Está en la página 1de 123
A} 9 RSIDAD COMI Dp oo! © WinNT 404.4 193850 con EL CUERPO MUTILADO (La Angustia de Muerte en el Arte) José Miguel G, Cortés PROLOGO El estudio de los restos de las estatuas antiguas tuvo un enorme seguimiento durante e| siglo xx. Los amantes del arte participaban de un entusiasmo roméntico al contemplat tos diferentes fragmentos que de la representacién humana se habian logrado conservar. "La figura parcial", asi es como llamaban a los diversos truncamientos def cuerpo, consiguié en la segunda mnitad del siglo xx y principios del xx su autonomia estética. En el pasado las figuras parciales se habian limitado al retrato de! busto, al simbolismo religioso, y al arte decorativo en forma de cariétide. Pero, la obra de Rodin El hombre de la nariz rota, 1864, se convirtié en profética, un accidente fortuito hizo del busto una mascara, un fragmento. Gon ella parece iniciarse la légica de la época moderna que nos lieverd @ valorar las piezas ‘escultéricas en si mismas. Se iniciaré un proceso imparable de putificacion, de sintesis y reduccién de la forma, Pronto, la escultura del siglo xx superara la problematica de la figura parcial para situarse en el dominio del Cuerpo Mutilado. Un cuerpo mutilado que intenta expresar la impetuosidad de fos impulsos, Ia rapacidad de sus sentidos. Un cuerpo que incide en su dimensién psicoanalitica para satisfacer sus necesidades mas imperiosas y sus deseos més ocultos. \Vaa desaparecer la experiencia del cuerpo entero, del individuo integrado. A cambio de eso saldrén a la luz un conjunto de érganos, de solida