Está en la página 1de 55

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

es colabo: Manuel rador habitual de la cadena SER. etc. consenso.vac[o entre constfucciones que hay que Ilenar de forma adecuada a los objetivos de promotores y autoridades. pasean despreo£upados por un para[so de cortes•a. como afirma Manuel Delgado al analizar ese sue•o de un espacio pdbiico hecho de di•logo y concordia. desear[a cewsmo. convivenc•a. El espacio pdblico es entonces el lugar en el que se materializan _diversas categorias abstractas como democomo . es decir. Coordinador del programa de doctorado Antropolog•a del E#pacio y del Territorio.un espacio pdblico Si urbanistas. en sus ratos libres. as[ como de su Grupo de Investigaci6 • sobre EsPacios Pdblicos. ver transitar a una ordenada ma#a y por el que se de seres libres e iguales que emplean ese espacio para ir y Venir de trabajar o de consumir y que. existe otto discurso en el que este concepto se entiende como la realizaci(•n de un valor ideol(•gico. ciudadan[a. Sin embargo. este se derrumba en cuanto aparecen los sigr•os externos de una sociedad cuya materia prima es la desigualdad y el fracaso. como un complemento para operaciones urbanfsticas. arquitectos y dise5adores pueden concebir el cracia. Delgado es profesor titular de Antropologfa Religiosa ene Departament d'Antropologia Social de la Universio tat de Barcelona. ..