Está en la página 1de 24

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. AÑO 1936.

HECHOS ACAECIDOS EN ZAMORA Y PROVINCIA


Memorias de Ángel Espı́as Bermúdez
Gabriel Jackson
Profesor emérito. Universidad de CA en San Diego (USA)

DESEMBRE 2004
61

EBRE 38
Ángel Espı́as Bermúdez

Resum

El doctor Ángel Espı́as, nét de Ángel Espı́as Bermúdez, ens proporciona la biografia de l’autor d’aquestes emocionants memòries
sobre les primeres setmanes de la guerra civil a Zamora. Les publiquem com les hem rebut i l’autor del present article, com a
historiador, es limita a fer alguns comentaris sobre el valor del manuscrit.

Paraules clau: Guerra Civil, Memòries, repressió a Zamora, rebelió, Consell de Guerra, pena de mort.

Abstract

The Doctor Ángel Espı́as, grandson of Ángel Espı́as Bermúdez, provides us the biography of the author of these exciting memo-
ries on the first weeks of the Spanish Civil War in Zamora. We publish it as we have received it and the author of this article, like
historian, only gives some brief comments on the value that possesses the manuscript.

Keywords: Spanish Civil War, Memories, Repression in Zamora, Rebellion, Counsel of War, Death penalty.

Ebre 38. - Núm. 2, pp. 61-84


Revista Internacional de la Guerra Civil (1936-1939)
Introducción habı́a desarrollado durante toda su vida, previa
a la tragedia.
Con frecuencia se olvida que en el momento de Después de la guerra el capitán Espı́as
estallar la guerra civil, mucha gente, tal vez la buscó destinos en ciudades universitarias, para
mayorı́a, no fue libre para elegir el bando en el que sus seis hijos pudiesen seleccionar carreras
que iba a actuar. Estaban en un lugar, tenı́an res- variadas según sus gustos. Y escribió, para le-
ponsabilidades profesionales y familiares, y si no gar al futuro, el respeto a la vida, la simpatı́a y el
iban a suicidarse tenı́an que llegar a una espe- sentido ético que impregnan estas páginas.
cie de arreglo con quienes habı́an asumido, a
través de la fuerza o del engaño, el poder local. Gabriel Jackson
El capitán Espı́as, con una familia joven, esta-
ba destinado como oficial de carabineros en la
ciudad de Zamora, cerca de la frontera portu- Prólogo
guesa.
En la ola de arrestos inmediatos de docenas Hoy en el transcurso de los años, cuando a dis-
de sindicalistas, socialistas, comunistas, maso- tancia se vislumbren mejor los aciertos, y se des-
nes, profesores no ortodoxos en sus opiniones, cubren con más exactitud los errores, me pro-
etc., muchos pidieron la actuación del capitán pongo a escribir la historia de los sucesos acae-
DESEMBRE 2004

Espı́as, como defensor en sus breves consejos cidos en una capital de España, Zamora, donde
de guerra. La primera virtud de sus páginas es desde el primer momento se impuso la Rebelión
la exactitud, el cuidado con que describe las cir- Militar. El pueblo sorprendido, en silencio y sin
cunstancias, las personas y los papeles de estas lucha la aceptó.
personas. Es un hombre de precisión —ayudaba La mentira oficial ha pretendido durante cuaren-
a sus hijos y a su nieto en los ejercicios de ta años oscurecer la verdad, sendero de la vir-
62 matemáticas—. Hay claridad sobre los hechos, tud otorgada por la providencia, para descubrir
arropado en el vocabulario legal apropiado al te- el engaño. Constituirı́a una traición a la inocen-
EBRE 38

ma. Hay honestidad total en cuanto a sus pro- cia y honorabilidad de mis defendidos, si hoy en
pios motivos. No hay ningún protagonismo. En las cúspide de mis años, otorgados por los cie-
una situación de tragedia y de sorpresa, asume los, no diera a la generación presente y principal-
sus deberes como una obligación moral y huma- mente a la venidera, narración exacta y verı́di-
na. ca de los hechos acaecidos de los que fui testi-
Para el lector de hoy, que vive en una sociedad go, con el fin de que sirva de aleccionadora en-
democrática —con todas sus imperfecciones— señanza, y la humanidad no vuelva a caer en
importa mucho, creo yo, leer con atención, pen- la vorágine de la Guerra Civil. Recordemos con
sar con humildad sobre el hecho de que los se- sentimiento los muertos de uno y otro bando,
res humanos somos capaces de crueldades e elevémosles al nivel social, que en justicia les
injusticias terribles –los fiscales que piden pena corresponde, y digamos la inmortal frase “Gemid
de muerte para alguien que ha permitido a un humanos”...
vecino escapar a Portugal, o los falangistas que Serı́a injusto y odioso, que la patria no coloca-
con camiones han sacado de la cárcel a perso- ra a los dos bandos sobre el mismo plano y les
nas condenadas a 10 o 12 años de reclusión, y grite: Volvió el amor a la Patria y se ha alberga-
los han fusilado sin más. ¿Cómo ha aguantado do en todos los corazones cristianos. Ya no exis-
su situación un hombre con el sentido de justicia ten vencedores ni vencidos que la locura trágica
del capitán Espı́as? Manteniendo la simpatı́a y creó. El ángel de la Paz ha tocado la trompeta.
la esperanza en el trato con sus clientes y sus La concordia ha hecho su aparición. Todas las
familias, cumpliendo con los últimos deseos de estatuas, todos los nombres de calles, plazas y
vı́ctimas que no se fiaron de la Iglesia compro- paseos han desaparecido y borrado los rótulos.
metida con la dictadura militar, guardando en su La historia de España únicamente ha recogido
fuero interior la ética de libertad y tolerancia que en sus páginas los tristes episodios y efeméri-
des de los cuarenta años de dictadura, donde realidad niega y lo confirma el estado de cultu-
la libertad ciudadana estuvo desterrada. En to- ra, polı́tico y económico de la Nación, que ella
do el territorio nacional han florecido unos obe- presenta; son partidarios sin existencia real, sus
liscos, reemplazando a los sı́mbolos desapare- programas son letra frı́a. Al no conseguir los ciu-
cidos, en ellos señorean dos manos apretadas dadanos las promesas que ansiaban, pierde la
en estrecho saludo, representan la reconcilia- fe la muchedumbre y pasa cuenta a los repre-
ción, la hermandad de los españoles. Pretender sentantes que los engañaron.
que los promotores de la guerra civil continúen Las elecciones de 1936 se verificaron en un mar-
con las aureolas, que ellos mismos crearon y co de legalidad, hubo pequeñas irregularidades
que unos a otros otorgaron, serı́a opuesto a la que no variaron el verdadero estado de opinión,
razón y a la justicia. La concordia ha hecho ta- pues sin ellas también hubieran alcanzado el
bla rasa haciendo desaparecer los vestigios que triunfo los partidarios de la izquierda. El gran
la vehemencia quiso perpetuar como Gloria de triunfo electoral ensoberbeció a las masas tra-
la Guerra Civil Española, que en realidad fue un bajadoras. Las Casas del Pueblo creadas, pa-
sangriento crimen que ellos provocaron. ra unidad y defensa de los derechos del prole-
tariado, no se ceñı́an con rigor a su significa-
do, en las huelgas, alteraban la paz, cometı́an
Datos para la Historia y enseñanza para el tropelı́as, con rupturas de escaparates y otros

DESEMBRE 2004
mundo excesos, hechos que debieron ser castigados y
condenados por sus representantes. Desde la
Los acontecimientos ocurridos en la Historia de celebración de las elecciones, hasta la iniciación
los pueblos nunca surgen espontáneos, fuerzas de la guerra civil el 18 de julio de 1936, España
invisibles de pasiones latentes, nacidos general- aparecı́a con vida normal, únicamente algunas
mente de injusticias o que la perfidia considera veces la alteraban los desmanes entre los que
como tales, y a las que siempre se unen des- se llamaban Falangistas y los Comunistas, huel- 63
contentos de distinta naturaleza, son los factores gas de obreros y algún atentado terrorista.

EBRE 38
frecuentes que ocurren, para causar el desaso- En el Parlamento los partidos de izquierdas y
siego y perturbaciones en la sociedad, poco a derechas se enfrentaban apasionadamente; de-
poco van tomando cuerpo, en momentos crı́ticos biendo ser modelo de corrección y enseñanza
hacen presente su existencia. Los Estados para para el Pueblo, los insultos, amenazas y provo-
la fortaleza y longevidad necesitan desde el na- caciones se producı́an con frecuencia, no obs-
cimiento, ir cimentando, sobre conceptos firmes, tante, dado el respeto a la libertad ciudadana
que responden y sean conformes a la salud del salı́an a la luz los hechos, ası́ aparecieron los
pueblo y estén saturados del desinterés y honra- casos de STRAPERLO y NOMBELA. Nada que-
dez, que junto a la libertad y justicia velen por el daba en silencio.
bien común y del ideal del partido.
Cuando la nobleza de miras, que siempre debe
presidir en los asuntos importantes de la Patria, Zamora ante la Historia en el año 1936
se anula, cuando la convivencia ciudadana se
quebranta, por conseguir el triunfo del Partido o El relato de los hechos que se van a historiar,
de la idea a toda costa y a cualquier precio sobre se circunscriben a los acaecidos desde las elec-
el adversario, es inevitable que las pasiones de- ciones hasta meses después de la triste fecha
senfrenadas no reinen, y en el remolino impetuo- del 18 de julio. Expuestos sin apasionamiento y
so no arrastra sentimientos de odios y mentiras, circunscritos a la verdad, serán fiel reflejo de las
que alteran atrozmente la paz de los pueblos. acciones acaecidas en otras regiones, caı́das en
Cuando los partidos logran los triunfos al ampa- poder de los rebeldes. Cuando el Poder se ejer-
ro de promesas, que a todas luces se aprecian ce absoluto y autoritario, el patrón es el mismo
irrealizables, por ser panaceas de leyendas de en todo el término de influencia.
ensueños, que no contienen la verdad, que la Zamora gemı́a silenciosa al susurro de las aguas
del caudaloso Duero, su seno contenı́a mayor el lugar los oficiales de Carabineros Sres. Cas-
cantidad que los años anteriores; las abundan- ted, Espı́as y Bahamonde Romero; procediendo
tes lluvias del invierno y las primaverales fue- a separar a los contendientes y los condujeron a
ron presagio de las abundantes lágrimas, que la la comisarı́a. La debilidad del Gobernador Lavı́n
Nación iba a derramar en la gran tragedia de la Gautier en sancionar estas alteraciones, no em-
Guerra Civil. Cuando el Sol se oscurece por car- pleando la dureza que merecı́an, fueron aumen-
gadas nubes negras y el calor abruma, se pre- tando las faltas, para aumento de males mayores.
sagia la tormenta, ası́ sucedı́a con las ideas en No habı́a transcurrido mucho tiempo, cuando se
pugna. Cuando no se busca la convivencia, ni produjo el crimen en la persona del Falangista
puntos afines y las diferencias que desunen, no Francisco Gutiérrez en la Plaza Mayor de la ca-
se liman con buen tacto y por el contrario se agu- pital. A los pocos dı́as de esta muerte, en revan-
dizan, la lucha estalla y en todos los casos, las cha se llevó a cabo el crimen de un joven comu-
consecuencias son perversas. nista. Los asistentes al sepelio al regreso inten-
El poder Gubernamental se encontraba prisio- taron provocar el incendio de la imprenta, donde
nero de las masas populares, habı́a nacido de se editaba el Heraldo de Zamora, sita en la calle
un FRENTE POPULAR al que habı́an halaga- Santa Clara.
do y prometido. La democracia mal entendida no Los desmanes continuaron y dieron por resulta-
corregı́a con la energı́a necesaria las alteracio- do el maltrato de dos paisanos y un sacerdo-
DESEMBRE 2004

nes del orden público, originadas por pequeños te, los hechos ocurrieron frente al cuartel de la
grupos llamados comunistas o falangistas. En Guardia Civil en la calle de San Torcuato. La
los oı́dos de los zamoranos sonaban estos insig- fuerza sólo se limitó a hacer acto de presencia
nificantes núcleos, formados en su mayorı́a por y a recomendar calma. Estos acontecimientos
jóvenes, que se llamaban Flechas y Pioneros. causaban intranquilidad a las personas de or-
Para su campo de enfrentamiento habı́an elegi- den. La justificación del delito se atribuı́a a los
64 do el paseo BOSQUE de VALORIO, allı́ dirimı́an falangistas, cuando en realidad los provocado-
sus asuntos de forma violenta sin respeto a los res habı́an sido derechas e izquierdas y la causa
EBRE 38

convecinos, al orden ni a la ley y precisamente principal la impunidad en la que movı́an ambos


lo hacı́an los domingos, cuando el lugar estaba bandos. La masa neutra del Pueblo, que sin du-
concurrido de tranquilos ciudadanos a los que in- da era la mayor, se inhibı́a.
quietaban. Los agentes de la autoridad encarga- Tanto los falangistas como los comunistas eran
dos del orden, estaban remisos a la ejecución de dos pequeños brotes o grupos de escasa signifi-
su cometido. No olvidaban que las autoridades cación polı́tica. No se conocı́an personas de sol-
representativas del poder eran más transigentes vencia y representación social distinguidas que
con los partidos de izquierdas que débiles con figurasen afiliados a ellos. Dı́as antes de los su-
los falangistas o derechas. cesos mencionados llegó a la Capital el Jefe de
De estas algaradas callejeras surgió la deten- Falange José Antonio, la concentración de los
ción del falangista Prieto Cereceda, que maltre- afiliados al partido y la concurrencia al mitin fue
cho por los golpes propinados por los llamados escasa y sin resonancia. Las perturbaciones ori-
comunistas, fue conducido por los agentes de la ginadas por los sucesos expuestos, la autoridad
autoridad a su domicilio. No hubo castigo ni pa- debió corregirlas sin templanza, haciendo cum-
ra unos ni para los otros. La cobardı́a y el te- plir la ley y salvaguardar el orden. Tomar esa re-
mor invadı́an el ambiente. Otro domingo del mes solución enérgica era el camino acertado y sal-
de Marzo grupos de ambos bandos en total de vador de la República.
unos veinte se encontraron en el bar de los Tres
Hermanos sobre las nueve de la noche. Enzar-
zados en sus cuestiones salieron desafiados a La Rebelión
la Plaza de la Cárcel. Ante la reyerta, el público
transitaba por la calle de Santa Clara y en franca El dı́a 13 de Julio con la muerte de Calvo So-
huida corrió amedrentado. Acertaron a pasar por telo apareció la tormenta. Algunos dirigentes re-
publicanos pretendieron en las sesiones de Par- bieron mostrar liberalidad y perdonar a todos los
lamento recoger el principio de autoridad, el Sr. ciudadanos de izquierda, que no hicieron oposi-
Gil Robles en un brioso discurso increpó al Go- ción, al declarar el Estado de Guerra; estos no
bierno por el sangriento hecho, aunque él mis- cometieron el delito de Rebelión, no obstante el
mo era responsable, pues estaba encuadrado en acatamiento, fueron perversos con ellos.
la Rebelión, al tener contacto con los generales Desde el primer momento las cárceles se llena-
insurrectos. El hecho se comenta sólo: Un ex- ron de personas de todas las clases sociales,
ministro del Ejército (cargo que habı́a ejercido) principalmente las que estaban ejerciendo car-
conocı́a la rebelión Militar contra el Poder legal- gos públicos de representación de la República,
mente constituido, nunca tiene justificación, ni en sin tener consideración de que ellos también los
el orden social, ni en el orden espiritual. El Poder habı́an ejercido. El terror desencadenante, era
representa a la Patria por la voluntad de la ma- la consigna de los jefes insurrectos. Mola, al ob-
yorı́a de los ciudadanos; para la buena conviven- servar que la mayorı́a de los compañeros no se
cia humana debe ser respetado por la minorı́a. habı́an sublevado contra la República, dijo: Es
Únicamente el pueblo en consulta popular tiene necesario dar sensación de dominación y pa-
la facultad de cambiar a sus representantes. El ra ello hay que propagar una ola de terror. Es-
ejército, brazo armado de la Nación tiene como tas manifestaciones las comenta en su obra La
deber defender la integridad de la Patria, velar Guerra Civil Española Hugh Thomas.

DESEMBRE 2004
por el orden y las libertades cı́vicas, debiendo re- El miedo y el terror cundieron en Zamora, pue-
cabar de los poderes órdenes, para ejercer con blos y aldeas. En la capital se procedió a hacer
autoridad y dignidad el sagrado cometido. Sien- infinidad de detenciones. Los falangistas como
do garantı́a del gobierno para restablecer el or- chacales eran los buscadores de las presas. La
den y los ciudadanos vivir en paz, cumpliendo consigna estaba en marcha. La verdadera res-
los deberes. ponsable era la Autoridad Militar, ninguna acción
Los poderes dictatoriales surgidos siempre en se verificaba sin su permiso. En realidad era la 65
momentos convulsivos, parecen salvar la situa- autora de todos los excesos. Al presenciar tanta

EBRE 38
ción momentáneamente. Suprimiendo el pen- barbarie en una Zona donde el orden más per-
samiento del pueblo, éste camina por estrecho fecto reinaba, la razón indica que el objeto y fin
sendero, que lo conduce a la desesperación, al está determinado por la exigencia de conseguir
darse cuenta de la tiranı́a en la que ha quedado adictos a la causa. Ası́ consiguieron comprome-
envuelto donde los derechos inherentes a la per- ter a gentes sin conciencia, verdugos irreflexi-
sona humana, que tanto la dignifican, le han si- vos, para contar con una fuerza que los apoyase.
do arrebatados en un combate lleno de lágrimas, Cuando el mirar es bajo, el polvo y lodo hieren la
sudor y luto, ruge la indignación, la tiranı́a man- retina. Elevar el pensamiento, para no rastrear
chada con el crimen intenta perpetuar la obra. sobre las cosas mundanas, es imprescindible y
La sublevación de los generales fue la mayor de cristianos. La inmensa mayorı́a miraron como
contumelia que pudieron hacer a la Patria. El es- animales inmundos.
tado social de la Nación no era de tal gravedad,
que exigiera salir a los militares de los cuarteles,
en contra de los dictados de la ley. Hechos fehacientes. Los muertos
Con la rebelión de Franco y los otros generales, lo testifican
en los sectores donde desde el primer momen-
to prendió la rebelión, murió un poder elegido El dı́a 14 de julio apareció el alma nacional entre
por la mayorı́a del pueblo Soberano y se insti- crespones de luto y un ambiente de sentimien-
tuyó otro despótico inhumano; la sangre corrió a to. La alevosa muerte del tribuno Don José Cal-
torrente y la Nación empobrecida y triste, per- vo Sotelo dejó un vacı́o y llenó de indignación
dió los mejores bienes otorgados por los Cielos a muchos españoles, se necesitaba ser un mal-
a los hombres, la Paz y la Libertad. El golpe fue vado para no deplorar el hecho y condenarlo. El
ilegal, para mitigar el delito, los insurrectos de- poder público inconsciente lo comentó. España
perdió un hombre de talento, el odio alcanzó su El Comandante se introdujo sólo en el despacho
fin. El ciudadano imparcial se llenó de ira y de de la primera Autoridad de la Provincia. Sobre
vergüenza. El hecho no dio origen a la rebelión las 23 horas terminó la entrevista de la que nada
Militar, que estaban fraguando algunos Genera- comentó. En silencio se regresó al cuartel, don-
les. Algún impulsivo se adelantó al considerar el de pernoctaron. Amaneció el dı́a 17; a las diez
momento adecuado. de la mañana el Capitán se retiró a descansar
El autor de la presente Historia mandaba la 3a a su domicilio regresando a la comandancia a
Compañı́a de la Comandancia de Carabineros las 21 horas. A las 23.30 el Comandante le or-
con residencia en Zamora. El dı́a 16 de Julio a denó lo acompañara al Gobierno Civil, donde le
las tres de la mañana fue llamado por el Co- dio la orden para que con una pareja de los ca-
mandante don Emilio Ortega Jefe accidental de rabineros allı́ de servicio, acompañara al diputa-
la Comandancia. En virtud de órdenes recibi- do don Ángel Galarza, quien indicarı́a el recorri-
das salió seguidamente en un automóvil para do a efectuar en automóvil. El itinerario segui-
las secciones de su Compañı́a, que cubrı́an el do se limitó a visitar los puestos avanzados del
servicio de la Frontera Portuguesa. En la sec- servicio establecido a las entradas de la Capi-
ción de Fariza y sobre la misma lı́nea del servi- tal. El primer puesto visitado fue el situado en
cio, transmitió órdenes para la concentración de frente del Cementerio enclavado en la proximi-
20 Carabineros en Zamora. El auto fue facilitado dad de la carretera de Salamanca. Al llegar y
DESEMBRE 2004

por el Sr. Gobernador Civil. El Jefe Accidental de descender el capitán del automóvil, el sargento
la Comandancia también comunicó tal orden de Don José González Castaño le dio las noveda-
concentración a los capitanes de la 1a y 2a com- des. Con el Sr. Galarza anduve unos metros por
pañı́as. El total de individuos concentrados en la carretera llegando a situarse frente al depósi-
Zamora fueron cincuenta Carabineros con sus to de cadáveres, parecı́a que la casualidad colo-
respectivas clases; estas fuerzas en unión a las caba al Sr. Galarza en el lugar a propósito, pa-
66 del puesto de la Capital se dedicaron a cubrir ra recordar el vil asesinato del Sr. Calvo Sotelo.
el servicio en los puestos avanzados, que se El diputado Zamorano mientras fumaban un ci-
EBRE 38

establecieron, con el fin de vigilar las principa- garrillo, habló de la sublevación de los capitanes
les arterias de entrada en Zamora procedentes Galán y Garcı́a Hernández y de la trama de per-
de las carreteras de Valladolid, Salamanca, Al- sonas importantes comprometidas en la misma;
cañices y Puebla de Sanabria, además cubrı́an después, la charla la derivó sobre Franco, le hi-
los servicios importantes de telégrafos, teléfonos zo la semblanza; siempre se habı́a mostrado di-
y correos. Un pelotón al mando del Brigada Don ligente y servicial a la República, no delatando
Cipriano Santos vigilaba el Gobierno Civil. So- el menor signo de agravio o desagrado, lo consi-
bre las veintidós horas recibió el Comandante en deraba adicto. Seguidamente volvieron a ocupar
Jefe Accidental de la Comandancia un aviso del el auto, y emprendieron la marcha con dirección
Gobernador Civil, lo esperaba en su despacho; al Puente de Hierro. Al llegar a la altura, donde
seguidamente ordenó al capitán de la 3a Com- se encuentra el cruce con la carretera de Mora-
pañı́a que le acompañara. leja, al Sr. Galarza le pareció ver unas sombras
Al entrar en el Gobierno Civil, la antesala del en un prado cercano, se detuvo la marcha por
despacho del gobernador estaba rebosante de orden del capitán y la pareja reconoció el terre-
personas, entre ellas se encontraba el Sr. Cruz no, no advirtiendo anormalidad. De nuevo conti-
a la sazón Alcalde de Zamora, Don Antonio Mo- nuó el servicio por la Avenida del Mengue Valo-
reno Jover registrador de la propiedad de Bermi- rio, para seguir a la Puerta de la Feria, carretera
llo de Sayago y diputado a Cortes por el Partido de circunvalación y carretera de Valladolid has-
Radical Socialista. El Sr. Sasó Jefe de la Aduana ta el alto de la Avenida, donde se encontraba el
de Alcañices, Don Genaro Alonso Salvador Pre- último destacamento, recogiendo todos los par-
sidente de la Diputación, Don Alberto Belmonte tes sin novedad. Al regresar al Gobierno Civil, al
y otros funcionarios significados pertenecientes rayar el dı́a, se obsequió al capitán y fuerza con
a los partidos de izquierdas. chocolate con churros de desayuno, el Sr. Galar-
za se quedó en las dependencias del Gobierno. Comandancia de Carabineros. Las conversacio-
No muy tranquilo,1 era sábado. nes de los trabajadores en grupos algo presa-
giaban, era el Pueblo vigilante ante la sospecha
de traición. Las vicisitudes acaecidas el dı́a 19
Dı́a 18 de julio se dejan de consignar para dar cabida
al acta que las describe con precisión. Al Señor
El Capitán después de dar las novedades al Je- Galarza, la duda debió quitarle el sueño.
fe de la Comandancia, se retiro a su domicilio
a descansar. Al regresar nuevamente sobre las
veinte horas para impulsar el servicio, observó la ACTA
falta del Teniente Jefe de la Sección. Al hacer el
recorrido a los destacamentos, se enteró, al lle- En la ciudad de Zamora a los diecinueve dı́as del
gar al establecido en la carretera de Alcañices, mes de Julio de mil novecientos treinta y seis,
lugar Bosque de Valorio, que el oficial acom- reunidos en el despacho del Primer Jefe de la
pañado por una pareja de carabineros habı́a pa- Comandancia el Comandante Jefe Accidental de
sado en un auto dando escolta a otro, donde iba ella y Oficiales que subscriben este acta; hacien-
el Sr. Galarza y agentes de la policı́a. do constar al citado Jefe y al Capitán Sr. Espı́as,
Sobre las seis de la mañana del Domingo dı́a que sobre las doce horas del dı́a de hoy fue lla-

DESEMBRE 2004
19 regresó el Teniente, dando cuenta al Capitán mado el Jefe de la Comandancia por penúltima
del servicio realizado por orden del Jefe de la vez, además de muchas otras anteriores, por el
Comandancia para cumplimentar orden del go- Excelentı́simo Sr. Gobernador de esta Provincia,
bernador Civil. El Sr. Galarza y la Policı́a que le acudiendo a esta llamada el Comandante men-
acompañaba, cruzó la frontera portuguesa por el cionado, Primer Jefe accidental de la misma en
Puente Internacional de San Martı́n del Pedroso, unión del Capitán de la tercera compañı́a (Za-
iban provistos de los pasaportes y documenta- mora) Don Ángel Espı́as Bermúdez, los cuales 67
ción correspondiente. al entrar en el despacho del Sr. Gobernador y

EBRE 38
Al llegar a Alcañices se entrevistó con el Capitán comenzada la entrevista, esta autoridad mani-
de la 2a Compañı́a Sr. Flores Figueroa, dándole festó al Sr. Comandante Primer Jefe Accidental
conocimiento del servicio encomendado. El ca- de la Comandancia si contaba con su lealtad y la
pitán al cerciorarse de que la documentación del de la fuerza a sus órdenes, a lo que contestó es-
Diputado y acompañantes estaba en regla con- te jefe que era la misma de siempre y que le ex-
forme a la ley, ordenó, que continuaran al lu- trañaba esta pregunta, lo cual repitió dirigiéndo-
gar habilitado por el Puente Internacional de San se al capitán que le acompañaba asintiendo éste
Martı́n para el paso de la frontera. Nuevamente también; manifestando el Sr. Gobernador, que él
la fuerza de servicio en la Aduana intervino la sospechaba que no contaba con la lealtad de las
documentación, y hallándola bien, españoles y fuerzas de Infanterı́a del Regimiento de guarni-
portugueses los dejaron continuar la marcha. El ción de esta Plaza, fundando esta sospecha en
oficial después de dar las novedades se retiró a que al hablar por teléfono con el coronel del cita-
su domicilio. do Cuerpo y preguntarle por un radiograma que
habı́a recibido, colgó inopinadamente el auricu-
lar, no obteniendo contestación alguna, lo que le
Dı́a 19 hizo creer, que no seguı́an adictos a su autori-
dad. En esta entrevista se hallaban presentes el
Las primeras horas de la mañana del domingo diputado a cortes Sr. Moreno Jover y el Teniente
corrı́an veloces, Zamora estaba silenciosa, no
obstante, el paseo de San Martı́n estaba anima-
1. Le inquietaba la situación creada y temı́a que Zamora
do por la concurrencia de los obreros de la Casa fuera visitada por los Falangistas de las capitales vecinas y
del Pueblo. La entrada del edificio daba frente no se consideraba seguro en Zamora, por ello sin duda de-
a dicho paseo, formaba pared medianera con la cidió atravesar la frontera portuguesa y llegar a Madrid.
de Asalto jefe de las Fuerzas de Seguridad con Estado de Guerra, ellos ocuparı́an las bocaca-
destino en la capital. lles y harı́an disparos para contener el avance de
En vista de la actitud adoptada por el Coronel la Compañı́a aludida anteriormente, pero en ca-
de Infanterı́a de Toledo num. 26, manifestó, que so de que esta no se dispersase, él consideraba
habı́a llamado al Teniente Coronel Primer Jefe inútil el hacer frente al Regimiento de Infanterı́a.
de la Guardia Civil, el cual dijo, que le habı́a he- Regresados al cuartel y enterados de todas es-
cho las mismas manifestaciones con referencia tas manifestaciones el resto de la Oficialidad,
a la lealtad, y que le habı́a contestado el Jefe de suscribieron un escrito en el que para caso de
la Guardia Civil que defenderı́a la causa hasta ataque al cuartel por la Compañı́a de Infanterı́a,
donde fuera posible y que iba a conferenciar con consideraban cumplidos de sus deberes de leal-
el Coronel del citado Regimiento, determinándo- tad para el Régimen, su dignidad como militares
se entonces aguardar en el despacho del Go- y a la vez el cumplimiento de la orden del Go-
bernador a que respondiese el Teniente Coronel bernador, Representante del Poder Legal Cons-
de la Guardia Civil que se hallaba con el Coronel titutivo evitando una lucha fraticida y cuyo texto
del Regimiento de Infanterı́a num. 26, y en vista ı́ntegro se copia a continuación:
de que no respondı́a por teléfono habı́a conveni-
LEALES AL PODER.- APRESTARSE A LA DE-
do, determinaron el Jefe y el Capitán citado re-
FENSA
gresar a la Comandancia, comunicando todo lo
DESEMBRE 2004

expuesto anteriormente al resto de la oficialidad NO PARLAMENTAR.- Por cumplir esa lealtad


presente en la comandancia.
DEFENSA NACIONAL.- Por lealtad y honor mili-
Nuevamente y al poco rato fueron llamados por
tar
el Gobernador el Jefe citado y el Capitán Sr.
Espı́as, y al personarse en el despacho del Go- DEFENSA A BASE DE CUMPLIR La Orden del
bernador encontraron allı́ el Teniente Coronel Poder y del Sr. Gobernador.
68 Primer Jefe de la Comandancia de la Guardia
LEALTAD Y HUMANIDAD.- No realizar una lucha
Civil, manifestando este Jefe que de la entrevis-
EBRE 38

fraticida.
ta con el Coronel del Regimiento de Infanterı́a, le
habı́a dicho esta Autoridad que si las masas no Firman este escrito.- Simón Garcı́a, Angel
cometı́an desmanes, él no echarı́a las fuerzas Espı́as, Juan Seisdedos, Rafael
a la calle o no declararı́a el Estado de Guerra,
Bahamonde, Eduardo Albarca, Emilio Ortega,
y entonces el Gobernador dijo, que ante todo
todos rubricados-
no querı́a luchas fraticidas sin resultado prácti-
co alguno. Salieron a continuación del despacho En este estado y siendo aproximadamente las
del mismo, Jefe de la Guardia Civil, el Primer 15 horas de este dı́a, se recibió un aviso te-
Jefe accidental de Carabineros y el Capitán Sr. lefónico de la Central de Telégrafos diciendo que
Espı́as a disposición de los cuales puso la Pri- las fuerzas de Infanterı́a pasaban por las inme-
mera Autoridad Gubernativa de la Provincia los diaciones de Telégrafos con rumbo desconocido,
automóviles que se precisasen para replegar las ordenándose inmediatamente por el Comandan-
fuerzas al cuartel en el momento preciso que él te Primer Jefe Accidental de la Comandancia el
lo ordenase, para hacer la defensa del cuartel repliegue de las fuerzas en el interior de la mis-
en donde se hallaba instalada la comandancia y ma.
poder transportar al mismo tiempo al Goberna- Acto seguido y antes de que llegase la fuerza
dor Civil, un grupo de quince hombres cuando lo de Infanterı́a llamó al Jefe de la Comandancia al
requiriese. Gobernador Civil, poniéndose al aparato el Ca-
Al salir del despacho del Gobernador Civil, en el pitán Sr. Espı́as, dándole cuenta de que se apro-
portal del mismo edificio, el Jefe de la Coman- ximaban fuerzas de Infanterı́a a la Comandan-
dancia de la Guardia Civil dijo al Jefe y Oficial de cia, que la fuerza del Cuerpo estaba aprestada
Carabineros citados, que le acompañaban que a la defensa del edificio contestando el Sr. Go-
si salı́a la compañı́a de Infanterı́a a declarar el bernador que era inútil toda resistencia. Segui-
damente se puso al aparato el Jefe Accidental Simón Garcı́a.- Eduardo Alberca.- Rafael
de la Comandancia al cual el Sr. Gobernador le Bahamonde.- Juan Seisdedos.- Ángel Espı́as.-
repitió también que toda resistencia era inútil y Emilio Ortega.- todos rubricados.
que resignaba el mando en la autoridad militar; a
continuación tomó el articular el Capitán Seisde-
dos repitiéndole al Gobernador exactamente los Desarrollo de los acontecimientos
mismos conceptos que el primer Jefe Acciden-
tal de la Comandancia. A continuación y sucesi- Los acontecimientos se desarrollaron de la ma-
vamente tomaron el auricular los alféreces Don nera descrita en el acta que antecede. Después
Eduardo Alberca Pascual y don Simón Garcı́a de la conversación sostenida por teléfono con
Fernández, a cuyos oficiales les repitió el Sr. Go- el Sr. Gobernador, todos nos dirigimos al des-
bernador los mismos conceptos que a los ante- pacho del Sr. Comandante Primer Jefe Acciden-
riores, disponiendo entonces el Primer Jefe de la tal, el balcón que daba al paseo de San Martı́n
Comandancia que sucesivamente se pusieran al se encontraba abierto y en suelo junto a los
aparato una clase (Sargento Don José González hierros estaban unos legajos formando parape-
Castaño) y varios individuos entre ellos los cara- to, se habı́an colocado para que sirvieran de de-
bineros Dionisio Palomino Vega y José Garcı́a fensa al edificio en el caso de oponerse a la Re-
Edreso (?) a los cuales hizo dicha Autoridad belión.

DESEMBRE 2004
análogas manifestaciones (no se puso al habla Al observar el Comandante Ortega que el paseo
el Teniente Sr. Bahamonde por hallarse en aque- de San Martı́n, se encontraba lleno de obreros y
llos momentos en la parte baja del edificio dando se agrupaban cada vez más a medida que iban
instrucciones a la fuerza), y como consecuencia, saliendo de la Casa del Pueblo, súbitamente or-
como acatamiento de esta última orden del Sr. denó al Capitán de la Compañı́a Sr. Espı́as, les
Gobernador representante único en la Plaza en dirigiera la palabra. Como los actos espontáneos
aquellos momentos del poder Legal Constituido, son psı́quicos las palabras salieron sin doblez, 69
en perfecto acuerdo a su vez de su orden ante- diciendo: “Obreros Zamoranos se nos ha comu-

EBRE 38
rior, de evitar el entablar luchas fraticidas, ago- nicado que las fuerzas del Regimiento de Infan-
tando todos los extremos de acatamiento e su- terı́a han salido del Cuartel, para declarar el Es-
bordinación. De lealtad y por unanimidad de pa- tado de Guerra. Hemos hablado por teléfono con
recer de la Oficialidad y asentimiento general de el Sr. Gobernador Civil y se lo hemos hecho pre-
la tropa aunque sin pedı́rselo, y creyendo cum- sente, al mismo tiempo le recabamos sus ins-
plidos todos los extremos que abarca el cumpli- trucciones, nos ha manifestado, que toda resis-
miento de los deberes militares, no se opuso re- tencia es inútil. Con el fin de ensangrentar las
sistencia a la representación de las fuerzas mi- calles de Zamora hemos de acatar dicha orden
litares de Infanterı́a, las cuales solamente se li- y Vds. Disolverse pacı́ficamente”.
mitaron a tomar la denominada Casa del Pue- Algunos obreros empezaron a ausentarse otros
blo, colindante con el Cuartel y a cuyo principal continuaron hasta la llegada de las fuerzas, en-
dan varias ventanas (algunas de ellas sin rejas tonces desaparecieron. Las puertas de la Co-
de hierro) de la citada Casa del Pueblo; consi- mandancia se abrieron. Las fuerzas de Infan-
derándose por todos los reunidos, una vez más, terı́a, frente al cuartel, colocaron un grupo com-
haberse cumplido leal y fielmente hasta el último puesto por un sargento y varios soldados, al
momento con sus sagrados deberes. Y dándose servicio de un pequeño cañón. Seguidamen-
por terminado el acto para el que actúa de Se- te, el Comandante ordenó al Capitán le acom-
cretario el Alférez Auxiliar del Mando Don Simón pañara al Gobierno Civil, de dicha dependen-
Garcı́a Fernández, se dio lectura de la presente cia se habı́a hecho cargo el Teniente Coronel de
acta a los reunidos, que la encontraron comple- Infanterı́a don Raimundo Hernández Gómez (?)
tamente conforme y en prueba de ello, la firma En la entrevista con el Jefe de Carabineros dis-
por sextuplicado (un ejemplar para cada uno) en puso, que la fuerza siguiera prestando los mis-
el lugar y fecha del encabezamiento.- mos servicios que venı́a desempeñando.
Tanto a la ida como al regreso del Gobierno, das, se entrevistaban con el cura y recababan
las calles se encontraban acordonadas, paisa- informes al ser desfavorables, llevaban de inme-
nos armados de trecho en trecho vigilaban. En diato la detención o la muerte. Cuando el sacer-
la puerta de la diputación un grupo de falangis- dote por su sagrado ministerio extendı́a el manto
tas con gorros y fusiles del Ejército custodiaban misericordioso, ponı́a una coraza aislante e im-
el edificio: eran los cobardes conspirados, que pedı́a el crimen. He aquı́ un sucedido. Los Fa-
a la sombra, habı́an fraguado, la REBELIÓN, langistas, un dı́a se acercaron al pueblo de Villa-
salı́an de los escondrijos, para enfrentarse ar- rino. Tras la Sierra, se entrevistaron con el cura,
mados contra el pueblo indefenso. que a la sazón era don Fabriciano Sandoval e in-
La Patria avergonzada contemplaba el marida- quirieron informes. El sacerdote con voz fuerte y
je del Ejército con la idea Falangista, que no reposada contestó: - El pero de todos es el cura,
habı́a tenido asiento en el Parlamento Nacional. aquı́ nada hay que hacer, vuélvanse por el cami-
El Pueblo humillado miraba con lástima la Ins- no que han venido. En el pueblo habı́a personas
titución Armada que tenı́a la obligación de de- de izquierdas y ejercidos cargos durante el pe-
fender la Constitución y con ella las libertades y riodo republicano ¿Cómo el sacerdote iba a ser
ahora acababa de envilecerse. delator de sus feligreses? Con ese gesto, algu-
Cual hervidero humano todo reaccionaba a im- nos remisos conociendo la generosidad de don
pulso de las Fuerzas de la Capital. El orden era Fabriciano se acercaron al Templo de Dios del
DESEMBRE 2004

completo, los falangistas y otros pescadores de que estaban distanciados ¡Santa labor del cura
rı́os revueltos, con desparpajo bullı́an por las ca- prodigando amor! ¡Qué distinta de otras! Fue mi-
lles. Las radios entonaban himnos Patrióticos y nistro de Dios.
al terminar gritaban ¡Viva la República! El grito Las vı́ctimas hechas por los Falangistas se cuen-
de Sangre y Fuego no se hizo esperar, aunque tan por millares, en la Capital entre algunas de
el acatamiento a la rebelión fue completo; los co- las muchı́simas asesinadas están los siguientes
70 razones cargados de odio y sed de venganza mártires: Don Antonio Moreno, joven diputado a
presentaron la miseria y crueldad, el ambiente Cortes por el partido Radical-Socialista, habı́a
EBRE 38

se impregnó de materialismo, la maldad triunfó y obtenido el acta por primera vez en las eleccio-
con ella el crimen y la rapiña. Nunca los princi- nes del 14 de Febrero, ejercı́a el cargo de Re-
pios cristianos fueron más escarnecidos. gistrador de la Propiedad de Bermillo de Saya-
En la capital enseguida empezaron las detencio- zo; era caballero honorable. Don Felipe Ancio-
nes, antes de las setenta y dos horas de haber- nes, médico del Hospital Provincial 1, especia-
se declarado el Estado de Guerra, la cárcel se lista de pulmón y corazón, clasificado entre los
llenó de personas que tenı́an distintas clases so- mejores de la capital; Don Isaac Vega Paniagua,
ciales. Las primeras detenciones fueron ordena- abogado y oficial de Correos de costumbres sen-
das por la Autoridad Militar, que transmitió pode- cillas y afable trato, era amigo de Galarza, ese
res a los Falangistas, fueron canes buscadores fue su delito. Está enterrado en el Cementerio
de las presas, los chacales verdugos, con impie- de San Atilano en el Cuartel de Santiago. Don
dad se ensañaban con las vı́ctimas, las arreba- Gerardo Alonso Salvador, Presidente de la Di-
taban de sus domicilios o las cazaban por los putación Provincial. Don Ramón Prada, abogado
campos, cuando estaban huidas por miedo de y Secretario del Ayuntamiento, excelente funcio-
caer en las garras de tan piadosos católicos. nario y ciudadano, Don Higinio Merino, relojero
Los del Yugo y las Flechas con el canto Cara al y concejal del Ayuntamiento. Don Arturo Alonso,
Sol llenaron de lágrimas, sangre, llanto y luto a la administrador del Hospital Provincial. Don Pedro
Capital y pueblos de la Provincia. Hombres, mu- Ballesteros, practicante y barbero, Alberto Bel-
jeres y jóvenes por haber pertenecido a partidos monte, rentista y amigo de Galarza, ese fue su
de izquierda o haber ejercido algún cargo duran- delito. Don Manuel y don Tomás Manjón, sastres
te el periodo republicano, eran perseguidos. Los con establecimiento en la plaza Santiago esqui-
Falangistas en grupos recorrı́an la comarca, sino na a Santa Clara, excelentes personas, estaban
conocı́an en los pueblos al personal de izquier- afiliadas al partido socialista, Don Julio Álvarez
del Pozo, obrero afiliado a la Casa del Pueblo. del Carrizal asesinaron a los vecinos del Pueblo
Don Eusebio Fernández y su hijo, éste habı́a Felipe Lorenzo Manzano, Aurelio Sastre Pérez,
terminado de obtener el tı́tulo de médico; éstos Aurelio de la Iglesia López, Agapito Fernández,
dignı́simos ciudadanos se les unieron otros mu- Juan González Hidalgo, Gabino Vara Peña, Ca-
chos que corrieron la misma suerte. yetano Prieto Medina, por pertenecer a la Casa
De sádicos se conceptúan los crı́menes llevados del Pueblo y ser afiliados a los partidos de iz-
a efecto en jóvenes de ambos sexos, entre ellos quierdas; algún cadáver fue arrojado al rı́o Val-
se cuentan a Julio Luı́s Sánchez, enterrado en deraduey. De igual forma fueron arrebatados de
el cuartel de San Benigno y las niñas de 15 y 17 sus domicilios, en el pueblo de Fariza de Saya-
años Angelita y Magdalena Fechoso (?) enterra- zo los vecinos Don Anselmo Silva, teniente de
das en el cuartel de Nuestra Señora de Lour- Carabineros retirado y su hijo polı́tico que era
des en el cementerio de San Atilano. A ninguna Maestro Nacional. Los cadáveres aparecieron ti-
se les instruyó diligencias sumariales, la muer- rados en la cuneta de la carretera que une a los
te sólo y únicamente era decretada por los fa- pueblos de Muga de Sayago y Bermillo.
cinerosos que con el gobernador militar consti- Si las ansias de ejecutar el crimen eran grandes,
tuı́an el tribunal hipócrita y fariseo, que a diario con el mayor descaro lo cometı́an en la claridad
confeccionaban las listas de las vı́ctimas desti- del dı́a. Uno de estos casos lo constituyó la trági-
nadas al sacrificio. Los ciudadanos indefensos ca muerte del señor Sasó Administrador de la

DESEMBRE 2004
suspiraban en silencio. El mundo exterior era Aduana de Alcañices (Zamora). Los buitres pro-
un desierto. Las autoridades, militares, civiles y cedentes de Zamora llegaron a las once de la
eclesiásticas consentı́an al genocidio autorizado mañana a la fonda de Don Manuel Gallego don-
por el Gobernador Civil Teniente Coronel de In- de se hospedaban. Dı́as antes ya habı́an mero-
fanterı́a Raimundo Hernández Gómez, quién no deado sobre el olor a carne. Debido a la habili-
harı́a más que cumplimentar órdenes de los in- dad del fondista por los buenos informes desis-
surrectos iniciadores de la Guerra Civil. tieron de momento, ahora iban a perpetrar la ha- 71
Llegada la lista a la cárcel se hacı́a por el funcio- zaña. Engañado sacaron al Sr. Sasó de la Fon-

EBRE 38
nario correspondiente la selección bien de hom- da con el fin de carearlo, con un paisano, para
bres o de mujeres. A altas horas de la noche el aclarar ciertas dudas. En las afueras del Pue-
camión de la muerte esperaba en la plaza de blo y al lado de la carretera que conduce a Za-
la cárcel, los falangistas encargados de la eje- mora, está enclavado el cementerio. Al observar
cución las ayudaban a subir, al llegar al cemen- el Administrador (que) se dirigı́an a él, se dio
terio las conducı́an hasta al mismo borde de la cuenta de la suerte que le esperaba; agarrado
fosa que habı́a sido excavada, allı́ se les dispa- a las puertas metálicas del sagrado recinto, for-
raba un tiro en la nuca. Algunas veces antes de cejeó con los asesinos. Un tiro a boca de jarro o
la ejecución se desarrollaron escenas violentas quema ropa acabó con la vida del Sr. Sasó. El
entre vı́ctimas y verdugos, estos oyeron el verda- pueblo de Alcañices oyó los disparos y se entris-
dero calificativo, traidores, cobardes y asesinos. teció al conocer el crimen, pero ninguna auto-
En el interior del Cementerio, con el fin de llevar ridad se rasgó las vestiduras, cobardes unas y
con claridad las ejecuciones se instalaron varios cómplices otras guardaron silencio.
postes de la luz eléctrica. A los fariseos del Cristianismo no les interesa-
Cuando los esbirros falangistas hacı́an presa en ba que las vı́ctimas en los últimos momentos se
pueblos de la Provincia, el procedimiento em- reconciliaran con Dios. El fin principal consistı́a
pleado era distinto. A los detenidos se les hacı́a en ejecutar el crimen sin reparar en los medios y
creer que iban a ser interrogados para aclarar eliminar el contrario cobardemente.
algún punto necesario y los subı́an al automóvil, Al principio las muertes no las escribieron en el
en el trayecto y bajo algún pretexto se les hacı́a Registro Civil. Al ser advertidos de los graves
descender del vehı́culo y se les acribillaba a ba- perjuicios que se podı́an derivar de tan inicuo
lazos, dejando abandonados los cuerpos en la proceder empezaron a inscribirlas empleando la
cuneta. En esta forma y procedimiento en Torres mentira más refinada; el asesinato lo justificaban
bajo el pretexto de haber pretendido la vı́ctima ser autores de unas hojas clandestinas, llaman-
huir. do a la huelga general, que a raı́z de la declara-
Como el cementerio civil de Zamora era pe- ción del Estado de Guerra, aparecieron en algu-
queño y en su superficie cabı́an pocas sepul- nas calles de la Capital y fueron distribuidas por
turas, se llenarı́a rápidamente y delatarı́a las los jóvenes encartados en el sumario.
matanzas, los cristianı́simos fascistas no tuvie- El defensor de los dos primeros fue el coman-
ron escrúpulos, los inhumaban en el cementerio dante Don Teodoro Arredondo. El defensor de
católico a pesar de no haber dado a la vı́ctima, los restantes el Capitán de Carabineros Don
la oportunidad de confesarse. Las autoridades Ángel Espı́as Bermúdez. El nombramiento se
civiles y el clero conocedores de estos crı́menes les comunicó por el Juez Instructor comandante
enmudecieron, lo que equivalı́a a otorgar. de Infanterı́a. D. José Mora Requejo en el des-
Cuando la República ordenó la secularización de pacho del Director de la Cárcel, donde se encon-
los cementerios y fueron derribados los muros traban presente los encartados.
de separación del civil y católico, muchos curas El procesado Pertejo al conocer la grave pena
y beatos se rasgaron las vestiduras, con fuerza que estaba incurso, con valentı́a y serenidad di-
levantaron gritos de protesta, por considerar el jo a su defensor, ÉCHEME A MI TODA LA CUL-
hecho como un atentado a la Fe, ahora el si- PA CON EL FIN DE QUE SE SALVE EL COM-
lencio hablaba con elocuencia descubriendo la PAÑERO ANTÓN.
DESEMBRE 2004

hipocresı́a y el acontecimiento al crimen. La causa le fue entregada al Sr. Redonda. Para


Por el asesinato pretendieron exterminar las un breve estudio, después pasó al capitán con el
ideas contrarias. Eran unos insensatos, no com- mismo fin. Tan breve era el tiempo, que apenas
prendı́an que las ideas nobles reverdecen con la habı́a lugar de leer el sumario.
sangre inocente que injustamente es derrama- La vista de la causa, se celebró en el salón de
da. El Cristianismo iluminando da testimonio. actos del cuartel de Infanterı́a. El fiscal solicitó la
72 La Patria defensora de las libertades ciudada- pena de muerte para Pertejo y Antón como auto-
nas se condolı́a de los crı́menes. Los ejecutores res de un delito de rebelión militar. Los restantes
EBRE 38

y mandatarios del Poder se corrompı́an. Los gri- encartados fueron considerados como reos de
tos de Dios y patria en sus labios sonaban a pro- auxilio a la rebelión.
fanación. El mando superior del Ejército nunca A los pocos dı́as las sentencias fueron firmes y
debió consentir el crimen y menos autorizarlo. devuelta la causa al Juez Instructor por Capi-
tanı́a General de Valladolid. Seguidamente, los
reos Pertejo y Antón entraron en capilla y la sen-
Los primeros Consejos de Guerra tencia fue cumplida. Los otros reos condenados
a presidio, seguramente siguieron igual suerte,
Desde los primeros momentos después de de- al ser incluidos en alguna de las muchas sacas
clarado el Estado de Guerra, los insurrectos sin de presos, que con autorización de la autoridad
causa justificada, y como consigna de la suble- militar Gubernativa recogı́an de la cárcel, casi a
vación, procedieron a la detención de numero- diario, los falangistas.
sas personas, pertenecientes a distintos parti-
dos de la izquierda, y seguidamente, en algunas
se iniciaron la instrucción por jueces militares de Segundo Consejo de Guerra
causas sumarı́simas.
El primer Consejo de Guerra se celebró en el En la sala de Oficiales del cuartel de Carabine-
cuartel de Infanterı́a de Viriato, para ver y fallar ros se encontraba el Teniente Coronel primer Je-
la causa seguida contra el paisano Sr. Pertejo, fe de la Comandancia, cuando sonó el teléfono,
afiliado al partido Comunista, al Sr. Antón, Se- el ordenanza Cipriano Riesco Mayado se puso
cretario de la Casa del Pueblo y cuatro jóvenes al aparato, ya al momento dirigiéndose al Te-
más. niente Coronel, dijo: El Coronel del Regimiento
A los señores Pertejo y Antón se les imputaba de Infanterı́a llama a V.S. La conversación oı́da
fue la siguiente: le agradecerı́a mi coronel que le abrigó esperanza con los indultos. Acogidos a
nombrara a otro, tengo en estos momentos mu- los mismos, pronto tendrı́a la libertad.
cho trabajo y me falta tiempo. Colgó el auricular LA MALDAD, LA INIQUIDAD Y EL ANTICRIS-
y al momento volvió a coger el auricular, y diri- TIANISMO DE LOS FEROCES CHACALES HI-
giéndose al capitán Espı́as, le dijo: mi capitán, CIERON EL PRESAGIO ILUSORIO. El crimen
el coronel del Regimiento de Infanterı́a le llama. triunfó en los momentos de barbarie.
Puesto al habla, le comunicó, que un cabo de El cabo Gallego fue trasladado la Cárcel para
Carabineros le acababa de nombrarlo defensor. seguir cumpliendo la condena a los años de pri-
Lo mismo que el Teniente Coronel hizo, alegó el sión. Los Falangistas a las pocas noches, lo sa-
mucho servicio que gravitaba sobre él. El coro- caron de la cárcel y lo montaron en el fatı́dico ca-
nel le replicó, que inmediatamente emprendiera mión bien maniatado y escoltado por los cobar-
la marcha al cuartel, donde iba a dar comienzo des asesinos, que con autorización de las Auto-
el Consejo de Guerra. El teniente Coronel muy ridades insurrectas, llevaban a efecto el acto. En
condescendiente, le ofreció la motocicleta con el Cementerio y junto a la fosa, le hicieron el dis-
sidecar, para trasladarse al cuartel de Infanterı́a paro en la nuca. El cadáver lo dejaron al borde,
que estaba a dos kilómetros de distancia. A su para que el sepulturero realizara sus funciones,
llegada se encontró con algunos capitanes que mientras ellos insolentes coreaban a gritos DIOS
iban a ser vocales del Consejo de Guerra. Pi- Y PATRIA.

DESEMBRE 2004
dió al Juez, que en breves palabras le informara Del relato, se deducı́a que el encartado en el su-
del asunto del sumario pues dado los escasos mario era cabo de Carabineros con destino en
minutos para verse público la causa no era posi- la Comandancia de La Coruña, se llamaba Anto-
ble leerla. nio Gallego Salvador, se encontraba disfrutando
El defensor expuso su disconformidad con la pe- permiso por enfermo en el pueblo de Perdigón.
tición fiscal su patrocinado no habı́a cometido el Los hechos que aparecieron en el sumario eran
delito de rebelión militar. El cabo Gallego habı́a los siguientes: Dı́as después del 18 de Julio lle- 73
sido nombrado ilegalmente, para desempeñar el garon al Pueblo unos falangistas, al enterarse

EBRE 38
cometido que le designaron los Falangistas, so- que estaba residiendo el cabo, lo llamaron le de-
lo sus superiores podı́an tener atribuciones, para jaron encargado de los servicios que pudieran
nombrarle servicio, en el caso presente ni aun derivarse de las órdenes que recibiera. El cabo
éstos, por hallarse respaldado, por el dictamen les hizo presente su delicado estado de salud,
de un Tribunal médico, lo tenı́a rebajado de to- por lo que se encontraba disfrutando licencia por
do servicio, y disfruta licencia por enfermo, para enfermo, no obstante, le dejaron encargado del
reponerse de su resentida salud. local de Falange.
Con relación a oı́r la radio roja, en el caso pre- A los pocos dı́as, los rumores por el Pueblo se
sente no puede fijar significación malévola, y extendieron, y corriendo voces de que iban a lle-
sı́ un deseo, la curiosidad de conocer, un esta- gar los comunistas, el cabo ante los ruegos de
do de lo que puede interesar. El cabo Gallego su hija se fue al pueblo de Tardobispo situado a
adherido desde el primer momento al Movimien- unos siete kilómetros de distancia. Por este he-
to Nacional, está definido, era natural que qui- cho y además imputarle que oı́a las emisiones
siera conocer los éxitos o los fracasos Nacio- de la radio roja en casa de la farmacéutica, fue
nales, oyendo al bando contrario. Por las razo- detenido y procesado.
nes expuestas, el defensor solicitó del Tribunal Durante la vista de la causa y antes de empe-
la absolución. El Consejo de Guerra dictó la sen- zar el Fiscal la acusación, éste solicitó del Pre-
tencia conforme a la petición del Fiscal. Cuando sidente del Consejo que se suspendiera el acto.
el Juez Instructor dio conocimiento al reo, éste Por unos momentos, la vista fue suspendida. Pu-
se lamentó de que la Justicia hubiera sufrido so de manifiesto, la conveniencia de que el reo
tan gran desvarı́o. Nunca creyó que podı́a ser no estuviera presente en la petición de la pena,
castigado, en su conciencia en ningún momento siendo esta elevada y dada la grave lesión de
habı́a tenido albergue delito alguno. El defensor, corazón que padecı́a, se podı́a producir un acto
desagradable. Conforme el Tribunal con las ma- guridad, que en la Capital se ha declarado el Es-
nifestaciones del Fiscal, el defensor salió de la tado de Guerra haciendo el Ejército de la guar-
sala y se entrevistó con su patrocinado y le con- nición causa común con los Generales rebeldes,
venció para que no volviera al banquillo, por lo el sargento y carabineros se atemorizan ante el
largo que iba a resultar el acto, y dado su delica- triunfo FALANGISTA y se internan en la vecina
do estado de salud, no le era conveniente. Es- nación Portuguesa, por la que vagaron varios
coltado se reintegró al calabozo. El Fiscal en su dı́as; seguramente, como la estancia en ella les
informe calificó los hechos como delito de auxi- resultarı́a poco grata, al imperar el gobierno fas-
lio a la rebelión militar y pidió doce años y un dı́a cista de Salazar, que devolvı́a a los españoles
para el procesado. que se internaban huyendo del terror franquista,
o bien por haber tenido conocimiento de la en-
gañosa proclama del general Mola que fue pu-
Tercer Consejo de Guerra blicada en el Correo de Zamora num. 12398 del
dı́a primero de Agosto que decı́a: El ejército del
Fue de Oficiales Generales por estar procesado Norte, ante los triunfos que obtiene en todas las
un Oficial. Se celebró en un salón del Hospital partes, el ejército de España. La Junta de Defen-
Provincial, sito en la Plaza de Casanovas don- sa Nacional y en su nombre el general Mola que
de está la estatua de Viriato. El alférez encau- manda el Ejército del Norte, ha acordado res-
DESEMBRE 2004

sado Don Ricardo López Fabián se encontraba petar la vida de los soldados que se entreguen
hospitalizado, por las heridas recibidas en acto a las fuerzas de su mando. Pensadlo bien, que
de servicio. No estuvo presente durante la vista podéis salvar las vidas y vivir tranquilos, en una
de la causa por impedı́rselo su estado de salud. España Grande, libre de Dictadores rojos, que
Además del Alférez estaban sumariados, el sar- hasta ahora estábamos sufriendo.
gento Don Andrés López Pichel y los carabine- También pudo influenciar en el ánimo de los Ca-
74 ros Indalecio Cano Lobo, Juan Alonso Calvo y rabineros el regreso a España, al considerar,
Ambrosio Alejo Vizán. que la acción realizada no era delictiva. Por los
EBRE 38

El Alférez pertenecı́a a la Comandancia de Ca- motivos que fueran, atravesaron la frontera por
rabineros de Saleares, se encontraba en Lubián la Demarcación de Alcañices y se presentaron al
(Zamora), disfrutando permiso por asuntos pro- Capitán de la Compañı́a de Carabineros, quién
pios, al lado de una hermana. Desconociendo al dar conocimiento al Jefe de la Comandancia,
el Alférez que en Zamora se habı́a declarado el le ordenó el traslado a Zamora y a su llegada
Estado de Guerra; es informado que los FALAN- el ingreso en los calabozos del cuartel de In-
GISTAS en el Campamento de Santa Bárbara, fanterı́a de Toledo. Rápidamente el Comandante
donde se trabaja en las obras del Ferrocarril de Infanterı́a Don José Mora Requejo nombra-
Zamora-Orense, están en actitud levantisca, de- do Juez Instructor empezó a incoar la causa y a
cide con el sargento Pichel, Comandante del continuación nombraron defensor al capitán de
Puesto de Padornelo y tres carabineros libres de Carabineros Don Ángel Espı́as Bermúdez.
servicio, personarse en el lugar de los sucesos; El Consejo de Guerra de Oficiales Generales se
allı́ comprueban los hechos. Los obreros está(n) celebró en un salón del Hospital Provincial. El
revolucionados y quieren asaltar el cuartel de la alférez don Ricardo López por encontrarse heri-
Guardia Civil, la fuerza por la pared del edificio do en cama no estuvo presente en la vista de
que da al monte, ha huido para mejor defensa, la causa. El fiscal encuadró los hechos en un
lo que enardece los ánimos de los asaltantes. delito de Rebelión Militar, consideró autores al
El Alférez López Fabián los exhorta a la calma, Alférez y Sargento y solicitó para ellos la pena
del grupo salen unos disparos que hieren grave- de muerte; a los Carabineros como auxiliares la
mente al Oficial en una pierna, provisionalmente reclusión perpetua. Hizo elogio de la conducta
es curado y trasladado a Zamora donde queda de la Guardia Civil, que para defender mejor el
ingresado en el Hospital Provincial. cuartel se fueron al monte. Conducta distinta a
Ante los hechos ocurridos y al conocerse con se- la de los Carabineros. El Defensor negó que sus
defendidos hubieran cometido la rebelión militar. ausente en servicio fuera de la Capital, no estu-
La confusión de los Carabineros, fue motivada vo presente. El Jefe de la Comandancia al regre-
al desconocimiento de haberse declarado el Es- sar el defensor, le dio conocimiento y fue a visitar
tado de Guerra en Zamora y que los fascistas a los reos.
tomasen parte activa en el mismo. Demostraron El Alférez habı́a sido trasladado de la sala ge-
gran celo, pues saliéndose de su peculiar servi- neral de enfermos a una habitación de la planta
cio, pretendieron preservar el orden y defender baja. Se encontraba sentado en la cama, escri-
a los poderes constituidos. Hizo constar su sen- biendo una carta, a su lado tenı́a una Hermana
timiento por las palabras del Fiscal al manifestar de la Caridad que le atendı́a. Al ver entrar al de-
que la conducta de Carabineros fue distinta de la fensor, con expresión áspera le dijo:
seguida por la Guardia Civil. El Cuerpo de Cara- — Le expreso mi sentimiento por no haberme
bineros siempre se distinguió por el cumplimien- visitado después de celebrado el consejo de
to exacto del deber, como lo atestigua su glorio- Guerra,
so historial. Por todo lo expuesto, solicitó la ab- — Muy bien mi capitán, muchas gracias.
solución para sus patrocinados. El Comandante El capitán dolorido, le hizo presente que no le
fiscal pidió la palabra; concedida, manifestó, que habı́a visitado, por rehuir comunicarle la senten-
en su ánimo nunca estuvo desmerecer al cuerpo cia impuesta, no se la podı́a comunicar, hasta
de Carabineros del que conocı́a sus virtudes mi- después de firmada por el Capitán General. No

DESEMBRE 2004
litares y para satisfacción del defensor lo hacı́a encontrándose muy conforme con la aclaración,
patente. le manifestó el deseo de hacer testamento.
Mientras el Tribunal deliberaba para imponer y El Capitán ordenó a un carabinero fuera a bus-
dictar la sentencia a los reos, el fiscal y defensor car a un notario (...) él se ausentaba, para visitar
abandonaron la sala. El Fiscal volvió hacer pre- al sargento Pichel, se encontraba en el calabozo
sente al defensor, que sus palabras no quisieron del cuartel Viriato, donde habı́a entrado en capi-
molestar a los Carabineros de los que tenı́a un lla. El defensor al llegar al calabozo, el sargen- 75
alto concepto. to se encontraba con el carabinero Cano Lobo,

EBRE 38
Más de una hora tardó el tribunal en dictar sen- quién se ausentó para recluirse en su calabozo.
tencia. Fueron llamados para la lectura el fiscal Al quedar solos, el sargento dijo: - Le expreso mi
y el defensor. El Consejo de Guerra de Oficiales gratitud por la defensa y quisiera pedirle el últi-
Generales impuso la pena de muerte al alférez mo favor. El Capitán le manifestó, que si estaba
Don Ricardo López Fabián y al sargento don An- a su alcance podı́a contar con él. La petición se
drés López Pichel y la de reclusión perpetua a reducı́a a que pasara la noche de charla en su
los Carabineros Indalecio Cano Lobo, Juan Alon- compañı́a. El defensor le advirtió de las ausen-
so Calvo y Ambrosio Alejo Vizán. La sentencia cias que tendrı́a que hacer, para visitar alguna
no serı́a firme, hasta que fuera firmada por el vez al alférez, que habı́a entrado en capilla.
Capitán General. A los pocos dı́as la sentencia La conversación se desarrolló sobre asuntos del
fue aprobada y devuelta al Juez Instructor. servicio en el Cuerpo y los relacionó con los que
A los Carabineros condenados a reclusión per- habı́a prestado en África. La conversación fue
petua, el juez en presencia del defensor les dio interrumpida, al anunciar un centinela, la llegada
a conocer la pena. Al conocerla, Ambrosio Alejo de un sacerdote, por si necesitaba los auxilios
le dijo: por Dios mi Comandante: si no hemos co- espirituales. El defensor hizo ademán de levan-
metido ningún delito, obedecimos a los superio- tarse. Al momento Pichel dijo: - No se ausente
res, contuvimos a los levantiscos. El Juez le re- mi capitán, “éstos son los del quinto no matar”
plicó: en estos momentos bastante bien han sa- no tienen que hacer nada conmigo.
lido ustedes, con indultos y amnistı́a, pronto sal- El defensor le replicó, haga lo más convenien-
drán, serán puestos en libertad. Al atardecer del te, yo voy a enterarme si el Alférez ha hecho el
dı́a 15 de Agosto, el alférez Don Ricardo López testamento.
Fabián y el sargento don Andrés López Pichel Sobre las tres de la mañana volvió al calabozo
entraron en capilla, el defensor por encontrarse y le manifestó, no habı́a recibido espirituales. El
ánimo era de la mayor entereza, únicamente ma- — Qué pálido está el teniente Bahamonde. El
nifestó una pequeña emoción, al hablar de la si- capitán le contestó:
tuación económica en que dejaba a su esposa — La escena es bastante infausta y angustiosa.
e hijos, le inquietaba el porvenir, al desapare- Piche seguidamente dirigió la palabra al pique-
cer su sombra, (la) veı́a al desamparo. Cambian- te de ejecución, formado por carabineros. Con
do de pensamiento dirigió la conversación hacia voz fuerte y serena, señalando con la mano al
la muerte que se avecinaba, la consideraba tan corazón dijo:
honrosa como la de los comuneros Bravo, Padi- — Compañeros apuntad aquı́. Viva el Cuerpo
lla y Maldonado. Pretender oscurecer la libertad de Carabineros! Viva la República! Viva España!
era robustecer la injusticia y por tanto contrario A la voz de fuego del oficial se produjo la descar-
al espı́ritu militar, y a los grandes ideales de los ga. El cuerpo del sargento Pichel cayó a tierra
hombres. con un fuerte quejido ronco, a los dos minu-
Cuando casi despuntaban las primeras claras tos se extinguió la vida, todos los disparos hi-
del dı́a se recibieron noticias del Hospital, infor- rieron el corazón cumpliendo su última voluntad.
mando que, el Alférez habı́a intentado suicidarse El Alférez tendido en la camilla, parecı́a estar
con una pequeña navaja, dı́as atrás la habı́a es- dormido, las balas habı́an perforado el cráneo.
camoteado a un chiquillo, que con sus familiares Ası́ murieron estos dos honrados y valientes ca-
habı́a estado en la sala de enfermos en su visita. rabineros, que creyeron cumplir con el deber y la
DESEMBRE 2004

Curado de las heridas producidas en la garganta terrible fatalidad de la época los envolvió. La Jus-
y brazo y bien vendado, fue colocado en una ca- ticia Eterna en compensación les darı́a el premio
milla, para transportarlo al cementerio, no obs- correspondiente.
tante estar prohibido por la Ley llevar a efecto la Los Carabineros condenados a reclusión perpe-
ejecución al encontrarse el reo en tal estado. tua, desde los calabozos del regimiento de infan-
El defensor salió del cuartel de infanterı́a en mo- terı́a fueron trasladados a la cárcel. En una de
76 tocicleta detrás del camión ocupado por solda- las “sacas” que casi a diario se hacı́a de los pre-
dos, que custodiaban al Sargento Pichel. Iba sin sos decretada por el Gobernador civil que era el
EBRE 38

prenda alguna en la cabeza, llevaba calzón cor- Teniente Coronel Hernández Gómez, fueron sa-
to sin polainas, cazaba alpargatas. Erguido y en cados por los Falangistas y montados en el ca-
actitud arrogante llegó a la explanada del Ce- mión de la muerte. Los llevaron al cementerio en
menterio, lugar donde se iba a realizar la ejecu- altas horas de la noche (sic) y al lado de la fosa
ción. El sol empezaba a lanzar los primeros ra- fueron vilmente asesinados.
yos, para iluminar y presidir el triste espectáculo. El sumario con este hecho quedó ultrajado y el
Al otro lado de la carretera, que va a Salamanca Consejo de Guerra de Oficiales Generales pros-
y bordea el frente del triste recinto, habı́a unos tituido. Fue una farsa donde se refugiaba la hipo-
cuantos curiosos. Al bajar del camión el sargen- cresı́a de la Autoridad, consentidora del crimen.
to Pichel, el defensor le estrechó la mano, en ese Los reos fueron entregados a los tigres falangis-
momento llegó el comandante Juez Instructor de tas, para que los despedazaran en la oscuridad
la causa. El sargento con mirada arrebatadora le cubierta con los gritos de falsos defensores de
dijo: - Ha sido para mı́ un tirano. El defensor le Cristo.
pidió se moderase y cogiéndolo del brazo se di- Después del fusilamiento el Juez envió al de-
rigieron a donde estaba el Alférez tendido en la fensor 2 cartas, transcritas literalmente, la del
camilla, al verlos dijo: - Por Dios mi capitán ¡es- Alférez López Fabián dice: Hospital de Zamora
to es terrible Dios mı́o!. El defensor le invitó a 15 de Agosto de 1936.- Querida esposa e hijos
serenarse dirigiéndole palabras de consuelo. El de mi corazón: El dı́a 21 del pasado creyendo ir
cuadro dentro de lo humano era trágico, en el reo a cumplir un deber con la Patria, fui herido con
era sublime, suplicando a Dios y entregándose a cuatro proyectiles, de los que me estoy curando
la piedad y justicia. en este hospital, pero al triunfar la idea fascis-
Colocado el sargento en el lugar de la ejecución ta, han tomado mi actitud no como un deber de
dijo: defensa de la Patria, si no como un delito de Re-
belión Militar, por lo que mañana dı́a 16 seré eje- hijos, pida una limosna a mis superiores, com-
cutado. Te ruego con toda mi alma, recibas la no- pañeros y carabineros, para que el hambre y el
ticia con serenidad y valentı́a, que no derraméis frı́o no les mate. Muero laico como veis, pero no
tú y los niños una sola lágrima por mı́, y que ten- por eso dejo de perdonar a todos, hasta el ma-
gas en cuenta que el deber que tenı́amos antes yor de mis enemigos, hincado de rodillas os lo
los dos de mirar por los niños, ahora pesa y que- está agradeciendo. Si tomáis parte en el cuadro
da sobre ti sola, por lo cual espero sabrás des- de mi ejecución, tomad nota.
velarte, para saber cumplirlo. Procura inmedia- Nada más mi capitán que la suerte le sea favo-
tamente arreglar los papeles, para que Luciano rable, como igualmente deseo a todo el personal
pueda entrar en el Colegio de Huérfanos y ense- del honroso Instituto, adiós a todos y cuando vea
guida los de Demetrio y Ricardı́n. Marce, vea si mi fosa poner una flor en ella, que de veras os lo
puede terminar el Bachiller en el curso que va a agradeceré.- Andrés López Pichel.
entrar, advirtiéndole, que él debe llenar el hueco Su cadáver está enterrado en el cuartel Ntra.
que yo dejo, puesto que es mayorcito. Sra. de Lourdes.
Mi último adiós, un millón de besos a Marce, Lu- Los Consejos de Guerra se sucedı́an, varios
ci, Demetrio y Ricardı́n que reciban como mi últi- Jueces instructores actuaban. En una de las
mo Adiós, el que transmitirás a todas mis amis- causas, fue encartado Don Manuel Fabregat an-
tades, ası́ como, a tus hermanos y toda la fami- ciano médico del pueblo de Lubián y con él Rei-

DESEMBRE 2004
lia. Tu esposo que os dedicar el último aliento.- naldo Cortés de profesión obrero. Al primero se
Ricardo López ... Esta mi última firma. le acusaba de haber albergado en su casa al Ge-
La carta del sargento Pichel dice: Zamora- neral Caminero, que desde Calabor por donde
Agosto 1936. no 9.-A mi defensor. Gracias mi iba a pasar a Portugal, fue llevado por obreros
Capitán. Solo la espontaneidad con que se ofre- de dicho pueblo y por allı́ atravesó la frontera y
ció a ser mi defensor, me lleva con valor a la fo- se internó en la vecina Nación. La actuación de
sa, que se encargará de mis despojos. A usted le Reinaldo fue estar en Lubián hasta que el Gene- 77
cupo la suerte de mandarme, jamás falté al de- ral se ausentó. El médico albergó a Caminero en

EBRE 38
ber. . . La historia en su dı́a nos ha de juzgar a to- su domicilio a petición de su sobrino Ovidio. Por
dos. Oriente desde los albores de la civilización lo humilde del pueblo no habı́a hospedaje ade-
Egipcia nos oriente a los pueblos. Los necios y cuado para el General y accedió a la petición. El
desconocedores de esto piensan lo contrario. sobrino pertenecı́a a la Junta del Sindicato, que
Ideas heterodoxas, Jesucristo, Confucio y Maho- en realidad mandaba en Lubián y lo exigı́a.
ma nos quedan demostrado lo que será el nuevo El obrero Reinaldo se encontraba en Requejo en
mundo; en Oriente de Europa un Pueblo y en el su casa, varios compañeros le hicieron levantar
Oriente de Oceanı́a otro se encargaran de decir- y le obligaron acompañar al General, hasta su
lo, América avizor para ir al lado del ganancioso paso a Portugal, después regresó a su domicilio.
y más con las ganas que tiene de una posición Para no actuar con las masas obreras se escon-
en África. dió en el túnel número cuatro, donde permane-
Yo estoy fuerte y al ejemplo de Padilla ante el ha- ció hasta la llegada de las fuerzas del Regimien-
cha que iba a descargar su verdugo, la cabeza to de Infanterı́a Toledo, a las que se presentó y
en alto y el pecho fuera será segada mi existen- ayudó a trasladar la dinamita que habı́a en las
cia. obras del ferrocarril.
Queda encargado de darle un abrazo a mi espo- El Consejo de Guerra calificó los hechos incur-
sa e hijos y a todo el Cuerpo de Carabineros de- sos en el delito de rebelión militar e impuso al
fensor de las libertades de España. ¿Qué dirı́an médico Don Manuel Fabregat la pena de muerte
de esto Espartero, Serrano y Topete amantes de y a Reinaldo Cortés la de reclusión perpetua. A
la constitución? El que esto relata tienen tanto los pocos dı́as las sentencias fueron confirma-
de traidor, como lo cometido por los Comune- das.
ros, por eso no me intimida la muerte. Sin ho- Al entrar en capilla el reo Sr. Fabregat, le fue
gar ni pan queda mi esposa en unión de cuatro leı́da la sentencia delante del defensor y cono-
cida la pena, dijo: fuera de Benavente. Con el fin de evitar males
— Me alegro me hayan impuesto la pena de mayores, llamó a los panaderos y les dijo:
muerte y no la de reclusión perpetua, dada mi — ¿Quieren y pueden hacer Vds. quinientas ra-
edad no podrı́a abrigar la esperanza de libertad. ciones de pan para unos mineros, que llegarán
Lamento se me condene por rojo. No se lo que en el tren de la madrugada procedentes de As-
es eso. Mis ideas son y fueron siempre de or- torga?
den y de derechas. Ahora solo quiero avisen a Ante la contestación afirmativa se hizo la elabo-
un sacerdote, deseo confesarme. ración. El alcalde bajó a recibirlos y pidió a los
El fusilamiento, con cinco reos más pertenecien- dirigentes que no molestasen a persona alguna.
tes a otra causa, se llevó a efecto, en las tapias Benavente era un pueblo pacı́fico. Los demás
del cementerio. El piquete de ejecución estaba encartados en el sumario, ası́ como las muchas
formado por falangistas, en la primera descarga personas que bajaron a la estación, lo hicieron
hecha a pocos pasos de distancia de los reos, con el fin de enterarse de lo que pasaba y curio-
no hicieron blanco en el cuerpo del médico. A la sear. Los mineros durante su corta estancia en
detonación encogió los hombros y quedó de pie. Benavente cogieron de una armerı́a dos escope-
La segunda descarga le arrebató la vida. Reinal- tas y registraron alguna casa. Al conocer que en
do Cortés tuvo una reclusión perpetua efı́mera, Zamora se habı́a declarado el Estado de Guerra,
a las pocas semanas siguió la misma suerte. En decidieron variar de dirección y se dirigieron a
DESEMBRE 2004

las “sacas” que hacı́an en la cárcel, fue llevado al Madrid. Un oficial de telégrafos llamado Almoi-
cementerio por los católicos falangistas, y junto na se unió a ellos. Todos los procesados per-
a la fosa asesinado. tenecı́an a los partidos de izquierda y algunos
ejercı́an cargos oficiales. En eso estaba encua-
drado el delito cometido. La trivialidad de los su-
Otro Consejo de Guerra cesos no merecı́a haber hecho apreciación, me-
78 nos aún, formar proceso alguno.
Las determinaciones del coronel Aranda en El alcalde aparecı́a en las declaraciones de tes-
EBRE 38

Oviedo, dieron origen a un proceso en el pue- tigos de personas de relieve con matiz polı́tico
blo de Benavente, donde quedó encartado el al- derechista, como persona dignı́sima, celoso del
calde Don Alfredo Rodrı́guez, y los vecinos En- orden y la justicia y mirando siempre por el bien-
rique Villarino, Venancio Alonso, Domingo Pe- estar del vecindario. Algunos de los procesados
dreo, Alejandro Paramio, Eutiquio Altier, Moisés ejercı́an el cargo de concejal, no se les conocı́a
Egido, Vı́ctor Garcı́a, Buenaventura González, irregularidades, ni distinguidos en conflictos. No
José Barrios, Honorio Gutiérrez, Teófilo Infies- obstante, todos estos antecedentes, el Juez bus-
ta, Francisco Fernández, Félix Vara, José Parra, cando acusación, hizo con la llegada de los mi-
Francisco Cortijo, Miguel Colinas, Policarpo Prie- neros delito para la incoación del sumario. El Fis-
to, Alejandro Hidalgo, Leonor Martinez (alias Pi- cal en su informe solicitó veinte años y un dı́a
co de oro) y Marı́a Garea. A todos se les consi- para el alcalde. Once de los procesados fueron
deró incurso en el delito de rebelión militar. condenados a pena de muerte y el resto a re-
El alcalde en la noche del dı́a 19 de julio reci- clusión perpetua. La defensa hizo constar su de-
bió telegramas de Astorga y La Bañeza del Je- sacuerdo con la petición del fiscal, considerando
fe de las milicias mineras, procedentes de Ovie- el hecho de bajar a la estación, un acto sin im-
do. El coronel Aranda les habı́a entregado DOS- portancia, impuesto por la curiosidad, que ocurre
CIENTOS Fusiles Mauser del almacén del Regi- con frecuencia en pueblos de vida monótona y
miento de Infanterı́a. En los despachos telegráfi- sencilla. Hizo resaltar la brava actuación del pro-
cos le manifestaba tuviera a su llegada prepara- cesado Francisco Fernández, que evitó que el
das quinientas raciones de pan. El alcalde ense- Jefe de la estación don Jesús Urzáiz fuera agre-
guida llamó al capitán de la Guardia Civil y le dio dido por un minero llamado Polledo durante una
conocimiento del caso. Le contestó que el asun- discusión violenta sostenida. El hecho consta-
to no era de su incumbencia, y salió de servicio ba en el folio 33 del sumario. También puso de
manifiesto para que se tomase en consideración defensor la transmitió al Juez. Ambos se trasla-
que su patrocinada Leonor Martı́nez Robles se daron a las veinticuatro horas, al palacio obis-
encontraba embarazada de cuatro meses. Cir- pal: al portero le hicieron presente, el objeto de
cunstancia por la que no fue fusilada. la visita. A pesar de lo avanzado de la hora, el
Expuso la brillante gestión de Don Alfredo Ro- prelado se encontraba levantado. Al salir del pa-
drı́guez como alcalde. La llegada de los mine- lacio tomó asiento en el automóvil. El defensor le
ros a Benavente fue circunstancial y la curiosi- informó del caso. Al llegar a la cárcel e introduci-
dad de un vecindario sin carácter delictivo. Las dos en el lóbrego salón, un frı́o de tristeza se ad-
500 raciones de pan, las entregó para evitar re- vertı́a, al contemplar el grupo de hombres rebo-
presalias. No existiendo realizado el delito de re- santes de salud y jóvenes envueltos en las som-
belión militar solicitó al tribunal un fallo absolu- bras de la fatalidad y colocados al borde de la
torio. vida terrenal. La cena habı́a terminado, algunos
La sentencia dictada por el consejo de guerra parecı́an meditabundos. Al darse conocimiento
fue la de veinte años y un dı́a para el alcal- de la presencia del obispo se pusieron en pie
de. A once de los procesados, pena de muerte y lo rodearon. El que le dirigió la palabra, soli-
en la que estaban incluidas las dos mujeres, se citó de su bondad intercediera para conseguir el
habı́an distinguido en alardear de estar afiliadas indulto de todos o al menos, para la madre tendi-
en Partido de izquierda, pero no habı́an cometi- da y de bruces en el suelo, anegada en lágrimas

DESEMBRE 2004
do acto delictivo alguno. Los restantes procesa- y destrozada por el dolor materno suplicaba pie-
dos lo fueron a reclusión perpetua. dad y misericordia para sus hijitos. La Autoridad
Cuando los condenados a la pena de muerte eclesiástica prometió hacerlo.
entraron en capilla, oyeron impasible la senten- Al salir de la cárcel el Obispo mostraba gran sen-
cia. Únicamente Marı́a Garea empezó a llorar timiento, por el cuadro que acababa de contem-
amargamente, implorando caridad para sus hi- plar le habı́a impresionado mucho, sobre todo el
jitos que eran niños pequeños y necesitaban de de la madre que lloraba orfandad de sus hijitos. 79
sus cuidados, quedaban huerfanitos, al estar en Acto seguido nos dirigimos al Gobierno Civil, nos

EBRE 38
el mismo proceso el esposo también condena- recibió el Teniente de Asalto Sr. Prada Canillas.
do a muerte. Por ignorar la circunstancia, el de- Le hizo presente sus deseos de petición de in-
fensor no lo hizo patente al Tribunal. Los demás dulto. El Sr. Prada le informó que hacı́a media
procesados pidieron una cena distinta del ran- hora que el Teniente Coronel Sr. Hernández se
cho de la cárcel. El defensor transmitió la peti- habı́a ausentado. Le expresó la inutilidad de la
ción al Juez Instructor Sr. Prada, y juntos fue- gestión, ya no habı́a tiempo. En aquellos mo-
ron a encargarla al Hotel Antonio, quien dio el mentos se ignoraba donde estaba Franco, y las
servicio. La habitación era grande y lóbrega, si- horas eran contadas, para llevar a efecto la eje-
tuada en la planta baja. Mientras cenaban en la cución. Triste y cabizbajo regresó el Obispo a su
antesala de la muerte, charlaban animados, pa- palacio, más triste se quedó el defensor, debı́a
recı́a una posada donde a la hora de la comi- comunicar a sus patrocinados el resultado de la
da se reúnen los viajeros, solamente desento- gestión, como la verdad destruı́a la ilusión de la
naba el colorido. Marı́a Garea, que tendida so- esperanza en los postreros momentos de la vi-
bre el pavimento, lanzaba “ays” desgarradores, da, optó por mentir, los dejó morir con el anhe-
resonaban angustiosos en el frı́o calabozo, im- lo esperanzados de conseguir el indulto hasta el
plorando piedad, querı́a vivir para sus hijitos que último momento.
iban a quedar desamparados. Las conversacio- El indulto era imposible de conseguir en una
nes y los llantos de la madre se ahogaban entre jaurı́a de chacales, hienas con sed insaciable de
los fuertes muros. sangre. Constantemente ofendı́an a la Misericor-
En una de las frecuentes visitas del defensor, dia Divina. A las seis de la mañana los conde-
algunos reos le expresaron el deseo de hablar nados fueron trasladados en un camión al ce-
con el Obispo de la Diócesis Don Manuel Arce menterio. Colocados en el lugar de la ejecución
Ochotorena. Para complacerles en la petición, el procedieron a vendarles los ojos, dos de ellos se
negaron a que se lo hicieran. Marı́a Garea y el intereses de mi querido Pueblo, pero era natural
esposo murieron juntos esposados. que defendiera con preferencia a los que repre-
La ejecución abominable se habı́a realizado. sentaba, y esto como es lógico me creó algunas
Cuando los reos de éste y otros inicuos proce- enemistades.
sos pasaban sobre las aguas del DUERO, su Harto de amarguras y desengaños por una
murmullo gritaba ASESINOS: la PATRIA se con- parte, no existiendo vanidad por otra y perju-
duele de tantos crı́menes. dicándome enormemente mis intereses, habı́a
Si maldicientes eran estas ejecuciones decre- tomado la resolución inquebrantable de retirar-
tadas por los Consejos de Guerra, más aun lo me a mi casa, empezando por dimitir el cargo de
eran, las llevadas en las altas horas de la no- Concejal como ya lo habı́a hecho. En estos últi-
che por los llamados Falangistas. Los procesa- mos acontecimientos que todos conocemos, en
dos que fueron condenados a reclusión perpe- el sumario leerá Vd. mi declaración y verá la par-
tua, en los dı́as siguientes, fueron sacados de ticipación que he tomado en los hechos, que fue
la cárcel y llevados al Cementerio, allı́ junto a la en todos los momentos para recomendar cordu-
fosa con el ritual de siempre los asesinaron. ra y sensatez, pues yo le confieso sinceramente
Para dar una idea de la persona de uno de que me hacı́a la ilusión que al igual que otros
los procesados, a continuación se transcribe la movimientos, en Benavente no llegarı́a a ocurrir
carta que dirigió al defensor Don Ángel Espı́as nada, ya que en este Pueblo hemos tenido la
DESEMBRE 2004

Bermúdez, donde se refleja la conducta y senti- fortuna de no tener que lamentar hechos desa-
mientos. Dice ası́: gradables desarrollándose las cuestiones entre
capital y trabajo dentro siempre de la mayor ar-
Zamora.-Muy señor mı́o y de mi mayor conside- monı́a, para bien de todos.
ración; estando incluido en el proceso instruido Ahora lo que tengo gran interés de manifestar,
en Benavente con motivo de los hechos ocurri- para Vd. lo tenga en cuenta en mi defensa, es lo
80 dos los dı́as 20 y 21 de Julio y siendo Vd. la per- siguiente:
sona designada por unanimidad entre nosotros, 1a - Que ignoro que en Benavente se formó un
EBRE 38

para encargarse de nuestra defensa, me tomo la Comité en aquellos momentos, lo que afirmo es
libertad de dirigirle la presente, para saludarle y que (si) existió, yo no pertenecı́ a él, pues cuan-
explicarle a la vez, algunos antecedentes sobre tas veces intervine, para recomendar respeto, lo
mi personalidad, que le sirva de orientación a su hice exclusivamente, con la autoridad moral que
generoso cometido. me daba el cargo de Concejal.
Nadie en Benavente Sr. Espı́as podrá disputar- 2a - Que no soy miembro del Comité Comunis-
se conmigo el tı́tulo de vecino honrado y traba- ta y que siempre actué en el Ayuntamiento re-
jador. Sin principio alguno, por mis propios me- presentando a las organizaciones sindicales que
dios y mi trabajo constante, he logrado sobre un me habı́an elegido.
solar alzar una casa y detrás he formado en las 3a - Que si bien es cierto que bajé a la estación,
tierras más pobres y estériles una fértil pradera y no fue por recibir a los mineros, si no por simple
huerta. Sin la menor duda, por estas cualidades curiosidad, como hice en Octubre al paso de un
mı́as, otros méritos no poseo, por hacendosos tren militar para Asturias.
y buen administrador de mi casa, fue mi nombre 4a - Que las obligaciones de mi profesión de hor-
propuesto por las Organizaciones de la Casa del telano no me permitı́an ocuparme de otras cosas
Pueblo Sindicales, no polı́tico para Concejal del más que las del cargo de Concejal.
Ayuntamiento. 5a - Que no he sido nunca dirigente ni propagan-
Mi triunfo fue rotundo, votaron mi humilde nom- dista, jamás ocupé una tribuna polı́tica.
bre no solo los trabajadores si no otras cla- 6a - Que jamás he manejado un arma excepto
ses sociales. En mala hora! Cuantos disgustos cuando estuve en el servicio militar.
y amargura me ha producido! Durante los cua- 7a - Cuando me enteré de los desmanes come-
tro años que he desempeñado el cargo, pues a tidos por los mineros, era ya tarde para poder-
contribución lo poco que significo en pro de los lo evitar, por otra parte significaba yo bien poco
en aquellos momentos y ante aquellos hombres. ejercı́an el mando supremo de la Nación, patro-
No obstante, manifesté públicamente mi disgus- cinadora del terror desatado.
to por lo que sucedı́a, condenando los hechos.
Por último, hago juramento solemne por mi ho-
nor, por mis padres difuntos, por mi esposa e Otros procesos
hijos queridos, que sea cual fuere el resultado
de la contienda actual viviré al margen de todas Con iguales caracterı́sticas que los anteriores
la cuestiones polı́ticas; el hogar, el trabajo hon- consignados, se incoan y sustancian las restan-
rado y la prosperidad de España serán mi úni- tes causas. Los encartados son hijos del Pue-
co ideal, abrigo la esperanza, casi la seguridad, blo, conciudadanos. La bandera del delito que
que desde el señor Alcalde hasta el señor cura envolvió a estos compatriotas, fue la bordada
párroco han de informar favorablemente sobre con mentiras. Los Judas avisaron a los esbirros
mi conducta, ası́ como no han de faltar señores Falangistas. Las pérfidas delaciones, enmasca-
que den buenas referencias de mi persona si Vd. rando la verdad, les hicieron aparecer como ele-
las necesita. Que el Cielo premie acción tan ge- mentos peligrosos. La realidad transparentaba
nerosa y humanitaria, como es la de defender a el odio al que argumentaba la calumnia. Se las
un padre de familia, cuyo hogar risueño y feliz acusaba de actos que no habı́an realizado o ex-
hasta hoy podrı́a destruirse por algún tiempo, y presiones no manifestadas. La comprobación de

DESEMBRE 2004
Dios ilumine su esclarecida inteligencia para lle- hechos no existı́a.
var a los señores del tribunal el convencimiento En Consejo de Guerra Sumarı́simo, fue vis-
de mi inocencia. Por todo ello, le estaré altamen- ta la causa seguida a Cayetano de la Fuente,
te agradecida y reconocida mi familia mientras por haber sido Presidente de la Casa del Pue-
viva, que se ponen incondicionalmente a su dis- blo. A Francisco Ramos por poseer una pistola,
posición en todo y para todo. Que sea muy feliz que la poseı́a hacia bastante tiempo, a Urbano
y le desea de todo corazón su humilde y afectı́si- Martı́nez por tener en su poder cuatro cartuchos 81
mo Domingo Pedrero —rubricado— prisión de de dinamita, un poco de pólvora y dos rollos de

EBRE 38
Zamora.- 9 Septiembre 1936. mecha procedentes de obras que realizaba, y
cuyos explosivos necesitaba para su trabajo co-
La carta que antecede es la expresión sincera de tidiano. José Velasco, Juan de la Fuente y Ani-
las ideas, sentimientos y humanidad, exponente ceto González por ser considerados elementos
claro de la personalidad del ciudadano Pedre- peligrosos.
ro, cuando injustos barrotes de la cárcel lo apri- En el sumario no aparecı́a confirmada la afilia-
sionan. Nacido en una humilde cuna, donde la ción polı́tica de los encartados, ni existı́an los an-
necesidad inclemente sacude los hogares, co- tecedentes de haber ejecutado actos que pudie-
noció los rigores que angustian la vida. Cuando ran encuadrarlos en el delito de rebelión militar,
en el angosto camino a fuerza de privaciones y ni existı́an indicios que los encartados tuvieran
trabajo logra un pequeño bienestar, cae abatido, relación entre sı́ y pudieran dar sospecha a la
y cual inocente pajarillo queda aprisionado entre comisión de un acto delictivo. No obstante, por
las redes de un sumario, y envuelto en un proce- pertenecer como afiliados a la Casa del Pueblo,
so, por un delito que no cometió. ¿Era delictivo el le añadieron la peligrosidad. El Consejo les im-
cargo de Concejal? ¿Era delictivo el estar afilia- puso a todos la pena de muerte. El derecho a
do a algún partido de izquierda? Los generales la vida, ante la sentencia del General Mola “hay
insurrectos también habı́an ejercido cargos du- que ser terribles” no tenı́a significación.
rante el periodo republicano. ¿Consideraron de- OTRA SENTENCIA MONSTRUOSA dictada por
lictiva su actuación? un Tribunal militar, fue la recaı́da en la causa ins-
El defensor debió decir al tribunal. He aquı́ mi truida contra Don Julián Cestero y su esposa. En
defensa. Ante lo imposible dejo a la historia y los tribunales donde se ven y juzgan las causas
a la posteridad dictarán el veredicto acusando a en Juicios Sumarı́simos, el defensor tiene que
los jueces. Principalmente a las Autoridades que ejercer el cometido verbalmente sin escrito algu-
no, no obstante, por el estudio ligero que hizo de culcaba el laicismo, tuvo reuniones con elemen-
la causa, recogió datos para poder formular la tos extremistas y asistió al mitin del diputado Sr.
defensa. Esta se deslizó en la siguiente forma. Galarza.
A todas estas declaraciones aun dándolas el
Señores del Consejo: máximo valor, constituirı́an un indicio leve, por
Del resumen leı́do por el Sr. Juez se deducen so- ser hechos anteriores al 14 de Julio; pero
mera los hechos, estos tienen entre sı́ una rela- además señores del Consejo, hay que tener pre-
ción ı́ntima están unidos estrechamente. Para el sente que toda prueba testifical no es unánime
esclarecimiento completo de la verdad, se hace y carece de fundamento, como la del testigo Ga-
preciso ir analizando imparcialmente uno a uno, briel Salvador, quien razona al laicismo del señor
detalle a detalle, hecho por hecho, ası́ lograre- Maestro por haber dicho a los niños “no traigáis
mos ver con claridad toda la actuación de los el catecismo, pues no hace falta” ¿Es que no
encartados en este proceso, obscurecidas por nos acordamos todos, de las órdenes dictadas
las sombras del rencor e imputaciones sin con- por la República, cuando se retiró el crucifijo de
firmación. las escuelas? Los maestros se limitaron acatar
Organizando lógicamente el sumario, para con- los mandatos del Gobierno de la Nación como lo
seguir el análisis perfecto, se llegará a conclusio- hacı́an los demás ciudadanos.
nes exactas, que son precisamente la conexión Los testigos Sergio Barrios, Aureliano Vega,
DESEMBRE 2004

existente en informes y declaraciones prestadas Ceferino Temprano manifiestan que no fue de


por autoridades y testigos; todas forman un con- ningún partido polı́tico, que defendió la proposi-
junto que dan unidad al sumario. Dividiéndolo en ción para la construcción del cuartel de la Guar-
dos etapas, reflejarán la ideologı́a, conducta so- dia Civil. No cometió ningún atropello. No hizo
cial, profesional y religiosa de mis defendidos, es propaganda en contra de la religión, al contrario
decir, investigación en este aspecto. Antes del la profesaban y los vieron cumplir con los pre-
82 movimiento Nacional y después. ceptos de la Iglesia. Cuando la supresión de las
Los antecedentes de los encartados se compen- fiestas tradicionales por la República, el testigo
EBRE 38

dian desde el año 1926 a la fecha. Todos los Ceferino Temprano manifiesta, que le oyó decir
informes recabados en los pueblos de Camar- a los niños, mañana si Dios quiere, la escuela
zana de Tera y Tagarabuena, donde han ejerci- se abre, el que quiera ir a misa que vaya, otro
do su profesión de maestros durante bastantes testigo al folio 17, manifiesta, que en la escuela
años, son inmejorables en todos los aspectos se representaron pelı́culas sobre asuntos religio-
y los consideraron como defensores de la Dic- sos, como la Semana Santa en Sevilla, pasajes
tadura de Primo de Rivera. Los informes están del evangelio, el Hijo pródigo, etc., etc. Es notorio
avalados por los señores sacerdotes de los Pue- que en el pueblo de Manganeses de la Lamprea-
blos citados, Jefe de Falange actuales, alcaldes na se representaban en la escuela esas pelı́cu-
y Jueces. las de educación y forjadores de corazones sen-
Donde empieza la nebulosa que quiere envolver sibles y piadosos, sin embargo los testigos que
la inocencia de mis patrocinados, es desde me- más acusan no han indicado ese extremo, he
ses antes del Movimiento Nacional, que ejercie- ahı́ su parcialidad y como queda desvirtuado el
ron su profesión en el pueblo de Manganeses de laicismo de mis defendidos.
la Lampreana. Ciertas declaraciones que apare- Las declaraciones del Testigo José Fuentes, no
cen en el sumario, para averiguar la actuación es posible que hagan fe en juicio, pues él mis-
de los encartados durante ese tiempo, si se exa- mo dice, que el Sr. Cestero fue el causante de
minan profundamente, y haciendo eco a las que la destitución de su cargo, motivo por el que tie-
con mayor rigor acusan a Don Julián Cestero y a ne que abrigar animosidad contra mi defendido,
su esposa, se observa, que los cargos se limitan sus manifestaciones y conceptos carecen de va-
a poner de relieve únicamente que mi defendido lor, son parciales. Por habérmelo manifestado mi
ejerció el cargo de gestor, se opuso a la cons- defendido es hecho comprobado que hasta que
trucción del Cuartel de la Guardia Civil, que in- se ausentó del Pueblo el 14 de Julio, dio clases
particulares a los hijos de las personas visibles los encartados, a fin de que puedan trasladarse
de derecha y a los de la Guardia Civil. ¿Qué pa- a Moraleja del Vino (Zamora), hecho que indica
dre entrega la conciencia infantil del hijo a pro- evidentemente, que al ser liberada La Felguera
fesores de ideas derrotistas y laicismo refinado? por las tropas Nacionales, serı́an objeto de in-
El procesado fue profesor de esa juventud. vestigación y depuración, al serles expedida la
En las actuaciones se pone de relieve que tuvo autorización, no cabe duda que no les hallaron
reuniones con elementos de izquierda, pero no cargo alguno en contra del Movimiento Nacional
se concreta algo acerca de ello, ni se citan per- y fueron considerados como elementos de or-
sonas. Es cierto que tuvo reuniones relativas a la den. No están por tanto incursos en el articulo
enseñanza de la que es ferviente defensor. Con 246 del código de Justicia Militar.
relación de la asistencia al mitin del Sr. Galarza, Para terminar, esta defensa solicita del digno
asistió, como lo hizo todo el Pueblo. Tribunal, que antes que formuléis vuestro fallo,
Ved señores como han desaparecido los indicios como siempre basado en la convicción de que
acusatorios y nos encontramos de lleno en el es- serán absueltos, y además que tengáis presen-
tudio importante de su actuación, desde que se te, que llevaréis la alegrı́a al hogar de ese matri-
inició el movimiento Nacional hasta que fueron monio que ahora ocupa el banquillo, y son dos
procesados. honorables maestros, cuyas hojas de servicios
Se encontraba en La Felguera (Asturias) de va- están llenas de votos de gracia y premios a su

DESEMBRE 2004
caciones al lado de unos familiares, allı́ les sor- trabajo.
prendió la guerra civil. Los altavoces republica- Hoy la fatalidad ha hecho que las sencillas y
nos llamaban a todos los desplazados de sus miserias humanas, se encuentren con el hogar
residencias, para que se presentaran. En situa- destrozado y distanciados de sus hijos. Teniendo
ción tan difı́cil y con escasos recursos se pre- en su haber que el mayor de ellos, se encuentra,
sentaron al Comité. Según manifiestan los testi- luchando en las filas de nuestro Ejército.
gos de (Sama de Langreo (folios 30 y 31) ejer- 83
citaron el cargo de profesores en La Felguera. La sentencia dictada por el consejo de Guerra

EBRE 38
Algún testigo manifiesta que habló varias veces para los dos fue la de pena de muerte. El defen-
con los procesados y observaron no se inclina- sor les hizo la instancia de solicitud, para conse-
ban a ideologı́a alguna, ni se mezclaron en asun- guir el indulto y les fue concedido.
tos polı́ticos, considerándolos gente de orden,
con respecto al Movimiento Nacional nada ob-
servaron. Los familiares eran personas de orden Otro consejo de guerra
y afiliados a los partidos de la derecha. El testi-
go Emiliano Alonso oyó a otro compañero, que Fue el que vio y falló la causa instruida contra el
era comunista, ¿es que por esta manifestación Funcionario de Hacienda Don José Berrocal de
gratuita sin prueba alguna se puede imputar fi- plantilla en la Delegación de Hacienda de Zamo-
liación comunista a Julián Cestero. Otro testigo ra. El sumario se inició en virtud de denuncia he-
Eugenio Miguel lo considera simpatizante con cha contra el procesado, por confidencia reser-
la izquierda, por el solo hecho de haberle oı́do vada del personal de Investigación y Vigilancia.
decir, que habı́a que acatar, las órdenes de la Fue dado de baja por sus ideas comunistas.
República, pero cree que desempeñaron el car- En las declaraciones del sumario aparece como
go de maestros por necesidad, por hacerles falta autor de ciertas frases despectivas en contra del
mas no por simpatı́a. ¿No resultan estos silogis- Movimiento Nacional. En ninguna parte del pro-
mos extravagantes, para deducir la idea polı́tica ceso aparecı́a estuviera afiliado al partido comu-
de la persona? Por último señores del Consejo, nista, únicamente el Sr. Sevilla, Jefe del negocia-
se hace preciso antes que formuléis vuestro fa- do consideraba al señor Berrocal como simpati-
llo, tengáis presente que en los folios 5 y 6 exis- zante, porque en un libro que todos los funciona-
ten dos pases expedidos por el Comandantes rios dedicaron al presidente de la República Sr.
Militar de Sama de Langreo (Asturias) a favor de Azaña, el Sr. Berrocal habı́a puesto “viva el co-
munismo”. La letra no fue examinada por peritos alegato, haciendo constar la imposibilidad de ser
en la materia. Otro testigo que lo tiene por comu- el Platón y el España, los autores del crimen y de
nista es el Sr. Galindo, por ciertas expresiones la confección de las hojas que se distribuyeron,
que le oyó. En los informes dados por el alcal- por estar demostrado en el sumario, que al esta-
de de la ciudad y las investigaciones practicadas llar la rebelión de los generales, los encartados
sobre su conducta son buenas; otros testigos hi- se encontraban en la vecina República de Por-
cieron iguales manifestaciones y no le oyeron ex- tugal. El defensor solicitó la absolución. La sen-
presiones en contra del Movimiento. La acusa- tencia impuesta por el tribunal fue la de pena de
ción fiscal encuadró los hechos calificándolos de muerte. El defensor no llegó a tener conocimien-
auxilio a la rebelión. La defensa discrepó y ana- to si se llevó a efecto, por haber sido destinado
lizó lo que era adhesión, auxilio y conspiración a Salamanca a donde se trasladó.
a la rebelión. No estando probados los hechos,
ni incurso en ningún delito, solicitó la absolución.
Don José Berrocal fue condenado a la pena de Epı́logo
doce años y un dı́a. Al serle comunicada la sen-
tencia hizo protesta, por la pena impuesta dicien- Únicamente las ideas grandes tienen origen por
do: - No es extraño que ante la injusticia salga la revelación Divina, que iluminando la concien-
uno del calabozo mordiendo. Era la juventud del cia del hombre hace que germine y se difun-
DESEMBRE 2004

funcionario que se rebelaba ante la tiranı́a im- da entre los humanos, y sirviendo de guı́a, sea
puesta por los insurrectos. orientación de la que nos hallamos aun distan-
Una vez llevado a la cárcel, si el Sr. Berrocal si- tes.
guió con expresiones similares, dado el espio- La vida no tendrı́a significación si no se lucha-
naje existente, difı́cilmente cumplirı́a la senten- ra por un ideal dentro de los principios morales;
cia. Ente era el clima de terror que se vivı́a en la este concepto de lucha excluye toda violencia y
84 España de Franco. La santidad del llamado Glo- se circunscribe únicamente, a la lucha de ideas,
rioso Movimiento Nacional era un mito. Los cris- que en franca y noble lid pueden purificar sus
EBRE 38

tianı́simos insurrectos no cumplı́an con la obliga- esencias. Dios dotó al hombre de las facultades
ción que les imponı́a el PADRENUESTRO PER- del alma para darle libertad al pensamiento, pa-
DONA NUESTRAS DEUDAS ASI COMO NO- ra que éstos fueran buenos, dictó la Ley Moral
SOTROS PERDONAMOS A NUESTROS DEU- y Cristiana, señaló las virtudes e indicó los vi-
DORES... cios, para no engañaros ni ser engañados. Pre-
tender anular esa libertad de conciencia, resulta
una insensatez de los dictadores, por ir contra
Otro Consejo de Guerra los principios Divinos, que Dios en su portento-
sa Creación ası́ lo ordenó, conduce al error y al
En el mes de Marzo de 1938, en el llamado Año horror. Eso fue nuestra GUERRA CIVIL.
Triunfal, se celebró en la Audiencia provincial el
Consejo de Guerra, para juzgar la causa incoa-
da contra los Jóvenes Platón y España, por con-
siderarlos autores de la muerte del Falangista
Francisco Gutiérrez y estar tildados de elemen-
tos peligrosos y además pudieron ser los que fa-
cilitaron las notas para la confección de las ho-
jas, que se distribuyeron por la Capital en los últi-
mos dı́as de Julio excitando a la Huelga General.
En el sumario la acusación no estaba confirma-
da. Los hermanos del Falangista asesinado Ce-
cilio e Inocente indicaban, como matador a una
tal Bernardo (a) “El Gaita”. La defensa formuló el