Está en la página 1de 15

Historia de la doctrina del pecado original

Hemos hallado en la teología paulina la afirmación de un doble factor desencadenante de la situación universal de pecado: el destino previo (he hamartía) derivado de un acontecimiento de la historia -y no de una contaminación de la naturaleza y la decisión personal que opta por la acción pecaminosa (pántes he hamarton). A lo largo del proceso reflexivo sobre ambos datos, no siempre se ha sabido respetar la dial ctica tensional vigente entre ellos! o bien se ha primado desconsideradamente el elemento destino previo "en las antropologías pesimitas#, que reduce el pecado original a una especie de defecto de f$brica, o bien se ha sobrevalorado la capacidad decisorio del hombre "optimismo naturalista#, minimizando de rechazo la necesidad de la gracia, es decir, de la salvación en %risto& 'a reflexión creyente pugna por mantener un difícil equilibrio entre los dos factores! a ese ob(etivo apunta la elaboración de la doctrina del pecado original& %omo es obvio, se necesitaba tiempo para que el problema se plantease explícitamente con nitidez! ello sólo ocurrir$ a comienzos del siglo ), con ocasión de la crisis desatada en algunas iglesias de *ccidente por el pelagianismo& Hasta entonces, las cuestiones involucradas en el problema del pecado original no aparecen propuestas formal y directamente! sí aparecen, en cambio, una serie de materiales que cristalizar$n en las primeras formulaciones expresas de la doctrina& 'as dificultades inherentes a sta explican el que dichas formulaciones no agotasen el debate teológico, que conocer$ otro momento crítico con la +eforma protestante y el pronunciamiento del concilio de ,rento, y que se ha prolongado con viveza, incluso con apasionamiento, hasta nuestros días& -l presente capítulo trata de reconstruir la trayectoria de este debate secular! la intensidad del mismo y su persistente actualidad delatan la importancia de lo que en l est$ en (uego y la extrema comple(idad de las cuestiones que con l se ponen sobre el tapete& .& /e los orígenes a 0an Agustín

-n una de sus obras antipelagianas, 0an Agustín asegura enf$ticamente que, en lo tocante al pecado original, l no ha inventado nada! se ha limitado a exponer 1lo que desde antiguo (antiquitus) ense2a toda la 3glesia4& ¿Hasta qué punto se ajusta a los hechos esta declaración? 1. ontra 5ul& 6,.7,89& -stas palabras no han perdido un $pice de actualidad! se podrían dirigir, con la misma pertinencia que a 5uliano, a alg:n moderno historiador del dogma para quien 1el obispo de Hipona es no sólo el padre de la idea del pecado original, sino tambi n el arquitecto de la teología del pecado original4 ";+*00, 86<#&

pero nada dice del origen de la situación nativa& -n otro texto del mismo autor leemos que 1el g nero humano&&& había caído desde Ad$n en la muerte y en el error de la serpiente. se presta atención como no podía ser menos a los pecados personales. no honor sino deshonor. acaso porque no cuadraban con su ob(etivo catequ tico: oponerse al determinismo propuesto por la cultura dominantes& 1. retrotrae al primer pecado el hecho de la muerte@& 0u discípulo . donde se asocian las discordias reinantes en la comunidad destinataria del escrito con 1la in(usta e impía envidia por la que tambi n la muerte entró en el mundo4! la cita de 0b 7. pues. %l paralelo &dán# risto B$s prometedor parece el contenido de una homilía pascual redactada en las postrimerías del siglo . por primera vez.aciano se encamiza contra la creencia en los horóscopos y reivindica el car$cter libre de nuestra conducta moral. de la que dependería tambi n el hecho de morir: 1morimos por nuestra propia culpa& 'a libertad nos perdió&&& Auimos nosotros los que produ(imos la maldad4 & 0in embargo. pero faltan referencias a nuestro tema& =n texto que guarda cierta relación con l pertenece a la primera carta de %lemente. no vida sino muerte. cometiendo cada uno el mal por su propia culpa". no salvación sino perdición4@& 'os pecados personales . no se2orío sino tiranía. %omo se ve.7> sirve :nicamente para glosar la aparición de la muerte "física# en la humanidad originaria con el fratricidio de %aín& *tro texto hace mediadora de 1la transgresión de -va4 a la serpiente y a2ade que dicha transgresión llevaba apare(ada la muerte "física#& ?o mucho m$s relevante es la aportación de los apologistas& Hablando de la necesidad del bautismo. no libertad sino esclavitud. en la que alguien ha visto el primer esbozo de una teología de la historia& A la luz de la redención de %risto. es llamado 1herencia4 ('leronomía) de Ad$n! ste de(ó a sus hi(os en herencia 1no pureza sino lu(uria. la conexión muerte#primer pecado es revalidada por .$. o no se presta atención al pecado de Ad$n o se menciona como desencadenante de una situación penal "ignorancia. sufrimiento. muerte#& 'a preocupación por impugnar el fatalismo dualista y educar a los cristianos en la conciencia de la propia responsabilidad moral no favorecía ciertamente la apertura a nuestra problem$tica& 'os textos fundamentales de +m no aparecen nunca en estos primeros ensayos. en el contexto de la formación de la conciencia moral de los creyentes . no incorrupción sino corrupción... 5ustino observa que los hombres crecen 1en costumbres malas y en conducta perversa4 y que el bautismo se administra 1para que no sigamos siendo hi(os de la necesidad y la ignorancia4. 5ustino subraya netamente la responsabilidad personal en la culpa y. a lo sumo. el autor contempla a la humanidad sumida en un estado catastrófico que. y cayó finalmente ba(o el poder de la muerte4& -n todos estos escritos. y atribuida a Belitón de 0ardes.eófilo: 1por su "de Ad$n# desobediencia se atra(o el hombre traba(o. !os primeros escritos -n los primeros autores cristianos "los llamados 1padres apostólicos#. dolores y tristezas.& 1.

o que 1ofendimos "a /ios# en el primer Ad$n. por primera vez en la literatura cristiana.de +m D! la correlativa recuperación de la tipología Ad$n%risto! consiguientemente. sólo resta el imperio de la muerte y el pecado.. presumiblemente con el mismo significado que en +m D y E# de(ó su huella en todas las almas4. y vulnerando 1el mandato de /ios desde el principio4@! en virtud de la cual transgresión. la homilía insin:a en el trasfondo el paralelo paulino Ad$n-%risto. como la forman igualmente en %risto& Ambos. de modo que 1el hombre se arrastraba como prisionero ba(o la sombra de la muerte4& FGu decir del alcance de estas expresionesH %iertamente parece innegable que con ellas se est$ describiendo una situación universal de perdición en la que el pecado de Ad$n (uega un papel determinante& Carece igualmente innegable el trasfondo paulino de las ideas y de la misma terminología. el platonismo. no por ello ignora sus graves consecuencias o)jetivas. que reproduce casi literalmente: 1pues así como mediante la desobediencia de un solo hombre&&& fueron constituidos pecadores los muchos y desecharon la vida. así tambi n era menester que. para Belitón est$ fuera de duda que todos los hombres versan en una situación tal que precisan de la acción redentora de %risto! fuera de ella. advirtiendo con todo que falta en la homilía la aserción explícita de una culpabilidad estricta causada por el pecado de Ad$n& 0cheffczyJ observa que el autor se refiere por dos veces a los descendientes de Ad$n calific$ndolos de 1culpables4 o 1condenados4 .odos los hombres forman una 1unidad mística4M en Ad$n.se multiplicaron porque 1el Cecado "reaparece aquí el t rmino hamartía. con la consiguiente din$mica pecaminosa que toma cuerpo en los pecados personales. aunque no aclare si tal culpabilidad proviene del poder del Cecado. 'a expresión en &dán le sirve para describir esas consecuencias: 1lo que en &dán habíamos perdido. lo recuperamos en risto"! 1-con quien "L/ios# tropezamos en el primer &dán( &&& en el se*undo &dán fuimos reconciliados4M & . de los pecados personales o de ambos factores& Cero en todo caso. o lo que es lo mismo. si bien el autor no cita ning:n pasa(e neotestamentario IAlicJ-AlszeghyK destacan como idea dominante la de 1la corrupción hereditaria4. etc&-.9. que relacionan la idea con Ailón. mediante la obediencia de uno solo. la unidad del g nero humano: todos "y no sólo los psíquicos) mueren en Ad$n! todos "y no sólo los pneumáticos) son vivificados en %risto& . con la subsiguiente comprensión unitaria de la entera historia humana como polarizada por estas dos personalidades corporativas& 5ustamente en esta dirección va a moverse la teología de 3reneo -n un pasa(e capital de su &dversus Haereses( el obispo de 'yon glosa el texto de +m D. el hombre "Lcada hombre# 1había sido hecho enemigo de /ios4 /e dónde procede la idea de la unidad mística de todos contra otras con(eturas. no cumpliendo su precepto4. de la preocupación antignóstica de nuestro autor! la solidaridad de todos con Ad$n primero y con %risto despu s demostraría. la asunción de la doble causalidad uno#todos en el pecado "la muerte# y en la (ustificación "la vida#& Aunque 3reneo minimiza la gravedad su)jetiva del pecado de Ad$n. un estado seme(ante al del 1condenado en prisión4& ?o puede ignorarse tampoco que. &&& fueran (ustificados muchos y percibiesen la salud4& )arias cosas merecen destacarse en este texto: la aparición -por primera vez en la patrística. frente a Barción. Ad$n y risto( recapitulan la entera humanidad & 0e entiende así que nuestro autor afirme que 1el hombre (+cada hombre# incurrió en transgresión4 cuando Ad$n transgredió. en base a su caracterización de la situación originaria como un estado de infancia.

1la acción desobediente de &dán aparece como pecado de la especie onal de todos los individuos humanos4 -d . !os antecedentes inmediatos de . se relacione el bautismo de los ni2os con la problem$tica del pecado original& Cero no har$ falta esperar mucho para que tal relación se establezca& -n resumen. en este momento. 1vitium originis4# que m$s tarde se har$n proverbiales& %omo se sabe. que ve la historia humana m$s como un proceso progresivo hacia un futuro lleno de promesas que como un penoso ascenso desde el fondo de la caí$a& /e todas formas. 1de aquella que /ios confirió a Ad$n y a la que constituyó en matriz de las dem$s4& %ada ser humano est$.'a praxis del bautismo de los ni2os aparece atestiguada en un c lebre texto: 1"%risto# vino a salvar por sí mismo a todos! a todos. los que por l renacen para /ios. 1corruptio naturae4. sino en la comunidad de destino de todos con uno& -xplíquese como se explique el mecanismo en que se funda la doble 1recapitulación4. uno de los m$s críticos historiadores de nuestro dogma se ve obligado a reco nocer que( con el testimonio de 3reneo. como era la africana. en la explicitación progresiva de nuestra doctrina& A l se debe la acu2ación de una serie de expresiones "1tradux peccati4.en un vínculo de descendencia gen tica. digo. . no se ve cómo se puede negar que 3reneo estipula claramente la unidad de todos en &dán para el pecado . pues. pero no . que es a su vez el supuesto previo de la solidaridad universal en %risto& .ertuliano es traducianista! cree que las almas se transmiten de padres a hi(os por generación& 'o es por motivos antignósticos! como 3reneo.-. tambi n l est$ interesado en salvaguardar la unidad de todo el g nero humano y en descartar la clasificación de sus individuos en categorías distintas& 'o que le lleva a afirmar que todas las almas provienen de una (ex una redundantes)( a saber. otro texto de 3reneo parece indicar que ste no había reflexionado suficientemente sobre el alcance de un bautismo administrado a 1ni2os inocentes4 que 1todavía no tienen idea del mal4& %on otras palabras! no consta con certeza que. sino que le adviene a la humanidad por su solidaridad en 1Ad$n4 . como el pecado per# 1. . que no radica en la naturaleza humana en cuanto tal.an &*ustín )einte a2os m$s (oven que 3reneo. la muerte( que tiene su lado positivo en la unidad de todos en %risto para la (usticia y la vida& -n realidad es este aspecto positivo el que predomina nítidamente en el pensamiento de nuestro obispo. seg:n 3reneo el g nero humano est$ afectado por una situación de pecado de la que nadie se exime. infantes et parvulos et pueros &&& 4@& 'a importancia que va a tener esta praxis en la argumentación patrística en favor del pecado original se basa en que la fórmula del rito incluía las palabras 1para la remisión de los pecados4& que figuran tambi n en los símbolos de fe& 0in embargo.ertuliano se enfrenta a las mismas desviaciones doctrinales "los errores gnósticos# con argumentos an$logos a los empleados por el obispo de 'yon. pero impregnados por la mentalidad (urídica que le es peculiar M& %on l se inicia adem$s el proceso de creciente protagonismo de una iglesia perif rico. incluido de alg:n modo en Ad$n y participa de la infección de su pecado (tradux peccati)( que produce una 1corrupción de la naturaleza4! 1toda alma est$ empadronada en Ad$n hasta que sea re-empadronada en %risto4@M! he ahí 1el vicio de origen4 que %risto ha saneado al tomar una carne seme(ante a la nuestra.al solidaridad no se basa -como es obvio en lo tocante al polo %risto. y 1por primera vez en la historia de la teología cristiana4.

precisar el alcance exacto de estas formulaciones en relación con la doctrina del pecado original& . no es ste su efecto principal! el ob(etivo directo y m$s valioso del sacramento es la participación en la nueva vida de %risto& ?ada tiene. no sólo de los pecados personales& %on todo. dado que 1se le remiten pecados no propios.ras se2alar que 1nadie puede ser puro sin haber renacido del agua y del -spíritu4. y pecadora por inmunda4 & Cero Fest$ aseverando con ello la transmisión de un estado de pecado propiamente dicho?/. sino a(enos4& 'a idea del 1contagio4 contraído por 1el nacimiento seg:n Ad$n4 recuerda vivamente el 1vitium originis4 de . que los ni2os reproducen la desnudez y eforinidad de Ad$n! est$n desprovistos de gracia y son pecadores. como podría haberlo en el adulto. de otro pasa(e de %ipriano.D. al nacer cabalmente seg:n Ad$n4! en l. pues. 'a perple(idad al respecto se (ustifica habida cuenta de la posición de nuestro autor en lo tocante al bautismo de los ni2os& . sin embargo. sino pronunci$ndose sobre su sentido& A uno de sus corresponsales "el obispo Aido#.7. a los que hay que remitir adem$s 1pecados propios4! una razón estilística. la tesis de una transmisión de pecado estricto0 seg:n otros. en lo tocante a la doctrina del pecado original& Cero el maestro por . sin embargo. no parece probable& -l pecado de Ad$n es una 1herida4 (vulnus) que a todos afecta produciendo 1nuestras heridas4. de extra2o que 0an Agustín haya considerado al obispo m$rtir como uno de sus maestros. que estimaba que debía diferirse dicho bautismo. aunque de modo diferente que los adultos. no teológico. . que nos hacen nacer 1desnudos y deformes como Ad$n4! así permanecemos hasta que 1la vestidura blanca4 del bautismo nos cubre con 1la c$ndida t:nica de %risto4& %ipriano estima. en efecto. sin embargo. prosigue el obispo africano. pues. si puede ser.anto m$s. le comunica que todos los asistentes a un sínodo de sesenta v seis obispos de la región pensaban de otro modo. %o .ross>>& A la vista. y ello porque 1a ning:n reci n nacido se puede denegar la misericordia y la gracia de /ios4! 1en lo que de nosotros dependa. seg:n unos. no ha de perderse nin*1n alma". inequívoco no sólo admitiendo la legitimidad del bautismo de los ni2os.ertuliano transmitido por generación& Gue se utilice el plural 1pecados4 para designar las secuelas del pecado de Ad$n Fdesvirt:a la fuerza del textoH Así lo cree .inficionada por 1el vicio de Ad$n4 & -l paralelo Ad$n-%risto se formula claraniente al hilo de . sin que sea lícito entender el mismo t rmino (peccata) en dos sentidos diversos "culpa en el peccata propria0 penas en el peccata aliena)& -n suma. las cosas parecen aclararse con otra gran figura de la iglesia africana& %ipriano se muestra.de una condición pecadora derivada de Ad$n. seg:n %ipriano el bautismo libera al ser humano -tambi n al ni2o. cuanto que 1el reci n nacido no pecó en nada. aconse(a conservar el plural 1pecados a(enos4 al referirse a la situación religiosa del reci n nacido. no hay ning:n óbice a la gracia. 1toda alma "es# inmunda.: 1en %risto todos somos vivificados. como somos mortificados en Ad$n4& ?o es f$cil. por ello. en tanto que empadronada en Ad$n. advierte contra la necesidad de apresurar el bautismo administr$ndolo a 1la edad inocente4& -ste texto excluiría.ertuliano piensa sin duda en la transmisión por vía generativa de un 1vicio4 o una 1corrupción4 que afecta a todos los hombres interiormente y que le hace decir que. salvo el contagio de la muerte antigua que contra(o en su primer nacimiento. no dirime la cuestión que nos ocupa& -n este punto. pues. debería ser leído en el marco de una pastoral bautismal-penitencial y.

al margen de la salvación y en trance de perdición& -n este estado se detecta sobre todo la presencia de un elemento din$mico.al situación tiene como base una solidaridad de todos con Ad$n.anto los latinos como los griegos concuerdan en evaluar el estado religioso de la humanidad como seriamente afectado por la opción ad$mica. ense2an la inclusión de todos en Ad$n. en buena parte. ya como unidad física resultante de la descendencia generativa& -n todo caso. por el sucederse de la naturaleza. escribe Ambrosio que este texto 1no excluye a nadie. ni siquiera al ni2o4& -n la tradición oriental las cuestiones antropológicas tienen menos relieve que las trinitarias y las cristológicas& Adem$s. es l sin duda quien la transmite a su discípulo Agustín.. 0ólo de esta forma. los grandes nombres de la teología oriental suministran valiosas indicaciones acerca de la incidencia del pecado de Ad$n sobre la pecaminosidad universal& -n esta línea cabe citar a Atanasio. . al 1no estar sellados4& 0an 5uan %risóstomo (ustifica la praxis 1para que "a los ni2os# se les confiera la santidad.antonomasia del doctor de Hipona es 0an Ambrosio& A l le debe. en efecto.7d: 1"en Ad$n# todos pecaron4& He aquí el texto del obispo milan s: 1todos hemos pecado en el primer hom)re y. porque el pecado pasó a trav s de uno a todos4& A:n m$s claramente: 1fue Ad$n y en l fuimos todos& Cereció Ad$n y en él todos perecieron" . su concepción de la (ustificación y la gracia se elabora m$s en clave de divinización "Lde participación del ser de /ios# que en t rminos de superación del pecado& . y es ste un dato importante. que ya había sido atestiguado por *rígenes como costumbre apostólica@.7 por el 1en Ad$n4 no sea original de Ambrosio& /e todas formas. se rechaza categóricamente toda forma de determinismo gnóstico o dualismo maniqueo en la explicación de ese estado de deterioro tico-religioso& .D. la traducción de +m D. la transmisión del rico legado de la tradición latina. esto es. resulta v$lido que %risto sea el redentor de todos y el bautismo sea necesario a todos! comentando 5n 8. como condición necesitada de una iniciativa vivificadora o sanadora& -n lo tocante al bautismo de los ni2os. (unto con la convicción de que este ser pecador en Ad$n se aplica incluso al reci n nacido: 1nadie es sin pecado. la adopción. ni siquiera el ni3o de un día"/. reserv$ndolo para los pecados personales! no obstante. hay un sucederse de la culpa desde uno hasta todos&&& Ad$n est$ en cada uno de nosotros& -n l delinquió la condición humana. que se explica diversamente. la fraternidad de %risto! para que sean miembros de l4& =na visión de con(unto del camino recorrido por la tradición en los cuatro primeros siglos nos da. ya como unidad mística.-s probable que esta traducción del eph2ho de +m D. en suma. que inclina espont$neamente hacia el mal uso de la libertad& b# . los capadocios y %risóstomo& -n general. complementado con elementos de la teología oriental& /e l tomar$ Agustín.odo lo cual no favorece la presencia de nuestra problem$tica en la patrística griega& 0in embargo. la herencia. la (usticia. todos ellos evitan el t rmino hamartía para designar la situación en que nacemos.regorio ?acianceno estima que los ni2os no bautizados no tienen acceso a la gloria. el saldo siguiente: a# .. en4ermedad( etc&. apelan con frecuencia a la tipología Ad$n-%risto y describen la condición nativa en t rminos de muerte "en sentido amplio#.

apuesta resueltamente por la victoria de la gracia& d# 'a praxis del bautismo de los ni2os se fundamenta com:nmente en la necesidad que todo ser humano tiene de ser tocado por la acción salvífica de %risto& %on esta motivación fundamental coexisten ambigNedades en lo concerniente a la pecaminosidad del ni2o! ni la terminología ni las ideas parecen estar claras al respecto. que esclarece dicho problema eludiendo el determinismo maniqueo& %ontra ste. siempre ha pensado lo mismo 1desde el comienzo de mi conversión4 (a) initio conversionis meae)/. de lo virtualmente latente a lo formalmente emergentes& -n este proceso de clarificación progresiva.implicianum( eschto en el inicio de su pontificado "896-9E#. de intervenir en la pol mica con los pelagianos ">. unos quince a2os antes. 0an Agustín y la crisis pelagiana 1. tanto en *ccidente como en *riente. su posición est$ ya sustancialmente fi(ada 6-. la hamartiología cristiana se emplaza en el marco de un optimismo cristoc ntrico que. una 1massa damnata4: todos nacemos en estado de culpa! b# por ello. lo que daría pie a 5uliano para acusarle de haber cambiado de parecer al defender la tesis del pecado original6>& 'a posición agustiniana en este primer período se articula en los puntos siguientes: a# la humanidad es. en sta que ahora nos ocupa. no puede hacer el bien sin la gracia! d# la pecaminosidad universal ha de ser vista en el horizonte de la redención universal& . redactar$ un tratado (5e li)ero ar)itrio) en el que se exalta el papel de la libertad personal.-. en lo referente al pecado original. incluso los ni2os muertos sin el bautismo no van al cielo! c# el libre albedrío. a consecuencia de la falta de Ad$n. la conciencia eclesial ha pasado paulatinamente. que le había hecho simpatizante del rnaniqueísmo. de lo implícito a lo explícito. deteriorado por el pecado. & Creocupado desde siempre por el problema del mal.. ?o son pocos los estudiosos que le dan hoy la razón! en el 5e diversis quaestioni)us ad . pese a que la fórmula sacramental. Agustín sostiene que.c# 'a tipología Ad$n-%risto aparece relativamente pronto y sirve para destacar la unidad del plan divino y la absoluta prevalencia en l de la salvación sobre la perdición& Arente al pesimismo gnóstico-maniqueo. y en respuesta a la acusación de uno de sus m$s encarnizados adversarios.7#. o demandar de este primer estadio de nuestra cuestión las precisiones terminológicas y conceptuales que sólo ser$n posibles cuando aflore a la superficie el c:mulo de interrogantes en ella involucrados& %omo ocurre con otras muchas verdades de fe. una vez convertido se adhiere Agustín a la doctrina recibida de Ambrosio. menciona expresamente 1la remisión de los pecados4& e# 0ería hermen uticamente errado proyectar sobre la tradición de estos primeros siglos la problem$tica posterior. Hasta la controversia pela*iana Cocos a2os antes de su muerte. era preciso algo así como un factor catalizador que centrase el debate& -l pelagianismo va a cumplir esa función 7& $. sin ignorar el fenómeno de la culpa.

que conducía inevitablemente a la decadencia de las costumbres& Celagio era ante todo un director espiritual. Celagio patrocinador de una forma de naturalismo optimista bien intencionado que. lo cita tres veces. debido (ustamente al 1pecado original4. puesto que reconoce que 1el querer est$ a mi alcance4! sin embargo. que admitir 1una cierta vida media entre la acción recta y el pecado4 y.8 & -sta constatación tiene un indudable inter s.-xaminemos estos puntos m$s de cerca& a# -l entero g nero humano es. y -f 7. Agustín no cita ese pasa(e ni una sola vez& /el >O< al >. ni entre los malos.. inspir$ndose en motivos del pensamiento estoico. dado que alguna vez se ha dicho con humor que el dogma del pecado original habría nacido de un pecado original&&& gramatical "la errada ex gesis agustiniana de +m D. reacciona contra el determinismo fatalista procedente del maniqueismo. como se ha visto. lo que significa que todos necesitan ser salvos por l& -n este primer período no aparece +m D.D.7. a causa de Ad$n.7 como fundamento escriturístico del pecado original& Antes del a2o >O<. 1pecó nuestra naturaleza4 y así todos nos convertimos en 1una :nica masa de barro que es una masa de pecado4 y que no merece otra cosa que 1la eterna condenación4& b# -l ni2o no bautizado 1no se encuentra ni entre los (ustos. 1una sentencia media del (uez entre el premio y el suplicio4 c# -n el presente estado la gracia es absolutamente precisa para obrar rectamente! comentando +m E. puesto que nada hizo rectamente. una 1masa condenada4! en el paraíso. %o . por tanto. . reivindica enf$ticamente lo que l llama el )onum naturae( la bondad de la naturaleza& -n cuanto creada por /ios.. puesto que no cometió pecado4& Hay. del que sólo 1la gracia del %reador nos libra por la fe4 d# Cero esta situación dram$tica de una humanidad embargada por el pecado tiene como contrapartida la afirmación de la victoria de %risto y de la eficacia universal de su salvación& -l paralelo Ad$n-%risto se encuentra ya en 5e li)ero ar)itrio "8.8 . en efecto. Agustín advierte que el texto paulino 1no deroga el libre albedrío4. pues.# y en 5e 6enesi contra 7anichaeos ($(8( . sta es capaz por sí sola de actuar rectamente! las coartadas para disculpar la conducta pecaminosa son falaces& -n su arta so)re la posi)ilidad de no pecar( sostiene que tal posibilidad es esencial a la libertad humana& .#& -ntretanto.7.. no un teólogo! le interesaba m$s la praxis que la teoría& 0us esfuerzos se encaminaban a hacer recobrar en sus dirigidos la confianza en su capacidad para evitar el mal y obrar el bien& A tal fin. .<. y ninguna de ellas en relación con esa doctrina! los lugares aducidos son. tal querer no es operativo. en la primera d cada del siglo ) empieza a germinar en +oma un movimiento asc tico encabezado por un mon(e irland s. la c lula generadora del pensamiento agustiniano sobre el pecado original es la convicción de que %risto viene a salvar a todos( sin la menor excepción. O#& -n realidad. +m E y 9.

Celagio explica de este modo el pasa(e de D. en cuanto procedente del mismo /ios. en vez de criticarla! despu s de todo. en efecto. era una preocupación de orden pr$ctico-pastoral& -l argumento de razón acu2ado por %elestio para refutar el pecado original es el siguiente: el hombre deviene pecador 1o por necesidad de la naturaleza o por la libertad de su opción4& 0i por lo primero. pero prefería ponerla entre par ntesis. la tradición y la praxis eclesial del bautismo de los ni2os& %l ar*umento a*ustiniano de %scritura "contra lo que suele pensarse# dista de estar polarizado por +m D. en el fundador del movimiento. . revistió una trascendencia singular. a2ade. aduciendo varias razones contra la doctrina de traduce peccati( pero sin hacerlas expresamente suyas& 'a cautela del maestro no va a ser seguida por su m$s destacado discípulo. a su (uicio. lo que atra(o la atención de nuestro doctor sobre ese texto fue. como nosotros. l pecó y su pecado. el uso que de l hacían sus oponentes. sino que sta se relega a un plano inferior respecto de aqu lla: 1en los libros de Celagio se lee que los hombres se salvaron primero por la naturaleza. un papel secundario& He ahí lo que resulta a todas luces intolerable: no sólo se desconectan la teología de la creación y la de la redención. optaba por considerar su motivación como una cuestión teológicamente abierta & con todo&&& antipelagiana $.7ss&.Así las cosas.$. en suma. Agustín emprende la refutación del error siguiendo las tres líneas argumentativas suministradas por la -scritura. a quien se deber$ en buena medida la elaboración teórica de lo que. de nombre %elestio. Ad$n fue creado. quienes. al ser un mal e(emplo que imitar$n sus hi(os& -n su comentario a +m. como si a los hombres de las 9 dos primeras etapas&&& no fuese necesaria la sangre de %risto4 & Apartir de esta localización del problema en sus precisas dimensiones. el libre albedrío es bueno& FP cómo podría serlo 1si fuese m$s proclive al mal que al bienH4 & 'a doctrina del pecado original. por ser el primero. atentaría contra la doctrina de la creación& 'a dificultad m$s fuerte que iba a encontrar el sistema pelagiano era la praxis del bautismo de los ni2os 1para la remisión de los pecados4& Celagio no ocultaba su embarazo frente a ella. no de ni2os& 0in osar atacar. la religión es cosa de adultos.an &*ustín en la polémica -l doctor de la gracia se apercibió con nitidez de la hon y amplitud de las cuestiones suscitadas por el pelagianismo su primer escrito de controversia (5e peccatorum meriti( remissione( a2o >. congruente con sus planteamientos la idea de una proclividad cong nita al pecado! el )onum naturae resulta incompatible con el peccatum naturae. 1carece de culpa4! si por lo segundo. mortal "/ios instituyó el matrimonio en el paraíso para llenar los huecos# y con concupiscencia "-va deseó el fruto#& Ahora bien.. despu s por la ley.7ss& -n realidad. ni m$s ni menos. la praxis misma. responde %elestio& 'uego. finalmente por %risto.. . hay que preguntarse de qui n recibió el libre albedrío& 10in duda de /ios4. pues. sit:a el problema en lo que es el n:i mismo de la fe cristiana: %risto es el redentor de todos( lo significa que todos necesitan ser salvados por l& Cor el cor rio. la tesis pelagiana afecta directamente a la doctrina de la gracia& 9ero indirectamente toca tambi n la doctrina del pecado original "o del tradux peccati( seg:n la terminología usada por nuestro mon(e#! no es.7#. en el sistema pelagiano la naturaleza desempe2a el papel decisivo! %risto.

mer.7. et rem.76& . %ipriano. arguye certeramente Agustín. et rem.87! Bt 6.5n 8.7c&8-. mer. Ambrosio. apostrofa Agustín a su& Así recoge el propio Agustín la ex gesis pelagiana: "1 &&& ideo dictum hoc ab Apostolo. en efecto.7ss&. illum imitando peccaverunt")0 c4.. . en la mente de Agustín. la solidaridad de todos con Ad$n. etc& -n cuanto a +m D. la posición pelagiana! contra ella. ofrece de l. +eticio. pecaron imit$ndolo4 & . 5e pec. seg:n se ha indicado ya. que lo niegas. etc&&& -l valor de estos testimonios es desigual! en lo tocante a los orientales. al ?iseno#. pr$cticamente el entero ?uevo . a salvarlos.. el nuevo her tico4 -ntre los testigos invocados por Agustín se encuentran 3reneo. quia primus peccavit Adam. de la que fluye el destino previo de la hamartía que invade a cada ser humano& /esgraciadamente. hemos visto cómo lo entendían los pelagianos: 1 &&& Ad$n pecó el primero! los que pecaron despu s.8ss& "e incluso 5n 6. no se sostendría la sólida dad salvífica en %risto! ste.al era. nuestro autor ha captado con tino el movimiento convergente de la tradición en tomo a la idea fundamental de una salvación en el nuevo Ad$n. que seguir$ utilizando en lo sucesivo y a las que hay que a2adir -como luego se ver$. y tambi n polemizando con un interlocutor pelagiano.7 est$ (ustificada& -n otro escrito.estamento: 1le pondr$s por nombre 5es:s& FCor qu H Corque salvar$ a su pueblo& F/e qu H /e sus pecados4M & +ecu rdese el variado elenco de citas bíblicas con que nuestro autor ha fundamentado su doctrina antes de la controversia.. Agustín mane(aba un texto latino que omite en 7c el t rmino mors( su(eto de pretransiit0 como su(eto de este verbo. como es obvio.+*00 "8O># admite que la crítica de Agustín a la ex gesis pelagiana de +m D.D>#. cuando Agustín afronta el texto para devolverle su propio sentido.desviaban su recto sentido& Cero la 1prueba escriturística4 abarcaba. 'c D. doctores. m$rtires&&& -n suma. %risóstomo. en cambio. se encuentra otro texto igualmente c lebre: 1no fui yo quien inventó el pecado original. lo que le obliqa a citar de segunda mano y no siempre de modo correr & /e todas fornas.al lectura recorta. que carga el acento sobre el ep2hó e interpreta thánatos como( muerte física. et qui postea peccaverunt. sobreentiende peccatum( con lo que se corrobora la afirmación del pecado original ya en . <7& Cara colmo de desdichas. a rescatarlos. a iluminar a los que estaban muertos &&& 4@& b# %l recurso a la tradición es muy valorado por Agustín! la teoría pelagiana representa un novum en la vida y la predicación eclesial& -n un c lebre pasa(e de su ontra :ulianum( el buen retórico que era nuestro doctor proclama triunfalmente que los here(es est$n solos. que sería pena del pecado original& /e todas formas sigue siendo v$lida su recuperación de la idea de solidaridad pecaminosa en Ad$n! sin ella. en el que la fe católica cree desde antiguo! eres t: sin duda. Qasilio. 1(8.regorio ?acianceno "parece ignorar.ambi n . . . 5e pec. y m$s all$ de esta o aquella inexactitud. el alcance del pensamiento paulino. se discute a:n hoy si Agustín conocía el griego! en todo caso.. sería tan sólo ejemplo a imitar( no factor causal de nuestra (ustificación& . de obispos. una ex gesis incorrecta. de(ando caer el elemento esencial del pasa(e. como Ad$n. es seguro que no lo dominaba. el obispo de Hipona precisa que %risto ha venido 1para dar la vida a todos aquellos de los que es cabeza. sitiados por 1testimonios m$s claros que la luz4. el obispo espa2ol *limpo. procedentes de todas las iglesias particulares. sue rescata a la entera humanidad perdida en el primer Ad$n! ciertamente.

pero comple(o.6! 5n 8. m$s que en las otras.7. esto es. le(os de ser una pr$ctica m$s o menos aceptable. es en esta argumentación.D& 'a marcha de las ideas es. aunque no del mismo modo que los adultos "puesto que 1no pudieron cometer pecados propios4#& -stamos. de no haber en ellos ninguna mancha de pecado originalH4& 'a línea eclesiológica.8O! Be . cuyo conocimiento nos revela por qu %risto debe ser el redentor de todo ser humano.>.se salvan por %risto! esa salvación acontece por la mediación de la 3glesia! tal mediación se hace operativo en el bautismo! todo ello se funda en la revelación de Cablo y 5uan le impone la conclusión de que tambi n los ni2os son pecadores. pues.9M ahora refuta contundentemente esta hipótesis al verla asumida por su adversarios. pues.eneración como :nico fundamento de la solidaridad con Ad$n y la razón que se da para ello: el que el acto generativo proceda de la concupiscencias& -n cuanto a sta. muy clara: todos -incluso los ni2os. al defenderlo no se defiende simplemente una costumbre venerable por su antigNedad! se est$n tutelando elementos esenciales de la fe cristiana& Cero tambi n aquí. donde nuestro autor se ver$ arrastrado por la lógica de su propio razonamiento a la durísima tesis de la condenación eterna de los ni2os no bautizados& P ello al precio de una palmaria inconsecuencia: si a2os atr$s había previsto una 1vita media4 entre cielo e infierno para tales casos . sería el lugar donde emerge ostensiblemente el papel salvífico universal de %risto. sino de 1sostener lo que había encontrado en la 3glesia! de ense2ar lo que aprendió.6. de la necesidad del bautismo "Lde %ristoLde la 3glesia# a la existencia del pecado original. como Bt 7D. en el que confluyen la praxis lit:rgico "la lex orandi)( la razón teológico y la prueba escriturística /e notar que el proceso discursivo no va de la existencia del pecado original a la necesidad del bautismo.7 y 5n 8. aunque es probable que tal denominación deba entenderse metonímicamente. sólo resta&&& creer que los ni2os contraen el pecado ori7inal4& P a continuación se citan sucesivamente +m D. por aleende tambi n del reci n nacido& -l bautismo de los ni2os. por tanto. entendida preponderantemente como impulso libidinoso. ante todo: pretender que los ni2os no est$n afectados por el pecado equivale a sostener que %risto no ha venido tambi n para ellos. el ardor de la controversia llevar$ a Agustín a extremar su postura& O me(or. la gratuidad de la gracia y la necesaria mediación de la 3glesia& A los o(os de Agustín. ante un argumento lineal. utilizando para ello diversos textos escriturísticos.D! etc& 9> ?o es ste el :nico punto negro de la teología agustiniana del pecado original& 3gualmente desafortunada es su insistencia en la . en segundo lugar: cuando se bautiza a los ni2os 1no se hace otra cosa que incorporarlos a la 3glesia. o que ellos pueden pasarse sin l: 1Fqui n osaría decir que %risto no es el salvador y el redentor de los ni2osH FP de qu los rescata. es llamada 1hi(a del pecado4 y 1madre de muchos pecados4! incluso se la denomina simplemente 1pecado4.estaba íntimamente persuadido de no innovar nada. asociarlos al cuerpo de %risto! es obvio que a ellos concierne la condenación si esto no les es conferido4& Cero 1no pueden ser condenados si no tienen pecado& P como en esa edad no pudieron cometer pecados propios.. como hemos constatado ya en los argumentos bíblico y patrístico. quien sit:a esta praxis en el punto de encuentro de dos líneas teológicas convergentes: la cristológica y la eclesiológica& 'a línea cristológica. y no como simple identificación& *tro elemento negativo. de transmitir a los hi(os lo que recibió de los padres4 & c# %l )autismo de los ni3os es quiz$ el argumento m$s enf$ticamente reiterado por Agustín.! Bt .. sino a la inversa. y .

dado que.ertuliano: la muerte corporal se debe. hecha de vacilaciones y rectificacions. pero tampoco de que el cristianismo es la religión de la redención gratuita& Cues si es cierto que todo hombre es pecador y no puede salvarse a sí mismo. no deben anotarse sus aspectos positivos& -l apasionamiento con que Agustín combate a Celagio nace de la clarividencia con que supo individuar en sus tesis el m$s serio atentado a la fe cristiana: creer al hombre capaz de salvarse por sí mismo& -n el fondo se trataba del mismo error que Cablo afrontara al a(ustar cuentas con los (udaizantes: la presunción de poder observar la ley y conseguir así la vida eterna.ross subraya que 1el pesimismo del pecado original no es en absoluto la :ltima palabra de la teología global del obispo de Hipona& -s m$s bien. era imposible que tal teología acabase en el pesimismo4loo& ?o se olvide. sólo en base al libre albedrío. y por así decir.recuerda muy de cerca al de .6# que renovaban la condena de %elestio y acudían al Capa 3nocencio. >. en cuanto doctrina de la redención. por :ltimo. pero no hay duda . para que confirmase su postura& Así lo hizo ste con tres cartas en las que Celagio y %elestio son llamados 1inventores de nuevas sentencias4 y excomulgados . condenó a %elestio& *tro sínodo provincial "/ióspolis.que tendr$ graves consecuencias en las ulteriores elaboraciones de la doctrina de la gracia.<# con asistencia de m$s de doscientos obispos. desconociendo el papel inexcusable de la mediación de %risto& 'a ofensiva de nuestro autor desmanteló ese peligro mortal que el naturalismo pelagiano "tan sorprendentemente 1moderno4 en algunas de sus facetas# representaba! lo hizo adem$s con tal rapidez de refle(os que evitó un enquistamiento del que se habrían seguido seguramente consecuencias traum$ticas& A partir de Agustín ya no cabe dudar de la tr$gica huella del pecado en el g nero humano. sobre el oscuro fondo de la locura humana.O. no sólo africanos& 'os tres primeros c$nones de esta asamblea tocan directamente la cuestión del pecado original -l canon primero asume la tesis agustiniana de la muerte 4ísica como pena del pecado original& 'o hace en un lengua(e que -seg:n se ha advertido m$s arriba.D# se mostró favorable a Celagio! los obispos africanos respondieron a este intento de rehabilitación de la here(ía con la convocatoria de dos nuevos sínodos "%artago y Bileve. >.. no lo es menos que %risto es el salvador de esa causa perdida y que. sino al 1m rito del pecado4& -l canon menciona a 1el primer hombre Ad$n4. es el sesgo predestinacionista que Agustín imprime a la voluntad salvífica de /ios& -l con(unto de todos estos aspectos de la síntesis agustiniana puede dar la impresión de hallarnos ante una antropología pesimista& %on todo. brilla gloriosamente la oferta divina de la gracia liberadora& =n comentarista tan poco sospechoso de filoagustinismo como . dista de ser brillante& 'a reacción de los africanos ante la ambigua Cosición papal consistió en convocar un nuevo sínodo! se celebró en %artago "mayo del >. al que apela %elestio& 'a gestión del nuevo Capa en nuestro asunto. su primero y fundamental capítulo. !as primeras intervenciones del ma*isterio 0e ha aludido ya al sínodo de %artago que en el a2o >.-. no a la 1necesidad de la naturaleza4. que Agustín devuelve la noción de culpa a su enclave ético( rescat$ndola del enclave ontoló*ico en que la había emplazado el fatalismo maniqueo& $. africano de origen. & Coco tiempo despu s muere 3nocencio y le sucede el griego Rósimo.

rento& -l canon tercero -que no fue incorporado a la colección de c$nones cartaginenses transmitida a la posteridad. aun sin tener conexión directa con el pelagianismo. los arrastró en su caída& -feso. con leves modificaciones. sino que ha sido deteriorada (<in . se ha producido un deterioro *lo)al de la condición humana! en cuanto al alma. se denominar$ 1semipelagianismo4M& -l canon primero afirma que. ste acabó por confirmar la actuación de los africanos con una %pístola . condenado en *ccidente por %artago. cuando es bien sabido que en el ?uevo . con ocasión de un error que. 1la forma del bautismo4 "1para la remisión de los pecados4# sería 1no verdadera.rechaza la tesis pelagiana del 1lugar intermedio4 entre el cielo y el infierno y adopta la dura postura agustiniana sobre la suerte de los ni2os no bautizados& *bs rvese con todo que si la adscripción de stos al infierno es. el pelagianismo lo ser$ tambi n en *riente. al resto de los seres humanos& %omo se ver$ en otro lugar de este libro. en la mente de los sinodales. donde se había refugiado! ?estorio.de que lo dicho de l era extensible.estamento ambas categorías funcionan como sinónimos& Así pues. denotando la situación pecaminosa nativa derivada del pecado de Ad$n& ?o se sabe a qui n se refiere la alusión a 1los que niegan que los reci n nacidos deban ser bautizados4! ciertamente. que los reci n nacidos 1nada traen por Ad$n del pecado original que haya de expiarse con el lavatorio de regeneración4 & Cues en tal caso. sino falsa4& 0e apela inmediatamente al argumento escriturístico "+m D. primera declaración formal de un asamblea episcopal sobre nuestro tema. por . y en cuanto al cuerpo. sigue el texto. en fin. quienes. 1si bien no pudieron cometer pecado todavía por sí mismos4.ractoria de cuyo contenido sólo se conservan fragmentos que no permiten precisar qu c$nones recibieron la aprobación formal del pontífice& -n todo caso. la fórmula 1para la remisión de los pecados4 y a2adiendo. les dedica dos de sus anatemas& %asi un siglo m$s tarde. que resta sometido a la corrupción& %onviene advertir que el canon no sostiene que la naturaleza humana ha devenido intrínsecamente mala.D. otro concilio provincial "el segundo de *range# revalida en dos c$nones la doctrina del pecado original. am n de odiosa. ser$ retomado. pero acertaron al denunciar la tercera vía pelagiana como contraria a la revelación& -nviadas a Rósimo las actas conciliares. no menos indefendible resulta la distinción pelagiana entre 1reino de /iosSde los cielos4 y 1vida eterna4. Agustín y el concilio de %artago erraron al condenar a los ni2os no bautizados. de un lado. no a los pelagianos! quiz$ los obispos quisieron concederse un margen de seguridad& -l verbo trahere( empleado dos veces. tal como lo leía Agustín# y se apostilla que este pasa(e paulino debe interpretarse 1como lo entendió siempre la 3glesia4 "argumento de tradición#& -l canon finaliza insistiendo en el recto sentido del bautismo de los p$rvulos. cuya libertad no ha quedado ilesa.. tal tesis resulta difícilmente sostenible& -l segundo canon afronta el caso límite de los ni2os y su bautismo& %ondena tanto a los que rechazan la legitimidad de o como a los que lo explican admitiendo. que había apoyado a sus secuaces. sin embargo 1son verazmente bautizados para la remisión de los pecados a fin de que se limpie en ellos por la regeneración lo que tra(eron por la generación4& Aparece aquí por primera vez en un documento del magisterio la expresión 1pecado original4. sin que se asuma la teoría agustiniana de la transmisión del pecado por la concupiscencia del acto generativo& -ste canon. en efecto. evoca la expresión de traduce peccati que tanto molestaba a los pelagianos& -l (uego de palabras generación-regeneración est$ sugerido por el texto de 5n 8. a resueltas de la prevaricación de Ad$n.7. de otro. teológicamente indefendible "como lo prueba la hipótesis del limbo acu2ada por los medievales#.

ensayar$n una (ustificación de la misma que se inscribe en una especie de teoría general de los sacramentos! stos 4acilitan el bien obrar! en cuanto al bautismo. a la que transmite.. con certera sobriedad.ross y 0cheffczyJ& H30. en los que tan sólo se menciona el "discutible# car$cter penal de la muerte física. pues. con el consiguiente peligro de mitificar el mal. los aspectos b$sicos sobre los que se incidir$. que se distin7uiría de 1la vida eterna4 -para la que basta el mero )onum =1(111>1(ae#. est$n ya servidos antes de que 0an Agustín tercie en ella: a# los mismos pelagianos dan fe de que la doctrina del pecado original era conocida y defendida independientemente de lo que el obispo de Hipona pensara al respecto! hay.deterius&&& hominem commutatum4#& -l canon segundo da un paso m$s: la prevaricación de Ad$n le da2ó no sólo a l sino tambi n a su descendencia.+3?A /-' C-%A/* *+3. pues. al pretender explicar todos los lados negativos de la condición humana como efecto directo de un pecado primordial& +esulta por ello tanto m$s digna de encomio la dr$stica reducción que en aquella teología han operado los documentos del magisterio que acabamos de rese2ar. que es muerte del alma4! quien esto niega 1atribuye a /ios una in(usticia4M y contradice lo afirmado por Cablo en +m D. . confirmó la 1confesión4 de *range: /0 89<ss& L / 7OOass& .. A lo que Agustín redarguye: 1Cero Fcómo dicen los pelagianos que por Ad$n sólo ha pasado a nosotros la muerteH&&& /icen que pasó la pena sin la culpa.6#& Qonifacio . para centrarse por lo dem$s.7. 1el pecado.. una vez desatada la pol mica. tambi n estos dos c$nones de *range ser$n utilizados en .>. algunos teóricos del pelagianismo acabaron por conceder que el pecado de Ad$n había transmitido la rnuerte fisica a su descendencia.8ss&# y que es superior al incansable por la si le inocencia nativa o por el recto uso del solo libre albedrío %omo se ve.O<& Cara no alargar desmesuradamente el presente capítulo.7ss& procede del propio Celagio. una tradición favorable a la misma y previa a la controversia! b# la apelación a +m D. no de Agustín! c# el bautismo de los ni2os representaba una evidente dificultad para las tesis pelagianas.*+3A /. he omitido la rese2a de este aspecto de la cuestión.rento& %on ellos se cierra el ciclo de las declaraciones magisteriales sobre el pecado original en la edad patrística& 'a llamada 1teología de Ad$n4 y la historización de la situación-paraíso habían sido un lugar com:n de la literatura cristiana de la pocaloM. sus seguidores no podr$n mantener tan as ptica postura& Admitiendo la licitud de la praxis. minuciosamente documentado en las extensas monografías de . se bautizan legítimamente con vistas a la consecución de aquel estado al que 5es:s alude en su conversación con ?icodemo "5n 8. >. 'os ni2os. sin que los argumentos urdidos para desmontarla resultasen muy plausibles& .7& Al igual que el segundo canon de %artago. adem$s de la muerte del cuerpo.'A /*%. en la esencia religiosa de la doctrina& 'a expresión "1in(ustitiam /eo dabit4# resulta un tanto inesperada& 0e entiende si se tiene en cuenta que. 9el. franquea 1el reino de /ios4.3?A' con todo. pero no el pecado mismo "transmisión de pena( no de culpa). apremiados por la ex gesis agustiniana de +rn D. con lo que los ni2os inocentes serían torturados con un suplicio in(usto4 ( ontra duas epist.

y en el que por cierto no participó Agu0tín E. había pasado a la sazón de 3talia a Africa. no Agustín.& Cero la resonancia del asunto en toda la región no podía menos de alertarlo! a partir de este momento. sino el di$cono milan s Caulino& 'a ocasión se presentó cuando %elestio -quien.'a crisis no podía menos de estallar! el detonante de la misma fue. ser$ l quien asuma el protagonismo de la reacción antipelagiana& . como Caulino. .# que condena a %elestio.solicitó ser ordenado sacerdote en la diócesis de %artago& -l di$cono milan s denunció formalmente al secuaz de Celagio ante el obispo cartagin s Aurelio& -ste convoca un sínodo "a2o >.