Consejo Nacional de Áreas Protegidas -CONAP

-

Asociación Tercer Milenio -A3K-

Monitoreo y Evaluación
de la Integridad Ecológica
Aplicación Metodológica Piloto en Cuatro Áreas Protegidas del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas

en Áreas Protegidas:

Coediciones Técnicas 44(01-2006)

Guatemala, mayo 2006

Consejo Nacional de Áreas Protegidas -CONAP-

Asociación Tercer Milenio -A3K-

Monitoreo y Evaluación
de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas:

Aplicación Metodológica Piloto en Cuatro Áreas Protegidas del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas

Guatemala, mayo 2006

Consejo Nacional de Áreas Protegidas -CONAP-

Asociación Tercer Milenio -A3K-

A3K-CONAP. 2006. "Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas: Aplicación Metodológica Piloto en 4 Áreas Protegidas". Guatemala: CONAP-A3K-FONACON. 68 p.

Esta publicación y el trabajo descrito en ella fueron financiados por el Fondo Nacional para la Conservación de la Naturaleza como apoyo al proyecto F05/2005: Monitoreo del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas: Gestión e integridad ecológica, del Séptimo Ciclo Anual del Proyectos, 2005; el contenido descrito es responsabilidad del autor y no del FONACON. Ejecución Técnica a Cargo de Asociación Tercer Milenio (A3K) Con el soporte institucional de Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP). Equipo Técnico del Proyecto Mario Roberto Jolón Morales María Mercedes López-Selva Q Rodrigo Morales Rodas Revisores de Texto y Edición Final Mario Roberto Jolon Morales José Juventino Gálvez Ruano María Mercedes López-Selva Q Rodrigo Morales Rodas Diseño y Diagramación: Klaro Comunicación Primera Edición: 100 ejemplares, Guatemala mayo 2006. Consejo Nacional de Áreas Protegidas -CONAP5ta Avenida 6-06 zona 1, Edificio IPM, 5to, 6to y 7mo niveles PBX (502) 2422-6700 FAX (502) 2254-4141 / www.conap.gob.gt Asociación Tercer Milenio -A3KKm. 25.5 Carretera al Salvador, casa No.7 TEL Y FAX (502) 6641-9030 - (502) 6634-4611 / www.a3k.org AGRADECIMIENTOS El equipo ejecutor desea agradecer a : Bernal Herrera, por la capacitación sobre la metodología; Estuardo Secaira y Claudia Ruiz por su colaboración en organizar la capacitación sobre la metodología y por brindar la información de Cerro San Gil; Jean-Luc Betoulle por la facilitación de la información de Punta de Manabique; Estuardo Solórzano por la facilitación y contactos para el desarrollo del taller del Parque Nacional Tikal; Jorge Alberto Ruiz, por el apoyo para el desarrollo del taller del Biotopo del Quetzal; a las instituciones y participantes de los diferentes talleres. A Celeste García de A3K por su apoyo en la organización de los talleres.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Contenido
1. 2.
Pag.

INTRODUCCIÓN
2.1. De la evaluación 2.2. De la aplicación piloto

5 6 6 6 6 10 10 12 12 13 13 18 18 24 30 36 42 45 45 45 49 50 51 52 52 52 55 56 59 61 62 64

OBJETIVOS

3. 4.

ANTECEDENTES
METODOLOGÍA 4.1. Metodología para evaluar la integridad ecológica de un área protegida 4.2. Para la selección de la áreas piloto 4.3. Para la aplicación de la metodología en las áreas seleccionadas

5.

5.1. Selección de áreas 5.2. Aplicación piloto: elementos de conservación y análisis de viabilidad
5.2.1. Parque Nacional Tikal 5.2.2. Biotopo Universitario para la conservación del Quetzal (BUCQ) 5.2.3. Refugio de vida silvestre Punta de Manabique 5.2.4. Reserva protectora de manantiales Cerro San Gil

RESULTADOS

5.3. Significado de los valores de la evaluación

6.

6.1. Evaluación y selección de áreas 6.2. La aplicación piloto

DISCUSIÓN

7. 8. 9.

CONCLUSIONES RECOMENDACIONES BIBLIOGRAFÍA
10.1. Fichas técnicas por área seleccionada
10.1.1. Parque Nacional Tikal 10.1.2. Biotopo Universitario para la conservación del Quetzal 10.1.3. Refugio de vida silvestre Punta de Manabique 10.1.4. Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil

10. ANEXOS

10.2. Resumen de las evaluaciones de monitoreo de la efectividad de manejo de las áreas preseleccionadas 10.3. Listado de participantes en los talleres 10.4. Fotografías de los talleres

3.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Índice de figuras
Figura 1. Esquema del desarrollo metodológico del PCA desarrollado por TNC Figura 2. Esquema del sistema de monitoreo y evaluación del SIGAP en función del tipo genérico de indicadores y la escala de medición

Pag.
7

48

Índice de cuadros
Cuadro 1. Cuadro 2. Cuadro 3.
Descripción de las escalas de calificación empleadas para los indicadores y elementos de conservación Valor de integridad ecológica para el área protegida de acuerdo al promedio obtenido en la evaluación de los elementos de conservación de la misma Resumen de la información analizada para la selección y priorización de áreas para la aplicación de la prueba piloto de evaluación de integridad ecológica en áreas protegidas Resumen de los elementos naturales de conservación identificados para cada una de las áreas seleccionadas con base en la revisión inicial de literatura Detalle de la visitación mensual en algunas áreas protegidas del SIGAP para el año 2003 Listado de áreas priorizadas para efectuar la aplicación piloto

10 11

Cuadro 4. Cuadro 5. Cuadro 6. Cuadro 7.

13 15 16 17 20 26 32 39 44

Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación del Parque Nacional Tikal

Cuadro 8.

Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación del Biotopo Universitario para la conservación del Quetzal Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación del refugio de vida silvestre Punta de Manabique Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación de la reserva protectora de manantiales Cerro San Gil Resumen de los resultados de la prueba piloto de evaluación en cuatro áreas protegidas del SIGAP

Cuadro 9.

Cuadro 10. Cuadro 11.

4.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

1.

INTRODUCCIÓN

El Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas (SIGAP) cuenta a abril del 2006 con un total de 163 áreas que cubren una extensión de 3, 357,509.34, cerca del 31% del territorio nacional. El SIGAP está integrado en su totalidad por áreas terrestres, con la excepción del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, que incluye un área marina y costero marina en el Litoral Caribe. El litoral Pacífico no cuenta con áreas protegidas marinas (Jolón 2006). En la actualidad no todas las áreas cuentan con un Plan Maestro, la herramienta oficial de manejo de áreas protegidas que se describe con detalle más adelante. Del total de áreas protegidas, 37 de ellas cuentan con un plan maestro aprobado por CONAP o en proceso de actualización (23% del SIGAP) (Jolon 2006). De las 163 áreas, 33 carecen en la actualidad de manejo básico1 por lo que se presume que no cumplen con sus objetivos de creación (Ariano 2004). La iniciativa de evaluación de la integridad ecológica de áreas protegidas es parte del proyecto denominado Monitoreo del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas: Gestión e Integridad Ecológica, cuyo objetivo general es monitorear y evaluar el estado de las áreas protegidas del SIGAP en cuanto al desempeño en las iniciativas de gestión y conservación de la biodiversidad. Para el efecto, CONAP ha impulsado desde el 2002 la estrategia de monitoreo y evaluación del SIGAP desarrollada por TNC y PROARCA/APM (Ariano 2004). En el presente documento se presentan los resultados de la aplicación piloto de la metodología de monitoreo y evaluación de la integridad ecológica en 4 áreas protegidas. Las áreas seleccionadas tienen, entre otras características que se exponen mas adelante, la particularidad de contar con la información requerida para la aplicación de la metodología. Además de la utilidad de los resultados en si mismos, la aplicación piloto pretende afinar la metodología a fin de que las iniciativas de evaluación de integridad ecológica puedan eventualmente aplicarse al SIGAP en su conjunto. En un sentido más amplio, el presente ejercicio también pretende aportar los primeros elementos para evaluar si las áreas protegidas del SIGAP cumplen con los objetivos de conservación de las mismas y finalmente con los objetivos de conservación planteados en la Ley de Áreas Protegidas. Los principales hallazgos de la aplicación piloto son que la metodología de evaluación de integridad es de relativa fácil aplicación y que los resultados que se obtienen son coherentes con las realidades y contextos de las áreas evaluadas. Tales hallazgos permiten concluir que la aplicación de la metodología es viable siempre que se cuente al menos con una definición clara de los objetivos de conservación, información relevante de los elementos de conservación a evaluar tanto en material bibliográfico como de expertos, así como la disponibilidad de los directores de las áreas para participar activamente en las evaluaciones.

1

Manejo Básico: Se entiende como la presencia institucional en un área protegida, lo cual implica el desarrollo de capacidad para su manejo incluyendo el desarrollo y aplicación de herramientas así como el contar con personal e infraestructura necesaria.

5.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

2.
2.1.

OBJETIVOS
DE LA EVALUACIÓN
Establecer la medida en que las áreas protegidas sujetas a la evaluación cumplen con los objetivos de conservación con que fueron creadas, medidas a través de la integridad ecológica de las mismas.

2.2. DE LA APLICACIÓN PILOTO
Establecer los criterios por medio de los cuales se pueden priorizar áreas dentro del SIGAP para la aplicación de la evaluación de integridad ecológica. Establecer si es viable la aplicación de la metodología de evaluación de integridad ecológica para el SIGAP y determinar el nivel al que debe articularse dentro de las herramientas de gestión.

3.

ANTECEDENTES

La metodología para la Planificación para la Conservación de Áreas (PCA), que ha sido adaptada para integrar tanto la biodiversidad como los elementos culturales existentes en áreas protegidas, se ha aplicado en Guatemala desde 1998 para la elaboración de las siguientes herramientas de planificación: La Agenda de Conservación del Refugio de Vida Silvestre Bocas del Polochic (2001) Plan maestro del Reserva Nacional Tikal (2003) Plan maestro del Sitio Arqueológico Piedras Negras (2003) Plan maestro del Parque Nacional Sierra del Lacandón (2004) Plan maestro de la Reserva de Usos Múltiples Cuenca del Lago de Atitlán (2005) Plan maestro del Parque Nacional Yaxhá Nakum Naranjo (2004) Agenda de conservación para la Cuenca del Lago de Izabal y Río Dulce (2005-2006) Planes maestros de las áreas protegidas del sur de Petén Complejos I y II (2005-2006) Plan maestro de la Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil (2005-2006 en proceso, casi finalizado) y Plan maestro del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique (2005-2006 en proceso) Esta metodología y su reciente adaptación Planificación para la Conservación de Áreas con Recursos Culturales Tangibles fue desarrollada por TNC y sus socios y es un proceso de planificación estratégica que parte de una revisión exhaustiva y analítica de la información ecológica, social, cultural y arqueológica disponible. Debido a que la metodología de la Evaluación de Integridad Ecológica de un Área Protegida se basa en la de elaboración del PCA, se describe la segunda brevemente y a continuación, con el objeto de situar al lector.

6.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

En términos generales, se siguen seis pasos que se mencionan adelante (Figura 1): La metodología PCA ha ido evolucionando e incorporando una serie de elementos que la fortalecen. Uno de éstos son los procesos de análisis y evaluación de viabilidad de los elementos de conservación naturales, que en la actualidad cuantifican2 los umbrales de cambio que pueden sufrir los indicadores propuestos.

Este objetivo no es otra cosa que el estado deseado del sitio que buscamos alcanzar con el Plan. Este Plan está enfocado a la biodiversidad del sitio, por lo que el objetivo que se plantee debe estar basado en la biodiversidad y no en mejorar las condiciones económicas de la población humana del lugar. La selección de elementos de conservación se hace con la intención de desarrollar una lista corta y efectiva de especies, comunidades o sistemas ecológicos a gran escala cuya protección capture toda la diversidad en el sitio. Los elementos de conservación serán el enfoque de la planificación y a partir de ellos se desarrollarán las estrategias. Su selección busca la representatividad de la diversidad y complejidad biológica del sitio. Para seleccionarlos se utilizan criterios de diferentes niveles jerárquicos de organización biológica-especies, comunidades ecológicas 3 y sistemas ecológicos 4 - así como diferentes escalas geográficas en las que exista la biodiversidad (local, intermedia, gruesa y regional). Una vez establecida una lista limitada (n = 8) de los elementos de conservación, es necesario identificar aquellos atributos o factores que nos ayudarán a determinar su viabilidad ecológica. La viabilidad de las representaciones de cada objeto de conservación a largo plazo en un paisaje, está directamente ligada a los atributos ecológicos clave que regulan su tamaño, condición y contexto paisajístico.5

(1) Elementos de conservación: Naturales Culturales

(1a) Análisis de Viabilidad, Integridad y Significación

(2) Análisis de Amenazas y Oportunidades

(3) Análisis de Actores y Situación

(4) Estrategias
2 Dicha cuantificación o establecimiento de umbrales de cambio se realizan con base en referencias de estudios desarrollados para el área o con base en criterio experto. 3 Las comunidades ecológicas incluyen asociaciones terrestres y acuáticas. 4 Los sistemas ecológicos son agrupaciones o complejos dinámicos de comunidades vegetales y/o animales que (1) coexisten en el paisaje; (2) están ligados mediante procesos ecológicos similares (p.ej., fuego, hidrología), rasgos ambientales subyacentes (p. ej, suelos, geología) o gradientes ambientales (p.ej., altitud); y (3) forman una unidad robusta, cohesiva y distinta. Los sistemas pueden ser terrestres o acuáticos. 5 Tamaño: es una medida del área o de la abundancia de la representación del objeto de conservación. Condición: es una medida de la composición, estructura e interacciones bióticas que caracterizan al objeto de conservación. Contexto paisajístico: incluye dos factores: los procesos ecológicos que mantienen la representación del objeto de conservación, y su conectividad. Los procesos ecológicos incluyen régimen hidrológico, régimen de fuego y muchos otros tipos de disturbio natural. La conectividad incluye factores como el hecho de que especies que fueron seleccionadas como objeto de conservación, tengan garantizado el acceso al hábitat y a los recursos; así como la habilidad de respuesta de un objeto para reaccionar ante cambios ambientales a través de dispersión o migración.

(5) Análisis de Capacidades

(6) Medidas de Éxito

Figura 1. Esquema del desarrollo metodológico del PCA desarrollado por TNC

El primer paso en el proceso incluye definir el alcance del plan, su cobertura geográfica y los elementos de conservación. Es necesario describir el sitio que abarca el plan y desarrollar un objetivo para ese sitio.

7.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Posteriormente se evalúa el estado actual de integridad para cada objeto de conservación en función de los atributos o factores clave identificados, determinando el estado actual y el estado deseado que se deberá lograr a través del manejo. La suma de los valores de los atributos clave nos indica qué tan viable es la supervivencia del objeto de conservación. Aquí se documenta la razón y los supuestos por los cuales se considera un valor específico y se anotan las necesidades de investigación. Al hacer este análisis hay que tomar en cuenta que cada régimen ecológico tiene fluctuaciones en su estado natural (rango natural de variación). La anterior información se resume en las tablas desarrolladas en la herramienta de Excel y cuyo extracto específico de análisis para este trabajo se muestra en los cuadros de resultados de la prueba de evaluación. Identificados los elementos de conservación y evaluada su viabilidad ecológica en base en los atributos que mantienen su salud, es necesario entender los factores externos de origen humano, que afectan su conservación. La primera actividad es hacer una lista de las amenazas que afectan a los elementos por factores humanos y por causas naturales (aunque estos generalmente son disturbios naturales, pueden reflejar una amenaza cuando se encuentran fuera de su intervalo natural de variación). Las amenazas directas son factores ligados a actividades humanas y pueden separarse en presiones y fuentes de presión. La presión es el efecto o síntoma de alteración evidenciado por un elemento (por ejemplo el manglar experimenta un cambio de estructura) y la fuente de presión es el agente próximo que genera el impacto (por ejemplo el cambio de estructura del manglar es causado por disminución en el aporte de agua dulce por la construcción de una presa). En esta fase del proceso se identifican tanto las presiones como las fuentes que afectan a un objeto de conservación y se les asigna valores de muy alto, alto, medio o bajo. Las presiones se evalúan en base a su grado de severidad 6 y su alcance.7 Las fuentes de presión se identifican como activas o históricas y se les evalúa al considerar su grado de contribución8 y su irreversibilidad.9 En conjunto, las

fuentes de impacto y los impactos que éstas ocasionan a los elementos de conservación conforman las amenazas a los sistemas biológicos. En función de los valores otorgados, se prioriza para identificar cuáles son las amenazas más críticas y en donde se deberá poner mayor atención. A partir de las amenazas de cada objeto de conservación, se identifican los actores involucrados y después se analizan en función de las siguientes preguntas: ¿Quién está afectando la salud de la biodiversidad de nuestros elementos de conservación en el sitio? ¿Quién está involucrado en actividades que tienen un efecto ambiental ya sea negativo o positivo? ¿Quién tiene influencia social o política en el sitio? ¿Quién se vería impactado por cualquier conjunto de acciones de conservación que ocurrieran en el sitio?, ¿Quién podría estar involucrado en implementar las estrategias de conservación? ¿Quién puede influir nuestras actividades de conservación dentro del sitio y más allá? Se realiza un análisis de la capacidad local para implementar las estrategias de conservación que se vayan a plantear. Se dan valores de muy alto, alto, medio y bajo en función de los siguientes criterios: Liderazgo de personal,10 Equipo multidisciplinario 11 , Liderazgo institucional,12 Marco legal para la 13 14 conservación, Financiamiento, Apoyo comunitario 15 y alianzas estratégicas.

6 Severidad: El nivel de daño que se puede esperar en 10 años, de continuar las condiciones actuales. 7 Alcance: El alcance geográfico del impacto que se puede esperar en 10 años, de continuar las condiciones actuales. 8 Contribución: El nivel de contribución de una fuente específica (actuando sola) sobre una presión específica, de continuar condiciones de manejo actuales. 9 Irreversibilidad: Reversibilidad de la presión causada por una fuente. 10 Liderazgo de personal: La presencia de una persona talentosa con responsabilidades institucionales para la conservación del área. Si existen múltiples líderes de varias instituciones, deben tener una visión compartida del éxito y deben contar con mecanismos eficientes de colaboración. 11 Equipo multidisciplinario. El proyecto recibe el apoyo de un equipo multidisciplinario con amplia experiencia, para desarrollar e implementar estrategias localizadas en el sitio, a través de las instituciones promotoras o a través de alianzas estratégicas. 12 Liderazgo institucional: Una institución de conservación del sector civil, una agencia gubernamental, otra institución del sector privado, o una combinación de instituciones provee liderazgo para el desarrollo e implementación de estrategias de conservación en el área del proyecto. Si existen múltiples líderes de varias instituciones, deben tener una visión compartida del éxito y deben contar con mecanismos eficientes de colaboración

8.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Para cada objeto de conservación y sus correspondientes metas de conservación se definen estrategias y acciones. De igual forma para cada objeto - amenaza se generan estrategias de mitigación. Además de generar un plan de trabajo a 5 años que podrá guiar las actividades anuales. En este paso se puede identificar en mapas las áreas en donde se deberían aplicar las acciones para poder alcanzar las metas de manejo/restauración/mitigación). Con la intención de evaluar el éxito de las estrategias desarrolladas se seleccionan los indicadores y la metodología para cuantificarlos, mismos que nos deberán ayudar a evaluar el impacto que están teniendo nuestras acciones en mejorar la biodiversidad del sitio y alcanzar los objetivos planteados en nuestro plan de acción. Estos indicadores evaluarán la salud de la biodiversidad, el estado de diversas amenazas prioritarias y las capacidades para garantizar la conservación del área. Dentro de la metodología de conservación, este conjunto de indicadores es llamado "medidas de éxito". La eliminación de las fuentes de impacto (presión) debería aliviar los impactos (las presiones) sobre los sistemas, resultando en una mayor viabilidad de los elementos de conservación. En los casos donde no es posible eliminar una fuente o cuando la amenaza persiste a pesar de la eliminación de la fuente, puede ser necesario restaurar, manejar, o mejorar los elementos de conser vación directamente. Por lo tanto, se desarrollan y se implementan varios tipos de estrategias:
(1) Estrategias que disminuirán o eliminarán las fuentes críticas de presión y (2) Estrategias que directamente restaurarán o mejorarán los sistemas logrando mejoras en los atributos ecológicos clave.

de conservación y la funcionalidad del sitio. A lo largo de todo el proceso, existe una búsqueda continua de información que apoya la identificación de los elementos de conservación en el sitio y la determinación de su viabilidad, en la priorización de las amenazas críticas en el sitio y en identificar y analizar los actores en el sitio y su vínculo y relación con los elementos de conservación y las amenazas. De esta manera, las estrategias planteadas se ven fortalecidas. Una característica destacable del proceso de planificación es su naturaleza iterativa: el proceso es un marco de trabajo que puede y debe ser constantemente mejorado, actualizado y manejado adaptativamente para asegurar que las inversiones que se continúen haciendo en materia de conservación en el sitio sean las más eficientes y efectivas y que verdaderamente contribuyan a mejorar la salud de la biodiversidad y a disminuir o eliminar las amenazas que los elementos de la biodiversidad enfrentan.

13 Marco legal para la conservación: Existe un marco legal adecuado de herramientas de conservación e instrumentos de política ambiental que puede ser aplicado para lograr resultados a largo plazo en el área del proyecto. La herramientas legales potenciales de protección incluyen muchos tipos y formas de propiedad como parques, áreas de conservación privadas, reservas comunales o municipales, servidumbres ecológicas o designaciones públicas. Los instrumentos políticos potenciales también pueden ser diversos, tales como ordenamientos ecológicos del territorio, permisos de desarrollo, restricciones temporales o zonas de no-pesca o no-extracción. Este factor trata de evaluar si existe un marco legal, o si hay potencial para desarrollarlo, no si ha sido completamente aplicado. 14 Financiamiento: Existen suficientes fondos operativos para cubrir gastos de personal y operaciones básicas, así como fondos suficientes para implementar y sostener estrategias prioritarias. El financiamiento puede provenir tanto de fuentes privadas como públicas y puede estar disponible a través de diversos mecanismos, tales como proyectos de gobierno, contribuciones del sector civil, fideicomisos, entre otros. 15 Apoyo comunitario y alianzas estratégicas: El proyecto involucra efectivamente a diversos aliados importantes, incluyendo a miembros de comunidades locales, logrando apoyo para los esfuerzos de conservación.

Además, se necesita emplear estrategias que desarrollen capacidad para conservar la biodiversidad a largo plazo y para incrementar la participación de los actores críticos en la conservación de la biodiversidad. Luego, con la selección de una gama de indicadores de monitoreo se mide el éxito de conservación, lo cual nos permite evaluar la efectividad de nuestras estrategias para eliminar amenazas y para restaurar o mantener la viabilidad de los elementos

9.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

4.
4.1.

METODOLOGÍA
Metodología para Evaluar la Integridad Ecológica de un Área Protegida

La integridad ecológica se define como "La capacidad de un sistema ecológico de soportar y mantener una comunidad de organismos de carácter adaptativo, cuya composición de especies, diversidad y organización funcional son comparables con los hábitat naturales dentro de una región particular (Herrera y Corrales, 2004). La integridad ecológica indica la medida en la que un sistema ecológico es capaz de resistir y recuperarse de amenazas ambientales naturales o provocadas por el hombre. La metodología aplicada, desarrollada por PROARCA/APM, constituye un marco conceptual que mide la integridad ecológica sobre una base rigurosa a través de la interpretación experta de información científica y geográfica del área protegida. La base de la evaluación son cuatro componentes principales (Herrera y Corrales, 2004): 1. 2. 3. 4. Identificación de un número limitado de elementos de conservación Identificación de atributos ecológicos claves para tales elementos Identificación de rangos aceptables de variación de cada atributo medidos mediante indicadores Calificación del estado de conservación del elemento basado en analizar si los atributos del elemento se encuentran dentro de rangos aceptables de variación.

Los tres primeros pasos han sido descritos en la sección de antecedentes. La estimación de la integridad ecológica del área evaluada se hace mediante un promedio de los valores correspondientes a cada elemento de conservación. El valor de cada elemento de conservación se obtiene por medio de un promedio de los indicadores seleccionados para ese elemento. Las escalas de calificación empleadas para indicadores y elementos pueden observarse en el cuadro 1.

Cuadro 1.

Descripción de las escalas de calificación empleadas para los indicadores y elementos de conservación.

10.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

El valor obtenido se ubica dentro de un rango numérico para establecer un valor indicador del área. Dicho valor es consecuente con el sistema de calificaciones utilizadas en las metodologías de evaluación de la efectividad de manejo utilizadas para el Sistema Centroamericano de Áreas Protegidas (SICAP) y puede verse en el cuadro 2.

Cuadro 2.

Valor de integridad ecológica para el área protegida de acuerdo al promedio obtenido en la evaluación de los elementos de conservación de la misma.

11.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

4.2. Selección de las Áreas Piloto
La selección de las cuatro áreas protegidas a las que se les aplicó la metodología de Evaluación de Integridad Ecológica se hizo en base a los siguientes criterios : 1. Poseer declaratoria legal 2. Existir administración activa16 en el área 3. Contar con objetivos de conservación establecidos claramente y en orden de prioridad en las siguientes herramientas: estudio técnico, plan maestro o ley de creación, ya sea en un estudio técnico pero preferentemente en un plan maestro vigente. 4. Disponibilidad de información relacionada con flora, fauna, vegetación y estudios de dinámicas poblacionales específicos. 5. Preferentemente que se haya realizado algún ejercicio o proceso previo de Plan de Conservación de Área- PCA (PCS)- en las áreas para facilitar la identificación de elementos de conservación prioritarios y la evaluación de viabilidad en cada una de las áreas bajo análisis. 6. Contar con evaluación de la efectividad de manejo para facilitar el establecimiento del numeral 4. 7. Representar al SIGAP ( áreas geográficas y diferentes categorías de manejo). 8. Importancia del área dentro del SIGAP como área emblemática por la presencia de grupos biológicos particulares o por su importancia para la visitación. Sobre esta base se seleccionaron un total de 7 áreas como candidatas iniciales, a las cuales les fueron aplicados cada uno de los criterios y se priorizaron con base en los mismos.

4.3. Aplicación de la

metodología en las áreas seleccionadas

Previo a la aplicación de la metodología se desarrollaron actividades preparatorias que incluyeron: 1. Taller de capacitación e inducción a la metodología, orientada principalmente al equipo técnico encargado del proyecto, a los administradores de las áreas propuestas para la evaluación y un grupo reducido de profesionales que están vinculados al desarrollo de PCA en otras áreas protegidas. 2. Posterior a la selección de áreas se programaron cuatro talleres para realizar la evaluación, en general el contenido de cada uno de los talleres fue el siguiente: Presentación del proyecto. Presentaciones metodológicas con relación a: (a) Definición de elementos de conservación (b) Análisis de viabilidad de elementos de conservación Aplicación de la metodología de evaluación. Para la aplicación de la metodología de evaluación de integridad ecológica por área seleccionada se llevaron a cabo los siguientes pasos: 1. Recopilación de información sobre estudios realizados en el área, incluyendo información geográfica relevante para determinar conectividad con otras áreas. La información disponible recopilada, así como los mapas obtenidos fueron insumos importantes para las discusiones en los talleres y sirvieron de punto de referencia para la evaluación de los indicadores propuestos. 2. Contacto con profesionales que estuvieran realizando o hubieran llevado a cabo investigación en el área, con la finalidad de actualizar información o de obtener estudios específicos sobre elementos de conservación sujetos a revisión durante el proceso de evaluación.

16 Entendida como la presencia institucional en el área con personal técnico y administrativo encargado del manejo de la misma.

12.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

3. Desarrollo de talleres con profesionales y técnicos con conocimientos detallados sobre el área. Durante los mismos se definieron o afinaron los elementos de conservación y la evaluación de los indicadores propuestos o seleccionados. En algunos casos hubo necesidad de reuniones de trabajo de seguimiento para tener un acuerdo sobre las propuestas de elementos e indicadores.

4. Redacción y edición de resultados de los talleres, incluyendo recopilación de información que hizo falta durante los mismos. Durante esta fase se establecieron las descripciones finales de los elementos de conservación y de los indicadores. Esta fase fue particularmente importante en los casos del Biotopo del Quetzal y de Punta de Manabique.

5.
5.1.

RESULTADOS
Selección de Áreas

Sobre la base de los criterios definidos en la metodología, las siete áreas pre-seleccionadas fueron: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. PNT RVS-PM RPM-CSG BUCQ PNSL PNLL RBSM = = = = = = = Parque Nacional Tikal, Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil, Biotopo Universitario para la Conservación del Quetzal Mario Dary Rivera, Parque Nacional Sierra del Lacandón, Parque Nacional Laguna Lachuá, Reserva de Biosfera Sierra de las Minas

En el cuadro 3 se resume el resultado de la búsqueda y análisis de información sobre cada área protegida para la evaluación de los criterios establecidos. Por razones de espacio y para facilitar la comprensión de la matriz, los criterios de objetivos (3) se desarrollaron en las fichas técnicas en el anexo 9.1 y el detalle de las evaluaciones de efectividad de manejo (6) en el anexo 9.2. La información para el criterio 6 fue obtenida de la base de datos de monitoreo de la efectividad de manejo de la Gerencia de Unidades de Conservación del CONAP (2006). Los números separados por comas indican los resultados globales de dicha evaluación durante los años 2002, 2003, 2004 y 2005 respectivamente; cuando aparece un guión es que no existe información de evaluación para el área para el año correspondiente. El año que menor número de áreas se evaluaron fue durante el 2003.
Cuadro 3. Resumen de la información analizada para la selección y priorización de áreas para la aplicación de la prueba piloto de evaluación de integridad ecológica en áreas protegidas (modificado de Jolón 2005a).

13.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Clave: PNT = Parque Nacional Tikal, RVS-PM = Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, RPM-CSG = Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil, BUCQ = Biotopo Universitario para la Conservación del Quetzal Mario Dary Rivera, PNSL = Parque Nacional Sierra del Lacandón, PNLL = Parque Nacional Laguna Lachuá, RBSM = Reserva de Biosfera Sierra de las Minas. Las sigla entre paréntesis pl = por ley, cc = convenio de coadministración. En el caso de planes maestros numeral (3) V= vigente, A= aprobado, PA = proceso de aprobación, D = desactualizado

A continuación se enlistan los principales elementos de conservación identificados para cada una de las áreas preseleccionadas, las fuentes se indican entre paréntesis en los nombres de las áreas protegidas. Durante la recopilación de información se evidenció que las áreas pre-seleccionadas satisfacían en gran medida los criterios planteados. Si bien el hecho de contar con estudios de PCA en donde se ha avanzado en la identificación de elementos de conservación, las áreas que no tienen desarrollado dicho ejercicio no presentaron fuertes limitaciones en cuanto a la definición de los mismos ya que se pueden derivar fácilmente de los objetivos de conservación establecidos ya sea en lo planes maestros o en los decretos de creación de las mismas, lo cual representa una fortaleza por la complementariedad de los criterios establecidos.

14.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Cuadro 4.

Resumen de los elementos naturales de conservación identificados para cada una de las áreas seleccionadas con base en la revisión inicial de literatura (modificado de Jolón 2005a).

La información disponible para cada una de las áreas puede considerarse alta aunque la evaluación del componente de recursos naturales de la efectividad de manejo realizado por CONAP indica que existe una disminución derivada del poco apoyo financiero y de gestión para el componente de investigación y monitoreo (ver anexo 9.2). La anterior característica es preocupante ya que los principales objetivos de las áreas tanto en la creación como en los planes maestros se centran en recursos naturales lo cual puede impedir una adecuada evaluación de la integridad ecológica, ya que no se posee información relacionada para evaluar la misma. Comentarios sobre criterios elegidos para seleccionar cuatro áreas protegidas para la aplicación: Si bien la cantidad de información biológica fue un criterio importante al inicio del trabajo, existen factores que hacen que dicho criterio sea relativo. Por ejemplo áreas como el BUCQ y RVSPM poseen volúmenes altos de información biológica pero que no necesariamente ayudan a responder preguntas relacionadas con sus objetivos de conservación. Esto es particularmente significativo en el caso del BUCQ que carece de línea base de referencia para sus principales elementos: el bosque nuboso y el quetzal. La importancia de las áreas dentro del SIGAP por su visitación tiene una aplicación reducida, debido a las deficiencias en los registros de cada una de las áreas que componen el SIGAP. Si bien existe una relación de áreas importante por su visitación en donde destaca PNT y el BUCQ, no es posible tener un panorama completo de esa importancia, ya que de acuerdo a lo observado (Cuadro 5) cabe la pregunta si son importantes en función de la visitación o por contar con buenos registros.

15.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Cuadro 5.

Detalle de la visitación mensual en algunas áreas protegidas del SIGAP para el año 2003.
(Fuente: Base de Datos de Sección de Turismo de la Gerencia de Unidades de Conservación GUC CONAP).

16.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

En cuanto al criterio sobre distribución geográfica, tiene relevancia en función de poder contar con un número mayor de áreas (o extensión) evaluadas con el objetivo de establecer una generalización de la evaluación a regiones de conser vación como la RECOSMO, COBIOSUR , Petén Norte o Petén Sur. Análisis previo a la ejecución de la prueba piloto: Con base en la información analizada se establecieron las prioridades para ejecutar la prueba piloto (Cuadro 6). Las primeras cuatro áreas fueron las seleccionadas para realizar la evaluación. Las restantes áreas quedaron como candidatas en ese orden prioritario en caso que en alguna de las primeras cuatro no fuera posible realizar la evaluación.

Cuadro 6.

Listado de áreas priorizadas para efectuar la aplicación piloto.

17.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

5.2. Aplicación Piloto:

Elementos de Conservación y Análisis de Viabilidad

Dentro del Parque se encuentran 31,777 hectáreas de este tipo de bosque, siendo la composición más abundante y por lo tanto, con una distribución que domina el paisaje. Humedales: Este elemento, definido por la Convención Ramsar18, está formado en Tikal por aguadas19, arroyos y sibales. Su importancia para la conservación se debe tanto a la biodiversidad asociada y a ser fuente esencial de agua para la fauna mayor, como por su relación con la historia del ser humano en la región, al haber sido fuentes de abastecimiento para los antiguos habitantes de Tikal. De especial importancia se considera el arroyo Negro o río Holmul, por estar asociado a una gran cantidad de asentamientos prehispánicos a lo largo de su cauce. Es importante indicar que se conoce un buen número de campamentos xateros dentro del Parque, los cuales se encuentran cerca de aguadas pequeñas y sibales, algunas de las cuales están secas o azolvadas. Bosques bajos: Es un bosque de especies latifoliadas de follaje denso, con alturas de menos de 9.9 y 19.0 m, localizados en planicies de origen aluvial sujetas ocasionalmente a inundaciones. Se consideran como una particularidad del paisaje petenero, y de hecho, los "bajos" más extensos de Petén se encuentran en la zona de Tikal, denominados bajos de La Juventud y de Santa Fe. En el Parque existen 3 grandes depresiones, las cuales se inundan durante la época lluviosa. Son drenadas por una red de arroyos estacionales los que eventualmente se conectan a corrientes o áreas de bajos permanentes. Su altura topográfica oscila entre 150 y 300 msnm. Entre las especies arbóreas predominan el pucté ( Bucida buceras ) y el tinto ( Haematoxylum campechianum), además de otras especies como guano o botán ( Sabal morrisiana ), el escobo (Crysophila argentea), el ramón colorado (Trophis racemosa ), palo de gusano ( Lonchocarpus
17 Tanto el xate (Chamaedorea spp.) como el cordoncillo (Piper perlongipedumculum) son especies que crecen en sotobosque, estando presentes tanto en el bosque alto como en el transicional. 18 La Convención Ramsar, define como humedales "a las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros".(Ramsar, Irán, 1971). 19 Las aguadas, aunque en los talleres de formulación del Plan fueron incluidas como elementos naturales de conservación, según Rudy Larios, éstas fueron construcciones mayas que forman parte de los monumentos culturales del Parque y necesitan acciones de conservación tal como: limpieza general, eliminación de materiales ajenos, etcétera.

Es sección presenta una descripción, para cada una de las áreas protegidas seleccionadas, de los elementos de conservación definidos y la evaluación realizada con base en los indicadores elegidos.

5.2.1. Parque Nacional Tikal
Bosque alto/mediano en serranía y planicie: Este elemento es la integración de dos elementos en una unidad funcional de manejo, una parte del bosque de especies latifoliadas, con un dosel superior comprendido entre los 15.2 a 26.8 m de altura, desarrollado en las serranías de 150 y 460 msnm, que se encuentran especialmente en el sector Noroeste del Parque Nacional Tikal. Ocurre en las porciones topográficas más altas asociado a suelos bien drenados. Los bosques altos se caracterizan por la presencia de especies meliáceaes y sapotaceaes, especialmente el cedro (Cedrella odorata) y el chicozapote (Manilkara achras). Otros árboles muy comunes son el ramón (Brosimun alicastrum), la pimienta (Pimenta dioica), la amapola (Pseudobombax ellipticum) y el manchiche (Lonchocarpus castilloi), entre otras especies. En el sotobosque destaca la presencia de xate 17 macho o jade ( Chamaedorea oblongata ), xate hembra ( Chamaedorea elegans ), xate cola de pescado (Chamaedorea ernesti-augusti). Este bosque abarca 18,579 hectáreas dentro de los límites del Parque. La otra sección del elemento de conservación forma parte de un paisaje regional conocido como planicie coluvio-aluvial del Río Azul, que se extiende desde Tikal hasta Belice. Estos bosques latifoliados se conocen también como planicie aluvial o intercolinar, debido a que se localizan entre colinas o en áreas de planicies aluviales, entre 99 y 446 msnm. El dosel superior del bosque llega a alturas de 10.9 a 25.8 m, en suelos bien drenados. Los bosques altos se caracterizan por la presencia de meliáceas, como la caoba (Swietenia macrophylla) y el cedro (Cedrella odorata ), y algunas moráceas como el ramón (Brosimun alicastrum), mientras que los bosques medios tienen especies arbóreas, como tzol (Blomia prisca ), yaxnix ( Vitex guameri ) y pimienta (Pimenta dioica ). En ambos casos es notoria la presencia de palmas como el guano (Sabal morrisiana) y las diferentes especies de xate (Chaemadorea spp.).

18.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

guatemalensis), zapote bobo (Pachira aquatica), bucute (Cassia grandis), rosul (Dalbergia sp.) y cericote (Cordia dodecandra). Los bajos pueden caracterizarse en cuatro tipos: a) el de guano (Sabal morrisiana ), b) los tintales ( Haematoxylum campechianum), c) los de pucté (Bucida Buceras) y d) el verdadero bajo donde predomina el sibal ( Cladium jamaicense ), y que forma extensas asociaciones dominadas por dicha especie, denominadas sibales. Este último tipo se distingue también por la existencia alrededor de ellos, de las especies de ramón colorado (Trophis racemosa), palo de gusano (Lonchocarpus guatemalensis), zapote bobo (Pachira aquatica), bucute (Cassia grandis), rosul (Dalbergia sp.), caoba20(Swietenia macrophylla), cericote (Cordia dodecandra). Este tipo de bosque ocupa una extensión de 5,708 ha en el área del Parque. Aves rapaces ( halcón pecho naranja-águila crestada): Estos organismos se encuentran en la cima de la cadena alimenticia y son indicadores de la salud del bosque, por las extensas áreas que requieran para su sobreviviencia. Su conservación fortalece la protección de todas las especies ubicadas en niveles tróficos inferiores en el ecosistema. Dentro de esta categoría se incluyó al halcón pecho naranja (Falco deiroleucus) y el águila crestada o monera ( Morphnus guianensis ). Estas dos especies se consideran naturalmente raras. De la primera se han encontrado dos nidos, uno ubicado en el Templo IV y otro en el área del Yesal o Peñas Blancas, ubicada en el sector centro oeste, cerca del límite del Parque, y de la segunda especie únicamente se localizó un nido cerca de la aguada El Naranjal. Debido a su rareza y fragilidad se consideró importante incluirlas como elemento de conservación en el Plan Maestro. El halcón pecho naranja se considera una de las especies de aves más raras del mundo y con mayor peligro de desaparecer en el país (Baker et al, 2000), pues únicamente se conocen cuatro parejas en Guatemala. En Tikal existe fuerte competencia en los lugares de anidación ocasionado por la presencia del zopilote común (Coragyps atratus), cuya población ha aumentado significativamente a partir de 1983 debido al mal manejo de la basura, que les sirve como fuente de alimento. El águila crestada o monera, es similar al halcón pecho naranja en cuanto a su sensibilidad a las modificaciones de hábitat, pero no presenta problemas de competencia con los zopilotes (Julio Madrid, com. per., 2002, 2006).

Especies de flora extraídas (xate): Este elemento agrupa aquellas especies forestales no maderables que son recolectadas ilegalmente dentro del Parque, en muchos casos a niveles por encima de los que podría ser considerado como sostenible. Entre estas especies, se consideró principalmente al xate cola de pescado 21 (Chamaedorea ernesti-augustii), el xate hembra ( Chamaedorea elegans ), el xate macho (Chameadorea oblongata), la pita floja22 (Aechmea magdalenae), la pimienta gorda (Pimenta dioica), guano (Sabal morrisiana) y la resina del chicozapote (Manilkara achras). De estas especies el xate es la más comercializada en Petén, y por ende, la más extraída en Tikal, especialmente la denominada cola de pescado (Pérez et al, s.f). Desde la mitad del siglo XX, el xate, la pimienta y el chicozapote se consideran como los productos forestales no maderables más importantes de Petén, y han sido la base para la sobrevivencia de miles de familias en el norte del departamento. Especies cinegéticas: Por la riqueza de fauna silvestre, el Parque resguarda una cantidad considerable de especies cinegéticas, representativas del norte del Petén, como jabalí (Tayassu pecari), venado cola blanca (Odocoileus virginianus), faisán (Crax rubra), pavo ocelado (Meleagris ocellata), cojolita (Penelope purpurascens), tepezcuintle (Agouti paca) y armadillo (Dasypus novemcinctus), las cuales se pueden observar comúnmente dentro de sus límites. Estas especies forman parte de la dieta alimenticia de los habitantes locales, y desde hace años se ofrecen como platillos exóticos en los restaurantes y hoteles del área central de Petén,23 así como en los comedores de Uaxactún. Aunque por la categoría de Parque Nacional se prohíbe la cacería dentro de los límites, esta actividad ocurre por la constante presencia de recolectores de productos forestales no maderables, principalmente xateros.

20 Normalmente, la caoba se encuentra con mayor densidad en las franjas de los bajos, aunque es observable en el bosque alto. 21 Esta es la especie de xate que actualmente se cotiza mejor en el mercado. Se encuentran abundantes poblaciones de la especie en noroeste del Parque Nacional Tikal, y el noreste del Biotopo San Miguel La Palotada-El Zotz, siendo la razón de la presencia de numerosos xateros en el área. 22 Especie propia de los bajos, es utilizada para la elaboración de pitas, lazos, hamacas y redes muy resistentes, lo que provoca atractivos precios que han motivado su excesiva e insostenible recolección. 23 Se le denomina así al conglomerado urbano formado por Flores, Santa Elena y San Benito.

19.

20.
Cuadro 7.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación de Parque Nacional Tikal realizada en 2006, (Calificaciones del indicador Negritas = actual, Cursiva = deseada)

conap-a3k

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

21.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

22.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

23.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

5.2.2. Biotopo Universitario para la

Conservación del Quetzal (BUCQ)

24

Bosque Nuboso: El área del Biotopo de Quetzal se encuentra ubicada dentro del Bioma Selva de Montaña (Villar 1986), destacándose su estructura florística como la más compleja de todos los biomas y por ser el agua uno de sus elementos predominantes. Según parece, incluiría en un concepto más amplio, al bosque muy húmedo y pluvial del sistema Holdrige en el área del biotopo u su zona de amortiguamiento. Como usualmente esta selva se encuentra cubierta por neblina se le denomina "selva nublada" y se caracteriza por la abundancia de lianas, musgos, helechos y epifitas, principalmente orquídeas y tillandsias. Otro rasgo importante lo constituye la presencia de numerosos árboles caídos y de tocones, los cuales desempeñan papeles importantes dentro de la ecología de la selva. La mayor parte del área se encuentra representada por selva nublada densa y semidensa, dentro de la cual se observan pequeñas porciones de vegetación disturbada. Al extremo Este se localiza una pequeña parte de bosque de coníferas, donde según Ponciano (1980) la especie dominante es Pinus tenuifolia, quien posiblemente juega un papel importante en la sucesión de la selva, al sustituir a las especies de hoja ancha cuando ésta es eliminada y quemada consecutivamente por varios años. El género Quercus alcanza una excepcional desarrollo. Resulta una mezcla de asociaciones neárticas y neotropicales coexistencia de rodales de lauráceas y coníferas. Las coníferas, representadas mayoritariamente con el género Pinus, cuentan entre las especies de más amplia distribución con Pinus oocarpa y P. pseudostrobus .( Villar 1986) Son muy distintivos los abundantes crecimientos de musgos y helechos arborecentes especialmente de los géneros Cyathea. Este bioma posee muy altos índices de endemismo en varias formas de bromelias, orquídeas, anfibios y reptiles. Es el hábitat tipo de Lycaste skinerri var. alba, Liquidambar styraciflua, Taxus globosa y Pharomachrus mocinno. (Villar 1986) Sistemas Acuáticos lóticos: El Biotopo se encuentra formando parte de las estribaciones de las Sierra de las Minas que constituyen parte aguas de cuencas; una perteneciente a la vertiente del Golfo de México y la otra a la vertiente del Mar Caribe. En la vertiente

del Golfo de México, los ríos principales son Quililá y Cachil. Ambos se originan como manantiales intermitentes a los 2,000 msnm., siendo alimentados por varias microcuencas de menor importancia hasta formar los ríos Samalá y Carchela, que desembocan poco antes del embalse del Río Chixoy (IGM 1973; 1987). Son cuatro las subcuencas que parten del área del Biotopo, más o menos en forma de cruz, por los cuales transcurren cuatro ríos y aproximadamente veinte quebradas que nacen en la zona. La mayoría con patrones de drenaje dendrítico y rectangular (Ponciano y Glick 1980). De éstos cuatro ríos, las Canoas y Quililá desaguan finalmente en el Golfo de México, mientras que el río Cafetales y el Colorado, lo hacen en el Mar Caribe (Villar 1986). La región en la que se ubica el biotopo se caracteriza por la existencia de una alta distribución de ríos, riachuelos y manantiales, que son frecuentemente utilizados para irrigación en el valle de Salamá. En términos generales, los ríos, riachuelos y quebradas existentes en el Biotopo, se caracterizan por correr en pendientes sobre terrenos accidentados, lo que define corrientes rápidas, que por la naturaleza de los suelos permite la existencia de aguas cristalinas. Dado a que la mayor parte de BUCQ se localiza en una zona lluviosa, la mayoría de las quebradas son de carácter perenne y las pendientes de los lechos son muy escarpadas. Los saltos han formado pequeños estanques que durante el verano permanecen abastecidos de agua. Además drenajes subterráneos y puntos de agua se observan en todo el bosque. El agua de las quebradas ofrece cualidades de pureza de tipo silvestre y actualmente no existe contaminación de algún tipo. (Ponciano y Glick 1980). Los ríos arriba de los 1,000 msnm se definen como ríos de altura, caracterizándose por su baja productividad, lo que se refleja en una baja biodiversidad. Sin embargo, se han podido detectar especies adaptadas a esas características tan particulares, como es el caso de especies de anfibios de la familia Leptodactylidae, que aprovechan tanto las corrientes continuas como las intermitentes en los periodos de lluvia para el desarrollo de sus larvas. (Brule, 1982)
24 Descritos con base en información proporcionada en el Plan Maestro del área tomado de Jolon 2005 b.

24.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Quetzal: Es la especie que motivo la creación del Biotopo y uno de los ejes fundamentales de conservación del área. Con base en la información generada para el área se sabe que esta especie utiliza los bosques latifoliados del área del Biotopo, brindan un lugar muy importante como área de reproducción, refugio y alimentación del Quetzal Pharomachrus moccino moccino, el ave más relevante y la razón principal para el establecimiento de esta reserva. Según Unger (Landesbud fur Vogelschutz, 1990), para garantizar la existencia de las poblaciones de Quetzal se necesitan alrededor de 5,000 individuos, esto solo ocurre en tres áreas de Guatemala. El mismo investigador indica que le Biotopo cuenta únicamente con 840 individuos, lo que cataloga como una población no viable, mientras que para la Sierra de las Minas reporta 17,000 individuos. Anfibios: El Biotopo cuenta con un total de 20 especies de anfibios reportadas. Es uno de los grupos de vertebrados que se presentan mayor endemismo en el área, en particular las especies de ranas (Fam. Hylidae) y salamandras (Fam. Pletodontidae) que viven en los bosques subtropicales húmedos y bosques nubosos del área. Los anfibios se relacionan también con otros indicadores que se toman en cuenta, tales como la precipitación y las bromelias. A alturas por encima de los 1,800 msnm, habitan gran cantidad de anfibios, dentro de ellos destacan los géneros de salamandras Pseudoeurycea sp., Bolitoglossa sp.,y Centrolenella sp. Entre los anuros se pueden encontrar los géneros Eleutherodactylus sp. y otros como Hyla sp., Bufo sp. y Smilisca sp. Los bosques nubosos se caracterizan por su alto grado de endemismo, éste ocurre sobre todo en el grupo de los anfibios y en particular con las salamandras, que presentan adaptaciones altitudinales específicas. Tal característica los posiciona como uno de los ecosistemas más delicados en cuanto a diseño de áreas para su protección.

25.

26.
Cuadro 8.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación del Biotopo Universitario para la Conservación del Quetzal realizada en 2006, (Calificaciones del indicador Negritas = actual, Cursiva = deseada, tomado de Jolón 2005 b).

conap-a3k

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

27.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

28.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

29.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

5.2.3. Refugio De Vida Silvestre
Punta De Manabique 25
Bosque anegado: El bosque anegado conforma el ecosistema terrestre más extenso dentro del área protegida, con aproximadamente 100 kms² en la costa norte hasta las desembocaduras de los ríos Piteros y San Francisco y al sur de la Bahía La Graciosa, donde existen algunos parches boscosos en los potreros. Este elemento de conservación incluye humedales herbáceos, bosques inundados y los sistemas acuáticos que los sustentan. En Guatemala, Yañez-Arancibia et al. (1999) estiman que aproximadamente 9,261 Ha. de la costa Caribeña de Guatemala están cubiertos por humedales herbáceos y bosques inundados, ambos área cubiertas por agua la mayor parte del año. El tamaño y condición son buenos mientras que el contexto de paisaje se considera regular por la falta de conexión con otros bosques. La viabilidad del sistema se considera buena, evidencia de ello es la presencia de mamíferos mayores que requieren de hábitat de buena calidad. Arrecifes: En Guatemala, hay pequeños parches de arrecife de coral, ubicados en la Bahía de Amatique y al lado norte de Punta de Manabique, incluyendo algunos parches cerca de la desembocadura del Río Motagua. Los arrecifes de coral de la zona son de los recursos marinos costeros más importantes del país porque funcionan como refugio de muchas especies. El tamaño y contexto de paisaje son buenos mientras que su condición se considera pobre por el bajo porcentaje de coral vivo y la alta cobertura de algas. La viabilidad del sistema se considera por lo tanto regular. Existen diferentes puntos de vista en cuanto al análisis ya que se considera que las unidades de arrecife presentes en el país son muy particulares y que no son comparables en términos estrictos de extensión sino más bien es importante rescatar la condición y la composición del arrecife. Pastos Marinos: Los pastos marinos son ecosistemas marinos compuestos de plantas acuáticas de los género Syringodium y Thalassia (FUNDARY, 1998 y TIDE, 1998) que colonizan los sedimentos estables y tranquilos (sin mucho oleaje) en aguas poco profundas, con alta transparencia y salinidad intermedia. Frecuentemente los pastos marinos se encuentran asociados a arrecifes de coral. En Guatemala, hay aproximadamente 3,750 Ha. de pastos marinos en la parte central y este de la Bahía

de Amatique y la Bahía La Graciosa. También hay parches en la Laguna Grande de Sarstún, al sur de la desembocadura del Río Sarstún (la desembocadura en si mismo es demasiado profunda para tener pastos), en el Golfete, la Bahía Santo Tomás, la boca del Río San Carlos y Punta de Palma, y al lado norte de Punta de Manabique. Constituyen sistemas bióticos de alta relevancia como productores en la cadena trófica. Sirven como importantes áreas de criadero para muchas especies de peces e invertebrados y proveen hábitat importante para la alimentación de las tortugas marinas del Golfo, incluyendo la carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga verde (Chelonia mydas), la caguama (Caretta caretta) y la baule (Dermochelys coriacea). El mangle y pastos marinos son importantes productores primarios para aguas costeras y proveen hábitat crítico a muchas especies de vertebrados e invertebrados del Golfo de Honduras La Bahía La Graciosa tiene una de las superficies considerables de pastos marinos en el Golfo de Honduras. Su tamaño y contexto de paisaje son buenos mientras que su condición es regular por el efecto de la sedimentación. La viabilidad del sistema en general se considera buena. (Heyman y Kjerfve, 1999) Sistemas de agua dulce y salobre: El sistema de agua dulce y salobre incluye los estuarios, lagunas salobres, canales, ríos, la Bahía La Graciosa y el Canal Inglés. Los estuarios son sistemas acuáticos complejos donde se mezclan agua salina y agua dulce. Se ven influenciados directamente con la fluctuación de marea, por lo que la extensión de la influencia de agua salobre fluctúa entre la época lluviosa y la época seca. Son ecosistemas de alta biodiversidad, que reciben nutrientes arrastrados de las cuencas. Lankford (1977) define una laguna costera como "depresión de la zona costera por debajo del promedio mayor de las mareas más altas, teniendo una comunicación con el mar permanente o efímera pero protegida de las fuerzas del mar por algún tipo de barrera." Entonces, las lagunas costeras representan un tipo de estuario. Ambos sistemas desempeñan un papel fundamental como medio para el desarrollo de especies litorales de gran interés ecológico y comercial.
25 Descripción con base en el Plan Maestro del área 2002-2006 y complementado por el PCS del Golfo de Honduras. Las evaluaciones de cada elemento se basan a las mediciones realizadas en el año 2001 las cuales pueden variar en la actualización del Plan Maestro, tomando en cuenta principalmente que el área protegida declarada recientemente incluyo una franja de cerca de 3 kilómetros hacia el sur de la misma.

30.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

En el área se encuentran identificadas las lagunas son la Laguna Grande en Sarstún, Laguna Verde en Punta de Palma, Laguna Santa Isabel, Laguna Escondida, Laguna Estero Lagartos, Laguna Quetzalito, Lagunas Chocón Machacas, Laguna Cocolí, Laguna San Francisco y Laguna Jabalí. Esta área provee hábitat crítico para especies raras o en peligro de extinción como los cocodrilos (Crocodylus acutus), manatí (Trichechus manatus) y sábalo (Megalops atlanticus). Además aloja la mayor diversidad de aves. Su tamaño y contexto de paisaje son buenos mientras que su condición se considera regular por el efecto de la eutroficación. La viabilidad del sistema se considera buena. Sistemas de playa: Las playas constituyen un área dinámica. La forma de la playa cambia continuamente, debido al transporte de arena, por la acción de olas, corrientes, mareas y del viento. En el Caribe, la arena está compuesta de restos de corales y conchas. Ecológicamente, las playas proveen áreas de anidación, alimentación y descanso para tortugas marinas, aves, crustáceos y otras especies. El sistema de playa y desembocadura de ríos incluye las comunidades vegetales de icaco (Chrysobalanus icaco y Myrica cerifera) y provee hábitat crítico para aves migratorias y roedores, reptiles, cangrejos y otros organismos que sólo se encuentran en esta área. Se considera este sistema con base en lo definido para el PCS del Golfo de Honduras tomando en cuenta playas arenosas y rocosas y definir los sistemas de playas para incluir no solamente la franja de arena/ roca y la zona de oleaje, sino también la vegetación detrás de la playa y las aguas marinas de poca profundidad frente a la playa, ambas áreas asociadas ecológicamente con la playa. Las playas de arena en la Península Punta de Manabique proveen áreas de anidación para las tortugas marinas: Chelonia mydas, Eretmochelys imbricata, Dermochelys coriacea y Caretta caretta (Heyman y Kjerfve, 1999). El tamaño de este sistema es bueno, pero su condición es regular por estar afectado por la basura que acarrea el Río Motagua y que vierten los barcos en alta mar. El contexto del paisaje es bueno, se mantienen los procesos naturales y la conectividad, por lo que la viabilidad se considera buena, pero la hidrología de los ríos se ha desestabilizado por la deforestación, causando crecidas mayores y sedimentación.

31.

32.
Cuadro 9.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique realizada en 2006, (Calificaciones del indicador Negritas = actual, Cursiva = deseada).

conap-a3k

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

33.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

34.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

35.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

5.2.4. Reserva Protectora

De Manantiales Cerro San Gil

26

Bosque muy húmedo tropical: El Bosque muy húmedo Tropical (Bmh-T) es una de las 14 zonas de vida descritas por Holdridge (1964) para Guatemala. En Guatemala esta zona de vida abarca una extensión de 2,651 km2 (URL/IIA/IARNA, 2004); lo que representa aproximadamente el 2.44% de la superficie total del país. En Izabal el bosque muy húmedo tropical comprende 33% del territorio del departamento (SEGEPLAN, 2003). De acuerdo a Emmel (1983), los bosques tropicales húmedos constituyen el banco de germoplasma27más grande del planeta y el hábitat del 60% de los seres vivos. Según el mismo autor, una muestra de una hectárea de este bosque puede albergar hasta 200 especies de árboles, en comparación con 10 o 20 especies/hectárea que se pueden encontrar en bosques tropicales de climas templados. Un bosque tropical guatemalteco puede contener no menos de 4,000 especies de plantas, entre árboles, arbustos, lianas, epifitas y hierbas (MARN, 2003). La zona de vida del bosque muy húmedo tropical, forma parte de la ecoregión Bosques Húmedos del Atlántico de América Central, la cual considera bosques latifoliados húmedos tropicales y subtropicales, en donde la vegetación alcanza alturas hasta de 50 metros; en Guatemala esta ecoregión abarca una superficie de 7,800 km2 (URL/IIA/IARNA, 2004; B ermúdez y Sánchez , Eds ., 2000). Los bosques latifoliados de Guatemala cubren una extensión territorial de 28,527 km2, lo cual representa un 26.2% de la superficie y un 73.2% de los bosques del país (URL/IIA/IARNA, 2004). Izabal se cuenta entre los departamentos que poseen mayor representatividad de este tipo de bosque con 2,917 km2 (MARN, 2003). En la Reserva Cerro San Gil el remanente de bosque latifoliado abarca una superficie de 22,706.50 hectáreas -227 km2- (SIG-FUNDAECO, 2005). Dicha extensión corresponde al 49% de la cobertura vegetal del área y al 47.87% de la superficie total de la misma El bosque del área protegida está representado por especimenes de chicozapote (Manilkara zapota), ramón ( Brosium alicastrum ), Santa María ( Callophyllum brasilensis ), guarumo ( Cecropia peltata), zapote (Pouteria zapota) y laurel (Cordia spp.); además de composiciones de tipo arbustivo, herbáceo y palmas (Bucklin, 1990). En la parte más

alta del Cerro, en lo que corresponde a la porción del bosque nuboso, arriba de los 900 mts. snm, se puede observar la presencia de ciprecillo o ciprés de montaña (Podocarpus guatemalensis). Sistema hidrológico de Cerro San Gil: La importancia de este elemento de conservación esta asociada a que el abastecimiento de agua dulce es el más valioso servicio ambiental que la Reserva provee a la población del Departamento de Izabal (Rosales, 1996). Los poblados de Santo Tomas de Castilla y de Puerto Barrios, además de las 40 comunidades asentadas dentro de la Reserva, dependen diariamente del agua generada en Cerro San Gil. Se calcula que cerca de 50,000 habitantes se benefician de este servicio ambiental. Es por ello, que uno de los objetivos principales de la Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil, es el manejo y protección de sus cuencas hidrográficas (Zamora, 2005). Durante el proceso de selección y evaluación de los elementos de conservación se determino que para este elemento en particular se deben enfocar esfuerzos de manejo en tres aspectos principales que son: 1) Cobertura boscosa, 2) Caudales y 3) Calidad del agua. Manglares y Bosques inundables: "Los manglares constituyen ecosistemas boscosos muy particulares, ya que son plantas halófitas facultativas que crecen en ambientes donde existe influencia de fluctuación mareal continua" (TRIGOH, 2004). Los ecosistemas de manglar son ecológicamente importantes, debido a que ellos proveen hábitat para diversidad de fauna acuática, entre crustáceos, moluscos y peces. Estos ecosistemas constituyen terrenos invernales para aves migratorias y hábitat para aves residentes, reptiles y mamíferos (TRIGOH, 2004). En la Reserva Protectora de Manantiales de Cerro San Gil, dentro del límite de la Bahía de Santo Tomas de Castilla (área que incluye Punta de Palma hasta Puerto Barrios), existe una franja de bosques inundables y varios parches de manglar. Las comunidades de mangle se pueden observar a lo largo de los ríos La Romana, Las Pavas y San Carlos (Yanez-Arancibia et al, 1994).
26 Descripción tomada con base en la actualización del Plan Maestro del área realizado entre 2005-2006 cuya información ha sido facilitada por Claudia Ruíz (Consultora para FUNDAECO) y Estuardo Secaira (TNC). Las citas indicadas se encuentran en dicho documento. 27 Azurdia com. per. (2005), explica que el bosque de Cerro San Gil alberga material genético de especies silvestres arbóreas y de especies útiles en la agricultura y la seguridad alimentaria.

36.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

La línea costera entre el Río San Carlos y el Río Las Escobas esta cubierta por manglares de borde en donde la especie dominante es el mangle rojo Rhizophora mangle (Yanez-Arancibia et al, 1994). Según los autores, las especies de mangle crecen en la boca del Río San Carlos. En Cerro San Gil y la Bahía de Amatique las especies predominantes de mangle son: mangle rojo (R. mangle) y mangle negro (Avicenia germinans). Los bosques de manglar constituyen el 0.21% de la cobertura boscosa de la Reserva, con un total de 48.40 hectáreas. Los bosques sometidos a inundaciones, representan el 2.54% de la cobertura del área protegida, con un total de 592.90 hectáreas (SIG-FUNDAECO, 2005). En estos bosques la vegetación esta representada por especimenes de coco (Cocos nucifera), palma de confra (Manicaria saccifera) barillo (Symphonia globulifera ), zapote bobo o zapotón ( Pachira aquatica), Santa María (Calophyllum brasiliense), zapotón (Pachira aguatica), icaco (Crysobalamus icaco), naranjo (Terminalia amazonia), palo sangre o cáhue (Pterocarpus officinalis); este último se utiliza para leña y carbón (CUNORI-USAC, 2002; YanezArancibia et al, 1994; FUNDARY-ONCA, 2001). Jaguar: El jaguar (Panthera onca), es una de las especies de felinos que en Guatemala se encuentra 28 La región amenazada o en peligro de extinción. maya (porción del sureste de México y el noreste de Guatemala y Belice) es el último reducto de selvas naturales que alberga la población más grande de jaguares en el hemisferio norte (Ceballos et al., 2002). En Cerro San Gil no existe información cuantitativa sobre el jaguar y aspectos relacionados a sus patrones de actividad. Sin embargo, en los últimos tres años se ha reportado la cacería y avistamientos de estos felinos en la zona de usos múltiples (ZUM) y en la zona de amortiguamiento (ZAM) de la Reserva; en tierras cercanas a las fincas ganaderas. A partir de esto se infiere que Cerro San Gil alberga parte de las poblaciones de jaguar que se movilizan en los remanentes de tierras silvestres afuera del Petén (McNab y Polisar, 2002). McNab y Polisar (2002), encontraron que los reportes para jaguar abarcan varias de las áreas protegidas al sureste de Guatemala. Los reportes provienen del RVS Punta de Manabique; del lago de Izabal en RVS Bocas del Polochic, continuando con la RB Sierra de las Minas y el APE Sierra Santa Cruz. De acuerdo con los autores, las poblaciones de jaguar en estas áreas protegidas, más el PN Río Dulce y RPM Cerro San Gil, están conectadas.

La densidad de jaguares en la Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil es por demás desconocida. Estudios de abundancia realizados en la Reserva de la Biosfera de Calakmul, en Campeche, México estimaron una densidad poblacional de 1 individuo por cada 15 km2 a 30 km2 (Ceballos et al, 2002). Dichas estimaciones sugieren que la extensión del área protegida de Cerro San Gil podría mantener de 16 a 31 jaguares; de 2 a 4 en la zona núcleo. La importancia de incluir el jaguar como elemento de conservación para Cerro San Gil, radica en que las estrategias para la conservación del jaguar proponen la protección de áreas criticas para los movimientos de los jaguares, así como la conservación de los remanentes de selva y de ambientes poco perturbados que sostienen esta especie (Ceballos et al, 2002). Especies de aves especialistas de bosque muy húmedo tropical: Los monitoreos realizados por FUNDAECO entre los años de 1992 y 2002, indican que el bosque de la Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil es una de las zonas más ricas en diversidad de avifauna en todo el país. Muchas de estas especies son especialistas de este tipo de bosque en sus diferentes hábitat, por lo tanto se consideran buenas indicadoras; ya que, si el bosque es perturbado o fragmentado, las poblaciones de aves comenzarían a declinar (Cerezo, com. per. 2006).29 Del total de especies de aves observadas en Cerro San Gil, 295 son especies típicas de bosque o alguna asociación de bosque; 45 son particulares para hábitat no boscosos; 56 prefieren el hábitat acuático; mientras que 24 se consideran especies típicas de hábitat perturbados (Cerezo y Ramírez, s.f.; Cerezo, 2004). De acuerdo con Cerezo (2004), 12 especies (todas residentes) son especialistas de bosque maduro por lo que se consideran vulnerables a la perturbación. La importancia de incorporar las aves como elemento de conservación, radica en que el taxón aves es un buen indicador para identificar áreas importantes para la conservación de la biodiversidad. Además, algunas especies, tanto residentes como migratorias, están amenazadas o presentan declinaciones en sus poblaciones.
28 Según el Apéndice I del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), y el Índice 2 del Listado de Especies de Fauna Silvestre Amenazadas de extinción (Lista Roja de Fauna) de Guatemala (CONAP, 2001). 29 Lic. Alexis Cerezo. Especialista en Monitoreo de Aves. FUNDAECO.

37.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

La destrucción de los bosques es la causa principal de estas declinaciones (Robbins et al , 1992; Cerezo, 2004). Entre las especies residentes de Cerro San Gil que presentan declinaciones en sus poblaciones se citan: ermitaño común (Phaethornis longirostri), ala de sable violeta (Campylopterus hemileucuru), mosquerito ventriocre (Mionectes oleagineus), pipra cabecirroja (Pipra mentales), y eufonia dorsioliva (Euphonia gouldi) (Cerezo, 2004). Las dos primeras son nectívoras, mientras que las otras son frugívoras. En el caso del P. longirostris, la baja tasa de supervivencia podría reflejar movimientos extensivos de este colibrí hacia otras zonas en busca de alimento (Cerezo, 2004). Otras especies de aves de importancia para la Reserva son Electron carinatum (Momotidae), Crax rubra (Cracidae), y Morphus guianensis (Accipitridae); estas y otras especies forman parte de la Lista de Especies de Fauna Silvestre Amenazadas de Extinción del CONAP (Lista Roja de Fauna) Especies forestales nativas amenazadas: El bosque del área protegida Cerro San Gil posee poblaciones abundantes de especies forestales maderables y no maderables de alto valor comercial y que han sido explotadas insosteniblemente. Por medio de un análisis de capacidad silvícola se determino que en el área protegida existen por lo menos 36 especies maderables, actualmente y potencialmente comerciales. No obstante, su alta demanda en el mercado y su alto valor de uso han provocado que algunas de estas especies se clasifiquen como escasas o irregulares, por lo que deben ser protegidas. El aprovechamiento de tales especies debe incorporarse en planes silvícolas que propongan estrategias para su regeneración y recuperación (García, 2002). Entre las especies escasas o que presentan baja densidad dentro del área protegida se mencionan al menos 9 especies. De acuerdo con García (2002), estas espe cies no deben ser sujetas de aprovechamiento forestal debido a que su regeneración y recuperación no esta garantizada. Algunas de estas especies constituyen alimento30 para especies de fauna, o bien representan recursos filogenéticos de incalculable valor para el país. El aprovechamiento puede ser viable únicamente si este responde a la sostenibilidad del recurso (García, 2002). Otras especies de alto valor en el mercado y sobre las

cuales se debe proponer medidas de manejo especial incluyen: dulce quemado (Phoebe spp), cola de pava (Cupania articulata), y Santa Maria (Calophyllum brasiliense). Esta última ha sido clasificada como irregular en cuanto a su densidad poblacional; además, se encuentra en el índice 3 de la Lista de Especies de Flora Silvestre Amenazadas de Extinción del CONAP (Lista Roja de Flora) (CONAP, 2001) Especies cinegéticas: La Reserva de Manantiales Cerro San Gil sostiene una variedad de especies cinegéticas representativas de los bosques tropicales. Diagnósticos cuantitativos demuestran que en el área protegida las especies objeto de cacería están representadas por 11 especies de mamíferos y 3 especies de aves. Entre los mamíferos cazados con mayor frecuencia se encuentran: tepezcuintle (Agouti paca), venado cola blanca (Odoicoleus virginianus), armadillo (Dasypus novemcinctus), cotuza (Dasyprocta punctata), coche de monte (Tayassu spp.), mapache (Procyon lotor), cabrito (Mazama americana) y pizote (Nasua narica). El tepezcuintle y el venado cola blanca son apetecidas por los cazadores debido la calidad y buen sabor de su carne (FUNDAECO, s.f ). El tigrillo (Felis pardalis), el jaguar (Panthera onca) y el tapir (Tapyrus bairdii) también forman parte de la fauna silvestre objeto de cacería dentro del área protegida (FUNDAECO, s.f.). Las especies cinegéticas de aves están representadas por pava (Penélope purpurascens), pajuil (Crax rubra) y loro (Amazona spp.) (FUNDAECO, 2003). De acuerdo con los sondeos realizados por FUNDAECO, se determina que la cacería de subsistencia es la principal razón para la extracción de fauna dentro del área protegida, no obstante también existe la cacería deportiva y en menor medida la cacería comercial. Además de las especies cinegéticas, en el área protegida se observa la extracción de recursos hidrobiológicos para autoconsumo. Entre las especies objeto de pesca y extracción manual se encuentra los moluscos y crustáceos. Entre los primeros son más comunes los jutes y caracoles. Mientras que la extracción de crustáceos esta comprendida por cangrejos y camarones.
30 1) Platanillo una Musácea es alimento para gorriones, de la flor extraen la miel, además la planta almacena agua que beben estos y otras especies de aves. 2) Tamarindo (Dalium guianensis), el fruto es alimento para loros, tucanes y pericos; 3) zapotillo colorado (Pouteria unilocularis), el fruto es alimento para micoleones y tepezcuintle (Martínez, 1998).

38.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

Cuadro 10.

Evaluación de viabilidad de los objetos de conservación de la Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil realizada en 2005, (Calificaciones del indicador Negritas = actual, Cursiva = deseada).

conap-a3k

39.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

40.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

41.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

5.3.

Significado de los Valores de la Evaluación Reserva de Vida Silvestre Punta de Manabique
Resultado de la evaluación 4 "La integridad ecológica del área protegida se encuentra dentro de un rango de variación aceptable, aunque puede requerirse alguna intervención del hombre para su mantenimiento." Esta área presenta una evaluación de alguna manera optimista en cuanto a la percepción. Existen una serie de indicadores que pueden hacer variar esta calificación al rango inmediato inferior. Si bien el área presenta sistemas terrestres y marinos, la evaluación se centro en elementos e indicadores con más peso hacia estos últimos. Estos sistemas se consideran en buen estado, pero sobreexplotados desde el punto de vista de las pesquerías desarrolladas en el Golfo de Honduras en general. Es sabido que la tasa de deforestación en el sur del área protegidas, problemas de invasiones de tierra para ganado y para poblados humanos han hecho que los sistemas terrestres se vean seriamente afectados. Esto ha reducido las posibilidades de mantener conectividad con otras áreas protegidas de la región. La calificación del área está por poco encima del rango inferior del valor 4. Consideramos que mediciones sucesivas de los indicadores propuestos y la definición de otros indicadores para los sistemas terrestres brindarán una evaluación más precisa del área protegida. Esta área requiere de una fuerte intervención para mejorar la viabilidad de los elementos de conservación terrestres, lo cual implica tomar medidas para disminuir las amenazas en la parte sur del área.

Resultado de la evaluación 5

Parque Nacional Tikal

"La integridad ecológica del área protegida se encuentra en un estado ecológicamente deseable, requiriéndose poca intervención humana para el mantenimiento de los rangos naturales de variación." El PNT es uno de los parques con mayor antigüedad del SIGAP, el cual marcó en alguna medida el inicio de lo que ahora es el sistema. Es una de las áreas que más ha penetrado en la mentalidad local como un área de protección de la naturaleza y que en buena medida es respetado, aunque son innegables las incursiones para extracción ilegal de los recursos naturales. El resultado obtenido en este caso era uno de los valores más esperados por varios factores que tiene a favor el PNT. Desde el punto de vista contextual del paisaje el área se encuentra rodeada por áreas con categorías de manejo protectivas (Biotopo el Zotz y Parque Nacional Yaxhá Nahum Naranjo) y áreas con objetivos de uso sostenible: al norte por la Concesión Forestal Comunitaria de Uaxactún y al sur por la zona de Amortiguamiento de la RBM. En general dentro de ese contexto se considera que el área mantiene una integridad ecológica como la reflejada en la evaluación. Sin embargo tal como se muestra en el cuadro 11 la calificación esta muy cercana al límite inferior para la asignación del 5. Esto se debe a que a pesar de que el área cuenta con la mayor cantidad de guardarecursos y personal operativo, padece de incursiones de personas para la caza o colecta de productos no maderables del bosque, lo cual de alguna forma pueden hacerle caer a la siguiente categoría inferior. El resultado muestra coherencia con la percepción de protección del área. En general para datos comparativos dentro de la RBM se utiliza la información del PNT como el referente del mejor estado de la flora y fauna dentro de la Reserva de la Biósfera Maya.

42.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Biotopo Universitario para la Conservación del Quetzal
Resultado de la evaluación 3 "La integridad ecológica del área protegida (y por lo tanto algunos de los objetos de conservación y sus atributos ecológicos clave) se encuentra fuera del rango de variación aceptable y requiere intervención humana para su mantenimiento. Si no se da seguimiento, los objetos de conservación serán vulnerables a una degradación severa." Esta área protegida formada por iniciativa de la municipalidad local y dada en administración de la USAC, ha logrado mantener el pequeño remanente de su extensión boscosa protegido de la depredación. Una de las principales fortalezas en la conservación de áreas que comparten la región es con que existen una serie de Reservas Naturales Privadas circunvecinas que en su conjunto están conformando el corredor biológico de interconexión de esta área con la Reserva de Biosfera Sierra de las Minas. De acuerdo al contexto paisajístico del BUCQ la evaluación es adecuada toda vez que el área depende en gran medida de las acciones e intervenciones que se realicen en la mejora del entorno de la misma. Aquí es importante el papel que juega el establecimiento del corredor biológico que la une con la RBSM. En las evaluaciones sucesivas y con el afinamiento de la línea base se esperaría que como resultado de los impactos positivos del establecimiento del corredor biológico, la integridad ecológica del área mejore. A finales del año 2005 e inicios del 2006 el área se empezó a ver afectada por invasiones avaladas por el FONTIERRA. Este tipo de intervención pueden causar daños irreversibles a los elementos de conservación del área.

Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil
Resultado de la evaluación 3 "La integridad ecológica del área protegida (y por lo tanto algunos de los objetos de conservación y sus atributos ecológicos clave) se encuentra fuera del rango de variación aceptable y requiere intervención humana para su mantenimiento. Si no se da seguimiento, los objetos de conservación serán vulnerables a una degradación severa". Esta es una de las áreas declaradas en el periodo de nacimiento del SIGAP y de la declaratoria de grandes extensiones de áreas protegidas, nace con un objetivo de proveer agua principalmente a las áreas urbanas del Departamento de Izabal. De igual forma que la RVSPM, ha experimentado fuertes presiones por invasiones y pérdida de cobertura boscosa y alta presión por extracción de recursos naturales. La evaluación refleja, desde la óptica del equipo, una relación adecuada con el contexto, en donde se observa el esfuerzo en la protección de acuerdo a los objetivos de conservación, pero en donde otros elementos están fuertemente presionados por el uso. Es importante para el fortalecimiento del área la consolidación del manejo por medio de focalizar los esfuerzos, lo cual puede ocurrir como resultado de la actualización de su plan maestro. Esta área tiene información relevante para poder evaluar sus objetivos de conservación, tiene el programa de observación y registro de aves más antiguo del país que es de gran ayuda para el análisis de integridad ecológica. Dentro del contexto paisajístico, tanto esta área como el RVSPM se verán beneficiadas grandemente con la consolidación del corredor biológico de la RECOSMO.

43.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Cuadro 11.

Resumen de los resultados de la prueba piloto de evaluación en cuatro áreas protegidas del SIGAP.

44.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

6.
6.1.

DISCUSIÓN
Evaluación y Selección de Áreas.

Los criterios empleados para establecer la priorización de áreas en donde aplicar la prueba pueden ser prácticos y útiles para guiar la selección de áreas para una cobertura geográfica mayor. Sin embargo el criterio de importancia de visitación debiera ser excluido de los mismos ya que no aporta información relevante sobre la priorización para una evaluación del sistema. Por otro lado el criterio relacionado con la cantidad de información disponible tampoco debiera ser un referente por si mismo, ya que en todo caso el área puede tener un alto volumen de información pero que la misma no sea útil en función de las preguntas que se deseen responder o sean relevantes para la evaluación. El hecho de poder focalizar los esfuerzos en las áreas protegidas sobre un número limitado pero importante de elementos de conservación y una serie manejable de atributos clave medidos por medio de un número de indicadores, facilita el desarrollo de un Plan o Programa de Monitoreo Biológico, realzando la importancia de este componente dentro del manejo del área protegida. La evaluación de efectividad de manejo del ámbito de recursos naturales de la efectividad de manejo realizado por CONAP indica que existe una disminución derivada del poco apoyo financiero y de gestión para el componente de investigación y monitoreo. Esta característica debe tomarse en cuenta como un punto importante de reflexión. Es evidente que no existe suficiente información para evaluar la integridad ecológica de las áreas debido a que la investigación que se lleva a cabo en la mayoría de las mismas es incipiente o se encuentra dispersa temáticamente lo cual es producto de una falta de focalización y continuidad de la misma. En general los criterios empleados son aplicables para área con extensiones de medianas a grandes (de acuerdo a los tamaños de las áreas que conforman el SIGAP) pero no así para el grueso numérico de áreas como las Reservas Naturales Privadas y Áreas Protegidas Municipales (49% del SIGAP en cantidad y 11% en extensión). En este sentido una de las formas de trabajar con estas áreas puede ser la de agregar áreas geográficamente cercanas y realizar evaluaciones para sistemas de 4-5 Reservas Naturales Privadas y Áreas Protegidas Municipales para realizar las evaluaciones de integridad.

6.2. La aplicación piloto
Con la excepción de RPM-CSG, la información de los elementos de conservación previamente identificados para las áreas sirvió de base para el trabajo de discusión en los talleres, ya que la definición y delimitación final de los elementos de conservación fue diferente a lo indicado en el cuadro 4. Lo anterior fue más evidente en el caso de PNT, en donde se contaba con 14 elementos de conservación, que con el taller con expertos quedaron reducidos a un número manejable. Un aspecto relevante en el caso de RVSPM fue el hecho de que se consideraron una serie de elementos de conservación e indicadores de importancia para el área por su significancia en el contexto regional (Golfo de Honduras), pero que no se contaba con información adecuada y confiable para realizar una evaluación adecuada. Debido a esta condición, la definición de los elementos de conservación se basó en los objetivos de conservación del plan maestro y de la ley de creación, los cuales tienen un enfoque ecosistémico. La definición de los indicadores se basó en la información que proporcionó el administrador del área general y de la cual se tenía una línea base de referencia.

45.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

A pesar de que se consideró que las áreas contaban con información, al momento de definir los atributos ecológicos clave y sus respectivos indicadores, los grupos de expertos a cargo de aplicar la evaluación se enfrentaron al problema de no contar con información de alta calidad para evaluar cada indicador. En algunas de las áreas se contaba con información de línea base y en los otros casos la información se recabó con los expertos que asistieron al taller de evaluación. Es necesario resaltar la importancia que tiene la investigación biológica en las áreas, que constituye una importante base para llevar a cabo estas evaluaciones. Así mismo debe enfatizarse el hecho que los monitoreos de las áreas deben planificarse teniendo en cuenta que dicha información debe servir para este tipo de evaluación. La mayoría de áreas analizadas no tienen estructurado de manera institucional y operativa un sistema de monitoreo biológico que permita evaluar si las áreas cumplen con sus objetivos de conservación. Casos como el Biotopo del Quetzal son un ejemplo de muchas áreas que poseen un alto volumen de información de varios temas y áreas pero no cuentan con mediciones sistemáticas y estandarizadas que permitan establecer cual es la variación de su estado de conservación . El ejercicio evidenció que algunos de los indicadores se propusieron porque están de moda o porque se han aplicado para otro tipo de objetivos, lo cual requirió analizarlos y posteriormente eliminarlos de la evaluación. Esta tendencia puede ser un obstáculo que requerirá de un análisis fino que deberá tenerse en cuenta en futuras evaluaciones. La tendencia en si es que los expertos y especialistas tratan de ver reflejados las especies que estudian como indicadores, aunque a veces ello implique que los indicadores propuestos no respondan en las escalas espaciales y temporales que se espera o que es necesario evaluar. En todo caso serán los directores de las áreas quienes orienten la pertinencia de los indicadores propuestos en función del manejo del área protegida, costos, capacidad instalada y capacidad de mantenerlos en el largo plazo. A su vez serán los responsables de institucionalizar la medición de los mismos de acuerdo a la periodicidad que sea requerida.

Es importante tratar de entender lo que nos indica el ejercicio de la evaluación de integridad ecológica en función del contexto de cada una de las áreas. Existía a priori la percepción que el PNT sería la que debiera tener la calificación más alta con base a que es un área de protección estricta y que dentro del contexto de la Reserva de Biosfera Maya, cumple con los objetivos de conservación reconocidos dentro del Plan Maestro. Es interesante ver reflejada esta predicción en el resultado de la evaluación y parte de una futura evaluación debería incluir a otros parques nacionales para poder sacar conclusiones sobre la medida en que la categoría de manejo confiere protección a las áreas. En el caso del BUCQ se considera que el área debe tener una intervención para que la viabilidad de los elementos se conserve a largo plazo. En este sentido, el contexto del BUCQ es extremadamente fragmentado y es evidente que el biotopo se encuentra bajo un proceso de aislamiento. Desde hace algún tiempo, se ha fortalecido el biotopo mediante el establecimiento de corredores biológicos que lo conecten con los bosques nubosos de la Reserva de Biosfera Sierra de las Minas. En los casos de RVSPM y RPMCSG, ambas áreas han estado bajo una fuerte presión de avance de frontera agrícola, invasiones y pérdida de bosque lo que ha puesto en riesgo su viabilidad. De las cuatro áreas analizadas son las que más pérdida de cobertura han tenido y esto explica de alguna forma la calificación observada y sus efectos sobre los diferentes elementos de conservación. A pesar de que la RVSPM calificó en un rango más alto (4), es evidente que se encuentra en el límite inferior del mismo y que de no tomarse medidas inmediatas, la tendencia será pasar muy rápidamente al rango inferior (3). El ejercicio en general es un punto de partida interesante, que debe ser afinado con las mediciones sucesivas bajo métodos estandarizados y sistematizados para poder hacer comparaciones válidas. Esto en función de validar y afinar el criterio experto el cual fue uno de los principales ejes de trabajo en esta prueba piloto. El desarrollo de esta herramienta de evaluación permitirá complementar la evaluación de efectividad de manejo sin que el instrumento de monitoreo de

46.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

efectividad deba ser modificado o adaptado. Por otro la estandarización en este tipo de evaluación puede facilitar la integración de un análisis de viabilidad para el SIGAP y evaluar bajo esta herramienta los objetivos de conservación del mismo, establecidos en la Ley de Áreas Protegidas. Dentro del contexto del manejo administrativo del SIGAP por parte de CONAP, es importante que este juego de indicadores no quede enmascarado dentro de la evaluación de efectividad de manejo, sino que se potencialice el uso de esta herramienta desde un punto de vista de indicadores tempranos y clave para el manejo de las áreas protegidas. Este sistema de evaluación requiere un planteamiento integrado en la herramienta de planificación del área (Plan Maestro) en la cual se establecen indicadores de estado, relacionados directamente a los objetivos de conservación del área e indicadores de efectividad, ligados a la ejecución propiamente dicha del plan maestro. La aplicación de la metodología de PCA adaptada en la elaboración de los Planes Maestros en áreas que comprenden varias áreas protegidas (como la Cuenca del Lago de Izabal y Altiplano Occidental), constituye un aporte a futuras evaluaciones de integridad ecológic Esto plantea la necesidad de ajustar las herramientas de gestión del SIGAP bajo los puntos comunes de la metodología de PCA y de Evaluación de Integridad Ecológica, para lo cual es necesario incorporar los siguientes marcos conceptuales: 1. Definición de Elementos Naturales de Conservación en un número no mayor de 8. 2. Evaluar la viabilidad de esos elementos de conservación por medio del establecimiento de indicadores y con base en ellos la Integridad Ecológica del Área. 3. Fortalecer el desarrollo del Programa o Plan de Monitoreo del Plan Maestro en donde se establezca un monitoreo de indicadores de efectividad (gestión) y monitoreo de indicadores de estado (biológico). Esto requerirá desarrollar el monitoreo con secciones bien establecidas: a. Objetivos del Programa o Plan de Monitoreo. b. Criterios e Indicadores

c. Protocolos de captura de información (qué medir, como medir, cuando medir, donde medir, responsable, costos). d. Escalas de valoración o referencia para los indicadores. Las fortalezas de la implementación de estas medidas desde el marco general de planificación podrán observarse en la evaluación derivada del Monitoreo de la Efectividad de Manejo. Es importante indicar que el equipo técnico entiende el proceso de monitoreo y evaluación del SIGAP desde diferentes niveles y ópticas. Algunos atributos claves e indicadores, son repetitivos en el SIGAP, incluso son medidos por instancias centralizadas como CEMEC y MAGA. El primer paso para la integración de este sistema de medición a todo el SIGAP, será la identificación de estos indicadores compartidos y la coordinación entre las instancias que puedan medirlos para su integración al sistema de monitoreo del SIGAP Guatemala ha realizado avances importantes para la evaluación del SIGAP desde el punto de vista de la medición de efectividad de manejo, en donde las áreas que tienen manejo activo han sido evaluadas empleando para ello una metodología estandarizada que permite la generación de rangos de calificación para los niveles macro y meso. Sin embargo hace falta el trabajo de evaluación real de Planes Operativos Anuales y de retroalimentación de los Planes Maestros respectivos al nivel micro. Es decir evaluaciones de implementación de medio y final de término de dichos planes. Se ha avanzado en relación a los indicadores de estado de conservación por medio de la adecuación de la metodología de PCA de TNC para la elaboración de Planes Maestros. Lo anterior ha permitido que dichos planes se centren en los elementos biológicos objetivos para conservación de acuerdo al área. Esta es la primera aproximación de evaluación que se realiza y no existe al momento una estandarización del nivel más detallado (desarrollo de programas de monitoreo biológico) ni una propuesta de integración hacia el nivel macro que permita realizar una "evaluación de la integridad ecológica del SIGAP".

47.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Un aspecto importante de la evolución que actualmente sucede en el país es que, al momento se están desarrollando una serie de herramientas de planificación31 tomando como base el PCA, de donde podría derivarse un sistema nacional de evaluación de integridad ecológica, integrando grupos de indicadores comunes y esenciales. Este proceso podría verse soportado por la propuesta del monitoreo de la RBM elaborada por Imbach 1999 e Imbach y colaboradores 1999 y el cual es fácilmente extrapolable al SIGAP, lo cual de alguna forma podría validar los indicadores biológicos propuestos y darle continuidad a esos esfuerzos que ha ido quedando en el tiempo. Por otro lado este tipo de evaluación permitirá establecer cual es el estado de integridad ecológica de los ecosistemas representados en el SIGAP.
Figura 2. Esquema del sistema de monitoreo y evaluación del SIGAP en función del tipo genéricode indicadores y la escala de medición (Elaboración propia).

Indicadores de Estado

Indicadores de Efectividad

Nivel Macro:

Evaluación de Integridad Ecológica (SIGAP)

Evaluación de Efectividad de Manejo (SIGAP)

Nivel Meso:

Evaluación de Integridad Ecológica por Área Protegida.

Evaluación de Efectividad de Manejo por Área Protegida.

Nivel Micro:

Programa de Monitoreo Biológico.

Programa de Monitoreo y Evaluación de POA y Plan Maestro.

Se espera entonces que el fortalecimiento en el monitoreo y evaluación del SIGAP permita que la derivación de los indicadores de estado y de efectividad pueda realizarse desde las etapas tempranas de planificación de las áreas. En este sentido es recomendable que los formatos de presentación de los estudios técnicos y planes maestros incorporen los elementos necesarios que faciliten esta delimitación y que se oficialicen los ejercicios realizados hasta el momento en las diferentes áreas del país. Esta acción permitirá darle consistencia a las evaluaciones y articular de mejor forma el desarrollo de acciones concretas en el mejor manejo de áreas protegidas. De acuerdo a la experiencia desarrollada en la aplicación de la herramienta se considera que la aplicación de la misma en el SIGAP es posible sobre un número más amplio y representativo de áreas por regiones de conservación.

31

Planes Maestros, Agendas de Conservación o Portafolios de Áreas para la Conservación.

48.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

7.

CONCLUSIONES

Se considera que el grupo de criterios establecidos para la selección y priorización de áreas es funcional y útil en la aplicación de la evaluación para el SIGAP, con la excepción de los criterios relacionados con información e importancia por visitación los cuales podrían ser suprimidos en una priorización de áreas a escala del SIGAP. La aplicación de la metodología desarrollada por TNC para la evaluación de integridad ecológica es relativamente fácil para un grupo más amplio de áreas protegidas de las seleccionadas para la prueba piloto (4 áreas en 6 meses). Si bien es cierto que la aplicación se facilita en aquellas en donde el Plan Maestro tiene de base la metodología de PCA, la falta del mismo no constituye una limitante seria para el desarrollo del ejercicio, teniendo como apoyo el criterio experto de especialistas que trabajen en las áreas. Los resultados obtenidos en las evaluaciones son coherentes con la realidad observada en cada una de las áreas. El levantamiento sistemático de información comparable permitirá afinar las calificaciones, las cuales desde la perspectiva de los evaluadores, podrían ser más bajas a las indicadas en este trabajo. El desarrollo de este tipo de evaluaciones debe acelerar los procesos de revisión y actualización de las actuales herramientas de Gestión del SIGAP que están vigentes desde 1999 y que requieren de una actualización para tener un mayor impacto en el manejo activo de las áreas. En este sentido se evidencia que la incorporación de elementos técnicos que fortalezcan la focalización de esfuerzos por parte del administrador del área pueden reflejar mejoras en los objetivos de conservación de las áreas. El proceso evidencia que la situación actual de manejo de las áreas requiere el fortalecimiento de sus actividades de monitoreo y evaluación ya que son la base fundamental para la toma de decisiones y acciones, así como la herramienta que permite afinar o corregir el rumbo del manejo. El Plan Maestro debe pasar de la categoría de requisito a la de herramienta básica del manejo del área, como es su objetivo primario. Debido a que los tiempos de evaluación de efectividad e integridad son diferentes, los sistemas de evaluación deben realizarse de forma separada, ya que dichas evaluaciones aun cuando se consideran complementarias, persiguen objetivos de monitoreo y evaluación diferentes.

49.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

8.

RECOMENDACIONES

Con base en la experiencia en el desarrollo de este ejercicio se recomienda que se tome en cuenta las siguientes áreas para hacer las próximas evaluaciones de integridad ecológica: Reserva de Usos Múltiples de la Cuenca del Lago de Atitlán (RUMCLA) Parque Nacional Sierra del Lancandón. Parque Nacional Yaxhá-Nahum-Naranjo Complejos I y II del Sur de Petén. Se sugiere que para el desarrollo de indicadores de estado a nivel macro se integre la mayor cantidad de información proveniente de las áreas ya indicadas, incluidas las de esta prueba y los esfuerzos regionales que se están llevando a cabo en donde se han empleando las metodologías de Planificación Ecoregional, compatibles con los esfuerzos nacionales, entre ellos podemos mencionar: Agenda de Conservación de la Cuenca del Lago de Izabal y Río Dulce. Diseño Del Portafolio De Sitios Para La Conservación De La Biodiversidad De Importancia Global En El Altiplano Occidental De Guatemala (Proyecto MIRNA) Plan Ecoregional De Las Selvas Maya, Zoque Y Olmeca Plan Ecoregional de Mesoamérica. Con base en lo observado durante la aplicación de la metodología desarrollada para evaluaciones de integridad ecológica, se recomienda ajustar las herramientas de gestión del SIGAP por medio de la incorporación de los siguientes marcos conceptuales: 1. Definición de Elementos Naturales de Conservación en un número no mayor de 8. 2. Evaluar la viabilidad de esos elementos de conservación por medio del establecimiento de indicadores y con base en ellos la Integridad Ecológica del Área. 3. Fortalecer el desarrollo del Programa o Plan de Monitoreo del Plan Maestro en donde se establezca un monitoreo de indicadores de efectividad (gestión) y monitoreo de indicadores de estado (biológico). Esto requerirá desarrollar el monitoreo con secciones bien establecidas: a. Objetivos del Programa o Plan de Monitoreo. b. Criterios e Indicadores c. Protocolos de captura de información (qué medir, como medir, cuando medir, donde medir, responsable, costos). d. Escalas de valoración o referencia para los indicadores.

50.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

9.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Ariano D. 2004. Evaluación Preliminar Del Sistema Guatemalteco De Áreas Protegidas (SIGAP) 2002-Agosto 2004. Documento Electrónico. Guatemala: CONAP. 1 Disco Compacto. 30 p. Centro de Estudios Conservacionistas (CECON). 1999. Plan Maestro Biotopo Universitario "Mario Dary Rivera" para la Conservación Del Quetzal 2,000 - 2,004. Guatemala. Documento Electrónico. 1 DC. 119p. Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP). 2005. Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas SIGAP: Listado de Áreas Protegidas inscritas en el SIGAP. Documento Promocional/Informativo 03 (01-2005) Guatemala: CONAP. 12p. ________. 2006. Bases de datos de Gerencia de Unidades de Conservación: áreas protegidas, monitoreo de efectividad de manejo y turismo. Fundación Defensores de la Naturaleza (FDN)- Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP). 2004. Plan Maestro 2005-2009 Parque Nacional Sierra Del Lacandón. Guatemala. Documento pendiente de aprobación. Documento Electrónico. 1 DC. 177 p. Fundación Mario Dary Rivera (FUNDARY)-ONCA. 2001. Plan Maestro del Área de Protección Especial Punta de Manrique. Guatemala. Documento Electrónico. 1 DC. 87 p. Herrera, Bernal y Corrales, Lenin. (2004). Midiendo el éxito de las acciones en las áreas protegidas de Centroamérica: Evaluación y monitoreo de la Integridad Ecológica. PROARCA/APM. Guatemala de la Asunción, Guatemala. 44 p. Imbach A. C. 1999. Sistema de Monitoreo de la Reserva de la Biosfera Maya (Propuesta). Guatemala : CONAP. 53 p. Imbach A. C., Imbach P. A., Ramos V. H. 1999. Sistema de Monitoreo de la Reserva de la Biosfera Maya: Aplicación Piloto a nivel macro. Guatemala: CONAP. 38p. INAB. 2004. Plan Maestro 2004-2009 Parque Nacional Laguna Lachuá, Cobán, Alta Verapaz. Guatemala: UICN-Embajada Real de los Países Bajos-INAB. 113 p. Jolon-Morales, M. R. (comp.) 2006. Informe del Estado Actual del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas. Informe Final de Consultoría. Guatemala: CONAP-PNUD. 128 p. ________. 2005 a. Selección de Áreas para la Aplicación de la Metodología de Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas. Documento Técnico. Guatemala: CONAP-A3K. 13 p. Documento Electrónico. 1 Disco Compacto ________. 2005 b. Estrategia de Monitoreo de Biodiversidad para el Biotopo del Quetzal y el Corredor Biológico Biosfera Sierra de las Minas-Biotopo del Quetzal -BSM/BUCQ-. Informe Final de Consultoría. Guatemala: CECON-JADE. 40 p. Documento Electrónico. 1 Disco Compacto. MICUDE. 2004. Parque Nacional Tikal: Plan Maestro 2004-2008. Guatemala: MICUDE-TNC-UNESCO. 140p.

51.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

10.

ANEXOS

10.1. Fichas técnicas por Área Seleccionada
A continuación se describe brevemente cada una de las áreas seleccionadas con base en la ficha técnica presentada en cada uno de los planes maestros e información agregada con relación a objetivos de conservación establecidos tanto en cuerpos legales como en los planes maestros (Jolon 2005). La ubicación geográfica de cada una de las áreas seleccionadas puede observarse en la figura 1.

10.1.1.

Parque Nacional Tikal
Parque Nacional Tikal
Ministerio de Cultura y Deportes, Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, Instituto de Antropología e Historia (IDAEH). Parque Nacional Tikal, Flores, Petén. Acuerdo Gubernativo del 26 de Mayo de 1955 en el cual se declara Parque Nacional. Acuerdo de Creación de Zonas y Monumentos Arqueológicos, Históricos y Artísticos de los Períodos Pre-Hispánico e Hispánico, de fecha 12 de Junio de 1970. Decreto No. 4-89, Ley de Áreas Protegidas. Decreto No. 5-90, Ley que declara el Parque Nacional Tikal como zona núcleo de la Reserva de Biosfera Maya. Acuerdo Gubernativo No. 239-2003, desmembración del terreno que ocupa el Parque, a favor del Estado. 575.83 km². Sector noreste del departamento de Petén, en jurisdicción de los municipios de Flores y San José Dentro del Parque Nacional se cuenta con: un módulo de oficinas administrativas, dos museos (uno para exhibiciones de esculturas y otro de cerámica, lítica menor y concha), un centro de visitantes, una bodega para material arqueológico, una bodega para herramientas y otros insumos, cuatro módulos habitacionales para personal administrativo, técnico y cooperación externa, un sistema de radio comunicaciones y tele-fax (No. 361-1399), 1 pozo de agua, planta eléctrica, 1 restaurante, 4 comedores, 3 hoteles (Posada de la Selva, Jaguar Inn y Tikal Inn) a quien el Parque les proporciona el servicio de energía eléctrica y eventualmente utilizan su propia planta eléctrica, 2 áreas de estacionamiento (un área de estacionamiento pavimentada y otra asfaltada - donde estaba la antigua pista de aterrizaje), 17 km de carretera asfaltada de acceso al área de servicios, y 16 km de terracería hacia Uaxactún. En las oficinas centrales del Ministerio de Cultura y Deportes en la Ciudad de Guatemala, funciona la oficina de Contabilidad El Parque posee 129 trabajadores, distribuidos en los siguientes puestos: administradora, sub-administrador, contador general, jefe de personal, unidad técnica (1 coordinadora, 2 arqueólogos, 2 arquitectos, 1 biólogo, 1 dasónomo, 1 encargado de uso público), 2 secretarias, 55 vigilantes, 29 operativos de mantenimiento, 1 encargado de bodega, 1 encargado de comunicación social, 3 maestros para educación ambiental, 2 tesoreros, 1 encargado de presupuesto, 3 auxiliares de contabilidad, 1 mensajero, 17 operativos asignados a la unidad técnica, 2 operativos encargados de los museos.

Nombre del Área Protegida Administrador: Localización de la sede administrativa: Marco Legal:

Área total: Ubicación Geográfica: Infraestructura, equipamiento:

Recursos Humanos:

52.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Importancia del Área / Sitios de Importancia:

Protege los vestigios de una de las ciudades más importantes de la civilización Maya, así como otros asentamientos prehispánicos situados en su periferia. Es el sitio Patrimonio Mundial más visitado de Guatemala y de Centro América, y uno de los atractivos escénicos más admirados del mundo. Es el primer sitio, reconocido por UNESCO en 1979, con categoría de Patrimonio Mixto: Cultural y Natural de la Humanidad. Constituye un elemento fundamental de la identidad nacional guatemalteca. Desde el punto de vista turístico, constituye uno de los lugares que genera más divisas para el país. 32 Protege una diversidad de ecosistemas, así como una gran riqueza cultural. Es el primer Parque Nacional funcional declarado e implementado en Guatemala. Desde 1990, es una de las zonas núcleo de la Reserva de Biosfera Maya mejor protegida, y ha sido fundamental en la protección del sector Noreste de dicha reserva, la cual forma parte de las 391 "Reservas de Biosfera" internacionalmente reconocidas por el Programa del Hombre y la Biósfera de la UNESCO. Es un área de interés científico para muchas disciplinas. Cumple una función importante en la conectividad de las otras áreas naturales de la RBM, permitiendo el funcionamiento de los procesos ecológicos que determinan la sobrevivencia de especies que requieren de grandes extensiones para vivir. Es el punto de origen de las cuencas de los ríos Holmul, Azul, y parte del drenaje hacia el Lago Petén Itzá. Es un importante proveedor de empleos directos e indirectos en la región. Parque Nacional (Categoría I de UICN) y Zona Núcleo de la Reserva de la Biosfera Maya. Turismo, investigación, educación, observación de fauna y flora, visita a la antigua ciudad maya de Tikal y sitios arqueológicos existentes en la zona periférica dentro de los límites del Parque. Celebración de ceremonias religiosas contemporáneas de la cultura Maya. Estos se han caracterizado según tres aspectos, listados en orden de prioridad: a) Culturales-Arqueológicos: que comprenden el conjunto de la Plaza Mayor, incluyendo las Acrópolis Norte y Central; la zona de Mundo Perdido, integrando la Plaza de los Siete Templos; Templo IV, Templo V, Templo VI, Grupo G, Zona Norte, Complejos P, Q y R, ubicados todos los anteriores en la Zona Arqueológica Núcleo; colecciones arqueológicas de los museos Sylvanus Morley y de Lítica, b) Biológicos-Ecológicos: Grupos de fauna que se observan en la Zona Arqueológica Núcleo como los pizotes, monos y pavos ocelados; distintas especies de aves; plantas medicinales; especies de matapalos (Ficus spp.) que se localizan en los senderos hacia los templos V y VI y los árboles de Ceiba de la Zona Arqueológica Núcleo; las poblaciones de xate y pimienta de la Zona Arqueológica Central. c) Paisajísticos-Geofísicos: vistas panorámicas desde los Templos II y IV, el mirador de San Antonio, el cerro y la aguada del Yesal, y el mirador del cerro La Mula (en la carretera hacia Uaxactún fuera de los límites del Parque).

Categoría de Manejo:

Actividades de uso público:

Atractivos Turísticos:

32 “En el año 1992 por primera vez en la historia económica del país, el sector turismo ocupó el primer lugar como generador de divisas” (PNT, 1995). Hasta el año 2001, el turismo era el segundo rubro de ingresos de divisas para el país después del café. Aunque el precio de éste producto decayó a nivel internacional, el turismo se mantuvo en el mismo nivel (Moneda. Julio, 2002) debido al incremento de divisas de las remesas que llegan del exterior, las que subieron considerablemente al primer generador de divisas para Guatemala (elsalvador.com. Agosto 2002). En cuanto a las divisas que produce el turismo, el Parque Nacional Tikal, juega un papel muy importante junto con Antigua Guatemala y Panajachel. (Moneda. Diciembre, 2001)

53.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Objetivos de Conservación de acuerdo los Planes Maestros

Para lograr la visión consensuada, el Parque debe manejarse de forma tal que cumpla los siguientes objetivos: General: Fomentar la conservación y el uso sostenible del patrimonio cultural y natural del Parque Nacional Tikal, con el fin de fortalecer e impulsar el reconocimiento y el respeto de sus valores intrínsecos como símbolo de la identidad pluricultural de Guatemala y componente del desarrollo sostenible de la región. Específicos: Proteger los bienes culturales y arqueológicos del Parque Nacional Tikal, mediante su investigación y conservación. Conservar la diversidad biológica y los procesos ecológicos que ocurren en el Parque Nacional Tikal, a través de su protección, investigación y manejo. Desarrollar el potencial educativo y de uso público de los recursos culturales y naturales del Parque Nacional Tikal. Involucrar a las comunidades aledañas en la conservación del Parque Nacional Tikal.

Objetivos de Conservación con base en los cuerpos legales de creación.

El parque se establece dentro de un contexto de protección para el día del árbol para lo cual se establecieron una serie de parques por "considerarlo de interés público y turístico, la determinación, conservación y protección de determinadas zonas forestales y la delimitación de áreas para parques nacionales, con el primordial objeto de conservar y proteger": Técnicamente sus bellezas escénicas naturales. La flora y la fauna que existen dentro de ellas. Así como de conservar poblados de especies forestales todos aquellos lugares donde se encuentran ruinas y tesoros arqueológicos que por su valor científico e histórico se hace necesario proteger. Dictar las medidas legales tendientes a la conservación y protección de los recursos naturales en terrenos de propiedad nacional, municipal o particular, con el objeto de realizar los planes de ordenación y experimentación forestal que está llevando a la práctica la Dirección General Forestal en beneficio de los propietarios y de la nación.

54.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

10.1.2.

Biotopo Universitario para la Conservación del Quetzal
Biotopo Universitario Lic. Mario Dary Rivera parala Conservación del Quetzal BUCQ.
Centro de Estudios Conservacionistas -CECON-, Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, Universidad de San Carlos de Guatemala USAC BUCQ, Purulhá, Baja Verapaz. El 2 de junio de 1976, el Consejo Municipal de Salamá, Baja Verapaz, otorgo a favor de la Escuela de Biología de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia de la Universidad de San Carlos de Guatemala, los terrenos municipales situados en los Cerros Quisis y Carpintero. Artículo 89, inciso "a", Ley de Áreas Protegidas Decreto 4-89 y sus reformas Decretos 18-89 y 110-96 1,017 Hectáreas Se ubica entre los Municipios de Purulhá y Salama, Baja Verapaz. A. Infraestructura para Uso Público La infraestructura para uso público incluye: Área de parqueo, Caseta de cobro, Ingreso para minusválidos, Rancho de información. Campamentos, Tienda, Área de exhibiciones, Plaza cívica, Auditórium. Servicios sanitarios (Letrinas abonera seca), Pozas, Rancho Purulhá. Área de exhibición de colecciones de flora, Senderos Interpretativos B. Infraestructura para Investigación Su objetivo es el de brindar apoyo a la investigación técnica-profesional y científica. Incluye: Estación meteorológica tipo "C", Rancho para investigadores Sendero a Quisis (en zona primitiva) C. Infraestructura para Administración Oficina, Bodega, Carpintería, Garaje, Comedor, dormitorio y sanitarios de flujo para personal de campo, Área de manejo y clasificación de basura, Casa administrativa, Pozo para almacenamiento y descomposición de basura orgánica, Pozo para almacenamiento y descomposición de basura inorgánica. Para su manejo y administración el Biotopo cuenta con dieciséis trabajadores, cinco de los cuales son presupuestados, mientras que el resto son trabajadores por planilla. A continuación se indican el número y los nombres de los cargos desempeñados: un administrador, un encargado de campo, tres guarda recursos, un albañil, diez peones. La estructura y composición vegetal de la selva nublada del Biotopo, así como sus características topográficas e hidrográficas (relieve quebrado, numerosas cascadas y riachuelos) son homogéneas a lo largo de la selva, por lo que la mayoría de estas características de gran atractivo natural se pueden apreciar durante los recorridos por los senderos interpretativos. Categoría Tipo II, Biotopo Protegido. Observación de aves, especialmente el quetzal; caminata por la montaña, interpretación de la ecología de la selva nublada.; apreciación de la abundancia y diversidad de especies de flora característica del área; apreciación de la belleza escénica de los ríos y cascadas; actividades de acampar. Durante los recorridos por los senderos además de disfrutar del ejercicio físico que implica la caminata por la montaña, los visitantes interpretan la ecología de la selva nublada con la ayuda de una guía interpretativa. Otra característica que da a la selva un atractivo muy especial son sus numerosos riachuelos de agua pura y cristalina, que forman durante su recorrido cascadas de diferentes tamaños que son de especial belleza. En la parte final de los senderos se construyeron dos pozas para que los visitantes tomen un baño con la fría agua de montaña. Finalmente, se puede decir que otra de las actividades que disfruta el visitante, principalmente los extranjeros, es el campamento. Para ello se tiene dos campamentos donde se dispone de un área para colocar carpas y de ranchos para preparar alimentos. El turismo guatemalteco hace uso del área para preparar alimentos principalmente durante los fines de semana y días festivos.

Nombre del Área Protegida:

Administrador: Localización de la sede administrativa: Marco Legal:

Área total: Ubicación Geográfica: Infraestructura, equipamiento

Recursos Humanos

Importancia del Área/ Sitios de Importancia:

Categoría de Manejo: Actividades de uso público:

55.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Atractivos Turísticos:

El principal atractivo turístico para todo visitante es la observación del quetzal, aunque lamentablemente el mayor porcentaje de ellos no logra su objetivo, debido a que las horas que con más frecuencia se observa esta ave es cuando el número de visitantes es menor (5:30-7:30 hrs. y 16:30-18:00 hrs.). Asimismo se pueden observar muchas otras especies de aves, siendo las más comunes la cayaya, aurora, tucán esmeralda, verdín, mirlo negro, oropéndola, pito real, quetzalillo, chinchinero y shara. Al mismo tiempo se pueden apreciar la abundancia y diversidad de especies de flora características, siendo las que más atractivo presentan para ellos las orquídeas, tillandsias, hongos y helechos arborescentes. La diversidad de especies de fauna es difícil observar en este tipo de bosque, siendo los animales más interesantes que con relativa frecuencia se pueden ver los pizotes, las ardillas y algunas serpientes y ratones silvestres. Los monos aulladores se observan con mucha menor frecuencia, pero sí se les escucha en los senderos. Proteger una muestra representativa del Bosque Pluvial Montano Bajo de Guatemala, incluyendo las especies de flora y fauna características de esa zona de vida. Conservar una muestra representativa de la Provincia Biogeográfica Sierra Madre, bioma de Selva de Montaña. Contribuir a la protección del Quetzal (Pharomachrus mocinno mocinno De La Llave) mediante la conservación de su hábitat, el bosque nuboso. Proteger las cuencas hidrográficas del área para garantizar la producción de agua y reducir los procesos erosivos. Fomentar y apoyar el desarrollo de proyectos de investigación científica y de estudios sobre la ecología del bosque nuboso. Fomentar y desarrollar programas de educación ambiental para los habitantes de la región de influencia del Biotopo. Fomentar y desarrollar programas de interpretación de la naturaleza para los visitantes al área protegida. Apoyar y permitir el desarrollo de turismo de bajo impacto En la ley no se establecen objetivos específicos y no fue posible obtener el acuerdo municipal para verificar si dicho documento los establece

Objetivos de Conservación de acuerdo los Planes Maestros

Objetivos de Conservación con base en los cuerpos legales de creación

10.1.3.

Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique
Punta de Manabique
Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) y Fundación para la Conservación del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales "Mario Dary Rivera" (FUNDARY) Sede Central Guatemala Ciudad: Fundación Mario Dary (FUNDARY), Diagonal 6 17-19 zona 10, Guatemala 01010 Sede Puerto Barrios: Fundación Mario Dary (FUNDARY), 17 calle entre 5ta y 6ta Avenida, Puerto Barrios, Izabal Febrero 1989, Decreto Legislativo No. 4-89 (Ley de Áreas Protegidas) reconocida como Área de Protección Especial. Declarada Refugio de Vida Silvestre por medio del Decreto del Congreso No. 23-2005. 132,900 Ha (1,329 km2): 44,900 hectáreas de zona terrestre, 22,000 hectáreas de aguas interiores y 66,000 hectáreas de zona marina, aunque aún se tienen que definir los límites reales del área. 149.05 kilómetros Municipio de Puerto Barrios, Departamento de Izabal, coordenadas geográficas 15º50' Latitud Norte y 88º28' Longitud Oeste

Nombre del Área Protegida: Administrador: Localización de la sede administrativa:

Marco Legal:

Área total:

Ubicación Geográfica: Límites:

56.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Infraestructura, equipamiento:

1. Estación "Julio Obiols" Sede Central de la División Distrital: actividades de administración, investigación del área y uso público coordinado por FUNDARY. Comunidad de Cabo tres Puntas. Objetivos: a) Proporcionar una sede de administración general de distritos. b) Funcionar como centro de capacitación. c) Fomentar la investigación científica en el área. 2. Ecohotel el Saraguate. Uso público previo pago de servicios. Comunidad de Punta de Manabique. Objetivos: a) Proveer albergue y alimentación a los turistas que visitan el área. 3. Muelle de Punta de Manabique. Uso público. Comunidad de Punta de Manabique frente a la escuela. Objetivos: a) Provee un área adecuada para el embarque y desembarque de las embarcaciones en Punta de Manabique. b) Área de atraque de los barcos de la Base Naval del Atlántico. 4. Destacamento militar en Punta de Manabique. Control y vigilancia del área. Comunidad de Punta de Manabique. Objetivos: Controlar el tránsito de las embarcaciones. 5. Apostadero Militar Fronterizo de la Barra del Motagua. Control y vigilancia del área. Desembocadura del Río Motagua, (Barra actual del Motagua). Objetivos: a) Controlar la depredación de iguanas y otras especies. b) Controlar las embarcaciones que transitan en el área fronteriza. 6. Faro de navegación marítima. Control de la navegación del área. Cabo Tres Puntas. Objetivos: a) Guíar el paso de la navegación frente a la península de Punta de Manabique Directamente en la co-administración del Área, : Director del Área, Encargado de Administración, Secretaria, Encargado de Ecoturismo, Educador Ambiental, Encargado de Recursos Pesqueros, - Encargado de Trabajo Social, Monitoreo y Vigilancia e Introducción de Actividades Productivas, Asistente de Monitoreo y Vigilancia, Encargado de Mantenimiento y 10 Guarda Recursos. Desde la sede central colaboran en la Coadministración del Área, 5 personas: Director Técnico, Director de Administración y Mercadeo, Asistente de Mercadeo, Encargado de Administración y Encargado de Finanzas. Además existe un equipo de consultores, asesores y voluntarios, cuyo número de participantes varía según las actividades anuales. Canal Inglés Importancia ecológica. Existe alta diversidad de crustáceos y moluscos. Anidación de sábalo (Megalops atlanticu). Bosque de confra, ubicado en las extensiones costeras que reciben el influjo del mar y agua dulce interior. Importancia ecológica: Zona de mayor concentración de mamíferos terrestres. Importancia socioeconómica. Astillero de materiales para la fabricación de techos de las viviendas de los comunitarios. Estero Motagüilla Importancia ecológica. Zona de alta la anidación de la iguana (Iguana iguana) y loros de varias especies. Importancia socioeconómica. Existe alta depredación humana de nidos de iguana y de loros. Bajo de Cabo Tres Puntas. Importancia ecológica. Según los pescadores existen parches de coral con bancos de gran diversidad de peces. Importancia socioeconómica. Se pesca en él con anzuelo debido a la profundidad. Cayos internos frente a San Francisco del Mar Importancia socioeconómica. Los comunitarios cultivan y extraen madera para la construcción de ranchos. Importancia ecológica. Existe alta diversidad de mamíferos. Bahía de la Graciosa Importancia ecológica. Se encuentran pastos marinos importantes para la alimentación del manatí (Trichechus manatus) y tortugas marinas, alta diversidad de moluscos y crustáceos y criadero de peces juveniles. Barra antigua del Motagua Importancia ecológica. Existe cocodrilo, tortugas de río, y áreas de anidación de loros, entre ellos el loro nuca amarilla (Amazona oratrix), especie en peligro de extinción. Importancia socioeconómica. Los hondureños extraen iguana preñada y loros, los cuales son llevados al vecino país.

Recursos Humanos:

Importancia del Área/ Sitios de Importancia:

57.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Importancia del Área/ Sitios de Importancia:

Franja de playa de San Francisco del Mar a la antigua Barra del Motagua Importancia ecológica. Se han detectado nidos de tortuga marina e iguana. Según los comunitarios ha habido tortuga verde (Chelonia mydas) y carey (Eretmochelys imbricata). Laguna Santa Isabel Importancia ecológica. Existen pastos marinos y la mayor diversidad de moluscos y crustáceos. Alrededor de la laguna hay una franja de mangle en adecuado estado de conservación. Laguna Estero Lagarto Importancia ecológica. Existen pastos marinos y diversidad de moluscos y crustáceos. Alrededor de la laguna hay una franja de mangle en adecuado estado de conservación. Barra de Jaloa Importancia ecológica. Se ha detectado una concentración de sábalo (Megalops atlanticus), y otras especies de peces que han permitido que varias comunidades subsistan de la utilización de recursos pesqueros durante varios años. Refugio de Vida Silvestre Turismo sustentable. Desarrollo de infraestructura turística. Ordenamiento territorial y uso del suelo para actividades turísticas de bajo impacto. Estudio de impacto ambiental. Navegación marítima. Pesca deportiva. Manejo de servicios turísticos. Canal Inglés Importancia turística. Zona adecuada para la observación de aves y contemplación del micro paisaje. Laguna Estero Lagarto Importancia turística: Zona adecuada para la observación de aves y contemplación del paisaje. Barra de Jaloa Importancia turística. Sitio potencial para turismo de bajo impacto, asociado al manejo y conservación de especies en peligro de extinción, tal como incubación semi artificial y liberación de tortugas marinas e iguanas. Objetivo principal: Desarrollar un sistema de manejo integrado del ecosistema marino-costero de Punta de Manabique, que permita el mantenimiento de sus procesos ecológicos esenciales y la sostenibilidad en la producción de bienes y servicios derivados: manejo forestal, caza, pesca, tránsito, turismo y desarrollo comunitario. Objetivos Específicos. a) Conservar los ecosistemas que conforman el bosque anegado, los sistemas de agua dulce y salobre, los manglares, la playa y desembocaduras de ríos principales, y el sistema marino integrado, el cual permita los procesos reproductivos de migración y crecimiento tales como los arrecifes de coral y los pastos marinos. b) Facilitar la oportunidad que las comunidades en el área obtengan beneficios sociales y económicos de los bienes y servicios que pueda proveer el área protegida, bajo el principio del desarrollo sostenible. c) Fomentar y apoyar el conocimiento científico sobre la ecología del área, principalmente del sistema marino-costero. d) Proveer oportunidades para el desarrollo de actividades de investigación, educativas, recreativas y turísticas controladas y de bajo impacto

Categoría de Manejo: Actividades de uso público:

Atractivos Turísticos:

Objetivos de Conservación de acuerdo los Planes Maestros

Objetivos de Conservación con base en los cuerpos legales de creación

Desarrollar un sistema de manejo integrado del ecosistema marino-costero del Refugio de Vida Silvestre "Punta de Manabique", que permita el mantenimiento de sus procesos ecológicos esenciales y la sostenibilidad en la producción de bienes y servicios derivados: manejo forestal, caza, pesca, tránsito, turismo y desarrollo comunitario. Conservar los ecosistemas que conforman el bosque anegado, los sistemas de agua dulce y salobre, los manglares, la playa y desembocaduras de ríos principales y el sistema marino integrado, el cual permita los procesos reproductivos de especies nativas, migratorias y el crecimiento de poblaciones tales como los arrecifes de coral y los pastos marinos.

58.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Objetivos de Conservación con base en los cuerpos legales de creación

Facilitar la oportunidad de que las comunidades en el área obtengan beneficios sociales y económicos de los bienes y servicios que pueda proveer el área protegida, bajo el principio de desarrollo sostenible, tal como se estableció en la Alianza Centroamericana para el Desarrollo Sostenible -ALIDES-. Fomentar y apoyar el conocimiento científico sobre la ecología del área, principalmente del sistema marino-costero. Proveer oportunidades para el desarrollo de actividades de investigación, educativas, recreativas y turísticas controladas y de bajo impacto. Proteger la cubierta forestal en donde sea necesario para garantizar la protección de los suelos anegadizos, evitar la erosión acelerada y reducir la velocidad de asolvamiento de las Bahías de Amatique y La Graciosa, así como de los cuerpos lagunares y canales interiores.

10.1.4.

Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil
Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil
Consejo Ejecutivo Local con Secretaria Ejecutiva a cargo de la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (FUNDAECO), según Articulo 12 del Decreto 129-96. Sede Central 7 calle A 20-55 zona 11, Colonia El Mirador, Guatemala, ciudad. Teléfonos 474-3660, 440-4609 y Telefax 474-3645. Sede Regional Colonia Las Flores camino hacia las Escobas entrada principal a la Reserva, Santo Tomás de Castilla Puerto Barrios, Izabal. Teléfonos 9484-404 y 9484-494. 27 de noviembre de 1996, Decreto No. 126-96 47,434.65 hectáreas. Perímetro: Zona de Amortiguamiento: 151.9 Km. Zona Núcleo 57.1 Km. Zona de Usos Múltiple: 114.9 Km. Zona Recreativa: 16.8 Km. En jurisdicción de los Municipios de Livingston, Puerto Barrios y Morales, todos del Departamento de Izabal

Nombre del Área Protegida: Administrador: Localización de la sede administrativa:

Marco Legal: Área total: Ubicación Geográfica: Límites: Infraestructura, equipamiento:

Dentro de la Reserva se cuenta con dos módulos para las oficinas administrativas y la Estación Biológica Chandler Robins. Esta última funciona con fines de investigación, monitoreo y ecoturismo. La construcción de la Estación cuenta con baños, duchas, cocina, dormitorios comunales, área para acampar, senderos interpretativos y torres de observación para fines de educación ambiental, ecoturismo y monitoreo de aves. Además, existe una guardianía en la carretera que conduce a las torres de telecomunicaciones. La guardianía tiene como objetivo controlar la extracción ilícita de los recursos naturales de la Reserva. El balneario las Escobas cuenta con servicios básicos y con una tienda para la venta de artesanías.

Recursos Humanos:

Para el manejo de la Reserva FUNDAECO cuenta con 34 trabajadores entre personal administrativo, guardarecursos y personal de apoyo. Entre el personal asignado se encuentran: 1 Coordinador General de la Reserva o Secretario Ejecutivo, 1 Asistente administrativa, 1 Asistente de participación social y genero, 1 Coordinadora de Educación Ambiental y Ecoturismo, 2 Asistentes de Investigaciones Biológicas, 1 Recepcionista, 1 Coordinador de Control y vigilancia, 5 Coordinadores de Distrito, 15 Guardarecursos, 1 guardián, y 1 encargada de limpieza.

59.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Importancia del Área/ Sitios de Importancia:

La Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil esta ubicada en porciones de la cuenca del Río Motagua y la cuenca del Lago de Izabal-Rio Dulce en la vertiente del Caribe. En ella se originan varias subcuencas y microcuencas en donde corren por lo menos 19 ríos principales y varios tributarios menores. Estos afluentes abastecen de agua a los poblados de Santo Tomas de Castilla y Puerto Barrios, Izabal, así como a las 40 comunidades asentadas dentro de la Reserva. La importancia del Área Protegida consiste en su capacidad para abastecer del vital líquido a por lo menos 50,000 pobladores de los Municipios de Livingston, Morales y Puerto Barrios. a) Zona Recreativa: Reserva las Escobas: El conjunto de atractivos dentro de esta Zona incluye el balneario público Las Escobas; el sendero que conduce hacia las torres de telefonía; miradores con vista hacia la Bahía de Amatique; torres de observación; y el Rió Las Escobas. Dentro de esta zona se encuentran las playas públicas de Santo Tomás de Castilla y Punta de Palma, así como la zona de mangle Esperanza del Mar y sus senderos acuáticos, además de la playa privada y el Hotel Green Bay. b) Sector Carboneras (Distrito III): El bosque tropical es el principal atractivo de este sector. En el área más alta dentro de Cerro San Gil, a 1,267 msnm se encuentra el ecosistema de bosque nuboso, el cual es rico en biodiversidad. Los atractivos de este sector incluyen las cuevas ubicadas en la comunidad de Los Ángeles y en los ríos Carboneras, Frío y Juan Vicente. c) Sector Río Bonito (Distrito IV) Esta zona se ubica en la parte Sur de la Reserva en la zona frente al Golfete Río Dulce. Esta es el área con mayor presencia de nacimientos de agua. Entre sus principales atractivos se encuentra el Río Bonito y la facilidad para la observación de fauna silvestre.

Categoría de Manejo: Actividades de uso público: Atractivos Turísticos: Objetivos de Conservación de acuerdo los Planes Maestros

Reserva Protectora de Manantiales, Tipo III según Articulo 8, Titulo II, Capitulo I de la Ley de Áreas Protegidas, Decreto 4-89. No se indican en la ficha técnica. No se indican en la ficha técnica. Definir las acciones de manejo del área protegida, para un período de 5 años, realizando una evaluación de termino medio a los 3 años de haber iniciado su implementación para su actualización y ratificación de la parte descriptiva, normativa y operativa. Dar a conocer la situación actual de los recursos naturales del área protegida y las características principales socioeconómicas de los habitantes de las comunidades. Proteger los ecosistemas naturales que se encuentran dentro del área protegida. Fomentar el desarrollo rural sostenible con la conservación de los recursos naturales del área protegida Manejar y mejorar de manera sostenida los recursos naturales de Cerro San Gil para beneficio de la población local, regional y nacional de Guatemala. El decreto de creación no establece claramente los objetivos de creación del área los mismos pueden obtenerse de los objetivos especificados para cada una de las zonas internas establecidas siendo estas: Zona de Núcleo: Los principales objetivos de la zona núcleo serán: Proteger las fuentes de agua y las cuencas altas de los ríos de la región; Proteger en forma estricta los hábitats naturales, la diversidad biológica y ecosistema del bosque tropical muy húmedo de Cerro San Gil; La investigación científica y el monitoreo ambiental. Zona de Usos Múltiples: Tiene como objetivo principal El amortiguamiento de la zona núcleo a través del aprovechamiento racional y sostenible de los recursos naturales renovables. Estos aprovechamientos deberán hacerse en el marco de un estricto plan de manejo, teniendo en mente el objetivo principal de conservación y recuperación de la cobertura boscosa. Otro objetivo de las zonas de usos múltiples, será detener el avance de la frontera agrícola y mejorar el nivel de vida en las comunidades allí asentadas, a través de la capacitación y asesoría técnica la recuperación de terrenos marginales y la difusión de técnicas agroforestales.

Objetivos de Conservación con base en los cuerpos legales de creación:

60.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Objetivos de Conservación con base en los cuerpos legales de creación:

Zona de Amortiguamiento: Tiene como principal objetivo amortiguar las zonas núcleo y de usos múltiples; a través de. Actividades productivas que eviten la necesidad de migraciones hacia la zona núcleo. Proteger ecosistemas naturales críticos, si esto es una prioridad de manejo establecida por el Plan Maestro y/o los planes operativos anuales. Fomentar las plantaciones de cobertura, la reforestación y las plantaciones forestales con fines comerciales. Promover el desarrollo rural sostenible en las comunidades asentadas en el área, así como el manejo ambiental de los cascos urbanos. Zona Recreativa: Tiene como objetivo fundamental proporcionar oportunidades de recreación, turismo, educación y monitoreo ambiental en un marco natural.

10.2. Resumen de las evaluaciones de monitoreo de la

efectividad de manejo de las áreas preseleccionadas

Fuente: Base de Datos de la Gerencia de Unidades de Conservación, CONAP 2006.

61.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

10.3. Listado de Participantes en los Talleres

62.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

63.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

10.4. Fotografías de los Talleres

Taller de capacitación metodológica. Universidad Rafael Landívar, Ciudad de Guatemala, 2005.

Taller de capacitación metodológica. Universidad Rafael Landívar, Ciudad de Guatemala, 2005.

64.

Evaluación y Monitoreo de la Integridad Ecológica en Áreas Protegidas (2006)

conap-a3k

Taller: Elaboración del Plan de conservación de área y evaluación de integridad ecológica de la Reserva Protectora de Manantiales Cerro San Gil, 2005.

Taller: Evaluación de integridad ecológica del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, 2005

Taller: Evaluación de integridad ecológica del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, 2005

65.

Presidencia de la República Consejo Nacional de Áreas Protegidas
MISIÓN Asegurar la conservación de niveles socialmente deseables de diversidad biológica a través de áreas protegidas y otros mecanismos de conservación in situ y ex situ; mantener la generación de servicios ambientales, para el desarrollo social y económico de Guatemala en beneficio de las presentes y futuras generaciones, a través de diseñar y ejecutar políticas, estrategias, normas e incentivos necesarios, y promover la coordinación y cooperación de los actores relacionados con la gestión de la biodiversidad de Guatemala. VISIÓN El CONAP debe ser una entidad pública moderna, descentralizada, autónoma y desconcentrada, sostenible técnica y financieramente, con reconocimiento a nivel nacional e internacional por su efectividad y creatividad para conservar el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas y promover la conservación dela biodiversidad de Guatemala. FINES PRINCIPALES DEL CONAP a. Propiciar y fomentar la conservación y el mejoramiento del patrimonio natural de Guatemala. b. Organizar, dirigir y desarrollar el Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas, SIGAP. c. Planificar, conducir y difundir la Estrategia Nacional de Conservación de la Diversidad Biológica y los Recursos Naturales Renovables de Guatemala. d. Coordinar la administración de los recursos de flora y fauna silvestre y de la diversidad bilógica de la Nación, por medio de sus respectivos órganos ejecutores. e. Planificar y coordinar la aplicación de las disposiciones en materia de conservación de la diversidad biológica; contenidos en los instrumentos internacionales ratificados por Guatemala. f. Constituir un fondo nacional para la conservación de la naturaleza, nutrido con recursos financieros provenientes de cooperación interna y externa.

Asociación Tercer Milenio

Asociación Tercer Milenio (A3K) es una asociación civil, privada, sin fines de lucro, fundada en 1999 e inscrita en el Registro Civil de la Ciudad de Guatemala. El objeto de su constitución es el de participar activamente en el desarrollo de las áreas rurales del país y de la región centroamericana, incidiendo en los actores públicos y privados e impulsando acciones encaminadas al desarrollo sostenible en los ámbitos económico, ambiental y social. VISIÓN: "A3K se visualiza en el largo plazo como una Asociación líder en América Latina que incide y participa en el desarrollo sostenible, privilegiando la ruralidad". MISIÓN: Contribuir al desarrollo nacional y regional a partir del planteamiento de propuestas sólidas respaldadas por la experimentación y el pensamiento analítico reflexivo en el ámbito del desarrollo rural. Para el cumplimiento de su Misión, A3K impulsa acciones en los siguientes temas: Gestión del territorio y desarrollo de sitios: se busca orientar el mejor uso del territorio en su concepción más integral: biofísica, sociocultural y visión compartida acerca del desarrollo territorial. Biodiversidad: se desarrollan acciones tanto a nivel de gestión de ecosistemas como de especies, buscando compatibilizar las necesidades de conservación con las necesidades de uso. A3K realiza un énfasis especial en el conocimiento del estado de las poblaciones naturales de especies seleccionadas y la viabilidad de promover iniciativas empresariales rurales basadas en el uso sostenible de tales especies. Competitividad: A3K apoya procesos ligados al manejo eficiente y oportuno de información, a la formación de recursos humanos, al análisis del clima de negocios y al desarrollo de productos y servicios a partir de los activos rurales. Fortalecimiento de instituciones: A3K apoya activamente procesos de conceptualización y diseño, así como de desarrollo institucional, ligados a los ámbitos de las áreas temáticas anteriores.

(Artículo No. 62 de la Ley de Áreas Protegidas)

www.conap.gob.gt

www.a3k.org

Esta publicación y el trabajo discutido en ella fue gracias a:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful