Está en la página 1de 323
‘Thomas Hobbes THOMAS HODES LEVIATAN (© LA MATERIA, FORMA Y PODER DE UNA REPUBLICA, ECLESIASTICA ¥ CIVIL FONDO DE CULTURA ECONOMICA “ine niga eter mes rand Pref Comers a and ci ‘Carcra Pheacho-Ajusco, 227; 14200 Meo, "esse 565, HU Bano ie Soul ndoccomat! wales a Is6N 90557-12627 Frc ior pn po a ey, rhb erodcin we a acl por cng to de ints 9 Alga en em kn xtc mains aan 9 ca ‘prov oma sn ssn peel son, Hecho dps gu ae 1.733 PREFACIO Ninguna preventacién tan adecuada para wna obrs macstra como Ia mera invitacn a su lectura: singularmente cuando ‘quien prologa no tiene tras de sf una personal y profunda in vestigacin acerea del autor respective, i puede aportar ast mejor estudio documentos nuevos o inferencas sagaces, Kn el caso de Hobbes ex necsidad de entrar en inmediato contacto con 6 produecin mis destacada es aun mayor, i cabe, porque cualquier lector culto tiene a su alcance Ja obra de Ferdinand: Tonnies" que es, a un tempo, biografia completa, sistem co examen de la doctrna y recopilaién pacinte y exhavstiva de cuanto se habia publicado sobre Hobbes hata el verano de 1925, Por aiadidura, desde 1936 los estudios habbesianos cuen- tan con una pieza bibliografic de primera magaituds el libro de Leo Strauss* Este joven investigador germénico Hev6 a fe- liz realizain la tarea de preseatar a Hobbes desde el punto de vista de los factores naturales y centificos que concurrie~ ron en su formacién. Gracias al mecenaje del duque de De- vonshire—un précer inglés cuyos antepasados se honraron con Ia sociedad y las ensefianzas de Hobbes —Leo Strauss pu do estudiar en la biblioteca de Chatsworth, en el plicide pai- sje que vio crecer a Hobbes mismo, sus abras auténticas, ss * Thomar Hebb, watucin dee guint din slemane Gag sys) pr. Ina Va XI dela wri "L Plats pits pe Revie Osc. Madi 1932 * The Pela Phomply of Thomas Hobbes, t ais ant gnei ucin ig de mnt ae ney pot Hass Me Sean mon resi dl Po Ensues Busan Bie den Cendoe Prem, Ot, Tose clisicos predilectos, sus papeles ingditos, su correspondencia ‘on las figuras caudales de la filosfia, de las matemitcas, de Ia biologia_y de Is diplomacia en el siglo xvut. Seguramente ‘migrado coma Hobbes, Leo Strauss encontré un ancho re- rmanso de paz para estudiar pausadamente la géness y des- arrollo del pensamiento moral y politico de Hobbes, y acerté 1 comunicar a su libro uaa precsin firme y erstalina, un in- terés nunca decade, que en muchos pasajes reeverdan muy de cerca al filésofo de Malmesbury y constituyen el més fino homenaje a su memoria. ‘Quienes, despuds de conocido el libro de Ténnies, puedan leer la edicién inglesa de la obra de Strauss harin bien en in- terrumpir en este punto In Ieetura del presente prélogo y de dlicar unas horas a este atime y jugoso libro. En él encon- trardn ampliamente desarolladas y con su plena wtlidad muchas de ls breves noticias que a eontinuaciin se ofrecen on €l solo propésito de procurer, a certos letores poco sobra- dos de tiempo, una somers informacién sobre Ia vida y las ‘bras de Thomas Hobbes? Al tiempo en que la proximidad de la Armada Tnvencible tendia sobre los hogares ingleses una amenaza de invasin, rnacié en Westport, pequefin localidad cercana a Malmesbury, cen 5 de abril de 1588, Thomas Hobbes, « quien deparé el des- tino una educiciin firme y ordenada en To esencial, y una vida de profundisima y casi centenaria experiencia, cuya_proyes- cdén cientifiea y moral sigue brillando actualmente de modo tan intenso como hace tes siglos. ‘Desde los ocho afios (1596) disfruté Hobbes Iss excelen 2 C6 ts efi complet de It oboe de Hotes, Ved. bo por sic Worst Moteowonrny gue camprenle don grande sis Baad Werks fens wi) 7 Ops pnp fen § tol) pabidas en Low re deT839 2184s cas de una oportuns formacién en latin y en griego, con tal ‘éxito que seis alos mis tarde pudo ye traducir la Medes de Euripides en clegantes yambos latinos. Rse dominio de las Fenguas elisicas fué para Hobbes motivo de constante enri- ‘quecimiento esiritual, y refugio seguro contra muchos decai mientos en el curso de su vida, Ya en au perfodo escolar de (Osford (1603-1608) experiments su desilusén primera, Ia de I ensefanza académicn exhausta de jugo vita y ya en tonces encontrs en la contemplacin de mapas de Ia tiers y cl cielo, en el pausado estudio de los histriadores pets cliscos, en el perfeccionamiento de su pr ‘arlo de una nerviosaclaridad, un goce que muchas otras veces seviviriaen forma inefable ¢ infaibe. Durante un lustro redbié en el Magdalen Tall de Or ford unt severa formacibn escolistcs, empapada de agresive oritanismo, y alos veinte aos fue recbido como Hachiller cn Artes rematando asf una trayectoria académica cuyas etapa no siempre fueron alcanzadas con una absoluta oportunidad. mpieza entonees para Hobbes un perfodo, de veinteaftos de dluracién, en que actéa como tutor, primero, y después como sceretario de Lord William Cavendish, desde 1613 segundo conde de Devonshire. Es Ia época en que Hobbes, dedicado 1 fa forma més dilecta de aprender, el ensciar,recibe Ia cons- ‘ante y falagadora influendia del arstocatismo, en strato ‘on los cireulos mis escogidos, en sus viajes, en el afinamiento incansable de sus dotes de observaciin. Son étos, como él mismo dice los alos més felices y sosegadas de sw vida, Savia humanista, arquitectura escolistie, moral puritana, soir faire aristocritico: he ah los cuatro esencales ingre- slentes que Leo Strauss sefala con acerto en la figura inte Iectual del joven Hobbes, Pero cada uno de esos Factores ve revela como una pieza rigida, y ya intangible, en su ios 0 etilo, ata do