Está en la página 1de 548
FUNDAMINros r RIGUUCIONIS DI U ACflVIDADADUANIRA fJ LIC. ANDRES ROHDE PONCE
FUNDAMINros r RIGUUCIONIS DI U ACflVIDADADUANIRA fJ LIC. ANDRES ROHDE PONCE

FUNDAMINrosr

RIGUUCIONIS DI U

ACflVIDADADUANIRA

fJ
fJ

LIC. ANDRES ROHDE PONCE

Primera edición

Febrero de 2000

Primera edición 4a. reimpresión Mayo de 2005

© Derechos reservados conforme a la Ley. por el Autor y por la Empresa Editorial.

Prohibida la reproducción total o parcial

de estaobra por cualquier medio, sin autorización

escrita del Autor o de esta Empresa Editorial.

ISBN-97D-676-034-2

CONTIENE INFORMACION PUBLICADA EN EL D.O.F. HASTA EL 31 DE DICIEMBRE DE 1999

LOS COMENTARIOS Y EJEMPLOS EXPUESTOS EN ESTA OBRA SON RESPONSABILIDAD DEL AUTOR.

IMPRESO EN MEXICO PRINTED IN MEXICO

DATOS DEL AUTOR

Nació en México D.F., el16 de diciembre de 1953, realizó sus estudios universitarios en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autó- noma de México (UNAM), (1972-1976) habiendo obtenido el diploma "Al mejor estudiante" del año 1976.

Se especializó en Derecho Fiscal y Derecho Económico en la Universi-

dad Panamericana y realizó sus estudios

de Maestría en Administración

Pública en el Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública. Ha desempeñado diferentes cargos en la Administración Pública: Aboga- do de la Procuraduría Fiscal de la Federación (1973-1979); Jefe del Depar- tamento de Intercambio Compensado (1980-1982) y Subdirector Jurídico del Instituto Mexicano de Comercio Exterior (1983-1985), Secretario Ejecu- tivo de la Comisión para la Protección del Comercio Exterior en Mexico

(1985).

Ha sido profesor de Derecho Fiscal y de Comercio Internacional en di- ferentes Universidades. Participó en los Consejos Directivos de ia Asocia- ción Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), y en la COMPROMEX. Fue miembro del Consejo de Presiden- tes y Secretario de la Comisión de Honor y Justicia de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana (CAAA- REM). Fue Vicepresidente (1995-1997) y Presidente de la Asociación de Agentes Aduanales del Aeropuerto de México (AAADAM) (1997-1999).

Actualmente es miembro de la Comisión de Derecho Fiscal de la Barra de Abogados; Consejero de la Comisión de Comercio Exterior.de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX); miembro de la Comisión de Aduanas de la Confederaclón de Cáma- ras Industriales de México (CONCAMIN); Coordinador del Comité de Aduanas del Capitulo Mexicano de la Cámara Internacional de Comercio (ICC-CAMECIC). También fue miembro del Consejo Técnico Científico y

Secretario General del Centro de Investigación Aduanera y de Comercio

Internacional (CIACI).

Ha realizado diferentes publicaciones en Materias de Comercio Exterior y Jurídica. Obtuvo su patente de Agente Aduanal en 1990 y desde 1985 es socio de la firma Rohde & Weiss, S.C.

PROLOGO

Es siempre este encomienda de dos perfiles claramente delineados, el

primero

de

una

gran distinciónI agradecimiento y muestra de amistad y

el segundo una gran responsabilidad, dado que prologar o anticipar el contenido de la obra de un distinguido jurista como lo es Andrés Rohde, quien vierte conceptos de gran valía, en los que demuestra profundos co- nocimientos jurídicos y una práctica manifiesta de la profesión por la que ha discurrido a través de la vida, ya como jurista, ya como Agente Adua-

nal, y en ambos casos como un buen amigo, tolerante y sincero lo que

nos obliga a estudiar el contenido de su obra, la que por su especialidad dentro del contexto general del Derecho la hace siempre dificuitosa para los noveles en la materia, pero de gran ayuda también por su claridad de exposición y de conceptos.

De la lectura de esta obra se desprende ei gran interés de Andrés por

comunicar sus conocimientos a quienes se inician en el estudio del Dere-

cho Aduanero Mexicano, por lo que se preocupa en su primer capítulo, de establecer los conceptos jurídicos fundamentales, tendientes a proporcio-

nar un conocimiento previo, que permita al lector la fácil comprensión de

las ideas que transmite al avanzar en ei estudio de lo aduanal en el resto de su obra.

Retomo esta Idea; la de ubicar o encuadrar lo aduanal dentro del con-

texto del comercio exterior o comercio internacional, me permito tratar de

realizar el encuadre de esta etapa aduanal, la que concibo como un paso

o esiabón que conforma ese todo, no ya dentro del campo del Derecho sino en la práctica internacional a la que todos los países de la tierra se han avocado y la que ha constituido el fenómeno denominado globaliza-

clón,

interrelación con todos los pueblos de la tierra, dejando de lado anacróni-

cos conceptos de proteccionismo a ultranza, que no provocaron más que un subdesarrollo y deterioro de economías en perjuicio de los propios

pueblos.

Ei Comercio Exterior, bajo mi particular punto de vista, queda dividido

para su estudio en cuatro fases o etapas, que son: a) la compraventa inter-

nacional, como acto generador; b) el transporte internacional; c) la adua-

que

no

es otra cosa que la potencialización del comercio en una

na; y d) las obligaciones del Importador o del exportador como conse- cuencia de la operación (en exportación la aduana jugará el doble rol, a la salida de la mercancía en exportación y después del transporte).

Esta concepción me lleva a sostener que el Comercio Internacíonal

nace del acuerdo de voluntades entre un comprador y un vendedor, con

el propósito del primero de importar su mercancía y del segundo de ex- portarla, dando lugar dentro del contrato de compraventa de esas merca- derías a la creación de un Derecho Internacional Privado, representado

por el sistema sobre la compraventa internacional de mercaderías, que

contempla los derechos y obligacíones de las partes surgidas de dicho acuerdo de voluntades, establecíendo mediante las disposiciones conve-

nientes la coordinación de varios elementos mediante una característica

que la distingue, siendo la primera la internacionalidad del acto, la segun- da la integralidad de conceptos e instituciones de Derecho que la compo-

nen cuyas raíces adquieren esa especial connotaci6n. que dentro del

Comercio Internacional adquieren.

Así encontramos, conceptos como el de la ley aplicable, jurisdicción, arbitraje comercial internacional, necesarios para dirimir las controversias que surjan en el ejercicio de la actividad a la que quedan sometidas las partes. Siendo también temas primordiales, como el traslado de dichas mercancias del territorio aduanero de origen al de destino, conformado di- cho traslado por el interesante tema que es el Tránsito Internacional de Mercaderias por los diferentes Tráficos, que son a saber: el marítimo, el aéreo, el terrestre ya sea por vía carretera o de ferrocarril y por último que como producto e influencia dei hecho técnico lo es el transporte mul- timodal.

Consecuencia lógica siguiente es lo aduanal, Derecho que regula y es-

tablece procedimientos, lugares, sitios e instituciones por dónde y cómo

deberá saliry entrar la mercancía en los diversos territorios aduaneros.

Por último, el eslabón que cerraría la cadena o segmento que integra ese todo, vienen a ser todas las obligaciones que derivadas ya de los Tra-

tados internacionales y de las leyes internas de los Estados que regulan la

conducta dei importador y del que fuera exportador en el uso, disfrute o

comercialización de las mercaderías.

Ante los conceptos vertidos, se hace necesario explicar de forma some- ra o esquemática cómo se crean los vínculos que relacionan a todo el pro-

ceso, de principio a fin, por io que debo señalar, que de aquel acuerdo de

voluntades primario, del cual nace el comercio internacional, se generan documentos que vienen a tener repercusiones en todo el tránsito hasta la última etapa que hemos señalado, es cierto, pues ya sea mediante un contrato de compraventa que se concreta a través de todo un texto formal en donde se especifica la clase, calidad, naturaleza, descripción, valor, condiciones de entrega, condiciones de pago, seguros, transmisión de riesgo y derechos de disposición de dicha mercancía y mismos elemen-

tos que pueden constar en una simple factura autónoma o derivada del

contrato, que viene a ser el título translativo de dominio para los bienes muebles, en la que se recogerán los elementos anteriormente señalados y la aplicación del término internacional de comercio o Incoterm escogido

por las partes.

Esos elementos, documentos e información provenientes de ese "acto- madre", a los que nos hemos referido en el párrafo anterior, vienen a tras- ladarse, sin duda, al contrato de transporte para el tránsito de mercancía transfronterizo por cualquiera de los tráficos ya mencionados y como ejemplo mencionaremos: el nombre y domicilio del remitente o expedidor

que es a su vez el vendedor y que también generalmente es el exportador; por otra parte el dei destinatario que es a su vez el comprador y el impor- tador de las mercancías en cuestión. Así también todos los datos referen-

tes a la mercancfa como es: su naturaleza, descripción, composición,

modelo, marca, cantidad, peso, volumen, valor, seguro y las condiciones especiales de su cuidado y guarda, elementos todos que aparecen en ei

contrato de transporte, carta de porte, guía aérea, conocimiento marítimo

y todo aquel término que se usa para la designación de tales contratos.

El contrato de transporte en sí refleja las condiciones a ias que estarán

sometidas las mercancfas durante el transporte, es decir, en tanto estén

bajo custodia del transportista o sus agentes y dependientes, del que se

derivan derechos y obligaciones, los que a su vez inciden y se interrelacio- nJ!.n de forma compatible con los derechos y obligaciones del contrato primo.

En la tercera etapa, lo Aduanal, lo que forma el contenido de la obra que prologo, y que está compuesta de seis capítulos a saber, la cual nos ilustra sobre todo lo referente a esta materia que regula la actividad del Es- tado, de las instituciones que éste ha creado, ias de los particulares que intervienen dentro de su ámbito de aplicación, todo ello que de forma amo

plia

cientiñcamente ordenado, me ha llevado ya a iniciar este prólogo en una

simbiosis de pensamiento a situar ese Derecho Aduanero en el contexto

general del Comercio Exterior.

Entiende el autor como Derecho Aduanero "el conjunto de instituciones y principios que se manifiestan en normas jurídicas que regulan la activi-

dad aduanera del Estado, las relaciones entre el Estado y los particulares

que intervienen en dicha actividad, la infracción de esas normas, sus

correspondientes sanciones y los medios de defensa de los particulares frente al Estado".

y. clara nos presenta Andrés Rohde y cuyo método de exposición

Se pasa en un segundo capítulo a tratar los ámbitos de aplicación del

Derecho Aduanero, que comprende diversos temas como es la naturaleza de la obligación jurídica aduanera, los conceptos sobre los territorios

aduaneros y la aduana como el lugar autorizado, recinto o instalaciónfis- cal y una segunda acepción utilizada en nuestro lenguaje como el de la autoridad aduanera; queda también comprendido de forma conspicua todo lo referente al agente aduanal, institución de la que Andrés forma parte por ejercitar una patente otorgada por el Gobierno Federal para el desempeño de las funciones contempladas en la ley, tema que desarrolla demostrando su profundo conocimiento del profesional ejercicio que lo distingue dentro del gremio.

Concibe igualmente el autor, ia estrecha relación que existe entre el De- recho Aduanero y la Política Comercial, tema al que ha consagrado su ca- pítuio tercero, seña,lando de forma acertada las repercusiones de esta interrelación que vlsnen a resultar causa y efecto, mutuos, entre ambos conceptos, es decir que ia política comercial del Estado Mexicano se ve rellejada en las normas jurídicas componentes de este Derecho y de las

normas contenidas en cuerpos jurídicos incidentes y concordantes no

solo entre sí, sino en los derechos y obligaciones adquiridos por el Estado Mexicano a través de los Tratados de los que forma parte y de ios que se deriva la obligación a través del principio pacta sunt servanda, de la ade- cuación de las normas de derecho interno a las contempladas en dichos Tratados Internacionales, que al fin son el jus gentium, llamado y reconoci- do como "el derecho civil de las naciones", Derecho conformado por ia buena fe y la buena voluntad de los pueblos.

Es a través de los principios constitucionales relacionados con la mate-

ria aduanera, que el autor demuestra la conformación jurídica y fundatoria de esa Derecho Aduanero, lo que podemos apreciar en el contenido del capítulo cuarto de la obra y cuyo contenido, de los diversos incisos qua Integran el capítulo, fundamentan la estructura básica de las normas jurídi- cas integrantes de lo aduanal y reafirman como una consecuencia todo lo que fue primariamente expuesto en los capítulos anteriores.

Vienen a conformar dentro un concepto de integralidad las disposicio- nes de aqueilas leyes incidentes y concordantes a las que me referí en

esta exposición, consistentes en las regulaciones y restricciones no aran- celarias, las que como ya vimos son componentes del objetivo de la adua-

na, tanto en su concepto de autoridad como de institución que ejerce las funciones de policía, específicamente el control y vigilancia de las normas jurídicas aplicables a las mercancías que entran y salen de nuestro territo- rio nacional y de los procedimientos correspondientes, por los lugares

autorizados.

Todas estas regulaciones y restricciones no arancelarias, tienen para

mí dos objetivos fundamentales, los primeros de naturaleza social y los se-

gundos de naturaleza económica, que también inciden en forma matizada

sobre los sociales.

Debiendo explicar ahora ambos, me referiré a que esos objetivos socia-

les son: el de protección a la población que dentro del territorio nacional

usará todas las mercaderías, protegiendo su salud, regulando mediante

Normas Oflclales Mexicanas, la clase, calidad, cantidad y composición de

las mercaderías; y el desarrollo de los individuos dentro del contexto so-

cial, an el que indudablemente también esa economía del individuo queda comprendida. En cuanto a los objetivos económicos, los que quedan dis-

tinguidos de los sociales como una forma de protección a las instituciones conformadas por la industria y el comercio, asegurando una libre compe- tencia y sancionando prácticas desleales y su desarrollo dentro de marcos

de equidad y iegalidad.

La mercancía discurre a través de su entrada o salida del país por los

recintos aduanales, a través de diferentes pasos o fases, ias que en el or- den de flujo nos describe al autor en su capítuio sexto, el que termina con tres incisos que son: "el acreditamiento legal de la estancia de las mercan-

cías"; "el sistema de control de inventarios" y "el embargo o secuestro administrativo"; temas estos que vienen a conformar en parte la última eta- pa o eslabón del comercio internacional, en la conceptualización que hice

del mismo al principio de este prólogo, los que se ven contemplados de

forma complementaria e incidente en los denominados impuestos inte· rieres y Leyes de Comercio.

Respecto al concepto de Aduana, debo destacar que bajo mi concepto cumple dos funciones primordiales, que son: las de control y vigilancia y

las administrativas; en cuanto a las

primeras expresé anteriormente las

correspondientes como las que tienden a la aplicación de las regulacio-

nes arancelarias, las no arancelarias y las que conjuntamente con autori-

dades sanitarias son aplicables a las mercancías; las segundas, las administrativas son las propias de recaudación de los impuestos de co- mercio exterior y cuotas compensatorias derivadas de las salvaguardas y procedimientos de combate a prácticas desleales de comercio, así como, las resultantes de las infracciones cometidas por los sujetos pasivos del Derecho Aduanal en la operación del despacho y guarda o tenencia de las mercancías, que dan origen a los procedimientos administrativos corres- pondientes.

El proceso de apertura comercial que comprende bienes y servicios, asícomo la suscripción de diversos Tratados de Libre ComercJo con diver- sos Estados, resultado generado por la política determinada conforme a las facultades constitucionales del Ejecutivo y la homologación de los Tra- tados por el Senado de la República, vienen a repercutir, entre otros efec- tos, en las funciones administrativas de la aduana, debido a que es la

desgravación arancelaria a los impuestos al comercio exterior uno de los

principaies objetivos de dichos Tratados como elemento necesario para el

fomento del comercio. La consecuencia directa es la reducción de recau-

dación en las aduanas, que conforme pase el tiempo se nulificará hasta llegar a cero, aunado a ésto, está la cancelación de la aplicación del IVA y de los Derechos de Trámite Aduanero, por lo que quedará como función

de la aduana únicamente el manejo de los procedimientos derivados de las funciones de control y vigilancia como expliqué anteriormente.

Debo ahora destacar, para complementar el concepto vertido sobre la composición de las diversas etapas que conforman el todo del comercio

exterior, que los documentos y datos, como el valor de la mercancía, con-

tenidos tanto en la factura o en el contrato de compraventa han servido-de elementos fundamentales para desarrollar el despacho de mercancla en

las aduanas, a los que se incorporaron los contratos de transporte con los

datos que les son propios; la mayorfa de los mismos se integran a su vez a la última etapa o fase compuesta por los derechos y obligaciones que en relación con las mercadenas les son propios al importador y destinata-

rio de éstas, en íntima relación con las demás normas reguladoras conte-

nidas en las leyes del derecho intemo como son las que contemplan los impuestos internos, es decir. las de materia tributarla y las contempladas en las leyes de comercio, de competencia económica y ambientales o ecológicas, que al fin del capitulo son las que trata el autor en los tres lnci- sos finales de su obra ya citados.

Valga este medio para felicitar y agradecer a Andrés Rohde la creación del CIACI, Centro de investigación Aduanera y de Comercio Internacional A.C., que realizó durante su gestión como Presidente de la Asociación de Agentes Aduanales del Aeropuerto de la Ciudad de México, ei que ya ma-

nifestó su éxito y justifica día a día el esfuerzo de su creación y rnantenl- miento, tocando ahora a todos su engrandecimiento mediante la

publicación de obras como ésta.

Por último, debo agradecer la oportunidad que me dio ei amigo de compartir de esta manera la gran satisfacción y orgullo que implica el ser

útil a nuestra Patria por medio de nuestro trabajo encaminado a su vez a compartir los conocimientos, siendo ese compartir en la amistad, las bue-

nas y las malas, uno de los ingredientes gue nos dan el sentido de vida, De este libro que contiene la obra de Andres, me siento motivado a citar al gran Lope de Vega y al igual que él repetir aquello de:

Este libro es un diamante Pequeño en la cantidad, Pero en /0 que es calidad No conoce semejante.

Este, que es de todos cifra, Nos ha dado ciencia infusa, Yaunque es cifra no es confusa:

Que sólo verdades cifra.

LUIS UGARTE ROMANO

Enero MM.

PROLOGO

INTRODUCCION

ABREVIATURAS

CAPITULO l.

CONCEPTOS JURIDICOS FUNDAMENTALES

INDICE

1. Las nociones generales del

Derecho.

39

l.

La ciencia del Derecho.

39

11.

Diferencias de las normas jurídicas con las normas morales, sociales y religiosas.

41

A. La heteronomía.

41

B. La bilateralidad.

41

C. La exterioridad.

41

D. La coercibílidad.

42

111.

La composición de la norma jurídica.

42

A. El supuesto jurídico.

42

B. La consecuencia jurídica.

42

C. El deber ser.

43

IV.

Las fuentes formales del Derecho.

43

 

a

B. El reglamento.

44

C. La costumbre.

44

D. La jurisprudencia.

44

V.

Los sujetos de derecho.

45

 

A.

La capacidad.

46

B. El nombre.

46

C. El domicilio.

46

D. El patrimonio.

47

E. La nacionalidad.

47

F. El estado civil.

47

VI.

Las obligaciones y derechos.

 

47

A. Las clases de

las obligaciones.

47

B. Las fuentes formales de las obligaciones.

48

C. El cumplimiento y la extinción de las obligaciones.

50

VII.

La división del

Derecho.

 

51

VIII.

Las escuelas, los métodos y las clases de interpreta- ción jurídica.

51

A. de interpretación

Las escuelas

jurídica.

52

B. de interpretación jurídica.

Los métodos

52

C. Las clases de interpretación jurídica.

53

2. El concepto de Derecho Aduanero.

 

55

1.

Las funciones del Estado.

55

11.

La actividad aduanera.

56

A. El dominio aduanero del territorio nacional.

56

B. Las obligaciones y procedimientos aduaneros.

56

C. La vigilancia aduanera.

 

57

111.

Las definiciones de otros autores.

57

3. La autonomía del Derecho Aduanero.

58

4. Las relaciones del Derecho Aduanero con otras disciplinas

del Derecho.

 

59

1.

Con ramas del Derecho Público.

 

59

A. El Derecho Constitucional.

60

B. El Derecho Administrativo.

60

C. El Derecho Fiscal.

60

D. El Derecho Penal.

60

E. El Derecho

Internacional.

60

F.

El Derecho Procesal.

60

 

11.

Con ramas del Derecho Privado.

 

60

 

A. El Derecho Civil.

61

B. El Derecho Mercantil.

61

5.

Las fuentes formales del Derecho Aduanero.

61

l.

La Ley.

61

11.

Los reglamentos administrativos.

64

111.

Las reglas generales en materia de Comercio Exterior.

66

IV.

Los tratados internacionales.

 

68

 

A.

La facultad del Ejecutivo Federal.

69

B.

La aprobación del Senado de la República.

69

C.

La supremacia de la Constitución.

69

D.

Las referencias en la NLA a los tratados internacio- nales.

69

E.

La jerarquía de los tratados sobre las leyes en ma- teria aduanera.

70

F.

Los tratados internacionales con relación a la activi- dad aduanera.

76

 

V.

Los decretos y acuerdos administrativos.

 

77

VI.

Los principios generales del Derecho.

78

VII.

La jurisprudencia.

78

6. Los efectos extraterrlloriales del Derecho Aduanero.

79

7. La vigencia de las leyes aduaneras.

 

79

 

1.

Los sistemas de vigencia de

las leyes.

80

11.

La abrogación o derogación

de las leyes.

80

111.

La determinación de la ley aplicable.

81

 

A. Las reglas generales.

81

B. Las reglas especiales.

84

C. La regla de excepción.

87

CAPITULO 11.

AMBITOS DE APLlCACION DEL DERECHO ADUANERO

1.

La obligación aduanera.

 

89

1.

La naturaleza de la obligación jurídica

aduanera.

89

11.

El Incumplimiento de las obligaciones

aduaneras.

91

l.

El concepto de territorio aduanero.

92

3. La Aduana.

93

1.

La Aduana

como

lugar autorizado.

94

11.

La Aduana

como

recinto fiscal.

94

111.

La Aduana

como autoridad.

94

4. Las mercancías, los medios de transporte y las personas.

95

lo

Las mercancías.

95

A.

El significado juridico de los bienes.

95

Bo

Los derechos de la propiedad intelectual.

96

C.

El mercado

internacional de capitales.

98

D. El mercado

de futuros.

99

E. Los servicios.

99

F. El objeto de la Potestad Aduanera.

100

G. Las excepciones.

100

H. La nacionalidad y el origen de las mercancías.

101

11.

Los medios de transporte.

103

A.

El transporte.

103

B. como mercancías.

Los transportes

104

C. de mercancías.

Los transportes

104

111.

Las personas.

10B

A. La residencia en el extranjero y la nacionalidad ex- tranjera.

10B

B. El pasajero intemacional.

10B

5. Los sujetos pasivos del Derecho Aduanero.

109

1.

Los importadores y exportadores.

109

11.

Los

mandatarios, apoderados y agentes aduanales.

111

111.

Los transportistas.

111

IV.

Los aimacenes autorizados.

111

V.

Los infractores legales.

112

6. El Agente Aduana!.

112

l.

El concepto.

112'

A.

La nacionalidad del agente aduana!.

113

Bo

La patente

de agente aduanal.

113

.C.

La patente

es personal e intransferible.

114

 

D.

La promoción del despacho aduanero por cuenta ajena.

114

11.

Los requisitos para la obtención de la patente de agen- te aduanal.

115

A. Ser mexicano por nacimiento en el pleno ejercicio

 

de sus derechos.

 

115

 

B. No haber sido ccndenado por sentencia ejecutoria- da por delito doloso, ni haber sufrido la cancelación de su patente, en caso de haber sido agente adua- nal.

116

C. Gozar de buena reputación personal.

 

116

D. No ser servidor público ni militar en servicio activo.

116

E. No tener parentesco por consanguinidad o afinidad con el administrador de la aduana de adscripción de la patente.

117

F. Tener titulo profesional o su equivalente en los tér-

 

minos

de la ley de la materia.

117

 

G. Tener experiencia mayor de tres años en materia

 

aduanera.

 

117

 

H.

Exhibir constancia de inscripción en el registro fe- deral de contribuyentes.

117

l.

Aprobar el examen de conocimientos y el examen psicotécnico que practiquen las autoridades adua- neras.

117

J.

Los requisitos suprimidos.

 

118

111.

Las obligaciones del Agente aduanal.

 

. 119

A. Actuar con su carácter de agente aduanal.

119

B. Descargar electrónicamente arancelarias.

las regulaciones

no

120

C. Rendir el dictamen técnico que le solicite la autori- dad.

120

D. Cumplir el encargo conferido.

 

120

E. No burlar la suspensión decretada a otro agente aduanal.

128

F. Declarar, bajo protesta de decir verdad, los datos

 

de la operación de comercio exterior en que inter-

venga.

129

 

G.

Llevar un archivo de la documentación de sus ope-

 

raciones.

 

130

B.

Los requisitos de opereción no exigibles.

175

 

V. Las obligaciones de los apoderados aduanales.

175

VI. La inhabilitación. suspensión. canceiación y revoca- ción de la autorización.

176

 

A. La inhabilitación de la autorización.

176

B. La suspensión del apoderado aduana!.

176

C. La cancelación de la autorización de apoderado aduanal.

176

D. La revocación de la autorización

. 177

 

VII. El procedimiento de suspensión y cancelación de la

 

autorización.

178

8.

Las Autoridades Aduaneras.

 

178

l.

Los conceptos generales.

178

 

A. El concepto de autoridad.

178

B. Las facultades expresas de las autoridades.

179

C. La estructura y organización de la Administración Pública Federal.

180

 

11.

Las facultades del Ejecutivo Federal en materia adua-

 

nera.

180

A.

Las atribuciones constitucionales.

180

B. Atribuciones en el Código Fiscal de la Federación.

181

C. Atribuciones en la nueva Ley Aduanera.

182

 

111.

Las facultades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

185

 

A. Atribuciones en la Ley Orgánica de la Administra-

ción Pública Federal.

.

185

B. en el Código Fiscal de la Federación.

Atribuciones

186

C. en la Ley Aduanera.

Atribuciones

189

D. Atribuciones susceptibies de autorizarse a partícu- lares.

200

 

IV.

La organización de la SHCP y del SAT.

200

 

A. Los antecedentes de la estructura orgánica de la SHCP.

200

B. Las atribuciones de la SHCP en materia aduanera.

202

C. Los antecedentes reglamentarios del SAT.

206

 

V.

La participación de otras autoridades en la actividad

 

aduanera.

214

VI.

El auxilio de toda autoridad nacional a las autoridades

 

aduaneras.

215

 

VII.

La colaboración con las autoridades extranjeras.

215

CAPITULO 111. EL DERECHO ADUANERO Y LA POLlTICA COMERCIAL

1.

Introducción.

 

217

2.

Las teorías de la política comercial.

218

l.

Las principales doctrinas económicas.

219

 

A.

El mercantilismo.

219

B.

Los precursores del iiberalismo.

220

C.

La fisiocracia.

220

D.

El liberalismo clásico.

220

E.

Las doctrinas y corrientes críticas dei liberalismo.

222

F.

El nacionalismo económico.

223

G.

Apogeo y ocaso del liberalismo clásico.

224

H.

El sociallsrno de Estado.

225

l.

Keynes.

225

J.

Ei neoliberalismo globalizador.

226

K.

El neoproteceionismo.

226

3.

Los instrumentos de la politica comercial.

227.

l.

En el proteccionismo mercantilista.

227

11.

En el liberalismo clásico.

229

111.

En el nacionalismo económico.

230

IV.

En las economías dirigidas.

230

V.

En la época contemporánea.

230

4.

Las repercusiones en el ámbito aduanero.

231

l.

En el sistema prohibitivo.

231

 

A. Finalidades.

231

B. Medidas predominantes.

232

C. Actividad aduanera del Estado.

232

D. Legislación.

232

E. Infracciones y sanciones.

232

11.

En el sistema protector.

233

 

A. Finalidades.

233

B. Medidas predominantes.

 

233

C. Actividad aduanera del Estado.

234

D. Legislación.

234

E. Infracciones y sanciones.

 

234

F. Comercio.

234

 

11I.

En el sistema de libre cambio.

 

235

 

A. Finalidades.

235

B. Medidas predominantes.

 

235

C. Actividad aduanera del Estado.

235

D. Legislación.

236

E. Infracciones y sanciones.

 

236

F. Comercio.

236

CAPITULO IV.

PRINCIPIOS

CONSTITUCIONALES

RELA-

 

CIONADOS CON LA MATERIA ADUANERA

 

1.

Las garantías individuales.

 

237

l.

La garantia de libertad de profesión, industria, comer- cio o trabajo.

238

 

A. Funciones de agente aduana!.

 

239

B. Libertad de comercio y negativa de permisos de importación y exportación.

240

C. Libertad de comercio y las contribuciones a las im- portaciones y exportaciones.

246

 

11.

La garantia

de libertad de tránsito.

 

247

111.

La garantía de no alteración de los preceptos constitu- cionales por tratados.

250

IV.

Las garantías de seguridad jurídica.

 

250

 

A. La garantia de

audiencia.

250

B. La garantia

de legalidad.

254

 

V.

La garantía

de

inviolabiiidad de la correspondencia.

256

VI.

La garantia de

la libre concurrencia.

256

2. La organización constitucional de la actividad económica

 

mexicana.

 

258

11.

El sistema de planeación democrática.

259

111.

La economía mixta.

 

259

A.

Actividades reservadas de manera exclusiva al Es- tado.

260

B. Actividades reservadas de manera exclusiva a me- xicanos o a sociedades mexicanas con cláusula de

 

exclusión de extranjeros.

 

260

 

C. Actividades y empresas que admiten inversión ex-

 

tranjera.

261

3. El régimen federal del

comercio.

262

1.

Concepto legal de aetos de comercio

 

262

11.

Sistema constitucional de reparto de facultades entre la Federación y los Estados.

263

A. Las facultades

excluyentes.

263

B. Las facultades

concurrentes.

264

C. Las facultades

implícitas.

265

D. Las facultades

prohibidas.

265

E. La potestad tributaria.

 

265

111.

La materia del comercio exterior es facultad federal.

267

IV.

El fundamento constitucional del Derecho Aduanero.

266

4. Las facultades extraordinarias del Ejecutivo Federal para le- gislar.

266

1.

La división de poderes, la suspensión de garantías in- dividuales y las leyes de emergencia.

266

11.

La facultad legislativa del Ejecutivo Federal en materia

de

comercio exterior.

 

269

5. La obligación de contribuir a los gastos públicos.

269

l.

Los contribuyentes.

 

270

11.

Requisitos constitucionales de las contribuciones.

270

111.

Inconstitucionalidad de los fines extrafiscales de algu- nas exacciones.

271

IV.

La proporcionalidad y equidad de las contribuciones.

272

V.

Ei principio de iegalidad en las contribuciones.

274

CAPITULO V.

LAS

REGULACIONES

y

RESTRICCIONES

 

NO ARANCELARIAS

 

1. Introducción.

 

277

2. La terminoiogía en la doctrina, los tratados internacionales y las leyes mexicanas.

276

3.

La clasificación de las regulaciones no arancelarias.

280

4. Los requisitos legales de las regulaciones o restricciones no arancelarias.

282

l.

Antecedentes histórico jurídicos.

282

11.

El régimen legal vigente.

283

A. Supuestos

legales de

las RNA's a la exportación.

283

B. Supuestos

legales de

las RNA's a la importación.

284

C. Los requisitos de las regulaciones no arancelarias.

285

11I.

La normalización de las mercancías.

286

A. El concepto.

286

B. El proceso de creación de las NOM's.

286

C. Las materias reservadas a

la normalización.

287

D. El contenido de las disposiciones de normalización.

287

E. Situaciones no previstas en NOM's.

288

F. Requisitos legales de las NOM's como regulacio- nes no arancelarias.

289

IV.

Epoca de cumplimiento.

289

5. Las barreras paraarancelarias.

290

l.

Los

ajustes tributarios en frontera.

291

11.

Las sobretasas.

291

11I.

Los derechos consulares.

292

IV.

Los métodos de aforo aduanero.

292

V.

Los precios oficiales de importación.

293

VI.

Los

aranceles específicos.

294

VII.

Los depósitos

previos.

295

A. Las resoluciones que establecen los precios estl- mados de las mercancías.

295

B. La finalidad de los precios estimados.

297

C. Ambito de aplicación de los precios estimados.

298

D. Anexos.

298

E. Formas de garantizar.

298

F. Identificación y codificación.

298

VIII.

El manejo del tipo

de cambio.

299

 

A. El concepto de prácticas desleales de comercio in- ternacional.

300

B. Las medidas contra las prácticas desleales de co- mercio internacional.

302

C.

La reglamentación internacional.

 

306

D.

El procedimiento legal para su establecimiento.

 

307

E.

Las resoluciones.

 

314

F.

Los procedimientos de impugnación.

 

314

G. La experiencia mexicana en materia de investiga-

 

ciones de prácticas desleales.

 

322

 

H. Ei régimen de regulación no aranceiaria de las cuo- tas compensatorias.

325

6.

Las barreras cuantitativas.

 

333

l.

Las prohibiciones.

333

 

A.

La prohibición por país.

 

333

B.

Por clase de mercancía.

336

C.

Por el tipo de tráfico aduanero.

336

D.

Por tipo de régimen aduanero.

337

E.

La forma jurídica del establecimiento de la prohibi- ción.

338

 

11.

Ei embargo.

 

339

111.

La salvaguarda.

339

 

A.

El concepto y su evolución.

 

339

B.

Las características de las medidas de salvaguarda.

342

C.

El procedimiento

legal para su establecimiento.

 

344

D.

La impugnación de los procedimientos de salva- guarda.

345

E.

La

experiencia

mexicana en

materia de

salva-

 

guarda.

 

345

 

F.

El régimen de regulación no arancelaria de las sal- vaguardas.

346

 

IV.

Las limitaciones voluntarias.

 

346

 

A. El Convenio Internacional del Calé de 1994.

 

347

B.

El Acuerdo Relativo al Comercio Internacional de los Textiles.

348

C. La eliminación progresiva de estos acuerdos regu- letones.

349

 

D.

Los acuerdos

regulatorios

y la legislación

mexi-

 

cana.

349

V.

Las cuotas. contingentes o cupos a la importación o exportación.

349

A.

El concepto.

 

350

B.

Las modalidades del cupo o cuota.

351

C.

El fundamento legal.

352

O.

Los

procedimientos

de

asignación

de

cupo o

 

cuota.

354

 

E.

El origen de las mercancías y su certificación para cupos o contingentes.

354

F.

La administración del cupo.

 

354

G.

Los cupos

vigentes en la tarifa mexicana.

 

355

VI.

Los permisos o licencias previas de importación y ex- portación.

361

A.

El concepto.

 

361

B.

El fundamento legal.

362

C.

El trámite de los permisos.

366

O.

Las características de los permisos previos.

 

368

E.

Los criterios para la sujeción a permiso previo.

373

F.

Las excepciones de permiso.

 

377

G.

La identificación y codificación de los permisos pre- vios.

379

VII. El control de cambios.

 

380

 

A. El fundamento legal.

381

B. El control de cambios de 1982·1991 ,

382

VIII. Los requisitos de desempeño.

383

 

A.

La reglamentación jurídica.

384

B. Los requisitos de desempeño en la legislación me-

 

xicana vigente.

 

386

C. La naturaleza jurídica de los requisitos de desem-

IX. Las compras del sector público.

386

A.

El fundamento legal.

387

B.

Los tratados internacionales en materia de compras

 

C.

La naturaleza actual del régimen <'le las compras públicas.

390

7.

Las barreras cualitativas.

 

391

l.

Los permisos para proteger la paz y la seguridad pú- blica.

391

 

A.

El fundamento legal.

391

B.

Los fines del permiso previo.

391

C.

Los tipos

de permiso.

392

O.

Las condiciones de ejercicio del permiso.

393

E.

El ejercicio del permiso.

393

F.

Les infracciones y

sanciones.

393

G.

La identificación y codificación.

394

 

11.

Los permisos para proteger la salud humana.

394

 

A.

La definición legal de las mercancias sujetas a con- trol sanitario.

396

B.

El fundamento legal.

399

C.

Los fines del

permiso.

402

O.

Las diversas clases de regulación sanitaria.

402

E.

Les condiciones de ejercicio de la regulación sani- taria.

406

F.

El ejercicio de la regulación sanitaria.

406

 

111.

Las autorizaciones para proteger la sanidad ·animal y vegetal.

407

 

A. El fundamento legal.

 

407

B. El régimen legal bajo la Ley de Sanidad Fitopecua- ria de 1974.

408

C. El régimen legal bajo las leyes de sanidad animal y vegetal de 1993 y 1994.

412

 

IV.

Las autorizaciones para proteger la ecología y los re- cursos nacionales.

418

 

A.

Las definiciones y principios generales.

420

B.

La competencia de las autoridades federales.

421

C.

Los

materiales y

residuos peligrosos.

422

O.

Los plaguicidas, fertilizantes y sustancias tóxicas.

425

E.

La flora y fauna silvestres y acuáticas.

425

F.

La identificación y codificación de las regulaciones no arancelarias.

425

G.

Las regulaciones da los productos pesquaros.

428

V.

Las autorizaciones para proteger la cultura nacional.

430

A. Ei fundamento legal.

430

B. Los fines del permiso.

431

C. Los tipos de permiso.

431

D. Las condiciones de otorgamiento del permiso.

431

E. La identificación y clasiñcación de las regulaciones.

431

VI.

Los requisitos de etiquetado, marcado e información comercial y las normas obligatorias mexicanas.

432

A. El fundamento '1 la evolución legal de ia obligación de etiquetar Jas mercancías.

432

B. Los tipos de NOM's.

 

445

C. Las certificaciones de cumplimiento de NOM's.

 

446

VII.

El canal oficial de comercialización.

447

VIII.

Las medidas de defensa de la propiedad intelectual.

447

A. Los aspectos de la propiedad Intelectual y el co- mercio de mercancías.

447

B. Las características de los derechos de propiedad intelectual.

449

C. Las medidas de defensa de la propiedad inteiec- tual.

451

D. Las medidas de

defensa

y las reguiaciones

no

arancelarias.

454

E. Los antecedentes en la legislación mexicana.

 

455

IX.

El marcado de país de origen.

 

456

A. El marcado de país de origen en los tratados inter-

nacionales.

456

B. El marcado de país de origen en la legislación me-

xicana.

457

X.

Los padrones de importadores.

 

457

A. Los antecedentes.

458

B. La regulación legal vigente.

 

458

XI.

Los requerimientos de documentación.

 

459

A. Los tipos de documentación.

 

459

B. Los certificados de origen.

459

CAPITULO VI.

LAS FASES DE LA ACTIVIDAD ADUANERA

2.

La entrada al territorio nacional y la salida del mismo de los transportes.

461

1.

Los tráficos aduaneros.

462

 

A. El concepto de tráfico.

462

B. Los tipos de tráfico.

463

 

11.

La presentación de avisos.

466

 

A. Los

avisos de transportistas.

466

 

B. Los avisos de las autoridades.

469

 

111.

Los lugares autorizados.

470

 

A. La habiiitación temporal de lugares.

470

B. Las arribadas y aterrizajes forzosos.

471

C. Ei lugar de entrada señalado en la documentación de origen.

471

 

IV.

Los dias y horas hábiles.

472

 

A. Los horarios hábiles para el tráfico aéreo.

472

La habiiitación

B. por

la Aduana de horarios adicio-

nales.

473

 

V.

La documentación de

entrada o salida.

473

 

A. La documentación

en tráfico marítimo.

473

B. Los documentos en tráfico

aéreo.

474

C. Los documentos en tráfico terrestre.

475

 

VI.

La presentación de la mercancía.

475

VII.

Los requisitos de los bultos.

475

 

A.

La identificación de los bultos.

475

B.

La manifestación en envolturas de envíos postales.

476

C.

La colocación de medios de seguridad.

476

O.

La cuantificación de los bultos.

479

 

VIII.

La visita de inspección a los transportes.

479

IX.

El régimen de las mercancías peligrosas.

480

 

A. El concepto de mercancías peligrosas.

480

B. Los requisitos para el ingreso de mercancías peii- grasas.

482

C. Las marcas y símbolos en bultos de mercancías pe- ligrosas.

482

 

E.

La venta de

mercancías peligrosas.

463

F.

La toma de muestres de mercancías peligrosas.

484

G.

El despacho de mercancías peligrosas.

485

 

X.

La conducción al depósito ante la aduana.

485

3.

Las maniobras de carga y descarga.

485

1.

La autorización de descarga.

 

485

11.

La carga

y descarga simultánea.

485

11I.

La carga y descarga directa a los recintos fiscales o fis- calizados.

486

IV.

El transbordo de las mercancías.

486

 

A.

El tránsito de los transportes por el territorio na- cional.

486

B.

El régimen aduanero de tránsito de las mercancías

 

por el territorio nacional.

488

 

C.

El concepto y regulación del transbordo de las mer- cancías.

488

O. Los supuestos de transbordos de mercancías de un transporte a otro.

491

 

V.

El lugar autorizado en

día y hora hábil.

493

 

A.

En tráfico

marítimo

y fluvial.

493

B.

En tráfico terrestre.

493

C.

En tráfico

aéreo.

493

 

VI. El inicio y la terminación

de la carga y descarga.

493

VII. El aprovisionamiento

de

los transportes.

494

 

A.

El abastecimiento

de los medios de transporte.

494

B.

Las mercancías de rancho o de uso económico.

495

C.

El equipo

especial para la carga y descarga ma-

 

rítima.

496

 

VIII. Los bultos faltantes y sobrantes.

497

 

A.

Los requisitos de consumación.

497

B.

Las consecuencias legales.

498

C.

La supresión del régimen de bultos faltantes y so- brantes.

499

 

IX.

Los daños en las maniobras.

 

500

4.

El depósito obligatorio ante la aduana.

500

A.

El aduanamiento.

501

 

B. La enunciación del concepto de depósito ante la aduana.

503

C. El depósito ante la aduana y el almacenaje.

504

D. El depósito ante la aduana y el contrato de depó- sito.

504

El depósito

E. ante la aduana y los derechos reales.

504

El depósito

F. ante la aduana y los contratos.

505

G. ante

El depósito

la aduana

y los servicios públicos.

505

H. ante la aduana y el régimen aduanero.

El depósito

505

1. El depósito ante la aduana y la limitación a la pro- piedad.

505

11.

Los actos permitidos dentro del recinto fiscal o fiscali- zado.

506

A. Los servicios de almacenaje.

506

B. Los servicios de laboratorio y vigilancia.

513

C. El examen previo.

513

D. Los actos de conservación.

514

E. La toma de muestras.

514

F. Los actos de cumplimiento de regulaciones o res- tricciones no arancelarias.

514

111.

El extravío, destrucción, enajenación y donación de las mercancias.

515

A. El extravío de las mercancías.

515

B. La destrucción de las mercancías.

517

IV.

El abandono de las mercancías.

519

A. El concepto y naturaleza jurídica.

519

B. Los plazos, su cómputo y su interrupción.

521

C. Las mercanclas no abandonables.

523

D. La determinación de propiedad federal.

523

E. La disposición de las mercancías abandonadas.

524

5. El desaduanarniento de las mercancías.

526

6. El control y vigilancia del transporte en territorio nacional.

528

 

A. La documentación de las mercancías de proceden. cia extranjera.

528

B. La documentación de las mercancías nacionales.

529

C. La documentación para el transporte en franja o re- gión fronteriza.

529

11.

La revisión obligatoria de la transportación.

530

A. Los puntos de revisión obligatoria.

530

B. Los límites de introducción fronteriza.

530

C. El transporte en los mismos contenedores de trans- porte.

531

111.

La verificación durante el transporte.

531

IV.

Los accidentes a los medios de transporte.

532

A. Los accidentes de transportes de mercancfas sin régimen aduanero.

532

B. Los accidentes a ios transportes de mercancías bajo un régimen aduanero.

533

7. El acreditamiento de la legal estancia de las mercancías.

. 535

l.

Las causas para exigir el acreditamiento de la legal es- tancia.

536

A.

La tenencia de

ias mercancías.

536

B.

La adquisición

o enajenación de las mercancías.

537

C.

Ei comercio de las mercancías.

537

11.

Las excluyentes de responsabilidad.

537

111.

La infracción a los deberes de amparar y acredítar.

537

IV.

Las facultades de comprobación de las autoridades aduaneras.

538

8. El sistema de

control de inventarios.

538

9. El embargo o secuestro

administrativo.

539

l.

Los actos y causas de procedencia de embargo de las mercancfas.

540

A. El embargo sólo durante la ejecución de ciertas funciones.

540

B. Las causas de embargo de las mercancias y de ios transportes.

541

11.

La sustitución del embargo precautorio.

542

111.

La venta y destino temporal de las mercancías embar- gadas.

542

IV.

La retención de mercancías sujetas a precios estima- dos.

543

V.

El delito de falso, indebido o ilegal embargo precau- torio.

543

INTRODUCCION

Es patente la importancia creciente que tiene en México el Derecho Aduanero, debido entre otros factores a ia apertura comercial llevada a cabo por nuestro país, su integración a los organismos comerciales inter- nacionales, la orientación cada vez más intensa de las empresas mexica-

nas a los mercados externos y el incremento de las importaciones y

exportaciones de mercancías que hansido su consecuencia.

Sin embargo, los copiosos, inconstantes y muchas veces cambiantes ordenamientos aduaneros, no se han visto acompañados de una doctrina

juridica aduanera que fundamente y explique sus instituciones, principios

y disposiciones, generando

un circulo donde

es difícil determinar si la

ausencia de esa doctrina es la causa de la inestable legislación 0, si esta última, es la razón que impide el florecimiento de la teoría y doctrina del Derecho Aduanero en MéxIco.

La poca doctrina que puede encontrar el estudioso de esta rama del Derecho es el Derecho Aduanero del escritor ar~entino Pedro Fernández Lalanne (1966), el Derecho Aduanero del Dr. Maximo Carvajal Contreras (1985) y recientemente, el Derecho Tributario Aduanero de Jorge Witker

(1996).

Por el contrario, son nutridas las publicaciones de compilaciones de los ordenamientos jurídicos; la Ley Aduanera correlacionada con su regla- mento y las reglas generales; la comparación de los textos anteriores y posteriores a las reformas de dicha ley y algunas, con comentarios casuís- ticos de su articulado.

Así pues, uno de los obstáculos para el estudio, investigación y elabo- ración de la presente obra, es la ausencia de una doctrina jurídica a la cual se pueda recurrir para apoyar, complementar o abandonarlas diversas hi- pótesis cuando se discierne sobre los principios, figuras e instituciones del Derecho Aduanero. Otro obstáculo que hace casi imposible este estudio es lo numeroso, inestable y breve de los ordenamientos aduaneros, carac- terísticas que complican más la situación sise considera que esos ordena- mientos tienen rango tanto de ley, reglamento, reglas generales y circulares.

Si todo lo anterior no fuera poco, también es escasa la jurisprudencia y las tesis de los tribunales judiciales y administrativos sobre tópicos o cues- tiones fundamentales del Derecho qua se estudia,

Con todas estas iimitaciones y en gran parte motivado por ellas mis- mas, se presenta ahora al foro mexicano ei producto de la investigación y análisis que duró más de cinco años, durante los cuales fue menester co- rregir, aumentar y actualizar esta obra aun antes de que se publicara,

la inestabilidad de la legislación aduanera obligó de continuo a actuaii- zar io escrito a costa de detener el desarrollo de los demás temas. Para acabar con esta limitante se decidió publicar la parte general del estudio del.Derecho Aduanero para así publicar en breve las operaciones y proce- dimientos aduaneros.

la metodología que se utilizó pretendió siempre exponer principios y reglas generales que aportaran un sustento doctrinal y que, por lo mismo, evitara la actualización o corrección de esta obra cada vez que losordena- mientos fueran reformados. Con este objetivo en la mira, las citas a prs- ceptos legales, reglamentarios o relllas generales se hizo para reafirmar las tesis que se exponen o para senalar que el legislador o la autoridad administrativa sostienen lo contrario.

En esta parte general se tratan, en seis capítulos, los siguientes temas:

En el capitulo primero se exponen los conceptos generales del Dere- cho, de estudio necesario para poder adentrarse en las particularidades dei Aduanero; el concepto de la actividad aduanera como materia del De- recho Aduanero y fundamento de su autonomía cientlfica; las fuentes for- males del Derecho Aduanero, con un estudio en especial de tratados en esta materia y su jerarquía con las leyes federales; las reglas especiales de aplicación de las leyesaduaneras, entre otros puntos básicos.

En el capitulo segundo se estudian con detalle los ámbitos de apiica- ción de este Derecho, como son la obligación jurídica aduanera; los terri- torios aduaneros; la aduana; las mercancías sujetas a la potestad aduanera; los sujetos pasivos como el agente aduanal, el apoderado aduanal, los almacenes fiscalizados y las autoridades aduaneras.

En el capítulo tercero se exponen las escuelas y teorías económicas que fundamentan la política comercial y el uso de sus instrumentos, que

trasciende al diseño y aplicación de la política aduanera. En esta exposi- ción se determinarán los principios de política comercial que inciden en el contenido del Derecho Aduanero y pretende evitar que se confunda, como es frecuente observar, con Política Comercial y Aduanera.

En el capítulo cuarto se estudian los fundamentos constitucionales de la actividad aduaneraasícomo las bases jurídicas que regulan y condicio- nan la naturaleza de esa actividad, sin dejar de analizarlas garantías indi- viduales que tienen que ver conla materia aduanera.

En el capítulo quinto se hace un estudio exhaustivo de las barreras no arancelarias, que de siempre y también bajo las políticas neoliberales, condicionan la actividad aduanera del Estado y de los particulares.

De este modo, en el capítulo tercero se consignan las bases económi- cas y comerciales de la actividad aduanera; en el cuarto las jurídicas y en el quintc.las regulaciones o restricciones administrativas que deben obser- varse para el desarrollo de esa actividad.

En el capítulo sexto se exponen las diversas fases que observa la activi-

dad aduanera, como son la entrada y salida de los transportes y mercan- cías del territorio nacional; los avisos, lugares, horarios, tráficos y documentación para hacerlo; las maniobras de carga y descarga de las

mercancías; el depósito obligatorio ante la aduana; el desaduanamiento;

el control y vigilancia del transporte en el país; el acreditamiento de la le- gal estancia de las mercancías de procedencia extranjera y el embargo

precautorio.

En el transcurso de la obra se hace referencia de manera abreviada a

las reformas a la Ley Aduanera, cuya fecha de publicación en el D.O.F.

aparece entre paréntesis:

Reforma para 1991 (26-dic-199D); reforma para 1992 (2D-dic-1991); re- forma julio de 1992 (2D-jul·1992); reforma julio de 1993 (26-jul-1993); refor- ma diciembre de 1993 (22-dic-93); reforma para 1994 (29-dic-93); reforma del 5 de agosto de 1994; NLA (15-dic-1995); reforma para 1997 (ao-díc- 1996) y reforma para 1999 (31-dic-199ü).

Quiero agradecer a mi esposa Claudia Aznar y a mis hijas Imgard y Hildegard Rohde, así como a Patricia López por su apoyo, que me permi- tió también culminar esta empresa.

Finalmente, deseo expresar que el único objetivo que anhelo con la pu-

blicación de esta obra es motivar que otros brillantes estudiosos de la ma- teria también publiquen sus valiosos conocimientos, convencido que es el camino para la formación de una doctrina que requiere nuestra legisla- ción, y que sus obras superarán con creces los méritos de ésta.

ABREVIATURAS

NLA

Ley Aduanera, publicada en el O.O.F. de 15 de diciembre de 1995, en viqor desde el 10. de abril de 1996, reformada mediante decretos publicados en el O.O.F. de 30 de diciembre de 1996 y 31 de diciembre de 1998.

ALA

Ley Aduanera de 1982, abrogada con ia anterior.

CFF

Código Fiscal de la Federación, publicado en el O.O.F. de 31 de diciembre de 1981.

L1GI

Ley del Impuesto General de Importación, publicada en el O.O.F. de 18 de diciembre de 1995, en vigor el 10. de enero de 1996.

L1GE

Ley del Impuesto General de Exportación, publicada en el O.O.F. de 22 de diciembre de 1995, en vigor ello. de enero de 1996.

LCE

Ley de Comercio .Exterior, publicada en el O.O.F. de 27 de julio de 1993.

NRLA

Reglamento de la Ley Aduanera, publicado en el O.O.F. de 6 de junio de 1996, en vigor.

ARLA

Reglamento de la Ley Aduanera, publicado en el O.O.F. de 18 de junio de 1982, abrogado.

RLCE

Regiamento de la Ley de Comercio Exterior, publicado en el O.O.F. de fecha 29 de diciembre de 1993.

RMCE Resolución Miscelánea de Comercio Exterior.

SHCP

SECOFI Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.

Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

TFF

Tribunal Fiscal de la Federación.

SAT

Servicio de Administración Tributaria.

PRIMERAS REGLAS GENERALES OE 1982 Las Reglas de Carácter General en Materia Aduanera, publicadas en el O.O.F. de 18 de junio de 1982, fe de erratas de 29 de julio de 1982.

REGLAS GENERALES PARA 1996 Las publicadas en el O.O.F. de fecha 31 de marzo de 1996, con vigencia para el mes de abril de 1996, expedidas en definitiva con la Tercera Reso- lución que las modificó, publicada en el O.O.F. de 13 de junio de 1996, con vigencia hasta el 31 de marzo de 1997.

REGLAS PARA 1999 Las publicadas en el O.O.F. de 31 de marzo de 1999.

DERECHO ADUANERO MEXICANO

39

CAPITULO I

CONCEPTOS JURIDICOS FUNDAMENTALES

1. LAS NOCIONES GENERALES DEL DERECHO

Para la mejor exposición y el cabal entendimiento de los principios e instituciones del Derecho Aduanero es importante hacer previamente, aunque de manera somera, algunos apuntes sobre los principios, la natu-

raleza, el método y los objetivos del Derecho en general, del cual el Adua- nero es una rama. Quizá para el jurista resulte esta parte muy amplia

pues ciertamente se enuncian muy brevemente algunos princi-

general,

y

pios e Instituciones jurídicas cuyo tratamiento debe ser más profundo y detallado que como aquí se hace, incluso se podrá notar que algunos conceptos son propios de diferentes ramas del Derecho. Sin embargo, se considera conveniente incluir estos principios y nociones generales del Derecho en beneficio de aquel lector que no siendo jurista requiera cono- cer las bases jurídicas que le permitan entender las disposiciones adua-

neras.

Después de este apartado de nociones generales del Derecho, el espe- cialista legal tendrá oportunidad de examinar con mayor detalle y profun- didad las particularidades de los principios, figuras e instituciones del Derecho Aduanero.

l. La ciencia del Derecho

Es común que al Derecho se le describa más que se le defina como un

conjunto de reglas o normas que rigen las relaciones sociales o la con-

ducta del hombre viviendo en sociedad, descripción que no expone la ver- dadera esencia del Derecho y tampoco el par de connotaciones que tiene dicho término. En efecto, un modo de entender el Derecho es, desde el punto de vista objetivo, como un conjunto de normas jurídicas que debi- damente creadas y ordenadas regulan una determinada sociedad. En este sentido, el Derecho se asocia con los conceptos de regulación, legislación

o reglamentación.

En esta primera concepción del Derecho adquieren relevancia aspec- tos tales como la validez formal de la norma, es decir, su obligatoriedad porque fue expedida por quien tenia poder para ello y no por su contenido

40

EDICIONESFISCALES ISEF, S.A.

o validez material; la vigencia positiva más que la eficiencia de la norma; la transitoriedad del hecho regulado más que la permanencia por los valores perseguidos, etc.

Para conformar este cuerpo o conjunto normativo existe una primera y

su jerarquíaen-

tre ellas así como su vigencia. Las normas secundarias e inferiores serán obligatorias cuando hayan sido creadas o modificadas siguiendo estos li- neamientos y estarán destinadas a regular determinados hechos y actos con el objetivo de promover o restringir determinadas conductas de las

personas y se mantendrán vigentes mientras no sean revocadas por un

cambio de actitud del poder público sobre tales conductas. Debido a su carácter formal la validez del conjunto normativo no estará afectada por su falta de eficiencia o grado de cumplimiento, de tal suerte que la norma será legislación aunque no se aplique. El estudio del Derecho asi entendi- do consistirá en la compilación de ios diversos ordenamientos legales, la separación de los vigentes de los ya derogados y la lectura y recordatorio de todas las normas en ellos contenidos.

En una segundaconcepción del Derecho, éste es más que un conjunto de normas, es una verdadera ciencia constituida de principios, institucio- nes y método científico propio que pretende establecer, verificar y explicar lo permanente y universal de los derechos y obligaciones del hombre en sus relaciones con otros hombres y con la sociedad, para la consecución de los elevados fines del mismo hombre y de la comunidad, es decir, del bienestar común. De este modo, la ciencia del Derecho estudia desde sus iniciales planteamientos cuáles son esos elevados y últimos fines a los que pretende acceder.

Para los jurisconsultos del Derecho Romano, antecedente histórico y fuente de gran y permanente influencia del Derecho contemporáneo OCCI- dental, el concepto de Derecho estaba ligado a esos superiores fines. Así, para Celso, citado por otro gran jurisconsulto Ulpiano, el Derecho era JUs est ars bonJ et aequi, o sea, el "Derecho es el arte de lo que es bueno y de lo que es equitativo" y para el propio Ulpiano los tres grandes príncí- pios del Derecho eran: honeste vivere, afterum non teeaere, suum cuique

tribuere, que ordenan vivir honestamente, no dañar a otro y dar a cada

uno lo suyo, conformando como objetivo del Derecho lo que es justo o

sea a la justicia, definida como "la voluntad firme y continuada de dar a

cada uno lo suyo" justitia est constans et perpetua va/untas jus suum cui-

que tribuendi. Por lo expuesto, para los tretadistas clásicos del Derecho, la

jurisprudencia o ciencia del Derecho es el conocimiento de las cosas divi-

nas y humanas y ciencia de lo justo y de lo injusto: jurisprudentia est dlvi- narum atque humanarum, rerum notitia, justiatque injusti sclentie.'

El Derecho entonces se constituye como todo un conjunto de princi- pios e instituciones que pretenden alcanzar y mantener la justicia y la equidad en las relaciones del hombre en su convivencia con otros hom-

bres y se manifiesta a través de una multitud de normas de conducta, que de este modo adquieren sentido para poderlas armonizar en un conjunto coherente y homogéneo.

superior norma que establece la manera de crear normas,

Pero también es preciso señalar que el Derecho no es el único conjun-

to

de

normas

que

intentan

regular la conducta del hombre, sino que

Petit, Eugéne. Tratado Elemental de Derecho Romano. Editora Nacional. México,

O.F. 1924. Página 19.

DERECHO ADUANERO MEXICANO

41

comparte este papel con las normas morales, sociales y religiosas confor- mando lo que Rojina Villeges denomina el "mundo de la normatividad"2

En efecto, también existen las normas morales, las normas o conven- cionalismos sociales y las normas reli,9iosas, todas ellas coincidentes en su aspecto formal con las normas jundicas, en tanto que regles de con- ducta, pero más esencial e importante es su similitud intrínseca, en tanto

que todas estas normas crean e intentan alcanzar determinados valores

pero con diferencias específicas que permiten distinguirlas a unas de las otras,

11. Diferencias de las normas jurídicas con las normas morales, so- ciales y religiosas

Generalmente se acostumbra distinguir a estas normas por las caracte- rísticas de heteronomía, bilateralidad, exterioridad y coercibilidad, todas ellas presentes en las jurídicas a diferencia de las otras clases de reglas,

Enseguida se exponen brevemente en qué consisten estas características y cuálesse encuentran presentes o ausentes en cada tipo de norma.

A. La heteronomía

Consiste en que la norma es creada por un ente o sujeto diferente al

sujeto destinatario u obligado por la norma; lo contrario sería la autonomía en donde el sujeto obligado crea él mismo la norma, Generalmente, el De-

recho en su creación es heterónomo pues la normaes creada por el legis-

lador y aunque existen casos de autonomía en el Derecho, ya que el propio sujeto puede crear la norma, por ejemplo en la celebraci6n de con-

tratos, sin embargose reconoce que en su vigencia es en todos los casos

heter6nomo pues la ejecuci6n o cumplimiento no queda expuesta a la vo- luntad dei obligado, Respecto de las normas sociales, las mismas son creadas e impuestas por la sociedad por lo que tienen también la caracte- rística de heteronomía, al igual que las normas religiosas pues los manda-

tos de esta índole no son creados por el creyente sino por una instancia

diferente y muy variada dependiendo de la rellqlón, Por el contrario, las normas morales son aut6nomas pues son creadas y aun derogadas por el propio sujeto,

B. La bilateralldad

Se dice que existe bilateralidad cuando una norma crea deberes y co- rrelativamente concede derechos o facultades, de tal suerte que ente la existencia de una obligaci6n a cargo de un deudor habrá la presencia de un derecho para un acreedor, Para el Derecho esta característica es la re- gia ¡¡eneral pues es por naturaleza un sistema normativo bilateral a dife-

rencia de las normas morales, sociales y reli~iosas que son unilaterales,

ya que establecen obligaciones que no implican al mismo tiempo dere- chos para otros sujetos diferentes al obligado,

C. La exterioridad

Esta característica se determina cuando la conducta externa del indivi-

duo se ajusta al deber establecido en la norma sin importar su intenci6n o

convicci6n de cumplir con ella, En la interioridad no s610basta la adecua- ci6n externa a la norma sino que su valor lo adquiere por la voluntad y

2 Rojina Villegas, Rafael. Compendio de Derecho Civil. Editorial Porrúa. México, D,F, 1974, Tomo 1. Página 10.

42

EDICIONES FISCALES ISEF, S.A.

convicción de ajustarse a ella. El Derecho y las normas sociales son exter- nas mientras que las normas morales y religiosas son internas.

D. La coercibllldad

Todas estas clases de normas prevén sanciones para el caso de su in- cumplimiento, pero solamente el Derecho las impone de manera coactiva por parte de una tercera persona diferente al infractor y de manera actual, externa y física.

11I. La composición de la norma jurídica

Antes de exponer de qué elementos se compone una norma jurídica es menester diferenciarla de una norma legal. Presente se ha de tener que en este momento del estudio "norma jurídica" es una referencia conceptual consístente en una genérica regla de conducta., célula de la ciencia del Derecho, con sus debidos atributos de bilateralidad, exterioridad, hetero- nomía y coercibilidad, a la cual ahora se añaden los elementos de que se compone y la función de cada uno de ellos, con el objeto de conocer los requisitos científicos que permitan al legislador estar en aptitud de domi- nar la técnica de elaborar normas concretas dentro de un sistema jurídico dado, es decir, normas legales.

A. El supuesto Jurídico

Es un enunciado o hipótesis previsto en la norma de cuya realización en la realidad se deben producir las consecuencias jurídicas. Estos enun- ciados o hipótesis son descripciones conceptuales que eligen y describen hechos, actos y estados jurídicos y cuyos conceptos son:

a) El hecho jurídico

Es un acontecimiento natural o del hombre que está previsto en la nor-

ma de Derecho como supuesto para producir consecuencias jurídicas

como, por ejemplo, el nacimiento o muerte de una persona.

b) El acto jurídico

Es la manifestación de voluntad que se hace con la intención de produ- cir ciertas consecuencias de Derecho, como por ejemplo, la celebración de un convenio.

c) El estado jurídico

Es una situación permanente de la naturaleza o del hombre, prevista en la norma de Derecho como supuesto para producir múltiples y continuas consecuencias de Derecho, como, por ejemplo, el estado civil.

3

B. La consecuencia jurídica

Son los efectos jurídicos concretos que se presentan por la realización del supuesto jurídico y que pueden ser de diversa clase:

1. La creación, transmisión, modificación y extinción de derechos y

obligaciones.

2. La creación o modificación de sanciones, reparaciones de daño y

ejecuciones forzadas.

DERECHO ADUANERO MEXICANO

43

3. La inexistencia, nulidad o rescisión de otros actosjurídicos.

Como puede apreciarse las consecuencias jurídicas se expresan siem- pre en derechos y obligaciones que se generan, extinguen, modifican o

transmiten al sujeto obligado de la norma, pues aun en el caso de la impo-

sición de sanciones, éstas no son más que obligaciones a cargo del in-

fractor que sufre la imposición de la sanción.

C. El deber ser

En la construcción de la norma jurídica el deber ser, es la cópula o unión que liga al supuesto con la consecuencia. Dentro dei campo cientrri- ca constituye la premisa fundamental para distinguir a las leyes sociales de las leyes naturales o exactas.

Mientras que las leyes naturales se rigen por el principio de la causali- dad, las ciencias sociales y entre ellas el Derecho aplican el diverso del

deber ser. El primero enuncia que ante la causa "X" debe presentarse ne-

cesariamente el efecto 'Y'. Es una relación forzosa de causa-efecto. En ei principio del deber ser, ante la realización del supuesto ")(" debe presen- tarse la consecuencia ''Y'. En virtud de la participación de la voluntad hu-

mana es posible que esta vinculación supuesto-consecuencia no sea

perfecta, por ejemplo: que habiéndose presentado ei supuesto no se pro-

duzca la consecuencia y por el contrario, que se realice la consecuencia sin haberse presentado el supuesto, razones que explican el que se pue- da cometer una infracción sin que se sancione al infractor o que se impon-

ga una sanción a quien no haya cometido"la infracción.

IV. Las fuentes formales del Derecho

La doctrina y la legislación reconocen como fuentes o modos

para

crear las normas jurídicas a la ley, el reglamento, la costumbre, la jurispru- dencia y los principios generales del Derecho.

A. La ley

Por ley debe de entenderse, desde el punto de vista formal, a la dispo- sición o regla de Derecho expedida por el órgano estatal competente para elio, que es el Poder Legislativo. En México el órgano encargedo constitu- cionalmente de expedir las ieyes es el Congreso de la Unión compuesto por la Cámara de Diputados y por la Cámara de Senadores.

En sentido material, la ley significa el ordenamiento o disposición de

carácter impersonal, abstracto y general. es decir, la norma Jurídica que regula situaciones generales y no especiales ni concretas a ninguna per- sona en particular.

En ambos sentidos la leyes el conjunto de normas generales, abstrac- tas y obiigatorias expedidas por el Poder Legislativo.

En la Constitución Política de nuestro país se establecen los procedi- mientos de creación de la ley, los sujetos o entidades tacultados para pro-

mover su creación, o sea el derecho de iniciativa, así como disposiciones sobre su promulgación.

Existen varios principios jurídicos que se refieren a las leyes y entre

ellos se pueden citar, a modo de ejemplo, los siguientes:

Ninguna ley se podrá aplicar retroactivamente en perjuicio de persona alguna; la ley posterior deroga la anterior; lo que no esta prohibido por ia

44

EDICIONES FISCALES ISEF,S.A.

ley está permitido; la autoridad s610 puede hacer lo que la ley le permite y

la iey debe cumplirse o dura lex sed lex.

B. El reglamento

Existen también disposiciones o conjuntos de normas que siendo im- personaies, generaies y abstractas sin embargo no son expedidas por el Poder Legislativo sino por ei Ejecutivo, como es el caso de los reglamen- tos expedidos por el Presidente de la República.

Aceptada por la doctrina y la jurisprudencia mexicana, la facultad regla- mentaria del Ejecutivo Federai se contiene en el articulo 89 fracci6n 1 cons- titucional que faculta al Presidente a promulgar y ejecutar las leyes que

expida el Congreso de la Unl6n, proveyendo en la esfera administrativa a su exacta obsetvencie.

Esta actividad de reglamentar la ley se rige por dos principios: no pue- de haber reglamento sin ley y el reglamento debe observar la "reserva de ley", es decir, no puede Ir más allá de la ley.

C. La costumbre

Puede definirse a la costumbre como la repetlci6n general y constante

y con la convicci6n de obligatoria de una determinada conducta o uso,

conteniendo esta definici6n los dos elementos en los que coincide la doc- trina: la repetici6n constante de un uso o comportamiento y la conviccl6n de que esa conducta es obiigatoria. En los diferentes sistemas jurídicos se presentan diversas clases de costumbre dependiendo la relaci6n que guardan respecto de la ley.

En primer lugar se habla de costumbre con arreglo a Derecho, o sea, cuando la ley de manera expresa remite a la costumbre. Esta tipo de dis-

posiciones se encuentran por ejemplo en el Derecho Mercantil. Se discute

si

es la costumbre la que crea la norma obligatoria o bien si finalmente es

la

ley la fuente última de la obligaci6n.

La segunda clase de costumbre es aquella que es contreria a la ley y

que en el Derecho Mexicano no está permitida porque de manera expresa

el articulo 10 del C6digo Civil para el Distrito Faderal an materia común y

para toda la República en materia federal, publicado en el D.O.F. de 26 de marzo de 1928, en vigor a partir del 10. de octubre de 1932 (CCDF), esta- blece que en contra de la observancia de la ley no puede alegarse desu- so, costumbre o práctica en contrario.

Finalmente se menciona a la costumbre supletoria de las "lagunas de la ley", que no es aceptada por los juristas que niegan la existencia de di- chas lagunas, basados en que ellas s610 son una diferencia entre el Dere- cho existente y el Derecho deseado.

En el Derecho Mexicano ante la laguna legal se aplican los principios generales del Derecho y no la costumbre.

D. La Jurisprudencia

Es la interpretaci6n reiterada, sostenida y no interrumpida de la ley que hacen los tribunales al emitir fallos que resuelven los litigios o controver- siassometidos a Su conocimiento.

El Estado no s610 expide la ley y la aplica, sino que también cuando ejerce su función jurisdiccional interpreta la misma, fijando sus alcances y

DERECHO ADUANERO MEXICANO

45