Está en la página 1de 4

SHUAI CHIAO

La primera referencia histórica escrita de esta forma de lucha, se remonta a unos


2000 años antes de Cristo, si bien existen indicios que indican que pudiese ser más
antigua. Esta forma de lucha constituye el principal método de entrenamiento de los
soldados del ejército chino en un momento histórico donde los constantes conflictos
bélicos, bien con Mongolia, bien entre los distintos reinos del Imperio chino, obligan a
estar constantemente preparados y a perfeccionar las técnicas existentes. La historia
marcial nos muestra caminos paralelos entre las artes marciales más antiguas, el Shuai
Chiao y el Taiji. En ambas encontramos trabajos idénticos, tanto técnicas de lucha
como de trabajo interno energético que podemos encontrar en los estilos más antiguos
del Shuai Chiao donde hay trabajo de Qigong que forma parte del entrenamiento de los
luchadores. No obstante, cabe pensar que por la propia naturaleza del hombre y su
constante necesidad de defenderse, fuese un método eminentemente de lucha el
primeroen aparecer.

A lo largo de su historia el Shuai Chiao ha tenido numerosos nombres según la dinastía


o el emperador del momento: Go Ti, Kuo Chiao,.. hasta que en 1928, en la ciudad de
Nanking, la Asociación Nacional de Kuoshu recoge como definitivo el nombre de Shuai
Chiao para definir esta antigua arte de lucha. El término “Shuai” significa “arrojar,
proyectar” mientras que el término “Chiao” hace referencia a la cornamenta de los
ciervos. En los orígenes del “Shuai Chiao”, en los combates organizados bien para medir
la rivalidad entre escuelas, bien para deleite del propio emperador, los luchadores
llevaban sobre sus cabezas la cornamentas de un ciervo.
De esta manera los combates se asemejaban al enfrentamiento entre dos ciervos para
dirimir su dominio territorial. Los constantes enfrentamientos (sobretodo con las
actuales Mongolia y Japón), las invasiones, persecuciones y las continuas guerras
fueron el entorno ideal para poner a prueba y desarrollar este arte marcial. Los
maestros de Shuai Chiao, que contribuyeron a expandir este arte dejando muestras de
sus conocimientos allí por donde fueron, y su antigüedad, han quedado reflejadas en la
influencia que ha supuesto sobre el resto de artes marciales. Desde los estilos más
antiguos del Wushu hasta el Sumo o el Judo, han contado con el trabajo del Shuai
Chiao en sus orígenes y como muestra de ello, hoy se puede ver en Pekín que el
monumento a todas las Artes Marciales son dos luchadores de Shuai Chiao.

Aunque la base del trabajo del Shuai Chiao la constituye la lucha cuerpo a cuerpo,
también se recoge el trabajo de pierna y puño (“a larga distancia utiliza la pierna, a
media distancia el puño y la proyección en el cuerpo a cuerpo” dice uno de los
principios básicos del Shuai Chiao). En la lucha se busca agarrar y tirar al contrario
contra el suelo sin perder el equilibrio (“una vez que te tocan, ha de salir despedido”
dice otro de los principios de este arte). Los combates se realizaban sobre un “Lie Tai” o
superficie de combate, que se solía colocar en altura (más de 3 metros,) de tal manera
que un combate no finalizaba hasta que uno de los competidores era arrojado de él, de
ahí la importancia de no perder el equilibrio durante la lucha.

Aunque son muchas las escuelas y estilos de Shuai Chiao que existen, son cuatro los
más importantes y tradicionalmente reconocidos: Beijing (Pekín), Mongolia, Tientsin y
Baoting. Mientras los tres primeros son únicamente estilos de lucha, el estilo de Baoting
(el que nosotros practicamos) recoge tanto el trabajo de la lucha como el de la defensa
personal. Actualmente, el Shuai Chiao es deporte nacional en Mongolia, China y Taiwán
y se enseñan en escuelas y universidades (en China es una carrera universitaria de
cinco años) con una amplísima acogida pero su difusión internacional es más bien
escasa. La dureza del entrenamiento y el arraigo que tiene en la cultura del pueblo no
han permitido una fácil expansión como ha ocurrido con otras artes marciales. Sus
métodos de entrenamiento siguen siendo muy tradicionales ya que en su gran mayoría
no se hace trabajo de gimnasio como conocemos en occidente, sino que es en las
aldeas o ciudades de las estepas, desiertos o montañas donde encontramos sus raíces.

Introducción en Europa Chang Tu Tseng ha sido el último de los grandes maestros de


Shuai Chiao y de Artes Marciales. Su maestro le acogió para entrenarlo y prepararlo
únicamente en el arte del Shuai Chiao, en el estilo Baoting, y cuando hubo finalizado su
preparación, comenzó a forjar su leyenda como luchador frente a los más grandes
competidores del momento. Posteriormente tuvo que cumplir con sus deberes en el
ejército donde ya dejó patentes su alto grado de formación en las Artes Marciales, y
finalmente entró en la Academia de Policía de Taiwán donde fue instructor y director.
Su carrera deportiva no conoció la derrota y llegó a concluirla invicta cuando en 1965
decidió retirarse de la competición quedando campeón del mundo... a la tierna de edad
de 42 años. Posteriormente se dedicó a continuar con la dirección y formación de la
Policía de Taiwán, la investigación y perfeccionamiento del Shuai Chiao, y la expansión
de éste por el mundo: EEUU, Marruecos, Japón, Alemania,... Chang Tu Tseng tenía una
técnica perfecta reconocida por todos los maestros del momento y fue tal su
importancia que es el único maestro en poseer el cinturón tricolor que representa la
bandera de Taiwán, entregado por el gobierno de este país como reconocimiento a su
historia y labor. Cuando Chang Tu Tseng falleció fue enterrado con honores de Jefe de
Estado puesto que con él se decía “murió gran parte de la historia del Shuai Chiao y,
por tanto, de la cultura de un país”.

El Shuai Chiao llegó a Europa principalmente por pequeños seminarios organizados por
maestros provenientes de China que terminarían por asentarse en el continente.
Francia, Alemania, Suecia e Italia serían quienes empezarían a recoger las primeras
enseñanzas. Centrándonos en nuestro estilo (Baoding), sería el maestro italiano Antonio
Langiano quien, buscando las raíces de este arte marcial, lograría contactar con el
maestro Chang Da Wei, nieto del gran maestro Chang Tu Tseng y actual Instructor Jefe
de la Academia de Policía de Taiwán.

Chang Da Wei se formó directamente con su abuelo y recogió de él gran parte de la


historia de este arte marcial, encomendándole la labor de continuar con la expansión
del Shuai Chiao por el mundo. Tras más de diez años aprendiendo de él, Antonio
Langiano comienza a difundir el estilo Baoding por Europa. Es en este momento cuando
contacta, primero con Patxi Marta, maestro de Wushu y Sanda, en Vitoria y,
posteriormente, con Juan Carlos Serrato, maestro de Wushu y Taiji, internacioalmente
reconocido, para mostrar el Shuai Chiao en Madrid. Es en este momento cuando
Roberto Seijo, maestro del que escribe esto y quien lo sufre en sus propias carnes, se
interesó por este Arte Marcial tan antigua, milenaria, y con un estudio tan perfecto del
cuerpo en el trabajo de la lucha y la defensa personal. Ese mismo año, Roberto Seijo
viaja a Italia para estudiar y entrenar con el maestro Langiano durante una dura
semana de entrenamientos: mañana, tarde y noche. Al regresar a España sigue
practicando y ampliando su formación siguiendo las directrices de su maestro hasta que
finalmente, durante un seminario organizado en Madrid, el maestro Antonio Langiano y
el maestro Chang Da Wei, nombran a Roberto Seijo representante para España del
Shaui Chiao Baoding de la familia Chang. En su último viaje a China, asistió como
árbitro al Campeonato del Mundo de Shuai Chiao en Tientsin.
APRENDIZAJE
Tal y como hemos comentado, el Shuai Chiao se imparte tanto en colegios, como
academias como en las más importantes universidades de Educación Física de China. Es
impresionante ver el nivel de equipos profesionales en China o Mongolia, donde desde
niños comienzan con su formación en el Shuai Chiao en centros que perfectamente
pueden acoger a miles de estudiantes.

El gran maestro Chang Tu Tseng definió un programa para el Shuai Chiao Baoding que
recogía los niveles de cinturón blanco (principiante), cinturón azul (desde el quinto
hasta el primer nivel) y cinturón negro. Posteriormente se sigue con un programa de
cinturón negro que, al contrario que en la mayor parte de las artes marciales, va desde
el 10º DAN hasta el nivel más alto que es el 1er DAN.

Este programa de cinturones engloba toda la técnica para la lucha, la defensa personal
y control policial, y el combate total, si bien hasta el nivel de cinturón negro se trabaja
sobre la base de la lucha cuerpo a cuerpo tradicional del Shuai Chiao.

Los combates de Shuai Chiao se dividen en rounds de 2’ 30”. La victoria se consigue


cuando se han conseguido dos victorias, pudiendo terminar un round empatado a
puntos y, por tanto, nulo. La puntuación es sencilla: tocar el suelo con una mano,
rodilla o caer de costado, es un punto, caer con todo el cuerpo, dos puntos. Se
penalizan las salidas fuera del Lie Tai así como la pasividad.