LA NUEVA CRISIS MUNDIAL.

Para un mundo cambiante, parece que persistimos en los errores del pasado, pero lo mas preocupante es que posiblemente no puedan ser enmendados o apaciguados como en anteriores ocasiones debido que en caso de una nueva burbuja no contaremos con las mismas herramientas para controlar los efectos nefastos. Pero ¿Cuál ha sido el error? y ¿quién lo ha cometido? Para definir esto debemos primero determinar el error. En mi concepto lo que ha ocurrido es que para salir de los problemas se han dado ayudas y esto no es malo, lo realmente malo es el manejo que se ha dado cuando sea tenido un panorama de nueva bonanza y estabilidad, puesto que, en lugar de reorganizar la economía las economías se han dedicado a exceder sus gastos y los consumidores parecen olvidar lo vivido a causa del endeudamiento y reinciden en el. Si se evalúan las ayudas dadas a los bancos, estas no han sido malintencionadas y de hecho el marco sobre el cual se originan es correcto y ha evitado una caída peor, pero su aplicación no ha sido del todo efectiva; es decir la medicina no es mala si no el suministro de la misma es lo que ha empeorado la situación. Aparte de distribuirse mal los recursos no se ha direccionado la economía hacia la producción sino hacia el gasto lo cual propicia un perjudicial aumento de la deuda y en el momento que estas deudas se hacen impagables se reinicia el ciclo de ayudas y se ensancha el problema. Por otra parte el riesgo moral siempre ha estado presente en las decisiones de los inversionistas como de los otorgantes de préstamos. En realidad el problema no han sido las leyes sino como cada quien ha hecho de ellas uso bien sea consiente o naturalmente. Esto debido a que hay negocios que simplemente no puede ser tan buenos, ya que se cubre el riesgo por el estado y se empiezan a dar malos manejos e inician los efectos de cuotas impagables para las personas, los bancos y próximamente para el estado. Por tanto creo que es deber y hay opción que el estado y también los ciudadanos adapten una cultura prudencial sobre el gasto y se incentive la producción de empleo sobre bases que no causen mayores problemas. Ejemplo el estado puede incentivar el desarrollo de la economía con planes de capacitación en vías de incrementar las exportaciones y así aumentar el empleo sin que sea únicamente la reducción de tasas o subsidios las herramientas que motiven el movimiento de la economía; a su vez como ciudadanos basta con ser prudentes en las inversiones que hagamos y evitar las deudas malas como lo diría Robert T. Kiyosaki.

Es una opción bastante optimista. de pronto muy optimista pero es probable que funcione y de hecho mientras a nadie se le otorgue la razón las opciones en su totalidad pueden ser consideradas. aún queda pendiente la guía del gobierno para poder evitar el colapso mundial de la economía. Feliz tarde profesor. . Desafortunadamente el ciclo parece repetirse y aunque podemos tomar ciertas medidas provisorias.