ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

MASTICACION Y DEGLUCIÓN: ASPECTOS RELACIONADOS CON EL DESARROLLO DEL NIÑO CON SINDROME DE DOWN CHEWING AND SWALLOWING: DEVELOPMENT ASPECTS OF CHILD WITH DOWN SYNDROME
Maritza Alvares Pizza Luz Leydy Ramírez Fonoaudiologas Universidad Manuela Beltrán Bogotá- Colombia

Resumen
La deglución es una secuencia refleja de contracciones musculares ordenadas que llevan el bolo alimenticio o los líquidos de la cavidad bucal hasta el estómago. Es una actividad neuromuscular compleja e integrada. Este proceso está determinado por un conjunto de movimientos fisiológicos realizados por diversas estructuras y órganos encargados de llevar las sustancias alimenticias de modo adecuado desde la boca hasta el estómago. Los niños con Síndrome de Down, en el momento de la deglución, no suelen elevar la lengua, sino que tienden a protruirla, es decir, moverla hacia delante y abajo, realizando un movimiento asemejado al “chupeteo” o bombeo lingual, que va aplastando el alimento contra los dientes superiores para terminar en la punta de la lengua, en muchos casos, fuera de la cavidad bucal. Estos procesos suelen ser muy frecuentes en estos niños, debido fundamentalmente a sus características físicas endobucales y propias del síndrome que dificultan el proceso de la deglución normal. Palabras claves: alimentación, deglución, síndrome Down, masticación.

Summary
The swallowing is a reflected sequence of ordered muscular contractions that take to the nutritional skittle or the liquids of the buccal cavity until estomach. It is an activity to neuromuscular complex and integrated.This process this determining by a set of physiological movements made by diverse structures and organs in charge to take the nutritional substances of way adapted from the mouth to the stomach.The children with Syndrome of Down, at the moment of the swallowing, usually do not elevate the language, but that tends to protuir it, that is to say, to move it towards ahead and down, making a movement resembled the "chupeteo", that is squashing the food against the superior teeth to finish in the end of the language, in many cases, outside the buccal cavity. These processes usually are very frequent in these children, had fundamentally to their endobucales and own physical characteristics of the syndrome that makes difficult the process of the normal swallowing Key words: feeding, swallowing, syndrome Down, mastication.

RevMOf 2013 Ago-Oct; 4(3):408-437

e-mail: revistadigitalmo@hotmail.com

Introducción
El sistema estomatognático es la unidad morfo- funcional integrada y coordinada, que se liga orgánica y funcionalmente con los sistemas digestivo, respiratorio, fonológico y de expresión estético- facial, así como los sentidos del gusto, del tacto, del equilibrio y de la orientación para desarrollar las funciones de succión, digestión oral que comprende la masticación, la salivación, la degustación y la degradación de los alimentos, deglución, comunicación verbal (que se integra entre otras acciones, por la modulación fonológica, la articulación de los sonidos, y el habla), función oral (que incluye la sonrisa, la risa, la gesticulación bucofacial, el beso, entre otras manifestaciones estéticoafectivas), respiración alterna y defensa vital, integrada por la tos, la expectoración, el estornudo, el bostezo, el suspiro, la exhalación y el vómito, esenciales para la supervivencia del individuo. Para entender un poco más acerca del tema y familiarizarnos es necesario hablar de uno de los reflejos orofaciales más importantes para el estudio de este artículo, el reflejo de deglución, que es una Secuencia refleja de contracciones musculares ordenadas, que lleva el bolo alimenticio o los líquidos de la cavidad bucal hasta el estómago (QUEIROZ IRENE) Su aparición se da en la etapa fetal de la 10 a la 11 semana. Se estimula poniendo el dedo meñique en la base de la lengua con el fin de sentir ascenso y descenso de esta. La deglución está determinada por un conjunto de movimientos fisiológicos realizados por diversas estructuras y órganos encargados de llevar las sustancias alimenticias de modo adecuado desde la boca hasta el estómago. Aparece como la primera función que se manifiesta en el feto. El movimiento de deglutir comienza alrededor del segundo trimestre de la vida intrauterina. La deglución infantil o visceral madura con los cambios en la consistencia de los alimentos ofrecidas al niño. Ese patrón se caracteriza por la posición de la lengua entra las encías y la contracción de la musculatura facial para estabilizar la mandíbula, además la deglución es guiada por la relación sensorial entre los labios y la lengua.

Con el desarrollo de las estructuras estomatognáticas se observa la maduración de la deglución. A partir de la aparición de los primeros molares de leche se inician los verdaderos movimientos de masticación y con esto el niño tiene condiciones de iniciar una deglución madura. En este tipo de deglución, los dientes se encuentran en oclusión, la mandíbula se estabiliza por las contracciones de los músculos elevadores de la mandíbula, el tercio anterior de la lengua se coloca encima y atrás de los incisivos superiores y los labios están unidos, con una contracción mínima. Solamente cuando el niño tiene todos los molares aproximadamente a los 2 años está en condiciones de masticar adecuadamente alimentos enteros, blandos, los que siempre deben ser incorporados paulatinamente. Es necesario también, que ejercite los labios para lograr el cierre bucal normal, lo que se facilita permitiéndole que coma trozos de alimentos blandos manejados con sus propias manos y también enseñarle a beber de un vaso sin que derrame líquido. No olvidar que el niño debe y quiere aprender la mecánica de la alimentación para hacerse autosuficiente con respecto al acto de alimentarse. Alrededor de los 5 a 6 meses aparecen los movimientos verticales, la lengua amasa los alimentos contra el paladar. A los 7 meses los movimientos de los labios empiezan hacer más participes en el proceso de alimentación, la lengua comienza a lateralizar el alimento. Al año y 1 año y medio, la mandíbula comienza a hacer movimientos rotatorios, la masticación ya tiene las condiciones de ser bilateral y los labios permanecen cerrados. Es de vital importancia hablar de la nutrición durante la infancia y niñez temprana, ya que esta es fundamental para el desarrollo del potencial humano completo de cada niño. Es bien reconocido que el periodo entre el nacimiento y los dos años de edad es una “ventana de tiempo crítico” para la promoción del crecimiento, la salud y el desarrollo óptimos del niño. En estudios longitudinales se ha comprobado consistentemente que está es la edad pico en la que ocurren fallas de crecimiento, deficiencias de ciertos micronutrientes y enfermedades comunes de la niñez como la diarrea. Después que un niño alcanza los dos años de edad es muy

RevMOf 2013 Ago-Oct; 4(3):408-437

e-mail: revistadigitalmo@hotmail.com

difícil revertir la falla de crecimiento ocurrida anteriormente (Martorell y col.1994). Las consecuencias inmediatas de la desnutrición durante estos años formativos incluyen una morbi- mortalidad pronunciada y un desarrollo mental y motor retrasado. A largo plazo, las deficiencias nutricionales están ligadas a impedimentos en el rendimiento intelectual, la capacidad de trabajo, la salud reproductiva y la salud general durante la adolescencia y la edad adulta. Las prácticas deficientes de lactancia materna y alimentación complementaria, junto con un índice elevado de enfermedades infecciosas, son las causas principales de desnutrición en los primeros dos años de vida. Por esta razón, es esencial asegurar que las personas encargadas del cuidado y salud de los niños reciban orientación apropiada en cuanto a la alimentación óptima de lactantes y niños pequeños. La alimentación complementaria se define como el proceso que comienza cuando la leche maternal sola ya no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales de los lactantes y por ende, otros alimentos y líquidos son necesarios además de la leche materna. El rango de edad óptimo para la alimentación complementaria está entre los 6 meses de edad, más sin embargo, la lactancia materna puede continuar hasta después de los dos años. Es necesario que las madres adopten prácticas óptimas de lactancia materna y que se encarguen de velar que los niños adopten prácticas óptimas de alimentación complementaria, para asegurar el crecimiento y desarrollo apropiado de los lactantes. La deglución atípica se considera como cualquier patrón de masticación y deglución que no se corresponda con los patrones de la deglución normal, considerando como patrones normales aquellos en los que durante la deglución, la lengua se posiciona en la parte anterior del techo de la boca, empujando el alimento hacia la parte posterior, para pasar a la siguiente fase, es decir, la lengua hace un movimiento hacia arriba y hacia atrás. Por el contrario, muchos niños Síndrome de Down, en el momento de la deglución, no suelen elevar la lengua, sino que tienden a protruirla, es decir, moverla hacia delante y abajo, realizando un movimiento asemejado

al “chupeteo” o bombeo lingual, que va aplastando el alimento contra los dientes superiores para terminar en la punta de la lengua, en muchos casos, fuera de la cavidad bucal. Estos procesos suelen ser muy frecuentes en estos niños, debido fundamentalmente a sus características físicas endobucales, que dificultan el proceso de la deglución normal, siendo algunas de estas características los labios separados, macroglosia (lengua grande en relación a su cavidad bucal), flaccidez o hipotonía del labio inferior, protrusión de la lengua por diversos factores, mala o incorrecta impostación dentaria, y paladar predominantemente ojival. Por lo que el área de fonoaudiología, ha considerado importante, enfocar esta recopilación de información sobre la deglución atípica, como medida de ayuda o apoyo a padres de niños Síndrome de Down, que están desarrollando esta dificultad o alteración, así como medida preventiva para aquellos otros, que se encuentran aún en las primeras fases del proceso de la alimentación, facilitándoles formas de actuación en las diferentes etapas que está comprende. Es muy importante establecer un equipo de trabajo entre el fonoaudiólogo y la familia, para aunar esfuerzos en un objetivo común. Es especialmente importante estimular la succión a edades tempranas en los niños Síndrome de Down, debido a los motivos mencionados con anterioridad (hipotonía, flaccidez). A medida que el niño va creciendo, intentaremos ir retirando paulatinamente el uso del biberón, ya que su uso excesivo, puede perjudicar el acto de la deglución, modificando el ascenso de la lengua y provocando la profusión de la misma y el “chupeteo”. Comenzaremos retirando los de agua o zumo y dejaremos los de la leche. Esta sustitución puede hacerse bien por vasos con tapa y dos o tres perforaciones, por tazas con asas (cuando la habilidad manual del niño lo permita), también puede probarse a dar los líquidos con una cucharilla o con una “pajita”, siempre que ésta no se introduzca demasiado en la boca. En relación al chupete, cabe mencionarse, que durante la etapa de uso, tendremos especial cuidado en la elección del mismo, evitando que sea demasiado grande (para los niños Síndrome de Down se recomiendan los

RevMOf 2013 Ago-Oct; 4(3):408-437

e-mail: revistadigitalmo@hotmail.com

chupetes anatómicos, ya que se amoldan mejor a sus características físicas bucales, siendo los de forma de bola menos aconsejables, ya que promueven la profusión de la lengua para facilitar la respiración). Al igual que el biberón, la retirada debe ser paulatina, comenzando por momentos puntuales del día en que el bebé no lo requiera e iremos generalizando a la hora del sueño, retirándoselo de la boca en cuanto el niño se haya dormido.

Referencias Bibliográficas
1. Queiroz, Marchesan, Irene. Fundamentos de fonoaudiología: aspectos clínicos de la motricidad oral. Editorial médica panamericana. Buenos Aires, Argentina. 2002. p 1-6. 2. Echeverri, Enrique y Sencherman Gisela. Neurofisiología de la oclusión. Ediciones Monserrate LTDA. Bogotá- Colombia. Primera edición. 1984. p 17- 31. 3. Toledo Nidia y Dalva Lucy. Logopedia y ortopedia maxilar en la rehabilitación orofacial: tratamiento precoz y preventivo terapia miofuncional. Masson. Barcelona – España. 2001. p 1- 7 Y 24. 4. Sadler, T.W. Langman: embriología media con orientación clínica. Editorial médica panamericana. Buenos Aires, Argentina. 2001. p16-34. 5. Manns. Arturo y Díaz. Gabriela. Sistema estomatognático. Facultad de odontología. Universidad de chile. Santiago de chile. 1988. p 59- 109. 6. Luis Jasson, El niño Down mitos y realidades, 2001, Pág. 51-65. 7. Sue Buckley, Gillian Bird y Juan Perera. Extractado de la Introducción al libro en relación con la comunicación bimodal (uso de habla simultánea con señas) en niños con Síndrome de Down. 8. Maria Carmen Ruiz- Roales Fernandez, Síndrome Down y deglución atípica/ Jerez de la frontera 1310 2006. http/iqb.es/digestivo/paciente/deglución 9. Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado. Organización Panamericana de la Salud, Washington, DC 2003.

Conclusiones

El desarrollo de los procesos alimenticios es un proceso complejo, que está influenciado por múltiples factores anatómicos, neurofisiológicos, ambientales, sociales y culturales. La integridad de las estructuras orofaciales es indispensable para el desarrollo de habilidades normales de alimentación y deglución. El desarrollo de la alimentación aunque depende de la integridad estructural y de la maduración neurológica, es una progresión aprendida de comportamientos. El principal propósito de la alimentación es la adquisición de nutrientes suficiente para el crecimiento y desarrollo óptimos. La desnutrición puede ser resultado directo de problemas de alimentación. Es necesaria la estimulación temprana en los niños con síndrome Down, como medida preventiva, para favorecer el proceso de alimentación. Es importante estimular la succión a edades tempranas en los niños Síndrome de Down. Es muy importante el trabajo fonoaudiológico, en los niños con síndrome Down, formando un equipo de trabajo con los padres de familia para lograr avances significativos en los niños con síndrome Down.

Agradecimientos a: Universidad Manuela Beltrán Bogotá- Colombia.

RevMOf 2013 Ago-Oct; 4(3):408-437

e-mail: revistadigitalmo@hotmail.com

RevMOf 2013 Ago-Oct; 4(3):408-437

e-mail: revistadigitalmo@hotmail.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful