Está en la página 1de 3

CUANDO EL PENSAMIENTO SE DISTORSIONA

<P>Hace algún tiempo comencé a estudiar y a investigar sobre la


conveniencia de aplicar algunos puntos de la Terapia Racional Emotiva a
nuestros clientes, pero antes debía, a pesar de que está demostrada su
eficacia y eficiencia, aplicarla a mis propios eventos vitales, a mis propias
situaciones. Mencionaremos dos autores, Ellis y Beck, que me ayudaron a
entender que los acontecimientos, las situaciones en mi vida no son
directamente las que provocan mis dificultades emocionales o mis
trastornos de comportamiento, sino que dependiendo de cuál sea mi diálogo
interno, lo que mi pensamiento me dice para “mis adentros”, así será el
resultado de las consecuencias y mi comportamiento emocional. En
definitiva, según piense y crea que ese acontecimiento me puede, me podrá
o no según la creencia que yo tenga sobre él.</p>
<p>Hay un ejemplo claro que quiero exponeros: una persona dice estar
deprimida, machacada, encontrarse en un profundo agujero, apática, con un
dolor que se le retuerce el corazón, porque su pareja le ha dejado. Estas
sensaciones es cierto que se sienten. Te destrozan, pero los acontecimientos
no se pueden cambiar porque no se puede obligar a nadie a estar con quien
no quiere, aunque como digo, la sensación de abandono ahoga por los
pensamientos que suscita ese acontecimiento; el autodialogo va cargado de
“Mi vida no tiene sentido sin ella”; “No podré seguir viviendo sin ella.”;
“Esto no debería haber ocurrido…”; “Si pudiera dar marcha atrás…”</p>
<p>Lo importante aquí es, sin tratar de modificar el acontecimiento externo
porque no depende de nosotros, cambiar los pensamientos irracionales (de
esto algunas personas saben mucho y no se dan cuenta que los tienen), esos
que duelen y dificultan la normalidad, el equilibrio real de tu vida: aprender
a modificarlos hacia formas más racionales para poder salir y asimilar esta
experiencia.</p>
<p>Queda claro, pues, que son nuestros pensamientos y nuestras creencias
subjetivas las que nos hacen sentir de una manera o de otra. Por lo tanto es
necesario entender que muchos de los trastornos de nuestro
comportamiento y de nuestra mente provienen a menudo de modos
inadecuados, erróneos, de pensar. Es bajo los efectos de estas ideas
irracionales cuando mi pensamiento, el tuyo, se distorsionan. Esta
distorsión cognitiva deriva a su vez de las creencias personales o
significados subjetivos aprendidos en las etapas del desarrollo como
persona y, generalmente, suelen activarse, actuar, de forma inconsciente,
sin que tú te percates de los que estás haciendo contigo por dentro.</p>
<p>El significado de estos pensamientos o esquemas cognitivos (supuestos
personales), son la forma en que la persona da su significado a su
experiencia pasada, presente y futura. Tal vez todo te vaya bien en principio
porque estos supuestos personales se encuentran inactivos en tu memoria,
pero cuando acontece un suceso desencadenante en tu vida personal, “se
activan o despiertan” y comienzan a hacerte ejecutar decisiones o tomar
partido por cosas basadas en esos errores de planteamiento, que
lógicamente, van entrelazados con unos determinados estados emocionales
casi siempre inadecuados.</p>
<p>“ Las distorsiones cognitivas se expresan a través de las cogniciones de
las personas (pensamientos e imágenes) que aparecen en situaciones donde
hay una intensa alteración emocional (ansiedad, rabia, depresión) y
trastornos de la conducta (conducta de escape- ahí te quedas-, o problemas
de relación de pareja). A esas cogniciones se les denomina con el nombre
de Pensamiento Automático.” (Beck)</p>

<p>Veamos un ejemplo que puede ilustrar todo esto: “Una chica en un bar
espera a su pareja y ha pasado más de media hora y aún no llega. A su
mente acuden pensamientos como <<Si me quisiera de verdad no me haría
esto…estúpido…se va a enterar…>> Como veis su pensamiento irracional
empieza a irritarla y a prepararse para el enfado, que desde luego, ella sola,
en principio, se lo está provocando.</p>
<p>Creo que claramente se ve que a través del autodiálogo, de la idea
irracional, se está creando un pensamiento automático que va a provocar su
distorsión tanto de pensamiento como de su posterior conducta o
comportamiento (rabia, ira, enfado)</p>
<p>”Lo he dejado todo por ti…”; “Me has hecho abandonar lo que más
quería para estar contigo…” No dejan de ser distorsiones de pensamiento
que se suelen dar en personas inseguras y con un alto y muy marcado
índice de personalidad distorsionada ante la realidad. Pensamientos
irracionales, en definitiva que no son trabajados de la forma adecuada para
su posible cambio. Estas situaciones te forman “versiones” subjetivas de las
cosas que nos ocurren que suelen ser en ocasiones bastante erróneas, en el
sentido de dar una falsa imagen o interpretación de los acontecimientos y
los hechos, por lo que podemos decir que están basadas en las mencionadas
distorsiones cognitivas.</p>
<p>La terapia puede ayudar, si tienes la voluntad de pedir ayuda, y lo que
se pretende es que estas distorsiones sean sustituidas por pensamientos
racionales que aporten una forma distinta de reflexionar y analizar los
problemas que tenemos, para intentar obtener estados anímicos de mayor
calma y sosiego, con el objetivo de adaptarnos con pensamientos distintos
ante los acontecimientos y poder analizarlos para intentar resolverlos.</p>
<p>Es interesante saber que los pensamientos automáticos, esos que
pueden hacernos tomar decisiones precipitadas y erróneas, son
involuntarios. Están de manera automática en la mente y no son reflexivos
ni productos de análisis o razonamientos. Muy al contrario, son reacciones
espontaneas ante determinadas situaciones donde aparecen fuertes
sentimientos. Aún así, podemos, si queremos, y es relativamente fácil
contar con la ayuda si hemos observado que no vamos en nuestra vida
como realmente queremos. ¿Qué te cuesta intentarlo? Hazlo por ti.
Precisamente uno de los primeros pensamientos que personalmente estimo
más irracionales es pensar que no necesitas nada y que res autosuficiente
para salir del bache emocional en el que estás. Si de verdad, en tu
intimidad, a solas contigo, autodialogas de forma sincera, intentando evitar
todo lo que te atormenta, evitarás mentirte porque es lo peor que puedes
hacer. Aprender que hay otras visiones ante el mismo acontecimiento puede
ser un buen principio. ¿Escapas de la gente, de mí? Realmente estás
ocultándote de ti. Cuídate.</p>