VISUALIZAR I.

La vida para los humanos es muy visual, apoyamos en nuestro sentido de la vista cuestiones esenciales para nuestra supervivencia, nos movemos a través del mundo principalmente guiados por nuestros ojos, y nuestra cultura por ende, es de igual manera predominantemente visual. Nuestra sociedad se ha movido hasta tal punto, que la imagen se ha vuelto muy importante para su desarrollo, primero con la pintura, luego la

fotografía y posteriormente el video (la imagen en movimiento) así que hoy incluso se puede hablar de la nuestra como una cultura del video, el cual está presente en casi todos los ámbitos de nuestra vida. Muchos de nosotros fuimos video-niños (Homo videns, Giovani Sartori pag 41) un concepto que quiere decir de aquellos que antes de aprender a hablar o entender palabras, recibían estímulos visuales y sonoros de la televisión. Cuando nos dejaban frente a la televisión mientras se atendían otras cosas en el hogar, no éramos conscientes del todo, no entendíamos palabras aún, pero recibíamos los estímulos de colores y sonido provenientes del televisor y nuestro cerebro los asimilaba, y crecer así probablemente algún efecto causó en nosotros. Tiempo después, ya más conscientes de nuestra existencia, mirábamos caricaturas, siempre con sonido, con efectos, con música, con voces, rara vez nos preguntábamos de donde venían esos sonidos o de quién eran realmente esas voces, o como dibujaron al personaje. Rara vez nos hacíamos conscientes de que la televisión era por un lado imagen, y por el otro sonido, pues para nosotros siempre venían juntos, en algunos televisores incluso el mismo botón que encendía la imagen controlaba el volumen del sonido. Rara vez hacíamos conciencia sobre qué era la televisión y cómo estaba

construida y lo que significaría para nuestro desarrollo. Simplemente la asimilábamos, algunos por horas y horas. Estamos acostumbrados a la vida y cómo la percibimos, no vivimos cada minuto cuestionando cómo funciona la existencia, o nuestro cuerpo y percepción. Nuestro cuerpo se acostumbra también, se acostumbra a percibir, a moverse de cierta manera, a los sabores, y a las sensaciones (El concepto de Memoria Corporal es usado para describir esta idea) un simple trago de una bebida es un combo de sensaciones simultáneas (oído, vista, olfato, tacto y gusto) todas ocurriendo siempre juntas. Si alguna de ellas faltara en

el momento preciso de dar el trago, el cuerpo reaccionaría de una manera particular, reconociendo la ausencia (por ejemplo si damos un trago a un café caliente, pero no sentimos nada) algunos ejemplos de eso pueden ser el llamado "Miembro fantasma" en personas que pierden un miembro y durante un tiempo siguen sintiendo dicho miembro, o los traumas acústicos o daño auditivo donde hay una pérdida en las células que reciben cierta frecuencia, pero el cuerpo la puede reemplazar con un zumbido, o algunos ciegos que han perdido la vista después de los 7- 8 años de edad, siguen soñando visualmente durando algunos años. Visualizar es una manera de completar un estimulo a nuestra mente, lo hacemos cuando leemos, cuando soñamos, cuando escuchamos música también. Pero probablemente es la visualización la reacción más inmediata ante un estimulo incompleto ( sonido sin imagen, olfato sin imagen, etc).

II. Esta pregunta fue hecha en redes sociales y respondida por varias personas. Imagina durante 5 segundos un piano. ¿Escuchaste su sonido en tu cabeza? ¿Visualizaste su imagen? ¿Ambas? El 100% de las respuestas afirmaban haber visualizado una imagen, mientras que el 25% afirmó haber escuchado un sonido. visualizar. (Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española) 1.tr. visibilizar. 2.tr. Representar mediante imágenes ópticas fenómenos de otro carácter; p. ej., el curso de la fiebre o los cambios de condiciones meteorológicas mediante gráficas, los cambios de corriente eléctrica o las oscilaciones sonoras con el oscilógrafo, etc. 3.tr. Formar en la mente una imagen visual de un concepto abstracto. 4.tr. Imaginar con rasgos visibles algo que no se tiene a la vista.

5.tr. Inform. Hacer visible una imagen en un monitor. U. t. c. prnl.

Al visualizar, estamos dando imagen a algo que no necesariamente la tiene. Otro ejemplo, imagina durante 5 segundos lo siguiente: La voz del gorrión se congelaba en el aire. ¿Visualizaste al gorrión? ¿Visualizaste su voz como se congelaba en el aire? ¿La escuchaste? Es posible que hayas visualizado una imagen de una voz congelada en el aire, un concepto abstracto, un concepto sonoro, convertido en imagen por tu mente. Imagina durante 5 segundos un violín tocando el himno nacional. ¿Visualizaste al violinista? ¿Visualizaste al violín? ¿Escuchaste el sonido? Ahora dejemos de imaginar y vamos a escuchar, acércate a la ventana más próxima y sin mirar hacia afuera, escucha los sonidos provenientes del exterior. ¿Visualizas algo? Nuestra mente asocia los sonidos que escuchamos del exterior con una imagen guardada previamente por nosotros de lo que pasa afuera, para cada uno de nosotros el sonido de un camión nos representa un camión distinto. ¿Pero qué pasa cuando no tenemos una imagen previa asociada a un sonido? ¿Cómo visualizaste la voz del gorrión congelada? Cada uno de nosotros de acuerdo a su imaginación, visualizó algo distinto. Estamos en ese caso usando nuestra capacidad de abstracción, nuestra imaginación y nuestra creatividad. Ya que nadie nos mostró la voz de un gorrión antes, nosotros usamos todos los elementos posibles para poder visualizar algo, probablemente ya hemos visto la voz de algún ser en las caricaturas o películas, y se la asignamos al gorrión, y quizás si fue nuestra imaginación la que hizo que se congelara. Somos susceptibles a visualizar. Un cuentacuentos muchas veces obtiene mejores resultados cuando le pide al público que cierre los ojos para imaginar. Lo mismo ocurre en conciertos de música acusmática, donde toda información visual es irrelevante e innecesaria, incluso puede llegar a ser considerada un estorbo para el efecto artístico esperado, por lo común dichos conciertos

son totalmente a oscuras. En la música acusmática, el hecho de no identificar la fuente de la que proviene un sonido tiene suma importancia. Acusmática. (Según un diccionario de internet, ya que no figura en el de la Real Academia de la
Lengua Española)

1 Que oye sin ver. 2 Que se oye sin ser visto. 3 Filosofía. Entre los pitagóricos el tiron o principiante a quien no se permitía ver el filósofo sino a través de una cortina. En la música acusmática es importante no generar imágenes concretas, o fuentes

plenamente identificables, (no poder identificar si es un violín o un grito o nada que conozcamos por ejemplo) el hecho de no poder visualizar la fuente de los sonidos es muy importante para muchos creadores, incluso en algunos casos, en eso radica la originalidad, la estética o el enfoque creativo. Una tendencia de composición es mostrar la fuente por algunos segundos para que el escucha pueda identificar (visualizar una imagen) y posteriormente mediante tratamientos los sonidos son imposibles de reconocerse o asociarse a una imagen concreta. ¿Qué ocurre cuando conviven la música acusmática, que por definición se trata de no visualizar, con la parte visual como por ejemplo un video donde vemos figuras abstractas, líneas, o imágenes concretas? Algo que ocurre en este caso es que: dejamos de visualizar y empezamos a ver. Nuestra imaginación ya no hace el trabajo, ya que el elemento visual si está presente. Es decir imaginamos menos. Vemos a través de nuestros ojos, no sólo con nuestra mente. III. El diálogo audio-visual. Le llamo “diálogo audio-visual” a la comunicación que ocurre entre el elemento sonoro y el elemento visual en una composición audiovisual. Creo que este diálogo puede ocurrir entre imágenes en video, sonido, imágenes en nuestra mente mediante la visualización y sonidos mediante la sonorización. Este es un punto muy amplio ya que las estrategias para que exista dicho diálogo son tan variadas entre los autores y obras que sería difícil pensar en una clasificación o categorización. Sin embargo es posible mencionar algunos ejemplos que ilustren el punto principal de este texto que es la visualización de lo sonoro.

EL diálogo más común ocurre cuando el video y el audio provienen de la misma fuente, por ejemplo cuando vemos en el video un automóvil en movimiento y lo escuchamos. Aquí hay una relación directa entre la parte sonora y visual. El sonido corresponde a la imagen y viceversa. Es en esta relación que nuestra realidad se representa normalmente. Vemos al profesor mover los labios y lo escuchamos, vemos la silla caerse y escuchamos el golpe. No hay visualización, hay visión. Otro tipo de diálogo ocurre cuando tenemos una obra audiovisual donde la parte sonora es totalmente acusmática, es decir, hay poca visualización y la parte de video es abstracta. Y en este caso particular en que los sonidos no nos permiten visualizar mucho, la imagen en la pantalla de alguna manera completa la experiencia de percepción. La imagen generada mediante la visualización es casi nula, dado que los sonidos no nos llevan a una fuente reconocible fácilmente, en vez tenemos la imagen que se nos muestra a los ojos en una pantalla. En la pieza “Cross Contours” (Dennis H. Miller 2005) la parte sonora es totalmente acusmática, es decir, no hay ún sólo sonido reconocible, o mejor dicho asignable a una imagen concreta, y la parte del video es igualmente abstracta, no hay una sola forma reconocible, incluso es difícil reconocer figuras geométricas, partículas o líneas. Si cerramos los ojos mientras escuchamos la pieza, es difícil visualizar algo, los sonidos son trabajados de un modo que es difícil reconocer una fuente. De tal modo que el diálogo audio-visual en este ejemplo ocurre entre los sonidos acusmáticos y las imágenes abstractas del video. Otro caso distinto es cuando la parte sonora no es acusmática, sino en vez, hay sonidos concretos (como la grabación de un rio) o muy reconocibles (como un piano, voces, etc), que ya traen en su contenido sonoro y simbólico un elemento de visualización, es decir nos permiten visualizar algo fácilmente (un pianista, un rio, un cantante). Aquí se genera una diálogo nuevo entre sonido e imagen. Todos podemos visualizar algo cuando escuchamos el sonido de un rio, pero cuando en vez de ver un rio, estamos viendo un derrumbe en una pantalla, la imagen asociada al sonido de un rio no corresponde, y es este el momento cuando nos encontramos con dos imágenes, una hecha mediante la visualización y otra con nuestra vista; una la imagen en nuestra mente del rio que escuchamos, y que cada quien interpreta de una manera particular y dos, la imagen que

nos muestra en la pantalla (un derrumbe en este ejemplo). Es entonces cuando el diálogo ocurre, y en este caso ocurre entre dos imágenes y un sonido, a pesar de que una de ellas fue generada mediante la visualización: la imagen de un derrumbe, la de un rio y el sonido de un rio. En la pieza “Tu fuego” (Francisco Eme 2008) para video y 4 canales de audio, vemos en la pantalla un cigarro consumirse durante 9 minutos, pero escuchamos una composición electroacústica a partir del sonido de un cerillo encendiendo y el sonido de un incendio, ambos sonidos plenamente reconocibles y nos permiten visualizar una imagen (que no está en el video) de un cerillo y un incendio. Esto quiere decir que el dialogo audio-visual está ocurriendo entre los sonidos de un incendio, un cerillo, los sonidos acusmáticos que se derivan de ellos, la imagen de un cigarro y la imagen mediante la visualización de un incendio y un cerillo. IV. El sonido puede generar imágenes. Es posible entonces afirmar que el sonido es capaz de generar, en nuestras mentes imagen, ya sea mediante la visualización u otros fenómenos como la sinestesia, donde las personas pueden oír los colores o ver los sonidos. En una entrevista hecha por Edward Strickland, , John Cage mencionó que el recibía con gusto el sonido de la calle en su casa en la ciudad. "No pensaría en poner doble cristal por que amo todos los sonidos. El tráfico nunca termina, noche y día… Al principio pensé que no podría dormir, entonces encontré un modo de transportar los sonidos hacia imágenes, así que entraban en mis sueños sin despertarme. Una alarma anti asaltos que dura varias horas, construía en mi mente un Brancusi." Haciendo conciencia de los hechos en los ejemplos antes mencionados, y podemos considerar la visualización como un elemento clave en la generación de un diálogo audiovisual, o audio-escénico, es decir un elemento para la interdisciplina. Al mismos tiempo podemos considerar la visualización en la elección de nuestros sonidos, ya que si sólo nos basamos en las características tímbricas o las cualidades espectrales del sonido, estaríamos ignorando en elemento clave en la interpretación de nuestra mente sobre cualquier obra sonora. El símbolo, el sello, la imagen generada por la visualización, es tan fuerte que afecta de manera radical la percepción de la pieza. El artista sonoro Francisco López (España, 1964), prefiere omitir la parte visual en sus

conciertos lo más que sea posible, dándole al público un paño negro para cubrir sus ojos y omitir por completo el sentido de la vista, además de que las sillas están acomodadas alrededor de la consola de audio donde interpreta el artista, pero viendo hacia fuera y no hacia la consola, es decir en sentido contrario del artista, el explica que no hay nada que ver, que simplemente está moviendo botones y faders. El efecto es muy intenso, ya que no poder escapar de la oscuridad, genera una sensación de inmersión total en el sonido. Visualizar es algo que se logra fácilmente, además ayudados por los sonidos concretos y reconocibles de algunas de sus piezas. La música es visual, somos seres totalmente visuales, aunque podemos a veces escaparnos de ello. En la música electroacústica y otras disciplinas que utilicen sonido con y sin medios electrónicos, la visualización debe ser tomada en cuenta como un elemento de composición. El uso del imaginario a través de la visualización, propone casi a manera de una obra plástica, la posibilidad de pintar imágenes muy concretas en la mente de los espectadores. Quizás de un modo parecido a como lo hace la lectura, ya sea la prosa o la poesía. De este modo, la relación que exista entre los elementos de una obra audiovisual, escénica, interdisciplinaria, podrá usar como una estrategia de comunicación entre dos disciplinas la visualización, o la sonorización que es el mismo fenómeno, pero aplicado al sonido. Un ejemplo de sonorización: cuando vemos un video donde una persona golpea un tambor, pero no escuchamos el sonido del tambor, en ese momento estamos sonorizando en nuestra mente, algo así como acompletando el sonido faltante. Walt Disney en sus inicios sonorizaba mucho, y principalmente lo hacía con instrumentos de orquesta, donde un golpe de bombo y platillo servía para sonorizar cuando el personaje se caía al piso y se golpeaba. Al fin de cuentas sonorizar y visualizar es utilizar el símbolo, o el lenguaje simbólico. Las palabras son uno de los símbolos que más utilizamos, ya escritos (gráfica) o hablados (sonido), leer o escuchar la palabra “arroyo” nos llevará en la mente a un lugar similar, Los sonidos grabados tienen el mismo poder que la palabra, ya que probablemente nuestra mente se mueva hacia una dirección parecida si en vez de escuchar o leer la palabra “arroyo” escuchamos la grabación de un arroyo en audífonos o bocinas. Ya que se han integrado elementos nuevos en la composición musical, probablemente sea buen momento para profundizar en esos nuevos elementos (los ruidos, por ejemplo) desde otro punto de vista además del estrictamente

sonoro. Del mismo modo los elementos visuales, o escénicos también pueden utilizar el símbolo como elemento narrativo y de comunicación interdisciplinaria, e incluirlo a la paleta de opciones de las estrategias para la composición.

Francisco Eme 2013.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful