Estudio de casos y controles sobre la asociación entre cánceres

cerebrales diagnosticados entre 2007 y 2009 y el uso de teléfonos
móviles e inalámbricos.
Lennart Hardell, Michael Carlberg, Fredrik Söderqvist y Kjell H. Mild. International
Journal of Oncology 43: 1833-1845, 2013
Introducción.
Algunos estudios previos coinciden en mostrar la asociación entre el uso durante largo
tiempo de teléfonos sin hilos (móviles e inalámbricos) y la aparición de dos tipos de tu mo-
res cerebrales (glioma y neurinoma del VIII par craneal), pero no la de otro, el más común
(meningioma).
Estos teléfonos emiten campos electromagnéticos de radiofrecuencia (CEM-RF) y el cere-
bro es su órgano diana principal cuando se sostienen pegados al oído.
La Agencia internacional de investigación sobre el cáncer (IARC) clasificó en mayo de
2011 a los CEM-RF en el grupo 2B, es decir como "posibles carcinógenos" para las
personas. Y se calcula que en el mundo hay unos seis mil millones de teléfonos sin hilos
en uso.
El objetivo de nuestra investigación fue profundizar en la relación entre el uso durante
mucho tiempo (>10 años) de los teléfonos sin hilos y la aparición de cánceres cerebrales.

Personas y métodos.
Dirigimos un nuevo estudio de casos y controles de neoplasias cerebrales (el término que
agrupa tanto a tumores como cánceres) diagnosticadas entre 2007 y 2009 a hombres y
mujeres de entre 18 y 75 años de edad. 1 Usamos como control para cada caso a una
persona de la población del mismo sexo y edad (con un margen de 5 años). Aquí
informamos sobre los cánceres, usando a todos los controles disponibles. Los resultados
relativos a tumores se publican en otros artículos.
Evaluamos los usos de teléfonos móviles e inalámbricos mediante un cuestionario
autoadministrado. Se preguntó por separado sobre el plazo de uso de cada tipo de
teléfono móvil.
El método estadístico fue el análisis de regresión logístico incondicional, ajustado por
edad, sexo, año de diagnóstico e índice socioeconómico, usando toda la población
control. El parámetro estadístico presentado es la razón de ventaja (RV), con el intervalo
de confianza del resultado (IC 95 %).2
De las personas con cáncer cerebral, participaron el 87 % (n = 593) y de los controles, el
85 % (n = 1368).

Resultados.
La mediana de edad de los enfermos fue de 55 años.
TELÉFONOS MÓVILES ANALÓGICOS.- La RV de aparición de cáncer cerebral para los
que habían usado teléfonos móviles de tipo analógico fue 1,8 (IC 95 % = 1,04-3,3), pero
aumentó a 3,3 (IC 95 % = 1,6-6,9) para los plazos de uso > 25 años desde la primera
exposición.

1
Sólo incluyeron a enfermos vivos. Por eso, de los 1334 enfermos de cáncer excluyeron de la investigación
a 520, que habían fallecido. La mayoría de estos habían sufrido un glioblastoma multiforme.
2
La RV es el cociente entre la posibilidad de que ocurra un suceso y la probabilidad de que no ocurra. Es
decir que una RV de 1,8 de cáncer cerebral en un grupo concreto de personas indica que estas tienen 1,8
veces más probabilidades (casi el doble) de sufrir un cáncer cerebral que los controles (las personas que no
pertenecen a ese grupo).
Resumen para Mi Estrella de Mar (2006 – 2013):
Dr. Arturo Ortega Pérez. Univ. Rovira i Virgili
mi-estrella-de-mar.blogspot.com
1 de 2
TELÉFONOS MÓVILES DIGITALES 2G.- El uso de teléfono móvil digital 2G se asoció
con una RV = 1,6 (IC 95 % =0,996-2.7), que aumentó a 2,1 (IC 95 % = 1,2-3,6) para
plazos de uso > 14-20 años.
TELÉFONOS INALÁMBRICOS.- Los resultados para el uso del teléfono inalámbrico
fueron RV = 1,7 (IC 95 % = 1,1-2,9) y, para plazos de 15 a 20 años, una RV = 2,1 (IC 95
% = 1,2-3,8). Hubo pocos participantes que hubieran usado un teléfono inalámbrico
durante > 20-25 años.
TELÉFONOS DIGITALES SIN HILOS (móviles 2G y 3G y teléfonos inalámbricos).-
Aumentó el riesgo para plazos > 1-5 años, se redujo para los siguientes plazos y aumentó
de nuevo para plazos > 15-20 años.
En el momento de la investigación nadie había estado usando todavía teléfonos 3G
durante > 3 años.
LADO DE USO DEL TELÉFONO.- Fue más frecuente que aparecieran los tumores en el
lado del cerebro en el que más a menudo se usaba el teléfono; ocurrió así tanto con los
móviles como con los inalámbricos.3 Obtuvimos unos riesgos mayores para las neoplasias
en el lóbulo temporal y los lóbulos cercanos. El uso de los casos de meningioma en el
mismo estudio como referencia dio unas RV algo más elevadas, lo que indica que es poco
probable que los resultados se expliquen por sesgos de recuerdo o de observación.
USO ACUMULADO.- En general, el riesgo de cáncer cerebral aumentó claramente con
las horas de uso, para cada tipo y variante de teléfono. Por ejemplo, quienes habían
usado un teléfono inalámbrico durante más de 2376 horas tuvieron una RV = 2,5 (IC 95 %
=1,5-4,2), en comparación con quienes no lo habían usado. Esas horas se acumulan
usando el teléfono sin hilos por ejemplo durante 40 minutos diarios a lo largo de 10 años.
El riesgo fue especialmente alto en quienes habían acumulado esas horas usando
teléfono inalámbrico (RV = 7,7; IC 95 % = 2,5-24).
CÁNCERES EN LOS LÓBULOS CEREBRALES PRÓXIMOS AL OÍDO.- En las personas
que habían usado teléfono móvil durante > 25 años, la RV de padecer un cáncer en estos
lóbulos = 4,8 (IC 95 % = 1,7-14), en comparación con quienes no lo habían usado. Y en
quienes habían usado teléfono inalámbrico durante > 25 años, la RV = 5,1 (IC 95 % = 1,8-
15).

Discusión.
El resultado principal es el aumento significativo del riesgo de cánceres cerebrales con el
uso de teléfonos móviles e inalámbricos, que confirma diversos estudios previos. Estos
hallazgos apoyan la hipótesis de que los CEM-RF desempeñan un papel tanto en la
iniciación como en la promoción de la carcinogénesis.
El grupo Interphone había obtenido unos resultados distintos y en el artículo se citan
varios estudios en los que se discuten los métodos que utilizaron. Por ejemplo, que no
tuvieron en cuenta el uso de teléfono inalámbrico -que aumenta el riesgo de cáncer
cerebral- y, al incluir a esos usuarios en el grupo 'no expuesto', habían reducido la RV de
las personas expuestas al teléfono móvil.

Acceso a la investigación íntegra (PDF en inglés)
www.spandidos-publications.com/10.3892/ijo.2013.2111

3
Se tuvo en cuenta el área concreta del cerebro afectada y se relacionó con el lado de la cabeza en el que
se usaban estos teléfonos sin hilos. Definieron uso ipsilateral como ≥ 50 % del tiempo de uso en el mismo
lado en el que había aparecido el tumor y uso contralateral como < 50 % de la duración de las llamadas en
el lado del tumor.
Resumen para Mi Estrella de Mar (2006 – 2013):
Dr. Arturo Ortega Pérez. Univ. Rovira i Virgili
mi-estrella-de-mar.blogspot.com
2 de 2

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.