Está en la página 1de 27

: “Porque el discípulo tiene la obligación grave para con Cristo Maestro de conocer cada

día más la verdad que de El ha recibido, de anunciarla fielmente y de defenderla con


valentía, excluidos los medios contrarios al espíritu evangélico”.
Declaración sobre la Libertad Religiosa
(Dignitatis Humanae) en su No. 14

Fruto del esfuerzo necesario para llevar a cabo la Nueva Evangelización, tiene en
sus manos este Curso Bíblico Básico, el cual debe servirle no sólo a usted, sino
que los conocimientos adquiridos debe compartirlos con sus hermanos de
comunidad. Gracias de antemano, por apoyar la Evangelización de nuestra amada
Iglesia Católica. Que el Señor y su Madre Santísima le acompañen siempre. Para
mayor información dirigirse a los teléfonos 2683204 / 4040488 o a los siguientes
correos electrónicos geboru2005@yahoo.es y geboru2006@gmail.com
LA BIBLIA: UNA PEQUEÑA BIBLIOTECA

Según los antropólogos, la aparición del hombre inteligente


sucedió hace más o menos 2 000 000 de años, y que los
primeros rasgos de escritura se dieron aproximadamente
3500 años a.C. La escritura fue desarrollada en Mesopotamia unos 3300 años
a.C. y se conoció con el nombre de cuneiforme o cueniforme. En el siglo 29
a.C., Egipto mantuvo un estrecho comercio con la ciudad de Biblos. Este
contacto sirvió para que los habitantes de Biblos crearan la escritura silábica,
basada en los jeroglíficos egipcios. Este fue el embrión más primitivo del
verdadero alfabeto.

El término Libro proviene de "Biblos" y de ahí la palabra Biblia


que significa “los libros”. Nuestra Biblia es como una pequeña
Biblioteca que tiene 73 libros. Al igual que en las Bibliotecas,
los libros se clasifican y ordenan dependiendo de su contenido.
Por eso es que en nuestra Biblia los libros se encuentran divididos
en varios grupos que veremos a continuación:
ANTIGUO TESTAMENTO = 46 libros

Los libros que contienen la Ley de Moisés (Torá) ó Pentateuco ) = 5 libros


Génesis, Exodo, Levítico, Números y Deuterononio
Los Libros que contienen la historia de Israel ó Libros Históricos (narrativos)
= 16 libros
Josué, Jueces, Rut, 1ra. y 2da. de Samuel, 1ra. y 2da. de Reyes, 1ra. y 2da. de
Crónicas, Esdras y Nehemías, Tobías, Judit, Ester, 1ra. y 2da. de Macabeos.
Los libros que contienen Sabiduría ó Libros Sapienciales (poéticos) = 7 libros
Job, Salmos, Proverbios, Cantar de los Cantares, Eclesiastés (también llamado
Qohelet), Sabiduría y Eclesiástico (también llamado Sirácides).
Libros que contienen profecías o Libros Proféticos = 18 libros
Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Amós, Oseas, Miqueas, Sofonías,
Nahum, Habacuq, Ageo, Zacarías, Joel, Abdías, Malaquías, Jonás, Baruc y Daniel.
NUEVO TESTAMENTO = 27 libros
Los Evangelios = 4
Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Los tres primeros se conocen también como
sinópticos, porque poseen muchas similitudes en sus contenidos.
Libro Histórico = 1
Hechos de los Apóstoles
Cartas = 21
Carta a los Romanos, 1ra. y 2da. carta a los Corintios, Carta a los Gálatas, Carta a
los Efesios, Carta a los Filipenses, Carta a los Colosenses, 1ra. y 2da. Carta a los
Tesalonicenses, 1ra. y 2da. Carta a Timoteo, Carta a Tito, Carta a Filemón, Carta
a los Hebreos, Carta a Santiago, 1ra. y 2da. Carta de San Pedro, Carta de Judas y
1ra., 2da. y 3ra. carta de San Juan. Las cartas que se encuentran subrayadas, se
les conoce como las cartas católicas, porque no están dirigidas a una comunidad
específica, sino que a toda la Iglesia (católico significa “universal”)
Libro Profético = 1
Apocalipsis
COMO ENCONTRAR UNA CITA BIBLICA

Anteriormente hemos visto que la Biblia se divide en 2 grandes partes:


Antiguo y Nuevo Testamento y que éstos, a su vez, se dividen en libros y se
agrupan dependiendo de su contenido. Ahora nos falta aprender que cada
libro también está dividido en Capítulos y Versículos. Esta división nos
facilita encontrar los pasajes importantes que tengamos que meditar, por
ejemplo, en las lecturas diarias de la Misa.

Comencemos por saber que todos los libros de la Biblia tienen


abreviaturas. Si usted toma su Biblia y busca en las primeras páginas o al
final, dependiendo de la versión de la Biblia que utilice, usted se encontrará
un índice de los libros. En ese índice aparece el nombre completo del libro,
su abreviatura y la página donde se encuentra. Ejemplo: Si usted busca el
Libro del Génesis, en su índice aparecerá el nombre completo seguido de la
abreviatura Gén., y la página donde se encuentra. Bien, ya encontramos el
libro y vamos a buscar una cita, digamos Jn. 10,14.
Lo primero que hacemos es buscar en el índice y encontramos que la abreviatura
Jn. Corresponde al evangelio de San Juan y buscamos la página donde se
encuentra. El segundo paso es buscar el capítulo. Fíjese bien en el primer
número que aparece después de la abreviatura del libro, es el número 10. Este
primer número nos indica el capítulo que vamos a buscar en ese libro, o sea, que
vamos a buscar el capítulo 10 (en su Biblia aparece con un número grande) del
evangelio de San Juan. El tercer paso es buscar el versículo. Mire el segundo
número que aparece en la cita, es el número 14; pues bien, buscamos ahora el
versículo 14 (en su Biblia aparece con un número más chiquito que el del
capítulo) del capítulo 10 del evangelio de San Juan. Y listo, ya hemos
encontrado nuestra primera cita bíblica.

Hay otras formas de representar las citas bíblicas, pues en la anterior


sólo estábamos buscando un versículo de determinado capítulo, pero se da el
caso en que a veces tenemos que leer varios versículos, varios capítulos o varios
libros, por lo que debemos conocer como se representan e interpretan las citas
bíblicas en cada caso:
Lc. 1,46-55: Significa que debemos buscar el evangelio de San Lucas, en el
capítulo 1 y leer del versículo 46 al 55. El guión (–), significa “al”.

Mt. 25, 34.41: Significa que debemos buscar el evangelio de San Mateo, en el
capítulo 25, y leer solamente los versículos 34 y el 41. El punto (.), significa
“y”.

Gén. 1,1-2; Jn. 1,1-3: Significa que debemos buscar primero en el libro del
Génesis, el capítulo 1, y leer los versículos 1 al 2. Luego vamos a buscar el
evangelio de San Juan, en el capítulo 1 y vamos a leer los versículos del 1 al 3.
El punto y coma (;) que divide las dos citas, significa “y después” “y también” ó
“y luego”.

1Tim. 5,1s: Significa que vamos a leer del capítulo 5 de la Primera Carta a
Timoteo, el versículo 1 y el siguiente o sea el 2.

Ef. 6,5ss: Significa que vamos a leer del capítulo 6 de la Carta a los Efesios, el
versículo 5 y los demás que le siguen. Generalmente se hace la lectura hasta que
También hay que saber que en algunos libros de la Biblia, hay unos
versículos que son grandes y por eso algunos expertos acostumbran
dividirlos en sub-versículos y en este caso, se identifican no como números,
sino como letras del alfabeto y en minúscula. Ejemplo: Jn. 10,10b, significa
que vamos a buscar el evangelio de San Juan, en el capítulo 10 y el versículo
10, pero como este versículo tiene 2 oraciones separadas por un punto, en
este caso el versículo se divide en 2 partes y se le ponen letras (aunque en
nuestra Biblia no aparezca). La “b” significa que vamos a leer la segunda
oración, o mejor dicho, la segunda parte de ese versículo. En general,
siempre que en un versículo encontremos oraciones o frases divididas por un
punto (.) o por un punto y coma (;), se pueden dividir de la forma
anteriormente explicada, siempre usando las letras del alfabeto de la a a la z.

Veamos otro ejemplo: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por
las ovejas” (Jn. 10,11). La primera parte del versículo es “Yo soy el buen
pastor” y la segunda es “El buen pastor da su vida por las ovejas”; por tanto
la primera parte se representaría Jn. 10,11a. y la segunda sería Jn. 10,11b.
En el caso de los Salmos, es necesario que aclaremos que para nombrarlos
generalmente se utilizan 2 nomenclaturas diferentes. La primera es la del texto
hebreo, y va por delante en una unidad desde el Sal. 10 al 148, coincidiendo de
nuevo desde aquí con la segunda; ésta se basa en la versión de los Setenta y la
Vulgata. La discrepancia se debe simplemente al desacuerdo en la división de
algunos Salmos: los Sal. 9-10 y 114-115 de la numeración de los Setenta
corresponden a los Sal. 9 y 113 de la numeración del texto hebreo; por el
contrario, el Sal. 116 y el 147 de la primera comprenden respectivamente los Sal.
114-115 y 146-147 del segundo.

Por eso es que en algunas biblias aparecen dos números para identificar un
salmo, uno sin paréntesis que corresponde a la numeración hebrea y otro dentro
de un paréntesis que equivale a la numeración de los Setenta y de la Vulgata.
Las citas de los Salmos, que se hacen en el calendario litúrgico, generalmente se
refieren a la numeración hebrea, o sea, que se debe leer el número del Salmo que
está fuera del paréntesis. Hay otras Biblias que no usan esta diferencia y ponen
un solo número.

Recuerde siempre revisar su Biblia principalmente la introducción a los Salmos,


para descubrir cual es la nomenclatura que se está utilizando para su numeración.
LAS DIFERENTES FORMAS DE LEER LA BIBLIA
Anteriormente, hemos aprendido que la Biblia se divide en libros y los
libros en capítulos y versículos. Ahora vamos a ver las diferentes maneras
en que se puede leer la Biblia y encontraremos cual es la mejor de ellas.

Supongamos que quiero hacer un viaje desde Nicaragua


hasta el Africa y entonces voy a una agencia de viajes
para preguntar las opciones que ellos tienen. Ahí me dicen que
hay tres formas en que yo puedo viajar hasta allá: En
avión, en barco o en submarino. Si lo hago por avión, llego en 15 horas,
pero no voy a disfrutar nada del paisaje ni de la majestuosidad del Océano
Atlántico. Si lo hago por barco, llego en 15 días, pero voy a poder
contemplar todo lo bonito del paisaje y puedo entrar en contacto con el agua
del mar. Si lo hago en submarino, llego en 60 días, pero de esa forma puedo
conocer todos los secretos que encierra el mar en su profundidad; apreciar
desde dentro toda la maravilla de la vida marina, mientras llego a mi
destino.
De esa misma manera, podemos nosotros iniciar nuestro viaje por el
maravilloso océano de sabiduría y amor que encierra la Biblia, mientras
llegamos a nuestro destino final: El reino de nuestro buen Padre Dios. ¿De
que forma le gustaría a usted realizar ese viaje, considerando las formas que
vimos anteriormente?. ¡Claro que es mejor hacerlo en submarino! Me voy a
dilatar un poquito más en el viaje, pero voy a conocer mucho más.

Desgraciadamente hay personas que leen la Biblia a la carrera, sin interpretar


ni meditar y a los días o meses ya creen que lo saben todo de ella.
Hermanos, con la ayuda
de la Biblia, yo les ¡Ay, Dios Mío! ¿Y quien es
ayudaré a encontrar la éste que apenas me compró hace
verdad y los guiaré una semana, me rayó como 15
hacia la luz. frases y ahora ya lo sabe todo de
mí?
Eso sucede cuando alguien dice: "Usted tiene que creer y
obedecer todo lo que está escrito en la Biblia, porque es inspirada
por Dios, de lo contrario serás condenado" Este tipo de personas
tienen un concepto de Dios "castigador" que destruye al que no
cumpla al pie de la letra con la escritura. Eso es contrario al
mensaje cristiano que nos muestra a Dios como un Dios de amor
(1Jn. 4,8). Eso hacen aquellos que se aprovechan de la
ignorancia religiosa de las personas para meterlas en miedo y que
se "conviertan" para, de esa forma, explotarlos por medio del
diezmo. Ese es su único objetivo, no la salvación de las almas.

O cumple con lo que dice la Biblia,


o el señor vendrá y lo castigará,
Pero primero yo le voy a sacar
los demonios.
Hay otros que aseguran: "Yo utilizo la Biblia para sentirme más cerca de
Dios y alejarme de las cosas del mundo" Claro, esa es de las personas que
creen que uno se salva solo. Eso también va en contra de las mismas
enseñanzas de Jesús, pues casualmente la oración que le enseñó a sus
discípulos usa muchos plurales: "Padre nuestro... venga a nosotros... danos
hoy nuestro pan... perdona nuestras ofensas así como nosotros
perdonamos... no nos dejes caer... líbranos de todo mal. También en
Mt.25,31-46, Jesús es muy claro de que es necesaria la "caridad" con
nuestros hermanos y no sólo basta tener fe y eso también está bien definido
en el capítulo 2 de la Carta de Santiago.

Ves, si aquí está claro: “Sólo la


fe vale”. Nada de andar
haciendo buenas obras Si la
Biblia es clara, clarísima…
Muchos también gritan lo siguiente: "Nosotros somos los que estamos en la
verdad y por lo tanto tenemos razón, porque todo está en la Biblia y se puede
confirmar" Estos lo que hacen es utilizar la Biblia para justificar sus ideas, por
más insólitas que sean: ¡No a las transfusiones de sangre! ¡No hay que pintarse
ni bailar! ¡No hay que comer nacatamal! !Hay que quitarse los zapatos para
entrar al templo!. Lo que hacen es tomar un texto como pretexto para justificar
lo que a ellos más le conviene, manipulando de esa forma la Palabra de Dios.

¡Hay que dar el diezmo,


porque sino le estamos
robando a Dios!

La forma correcta de leer la Biblia es la que nos enseña la Iglesia: "Las


experiencias del pueblo de Dios, que se encuentran escritas en la Biblia, nos
ayudan a descubrir también como ese mismo Dios sigue vivo y siempre está
actuando en nuestras vidas. Nos enseña cómo debemos cumplir con sus
mandamientos y nos prepara para que podamos hacer siempre su voluntad". O
viéndolo de otra forma:
DIOS BIBLIA

Y con la
Se manifiesta a su Escribe la encarnación del
pueblo y obra historia de la Verbo, nace el nuevo
maravillas por ellos, Salvación que y definitivo pueblo
y por eso ese Dios realizó de Dios que se reúne
por ellos, y eso a adorarlo y a
se recopila en meditar su Palabra
la en la

PUEBLO IGLESIA
HACIENDO USO DE LAS AYUDAS

Luego de considerar las diversas formas en que se puede leer la Biblia y


habiendo escogido la mejor, vamos a aprender ahora cómo "sacarle el
jugo" a todo el conocimiento que encierra la Sagrada Escritura.

Pero antes de empezar, es importante saber qué tipo de Biblia es la que


estamos utilizando. Todas las Biblias católicas, en sus primeras páginas,
tienen una hoja donde aparecen las debidas “licencias” para que los fieles
sepan que ahí no existe ninguna cosa contraria a la revelación. No
significa que a la Palabra de Dios se le imponga un tipo de “censura”, sino
que las introducciones, comentarios y aclaraciones contenidas en ella,
están de acuerdo con la doctrina cristiana. Esto se conoce como el Nihil
Obstat (no encuentro obstáculo) y el Imprimatur (imprímase).

En general, toda Biblia Católica tiene 73 libros, 46 en el Antiguo


Testamento y 27 en el Nuevo Testamento. Asímismo, a Dios se le dá el
nombre correcto de Yavé. Si tu Biblia tiene 66 libros en el Antiguo
Testamento y a Dios se le llama Jehová, procura cambiarla, pues es una
Biblia protestante.
Todas las Biblias, tienen en sus primeras páginas, una introducción general a la
Sagrada Escritura, que explica a grandes rasgos la historia y creación de cada
uno de los textos sagrados, así como datos muy importantes que es necesario
conocer para entender el contexto histórico y literario en que fueron escritos.

Asímismo, cada libro tiene su propia introducción, lo cual permite ahondar en


detalles específicos como: datos del autor y año en que se escribió, género
literario, estructura o forma en que está distribuido el libro, resumen de su
contenido, etc...

Por otro lado, también encontramos algunas tablas, cuadros, figuras y mapas;
así como sinópsis, índices temáticos y glosarios, que son una ayuda
importantísima para encontrar rápidamente información que nos permita
descubrir toda la riqueza que contienen los textos bíblicos.

Te invito hermano(a) para que empieces por escudriñar tu Biblia, fíjate en todo
lo que tiene y te darás cuenta del gran tesoro de sabiduría y conocimiento
que tienes en tus manos y que hasta ahora no te habías dado cuenta.
Bien, manos a la Biblia. Tres de las Biblias más comunes que utilizamos los
Católicos para el estudio de la Palabra, son: Biblia de Jerusalén, Biblia
Latinoamericana y Biblia Dios Habla Hoy. Vamos a ver cada una de ellas, por
si acaso tú tienes una de estas versiones. Empezamos por buscar una cita
bíblica digamos Luc. 3,21-22
Biblia de Jerusalén 2
||Mt. 3 13-17 Bautismo de Jesús
||Mc 1 9-19 21
Sucedió que cuando todo el pueblo estaba
bautizándose, bautizado también Jesús y
puesto en oración*, se abrió el cielo,
22
y bajó sobre él el Espíritu Santo en forma
1 corporal, como una paloma; y vino una voz
del cielo: “Tú eres mi hijo; yo hoy te he
engendrado*.”
3 21 La oración de Jesús es un tema predilecto de Lucas, cf. 5 16; 6 12;
9 18, 28-29; 11 1; 22 41. Cf. Mt 14 23 +
3 22 Var.: “Tú eres mi hijo amado, en ti me complazco”, sospechosa de
Armonización con Mt y Mc. La literalidad probablemente original de
3 la voz del cielo en Lucas no hace referencia a Is 42 como en Mt y Mc,
sino al Sal 2 7; más bien que reconocer en Jesús al “Siervo”, le presenta
como el Rey-Mesías del Salmo, entronizado en el Bautismo para establecer
el Reino de Dios en el mundo
Fijémonos bien en el Círculo No. 1, ahí hay otras citas con símbolos ||.
Esto significa que el texto que estamos leyendo, también se encuentra
en esas otras citas, en los evangelios sinópticos. Esto se conoce como
citas paralelas. En los Círculos No. 2, encontramos un asterisco, esto
significa que al pie de la página (parte de abajo) con letras más
pequeñas, hay un comentario u otras citas que nos ayudarán a
comprender mejor el significado o mensaje de ese versículo. Estos
comentarios son los que están señalados por la llave y el No. 3

Note que en esta Biblia, los capítulos se representan en negrilla


(número más oscuro).

Si usted tiene el cuidado de leer estos comentarios y revisar todas las


citas, verá como le entenderá mejor al mensaje y así podrá profundizar
mucho más en el conocimiento de la Palabra de Dios.
BIBLIA LATINOAMERICANA

Jesús es bautizado por Juan


(Mt 3,13; Mc 1,9; Jn 1,29) 1
 21 Un dìa, con el pueblo que venía a bautizarse, se bautizó
también Jesús. Y, mientras estaba orando, se abrieron 4
2 los cielos; 22 el Espíritu Santo bajó sobre él y se manifestó
exteriormente con una aparición como de paloma. Y del
cielo llegó una voz: “Tú eres mi Hijo, el Amado; tú eres Sal 2,7
mi Elegido.” Is 42,1
■ Jesús no necesitaba convertirse, ni recibir el bautismo de Juan. Pero, siendo el Salvador, quiere
3 empezar por mezclarse con sus hermanos pecadores que buscan el camino del perdón. Jesús,
al recibir el bautismo de Juan, afirma que su camino es el bueno: buscar la justicia y reformar
su propia vida…

El número 1 señala que después del encabezado o título del texto que vamos a leer, aparecen
las citas paralelas, o sea, las que en los otros evangelios, narran el mismo acontecimiento.
El número 2 indica un símbolo, el cual puede ser un rombo (◊), un círculo (○), una cruz (+)
o un cuadro (■), el cual sirve para señalar que al pie de página o en la parte inferior de la
hoja, se encuentra un comentario a la lectura que se va a hacer, la cual señalamos con el
número 3, dentro del paréntesis.
Por último, el número 4 señala otras citas que generalmente son referencias a otros libros de
la Biblia donde aparece esa frase o se da una idea más clara del contexto de la misma, por lo
que siempre es recomendable buscarlas, leerlas y compararlas con el texto que meditamos.
BIBLIA DIOS HABLA HOY
Jesús es bautizado
(Mt 3.13-17; Mc 1.9-11)v 1
21
Sucedió que cuando Juan los estaba bautizando a todos,
también Jesús fue bautizado; y mientras oraba,w el cielo se abrió
22
y el Espíritu Santo bajó sobre él en forma visible, como una paloma,
y se oyó una voz del cielo, que decía: -Tú eres mi Hijo amado, a quien
he elegido.x
V
3.21-22 Cf. También Jn 1.31-34
W
3.21 Lucas hace hincapié en el tema de la oración, y lo menciona de manera particular en
momentos sobresalientes de la vida de Jesús; cf. Lc 5.16; 6.12; 9.18,28-29; 1.1;
2 X
22.41-46; 23.34,46.
3.22 Mi hijo amado: También puede entenderse como mi único Hijo. A quien he elegido: o
en quien tengo mi agrado. Gn 22.2; Sal 2.7; Is 42.1; sobre la alusión a estos pasajes,
véase Mt 3.17 n. Nótese también Mt 12.18; 17.5; Mc 9.7; Lc 9.35; 2 P 1.17. Algunos
mss. dicen Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy (Sal 2.7).

En esta Biblia, los comentarios se representan con letras del alfabeto y se ubican arriba
de la palabra o texto del cual se va a dar una explicación. Estas letras se indican con el
No. 1 y los comentarios con el No. 2, dentro de la llave.
Fijémonos también que en esta versión, los versículos se separan de los capítulos por
medio de un punto y no de una coma como hemos aprendido. Lo importante es que
sepamos que el primer número siempre corresponde al capítulo. Por lo demás no varía
en nada la forma de representar las citas bíblicas.
Perfecto, ahora que ya hemos visto la mayor parte de las herramientas para manejar con
mayor eficiencia la Biblia, vamos a aplicar todo lo aprendido en un texto bíblico y
veremos como éste tiene detalles tan maravillosos, que a simple vista es muy difícil
descubrir. Este texto es el siguiente:

“ Después que ellos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en


sueños a José y le dijo: ‘Levántate, toma contigo al niño y a su madre y
huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a
buscar al niño para matarle.’ Él se levantó, tomó de noche al niño y a
su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de
Herodes; para que se cumpliera el oráculo del Señor por medio del
profeta: De Egipto llamé a mi hijo.” (Mt. 2,13-15).

Este pasaje nos narra el viaje de la Sagrada Familia a Egipto. Si buscamos más atrás de
esta lectura de Mateo, encontramos que Jesús nació en Belén, y si nos vamos a revisar el
Evangelio de San Lucas, donde también habla del nacimiento de Jesús, en Lc. 1,26, se
indica que la Concepción de Jesús en el vientre virginal de María, sucedió en una ciudad
llamada Nazaret.

!Qué fácil! todo comenzó en Nazaret, siguió en Belén y terminó en Egipto. Pero ahora le
pido que trate de pensar unos momentos en esta conclusión a la que acabamos de llegar y
si esto tiene algún significado para nosotros.
Como a estas alturas, usted ya ha escudriñado su Biblia “de atrás para adelante”, entonces
ya se fijó en los mapas que tiene. Pues bueno, busque uno de los mapas donde se pueda
ver Galilea y Egipto, específicamente la ciudad de Nazaret, Belén, Jerusalén y Egipto.
Una vez que ya ha encontrado un mapa similar, fíjese si trae una rayita con números
como esta
0 km 10 km 20 km 30 km

Esto representa la escala en que se encuentra el mapa, o sea que cada cuadrito equivale a
10 km, por lo que si usted mide el tamaño de este cuadrito sobre el mapa, estará midiendo
10 km sobre dicho mapa. Siempre es importante verificar esta escala, y con la ayuda de
una regla o de un pedacito de papel que tenga el tamaño del cuadrito, ir midiendo poco a
poco la distancia entre dos sitios que nos interese. Lo mismo podemos hacer con un hilo,
tomando la distancia total sobre el mapa y luego pasando el hilo sobre el cuadrito de la
escala para ver cual es la medida aproximada, o sea si con el hilo hemos medido 6
cuadritos, y la escala indica que cada cuadro equivale a 10 km, entonces la distancia total
entre esos puntos será de 6 x 10 km = 60 km. Así de fácil. Por tanto vamos a aplicar esta
última y valiosa herramienta en la lectura anterior.

Así que vamos corriendo a buscar una regla


o un hilo para hacer un pequeño ejercicio
En este mapa vamos a recrear el
viaje de la Sagrada Familia, desde
que salieron de Belén, hasta su
llegada a Egipto. Presiona Enter,
barra espaciadora o haz click con
el botón izquierdo de tu mouse
para ver la primera etapa del
viaje: de Nazaret hacia Belén.
Belén
Vuelve a hacer lo mismo para ver
la segunda etapa del viaje: de Belén
a Egipto.
El Evangelio únicamente nos señala que la Sagrada Familia, salió de Nazaret
para Belén; pero eso implica, si medimos en el mapa, una distancia de más de
70 km. Fácil decirlo para nosotros, pero para una mujer que está en sus
últimos días de embarazo, ese viaje a lomo de burro que era el medio usado
en ese tiempo, resulta muy penoso, máxime que el viaje era de subida, porque
Nazaret casi está a nivel del Mar y Jerusalén está en una loma. Y luego se
dice también, que de Belén se les ordena partir para Egipto. Que sencillo
decirlo, pero ese viaje era de más de 450 km, y pongámonos a pensar en una
mujer con un recién nacido y sin medios económicos haciendo tremendo
viaje.

Cabe resaltar que la lectura nos dice que el viaje lo emprendieron de noche.
Imagínese salir de noche a aventurarse al desierto, en unas zonas que estaban
llenas de peligros.

Qué valentía y resistencia de la Virgen María, y pensar que todo este


sacrificio lo hizo por amor a Dios y a nosotros, pues ella sabía que ese niño
era la esperanza de salvación de toda la humanidad, incluyéndole
indudablemente a usted. Y ahora, ¿no ha pensado cómo agradecerle?
Para finalizar querid@ herman@, en la Biblia encontraremos algunas palabras
que nos pueden resultar desconocidas. Por eso le recomiendo utilizar siempre
un diccionario normal, aunque lo ideal es que se consiga un buen diccionario
bíblico y recurra a él siempre que tenga una duda sobre determinada palabra.

Esto no termina aquí, al contrario, es ahora cuando empieza la aventura por el


maravilloso océano del amor de Dios que está reflejado en cada una de las
páginas de la Biblia.

Recuerda herman@ que para crecer en el conocimiento de la Palabra y en la


fe, necesitas de la Iglesia. Por eso te invito a que te mantengas firme dentro
del movimiento eclesial o equipo de pastoral al que perteneces; y si no estás
integrado a ninguno, dirígete a tu parroquia y ahí pregunta sobre los diferentes
movimientos y pastorales y únase a la que usted crea más conveniente.

Que el Señor derrame abundantes bendiciones sobre usted y su familia y


adelante en el estudio de la Palabra de Dios, que...

“Ciertamente, es viva la Palabra de Dios y eficaz, y más cortante que


espada alguna de dos filos.” (Hb. 4,12a.)
GRACIAS POR TU ESFUERZO,
RECUERDA QUE CUENTO
CONTIGO
!NO ME FALLES!

También podría gustarte