Compañeros y compañeras, Como  Plataforma   Crecer,  les  enviamos  un  afectuoso  saludo  y   agradecimiento  a quienes   confiaron  en  nuestro  proyecto

,  y  a   quienes  día  a  día  construyen  con  nosotros  el presente que permitirá las grandes transformaciones del futuro. A  medida  que  pasa  el  tiempo,  cada  vez  se  ve  más   clara  la  pertinencia  de  nuestro proyecto.  Desde  nuestro  nacimiento  el  año  2010,  el  apoyo y respaldo de nuestros compañeros se  ha   caracterizado  por  el  ascenso  y  crecimiento,  pasando  de  obtener  un  13%  de  apoyo   a nuestra  primera  lista FEUC  a  un  16%  en el 2012, contando hoy con casi un 20% del electorado de  la  UC.  Creemos  que,  además de  dar  cuenta  de  la  confianza que muchos  estudiantes de  la UC  tienen   con  nuestro  proyecto  político,  las  cifras  muestran   la  acogida  que  nuestro  trabajo cotidiano,  en  asambleas, centros de estudiantes y muchas otras instancias de participación, ha tenido en nuestros compañeros. En  vista  de  lo   anterior,  y  atendiendo  a  la  proximidad  de  la  segunda  vuelta  de  las elecciones  de  federación,  quisiéramos  aportar  algunos  elementos  para  el  debate  y  análisis sobre las proyecciones del próximo año. El  año  2014  se  verá  marcado  por  un  nuevo  gobierno,  seguramente  de  la  ayer Concertación  hoy “Nueva  Mayoría”,  encabezado  por  Michelle  Bachelet. Escenario ya dificultoso para  el  Movimiento  Estudiantil,  en  tanto  se  hará  necesario  consolidar  nuestras  claridades respecto   al  modo  en  que  deseamos  construir  la  educación  futura  de  nuestro  país  de  cara   a promesas  que,  o  bien son profundamente acotadas como es en materia laboral y económica, o bien  son   difícilmente  creíbles  de  quienes  durante  veinte  años administraron  y  profundizaron  el modelo  heredado  de  la  dictadura  que  hoy  nos  rige.  Esto  exige  no  sólo  un  amplio  y  profundo debate  en  el  seno  del  movimiento  social,  sino  también  el  fortalecimiento  de  la  organización  en todos  los  niveles y,  con  ello,  una  acción política acorde al fortalecimiento del actor político clave para  las  transformaciones  necesarias:  una  sociedad  empoderada  y  organizada  al  servicio  de las necesidades de todos y todas. En el contexto anterior, visualizamos dos posibles escenarios  para la segunda vuelta: Por  una  parte,  en  el  escenario  de  encontrarnos  con  una FEUC  NAU!,  sabemos  que  si bien  este  movimiento  no  puede  ser  directamente  asociado  con la Nueva Mayoría, es irrefutable que  muchos  de  quienes  la  componen  y  han  pasado por sus filas poseen una estrecha relación con  dicho  sector  político,  siendo  incluso  ex  presidentes  FEUC  militantes  de  partidos  de  la Concertación.   Es  ejemplificador,  además,  ver  como  la  supuesta  autonomía  de  Revolución Democrática,  que  venía  a  dar  una  renovación  a  la  desgastada política, hoy, a fin de hacerse un espacio  en  ella,  recurre  a  las  mismas prácticas  que  condena y desarrolla alianzas por omisión y  acción  con  los  sectores  que  por años  han demostrado su falta de voluntad política para  llevar adelante  los  cambios  que exige  el  mundo  social.  Esta  estrecha  relación entre  Nueva  Acción  y Nueva  Mayoría,  pero  por  sobre  todo  la  relación  programática  y  política  que  existe  entre  ambos grupos  (la   tibia  crítica  al  modelo,  el  planteamiento  de  que  lo  necesario  hoy  es  un  sistema

económico  “con  rostro  humano”,  la  defensa  del  rol  público de instituciones privadas, el aprobar el  traspaso  de  fondos  que  son  públicos  a   proyectos   ideológicos  particulares,  entre  muchos otros  elementos)   nos  parece  preocupante,  puesto  que  las  tareas  que  nosotros  consideramos centrales  para  este  período  son  dotar  al  movimiento  social  de  autonomía  y  avances  en  un trabajo  multisectorial  para avanzar en la construcción de un modelo social, económico y político diferente.  Por  otra  parte,  a  nivel  interno,  creemos  que  el  hecho  de  que  se  encuentre el NAU en la  federación,  si  bien  propicia una continuidad en las temáticas, tiene los mismos perjuicios que siempre hemos declarado: una política en la medida  de lo posible, que evita el conflicto y  reduce los  tiempos  y  niveles  de  discusión  a  fin  de  cumplir  con   agendas  impuestas  desde  arriba,  sin intenciones ni posibilidad de transformación profunda. Por  otra parte,  una Federación encabezada por el Movimiento Gremial representa, como lo  ha  hecho  siempre,  una  seria  amenaza  para  la  unidad  del  movimiento  estudiantil.  Desde  la tribuna  que  otorga  la  FEUC,  la  derecha  universitaria  será  un  eco  de  los  grupos  de  poder  de nuestro  país,  que  no  sólo  concentran  en  sus  manos  la  mayor  parte  de  la  riqueza  que producimos  todos,  sino  que  además  tienen  el  monopolio  de  los  medios  de  comunicación.  A  la interna,  su  política  de  desarticulación  y  despolitización  amenaza  con  empujar  hacia  atrás  la incipiente  organización  no  sólo  estudiantil,  sino  de   todos  los  actores  de  nuestra  comunidad, mediante  una práctica basada en eliminar del tapete la discusión y contraposición de  proyectos, salvaguardando  la  ausencia  de  participación  vinculante,  observando  la  participación  como  la mera  consulta  y   rechazando  de  plano  toda  posibilidad  de  acción  política  colectiva  que  busque transformar  las  cosas.  De  este  modo,  y  sumando  a  ello  su  rechazo   a  los  mecanismos  de participación  democrática, harán gala del modo de actuar que primó en nuestro país durante los años de dictadura y transición y contra cuyo legado nos hemos levantado como sociedad. Ninguna  de  las  dos  alternativas  electorales  que  hoy  participan  de  la  segunda  vuelta, representan  la  articulación  de  una  FEUC  que  asuma  un  rol   político­social  activo  que  se encargue  de  conducir  los  procesos  transformadores  que  nuestra  universidad  y país necesitan, y   que   se  haga  parte  de  un  proyecto  de   sociedad  que  busque  transformarla  desde  las estructuras,  a  fin  de superar las lógicas de nuestro modelo profundamente inhumano, violento  y segregador en pos de un nuevo ordenamiento social, político y económico. Es   en  la  línea  del  compromiso  que  tenemos  con  el  movimiento  social que esperamos, en  la  presente  declaración,  aportar  ciertas  reflexiones  respecto  a  lo  que  se  viene  para  este 2014.   El  llamado  es  a  que  cada  uno  de  nuestros  votantes  tome  una  decisión  informada  y totalmente libre en esta segunda vuelta, pero la invitación más importante es a avanzar en la organización   en  cada  uno  de  los  espacios  y  a  no  bajar  la  guardia  hacia  el  próximo  año. Será  relevante  y  pertinente  que  nos  encontremos   y  demos  las  discusiones  que  sean necesarias,  que  continuemos  y  avancemos  en  la  movilización  y   en  los  quehaceres  que  se presenten  en  cada  espacio,  buscando  el   mayor  nivel  de  incidencia  posible  en  la  construcción de  nuestras  mallas  curriculares,  en  las  asambleas,  en  los  encuentros  internos,  en  las instancias  de  trabajo  multiestamental  y,  en  definitiva,  en  todos  los espacios  que  nos  permitan devolver al fin nuestra Universidad al Chile que hoy urge, al Chile de las grandes mayorías.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful