La retirada de la chupa

¿Por qué es importante retirarla?
Antes de afrontar la retirada del chupete, los padres debéis tener claro los motivos para hacerlo. La mayoría de los pediatras aconsejan que se debe retirar hacia los 18 meses. - En primer lugar, el uso continuado del chupete puede provocar deformaciones en los dientes y en la cavidad bucal. Esto contribuirá a que aparezcan dificultades en la articulación de palabras. - En segundo lugar, es un foco de infecciones. Por mucha precaución que tengamos, a partir del año y medio es más difícil controlarlo para que esté en condiciones higiénicas óptimas y el riesgo de infecciones es mayor. - Por último, la chupa está asociada a los bebés y con la permanencia de la misma le estamos otorgando un rol de bebé que ya no tiene.

La retirada de la chupa
¿Por qué es importante retirarla?
Antes de afrontar la retirada del chupete, los padres debéis tener claro los motivos para hacerlo. La mayoría de los pediatras aconsejan que se debe retirar hacia los 18 meses. - En primer lugar, el uso continuado del chupete puede provocar deformaciones en los dientes y en la cavidad bucal. Esto contribuirá a que aparezcan dificultades en la articulación de palabras. - En segundo lugar, es un foco de infecciones. Por mucha precaución que tengamos, a partir del año y medio es más difícil controlarlo para que esté en condiciones higiénicas óptimas y el riesgo de infecciones es mayor. - Por último, la chupa está asociada a los bebés y con la permanencia de la misma le estamos otorgando un rol de bebé que ya no tiene.

¿Cómo retirarla?

1. Hacerlo con seguridad Los primeros que deben sentirse seguros de que ha llegado el momento de retirarlo sois los padres. Si ambos no estáis de acuerdo o pensáis que uno de los dos va a interferir el proceso, mejor lo aplazáis para otro momento. Si el niño/a percibe que sus padres se sienten seguros lo afrontará sin temores y con decisión. 2. Fijar un día, retirarlo y tirarlo para siempre Elijan un día del calendario para retirarlo: su cumpleaños, el comienzo de curso, el comienzo del año, un nuevo trimestre, la llegada de una nueva estación, el cumpleaños… y cumplirlo. Anticipadle que hacia la fecha indicada vendrá “el hada de los chupetes” a retirárselo: “cómo ya vas siendo mayor y vas a cumplir …. años, vendrá el hada de los chupetes que es muy buena y te lo quitará cuando no estés, para llevárselo a otros bebés…pero como es muy buena te dejará una sorpresa”. Nunca utilicéis la retirada del chupete como un castigo o una amenaza. 3. Ignorar las protestas y elogiar ante terceras personas. Es muy posible que los primeros días proteste y pida su chupete, sobre todo en los momentos en los que más lo necesita: a la hora de dormir, por ejemplo. En estos momentos, le explicaréis lo ocurrido. Es muy probable que no atienda a razones y que pida su chupete de nuevo. Es el momento de hacerse un poco fuerte y dejar de negociar con él: simplemente tratar de ignorar sus protestas. Si lo hacéis, pasados unos días no se acordará de él. En los primeros días comentaréis a los familiares y amigos, con el niño presente, que ya es mayor y que ya no usa chupete: será una forma de elogiarle y reforzar su conducta.

¿Cómo retirarla?

1. Hacerlo con seguridad Los primeros que deben sentirse seguros de que ha llegado el momento de retirarlo sois los padres. Si ambos no estáis de acuerdo o pensáis que uno de los dos va a interferir el proceso, mejor lo aplazáis para otro momento. Si el niño/a percibe que sus padres se sienten seguros lo afrontará sin temores y con decisión. 2. Fijar un día, retirarlo y tirarlo para siempre Elijan un día del calendario para retirarlo: su cumpleaños, el comienzo de curso, el comienzo del año, un nuevo trimestre, la llegada de una nueva estación, el cumpleaños… y cumplirlo. Anticipadle que hacia la fecha indicada vendrá “el hada de los chupetes” a retirárselo: “cómo ya vas siendo mayor y vas a cumplir …. años, vendrá el hada de los chupetes que es muy buena y te lo quitará cuando no estés, para llevárselo a otros bebés…pero como es muy buena te dejará una sorpresa”. Nunca utilicéis la retirada del chupete como un castigo o una amenaza. 3. Ignorar las protestas y elogiar ante terceras personas. Es muy posible que los primeros días proteste y pida su chupete, sobre todo en los momentos en los que más lo necesita: a la hora de dormir, por ejemplo. En estos momentos, le explicaréis lo ocurrido. Es muy probable que no atienda a razones y que pida su chupete de nuevo. Es el momento de hacerse un poco fuerte y dejar de negociar con él: simplemente tratar de ignorar sus protestas. Si lo hacéis, pasados unos días no se acordará de él. En los primeros días comentaréis a los familiares y amigos, con el niño presente, que ya es mayor y que ya no usa chupete: será una forma de elogiarle y reforzar su conducta.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful