no huyeran.

y era que mañana. no aguantaron su risa. porque mis arreos son las armas. hasta que salió en ese instante el ventero. cosa tan fuera de su profesión. el pan candeal y las damas y el ventero castellano del castillo. todo lo demás se hallara en ella en mucha abundancia. volvió a ver lo que su huésped mandaba al cual las doncellas lo estaban desarmando porque ya se habían reconciliado con él. no entendido de las señoras. y el mal talle de nuestro caballero aumentaba en ellas la risa. y puesto el cabo en la boca. Al ventero no le gustó nada las palabras que Don Quijote le decía. De esta forma Don Quijote contesto que el trabajo y peso de las armas no se puede llevar sin el gobierno de las tripas y por eso no le importaba la clase de comida. sonó su silbato de cañas con lo cual acabo de confirmar Don Quijote que se encontraba en un castillo. respondió: para mí. era pacífico y así le dijo: que si buscaba posada. en aquel día. las mozas le preguntaron que si quería comer alguna cosa y que si por ventura comería truchuela. poder ir a buscar aventuras como se debe ir. Más lo que le fatigaba era el no verse armado. Viendo Don Quijote la humildad del alcaide de la fortaleza. y en él el enojo. amén del lecho (porque en esta venta no hay ninguno). el ventero al verlo en inclinado a sus pies. Dijo luego al huésped que le tuviese cuidado de su caballo. CAPITULO III Y así. no fue posible hasta que el ventero perforo una caña. como llego. hasta que el ventero no tuvo otra opción que complacerle el favor que pedía. etc. y acomodándole en la caballeriza. fatigado de este pensamiento termino su de cenar. que era la más graciosa y extraña figura que se pudiera pensar. hombre que por ser muy gordo. se hincó de rodillas ante él y le dijo que le otorgara un don que quería pedirle. señor castellano.atañe a ninguno y menos a tan altas doncellas. El lenguaje. Las mozas después de escuchar el discurso retorico que no entendían del caballero andante. no podía poner nada en la boca con sus manos si otro no se lo daba y ponía. y su dormir. cualquier cosa basta. y así. Era materia de risa el verle comer. y así una de las mozas servía de él. El huésped no interpreto muy bien la forma como lo llamo y por eso le contesto que las camas para él eran duras peñas. cuando más en una noche. mi descanso el pelear. Más al darle de beber. En ese momento llego un castrador de puercos. creyendo que no se podría poner legítimamente en alguna aventura sin recibir la orden de caballería. y esa noche en la capilla del castillo él velaría las armas y mañana como lo tiene dicho. Las mozas andaban observando el rostro que la mala visera le encubría y al recordar que las llamaron doncellas. de esta forma llamo al ventero y. que le servían con música y que el bacalao eran truchas. encerrándose con él en la caballeriza. le pedía que se levantara. y no lo quería hacer. le armara caballero. porque era la mejor pieza que comía pan en el mundo. El ventero . por el otro le iba echando el vino. y Don Quijote quedándose toda la noche con la celad puesta. porque no había otro pescado que darle a comer. porque como tenia puesta la celada y alzada la visera. se cumpliría lo que tanto desea. siempre velar ya que en esa choza se halla ocasiones para no dormir en todo un año.

decidió pedirle disculpas por las ofensas que le causaron sus amigos harrieros. luego le dijo que con solo 2 horas de velar las armas era suficiente y no 4 como Don Quijote lo había hecho. Hecho esto recogió sus armas y torno a vigilarlas con el mismo reposo como la primera vez. Todo se lo creyó Don Quijote. que estaba sobre la pila. comenzaron desde lejos a lanzarle piedras a Don Quijote. Al ruido acudió toda la gente de la venta y el ventero. Don Quijote le prometió hacer lo que le aconsejaba el ventero con toda puntualidad. la vela de las armas y la armazón de caballería que esperaba. pero que se podía velar donde quiera y que esa noche se podría velar en el patio del castillo y que en la mañana siguiente se harían las ceremonia para que él se quedase armado caballero. y determino abreviar y darle la negra orden de caballería antes que otra desgracia sucediera. También Don Quijote gritando les manifestaba que eran alevosos y traidores y que el señor del castillo era un mal nacido porque permitía que entre caballeros se tratasen así. Y así. De esta forma y con las persuasiones del ventero dejaron de lanzarle piedras a Don Quijote. de igual forma le dijo que en el castillo no había capilla para poder velar las armas porque estaba derribada. porque ya les había dicho como era el loco. De igual forma ocurrió lo mismo con otro harriero que también pretendía darle agua a sus mulos y Don Quijote sin decir nada procedió a golpearlo.se antojo en ese momento uno de los harrieros que estaba en la venta ir a dar agua a su recua. por no desamparar sus armas. le quiso seguir la idea y se dispuso a contar supuestas aventuras cuando el ventero fue caballero. No le pareció al ventero las burlas del huésped. Por eso le dio el consejo de no andar sin dinero y sin las prevenciones referidas. y así. y fue necesario quitar las armas de Don Quijote. Contó el ventero a todos los que estaban en la venta las locuras de su huésped. luego se dirigió a velar las armas en un corral grande que aun lado de la venta estaba. Los compañeros de los heridos. el harriero no se percató de las advertencias de Don Quijote y éste antes pronunciando el nombre de su amada Dulcinea para que lo protegiese. y que por loco se libraría aunque matase a todos. El ventero le insinuó que se engañaba porque en las historias no se escribía una cosa tan clara y tan necesaria de traer dinero y camisas limpias. alzo la lanza con las dos manos y le dio un gran golpe en la cabeza. Además le pregunto a Don Quijote si traía dinero y este le respondió que no traía blanca. Se admiraron de tan extraño hombre que decidieron verlo desde lejos su locura de cuidar sus armas cerrar sus ojos de ellas. viendo Don Quijote lo que hacía. El ventero les gritaba para que lo dejaran. soltó la adarga. le dijo que mirara lo que estaba haciendo y que no le tocara sus armas o sino que si quería dejar su vida en pago de su atrevimiento. que lo derribo en el suelo tan maltratado. por lo tanto le dijo que ya se había cumplido. pero este no se apartaba de la pila. de manera. Pues. luego recogiendo todas sus armas las puso sobre una pila cerca del pozo y así se comenzó a pasear delante de la pila y a la vez a anochecer.al oír aquellas locuras de Don Quijote. ya que el ventero le hablaba de acuerdo a las historias de . porque en las historias que leyó de los caballeros andantes nunca llevaban.

le exigió a este que le pagara al joven todo lo que le debía y que lo desatara y si no lo hacía en ese mismo momento lo aniquilaba. ya que al parecer. Don Quijote sin creer nada de lo que escuchaba del labrador. quedaba obligado en darles alguna parte de la honra que alcanzase por el valor de su brazo. con voz airada lo desafío a pelear por que no aguantaba el trato que le estaba dando al joven. y este le era sumiso a sus recomendaciones. El ventero. desnudo de unos 15 años de edad. Don Quijote se imaginó que esta persona necesitaría su ayuda. quien era el de las voces. por lo tanto se dirigió hacia donde le pareció que las voces salían. cuando le llego a su oído unas voces delicadas de una persona que se quejaba. pero que es tan descuidado que por eso lo hace. el ventero y las dos doncellas quien fueron las que manejaron los discursos para ofrecerle a Dios por los buenos deseos y bendiciones que quieren para Don Quijote en sus aventuras de caballerías. nuevos servicio y mercedes. No había andado mucho. (quien antes se llamaba Tolosa. subió en él y. que le sirve de guardar ovejas. De esa forma se vino a encontrar a una yegua atada a una encina y atado en otra a un muchacho. que el labrador le pagaría real .hija de un molinero de Antequera). el joven al escucharlo le manifestó a Don Quijote que no quería ir con el porque lo iba a seguir maltratando y no le pagaría. y de un escudero labrador. por su amor. trajo un libro para realizar la ceremonia. sin embargo el joven dice que lo hace de miseria. así que este le dijo al joven llamado Andrés que le pagaba en la casa. de esta forma para Don Quijote agradecerles por tantos buenos deseos.hija de un remendón natural de Toledo) y doña Molinera (quien antes se llamaba Molinera. le dijo cosas tan extrañas agradeciéndole la merced de haberle armado caballero. Don Quijote. sin embargo el labrador le manifestó que el muchacho era su criado. El labrador sin decir nada hizo lo que le pedía.caballería que él se inventaba. pero le manifestó a Don Quijote que el problema era que no le podía pagar porque el dinero lo tenía en casa. cerca del bosque. a cada una les replico que. y con razón ya que un labrador de buen talle le estaba dando azotes y cada azote le acompañaba con una reprensión y consejo. por verle fuera de la venta. luego el ventero para finalizar con el deseo que Don Quijote le pidió. por no pagarle la soldada que le debe y éste le manifiesta a Don Quijote que por Dios y su alma el joven miente. vecino suyo. sin embargo Don Quijote le respondió que no se preocupara. Este al escuchar las palabras de las doncellas. estas no se negaron a la última petición de Don Quijote y aceptaron. donde participo un muchacho que llevaba las velas. Don Quijote ensillando luego a Rocinante. le hiciese merced que de allí en adelante se llamaran: la primera doña Tolosa. CAPITULO IV Don Quijote al recordar las prevenciones que le dijo el huésped de llevar consigo dinero y ropa. sin pedirle el dinero de la posada. el joven le había hecho algo porque le manifestaba que no lo volvía a hacer. lo dejo ir a la buena hora. decidió regresar a su casa y acomodarse de todo. le respondió a sus palabras y. abrazando a su huésped.

recordó acogerse a su ordinario remedio. guiado por las historias de caballería que aprendió en los libros. uno de ellos él más burlón. Éste al escuchar dichas palabras se encendió en cólera y les manifestó ofensivamente que pagarían los insultos que habían hecho contra tamaña beldad como es la de su señora. y le dio licencia para que se fuera a buscar a Don Quijote para que ejecutara la pronunciada sentencia. se aprovechó nuevamente del joven para atarle los brazos y continuar dándole azotes. arremetió la lanza baja contra el que lo había dicho. Y de esta manera deshizo el agravio Don Quijote. El labrador al darse cuenta que Don Quijote ya se había marchado lejos. quien iba contentísimo de lo ocurrido porque creía que había dado mayor honor y principio a su caballería. que con tantos golpes no cerraba la boca. dejando tirado a Don Quijote. trato de levantarse pero era imposible porque sentía abrumado todo su cuerpo y a la vez le pareció que aquella era la propia desgracia de caballeros andantes y toda la atribuía a la falta de su caballo. . partió con su Rocinante dejándolos solos. la sin par Dulcinea del Toboso. Después que se vio solo. cuando Carloto le dejó herido en la montaña. y así. por el mismo juramento que le hizo lo buscaba para castigarlo. Y diciendo esto. que eran unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia. queriendo levantarse pero jamás pudo por el peso que le causaban sus antiguas armas. ni en foto a tan hermosa doncella como la nombraba Don Quijote y que si así fuera tuerta de un ojo. y sin tener compasión continuo maltratando con palos al miserable caído. ni en presencia. llego a un camino que en cuatro se dividía. Uno de ellos. al seguir escuchando las locuras de Don Quijote le dio una buena golpiza en las costillas. y con tantos pensamientos que se le venía a la cabeza para escogerlo. En esto. lo complacerían por tanta insistencia. dejo que lo hiciera Rocinante. amenazando al cielo. un mozo de mulas que no tenía buenas intenciones. lo desató. levantando la voz y con arrogancia les dijo que confesaran que no hay en el mundo la doncella más hermosa que la emperatriz de la Mancha. Al fin. que era pensar en algún paso de sus libros y llegó a la memoria aquel de Valdovinos y del Marqués de Mantua. historia sabida por muchos. la tierra y aquellos malandrines que le parecía. que no pudo lograrlo porque en la mitad del camino tropezaron y Rocinante se cayó igual que su dueño Don Quijote. ya que no conocían. Y Don Quijote. Los mercaderes al ver la extraña figura y las razones. porque eso fue lo que le juro y si no lo cumpliera. Le pareció que esta le venía de molde para el paso en el que se hallaba. con tanta furia y enojo. le pregunto a Don Quijote que no sabían cómo responderle.por real. Y habiendo andado dos millas con Rocinante se encontraron con un gran tropel de gente. CAPITULO V Viendo pues que no podía moverse. Y así. luego echaron a ver la locura de su dueño. continuaron los malandrines su camino. sin embargo no fue impedimento para que siguiera insultando con su arrogancia a los mercaderes. Y diciendo esto. que le dejo por muerto.

tomó las riendas del asno. le limpio el rostro. su tío. hablando en sí mismo. con esto. pero no vio nada alguno. quien. Llegada la hora que le pareció. que. A esto le responde el labrador que no es ningún Rodrigo de Narváez. ni el Marqués de Mantua. lo reconoció y le llamo por Señor Quijana (ya que así era llamado cuando él tenía juicio). cuando andaba muy cansado decía que había muerto a cuatro gigantes y el sudor del cansancio decía que era su sangre. cogía una espada y andaba a cuchilladas con las paredes. estando molido y quebrantado. también diciendo ella acerca de que le había oído. y que luego tomaba . iba don Quijote. y no solamente los que ha dicho. no se podía sostener sobre el borrico. y que tampoco él es Valdovinos. le respondía las mismas palabras y razones que el cautivo Abindarráez respondía a Rodrigo de Narváez. que quería hacerse caballero andante e ir a buscar las aventuras por esos mundos. y apenas le hubo limpiado. sino Pedro Alonso. En estas pláticas llegaron al lugar a la hora que anochecía. quiso la suerte que acertó a pasar por allí un labrador de su mismo lugar y vecino suyo. sino el señor Quijana. y en la casa de Don Quijote. y preguntóle quién le había puesto en esta suerte. Viendo esto.con gran sentimiento y debilitado aliento. hace y hará los más famosos hechos de caballerías. Con algo de esfuerzo procuro levantarlo cuidadosamente. En uno de sus tantos versos. Don Quijote creyó que aquel era el Marqués de Mantua. Don Quijote le responde que sabe quién es. Y la sobrina agrego que muchas veces le aconteció a su tío estar leyendo estos libros de desventuras dos días con sus noches. ni Abindarráez. al ver aquel hombre ahí tendido se llegó a él y le pregunto que quién era y que mal sentía. después arrojaba el libro de las manos. vecino suyo. Sin embargo él seguía con su relatoría en cuanta cosa le preguntaban. y que puede ser. y no le respondió sino solo con el proseguir de en su romance. entro en el pueblo. estaban en ella el cura y el barbero del lugar estaban diciéndole su ama a voces a cerca de la desgracia de Don Quijote ya que llevaba tres días de no aparecer. el labrador aguardo a que fuese algo más de noche para que no viese al molido Hidalgo. comenzó a volcar por la tierra aquello que dicen decía el herido caballero en el bosque. y se encamino hacia su pueblo. del mismo modo que él había leído la historia en la Diana de Jorge Montemayor. el labrador se cansaba de escuchar tantas necedades. le quito la visera. y en ocasiones daba suspiros que los ponía en el cielo. Cuando el labrador le volvió a preguntar que cómo estaba y qué sentía. y se iba dando cuenta de que su vecino estaba loco. Al cabo de un momento don Quijote dijóle y refiriéndose al labrador como Rodrigo de Narváez que es por la linda Dulcinea del Toboso por quien ha hecho. en su desventura maldecía los libros de caballerías que él tenía y solía leer tan de ordinario que le han vuelto el juicio. recogió las armas. El labrador estaba admirado oyendo los disparates de Don Quijote. el hombre le quitó el peto y espaldar para ver si tenía alguna herida.

ya que temía que alguno de esos libros estuviese encantado y en pena de que les quemaran les arrojaran algún hechizo. para ver de qué trataban y así hallar alguno que no mereciera castigo del fuego. y él dijo que todo era molimiento. Salieron todos de la casa y conocieron los unos a los otros. CAPITULO VI Mientras que El Hidalgo dormía. sin embargo. volvióse a salir del aposento con gran prisa y regreso con una escudilla de agua bendita y un hisopo y le dijo al cura que rociara todo el lugar. y comenzó a decir a voces que le abrieran las puertas al Señor Valdovinos y al Señor Marqués de Mantua que viene mal herido. y fueron a abrazar al Hidalgo a lo que él dijo que se detuvieran ya que estaba mal herido por la culpa del caballo Rocinante lleváronle luego a la cama y contándole las heridas. El cura comento acerca de este. el ama pidió las llaves a la sobrina del aposento donde estaban los libros autores del daño. diciendo que había escuchado que había sido el primer libro acerca de caballerías que se imprimió en España. Le hicieron a Don Quijote varias preguntas y a ninguna respondió. solo decía que le diesen de comer y lo dejasen dormir. e hizo el comentario de que quemaran todos esos libros. Le causo risa al cura. a lo que se opuso el barbero. y de esta manera pudo entender la enfermedad de su vecino. se debería perdonar. ya que también había escuchado que este es el mejor de todos los libros que de ese género se han compuesto. y por ello habrían de quemarlo. y como único en su clase. y mando al barbero que le fuese dando aquellos libros uno a uno. o sino que los echaran al corral y allí hicieran la hoguera. . la sobrina de Don Quijote se echaba culpas por no avisarles a los demás a cerca de los disparaste de su tío. y que todos los demás han tomado principio y origen de este. ya que todos han sido dañadores. el cura decidió primero leer siquiera los títulos. A lo cual también estuvo de acuerdo el ama. A lo cual el cura acordó que por tal motivo se le perdonaría la vida por el momento. y así como el ama los vio. Uno de los primeros libros que le dio en las manos fue “Los cuatro de Amadís de gaula”. porque sabía caído de su caballo y combatiéndose con diez jayanes. La sobrina se interpuso argumentando que no había porque perdonar a ninguno de los libros. Todo esto lo oyeron el labrador y Don Quijote. no le hallaron ninguna. entraron todos y hallaron más de cien cuerpos de libros grandes.agua fría diciendo que esta era una preciosísima bebida que le había traído el sabio esquife. y propuso que fueran arrojados por las ventanas al patio y hacer un rimero de ellos. tomándolo como dogmatizador de una secta. en esto estuvo de acuerdo el cura y dio fe de que al siguiente día serian condenados al fuego para que ningún otra persona los volviera a leer. El Cura se informó por medio del labrador del modo que había hallado a Don Quijote.

En esa noche el ama quemo todo cuanto libro había en el corral y en la casa. diciendo que había sido un hechicero montado en una nube quien se había llevado todo. ya que sentía envidia. y que tal vez por eso le hacia esos sin sabores. proseguían entonces con la selección de los demás libros. ya que don Roldán le ha molido a palos. Le abrazaron y por fuerza le volvieron a la cama. Al cabo de dos días se levantó don Quijote fue dirigirse a ver sus libros. Uno de los remedios que el cura y el barbero optaron para el mal de su amigo fue que muraran y taparan todo el aposento de los libros. A los cual el cura pide que callara. busco por toda la casa. hasta que el cura veía uno de ellos y leía el autor o el tema del libro. y convenciéndolo de lo cansado que estaría ya que aún estaba mal herido. ni tampoco ver su aposento. cumpliéndose así el refrán en ellos de que pagan a veces justos por pecadores. y varios de ellos eran conocidos para él. a esto la sobrina le replico. La sobrina le pedía que fuera pacífico y que no fuera a buscar problemas ni . discutiendo y argumentando por qué si o no deberían ser tirados y quemados. ya que Dios le servirá de la suerte. y que a grandes voces decía que lo hacía por enemistad. hasta que vio al ama y le pregunto acerca del aposento de sus libros. dejaron de un lado el escrutinio de los demás libros que allí quedaban. quien era un hechicero de uno de los caballeros con quien varias veces batallaba y la mayoría le ganaba. Cuando llegaron a la habitación. ya que afirmaba que en eso le harían más caso. así lo hicieron. no hubieran sido puestos en el fuego de no haber sido si el cura los hubiera leído y no haberles realizado tan rigurosa sentencia. y por lo visto los ya condenados.Y así fueron viendo y leyendo cada uno de los títulos y temas de la mayoría de los libros. siendo el cura quien definía su destino en la hoguera. CAPITULO VII En tanto estaban estos en su selección de libros a condenar. En esto alterca don Quijote. a esto dijo don Quijote que más bien era Frestón. don Quijote ya estaba levantado de la cama y proseguía con sus voces y en sus desatinos. don Quijote comenzó a dar gritos diciendo acerca de los valerosos caballeros que demostraran su fuerza de sus valerosos brazos. habían ciertos momentos en los cuales se cansaban de leer tantos títulos y ver tantos libros que decidieron botarlos todos. después de estar calmado. ya que cuando se levantara. le hablaba al cura sobre la merecida victoria que deberían llevar aquellos caballeros cortesanos. y a esto ella le dijo que se los había llevado el diablo. justificando que solo esta molido. y al no encontrarlos allí. Y pidió algo de comer. y a lo cual planearon decirle que había sido un encantador quien se había llevado el aposento con todos sus libros. diciendo que su nombre era Muñatón. sin ser vistos ni oídos. porque él era el opuesto de su valentía. lo primero que haría don Quijote es no hallarlos. Y acudiendo los demás a este estruendo.

ellas no le querían altercar más. Luego. a esto Sancho le replicó que esos simplemente eran molinos de viento. Al decir esto Don Quijote dio de espuelas a su caballo rocinante. y como caballero andante debería tener su propio caballo. todo eso solo con la condición de que fuese escudero suyo en sus aventuras. ya que consideraba que esa era una buena guerra. vendiendo y empeñando cosas. viendo esto don Quijote. le aviso a su escudero Sancho el día y hora de su partida. en esto Don Quijote le siguió altercando. que estos si eran en realidad molinos de viento. solo les decía que no huyeran. y visto esto. e iba tan después de que eran gigantes que no hacía caso a las voces de su escudero y ni hecho de ver aunque estaba cerca. Después de esto siguieron su camino por el Puerto Lápice y Don Quijote a contar historias a cerca de un caballero que había forjado una espada con un tronco y había machacado tantos muros que se le dio el sobrenombre “Machuca”. don Quijote se dio en la labor de buscar dinero. llego el día de emprender el camino. llamado Sancho Panza. después de todo esto. lo mejor sería que se alejara de ahí. y entre sus charlas. Al ver esto. y a esto le replicaba también don Quijote. por que vieron que él se enojaba. levanto en esto un poco de viento y las aspas comenzaron a moverse a lo que Don Quijote levanto su laza y la embistió contra el primer molino a esto el viento devolvió el ataque con tanta furia que destruyo la lanza y llevándose con ella al caballero y su caballo. y que el aspiraba a ser lo mismo. CAPITULO VIII Llegaron a la zona donde habían más de cuarenta molinos de viento. Don Quijote estuvo varios días en compañía del cura y el barbero. y también contándole a cerca de que él no se quejaba ya que no es dado a los caballeros andante quejarse de alguna herida. a esto Sancho respondió que el si . así que se aprovechó del primer descortés que hallo y quitole su caballo. a esto acepto don Sancho. para que él se preparada y acomodara sus cosas. En esos días don Quijote persuadió a un vecino.más enemistades. Sancho acudió a ayudarle y a reprenderlo de que ya le había advertido que esos no eran gigantes con el afirmaba. de la misma forma. a esto Don Quijote le decía que estos gigante se había convertido en molino por obra del sabio festón que le tenía en gran enemistad. don Sancho tenía pensado llevar un asno ya que no le gustaba caminar mucho. diciéndole a Sancho que si tenía miedo. ni don Sancho ni don Quijote se despidieron de sus familias y allegados. don quijote hablaba de los caballeros andantes y que él sería quien resucitase esas aventuras de las caballerías andantescas. por medio de promesas de que sería gobernante de buenas tierras y tendría grandes riquezas. y en eso Don Quijote le dijo a su escudero que esos eran los gigantes a los cuales iba a acometer y con la riqueza que obtendría de la victoria ante ellos empezaría a enriquecerse.

Estos se quedan asombrados ante las acusaciones. a esto don Quijote le responde que no sabe mucho de aventuras. y le replican que no son endiablados ni han secuestrado a alguien. un escudero vizcaíno. y este embiste al primer fraile. Don Quijote acercándosele a los frailes. Sancho le quita los hábitos al fraile. En esto don Sancho nuevamente trata de hacerlo entender que solo son frailes y gente pasajera en el coche. es que regrese a Toboso y que le comente todo lo sucedido a su amada Dulcinea. dejándolo tirado al suelo mientras que el otro huye. Vemos como el escritor hace referencia a que esta historia no debía quedar manca y estropeada el escritor estaba confuso y deseoso por conocer la historia de tan valiente y famoso español “DON QUIJOTE DE LA MANCHA”. al estar tirado en el suelo salta don . nuevamente ataco con firmeza y todo su furor acertó entre la almohada y la cabeza dejándolo votando sangre por todos sus orificios craneales quedando atónito en el suelo. cree que son encantadores que llevan en el coche a alguna princesa secuestrada. sacando en alto la ayuda que le ofrecía a las viudas y doncellas sin olvidar su virginidad. Cervantes contando un breve relato de cómo se inspiró para seguir con su historia continuo con su batalla entre el Quijote y el vizcaíno. En eso. les dice "gente endiablada y descomunal". Cuando van por su ruta ven que se aproximan unos frailes y detrás de ellos un coche en el que viene una señora vizcaína que iba a Sevilla. Mientras tanto. porque cree que le corresponden como despojos de batalla. pero al volver en si este machengo.no aguantaría quejarse de alguna dolencia. El Vizcaíno con furia atacaba a nuestro caballero dejándolo herido en su oreja y desorbitado. Don Quijote. acompañante de la señora. don Quijote habla con la señora que está dentro del coche. además les exige que dejen libres a las princesas que han secuestrado. en esto los dos comienzan una pelea de espadas. y entonces Don Quijote le declaro que podía quejarse como y donde quisiese ya que hasta entonces no había leído cosa contraria en la orden de caballería. pero no logran convencer a don Quijote. CAPITULO IX En este capítulo empieza la segunda de las cuatro partes en que se hallaba dividida la que actualmente llamamos “la primera parte del quijote” división que abandono más tarde el mismo cervantes al publicar en 1615 la segunda parte. pidiéndole como único modo de agradecimiento por parte de ella por haberle salvado. Llegan dos mozos de los frailes y atacan a don Sancho. escucha esto y amenaza a don Quijote. En eso.

el olor a comida llevo a sancho hacerse frente al fogón donde estaban reunidos lo cabreros. solo con la promesa de que se le presentase a Dulcinea para que ella hiciera del su voluntad. ya que los andantes solo consumen frutas y hierbas que se encuentran en el camino. En este capítulo también hacen mucha referencia al juramento del Quijote. pero en eso unas damas que se encontraban observando la contienda el rogaban al este caballero que le perdonase la vida y este siendo flexible accedió. CAPITULO XI En ese momento sancho y su amo se encontraron con unos cabreros. Al alejarse del lugar Sancho asustado le dice a su amo que se refugien en una iglesia. ser gobernador de aquellas tierras. pero Sancho lo decía era por el temor de ser capturado por la santa hermandad. Luego de seguir caminando sancho quiso usar un poco de ungüento que llevase consigo en la herida de su compañero y amo y este respondiéndole que el posee conocimientos de un ungüento que curaba todas las enfermedades incluso que hasta le hacía perder el miedo a la muerte. que lo único que habían ganado era tener la cabeza rota y seguir su camino sin parte de su oreja. Don Quijote para un momento y le pregunta a Sancho que tienen para comer y este un poco apenado con lo que tienen le responde algunas alforjas y unas cuantas migajas de pan. pero ellos le hacía reverencia era a nuestro señor don Quijote solo por traer de traje su armadura pero las palabras de este fueron te quiero a mi lado Sancho en compañía de esta buena . al salir corriendo a preguntarle a su amo que se habían ganado y la respuesta de su señor fue. la respuesta de este fue que no se desesperara que tenía mejores secretos para él. CAPITULO X Sancho panza haciendo peticiones a su Dios para que su amo ganase la batalla y así con las tierras que ganase poder acceder a su mayor anhelo.Quijote de su rocinante y va sobre el moribundo vizcaíno mostrándole su espada en medio de sus ojos. pero su señor le dice un poco ofuscado que es un manjar lo que tienen. pero este le dice que son andantes y que no deben recibir ayuda de nadie. tanto así que hasta Sancho decido renunciar a todas las tierras que le había prometido su amo con tal de conocer la receta que sabía don Quijote.

Luego llego un músico y se acercó a la mesa y quiso sacar a relucir su arte. esta fue la razón por la que el difunto Grisóstomo dejo sus estudios y dio cabida a su muerte. huérfana de padres fue acogida por su tío un sacerdote muy conservador. se acerca un cabrero de nombre pedro quien empieza a narrar esta historia que sucedió un tiempo atrás. . Antonio era el nombre de este joven el cual se dispuso a entonar una canción que iba alusiva a una mujer de nombre Olalla donde este ponía su alma en esta canción. Todos quedaron atónitos y sorprendidos por tan bello discurso incluso Sancho. Al estar cenando el Quijote se levantó de su mesa y empezó hacer alegorías a la madre naturaleza y a sacar en alto el pasado que anteriormente fue mucho mejor. Esto me hizo recordar lo que decía Manrique en sus coplas “de que todo pasado fue mejor”. Al convertirse en adolecente marcela decidió escaparse de sus terrenos para poder experimentar un poco más la vida al ser observada por los pastores de la región estos quedaron encantados con tan hermosa joven que le recordaba mucho a la madre quien al parir a esta niña murió y así se hizo famosa. mostrándose como una persona que manejaba muy bien el concepto de humildad e igualdad. CAPITULO XII En esta parte de la obra vemos como nuestro valiente aventurero se dispone averiguar sobre la historia de Grisóstomo y Marcela ya de conocerse por medio de un pastor que llego a contar la muerte de este joven. sabia en que momento sembrar y que alimento era favorable para sembrar también sabia en que momento iban a suceder eclipses. He inicia pedro con la historia diciendo que era un adinerado joven que había estudiado en la ciudad de Salamanca sabia de la ciencia de la astronomía.gente y comas de mi plato y bebas de lo que yo beba. Un día llego Grisóstomo con las vestiduras de un pastor quitándose la bata de estudiante solo porque a sus alrededores vivía una jovencita quinceañera llamada Marcela porque además de hermosa era rica.

Intereses relacionados