-

Buenos Aires, 15 noviembre de 2013.-
Al Sr. Subsecretario de Justicia
Ministerio de Justicia y Seguridad de la CADA
Autoridad de aplicación Decreto 38112012
Dr. Javier Alejandro Bujan
s I D
CC: Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Ing. Mauricio Macri
s / D
Ref: Proceso de selección de la Titular del Ministerio Público Fiscal
Pre Candjdato Martín Ocampo
(
De nuestra mayor consideración:
Las organizaciones firmantes nos dirigimos a
Usted a los efectos de participar en el proceso de pre-selección para integrar el
Ministerio Público Fiscal (o MPF) y presentar, en debido tiempo y forma (conforme
decreto 381/12), manifestaciones en torno a la postulación de la pre-candidatura dc
Martín Ocampo para cubrir el cargo de Fiscal General del Ministerio Público de la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las cuales constituyen argumentos suficientes para
la impugnación de su candidatura.
De acuerdo con la publicación de la propuesta del
postulante Martín Ocampo en el Boletín Oficial de la Ciudad los días 28 de octubre a
Iro de noviembre inclusive, hacemos esta presentación cumpliendo con los requisitos y
los plazos establecidos en el decreto de Al mismo tiempo, las
:J 'V.;Q._';;";=; -. ". .. l.c ......
.Jo ' . MESA DE
J... o;:
  /.r,1,,1«>!.l.__..
I
G..:.';....._. ._....
«<2d
.-- - ->
organizaciones firmantes, con domicilio en la Ciudad de Buenos Aires, declaramos
bajo juramento la veracidad de los datos que aportaremos.
I. INTRODUCCIÓN
La designación del Fiscal General de la Ciudad es un acto de máxima
trascendencia pública. El Fiscal General es la cabeza del Ministerio Público Fiscal,
órgano que, junto con el Ministerio Público de la Defensa y el Ministerio Público
Tutelar, tienen a su cargo la cardinal función de promover la actuación de la justicia en
defensa de la legalidad y de los intereses generales de la sociedad.
Entre otros importantes deberes y atribuciones, el Fiscal General actúa ante el
Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad y dictamina en las causas de mayor
trascendencia institucional e interés público que se suscitan ante ella. Además, impulsa
la acción pública ante el Tribunal Superior en los casos que corresponda por razones de
competencia originaria. Por otra parte, tiene la importante función de diseñar la política
criminal y de persecución contravencional y penal del Ministerio Público Fiscal.
Asimismo, ejerce el poder disciplinario sobre sus funcionarios y empleados.
Además, cabe señalar que una vez nombrado, durante los siete (7) años que
dure su mandato s6lo puede ser removido por juicio político, por lo que la relevancia
institucional de esta elección es mayúscula.
Dada la complejidad y la importancia de las atribuciones y funciones asignadas
al Fiscal General, quien ocupe dicho cargo debe poseer habilidades excepcionales para
cumplir adecuadamente con este cometido. En este sentido, quien encabece el
Ministerio Público Fiscal debe ser -tal como lo exige nuestra Constitución- una persona
que garantice la independencia del órgano y además debe reunir la máxima integridad
moral, idoneidad técnica y juridica y un fuerte compromiso con la defensa de los
derechos humanos, económicos, sociales, culturales y ambientales, así como los valores
democráticos, que lo hagan merecedor de tan importante función.
Por las consideraciones que expondremos en los apartados que siguen,
entendemos que el candidato Martín Ocampo no cumple con estas exigencias.
2
11. FUNDAMENTOS
11." Ubicación institucional del Ministerio P úblico. La necesaria
independencia
La cuestión acerca de la ubicación institucional del Ministerio Público, siempre
ha sido muy debatida. Antes de la reforma constitucional que se llevó a cabo a nivel
nacional cn 1994, existian tres posturas en relación a esta cuestión): una, sostenía que el
Ministerio Públi co era una "magistratura particular" que dependía del Poder Ejecutivo";
otra, que formaba parte del Poder Judicial, pero cuya funci ón no consistía en
administrar justícia; una tercera, lo consideró una magistratura que no formaba parte ni
del Poder Judícial ni dependia del Poder Ejecutivo, es decír, que era un órgano
"extrapoderes " de natural eza colegiada.
A diferencia de lo resuelt o por los constituyentes nacionales en la reforma de
1994, la Constitución de la Ciudad establece en forma definitori a la incorporación del
Ministerio Público en la órbita del Poder Judi cial.
Al analizar el arto120 de la CN, Bidart Campos sostiene que:
"En un primer sentido al quedar definido con claridad suficiente que l/ O
depende del Poder Ejecutivo, se corta de raíz toda posibilidad de que el
ejecutivo interfiera en la funciones del Ministerio Publico o, lo que es peor,
que le imparta instrucciones a través del Procurador General de la Nación.
"Esto tiene trascendencia, porque no es un secreto que el ejecutivo a veces
tiene interés en algún proceso j udicial. Por ende, si carece de toda relación
jerárquica o f uncional respecto del Ministerio Público, los miembros de éste
disponen de independencia para cuanto guarde conexión con el control y,
quedan exentos de recibir instrucciones. (:»)
1 Bidart Campos, Ge rm án. Manual de la Constitución Ref ormada, Tomo 1lI, Editorial Ediar, Buenos
Aires, 1999, pág. 359.
2 En relación a ello , Fernando Cruz Castro, indica que ya en el año 1986, "el Instituto Interamericano de
Derechos Humanos habfa señalado la incoveniencia de que el Ministerio Público se encuentre bajo la
esfera de influencia del Poder Ejecutivo, ya que éste podría intervenir en el proceso penal,
imposibilitando el juzgamiento imparcial" (cfr. "Las funciones del Ministerio Público en las
constituciooes centroamericanas" en Ministerio Público, Editores del Puerto, Buenos Aires. 1997, pág.
189).
3
"La autonomía funcional -interna y externa- implica independizar al
Ministerio Público de toda subordinación a cualquier otro poder u órgano
del estado. Por ello: a) jamás el poder ejecutivo puede impartible
instrucciones o mandato de indole alguna.....3 (énfasis agregado).
Si esas valoraciones resultan aplicables a un órgano extrapoderes, como lo es el
Ministerio Público a nivel nacional, mucho más deben serlo en el caso de la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, que se ha dado un Ministerio Público integrante de la
órbita del Poder Judicial.
Al momento de debatirse nuestra Constitución de la Ciudad, el convencional
Arguello sostuvo:
..... En el mismo sentido, se ha creado un ministerio público, que
originariamente el bloque que presido sostenía como un órgano extrapoder.
Hemos logrado nuestro objetivo a medias, ya que ha salido de la órbita del
Poder Ej ecutivo, está integrado al Poder Judicial y tiene autonomíaf uncional
y autarquía. De tal manera, creemos que estamos asegurando su
independencia de criterio, alejándolo especialmente de la dependencia del
Poder Ejecutivo. Entonces, quedarán atrás las pasadas y lamentables
instrucciones a los fiscales ... ,,4.
La Ley Orgánica del Ministerio Público N° 1.903, en su artículo 1° establece
que:
"El Mínísterio Público integra el Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires, dotado de autonomía funcional y autarquía, cuya función
esencíal consíste en promover la actuacíón de la Justicia en defensa de la
legalidad y de los intereses generales de la sociedad. velar por la normal
prestación del servicio dejusticia y procurar ante los tribunales la satisfacción
del interés social. (... )
El Art. 2° de la LOMP es el que define el "Principio de Independencia",
estableciendo que:
3 ¡bId., pág. 3611362.
4 Convención Constituyente, 14' REUNIÓN - 9' SESIÓN ORDINARIA - 24 DE SEPTIEMBRE DE
1996.
"El Ministerio Público ejerce sus funciones específicas de modo objetivo con
estricta observancia de la legalidad general, en coordinación con las demás
autoridades del Poder Judicial y con los restantes poderes de la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires. aunque sin sujeción a directivas, instrucciones ni
condiciones que se impartan o establezcanpor sujetos ajenos a su estructura".
Sobre las garantías de independencia e imparcialidad de los miembros del
Ministerio Público y los mecanismos para su designación, Bidart Campos decía que:
"La designación también torna indispensable eliminar cualquier clase de
influencias políticas o partidistas, a cuyo fin el mejor sistema reenvía al de
los j ueces. .. .. s ( énfasis agregado).
En lo que aquí interesa, el cargo de Fiscal General se equipara con el de
miembro del Tribunal Superior dc Justicia de la Cíudad, tal como surge en forma clara
del Art . 126 de la Constitución de la Ciudad.
En síntesis, hasta aquí podemos realizar las síguientes afirmaciones:
1- Los convencionales de 1996, luego de evaluar dist intas alternativas,
finalmente optaron por crear un Ministerio Público dentro del Poder
Judic ial, con autonomía funcional y autarquía financiera. El carácter
independiente del poder político del Fiscal General como titular del
Ministerio Público Fiscal, es una exigencia constitucional.
2- Dicha autonomia funcional -interna y externa- implica independizar al
Fiscal General como titular del Ministerio Público Fiscal de toda
subordinación a cualquier otro poder u órgano del estado.
3- El Fiscal General como titular del Ministerio Público Fiscal no es un ente
servicial del Poder Ejecutivo, sino que le toca ejercer funciones propias del
servicio de Just icia.
4- La función trascendental asignada por la Constitución al Ministerio Público
(promover la actuación de la Justicia en defensa de la legalidad de los
intereses generales de la sociedad, conforme a los principios de unidad de
actuación y dependencia jerárquica; así como velar por la normal
, Bidart Campos. Germán, op. cit., pág. 366.
5
prestación del servicio de justicia y procurar ante los tribunales la
satisfacción del interés social) sólo está asegurada si el Fiscal General
como titular del órgano acusador, está desvinculado de los intereses de
quienes detentan los poderes Ejecutivo y Legislativo.
S- El sistema de equiparar a los miembros del Ministerio Público con los
jueces demuestra la clara intención de los legisladores de reforzar la
independencia del órgano y eliminar cualquier clase de influencias políticas
o partidistas en los mecanismos de su designación y remoción.
Lo dicho precedentemente supone la obligación del Poder Ejecutivo de elegir
un candidato para ocupar el cargo de Fiscal General de la Ciudad que reúna los
requisitos necesarios para ejercer esta función. Quien ocupe tan importante función
deberá ser 10 suficientemente independiente e imparcial como para promover, impulsar
y no obstaculizar causas judiciales que podrían comprometer los intereses de Poder
Ejecutivo o de alguno de sus funcionarios, ni pronunciarse con ecuanimidad e
imparcialidadrespecto de los actos del Poder Ejecutivo de la Ciudad.
Un órgano que, por exigencia constitucional, debe ser autónomo, sólo
puede estar presidido por una persona que de garantias suficientes de su completa
independencia respecto de los demás poderes del estado, así como mostrarse
absolutamente impermeable a instrucciones o directivas provenientes del Poder
Ejecutivo.
n.l.B. ¿Cuenta el candidato Ocampo con la necesaria independencia de criterio?
El Decreto 381/12 incorpora la aspiración de independencia de criterio del
candidato, como el elemento determinante para evaluar la potencialidad del mismo de
ej ercer el rol al que se postula con la autonomia que la Constitución exige.
De acuerdo a 10 visto, un hombre proveniente de las filas del partido
gobernante, de estrecha relación con el Jefe de Gobierno, difícilmente pueda ejercer esta
función con la independencia debida y exigida por la Constitución.
6
Es sabido que tanto los miembros del Poder Judicial como del Ministerio
Público deben ser independientes y, aplicando el conocido adagio, "no sólo deben serlo,
sino también parecerlo".
Sobre esta cuestión, lo decisivo es establecer si desde el punto de vista de las
circunstancias externas (obj etivas), existen elementos que autoricen a abrigar dudas con
relación a la independencia con la que debe desempeñarse quien dirigirá el Ministerio
Público Fiscal, con prescindencia de sus convicciones personales. También es decisivo
que, quien ocupe ese cargo, ofrezca las garantías suficientes que eliminen cualquier
duda acerca de su independencia de criterio.
Resulta dificil que un alto dirigente político del partido de gobierno pueda
poseer las condiciones de independencia y autonomía que el cargo de Fiscal General
requiere.
En concreto, el candidato Ocampo ha sido durante los últimos años Diputado
de la Ciudad de la bancada oficialista, tras haber integrado en dos oportunidades la lista
de candidatos del partido de gobierno. Asimismo, como se verá, no presenta
antecedentes de relevancia más que el hecho de haber ocupado diversos cargos públicos
vinculados a su militancia partidaria.
Durante su mandato como legislador, se ha mostrado como un defensor
incondicional del Poder Ejecutivo, no conociéndosele cuestionamiento público alguno a
las politicas de gobierno locales ni a sus funcionarios.
Si se observa su CV, puede advertirse que uno de los mayores logros que
destaca el candidato sobre sí mismo, es el haber sido considerado "Mej or legislador
oficialista 2011" por el sitio web Sección Política.
Resulta sumamente dificultoso, en consecuencia, imaginar al candidato, en
caso de ser designado para el cargo de Fiscal General, cuestionando en el ámbito
judicial acciones del gobierno y/o de sus funcionarios -es decir, de sus compañeros de
militancia-o
Cabe preguntarse, en consecuencia, qué tipo de candidato podría ser
cuestionado por dudarse de su independencia de criterio, si se aceptara que no existen
7
dudas respecto de que el candidato Ocampo cuente con ella. Cuesta imaginarse un
ejemplo más claro que el que aquí se nos pone a consideraci ón,
Por último, aclaramos que no se cuestiona aquí la afiliación partidaria del
candidato en sí misma sino que, por las circunstancias antedichas, el candidato elegido,
ya con anterioridad a asumir el cargo, no asegura ni las condiciones mínimas de
independencia y autonomía para dirigir un órgano cuyas importantes funciones asi lo
requieren por expresa exigencia constitucional.
H.l.C. Consecuencias concretas en materia de independencia ante una eventual
designación.
Hasta el momento, el Poder Judicial de la Ciudad cuenta sólo con un Fuero
Contencioso Administrativo y Tributario, y otro Penal, Contravencional y de Faltas.
Cabe preguntarse cual podría ser la actuación del candidato en las causas más relevantes
de cada uno de ellos.
En cuanto al fuero Contencioso Administrativo, el Gobierno de la Ciudad será
una de las partes en la totalidad de las causas en que le tocará intervenir. Tendrá que
dictaminar, especialmente, en aquellas causas de suma relevancia que debe resolver el
Tribunal Superior de Justicia. Encontrándose afectada de tal forma la apariencia de
independencia del eventual Fiscal General, resulta posible prever que la mayoría de las
personas -fisicas y/o jurídicas- que litiguen contra el GCBA o resulten demandados por
éste, procedan a recusar al Fiscal General. Si bien desconocemos la posición que
adoptarán los tribunales en torno a ello, no cuesta imaginarse situaciones de recusación
masiva que "vacíen" de causas a la Físcalía General. Resultan obvias las graves
consecuencias institucionales que ello acarrearía.
Tan o más grave resulta analizar su eventual actuación en el Fuero Penal,
Contravencional y de Faltas. El Congreso Nacional ha sancionado la Ley N° 26.702,
que aprueba la transferencia de diversas competencias penales de relevancia, entre ellas
los delitos contra la administración pública cometidos por los funcionaríos públicos de
la Ciudad. Cabe esperar que dicha transferencia de competencias se efectivice a la
brevedad.
8
Es decir que, si Ocampo es finalmente designado Fiscal General, encabezará el
Ministerio Público Fiscal que deberá impulsar la acción penal contra los funcionarios
del Gobierno que actualmente defiende desde la Legislatura. En otras palabras, el
organismo que encabezaría Ocampo deberla ser quien acuse y promueva el
enjuiciamiento de sus propios compañeros de militancia, ante eventuales situaciones en
que deban ser investigados por delitos contra la administración pública. Todo hace
parecer que, desde el punto de vísta de su independencia de criterio, el candidato
no es la persona en mejores condiciones para brindar el respaldo institucional
necesario a los acusadores públicos en el impulso de las eventuales investigaciones
por hechos de corrupción contra funcionarios locales.
Las referidas razones hacen notoriamente desaconsejabl e la designación
del pre-candidato propuesto.
11.2. Requisitos para ocupar el cargo de Fiscal General. Sobre los
antecedentes laborales y académicos del candidato
Además del requisito básico fij ado por la LOMP, que requiere, al igual que
para los miembros del Tribunal Superior de Justicia, ser argentino, tener treinta años de
edad como minimo, ser abogado con ocho años de graduado, tener especial versación
j urídica, y haber nacido en la Ciudad o acreditar una residencia inmediata en ésta no
inferior a cinco años", el Decreto N° 381/12, establece en su artículo 1° que la finalidad
de los procedimientos de selecci ón del candidatos es el de "generar un ámbito
participativo que coopere en la valoración de la idoneidad moral y jurídica e
independencia de criterio del candidato".
Los/as candidatos/as a ocupar un cargo tan trascendental como el de Fiscal
General de la Ciudad deben cumplir con los requisitos de idoneidad, especialidad,
independencia y compromiso con los derechos humanos, exigidos para ser miembro
del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad. Ello no surge sólo de un adecuado
análisis de la función institucional que están llamados a cumplir, sino que resulta un
mandato explícito de la Constitución local, que en su Art. 126 establece que "El Fiscal
General, el Defensor General y el Asesor General de Incapaces son designados y
• Cfr. art. lO, LOMP)' Art. 12 ConstoCiudad.
9
removidos en la misma forma y con los mismos requisitos que los miembros del
Tribunal Superior de Justicia". Es decir que, cuando analizarnos las condiciones de
un/a candidato/a para encabezar la Fiscalía General de la Ciudad, la Defensoría General
de la Ciudad o la Asesoría General Tutelar de la Ciudad, debemos evaluar si aquel/la
cumpliría las condiciones para integrar el Tribunal Superior de Justicía de la Ciudad, e
incluso para ser miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
En el marco del proceso de renovación de la a Corte Suprema de Justicia de la
Nación, diversas organizaciones de la sociedad civil elaboraron un documento
7
en el
que se analiza y desarrollan criterios para evaluar el cumplimiento de estos requisitos ,
que resultan igualmente importantes para quienes encabecen el Ministerío Público de la
Ciudad. En aquel documento se ha expresado que debían evaluarse los siguientes
requisitos:
• "Idoneidad técnico jurídica: Además de tender a elevar el nivel de la Corte
Suprema, una de las f ormas más efi caces de lograr una mayor responsabilidad del
j uez se relaciona con su prestigio frente a la comunidadjurídica y el cuidado de su
trayectoria frente a ésta. La designación en el pasado de jueces con historias
j udiciales - o trayectoria en la función pública, en la profesión o en la academia-
débiles, ha permitido que éstos no le otorguen la relevancia apropiada al impacto
que sus decisiones podrian tener sobre el escrutinio de sus pares de diversos ámbitos
de la comunidad j urídica. Candidatos que no cuenten con una trayectoria pública
que deseen preservar, son probablemente más irresponsables al momento de tomar
decisiones.
• "Idoneidad moral: si bien el significado del criterio de idoneidad moral puede ser
materia opinable. éste debería operar como límite a la designación del/a
candidato/a a fin de obligar al Presidente de la Nación a hacer explícita su idea
sobre lo que debe entenderse por "idóneo moralmente". Frente a un concepto tan
amplio y subjetivo. la publicidad del criterio es la única garantía de autocontrol.
7 Asociación por los Derechos Civiles (ADC), El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), La
Fundación Poder Ciudadano, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), el Instituto de
Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) y la Unión de Usuarios y Consumidores.
Una Corte para la Democracia 11: disponible en
hup·//www.adccorte.org.ar/verarticulo.php?iddocumento=91
10
• "Independencia de criterio: Si bien creemos que los j ueces/zas en general, y los
ministros de la Corte Suprema en particular, sonfuncionarios que toman decisiones
de fuer te contenido político sin poder circunscribirse a consideraciones meramente
técnicas, es necesario que los/as candidatos/as puedan asegurar independencia de
criterio al evaluar las causas que se le sometan a consideración, esto es,
independencia respecto de la influencia del poder gubernamental de turno y de los
grupos de interés.
• "Compromiso con valores democráticos y con los derechos humanos: dado el rol
fundamental que tiene el Poder Judicial, y de la Corte Suprema de Justicia en
particular, en la protección del contenido constitucional y de los derechos humanos.
es inadmisible la candidatura de personas que na logren superar este escrutinio.
Como ya se expresó, estos criterios de evaluación son plenamente aplicables a
las máximas autoridades del Ministerio Público de la Ciudad, en tanto resultan
equiparables en cuanto al procedimiento para su designaci ón con lo previsto para los
magistrados del Tribunal Superior de Justicia.
Bastará una simple lectura del CV del candidato nominado por el Poder
Ejecutivo para comprobar que el mismo no cumple con esos requisitos. En efecto, el Dr.
Ocampo no cuenta con los antecedentes de formación profesional y trayectoria que
impondrían un límite de tipo interno a la cal idad e impact o de sus deci siones. En este
sentido, el candidato no cuenta con un prestigio o trayectoria públ ica que preser var ante
la comunidad jurídica, lo que en sí mismo impide que esos elementos sirvan como una
barrera a la toma de decisi ones apresuradas o de impactos desmesurados.
En efecto, su formación no parece suficiente para la jerarquía del cargo al que
fue postulado. Asimismo, tal como se ha expresado, el candidato no asegura que tendrá
independencia de criterio al evaluar las causas que se le sometan a consideración, esto
es, independencia respecto de la influencia del poder gubernamental. Como ya dijimos,
quien ocupe la importante función de Fiscal General de la Nación deberá ser lo
suficientemente independiente como para promover, impul sar y no obstaculizar causas
judiciales que podrí an comprometer al Poder Ejecutivo o a alguno de sus integrantes y
II
Generated by CamScanner
totalidad de dichos antecedentes, incluyendo las personas fisicas y/o j ur ídicas para las
que trabajó, asesoró y/o patrocinó, el tipo de tareas que desarrolló, etc.
b. Formación académica del candidato
Bajo el capítulo "Títulos Universitarios Obtenidos" de su ev, el candidato
presenta titulo de abogado expedido en el año 1998, e informa título de posgrado del
año 2007 en la Universidad Austral, Maestría en Derecho Administrativo. Respecto de
este último no aparece publicada la copia del titulo que refiere haber obtenido, e
incorpora la sigla "TP" cuyo significado requerimos se aclare junto con la incorporación
y difusión del titulo de posgrado.
Luego el candidato refiere haber participado en diversas j ornadas y seminarios,
e informa un único curso de actualización referido al Derecho de las Comunicaciones
del año 2006, de donde no surge la cantidad de horas que ha implicado.
c. Actividad académica del candidato. Docencia e investigación universitaria (J
equivalente
El candidato no informa en su CV haber contado con actividad docente previo
al presente año 2013. Durante el presente año -no especifica meso, refiere haber sido
designado como docente de derecho penal en la Universidad Maimónides, y haber
impartido clases en una materia de la carrera de abogacía de la Universidad de Buenos
Aires.
Resulta claro que haber impartido clases, durante escasos y recientes meses.
sobre una temática del derecho sobre la que no presenta antecedentes previos, y sin
haber obtenido el cargo mediante concurso o mecanismo basado en el mérito, no resulta
un antecedente académico valioso para ser designado en función de tamaña jerarquía.
d. Publicaciones científico jurídícas
13
El candidato informa un total de 18 "publicaciones" (da cuenta en este
apartado, además, sobre 3 proyectos de ley), de los cuales 17 aparecen publicadas cn su
propio sitio web.
Por todo lo dicho hasta aquí, y teniendo en cuenta los antecedentes que
detentan muchos/as de los Fiscales que actualmente integran el Ministerio Público
Fiscal, puede advertirse con claridad que el candidato no presenta una trayectoria
laboral, académica y/o docente que lo hagan merecedor del cargo de mayor jerarquía
dentro de dicho Ministerio.
11.3. El candidato deberá votarse a si mismo.
Finalmente, cabe agregar a lo hasta aquí expuesto, que teniendo en cuenta la
condición de actual legíslador del pre-candidato propuesto, en caso de prosperar su
candidatura será él mismo -junto al resto del cuerpo que integra- quien tenga que
aprobar o rechazar su propia candidatura en el marco de la Legislatura de la Ciudad, lo
cual se presenta como una muestra más de lo cuestionable que resulta su postulación en
el actual contexto.
IV. CONCLUSIONES y PETlTORIO
A lo largo de esta presentación se demostró que el candidato no reúne las
calidades exigidas para acceder a un cargo de tamaña envergadura, como es el cargo dc
Fiscal General de la Ciudad.
El análisis de sus antecedentes profesionales y académicos arroja que el
candidato:
• carece de la autonomía e independencia exigidas para encabezar de manera
adecuada el Ministerio Público Fiscal;
- no posee antecedentes profesionales, académicos y técnicos de relevancia, en
relación al cargo al que aspira;
- no brinda las garantias necesarias de que, bajo su liderazgo, la Fiscalía
General de la Ciudad podrá ejercer adecuadamente sus funciones, con independencia,
14
Generated by CamScanner