Está en la página 1de 2

El sostén de nuestro hábitat

Por Dra. Grizelle González / Especial El Nuevo Día

EL SUELO ES LA CAPA superior de la superficie de la Tierra. Este consiste de partículas


minerales, material orgánico, agua y aire; y provee un medio natural para el crecimiento de
las plantas. Por lo que comúnmente mientras caminamos sobre la superficie de la Tierra,
estamos sobre suelo.

El desarrollo de los suelos está basado en función del clima, los organismos presentes, la
topografía, tipo de material parental (material geológico donde se formara el suelo) y el
tiempo transcurrido. De modo que en zonas tropicales, como lo es Puerto Rico, los suelos
pueden alcanzar profundidades de más de un metro (equivalente a 3.3 pies).

Los suelos son un elemento importante para el mantenimiento de toda vida en la Tierra. La
calidad de los suelos determina en gran medida el tipo de vegetación que crece en cada
rincón del planeta, así como la capacidad para sostener la vida animal y a nuestra sociedad
en general.

Los suelos cumplen con al menos cinco funciones claves para el mantenimiento de la
sociedad. Quizá con la que estamos más familiarizados es en su papel como sostén para el
crecimiento de las plantas. Los suelos son literalmente un ancla físico que ayuda a
mantener las plantas y árboles en forma vertical.

De la misma manera, los suelos son un medio para el desarrollo de sus raíces y suplen
elementos nutricionales esenciales para las mismas. Por ejemplo, los suelos contienen poros
que pueden almacenar agua, nutrientes y oxígeno por algún tiempo, elementos que son
inicialmente son utilizados por las raíces y luego pueden ser transformados y usados por
otras partes de la planta sobre la tierra.

Las propiedades físicas de los suelos afectan el destino, la cantidad de flujo y el suministro
de agua. Es vital reconocer que la manera como tratemos o manejemos los suelos en
entornos desarrollados por el ser humano afectará -entre otras cosas- la calidad del agua que
bebemos, la nitidez de los lagos, ríos y playas y también de la comida que llevamos a la
mesa derivada de estos suelos y cuerpos de agua asociados.

Los suelos también son un sistema de reciclaje. La descomposición de los materiales


orgánicos que se procesan en ellos suelen ser transformados en nutrientes que son a su vez
utilizados por la próxima generación de vida.

Los suelos proveen un hábitat para muchos organismos que van desde células e insectos
microscópicos, a gusanos de tierra, reptiles y otros animales de mayor tamaño y que
representan una gran diversidad de forma y de funciones.

La fauna que vive en los suelos es muy compleja y a que se trata de un medio que no es de
un material uniforme sino que, por el contrario, a distancias de milímetros manifiesta
composiciones y condiciones muy disímiles, desde aquellas con gran material orgánico en
suelos completamente expuestos, sueltos y bien aireados, en comparación a suelos
compactos y con condiciones anóxicas (con poco oxígeno) o acídicas.

Beneficios mutuos

Esta diversidad incide en los animales que habitan en el entorno y viceversa: la fauna tiene
funciones que afectan las condiciones del suelo para crear así un sistema reacción
(“feedback system”) que tiene manifestaciones en ambos elementos de la ecuación.

Finalmente, los suelos juegan un papel importante como recursos para la construcción en
los ecosistemas creados por el ser humano, no sólo como materia prima (por ejemplo la
arcilla empleada en la manufactura de ladrillos) sino que también es la base que sostiene
cada carretera, edificio y cualquier otra estructura construida.

Estos planteamientos demuestran que los suelos proveen a la sociedad de servicios


indispensables que usualmente no están asociados a mercados económicos, razón por la que
no son valorados justamente. Sólo cuando los suelos sufren y esos servicios se afectan
comenzamos a valorar la riqueza de nuestra Tierra.

(La autora es científica del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del USDA Forest
Service y profesora adjunta al Departamento de Biología de la Universidad de Puerto
Rico/Río Piedras.)

http://www.elnuevodia.com/elsostendenuestrohabitat-604385.html

Intereses relacionados